Página principal

Poder judicial de la nación cámara nacional de apelaciones del trabajo


Descargar 283.55 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño283.55 Kb.
  1   2   3   4   5
ISSN 0326 1263

PODER JUDICIAL DE LA NACIÓN




CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO



PROSECRETARÍA GENERAL


BOLETÍN MENSUAL DE JURISPRUDENCIA Nº 318


F E B R E R O ‘ 2 0 1 2




OFICINA DE JURISPRUDENCIA


Dr. Claudio Marcelo Riancho

Prosecretario General

DERECHO DEL TRABAJO




D.T. 1 1 1 Accidentes del trabajo. Accidente in itinere. Ausencia de responsabilidad civil del empleador.

La víctima de un accidente in itinere puede reclamar contra su empleador (o, si éste se encuentra asegurado, contra la A.R.T.) la indemnización tarifada que contempla la ley especial, o bien optar por demandar al tercero según el derecho común. En este tipo de accidentes no puede atribuirse responsabilidad civil al empleador, dado que estos infortunios ocurren fuera del ámbito del control empresario.



Sala IV, Expte. N° 30.317/2009 Sent. Def. N° 96060 del 15/02/2012 « Galeano Víctor Alberto c/Transportes Olivos SA y otro s/Accidente-acción civil”. (Guisado-Marino).
D.T. 1.1. Accidentes del trabajo. In itinere fuera de responsabilidad civil. Consecuencias.

Las consecuencias de un accidente in itinere solamente son resarcibles por el empleador en el marco de las normas de la Ley de Riesgos del Trabajo y no constituyen un supuesto de responsabilidad en el marco del Derecho Civil, salvo alguna circunstancia fáctica muy especial que no se da en el caso.



Sala VI, Expte Nº 14.917/11 Sent. Int. Nº 34.047 del 29/02/2012 “Martinez Gustavo Adolfo p/ si y en rep. de sus hijos men. Lucas Ignacio y Matias Nicolas Martinez c/ Rapipat S.A. y otro s/ Accidente – Acción civil”. (Raffaghelli – Craig).
D.T. 1.1.19.1) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Art. 1113 C.C. Asegurador. Incumplimiento del deber de contralor.

En los casos en que se concluyera que existe la relación causal entre las patologías padecidas por los trabajadores y el trabajo, sin dudas debe considerarse que la A.R.T. ha incumplido su deber de contralor respecto del cumplimiento del plan de mejoramiento de cada empresa, obligación ésta que la ley pone en cabeza de las aseguradoras, quienes no solo califican el nivel de riesgo de sus clientes al momento de contratar sino que tienen la obligación de elaborar el plan de mejoramiento dispuesto y controlar su cumplimiento íntegro y oportuno.



Sala VII, Expte Nº 31.013/2008 Sent. Def. Nº 44.153 del 29/02/2012 “Rodriguez Juan Sebastián c/ Good Leaf S.A. y otro s/ Accidente – Acción civil” (Ferreiros – Rodriguez Brunengo)
D.T. 1 1.19.4 c) Accidente de trabajo. Acción de derecho común. Art. 1113 C.C. Cosa. Dueño y guardián.

En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su parte no hubo culpa; pero si el daño hubiera sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, solo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. La demandada no ha desconocido el acaecimiento del infortunio que le ocasionara al trabajador su minusvalía como así también, que en ningún momento arguyó que el mismo ocurrió por exclusiva culpa o negligencia del actor, por lo que de este modo, no corresponde eximirla de responsabilidad.



Sala VII, Expte Nº 7397/08 Sent. Def. Nº 44.068 del 9/02/2012 “Cañiza Pino Ignacio c/ Leis y Cia SRL s/ Despido y Acción civil”. (Ferreirós – Rodríguez Brunengo).
D.T. 1.1.19.4.a) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Art. 1113 C.C. Cosa riesgosa. Daño provocado por un tercero en ocasión de trabajo.

La demostración más acabada de que el art. 1113 del Cód.Civil no se sujeta a la noción de cosa riesgosa reside en la circunstancia de haber sido aplicado a supuestos en que las cosas no ofrecen en sí mismas ningún peligro sino que el riesgo deriva de su aplicación a ciertas actividades. En el caso, se encuentra acreditado que la muerte de la víctima fue provocada por el hecho de un tercero. Pese al desconocimiento del evento como accidente de trabajo por parte de la apelante, es indiscutible que el hecho criminal ocurrió en ocasión del trabajo de la víctima y en tal sentido es que fue reconocido por la propia aseguradora codemandada. De modo que, si la empleadora y su contratante hubiesen cumplido con designar y hacer respetar estrictamente el lugar de deposito de la poda el evento no habría sucedido.



Sala VI, Expte Nº 36.916/07 Sent. Def. Nº 63.344 del 30/09/2011 “Almeida Fabiana Elizabeth c/ Montajes Electricos Case SRL y otros s/ Accidente – Ley especial”. (Raffaghelli – Craig).
D.T. 1 1 19 1) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Asegurador.

Ante el caso de la trabajadora que prestaba servicios como cajera en el establecimiento de la demandada, y padeció un proceso de tendinitis en la mano y muñeca derecha, originada en las tareas realizadas, surge la responsabilidad de la empleadora y de la A.R.T.. Esta última, por no haber cumplido con la obligación de prevención de accidentes capacitando al personal en ese sentido y por omitir el deber de seguridad impuesto legalmente. La omisión no puede ser catalogada como ajena al daño si los actos omitidos, impuestos expressi verbis por el ordenamiento jurídico, eran aptos para excluir el peligro y detener el curso de los acontecimientos que desembocaron en el perjuicio. La ART deberá reparar de manera integral y con ajuste al derecho común los daños que tienen relación causal adecuada con la antijuridicidad por omisión, en la medida que le sea imputable al menos a título de culpa (arts. 512, 902, 1109 y 1074 del Cód. Civil, fallos CSJN “Galván” y “Torrillo”). En contraposición, su responsabilidad patrimonial se ceñirá a las prestaciones tarifadas por la ley 24.557 si no se configuran los presupuestos básicos de la responsabilidad civil (no se incurrió en ilicitud, o bien, el daño no tiene relación causal con la omisión culposa).



Sala VIII, Expte. N° 37.143/2009 Sent. Def. N° 38660 del 03/02/2012 « Sandoval, Gabierla Alicia c/INC SA y otro s/accidente-Ley especial ». (Catardo-Pesino).
D.T. 1 1 19 1) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Asegurador. Obligación de resultado a su cargo.

En lo que hace a las obligaciones a cargo de la A.R.T., resulta incorrecta la diferenciación entre obligaciones de medio y de resultado. Así, la provisión de medidas de seguridad es el resultado que debe asegurar una A.R.T., y en caso de reticencia de la empleadora, este resultado se transmuta en el de denunciar a la Superintendencia, nunca en dar por concluida su labor con un diagnóstico y la indicación de qué corresponde hacer.



Sala III, Expte. N° 10.836/08 Sent. Def. N° 93015 del 24/02/2012 « Noguera, Jorge Walter c/Poliservicios SA y otros s/accidente-acción civil”. (Cañal-Catardo).
D.T. 1 1 19 5) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Culpa del empleador.

Resulta de aplicación la doctrina plenaria sentada en “Pérez, Martín c. Maprico S.A.” ante el caso de la trabajadora que prestaba servicios como cajera en el establecimiento de la demandada, y padeció un proceso de tendinitis en la mano y muñeca derecha, originada en las tareas realizadas. Resulta evidente que la manipulación y repetición de movimientos cargados con pesos variables durante siete horas diarias, sin elementos de protección determinó su daño padecido. Ello constituyó una actividad riesgosa que torna aplicable el sistema de responsabilidad previsto en el art. 1113 Cód. Civil. Existe un factor de riesgo objetivo y otro subjetivo. El primero por estar probada la influencia de las cosas –mercaderías de diversos pesos-. Y el subjetivo según el artículo 1109 del Cód. Civil, atento el incumplimiento del deber de seguridad a cargo de la empleadora. A pesar de estar al tanto de las dolencias que registraba la trabajadora, a su reingreso, tras el alta médica, le fueron otorgadas las mismas tareas riesgosas para su integridad física.



Sala VIII, Expte. N° 37.143/2009 Sent. Def. N° 38660 del 03/02/2012 « Sandoval, Gabriela Alicia c/INC SA y otro s/accidente-Ley especial”. (Catardo-Pesino).
D.T. 1 19 5 Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Culpa del empleador.

Responsabilidad del empleador por la vía del primero y segundo párrafo del art. 1113 del Cód. Civil.

Ante el caso del trabajador que sufre un accidente mientras laboraba en un frigorífico, consistente en una caída libre desde 10 metros de altura en ocasión de cambiar un motor en una torre de enfriamiento, debe considerarse encuadrada la situación no sólo dentro de la hipótesis del primer párrafo del art. 1113 del Cód. Civil, sino también en la del segundo. Existe el hecho del dependiente, dado que quienes impartieron la orden de efectuar la tarea fueron empleados superiores de la demandada. Luego, en su carácter de dependientes transfieren por sus hechos la responsabilidad de la misma en los términos del artículo referido. Es sabido que la responsabilidad del propietario o guardián de la cosa que causó, originó o motivó el perjuicio, sólo puede ser eximida total o parcialmente si se acredita que el daño se produjo en un caso fortuito ajeno a la cosa, o por culpa de la víctima o de un tercero, por quien no deba responder. El vocablo “cosa” abarca tanto las tareas que realiza el trabajador y la actividad laboral.



Sala III, Expte. N° 29.213/2006 Sent. Def. N° 92990 del 28/02/2012 « Flores Lillo Fernando c/Runfo SA y otros s/accidente-acción civil”. (Cañal-Rodríguez Brunengo).
D.T. 1 1 19 7) Accidentes del trabajo. Acción de derecho común. Daño moral. Daño psicológico.

El daño psíquico está referido, como el físico, a la incapacidad resultante del accidente. En cambio el daño moral tiende a indemnizar, no la incapacidad resultante sino los sufrimientos que demanda la curación y los inconvenientes en la vida laboral y social. El daño psíquico y moral son conceptos independientes y, por lo tanto, susceptibles de indemnización autónoma. Más no existe obstáculo alguno, para que un daño material genere uno psicológico, y entre ambos, provoquen uno de tipo moral. Este tipo de daño, se encuentra en principio vedado de reparación por la lógica del sistema de la L.R.T.. La CSJN al decidir la causa “Torrillo, Atilio Amadeo y otro c/Guif Oil Argentina S.A. y otro s/recurso de hecho” (T 205, XLIV, del 31.03.9), sostuvo que “no existe razón alguna para poner a una A.R.T. al margen del régimen de responsabilidad previsto por el Código Civil, por los daños a la persona de un trabajador, derivados de un accidente o enfermedad laboral…”. A ello debe añadirse, que decretada en el caso concreto la inconstitucionalidad del art. 39 de la ley 24.557, ello conduce a la A.R.T. al ámbito de responsabilidad civil y no la releva de la obligación de garantía, por lo cual debe extendérsele la condena.



Sala III, Expte. N° 27.274/2008 Sent. Def. N° 92905 del 22/12/2012 « Trejo Manuel de Jesús c/La Segunda ART SA s/accidente acción civil”. (Cañal-Rodríguez Brunengo).
D.T. 1 16 Accidentes del trabajo. Daño moral. Inconstitucionalidad del art. 1078 del Cód. Civil. Privación de daño moral a la concubina por no ser heredera forzosa.

La exclusión de la concubina del derecho a la reparación del daño moral en caso de muerte de su compañero es discriminatoria, pues la diferencia de trato respecto de la cónyuge supérstite no está justificada con criterios razonables y objetivos, delineados a la luz de una interpretación dinámica y evolutiva. Ello se ajusta al postulado del derecho de daños que propugna, como principio general, la reparación de todo daño, por considerarlo intrínsecamente injusto, máxime cuando la lesión a los intereses espirituales del sobreviviente resulta indudable, como en el caso de la concubina. De no admitirse la legitimación de la concubina para el reclamo de la reparación del daño moral como consecuencia de la muerte de su compañero, la ley no protegería de igual manera –en el derecho de daños- a la familia extramatrimonial que a la matrimonial, cuando el daño causado es igual y la protección que las normas de jerarquía constitucional y supralegal otorgan a la vida familiar no efectúan distingos. Dado el carácter discriminatorio de la exclusión de la concubina por el art. 1078 Cód. Civil, cabe declarar su inconstitucionalidad. (Del voto del Dr. Zas, en mayoría).



Sala V, Expte. N° 10.775/08 Sent. Def. N° 73845 del 15/02/2012 « Umaña Navarro Carmen p/si y en rep. de su hija menor Sara Fernández Umaña c/M y G Construcciones SRL y otro s/indem. por fallecimiento”. (García Margalejo-Zas-Arias Gibert).
D.T. 1 16 Accidentes del trabajo. Daño moral. Improcedencia de la reparación del daño moral a la concubina del trabajador fallecido.

En el supuesto de hecho de una relación concubinaria, podrá haber derecho al resarcimiento del daño material en caso de muerte. En cambio, no resulta procedente la reparación del daño moral en virtud de lo dispuesto por el art. 1078 del Código Civil, norma que establece que tendrán acción por indemnización del daño moral únicamente los herederos forzosos. (Del voto de la Dra. García Margalejo, en minoría).



Sala V, Expte. N° 10775/08 Sent. Def. N° 73845 del 15/02/2012 « Umaña Navarro Carmen p/si y en rep. de su hija menor Sara Fernández Umaña c/M y G Construcciones SRL y otro s/indemnización por fallecimiento”. (García Margalejo-Zas-Arias Gibert).
D.T. 1 Accidentes del trabajo. Ley 9688. Demanda iniciada por hija de trabajador desaparecido en lugar de trabajo en el año 1977. Imputación de responsabilidad a la empresa demandada. Delitos contra la humanidad. Imprescriptibilidad de la acción civil.

El juez de primera instancia si bien consideró imprescriptible la acción penal consecuencia directa de un delito de lesa humanidad, por aplicación del art. 3980 C.Civil consideró la existencia de imposibilidad de hecho para reclamar contra los cómplices civiles beneficiarios de las acciones de terrorismo de Estado. Si los sujetos que actuaron el ilícito de lesa humanidad como autores, consejeros o cómplices (art. 1081 del C.Civil) han de ser perseguidos penalmente por una acción imprescriptible, ninguna razón existe para que el resarcimiento del daño causado resulte prescriptible. Si la prescripción es una norma de derecho interno (art. 3980 C.Civil), debe ceder frente al derecho imperativo internacional, pues la comisión de un delito de lesa humanidad deja sin efecto las normas relativas a la prescripción e importa la ejecución del deber internacional de combatir el genocidio y esa clase de delitos. (En el caso, inicia demanda fundada en la ley 9688 la hija de un trabajador activista sindical, quien fuera secuestrado en el año 1977 en horas de trabajo en instalaciones laborales). (Del voto del Dr. Arias Gibet, en mayoría).



Sala V, Expte. N° 9.616/08 Sent. Def. N° 73797 del 02/02/2012 “Ingegnieros María Gimena c/Techint SA Compañía Técnica Internacional s/accidente-ley especial”. (Arias Gibert-García Margalejo-Zas).
D.T. 1 Accidentes del trabajo. Ley 9688. Demanda iniciada por hija de trabajador desaparecido en lugar de trabajo en el año 1977. Imputación de responsabilidad a la empresa demandada. Delitos contra la humanidad. Imprescriptibilidad de la acción civil.

La misión judicial no se agota con la remisión a la letra de los textos legales, sino que requiere del intérprete la búsqueda de la significación jurídica o de los preceptos aplicables que consagre la versión técnicamente elaborada y adecuada a su espíritu, debiendo desecharse las soluciones notoriamente injustas que no se avienen con el fin propio de la investigación judicial de determinar los principios acertados para el reconocimiento de los derechos de los litigantes. La interpretación judicial debe efectuarse conforme el principio “pro homine” y no basarse en un criterio estrictamente literal de las normas pertinentes de la Convención sobre la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y de los Crímenes de Lesa Humanidad y la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. Tanto la acción penal como la acción civil emanan de una misma situación de hecho: el delito de lesa humanidad; razón por la cual los principios aplicables en materia de prescripción deben ser los mismos. No existe ninguna razón para distinguir las consecuencias resarcitorias del acto u omisión delictivos respecto de las punitivas. Si los sujetos que actuaron el delito de lesa humanidad, como autores, consejeros o cómplices han de ser perseguidos penalmente por una acción imprescriptible, no parece consistente predicar la prescripción de la acción civil incoada para la reparación del daño causado. (Del voto del Dr. Zas, en mayoría).



Sala V, Expte. N° 9616/08 Sent. Def. N° 73797 del 02/02/2012 “Ingegnieros María Gimena c/Techint SA Compañía Técnica Internacional s/accidente-ley especial”. (Arias Gibert-García Margalejo-Zas).
D.T. 1 Accidentes del trabajo. Ley 9688. Demanda iniciada por hija de trabajador desaparecido en lugar de trabajo en el año 1977. Imputación de responsabilidad a la empresa demandada. Delitos contra la humanidad. Prescriptibilidad de la acción civil.

El juez de primera instancia si bien consideró imprescriptible la acción penal consecuencia del delito de lesa humanidad, por aplicación del art. 3980 del Cód. Civil consideró la existencia de imposibilidad de hecho para reclamar contra los cómplices civiles beneficiarios de las acciones del terrorismo de Estado. A la fecha en que sucedió el hecho invocado regía la ley 9688 y en cuyo art. 19 establecía que las acciones emergentes de dicha y prescriben a los dos años de producido el hecho generador de responsabilidad y la demanda fue presentada 31 años después. Asimismo la CSJN, en una causa análoga, “Larrabeiti Yáñez” (Fallos 311:1490) sostuvo que la ley 24.321, referida a la desaparición forzada de personas, no regula lo relativo a acciones civiles por daños, ni acciones derivadas de la ley de accidentes de trabajo. La “Convención sobre imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad” trata lo relativo a dichos delitos con referencia expresa a la extradición de las personas que los hubiesen cometido o hubieran participado como autores, cómplices o instigadores, y a la inaplicabilidad de la prescripción de la acción penal o de la pena, en directa y clara referencia de que se trata de las cuestiones penales respectivas. Por estas razones cabe confirmar la sentencia de primera instancia, en cuanto la acción civil ha prescripto. (Del voto de la Dra. García Margalejo, en minoría).



Sala V, Expte. N° 9616/08 Sent. Def. N° 73797 del 02702/2012 « Ingegnieros María Gimena c/Techint SA Compañía Técnica Internacional s/accidente-ley especial”. (Arias Gibert-Garccía Margalejo-Zas).
D.T. 1 10 bis Accidentes del trabajo. Ley 24.557. Siniestro ocurrido durante la vigencia del dec. 1278/00. Consolidación de sus consecuencias con posterioridad. Aplicación del régimen del dec. 1694/09.

En caso de haberse producido el accidente de trabajo durante la vigencia del régimen de prestaciones dinerarias previsto por el decreto 1278/00, y haberse consolidado las consecuencias reparatorias con posterioridad, al momento en que regía el nuevo régimen de prestaciones económicas (dec. 1694/04), cabe la aplicación de éste último. Ello así, por cuanto la aplicación de las mejoras a dichas prestaciones correspondientes a una contingencia anterior no constituye un supuesto de retroactividad legal, sino de aplicación inmediata de la nueva norma, en los términos del art. 3 del Cód. Civil.



Sala II, Expte. N° 28.687/2010 Sent. Def. N° 10189 del 29/02/2012 « Villareal, Hugo Ramón c/Asociart ART SA s/accidente-ley especial ». (Maza-González).
D.T. 1.10 Accidentes del trabajo. Topes. Decreto 1694/2009.

Es deber del juez restablecer la protección constitucional cuando ella ha sido desactivada por la acción u omisión que surge del contexto normativo en un momento dado, porque implica ni más ni menos que restablecer el principio de supremacía de la Constitución a través del control de constitucionalidad. El Decreto 1694/2009 reconoce en sus considerandos el fracaso y la insuficiencia reparatoria de la Ley 24557, proclamando expresamente la necesidad de observar y aplicar las directivas emanadas de los fallos de la Corte Nacional.



Sala VI, Expte Nº 331/09 Sent. Def. Nº 63.648 del 9/02/2012 “Salazar Manuel Alejandro c/ Provincia ART S.A. s/ Accidente – acción civil”. (Craig – Raffaghelli).
D.T. 33 17 Acto discriminatorio. Trabajador que adujo haber sido “desprogramado” como Comandante de Austral discriminatoriamente por motivos gremiales. Inexistencia de discriminación.

Queda descartado cualquier indicio de discriminación antisindical por parte del empleador, a raíz de la “desprogramación” del actor (Comandante de Austral) desde su afiliación a APLA, ya que se verifica una causa real objetiva, como es la animosidad entre pilotos y copilotos afiliados a entidades sindicales enfrentadas, como la mencionada y UALA, que permite inferir la conformación de las llamadas “Tripulaciones Incompatibles” por “motivos personales”, vedada por razones de seguridad, conforme el Manual de Operaciones de Austral (Cap. VI) y las disposiciones que contemplan la necesidad de conformar tripulaciones que, más allá de su capacidad técnica, trabajen en colaboración y armonía.



Sala VIII, Expte. N° 9.037/2010 Sent. Def. N° 38654 del 02/02/2012 « Rustan Carlos Alberto c/Austral Líneas Aéreas Cielos del Sur SA y otros s/acción de amparo”. (Pesino-Catardo).
D.T. 7 Aportes y contribuciones a entidades gremiales. Contribuciones solidarias.

La posibilidad de imponer contribuciones solidarias a los trabajadores no afiliados a una asociación profesional encuentra sustento normativo en las disposiciones de la ley 23.551 y 14.250. Debe mediar razonabilidad en las contribuciones pues no deben imponer obligaciones similares a los afiliados al sindicato. Ya al amparo de la ley 20.615, se ha admitido en líneas generales la legitimidad de las contribuciones solidarias en la medida que cumplan dos condiciones; por un lado que no tengan carácter permanente y por el otro que no fuesen iguales, en cuanto a su monto, a los aportes de los trabajadores afiliados, pues de lo contrario se vería afectado el derecho a afiliarse y no afiliarse, en la medida que impusieran obligaciones similares a las correspondientes a los afiliados al sindicato.



Sala X, Expte. N° 1.846/2010 Sent. Def. N° 19473 del 24/02/2012 « Freytes, Juan Alberto y otros c/Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles UTEDYC s/acción declarativa”. (Brandolino-Stortini).
D.T. 7 Aportes y contribuciones a entidades gremiales. Contribuciones solidarias.

Condiciones de validez.

Pueden resumirse las condiciones de validez de las cláusulas de solidaridad a los trabajadores no afiliados a una asociación profesional, de acuerdo a lo expuesto por Ramírez Bosco, en las siguientes: 1) que el aporte tenga un objeto determinado – no vaya a recursos de manera indefinida-; 2) que tenga un monto razonable; 3) que no iguales al importe de la cuota de afiliación; 4) que tenga una limitación en el tiempo; 5) que no sea de carácter permanente o de tracto sucesivo o continuado.



Sala X, Expte. N° 1.846/2010 Sent. Def. N° 19473 del 24/02/2012 « Freytes, Juan Alberto y otros c/Unión de Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles UTEDYC s/acción declarativa”. (Brandolino-Stortini).
D.T. 7 Aportes y contribuciones a entidades gremiales. Trabajadores de UTEDIC. Cláusulas de solidaridad del art. 41.2 del C.C.T. 462/06. Improcedencia de aplicación.

Si los accionantes en su carácter de trabajadores no afiliados al sindicato (UTEDYC), se encuentran obligados a contribuir con una suma de dinero inicialmente igual a la suma que en concepto de “cuota sindical” (2%) deben aportar los trabajadores afiliados, de acuerdo al art. 41 del convenio 462/06, y posteriormente algo sensiblemente menor (0.5%), de forma permanente y que, además los trabajadores afiliados se encuentran eximidos de aquella contribución ( de supuestos fines culturales, gremiales, sociales y de capacitación), se advierte la existencia bajo el ropaje de otro nomen iuris, de una afiliación forzada o compulsiva, en franca violación con las disposiciones del art. 4 inc. b) de la ley 23.551 en cuanto determina el derecho de todo trabajador a afiliarse o no a determinada asociación sindical, puesto que con dicho aporte no solo retribuye la gestión llevada a cabo por el sindicato, sino que también contribuye, en igual medida que el afiliado, al sostén económico de una representación colectiva, que en el caso, no resulta de su agrado.


  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje