Página principal

Poetas de la región trilingüe o la memoria pluricultural de los testigos1


Descargar 24.59 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño24.59 Kb.

Poetas de la región trilingüe

o la memoria pluricultural de los testigos1.



http://poetas.com/editorial/ActasLiterarias.shtml?category=4&id=1084740667
( Notas sobre la poesía de la poesía)


Nepey ñi güñüm piuke Se ha despertado el ave de mi corazón

la püñü ñi müpü extendió sus alas

iña yey ñi peuma y se llevó mis sueños

rofulpuafiel ti mapu. para abrazar la tierra.2

Leonel Leilaf
por Hans Schuster

Reconocer y asumir en Latinoamérica nuestra visión pluricultural forma parte de la tarea que desde hace varios años vienen ejerciendo desde su oficio, un grupo de escritores desde el sur de Chile, allí el proceso creativo se ha insertado profundamente en la reflexión cultural, esbozando zonas de la realidad que sometidas a las operatorias estéticas y lingüísticas, reordenan el discurso poético de lo público, reinterpretando la historia del ya desgastado discurso oficial.


Sin embargo, las ocasionales lecturas críticas aparecidas hasta fecha, sólo reproducen soportes meta escritúrales que intentan caracterizar y categorizar en un modelo supra cultural, bajo orientaciones étnicas y geográficas aplicadas a modo de segmentación argumental, intentando dar una cuenta explicativa de tales fenómenos literarios, privilegiando un supuesto discurso unificador. De modo tal que los imaginarios poéticos calcen en sus diversos grados en otra identidad, y no sea como lo son, imágenes reflectadas en la conciencia de horizontes simbólicos disímiles, diferenciadores y alejados de las coordenadas culturales de lo oficial.
Poder apreciar distintos niveles de discursos, haciendo la salvedad de que no estamos ante la presencia de una sola voz o una sola identidad. Sería un ejercicio aún más riguroso, que intentar el avasallamiento de la herencia o de los procesos globales, con los cuales hoy por hoy se insertan las líneas de tipificación en los espacios culturales sesgados por los conceptos de las supuestas vanguardias post y de los espacios sacros de la cultura oficial.
CEREMONIA DEL AMOR3

(Jaime Huenun)


Los árboles anoche amáronse indios: mañio e ulmo, pellín e hualle

tineo e lingue nudo a nudo amáronse

amantísimos, peumos

bronceáronse cortezas, coigües mucho

besáronse raíces e barbas e renuevos, hasta el amor

despertar de las aves ya arrulladas

por las plumas de sus propios

mesmos amores trinantes.
Mesmamente los mugrones huincas

entierráronse amantes, e las aguas cholas

abrieron sus vertientes alumbrando, a sorbos

nombrándose, a solas e diciéndose: aguas buenas, aguas

lindas, ay pero violadas somos aguas

Rahue, plorosa Pilmaiquén, floridas e parteras e aún

felices

las arroyos que atraviesan como liebres

los montes e los cerros.
E torcazos el mesmo amor pronto ayuntáronse,

los Inallao manantiales

verdes, las Huiquipán bravas

mieles, los Llanquilef veloces

ojos, las Relequeo pechos

zorzales, las Huilitraro quillay pelos tordos,

los Paillamanque raulíes nuevos.
Huilliche amor, anoche amaron más

a plena chola arboladura,

a granado cielo, amontañados

como aguas potras e como anchimallén encendidos, al alba

olorosos

amáronse, endulzándose

el germen lo mesmo

que vasijas repletas de muday.

Si bien el universo simbólico se construye en base a reelaboraciones, cuyo código de apropiación suma lo autóctono de la cultura heredada, ésta abre un espacio dialogante atravesada en parte por el universo étnico, en cuya mixtura nos trasladamos a la luz del entendimiento de nuevos horizontes en el lenguaje posible, nuevas sensaciones entroncadas al oficio, cuya búsqueda de identidad viaja exacerbada en su delirio.


De allí que la literatura sirva como reinterpretación testimonial, ligada al pasado, a fin de contribuir e integrar en forma dinámica el futuro, y es por ello que el discurso de la crónica se suma a modo de recuento para ampliar la gama de identidades.
EL HOMBRE DE LEIPZIG 4

(Clemente Riedemann)


El padre del padre de mi padre traía todo el mar en sus

mejillas. Trajo un cormorán en la mirada y una flauta dulce

en los bolsillos.

No trajo papeles, ni osamentas. Le quitaron su historia

en las aduanas y venía de lejos.

Al llegar, sólo la niebla, pañal de maíz para envolver los

viejos barcos de madera: la “Steinward”, el “Hermann”, el

bergantín “Susanne” y el “Alfred”. Todos buscando el

paraíso. Para todos, desengaño y selva.

(El daguerrotipo muestra a unas familias apiñadas y sin

saber a qué atenerse. Allí dormitan en el suelo el hacedor de

calamorros y la mujer del peluquero. También, un niño con

paperas).

¡Oh viejos barcos de madera! ¡Oh germánicos famélicos!

Les prometieron la tierra, pero la tierra tenía dueños falsos.

Falsas estacas de papel y no auténticos rewes milenarios.

El padre del padre de mi padre hubo de hablar en otra lengua,

gotear de nuevo el semen de la aurora. A fundar cosas es que

vino el hombre de tan lejos.

Corral, después de un siglo, pronuncio tu nombre en la

mañana. Estoy de pie sobre una lancha arrojando trozos de

carne podrida a las gaviotas. Por aquí entró en América el

perseguido, uno que no fue rico ni famoso, sino bello. Porque

bello es todo cuanto sigue siendo, a pesar de la muerte, el

deterioro y el olvido.

El hombre de Leipzig, el carpintero, me trajo a tierra

en el lápiz de su oreja, de donde he bajado para organizar el

mundo con palabras.
Entonces los testigos apelando a la metáfora, consiguen ampliar los límites de la ficción, entrando de lleno en la teorización y en la crítica, creando y recreando mapas mentales, que amplifican el ejercicio de lo público y lo privado. Asumiendo determinadas construcciones ideológicas a fin de “escánear” la red de símbolos visibles que operan, tanto en la industria cultural como en la academia.
De allí que en los últimos tiempos, los trabajos críticos más contundentes fueron las publicaciones Valdivianas de Ediciones Barba de Palo, bajo la atenta mirada de Sergio Mansilla y Jorge Torres, proyectado la discusión recopilada en dos publicaciones (EN LIBRE PLÁTICA,1994 y POR EL TERRITORIO DE LOS LÍMITES, 1996), una serie de Ensayos monográficos, entrevistas y documentos, con lo cual se había comenzado a dar una buena cuenta del quehacer literario del sur de Chile. Trabajo que se ha visto malogrado con la muerte de Jorge Torres Ulloa.
Por otra parte, la voz de la mujer trajo consigo un repliegue del vocerío que desde su condición de lo femenino se embarcaba en el fluir de una sola lengua, el castellano, y allí las voces resonaban de otro modo en la discusión cultural, algunas proyectadas y preocupadas por la no-dominación y el género, como Heddy Navarro y Maha Vial, otras, un tanto más preocupadas por lo ancestral, como Sonia Caicheo, Varsovia Viveros y Rosabetty Muñoz, sin embargo, como buenas hilanderas y hacedoras de un discurso que desde lo femenino pone en tela de juicio, nuevamente, la condición de la identidad, pero esta vez es la voz y hechura del discurso en donde gravita en el imaginario de la auto identidad como condición de la existencia humana doblemente sexuada, y dan paso a reflexiones que amplifican los mapas mentales de la condición de género.
BARRIO DE VIUDAS5

( Rosabetty Muñoz)


Más abajo de la iglesia San Pedro

comienza la calle de las pobres hermanas

y dobla dos cuadras más allá

hacia las madres llorosas.

Resistiendo la persistente lluvia, al fondo,

el paisaje de las esposas solas.

Todas con los vestidos ajados

sentadas al lado afuera de la puerta

esperando que los hombres vuelvan.

Se suelta el pelo a la hora

en que los muertos húmedos

juntan restos de antiguos maremotos

amoblando casas como ellas soñaban

y buzos de mangueras rotas

buscan alivio en el fondo del mar.

Repica interminable la campana sumergida.

Mientras los vivientes descansan,

deambula por el barrio el puñado

de voces anegadas.

Vuelvan, se lamentan las viudas

recuperen la carne de sus huesos

salgan a rescatarnos de esta pena.



Pero cómo regresar de las olas vigilantes.

Cómo brillar después de tanto oscuro.

Los espacios poéticos del sur de Chile, no tan sólo son trilingües y con exactitud conforman proyectos estéticos de diversa intensidad, las relaciones fronterizas (desde Temuco al sur-sur) pasando por los canales, dan cuenta de espacios fracturados que comienzan a tomar distancia de la problemática interétnica y del tramado de la cultura local. Algo de eso comienza a desarrollarse en Coyhaique y Punta Arenas, aunque todavía las voces están a medio camino de su difusión nacional.


Sin embargo, por ahora nos acompañan estas imágenes reflejadas en el espejo de agua, tal vez al verlas detenidamente, el observador pueda encontrarse a sí mismo, y lo que sería aún mejor, pueda convertirse en el observador del observador que era al observarse a sí mismo. De allí que mantengamos la esperanza, y la literatura al sur de Chile continúe reflexionando acerca de nuestros horizontes posibles.



1 El presente artículo fue publicado inicialmente en la revista PLUMA Y PINCEL a comienzos de 1997, para su publicación en Poetas.com, se ha modificado su contenido.

2 Leilaf, Leonel , Nepey ñi güñüm piuke, Se ha despertado el ave de mi corazón, Editorial Universitaria, Santiago, 1989.

3 Colipán F., Bernardo. Y Velásquez R. Jorge, Zona de Emergencia, Poesía Crítica, Paginadura Ediciones, Valdivia, 1994 .

4 Riedemann, Clemente, Karra maw´n, Ed. Alborada, Valdivia 1984.

5 Muñoz, Rosabetty, Baile de Señoritas, Ediciones El Kultrún, Valdivia, 1994.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje