Página principal

Plenario: Canosa Héctor A. c/a Grondona Emilio y otro-Cobro ejec.,emb prev


Descargar 104.09 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño104.09 Kb.
  1   2   3
Nro:l.-"Plenario:Canosa Héctor A.c/a Grondona Emilio y otro-Cobro ejec.,emb.prev."

Expte. 40644

Registro 53
En la ciudad de Azul, a 14 de Junio de dos mil, reunidos en acuerdo extraordinario los señores Jueces de la Excma. Cámara de Apelación Civil y Comercial doctores Hernán R. Ojea, Isabel C. Onetti de Dours, Guillermo L. Céspedes, Ana M. De Benedictis, Jorge M. Galdós y Leticia A. Fortunato de Serradell, de conformidad a lo dispuesto por el art.35 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, para resolver mediante Acuerdo Plenario dispuesto en la causa: "Plenario: Canosa Héctor A. c/a Grondona Emilio y otro - Cobro ejecutivo, embargo preventivo" y conforme con la desinsaculación de ley que oportunamente se practicó, resultó que dichos señores Jueces deben votar en el siguiente orden: Doctores CESPEDES-OJEA-FORTUNATO DE SERRADELL-DE BENEDICTIS-ONETTI DE DOURS-GALDOS, ello con el objeto de resolver las siguientes:

-C U E S T I O N E S-

lra.) Ante una demanda ejecutiva iniciada como cambiaria directa y siendo que se trata de un "no pagaré" por falta de alguno de los requisitos dispositivos para serlo y opuesto defensa haciéndolo notar, es factible analizar de oficio en el mismo juicio si, pese a ello, puede el título tener habilidad remanente como simple quirógrafo ?.-

-V O T A C I O N-

A LA PRIMERA CUESTION, el señor Juez doctor CESPEDES, dijo:

I) Que el conflicto de pareceres que motiva la convocatoria a plenario del Tribunal, se produce en razón de haber resuelto la Sala I -por mayoría- que la falta de un requisito formal que impedía caracterizar al documento ejecutado como pagaré no obstaba a examinar -en el mismo juicio- la habilidad remanente del título que diera pié a la ejecución, de conformidad a lo dispuesto por el art.52l inc. 2do. CPCC, operando el instrumento como documento quirografario continente de un compromiso de dar dinero (causa Nro.4OllO, "Tiseira", 4/3/99, carecía de lugar de emisión y su remisión a causas dictadas cuando el Tribunal no se había dividido en Salas).-

Mientras la Sala II, ha decidido que impedida la acción cambiaria por ausencia de algún requisito esencial -fecha de emisión en lo que se pretendió era un pagaré- la posibilidad del actor de hacer valer el instrumento, ya como simple quirografario debe ser utilizando la vía y forma que pudiera corresponder, ésto es mediante preparación de la vía ejecutiva, pero en otro proceso distinto ("Lombardi", 26/ll/96).-

II) Que la secuencia del trámite en análisis presupone haberse abierto la ejecución, disponiéndose librar mandamiento de intimación de pago y citación de remate,sobre la base de un documento que ha sido calificado por el ejecutante como "pagaré", el que no resulta ser tal por carencia de alguno de los requisitos dispositivos - "El título al cual le falta alguno de los requisitos indicados en el artículo precedente no es válido como pagaré...; art.102 Dto. Ley 5965/63- lo que es invocado al excepcionarse, pero, sin embargo y como remanente contiene los elementos para ser considerado como un título quirografario.-

Que a partir de allí se abren los dos criterios sustentados en los fallos del Tribunal, cabiendo señalar como posible ingrediente que el ejecutante al contestar las excepciones advierta su error y lo rectifique propiciando sea tenida como ejecución simple o quirografaria.-

A mi modo de ver esta contingencia no es la determinante de tomar una u otra senda, toda vez que como ha sido admitido, en la contestación de las excepciones la oportunidad se abre para que el actor además de ofrecer prueba y acompañar documentación, pueda invocar nuevos hechos encaminados a desvirtuar los alegados en el escrito de oposición de excepciones (Palacio, Derecho Procesal Civil, T.VII-484). Pero ello no significa que pueda transformarse la pretensión -de eso se trataría en el caso de no considerarse, como lo propondré de un supuesto de "iura curia novit"- pues en tal caso para garantizar el derecho de defensa se haría necesaria una "dúplica", no receptada procesalmente y menos, si se quiere, en un proceso ejecutivo.-

Volviendo entonces a las dos posiciones existentes cabe señalar por las citas y transcripciones que se harán más adelante, que es la repetición de planteos similares resueltos por otros Tribunales del país.-

En definitiva se trata, a mi modo de ver, de un problema de índole estrictamente procesal relacionado directamente con: el principio de congruencia, el derecho de defensa y la posibilidad jurisdiccional de suplir el derecho erróneamente invocado por las partes.-

Que pueda considerarse al "no pagaré" como un título con el cual puede prepararse la ejecución, casi puede afirmarse no hay discusión. Es más no cabría haberla si se atiende a que la casi totalidad de los supuestos que la práctica exhibe, se utilizan formularios preimpresos de "pagarés" donde deben completarse los claros dejados adrede. A partir de allí y aún omitidos algunos elementos conteniendo los requisitos previstos por el art.518 CPCC, se podrá preparar la ejecución.-

Que por ello y estando en juego aquellos principios nada encuentro mejor para repasar el principio de congruencia, que referirme a un reciente y fundado voto de la estimada colega de la Sala II, Dra. Leticia Fortunato de Serradell (8/6/99, "Gonzalez c/a Don Rolo", JA, entrega Nro. 6l82,23/2/OO) que en lo pertinente dijo: "La congruencia ha sido definida por la "doctrina como la conformidad que media entre la "sentencia y la pretensión o pretensiones que "constituyen el objeto del proceso, más la posición u "oposiciones en cuanto contornean ese objeto (conf. "Azpelicueta Juan J.,Tessone Alberto,"La Alzada, "Poderes y Deberes", pág.157) ...Ahora bien, siempre "dentro de los lineamientos que enmarca el principio "antes referido, el juez puede adjudicar al complejo de "los hechos relatados por las partes un encuadre "distinto del que éstas propician, conforme a la fórmula "da mihi dactum dato tibi ius -dadme los hechos, yo "pondré el derecho- venite ad factum, curia novit ius "(conf.Sentís Melendo, "Revista de Derecho Procesal", "parte 2, ps.2O8 y ss.; Sup.Corte Bs.As.,Ac.15267, del "21/10/69). Es que, con ajuste a los hechos denunciados y "probados, el juzgador queda en libertad de efectuar la "calificación jurídica pertinente con prescindencia de "la rotulación legal efectuada por las partes. Según la "jurisprudencia" corresponde al juez calificar la "relación sustancial de la litis y determinar la norma "jurídica que la rige, aunque las partes no la invoquen "o lo hagan en forma errónea (Sup.Corte Bs.As.,A. y S., "1967-I-729; DJBA,102-250)".-

III) Que entre los supuestos donde se ha considerado no afectado el principio de congruencia sino que implica suplir el derecho mal invocado, considero es invocable para el caso lo resuelto por el Superior Tribunal de la Pcia.de Bs.As., cuando tratándose de tercerías demandadas como de dominio, al no tener cabida como tales se las analizaba como de mejor derecho y como tal procedentes (Ac.477O9, "Gonzalez",3/8/93;JA,l993-IV-39l y sus citas).-

Que en el mismo sentido se ha pronunciado la Suprema Corte de Tucumán, cuando con primer voto del Dr. René Padilla sentó doctrina en el sentido que: "Por aplicación del principio "iura novit curia" la tercería de dominio deducida para lograr el levantamiento de un embargo con fundamento en un derecho preferente invocado por el actor puede ser tratada como tercería de mejor derecho, pues de tal modo no se suple un error de hecho ni se modifican los términos en que quedó trabada la litis,ni se coloca a las partes en situación de indefensión, sino que, de conformidad con las facultades reconocidas al Juez,se corrige la calificación jurídica de la acción" (C.S.Tucumán, Sala Civil y Penal,abril 23/92,"Rubio").-

Ese importante pronunciamiento mereció las críticas favorables -me circunscribo al aspecto en cuestión, pues tocó otros interesantes temas- de Chiappini, "Una terceria mal urdida y los jueces como el deux ex machina"; Morello,"El boleto de compraventa y una interpretación funcional de las tercerías", ambos a continuación del fallo publicado en JA,l992-IV-l93; Mosset Iturraspe - Lorenzetti, "Revista de Derecho Comunitario", T.3-359.-

Que conforme lo ha resuelto la Cám. Nac.de Apelaciones en lo Comercial en fallo plenario, bien que por mayoría, la posibilidad de tratamiento del caso en el mismo juicio es procedente. Sus términos fueron invocados en el precedente del Tribunal citado al comienzo (Set.22/8l, "Krshichanowsky", ED, t.95-64l o LL-1981, D-253); señalándose que el título carenciado como pagaré puede servir para la apertura de la vía ejecutiva cuando es invocado como instrumento privado continente de una promesa de dar dinero, o se hábil para fundar la sentencia ejecutiva cuando luego de despachada la ejecución quien le imputa la omisión no acompaña su argumento defensivo con una explicación sobre el motivo por el cual esa ausencia debiera obstar al cobro de tal quirógrafo.-

Que en la misma posición, o sea tesis amplia, se sitúa Matilde Zavala de Gonzalez en "Doctrina Judicial- Solución de Casos", Nro.2, pág.268 y sig.- Expresa la Magistrada y autora de reconocido fuste, que "...no hay motivo para debatir sobre la no preparación "de la vía ejecutiva, cuando el demandado admite de "modo inequívoco, aunque sea elípticamente, que el "documento privado ha sido suscripto, lo que tiene la "jerarquía del reconocimiento judicial".-

"Exigir dicho reconocimiento de manera "insoslayable y estrictamente previa a la promoción de "la demanda ejecutiva, y pese a que él es practicado al "trabarse la litis, importaría la consagración "ritualista de un trámite que el contenido del proceso "revela como innecesario, lo cual es equivalente a un "injustificable exceso ritual manifiesto (C. 8va., CC "Córdoba, sent. Nro.167, 29/6/87 y Sent.Nro.97,8/10/90, "Semanario Jurídico,833,l8/4/9l).-

Agregando más adelante que "En tales "condiciones, descalificar la vía ejecutiva intentada y "exigir su previa preparación, sin que aquel contra "quien se exhiben los documentos aduzca algún motivo "razonable (fuera del exclusivamente formal cambiario), "no deja de advertirse como un exceso ritual "manifiesto, atenido a la letra de las normas y no a su "verdadera finalidad".-

"Repugna a un sentido elemental de justicia "(que es, ante todo, sentido común) que, por una "inadvertencia del receptor de los documentos, al no "consignar "Córdoba" u otro lugar como el de "libramiento antes de presentarlos al cobro, queden "ellos drásticamente privados de toda fuerza ejecutiva, "a pesar de que tal omisión no perjudica al demandado "(nada aduce en tal sentido), ya que éste no niega en "momento alguno su firma, con lo cual, así sea por una "vía elíptica, ella no puede sino reputarse como "reconocida".-

"No hay motivo razonable para remitir el "tema a la preparación de la vía ejecutiva, cuando éste "trámite aparece como estéril, al presentarse a juicio "el demandado y no negar de alguna manera su firma, con "lo cual queda integrado el requisito del "reconocimiento del instrumento privado que exige la "ley procesal".-

"El principio de la buena fe y la "proscripción de los actos abusivos (art.1071 Cód. "Civil) descartan los ritualismos inútiles y "dispendiosos, que se conectan con excesos en el "ejercicio del derecho de defensa en juicio".-

"Las conclusiones expuestas cobran especial "fuerza cuando -insistimos- el elemento ausente, a pesar "de estar exigido por la ley, no gravita en contra de "ningún interés específico de la persona a quien se "atribuyen los documentos, y ésta no impugna su "autenticidad".-

"En función de las circunstancias anotadas, "queda perfeccionada la ejecutividad de los títulos "cuando concurre un reconocimiento elíptico:efectiva "presentación a juicio del demandado y articulación de "defensas puramente formales, sin negar las signaturas "que se le imputan".-

"A los efectos de decidir si un título "reviste o no fuerza ejecutiva, basta que se adecue a "alguno de los supuestos indicados en la ley procesal. "Si el invocado por el actor en su demanda es "incorrecto, cabe iura novit curia su ubicación en otro "que, aunque diferente, permita concluir en que la vía "ejecutiva intentada es correcta".-

Destaca más adelante la autora que la tesitura propuesta ha sido acogida por decisión mayoritaria del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba. Extraigo del voto del Dr. Ferrer que se transcribe el siguiente párrafo que a mi juicio contiene la sustancia de la posición que propongo propiciar en el voto: "La demanda ejecutiva se funda en "el título adjunto a la demanda. Su calificación como "pagaré" es una categorización jurídica, no un hecho. Que "la acción así acogida deje de ser "cambiaria",no "obsta a la conclusión apuntada; la acción ejecutiva, "al igual que la cambiaria, no es causal y se funda "exclusivamente en el título invocado. El distinto "sustento jurídico no implica cambio de la acción. No "hay defensa alguna que la errónea calificación del "título invocado como "pagaré" haya frustrado o "dificultado. En conclusión: aún descalificado como "título cambiario el documento en base al cual ha sido "despachada la ejecución, debe rechazarse la excepción "de inhabilidad de título si el documento contiene la "obligación exigible y no condicionada de pagar una "suma de dinero líquida o liquidable, y el demandado no "negó la firma que se le atribuye, ni opuso defensas que "descalifiquen la ejecutividad del título como "instrumento privado".-

Es también ilustrativo el voto del Dr.Sesis en el mismo sentido, que también transcribo:"La "deficiencia formal del título cambiario no podría ser "opuesta por quien la hubiera provocado. Aún cuando "falte al instrumento alguno de los requisitos para ser "reputado como pagaré, siempre que contenga un "reconocimiento de suma líquida a pagarse en fecha "determinada y vencida, resulta procedente la vía "ejecutiva; y es hábil para fundar la sentencia "ejecutiva cuando, luego de despachada la ejecución, "quien le imputa la omisión de alguna mención no "acompaña su argumento defensivo con una explicación "sobre el motivo por el cual esas ausencias debieran "obstar al cobro de tal documento. Si el librador de un "pagaré creó a sabiendas un documento inhábil, y no "desconoció la firma, prevalece el principio de que "quien fue el autor de la nulidad no puede arguir el "vicio para no pagarlo. Por otra parte, resulta por demás "innecesario el procedimiento de preparación de la vía "ejecutiva, ya que si la firma no le pertenece al "demandado, puede desconocerla en la oportunidad en que "se lo cita de remate para oponer excepciones "legítimas. Para nada cambia la situación el hecho de "que el actor haya iniciado su pretensión como una "acción ejecutiva cambiaria, ya que el principio "iura "novit curia" permite a los tribunales encuadrar "jurídicamente las cuestiones de hecho invocadas por "las partes, siempre y cuando no se modifiquen la acción "en sus elementos esenciales".-

IV) Que, aplicando la doctrina referenciada a la hipótesis en estudio y dejando de lado el derecho mal invocado, no se ve alterada la pretensión de querer ser el actor reconocido mediante sentencia judicial como acreedor de aquél a quien atribuye la firma del documento que le sirve de base.-

Sea la acción cambiaria o común, los hechos, el documento y la pretensión son los mismos.-

También lo son las excepciones oponibles al no existir reglamentación en la ley cambiaria a partir de la derogación del art.676 del Cód.de Comercio, por lo que "las excepciones cambiarias no son otras que, con exclusividad, enumera taxativamente la ley procesal" (voto de la Dra. Onetti de Dours, en causa Nro. 3O244, "Verellen", 7/l2/88; Bonfanti-Garrone, Títulos de crédi-to, T.II, pág.l22 y sig.,Nros.27l y 274).-

Debe también tenerse presente que si bien en las circunstancias del caso en consideración debió prepararse la vía ejecutiva, al no desconocerse la firma al excepcionar, queda virtualmente como reconocida (art. 543 inc.2do.CPCC y su doctrina).-

Por lo expuesto, doy respuesta afirmativa a la primera cuestión propuesta.-

Así lo voto.

A LA MISMA CUESTION, el señor Juez doctor OJEA, dijo:

I) a) Conforme es formulada la cuestión motivo de plenario ha quedado superado -por exclusión- de que un pagaré al que le falte alguno de los requisitos dispositivos insuperables, pueda como tal ser considerado hábil en los términos del inc.5to. del art. 521 del Cód. Proc. De cualquier forma en cuanto a ello me remito a mis votos en las causas Nros.23271 "Hijos de Miguel Castellar y Cía.c/a Real" y 3O244 "Verellen c/a Francia" por razones de brevedad.-

b) A partir de allí el tema se centra en cuanto a que: si ése título inválido como pagaré puede ser no obstante considerado con efecto remanente, como simple instrumento privado continente de una promesa de pago o quirógrafo. Y entonces ahora subsumido en el supuesto del inc.2do.del citado art.521 del Cód.Proc. por obra del juzgador dentro de un juicio ejecutivo, sea acogible la pretensión en esas condiciones, a pesar de que el ejecutante lo esgrimiera como título cambiario.-

II) a) Exponen Bergel y Paolantonio cuando tratan en profundidad el tema (y a quienes sigo en cuanto al punto),que la rigurosidad cambiaria en que las formas asumen carácter constitutivo "ha movido a doctrina y jurisprudencia a buscar soluciones que posibiliten sostener la validez de la obligación contenida en el documento, en las hipótesis en que el título se viera alcanzado por la falta de eficacia cambiaria referida en la ley...".-

A partir de allí esos autores se refieren a la doctrina italiana que elaborara la solución con sustento en la "conversión del negocio nulo".Y tras analizar las normas del Código Civil Italiano que darían margen a admitirlo y la opinión de los autores de esa nacionalidad que la apoya, se pronuncian por su parte en el sentido que: no "podemos insertar en nuestro derecho estos debates y estas construcciones".-

Para concluir aquellos en definitiva categóricamente que: "Ante tales ausencias normativas, entendemos que no se verifica base sólida para sostener la conversión del negocio cambiario nulo consistiendo el trasplante de instituciones jurídicas foráneas no admitidas en nuestro derecho una aplicación -por cierto dudosa- del ya varias veces denunciado método de inversión...".-

Critican esos autores los criterios jurisprudenciales vernáculos que admiten la consideración del título en esas condiciones, a partir de apoyarse en aquella doctrina aún sin mencionarla; y además distinguiendo la cuestión desde el derecho de fondo con el procesal, con lo cual "...culminan por realizar una interpretación abrogativa de la ley..." (Acciones y excepciones cambiarias,T.I,pág.29O,"Los vicios de forma y sus consecuencias").-

III) a) He tenido oportunidad de referirme en los precedentes citados al análisis del caso desde la óptica del derecho formal, haciéndolo meramente por vía de hipótesis (causa Nro.23271 "Hijos de Miguel Castellar y Cía"). Esto es entonces atendiendo a la supuesta habilidad remanente del documento como base de un proceso ejecutivo en su condición de documento privado en los términos del art.521 inc.2 del Cód.Proc., llegando a concluir que igualmente cabría desestimar la ejecución.-

Como primera advertencia valga señalar que: "no ha sido receptada en nuestro Código Procesal una norma similar a la introducida en el art.544 inc.4to.del Cód. Proc. Nacional,por la ley 22434,que veda admitir defensas de inhabilidad cuando no se ha negado la deuda; entonces y máxime siendo la ley cambiaria de interpretación restrictiva, entiendo inaplicable dicho principio".-

"Es doctrina que:"Dada la naturaleza de la acción cambiaria y que, fundándose la inhabilidad de título opuesta en la falta de requisitos formales que hacen a su calificación como papeles de comercio, no cabe la aplicación de normas procesales que rigen otra clase de obligaciones" (Cám. Nac.Com.,Sala A, "Hermida", 30/ll/79, Rep.ED, 14, pág.541, Nro.78)".-

"En otro orden de ideas, también entiendo que: desechar la inhabilidad del título en que se basó el proceso ejecutivo cambia, argumentándose su habilidad remanente como simple documento privado, cuando aquel motivo fue precisamente el sustento de la defensa del ejecutado, encontraría una valla en lo prescripto por el art.163 inc.6to.del Cód. Proc. Ha dicho la Corte Provincial que: "una garantía del debido proceso consiste en el límite que tiene la judicatura de no introducir alegaciones o cuestiones de hecho sorpresiva-mente, de manera que las partes no hayan podido ejercer su plena y oportuna defensa, por ello la conformidad entre la sentencia y la demanda en cuanto a las personas, el objeto y la causa, es ineludible exigencia de principios sustanciales del juicio relativos a la igualdad, bilateralidad y equilibrio procesal, toda vez que la litis fija los límites de los poderes del juez. Es cuando se supera este marco de operatividad que produce el quebrantamiento del principio de congruencia" (Ac.28513 "Fiscalía de Estado", Reseña de Jurisprudencia, 198O, Colegio de Abogados de la Pcia. de Bs. As.)" (de mi voto en la citada causa "Hijos de Miguel Castellar").-

En tal oportunidad el Dr. Arias quien me acompañara con su voto agregó: "se ha promovido una acción ejecutiva cambiaria sobre la base del pagaré... al que la demanda le asigna escuetamente carácter constitutivo, con un sentido de autonomía ejecutiva (fs.ll vta.,punto III), sin considerarse el actor obligado a examinar o justificar el crédito por otro medio, es lógico concluir que en tales términos ha quedado delimitado el objeto del presente juicio, y por tanto el hecho de que el excepcionante no haya desconocido la autenticidad de la firma no gravita en la solución del caso: no sólo porque esa cuestión no puede constituir tema de debate, sino también porque, como se dice en el voto que me precede,"no cabe la aplicación de normas procesales que rigen otra clase de obligaciones". Por ello, no puede hacerse jugar al pagaré de fs.8 como un documento privado en los términos del art.521 inc.2do. del digesto de forma; además, si decimos que en el caso en examen queda excluida la acción directa cambiaria contra el suscriptor del documento de fs.8, con fundamento en normas de derecho sustancial (arts. 30 y 60 dto.ley 5965/63),no podemos a continuación prestar esa misma acción con base en el derecho adjetivo".-

b) En esa línea argumental también es dable poner de manifiesto que: en la ejecución de títulos de crédito (art.521 inc.5to.CPCC) el titular está eximido de requerir y obtener el previo reconocimiento de firma; ello precisamente debido a la naturaleza del documento cartular, lo que sí es necesario para el caso de un simple quirógrafo (art.1026 Cód.Civil).Y si forzando las cosas se pretendiera tener por salvada la situación (art.523 inc.1ro.) mediante las manifestaciones que efectuara el ejecutado en oportunidad de plantear la excepción, ello encontraría obstáculo primeramente en lo dispuesto por el art. 524 del Cód.Proc. cuando menta que:"...tal manifestación no podrá ser reemplazada por un escrito". Lo cual se compadece con el sentido que se quiso dar al acto, de corte personal estricto.-

Ello amén de que conforme a una sólida posición doctrinaria, la exigencia como condicionante para que la excepción de inhabilidad de título pueda ser considerada -de que se niegue la deuda- "...no resulta esencial cuando el documento cambiario resulta formalmente inhábil -vgr. cambial carente de algunos requisitos exigidos por el art.100/101 LC- (Bergel- Paolantonio, ob.cit.,T.II,pág.294).-

c) A esta altura concierne efectuar una reflexión: Si bien se advierte, la doctrina y jurisprudencia van salvando escollos (con loable propósito) para que una ejecución mediante un título defectuoso igual sea viable, también cabe admitir que el camino sembrado de concesiones tiene un límite, el cual se debe detener en el principio de seguridad jurídica que se nutre en el derecho de defensa en aproximación al debido proceso. Y con ello quiero retornar a la exigencia del reconocimiento de firma.-

El documento privado a que se refiere el inc. 2do.del art.521 del Cód.Proc.,no es otro que el aludido por el título V del Código Civil, en que la firma es condición esencial para su existencia -art.1012 del Código Civil- y recién una vez ésta reconocida o declarada como tal, tiene fuerza probatoria. Destacando Rodríguez: "Y si reconocida la firma quedó reconocido el contenido (doct.arts.1026 y 1028 Cód.Civil) (y aún presumida la causa de la obligación, agrego por mi parte -Llambías,Código,T.II-A,pág.559-), justo es admitir que hasta que no se verifique tal reconocimiento no surge la certeza del suscriptor y no puede tener el instrumento fuerza ejecutiva. "

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje