Página principal

Plan de gestión de la Zona Antártica Especialmente Protegida (zaep) No XXX nunataks Marion, isla Charcot, Península Antártica


Descargar 72.02 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño72.02 Kb.

atcm30_att028_s.doc

Adjunto:

Plan de gestión de la ZAEP de los nunataks Marion



Plan de gestión de la

Zona Antártica Especialmente Protegida (ZAEP) No XXX

Nunataks Marion, isla Charcot, Península Antártica

1. Descripción de los valores que requieren protección

Los nunataks Marion (75o15’ O, 69o 45’ S) están en el borde septentrional de la isla Charcot, isla alejada situada al oeste de la isla Alexander, Península Antártica, en la parte oriental del mar de Bellingshausen. La zona ha sido designada Zona Antártica Especialmente Protegida a fin de proteger los valores ambientales sobresalientes y facilitar las investigaciones científicas planeadas y en curso. Los valores ambientales sobresalientes de la Zona se basan en los siguientes conjuntos poco comunes de especies que se encuentran en el medio terrestre:



  1. La fauna terrestre es poco común para la región marítima antártica porque no parece incluir artrópodos depredadores ni colémbolos (tisanuros), importantes integrantes de la fauna terrestre que abundan en el resto de la zona. Por consiguiente, el sitio ofrece oportunidades excepcionales para el estudio científico de comunidades biológicas terrestres de una región marítima antártica donde algunos componentes ecológicos fundamentales están ausentes.

  2. La flora de los nunataks Marion se destaca por el desarrollo excepcional de tres musgos que se encuentran rara vez al sur de los 65o S (Brachythecium austrosalebrosum, Dicranoweisia crispula y Polytrichium piliferum).

  3. La Zona, donde hay dos especies de líquenes que no se habían encontrado antes en la Antártida (Psilolechia lucida y Umbilicaria aff. thamnodes), es también el lugar más meridional donde se han encontrado varias especies de líquenes (entre ellas Frutidella caesioatra, Massalongia spp., Ochrolechia frigida, Usnea aurantiaco-atra y Usnea trachycarpa).

2. Finalidades y objetivos

Las finalidades y los objetivos del presente plan de gestión son: 



  • permitir las investigaciones científicas urgentes que no puedan realizarse en otro lugar, especialmente con respecto a los ecosistemas simples y las comunidades terrestres aisladas de la región marítima antártica;

  • reducir al mínimo el riesgo de introducción en la Zona de tierra, plantas, animales y microorganismos que no sean autóctonos de la localidad y evitar los cambios en la estructura y la composición de la biota terrestre; y

  • evitar la degradación de los valores de la Zona, previniendo los muestreos y las perturbaciones innecesarias causadas por los seres humanos en la Zona.

3. Actividades de gestión

Las actividades de gestión que consistan en visitas a la Zona y el emplazamiento de estructuras permanentes podrían de por sí aumentar mucho el riesgo de un impacto humano irreversible mediante la introducción de especies no autóctonas de la localidad. En la gestión del sitio se debería hacer hincapié en evitar 1) las visitas innecesarias a la Zona y 2) el emplazamiento de estructuras permanentes tales como carteles y señales del lugar. Se realizarán las siguientes actividades de gestión para proteger los valores de la Zona: 



  • Debido a la sensibilidad de la Zona y la gravedad de las consecuencias de la introducción de especies no autóctonas, las visitas con fines de gestión se mantendrán en el mínimo absoluto.

  • Las autoridades nacionales proporcionarán información completa a los integrantes de expediciones sobre los valores que deben protegerse, las precauciones y las medidas de mitigación que se detallan en el presente plan de gestión.

  • A su regreso, las expediciones autorizadas deberán presentar un informe de la situación ambiental de la Zona a la autoridad nacional.

  • Se recomienda que los programas antárticos nacionales que operen en la región consulten entre ellos a fin de reducir al mínimo el impacto humano.

4. Período de designación

La designación abarca un período indeterminado. 



5. Mapas

Mapa 1. La isla Charcot en relación con la isla Alexander y la Península Antártica

Especificaciones cartográficas:

Proyección: polar antártica estereográfica WGS84

Paralelo estándar: 71o S

Meridiano central: 55o O

Mapa 2. La isla Charcot con los límites de la Zona Antártica Especialmente Protegida de los nunataks Marion

Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O

Mapa 3. Los nunataks Marion con los límites de la Zona Antártica Especialmente Protegida. La Zona comprende la capa de hielo, los nunataks, las rocas, el hielo marino y las islas situados dentro del rectángulo. La Zona no incluye el medio marino situado debajo de la marca de bajamar.

Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O

Mapa 4. Análisis de dominios ambientales de la isla Charcot (Morgan et al., 2005; Landcare Research NZ) (véase la sección 6(i), “Biogeografía y análisis de dominios ambientales”)

Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O



6. Descripción de la Zona

6(i) Coordenadas geográficas, indicadores de límites y características naturales 

La isla Charcot, de forma aproximadamente circular, tiene unos 50 km de ancho y está separada del noroeste de la isla Alexander (situada a una distancia de alrededor de 100 km) por el estrecho de Wilkins y la barrera de hielo Wilkins (mapas 1 y 2). La isla Charcot está cubierta de hielo excepto por los nunataks Marion (69o45’ S, 75o15’ O), que forman una cadena de afloramientos rocosos de 12 km de largo que dan a la parte media de la costa septentrional de la isla Charcot. Los nunataks Marion consisten principalmente en acantilados escarpados que dan al norte (mapa 3). El monte Monique está cerca del extremo occidental de la cadena de nunataks Marion, y el monte Martine, en el extremo oriental. Las cimas de ambos picos están a una altura de 750 a 1.000 metros sobre el nivel del mar.

La Zona comprende la capa de hielo, los nunataks, las rocas, el hielo marino y las islas (incluida la isla Cheeseman [69o43’24” S, 75o11’00” O]) situados dentro de un rectángulo encerrado por las siguientes coordenadas (mapa 3):





Latitud

Longitud

1

69o43’00”

75o30’00”

2

69o43’00”

75o00’00”

3

69o48’00”

75o30’00”

4

69o48’00”

75o00’00”

No hay indicadores de límites en la Zona. Sus dimensiones máximas son 9,2 km en el eje norte-sur y 19,2 km en el eje este-oeste. La Zona no incluye el medio marino situado debajo de la marca de bajamar. La superficie de tierra protegida es de 116 km2 e incluye todo el terreno sin hielo de la isla Charcot (que se conocía en 2007). La Zona incluye también un casquete glacial que se extiende por lo menos 4 km al sur y al este de los nunataks, que servirá de zona amortiguadora para prevenir la importación accidental de especies que no sean autóctonas de la Zona (véase el mapa 3).

Según los informes, no parece haberse efectuado ningún desembarco por mar en la isla Charcot. Los acantilados de hielo escarpados de la costa septentrional de la isla dificultan el acceso desde el mar.

Condiciones climáticas

No se dispone de datos climáticos, pero la isla Charcot está en el trayecto de sistemas de baja presión que se acercan a la Península Antártica desde el oeste. Las imágenes satelitales muestran que la isla está cubierta de nieve la mayor parte del tiempo y el hielo invernal a la deriva no desaparece hasta fines de verano, si es que desaparece.

Biogeografía y análisis de dominios ambientales

En sus investigaciones, Smith (1984) y Peat et al. (2007) describen las regiones biogeográficas reconocidas de la Península Antártica. La Antártida puede dividirse en tres provincias biológicas principales: marítima septentrional, marítima meridional y continental. La isla Charcot está en la zona marítima meridional (Smith, 1984), unos 600 km al norte de la principal discontinuidad biogeográfica que separa la Península Antártica de la Antártida continental, conocida como línea de Gressitt (Chown y Convey, en imprenta).

Según Morgan et al. (2005), casi toda la isla Charcot está comprendida en el dominio ambiental C del análisis de dominios ambientales del continente antártico. El dominio C generalmente se encuentra en la base de la Península Antártica e incluye también la mayor parte de la isla Alexander y las áreas costeras, insulares y bajas contiguas conectadas al continente por la barrera de hielo. Debido a la alta latitud, la radiación solar estimada es menor y los períodos con régimen diurno normal son más cortos que en entornos situados más al norte. Las gamas estacionales de la temperatura también son más pronunciadas.

En los nunataks Marion hay un área pequeña del dominio ambiental B. La diferencia en la clasificación se debe a la mayor pendiente media de los nunataks en comparación con la capa de hielo circundante.

La única otra zona protegida en el domino C es la ZAEP No 147, valle Ablation, cumbres Ganymede, que está en la costa oriental de la isla Alexander. La ZAEP No 147 es atípica del dominio C porque abarca una gran zona biológicamente rica de terreno sin hielo ablacionado. Los nunataks Marion son más representativos del dominio C, y una parte importante de la Zona consiste en un casquete glacial permanente.

Características geológicas

Las rocas de los nunataks Marion son areniscas turbidíticas y esquistos de barro, de aspecto similar a las que se encuentran en la cercana isla Alexander. Sin embargo, la geocronología y los análisis isotópicos de minerales detritales (gránulos que sobreviven la erosión, el transporte y la deposición y, por consiguiente, conservan información sobre la roca madre) parecen indicar que las rocas de la isla Charcot son diferentes de las rocas de la isla Alexander y, posiblemente, de las rocas del resto de la Península Antártica (Michael Flowerdew, nota personal).

Se cree que las rocas de la isla Alexander se formaron a partir de sedimentos erosionados de rocas de la Península Antártica. Sin embargo, los sedimentos de la isla Charcot fueron depositados originalmente en una fosa marina profunda que se formó como consecuencia de la destrucción de la placa del Pacífico debajo del borde del antiguo continente de Gondwana. Las rocas sedimentarias se desprendieron de la placa del Pacífico durante su destrucción y se incorporaron por acreción al continente de Gondwana, plegándose y sufriendo metamorfosis a gran presión. Se cree que las rocas sedimentarias de la isla Charcot son del cretáceo (depositadas hace 120 millones de años, aproximadamente) y tal vez hayan sido transportadas a gran distancia en un período relativamente corto antes de yuxtaponerse a la isla Alexander hace unos 107 millones de años.

Todas las muestras geológicas de la isla Charcot provienen de la Zona.

Características biológicas

El sitio biológico terrestre conocido (situado en el nunatak a 69o44’55” S, 75o15’00” O), que se extiende unos 200 m de este a oeste y como máximo 50 m de norte a sur, alberga una biota extensa (Convey et al., 2000). Este farallón con vegetación consiste en una pendiente rocosa suave en el noroeste que se vuelve abrupta rápidamente, convirtiéndose en acantilados irregulares que caen al mar. En todas las visitas de verano realizadas entre diciembre de 1997 y enero de 2000 se observó abundante agua en el sitio.

La biota de la Zona consiste en lo siguiente:



  • Briofitas: 16 musgos (entre ellos Andreaea spp., Bartramia patens, Bryum pseudotriquetrum, Brachythecium austrosalebrosum, Ceratodon purpureus, Dicranoweisia crispula, Grimmia reflexidens, Hennediella heimii, Hypnum revolutum, Pohlia spp., Polytrichum piliferum, Schistidium antarctici, Syntrichia princeps) y una agrimonia (Cephaloziella varians). Las especies predominantes son Andreaea spp., Dicranoweisia crispula y Polytrichum piliferum, que son comunes en la región subantártica. La abundancia de B. austrosalebrosum es notable, ya que es una especie hídrica que necesita agua continuamente. Los musgos generalmente se encuentran en piedras planas mojadas, irrigadas por el goteo de agua de deshielo de parches de nieve tardía, y forman colchones de alrededor de 15 cm de espesor (Smith, 1998; Convey et al., 2000).

  • Alga foliosa: Prasiola crispa (Smith, 1998; Convey et al., 2000).

  • Líquenes: 34 especies, más dos identificados a nivel de género. Las especies predominantes de líquenes son Pseudophebe minuscule, Umbilicaria decussata, Usnea sphacelata y diversos taxones crustosos (Smith, 1998; Convey et al., 2000). Las comunidades de líquenes ocupan gran parte del terreno rocoso seco, azotado por el viento, y de las crestas. Los canales de deshielo en las losas en pendiente están cubiertos de grandes talos (de hasta 15 cm de ancho) de Umbilicaria antarctica. La Zona, donde hay dos especies de líquenes que no se habían encontrado antes en la Antártida (Psilolechia lucida y Umbilicaria aff. thamnodes), es el lugar más meridional donde se encuentran varias especies de líquenes (entre ellas Frutidella caesioatra, Massalongia spp., Ochrolechia frigida, Usnea aurantiaco-atra y Usnea trachycarpa). Usnea antarctica, que abunda en otros lugares, no se ha encontrado en el sitio, lo cual es raro.

  • Invertebrados: en colecciones obtenidas de los nunataks Marion se encontraron siete especies de ácaros, siete nematodos y cuatro tardígrados. Lo raro es que no se encontraron depredadores acarinos ni colémbolos (Convey, 1999; Convey et al., 2000).

  • Vertebrados: en las islas pequeñas que están justo al noroeste del monte Monique se encontró una colonia pequeña de 60 pingüinos Adelia (Pygoscelis adeliae) con numerosos polluelos (Henderson, 1976; Croxall y Kirkwood, 1979). Si todavía está allí, es la colonia más meridional de pingüinos Adelia de la Península Antártica. Fuera de la colonia de pingüinos, hay poca influencia de vertebrados en la Zona. Se observan skúas antárticas (Catharacta maccormicki) y se encontró un nido en un banco de musgo. Otras aves observadas que probablemente se reproduzcan en la Zona son algunos gaviotines antárticos (Sterna vittata), petreles blancos (Pagodroma nivea), petreles antárticos (Thalassoica antarctica) y petreles de Wilson (Oceanites oceanicus Kühl) (Henderson, 1976; Smith, 1998; Convey et al., 2000).

Aunque todos los elementos documentados de la biota son típicos de la zona biogeográfica marítima antártica (Smith, 1984), la composición de las comunidades difiere notablemente en los detalles de la encontrada en el bioma de otros lugares. La aparente ausencia de colémbolos, que se encuentran en los demás sitios antárticos marítimos conocidos, contrasta de forma directa con su importancia en otros lugares. Muchas otras especies de animales encontradas en los nunataks Marion parecen tener una densidad de población comparable a la de muchos otros sitios de la costa marítima antártica y por lo menos un orden de magnitud mayor que la observada habitualmente en sitios de la Antártida continental o en el sudeste de la isla Alexander en el límite meridional de la Antártida marítima. La contribución numérica de los tisanuros a la fauna de otros lugares de la Antártida marítima parece haber sido reemplazada por varios ácaros prostigmátidos más pequeños (Nanorchestes nivalis y Eupodes minutes) en la isla Charcot. La ausencia de taxones depredadores también es una característica excepcional de la comunidad de artrópodos de la isla Charcot, particularmente en vista de la densidad de la población de artrópodos.

Las comunidades biológicas terrestres de la isla Charcot son sumamente vulnerables a la introducción accidental por seres humanos de biota tanto autóctona de la Antártida como no autóctona. Convey et al. (2000) señalan:

“Como los visitantes de esta isla llegarán inevitablemente de otros lugares de la zona marítima [antártica], la posibilidad de transferencia accidental por medio de tierra o vegetación adheridos a las botas, la ropa, las mochilas, etc., es grande. Por lo tanto, es necesario tomar precauciones extremas para evitar la transferencia de especies autóctonas entre poblaciones aisladas de la Antártida marítima, lo cual pone de relieve la necesidad urgente de aplicar estrictas medidas de control a todos los visitantes de este sitio y de otros similares a fin de conservarlos para el futuro.”

Actividad humana anterior

La Zona está sumamente aislada y es difícil llegar a ella excepto por aire. En consecuencia, ha sido visitada por un número pequeño de personas y estas visitas por lo general han sido breves. La isla Charcot fue descubierta el 11 de enero de 1910 por el Dr. Jean Baptiste Charcot, de la Expedición Antártica Francesa. El primer desembarco en la isla fue realizado el 21 de noviembre de 1947 por la Expedición de Investigaciones Antárticas Ronne (RARE). En esa oportunidad se fotografiaron partes de la isla desde el aire (Searle, 1963).

La Expedición Antártica Chilena y la Fuerza Aérea de Chile (FACH) construyeron una cabaña temporaria (30 m2) y una pista de aterrizaje en noviembre de 1982. El campamento estaba emplazado sobre hielo, a pocos kilómetros al este del monte Martine (69o43’ S 75o00’ O), en lo que es actualmente el límite oriental de la Zona. La cabaña fue sepultada por la nieve durante el invierno de 1983 y no hay indicios de los restos de la estación en la superficie (Comité Nacional de Investigaciones Antárticas, 1983; Verónica Vallejos, nota personal).

Los nunataks Marion fueron visitados brevemente por geólogos y cartógrafos de British Antarctic Survey (BAS) en enero de 1975, del 9 al 13 de febrero de 1976 y el 17 de enero de 1995. Algunos biólogos de BAS hicieron viajes de un día al nunatak situado a 69o44’55” S, 75o15’00” O, el 22 de diciembre de 1997, el 20 y 21 de enero de 1999, el 5 de febrero de 1999 y el 16 de enero de 2000. Los informes parecen indicar que se hicieron menos de 10 expediciones a los nunataks Marion desde la primera visita en 1975. Las visitas en general se han limitado a algunos días o algunas horas. Lo más importante es que no se han hecho más visitas a los nunataks Marion desde que se descubrieron sus ecosistemas singulares (Convey et al., 2000). En consecuencia, es probable que el ecosistema todavía se encuentre en su estado prístino original y que no se haya introducido macrobiota.

6(ii) Áreas restringidas dentro de la Zona

Ninguna.


6 (iii) Ubicación de estructuras dentro de la Zona

No hay instalaciones o provisiones conocidas en la Zona. En el punto más alto (a unos 126 m sobre el nivel del mar) del nunatak pequeño situado a 69o44’55” S, 75o15’00” O, se construyó un montículo de piedras durante el programa conjunto del Servicio Geológico de Estados Unidos y British Antarctic Survey de satélite Doppler de 1975-1976 (Schoonmaker y Gatson, 1976). El montículo, de 0,6 m de altura, marca el sitio de la “Estación Jon” y contiene una placa estándar del Servicio Geológico de Estados Unidos, con la inscripción “Jon 1975-1976”, que está suelta sobre una piedra agrietada. En el montículo se colocó un palo de metal de tienda de campaña (2,4 m), pero no se encontraron indicios del mismo en los informes de las visitas a partir de 1995 (autor anónimo, 1977; Morgan, 1995).



6 (iv) Ubicación de otras ZAEP y ZAEA en las cercanías

No hay otras zonas protegidas o administradas en las cercanías. La más cercana es la ZAEP No 147, valle Ablation, cumbres Ganymede, situada a 270 km de distancia en la costa oriental de la isla Alexander.

 7. Condiciones para la expedición de permisos

Se prohíbe el ingreso a la Zona excepto con un permiso expedido por una autoridad nacional pertinente de conformidad con el artículo 3, párrafo 4, y el artículo 7 del Anexo V del Protocolo al Tratado Antártico sobre Protección del Medio Ambiente.

Las condiciones para la expedición de permisos para entrar en la Zona son las siguientes:


  • El permiso se expide sólo para actividades científicas urgentes que no puedan realizarse en otro lugar.

  • Las acciones permitidas no pondrán en peligro el sistema ecológico natural de la Zona.

  • Todas las actividades de gestión deberán facilitar la consecución de los objetivos del plan de gestión.

  • Las acciones permitidas son compatibles con este plan de gestión.

  • Se deberá llevar el permiso o una copia autorizada dentro de la Zona Antártica Especialmente Protegida.

  • Se deberá presentar un informe a la autoridad o las autoridades que figuren en el permiso, que deberá incluir una sección sobre el estado del medio ambiente de la Zona.

  • Los permisos serán expedidos por un período determinado.

7(i) Acceso a la Zona y circulación dentro de la misma

No se especifican puntos de acceso, pero lo más seguro generalmente es los aterrizajes de aeronaves, ya que el acceso por mar es difícil debido a los acantilados de hielo escarpados que hay en la mayor parte de la costa.

En la medida de lo posible, se recomienda efectuar visitas de un día a la Zona a fin de reducir la necesidad de llevar equipo para acampar y el riesgo conexo de transferir especies no autóctonas de la localidad. Si las actividades científicas o de gestión no pueden realizarse en el lapso de un día, se permite realizar visitas de mayor duración y acampar en la Zona, pero sólo después de haber examinado exhaustivamente y rechazado las demás opciones.

Se prohíbe el ingreso en la Zona de personal o equipo que provenga directamente de otros sitios biológicos. Una de las condiciones para ingresar en la Zona es que todos los visitantes y el equipo pasen por una estación o buque antártico donde se realice una limpieza minuciosa de la ropa y el equipo, tal como se detalla en este plan de gestión (sección 7[ix]).

A fin de proteger los valores de la Zona y reducir al mínimo el riesgo de introducción de especies no autóctonas de la localidad, se aplican las siguientes restricciones en la Zona:

a) Aeronaves

Se permite el aterrizaje de aeronaves en la Zona sólo si han tomado las medidas que se detallan en el presente plan de gestión (sección 7[ix]). De lo contrario, las aeronaves deberán aterrizar fuera de la Zona.

b) Vehículos terrestres y trineos

No se podrán llevar vehículos terrestres a la Zona salvo que sean indispensables por razones científicas, de gestión o de seguridad.

Se permite el uso de vehículos terrestres y trineos en la Zona sólo si se ciñen a los requisitos enunciados en este plan de gestión (sección 7[ix]).

Una vez dentro de la Zona, se prohíbe usar motonieves, trineos y otros vehículos terrestres a menos de 100 m de afloraciones rocosas y la flora y fauna conexas. Los 100 m restantes hasta los afloramientos rocosos deberán recorrerse a pie.

c) Desplazamiento de seres humanos

El tráfico peatonal deberá mantenerse en el mínimo absoluto necesario para alcanzar los objetivos de cualquier actividad permitida.

No se designan rutas peatonales, pero los peatones deberán tratar siempre de no perturbar o dañar la vegetación y los accidentes periglaciales.

Los visitantes deberán tratar de no caminar en áreas de vegetación visible o suelo húmedo.

Se deben tomar precauciones estrictas de cuarentena del personal, tal como se describe en la sección 7(ix) de este plan de gestión



7(ii) Actividades que se llevan a cabo o pueden llevarse a cabo dentro de la Zona y restricciones con respecto al momento y el lugar

  • Investigaciones científicas urgentes que no puedan realizarse en otro lugar y que no pongan en peligro al ecosistema de la Zona.

  • Actividades indispensables de gestión, incluido el monitoreo.

7(iii) Instalación, modificación o desmantelamiento de estructuras

No se podrán erigir estructuras ni instalar equipo científico en la Zona, salvo para actividades científicas o de gestión indispensables especificadas en el permiso. Si se instala equipo, habrá que hacer todo lo posible para cerciorarse de que esté esterilizado y que no tenga semillas, esporas, propágulos, tierra, microorganismos e invertebrados importados (véase la sección 7[ix]). No se deben retirar las estructuras existentes.



7(iv) Ubicación de los campamentos

Se permite acampar en la Zona sólo si no es posible realizar las tareas científicas y de gestión en un viaje de un día. También se puede acampar en la Zona en una situación de emergencia.

Salvo que sea inevitable por razones de seguridad, las tiendas de campaña deberán emplazarse sobre nieve o hielo, por lo menos a 500 m de las afloraciones rocosas más cercanas.

El equipo para acampar deberá limpiarse y transportarse de la forma indicada en la sección 7(ix) de este plan de gestión



7(v) Restricciones relativas a los materiales y organismos que puedan introducirse en la Zona

Es imprescindible que los científicos visitantes y los encargados de tareas gestión no introduzcan especies nuevas en la Zona. No se podrán introducir deliberadamente animales vivos, material de plantas ni microorganismos en la Zona. Se deberán tomar todas las precauciones necesarias para evitar la introducción accidental. Todo el equipo de muestreo que se lleve a la Zona deberá limpiarse antes minuciosamente (véase la sección 7[ix]).

No se podrán llevar productos avícolas a la Zona, incluidos los alimentos que contengan huevos desecados sin cocinar.

No se deberán llevar herbicidas o plaguicidas a la Zona. Cualquier otro producto químico que sea introducido con un fin científico urgente especificado en el permiso deberá retirarse de la Zona a más tardar cuando concluya la actividad para la cual se haya expedido el permiso.

No se podrá almacenar combustible, alimentos u otros materiales en la Zona, salvo que sea indispensable para la actividad para la cual se haya expedido el permiso. Todo material de ese tipo que se haya introducido deberá ser retirado cuando ya no se necesite. No se permiten los depósitos permanentes.

7(vi) Recolección de flora y fauna autóctonas o intromisión perjudicial

Se prohíbe retirar o perturbar la tierra, la vegetación o invertebrados excepto de conformidad con un permiso expedido de acuerdo con el artículo 3 del Anexo II del Protocolo sobre Protección del Medio Ambiente por la autoridad nacional apropiada. Todo muestreo deberá mantenerse en el mínimo absoluto necesario para los fines científicos o de gestión y realizarse con técnicas que reduzcan al mínimo la perturbación del suelo circundante, las estructuras de hielo y la biota. Todo muestreo de sitios experimentales deberá fotografiarse y se deberá documentar la ubicación de forma detallada e informar al respecto a la autoridad que haya expedido el permiso. En caso de toma de animales o intromisión perjudicial en los mismos, se debería usar como norma mínima el Código de conducta del SCAR para el uso de animales con fines científicos en la Antártida.



7(vii) Toma o traslado de cualquier cosa que el titular del permiso no haya llevado a la Zona

Se podrá recolectar o retirar material de la Zona únicamente de conformidad con un permiso expedido de acuerdo con el artículo 3 del Anexo II por la autoridad nacional apropiada. Los desechos de origen humano que probablemente comprometan los valores de la Zona y que no hayan sido llevados a la Zona por el titular del permiso o que no estén comprendidos en otro tipo de autorización podrán ser retirados de cualquier parte de la Zona salvo que el impacto de su extracción probablemente sea mayor que el efecto de dejar el material in situ. En tal caso se deberá notificar a las autoridades apropiadas.



7(viii) Eliminación de desechos

Deberán retirarse de la Zona todos los desechos, incluidos los desechos humanos.



7(ix) Medidas que podrían requerirse para garantizar el continuo cumplimiento de los objetivos y las finalidades del plan de gestión

A fin de proteger los valores ecológicos y científicos derivados del aislamiento y del escaso impacto humano en la Zona, los visitantes deberán tomar precauciones especiales para evitar la introducción de especies no autóctonas. Es especialmente preocupante la introducción de animales o vegetación provenientes de:



  • la tierra de otros sitios antárticos, incluidas las estaciones, y

  • la tierra de regiones situadas fuera de la Antártida.

Como condición para ingresar en la Zona, los visitantes deberán tomar las siguientes medidas a fin de reducir al mínimo el riesgo de introducción:

a) Aeronaves

El interior y el exterior de las aeronaves deberán inspeccionarse y limpiarse cuidadosamente lo más cerca posible del momento de la salida de la aeronave de la estación o el buque de procedencia en la Antártida. Se recomienda barrer y pasar una aspiradora minuciosamente en el interior de la aeronave y limpiar con vapor o cepillar el exterior.

Una aeronave que haya aterrizado en otras pistas rocosas o cerca de sitios biológicamente ricos después de ser limpiada en la estación o el buque antártico no podrá entrar en la Zona.

Antes de aterrizar en la Zona, las aeronaves de ala fija que hayan despegado de una pista de grava deberán aterrizar o deslizarse con sus esquíes en nieve limpia fuera de la Zona para tratar de sacar la tierra de los esquíes.

b) Vehículos terrestres y trineos

Antes de entrar en la Zona con vehículos terrestres y trineos, habrá que quitarles todo el barro, la tierra, la vegetación y el exceso de polvo y grasa. Idealmente, esta tarea deberá efectuarse en su totalidad en la estación o buque antártico de procedencia antes de trasladar los vehículos al terreno.

No deberán entrar en la Zona vehículos terrestres que, después de la limpieza, hayan circulado en áreas de piedras o tierra fuera de la Zona.

c) Equipo para acampar

Se deberá limpiar minuciosamente todo el equipo para acampar (es decir, no deberá tener tierra ni propágulos y, si es posible, deberá estar en bolsas de plástico herméticas o envuelto en láminas de plástico) antes de llevarlo a la Zona, incluido el equipo de emergencia para acampar transportado por los visitantes y el que se transporte a bordo de las aeronaves que aterricen en la Zona.

d) Equipo de muestreo, aparatos científicos y señalizadores de sitios de estudios científicos

En la mayor medida de lo posible, todo el equipo de muestreo, los aparatos científicos y los señalizadores que se lleven a la Zona deberán esterilizarse y mantenerse esterilizados antes de usarlos en la Zona. La esterilización deberá efectuarse con un método aceptado, como radiación ultravioleta, autoclave o esterilización de la superficie con etanol al 70% o un biocida de uso comercial (por ejemplo, Virkon®).

e) Equipo general de campaña

El equipo general consiste en arneses, crampones, equipo de montañismo, piquetas, bastones, equipo de esquí, señalizadores temporarios de ruta, pulks, trineos, equipo de fotografía y video, mochilas, cajas y demás equipo personal.

Todo el equipo que se use en la Zona debería estar totalmente desprovisto de propágulos biológicos tales como semillas, huevos, insectos, fragmentos de vegetación y tierra. En la mayor medida de lo posible, todo el equipo que se lleve a la Zona o se use en ella deberá limpiarse minuciosamente y esterilizarse en la estación o buque antártico de procedencia y mantenerse en ese estado antes de entrar en la Zona, preferiblemente en bolsas de plástico herméticas u otros recipientes limpios.

f) Ropa exterior

La ropa exterior abarca gorras, guantes, chaquetas con forro polar, camperas, pantalones de tela o con forro polar, pantalones impermeables, medias, botas y cualquier otra prenda que probablemente se use como capa exterior. La ropa exterior que se use en la Zona deberá estar totalmente desprovista de propágulos biológicos tales como semillas, huevos, insectos, fragmentos de vegetación y tierra. En la mayor medida de lo posible, el calzado y la ropa exterior que se lleven a la Zona o se usen en ella deberán lavarse y limpiarse minuciosamente después del último uso anterior. Hay que tener especial cuidado de sacar las semillas y los propágulos del Velcro®. No es necesario limpiar la ropa nueva que se saque directamente del envase de fábrica justo antes de entrar en la Zona.

Podrán requerirse procedimientos adicionales para no transferir especies no autóctonas a la Zona en las botas y en la ropa según la visita se realice i) en una aeronave que aterrice directamente en la Zona o ii) por tierra desde un lugar situado fuera de sus límites.

i) Aterrizaje directo en la Zona

Se deberá usar ropa protectora exterior esterilizada, que los visitantes deberán ponerse justo antes de bajar de la aeronave. Justo antes de entrar en la Zona, los visitantes deberán ponerse las botas de repuesto, que habrán limpiado antes con un biocida y que habrán guardado en bolsas de plástico herméticas hasta el momento de usarlas.

ii) Desplazamiento por tierra hasta la Zona desde un lugar situado fuera de sus límites

No se recomienda la ropa protectora exterior esterilizada porque, una vez en la Zona, posiblemente sea necesario recorrer un largo trayecto en terreno agrietado y el uso de ropa protectora exterior esterilizada podría interferir en el equipo de seguridad, como las cuerdas y los arneses.

Para el desplazamiento a la Zona por tierra, hay que tomar otras medidas. Cada visitante deberá llevar por lo menos dos juegos de ropa exterior y usar uno en el viaje hasta el límite de la Zona. El otro juego de ropa exterior, que se deberá haber limpiado previamente y guardado en bolsas de plástico herméticas, deberá usarse únicamente dentro de la Zona. Justo antes de entrar en la Zona, los visitantes deberán cambiarse y ponerse el juego de ropa exterior limpia y las botas de repuesto, que habrán limpiado previamente con un biocida y habrán guardado en bolsas de plástico herméticas hasta el momento de usarlas. Los visitantes deberán guardar la ropa exterior sucia que se quiten en bolsas de plástico herméticas, preferiblemente fuera de la Zona.

Al salir de la Zona por tierra, la ropa que se haya usado en la Zona deberá 1) guardarse en una bolsa de plástico limpia y etiquetada hasta que se necesite para otro viaje a la Zona o 2) devolverse a la estación o buque antártico de procedencia para su limpieza.



7(x) Requisitos relativos a los informes 

Las Partes exigirán que el titular principal de cada permiso expedido presente a la autoridad apropiada un informe en el cual se describan las actividades realizadas. Dichos informes deberán incluir, según corresponda, la información señalada en el formulario para el informe de visitas recomendado por el SCAR. De acuerdo con el apartado 10 de ese informe (modalidad de transporte hasta la Zona y desde ella), se deberán indicar en particular los lugares donde la aeronave haya aterrizado y despegado. Las Partes deberán llevar un registro de dichas actividades y, en el intercambio anual de información, presentar descripciones resumidas de las actividades realizadas por las personas bajo su jurisdicción, suficientemente pormenorizadas como para que se pueda determinar la eficacia del plan de gestión. Siempre que sea posible, las Partes deberán depositar el informe original o copias en un archivo al cual el público tenga acceso, a fin de llevar un registro del uso que pueda utilizarse en las revisiones del plan de gestión y en la organización del uso científico de la Zona.



Bibliografía

Autor anónimo. (1977). British Antarctic Survey Archives Service, Arc. Ref. ES2/EW360.1/SR17-18/7,8.

Comité Nacional de Investigaciones Antárticas. (1983). Informe de las actividades antárticas de Chile al SCAR. Santiago, Instituto Antártico Chileno.

Chown, S. L., and Convey, P. (2007). Spatial and temporal variability across life’s hierarchies in the terrestrial Antarctic. Philosophical Transactions of the Royal Society, en imprenta.

Convey, P. (1999). Terrestrial invertebrate ecology. Informe interno inédito de British Antarctic Survey, ref. R/1998/NT5.

Convey, P., Smith, R. I. L., Peat, H. J. and Pugh, P. J. A. (2000). The terrestrial biota of Charcot Island, eastern Bellingshausen Sea, Antarctica: an example of extreme isolation. Antarctic Science 12: 406-413.

Croxall, J. P., and Kirkwood, E. D. (1979). The distribution of penguins on the Antarctic Peninsula and islands of the Scotia Sea. British Antarctic Survey, Cambridge.

Henderson, I. (1976). Summer log of travel and work of sledge kilo in northern Alexander Island and Charcot Island, 1975/1976. Informe interno inédito de British Antarctic Survey, ref. T/1975/K11.

Morgan, F., Leathwick, J., Price, R., and Keys, H. (2005). Environmental domains analysis for the Antarctic continent. Landcare Research Contract Report LC0405/106. Landcare Research New Zealand Ltd.

Morgan, T. (1995). Sledge echo travel report, 1994/5 season – geology in central Alexander Island. Unpublished British Antarctic Survey internal report ref. R/1994/K7.

Peat, H. J., Clarke, A., and Convey, P. (2007). Diversity and biogeography of the Antarctic flora. Journal of Biogeography 34: 132-146.

Schoonmaker, J. W., Gatson, K. W. (1976). U. S. Geological Survey/British Antarctic Survey Landsat Georeceiver Project. British Antarctic Survey Archives Service, Arc. Ref. ES2/EW360/56.

Searle, D. J. H. (1963). The evolution of the map of Alexander and Charcot Islands, Antarctica. The Geographical Journal 129: 156-166.

Smith, R. I. L. (1984). Terrestrial plant biology of the sub-Antarctic and Antarctic. En: Antarctic Ecolgy, Vol. 1. Editor: R. M. Laws. London, Academic Press.

Smith, R. I. L. (1998). Field report: sledge delta, November 1997 - January 1998. Informe interno inédito de British Antarctic Survey, ref. R/1997/NT3.

Mapa 1. La isla Charcot en relación con la isla Alexander y la Península Antártica


Especificaciones cartográficas:

Proyección: polar antártica estereográfica WGS84

Paralelo estándar: 71o S

Meridiano central: 55o O



Mapa 2. La isla Charcot con los límites de la Zona Antártica Especialmente Protegida de los nunataks Marion


Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O

Mapa 3. Los nunataks Marion con los límites de la Zona Antártica Especialmente Protegida. La Zona comprende la capa de hielo, los nunataks, las rocas, el hielo marino y las islas situados dentro del rectángulo. La Zona no incluye el medio marino situado debajo de la marca de bajamar.

Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O

Mapa 4. Análisis de dominios ambientales de la isla Charcot (Morgan et al., 2005; Landcare Research NZ) (véase la sección 6(i), “Biogeografía y análisis de dominios ambientales”)

Especificaciones cartográficas:

Proyección: Universal Transversa de Mercator (UTM) Zona 18 S

Meridiano central: 75o O

Isla Charcot


Dominio C

Dominio B

ZONA PROTEGIDA DE LOS NUNATAKS MARION


Barrera de hielo

Wilkins


0

20

kilómetros

N






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje