Página principal

Pontificia universidad católica de chile escuela de medicina


Descargar 24.83 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño24.83 Kb.


PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE CHILE ESCUELA DE MEDICINA

OTORRINOLARINGOLOGÍA

Anatomía y Fisiología del Oído

DRA. MARCELA PAZ ARREDONDO AMIGO

DR. RODRIGO IÑIGUEZ SASSO

DR. JORGE CARO LETELIER

Los sistemas auditivo y del equilibrio están formados por un receptor periférico (el oído), fibras nerviosas y centros ubicados en el sistema nervioso central (SNC). Estos sistemas se pueden dividir en una:

  1. Parte periférica: oído externo, medio e interno y el nervio auditivo (con sus divisiones coclear y vestibular).

  2. Parte central: vías nerviosas centrales auditivas, centros auditivos corticales y subcorticales y el mecanismo central del equilibrio.

El límite anatómico entre la porción periférica y central es el ingreso del VIII par al tronco cerebral (ángulo pontocerebeloso). En términos funcionales las neuronas periféricas terminan en los centros del SNC.

OÍDO EXTERNO

Está formado por el pabellón auricular (PA) y el conducto auditivo externo (CAE).


A. Pabellón Auricular (PA): se ubica entre la articulación temporomandibular por delante y la mastoides por detrás. Está formado por cartílago elástico cubierto por piel, no posee tejido celular subcutáneo de modo que las infecciones pueden comprometer la vascularización del cartílago y favorecer las pericondritis e incluso la necrosis. En la cara anterior del PA, la piel se adhiere con firmeza al pericondrio, esta unión es más laxa en la zona posterior. Contusiones en la cara anterior del PA pueden llevar a despegar la piel del cartílago, formando un hematoma.

La irrigación del PA, esta dada por ramas de la arteria temporal superficial y auricular posterior. Los vasos linfáticos drenan a los ganglios auriculares anterior, posterior e inferior. La inervación esta dada por el auricular mayor y occipital menor. Los nervios motores que inervan los diminutos músculos que rodean esta zona están dados por el nervio facial.

En el ser humano, el PA no cumple una función tan importante, sin embargo algunos animales como cérvidos, equinos y félidos mueven sus orejas en 180 grados lo que les permite determinar la dirección del sonido.

B. Conducto Auditivo Externo (CAE): es un conducto que se ubica entre el PA y la membrana timpánica (MT), mide 25 a 30 mm y está formado por una porción externa cartilaginosa y una interna ósea. La zona cartilaginosa posee folículos pilosos y glándulas ceruminosas que producen cerumen, éste lubrica y protege el CAE.

La vascularización está dada por las arterias del PA más la auricular profunda que irriga parte de la MT. La inervación es abundante y esta dada por rama auricular del vago, del nervio maxilar superior y de ramas sensitivas del nervio facial. Existen zonas del oído que reciben inervación del glosofaríngeo y son las responsables de las otalgias reflejas. Un ejemplo de esto son los dolores referidos al oído en una amigdalectomia.

El CAE protege al tímpano y funciona como resonador en los 1000-3500 ciclos. Se sabe que la audición se mantiene aunque exista un conducto auditivo filiforme, se altera sólo cuando la oclusión es total.


OÍDO MEDIO


Se encuentra entre el oído externo y el oído interno. Es un conjunto de cavidades aéreas labradas en el del hueso temporal que están cubiertas por mucosa respiratoria: trompa de Eustaquio (TE), caja timpánica, antro mastoideo y el sistema neumático del hueso temporal

  1. Trompa de Eustaquio (TE): es un conducto que conecta el oído medio con la nasofaringe, permite equilibrar el gradiente de presiones entre el interior y el exterior del tímpano. La trompa se abre y cierra en respuesta a los movimientos de los músculos adyacentes y por las diferencia de presión entre la nasofaringe y la caja timpánica.

  2. Caja Timpánica: es un espacio aireado limitado por el tímpano o membrana timpánica (MT) y la pared medial del oído medio. Puede ser entendida como una caja con 6 paredes que contiene la cadena osicular.

  • Pared Superior o Techo (tegmen tympani): es una lámina ósea que separa el oído medio de la fosa media del cráneo.

  • Pared Inferior o Piso: se relaciona con el golfo yugular que ocupa la fosa yugular.

  • Pared Anterior: formada por la entrada de la TE.

  • Pared Posterior: la forma una abertura ancha que conduce a las cavidades mastoídeas llamada aditus ad antrum.

  • Pared Lateral, Timpánica o Externa: constituida por la MT y la porción ósea que la rodea. La MT en una membrana semitransparente que está formada por la pars tensa (piel, fibras elásticas radiales y circulares y mucosa) y por la pars flácida o membrana de Shrapnell (constituida por sólo dos capas: piel y mucosa). La pars tensa es la más amplia y prácticamente se encuentra en los dos tercios de la MT. La pars flácida se encuentra en la región superior de la MT.

  • Pared Medial, Laberíntica o Interna: es la pared que contiene mayor número de elementos anatómicos: promontorio, ventana oval, ventana redonda, acueducto de Falopio que contiene al nervio Facial y una prominencia que corresponde al canal semicircular lateral.



  • Cadena Osicular: está formada por el martillo, el yunque y el estribo. El martillo esta íntimamente adherido a la MT de modo que es imposible un movimiento de ésta sin un movimiento del martillo. La articulación del martillo con el yunque y la de éste con el estribo son rígidas, por lo tanto, todo el movimiento de estimulación de la MT se trasmite al estribo.

El músculo del martillo (tensor tympani) está inervado por el nervio Trigémino (V par) y su función es mantener tensa la MT. El músculo del estribo se inserta en la cabeza estapedial y está inervado por nervio Facial (VII par).

  1. Antro mastoideo y sistema neumático del hueso temporal: formado por una serie de celdas de distintos tamaños intercomunicadas que se ubican en el hueso temporal. El antro mastoideo es la única cavidad mastoidea constante.

El oído medio actúa como un multiplicador de la función sonora, ya que entre el oído medio e interno existe una interfase aire-líquido que provoca una reflección del 99,9% de la energía sonora, es decir, sin oído medio se pierden 30 dB (decibeles).

El mecanismo de amplificación del sonido está determinado por el tímpano, que es 17 veces más grande que la ventana oval, lo que contribuye a mejorar la audición en 27 dB. El mecanismo de palanca de los huesecillos contribuye a mejorar en 3 dB, lo que permite ajustar la impedancia de la interfase aire-líquido perilinfático del oído interno por medio de la platina del estribo que actúa como pistón.

Cuando el sonido que penetra al oído es muy intenso, se activa un mecanismo de freno que está determinado por los músculos del estribo y del martillo, que aumentan la resistencia a la vibración de los huesecillos protegiendo así las células ciliadas del oído interno.

Para una adecuada vibración del tímpano, la presión atmosférica en el CAE debe ser igual a la del oído medio, de lo contrario, se producirá un abombamiento o retracción de la membrana timpánica. Esto se regula gracias a un adecuado funcionamiento de la trompa de Eustaquio, que además de permitir el drenaje de secreciones, impide el paso de estas al oído medio. La trompa se abre con la deglución y bostezo (músculos periestafilinos). El clearance de las secreciones del oído medio se efectúa por el movimiento de los cilios de la mucosa tubaria y de fuerzas de tensión superficial determinadas por las características del mucus.

Cuando existe ausencia de huesecillos, la onda sonora debe llegar desfasada a las ventanas oval y redonda (juego de ventanas), ya que si llegan al mismo tiempo no se producirá una movimiento de los líquidos del oído interno, impidiendo la vibración del órgano de Corti, produciendo una baja de 30 dB.
En resumen podemos decir que una lesión del tímpano producirá una pérdida de hasta 30 dB, un valor mayor a 30 dB implica lesión de la cadena de huesecillos. Si no existe juego de ventanas puede haber una hipoacusia de hasta 60 dB, si la pérdida es mayor, en general implica que existe lesión en el oído interno.

OÍDO INTERNO

El oído interno está formado en un espacio que deja el hueso temporal en la región denominada hueso petroso. Al espacio se le denomina laberinto óseo y a la estructura membranosa que existe en su interior se le denomina laberinto membranoso. En el oído interno existen dos órganos el auditivo o coclear (ubicado el la cóclea o caracol) y el órgano del equilibrio o vestibular. La región coclear es anterior y la vestibular es posterior.

El laberinto membranoso anterior (coclear) presenta la forma de un conducto el que da dos y media vueltas en relación a una estructura central o modiolo y contiene en su interior al órgano de Corti. Este está formado fundamentalmente por un conjunto de células nerviosas denominadas células ciliadas que se dividen en externas e internas según su relación a los pilares de Corti. Las células ciliadas reciben inervación del ganglio espiral y la unión de estas terminaciones nerviosas forman el nervio coclear el que se dirige al cerebro en un conducto óseo conocido como conducto auditivo interno (CAI). El laberinto membranoso coclear se continua a posterior con dos estructuras membranosas el utrículo y el sáculo. Ellas se encuentran en un espacio del hueso petroso que se denomina vestíbulo. Más a posterior se encuentran los laberintos membranosos y óseos conocidos como los canales semicirculares. En el sáculo, utrículo y los canales semicirculares existen agrupaciones de células ciliadas que constituyen los órganos sensoriales del equilibrio. De ellas salen terminaciones nerviosas organizadas posteriormente, en los nervios vestibulares superior e inferior ubicados en el CAI.

En el CAI se ubican 4 nervios que se disponen de la siguiente manera: el nervio facial (anterior y superior), nervio coclear (anterior e inferior). Los nervios vestibulares están en región posterior del CAI.

Entre el laberinto óseo y el membranoso existe un liquido denominado perilinfa. En el interior del laberinto membranoso existe otro liquido denominado endolinfa. La platina del estribo se relaciona directamente con el vestíbulo y por lo tanto su cara medial está en contacto con la perilinfa.
Una vez que el impulso sonoro llega a la ventana oval en el oído interno, se produce un movimiento de la perilinfa que genera una onda denominada "onda viajera" y que tiene un punto de mayor vibración dependiendo de la frecuencia de estímulo en una determinada zona de la cóclea, existiendo así una distribución tonotópica dentro de las dos y media espiras de ésta. De este modo las frecuencias altas estimulan mejor la membrana basal que sostiene el órgano de Corti de la base de la cóclea y las frecuencias graves estimulan más el ápice de la cóclea, que esta más alejado.

El segundo fenómeno que ocurre es la transducción de la energía mecánica en eléctrica, por medio de las células ciliadas. Con la onda vibratoria, son estimulados los cilios de estas células que están en contacto con la membrana tectoria del órgano de Corti , generando por este mecanismo un estímulo nervioso. Cabe señalar que esta actividad eléctrica de la cóclea es medible, a través de varios tipos de potenciales eléctricos, siendo el más importante del punto de vista clínico, el potencial de acción neural pesquisable por el examen llamado BERA (Brainstem Electric Response Audiometry) o PEAT (Potenciales Evocados Auditivos de Tronco).

Las células ciliadas cumplen distintos roles , las células ciliadas externas (aprox.12000) responden a estímulos de poca intensidad y las células ciliadas internas (aprox. 3500) a estímulos intensos. Además las células ciliadas externas cumplen un rol de filtro modulador y son capaces de contraerse y producir estímulos sonoros provocados por la vía auditiva central, que envía información a través de la vía eferente o haz olivococlear (aprox 600 fibras). Las células ciliadas internas reciben el 95% de la inervación eferente y las células ciliadas externas el 5%, lo que nos revela la importacia de cada tipo celular.

En el nervio auditivo existe también una tonotopia , en que las frecuencias agudas van por la periferia del nervio y las graves van por el centro. Las frecuencias estimuladas dependerán de las fibras (aprox. 25000 en oído humano) que son capaces de descargar, ya que cada una de estas descarga sólo a 1000 ciclos x segundo. Por este hecho se argumenta que al igual que en líneas telefónicas, existe un relevo de fibras en distintos grados de excitación lo que permite transportar hasta 20000 ciclos x segundo. La intensidad del estímulo dependerá del número de fibras estimuladas lo cual es función de las células ciliadas.

La primera neurona de la vía auditiva la constituye las neuronas del ganglio espiral que está en el modiolo, cuyas dendritas envuelven las células ciliadas. la vía continúa a la corteza cerebral donde existen dos áreas primarias auditivas, ubicadas en el fondo de la cisura de Silvio de cada lado, en el llamado lóbulo de la ínsula. Estas áreas son estimuladas simultáneamente siempre, aunque se estimule un solo oído. Se cree que el entrecruzamiento de la vía auditiva es un mecanismo protector ante lesiones de tipo central. 
3.- PATOLOGIA DEL OIDO EXTERNO

Con respecto a patología es necesario señalar algunos términos de semiología necesarios de recordar:

Otalgia. Significa dolor de oído. Puede ser originada en el oído o referida de algún órgano vecino.

Otorrea. Significa salida de secreción desde el CAE. Puede ser provocada por una otitis media aguda o por una otitis externa.

Otorraquia. Corresponde a salida de liquido claro y transparente desde el CAE. Puede ser provocado por una fístula de liquido cefaloraquideo o de perilinfa del oído interno.

Hipoacusia. Significa disminución de la capacidad auditiva normal. Puede ser de conducción o transmisión o del tipo sensorioneural. Generalmente la palabra sordera es su sinónimo. Sin embargo, para la población general la palabra sordera es sinónimo de una perdida auditiva severa.



Tinitus. Significa ruido percibido en el oído. Sinónimo es acúfeno. Puede ser objetivo o subjetivo.

Vértigo. Es la sensación de desplazamiento o giro de los objetos o del propio cuerpo. Es la manifestación de lesión del sistema vestibular.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje