Página principal

Pierre de Coubertin


Descargar 12.4 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño12.4 Kb.

Pierre de Coubertin


El Barón Pierre de Coubertin (1 de enero de 1863 - 2 de septiembre de 1937), nacido Pierre de Frédy, fue un pedagogo francés e historiador pero es mundialmente famoso por ser el fundador de los Juegos Olímpicos modernos.

Su padre deseaba que fuera militar, pero su temperamento sensible, chocó con la dura disciplina de la Academia Militar de Saint-Cyr. Colgó las armas de improviso, para dedicarse a la pedagogía, donde se siente realizado por sus ideales.

Marcha a Inglaterra a perfeccionar sus estudios, donde conoce la singular doctrina del Cristianísmo muscular, que trataba de la búsqueda de la perfección espiritual por medio del deporte y la higiene. Uno de los más destacados seguidores de esta ideología era el pastor anglicano Thomas Arnold. Pierre se convierte en su discípulo.

Comienza a divulgar estos métodos por toda Francia: Crea sociedades atléticas en los institutos que se asocian en la Unión de los Deportes Atléticos (Union des Sports Athletiques). Funda la primera revista dedicada al deporte: la Revue Athletique, logrando que el gobierno francés acceda a incluirla en sus programas de la Exposición Universal de 1889.

El ministro de educación le envía a los Estados Unidos para que continúe su investigación sobre los métodos de enseñanza. El deporte comenzó a ser tomado en serio. De ser practicado por minorías o en el colegio, pasa a estar de moda y despertar entusiasmo.

Pierre comienza a soñar con unir en una extraordinaria competición a los deportistas de todo el mundo, bajo el signo de la unión y la hermandad, sin ánimo de lucro y sólo por el deseo de conseguir la gloria, competir por competir y como él decía: Lo importante es participar. La idea de Coubertin parecía insensata y chocó con mucha incomprensión.

Intentando convencer a todos, viajó por todo el mundo hablando de paz, comprensión entre los hombres y de unión, mezclándolo todo con la palabra Deporte. Al fin, en la última sesión del Congreso Internacional de Educación Física que se celebró en la Sorbona de París, el 26 de junio de 1894, se decide instituir los Juegos Olímpicos.

En Inglaterra, esta idea no es bien recibida y la opinión pública decide quedar al margen. Alemania reaccionó intentando boicotear los juegos. Grecia se opone, y su jefe de gobierno, Tricoupis, quiso impedir su realización,, pues aquel lío salía muy caro a su país.

Coubertin consiguió que el principe heredero de Grecia, el Duque de Esparta intercediera ante el káiser Guillermo, emperador de Alemania cuñado suyo, convenciendo a los ingleses y a su propio Gobierno. El príncipe consigue que se emitan una serie de sellos conmemorativos para conseguir el dinero para los juegos. Además crea una suscripción pública con tan buenos resultados que consigue que Jorge Averof, un rico de Alejandría, corra con los gastos de la reconstrucción del estadio de Atenas.

El 24 de marzo de 1896, día de Pascua de Resurrección, el Duque de Esparta, tras un discurso, descubre la estatua del mecenas Jorge Averof. El rey Jorge de Grecia pronuncia por primera vez las palabras rituales:

Declaro abierto los Primeros Juegos Olímpicos Internacionales de Atenas.

Son considerados una modificación revivida de los Juegos de Olimpia. Los Juegos Olímpicos fueron inaugurados en la primavera de 1896, gracias a las gestiones del deportista y educador francés barón Pierre de Coubertin.



Los Juegos Olímpicos de Invierno comenzaron en 1924 y se han celebrado sólo con las excepciones de la Primera Guerra Mundial y de la Segunda Guerra Mundial. El Comité redactó los principios competitivos y eligió Atenas (Grecia) como sede de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, ahora como los primeros juegos del siglo XXI.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje