Página principal

Por Joe Hayes


Descargar 11.53 Kb.
Fecha de conversión09.07.2016
Tamaño11.53 Kb.
La Llorona por Joe Hayes

Esta es una historia que los viejitos han contado a los niños desde hace muchos siglos. Es triste, pero se mantiene con fuerza en la memoria de la gente y hay muchos que juran que es la verdad.

Hace muchísimos años vivía en un pueblo humilde una bella muchacha que se llamaba María. Dicen algunos que era la muchacha más hermosa de todo el mundo. Y como era tan linda, María se creía superior a la demás gente.

A medida que María crecía, aumentaba su belleza. Y su altivez también aumentaba. No echaba ni una mirada a los jóvenes de su pueblo que la pretendían. No eran bastante guapos para ella.

--Cuando yo me case--, decía María—voy a casarme con el hombre más guapo del mundo.

Un día llegó al pueblo de María un hombre que parecía ser el mero hombre de quien ella hablaba. Era el hijo arrogante de un ranchero rico del llano más al sur.

¡Montaba a caballo como un comanche! Si tenía un caballo que se amansaba demasiado, lo regalaba e iba al llano para capturar un caballo salvaje, pues pensaba que no le convenía a un hombre montar un caballo que no era medio bronco.

¡Era guapísimo! Tocaba la guitarra y cantaba bien. Y María se decidió que este era el hombre con quien se iba a casar. Tenía mañas para ganárselo.

Si el ranchero le hablaba cuando se encontraban en el sendero, María volteaba la cabeza. Si iba por la tarde para tocar su guitara y darle serenata a María, ella ni siquiera iba a la ventana. Rechazaba los regalos costosos que el ranchero le enviaba.

El joven ranchero cayó en la trampa. -- ¡Esa orgullosa de María! –se dijo a sí mismo--Yo puedo conquistar su corazón. Juro que voy a casarme con esa chica.

Y todo resultó tal y como María había tramado. Dentro de poco tiempo María y el ranchero se comprometieron y luego se casaron. Al principio todo andaba bien. Tuvieron dos hijos y parecían una familia feliz.

Pero al pasar varios años el ranchero volvió a la vida bárbara del llano. Pasaba meses fuera del pueblo, y cuando volvía a casa era solamente para visitar a los hijos. No parecía sentir nada por la bella María. Hasta hablaba de dejar al lado a María para casarse con una mujer rica.

Siendo tan orgullosa, claro que María se enojaba mucho con el ranchero. Y también se enojaba con sus hijos, porque el marido les mostraba cariño mientras que a ella la desairaba.

Una tarde, cuando se paseaba María con sus niños por la alameda al lado del río, el ranchero pasó en un coche ligero. Una dama elegante estaba sentada a su lado. Paró el coche y saludó a sus hijos, pero no le dio ni un vistazo a María. Azotó a los caballos calle arriba.

Al ver todo eso, María sintió una rabia terrible y toda la emoción se dirigió contra sus hijos. Y aunque da lástima decirlo, se cuenta que María agarró a los dos hijos y los arrojó al río.

Pero al verlos arrastrados por la corriente se dio cuenta de lo que había hecho. Echó a correr por la orilla del río extendiéndoles los brazos. Pero ya quedaron perdidos.

Corrió y corrió María, impulsada por el temor que llenó su corazón, hasta que se cayó rendida al suelo y quedó quieta.

A la mana na siguiente un viajero vio tendida en la orilla del río a una linda mujer muerta y contó la noticia a los del pueblo. Ahí encontraron a María y la enterraron donde había caído.

Pero la primera noche que María estaba en la tumba la gente del pueblo oyó llantos cerca del río. Al principio pensaron que era el viento. Pero al escuchar mejor oyeron las palabras: --Aaaaaiiii …mis hijos--, lloraba una voz lastimosa. ¿Dónde están mis hijos…?

Vieron andar por la orilla del río a una mujer vestida en un manto largo y blanco, como el que habían usado para vestir a María al enterrarla.

Muchas noches oscuras la veían caminar por la orilla del río. Pero más a menudo la oían llorar por sus niños. Así que dejaron de llamarle María y le llamaron “La Llorona.” Y con este nombre es conocida hasta ahora.

Y los padres advierten a los niños:--Cuando oscurece, métanse dentro de la casa, porque La Llorona puede estar por aquí buscando a sus hijos. ¡Tengan cuidado! Puede confundir a cualquier niño con uno de sus propios hijos.

Y se cuenta que muchos niños han sido perseguidos por La Llorona. ¡Y que algunos han sido agarrados!

¿Será cierta esta historia? ¿Quién sabe? Algunos dicen que sí. Otros dicen que no. Pero los ancianos siguen contando la historia a los niños, tal como la oían ellos mismos cuando eran chicos. Y algún día los niños de hoy se la van a contar en la misma forma a sus propios hijos y nietos.





  1. Preguntas de comprensión de “La llorona”

  1. ¿Cómo se llamaba la protagonista de la obra?

  2. ¿Cómo era el hombre que llegó al pueblo?

  3. ¿Qué decidió la protagonista después de ver al hombre?

  4. ¿Cómo ganó María la atención del ranchero?

  5. ¿Qué pasó después de que María lo rechazó?

  6. ¿Qué tal fueron los primeros años de matrimonio?

  7. Y después de los primeros años ¿qué hacía y qué decía el ranchero sobre su esposa?

  8. ¿Por qué María se puso celosa?

  9. ¿Qué hizo María la última vez que vio a su esposo?

  10. ¿Qué puedes escuchar por la noche a la orilla del río?

  11. ¿Qué consejos les dan los padres a sus hijos?



  1. Preguntas de interpretación



  1. ¿Qué arquetipos puedes identificar en la obra?



  1. Haz el mapa de árbol con las características de la mala madre usando el texto como evidencia.



  1. Respuesta corta

  1. Escribe un párrafo explicando cuáles son las características de la mala madre usando evidencia (ejemplos específicos) del texto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje