Página principal

Pidión Shvuim Rescate de prisioneros: Un poco de historia


Descargar 18.03 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.03 Kb.
Pidión Shvuim - Rescate de prisioneros: Un poco de historia
Durante todas las generaciones, muchos judíos fueron llevados prisioneros o secuestrados, pidiendo por ellos grandes sumas de dinero por sus rescates. Escribió Rambam – Maimónides - que el precepto de rescate de cautivos es prioritario al precepto de caridad. Está dicho que “no endurezcas tu corazón y no te quedes mirando cuando es vertida la sangre de tu hermano.”
No obstante, también se han fijado reglas que limitan lo que se debe pagar por la liberación de cautivos, el Talmud Babli (Guitin 45 a) dice que no se puede pagar más que su valor. Según indica dicha fuente, esta regla tiene dos razones:


  1. No imponer a la comunidad una carga más pasada de la que puede sostener

  2. No permitir a piratas y bandidos aprovecharse de los judíos, sabiendo del espíritu solidario que los caracteriza.

Sabemos de diversos casos, a lo largo de la historia, en los que se ha tomado prisioneros judíos. Veamos algunos de ellos, y cómo han sido resueltos por la comunidad:


* Rabí Meír de Rotenburg:

Uno de los grandes de Israel, Rabí Meír de Rotenburg (1215-1293), fue tomado prisionero en la cárcel Anzisheim en Alsacia. El Kaiser Rodolfo exigió una suma muy grande para liberarlo. Sus alumnos intentaron reunir esa suma, ya que según la Ley, se puede pagar sumas elevadas para salvar a un gran sabio. Sin embargo, Rabí Meír les dio la orden de no pagar, entendiendo que si lo hacían, continuarían los secuestros dentro del pueblo de Israel. Así vivió durante siete años cautivo hasta el día de su muerte.

Como resultado de su acción, logró, por un lado interrumpir los secuestros y, por otro, que el pueblo no se viera obligado a pagar rescates.
* Doña Gracia Mendes

En 1554, la Inquisición alcanzó el puerto italiano de Ancona, un centro de comercio internacional. Decenas de marranos, muchos de ellos mercaderes y algunos agentes o amigos personales de la familia Nasí, fueron arrestados y torturados. Con la intervención del Sultán, Doña Gracia Mendes logró que algunos de ellos fueran liberados por ser súbditos turcos.


* La comunidad de Venecia del S. XVII

En el siglo XVII cuando los caballeros de Malta intensificaron su actividad en el Mediterráneo atacando naves turcas y de otros países, solían tomar como cautivos

a los viajantes y sus pertenencias, de entre ellos muchos judíos.

La comunidad judía de Venecia, Livorno, Amsterdam, Estambul y otras ciudades crearon organizaciones permanentes cuyo objetivo era salvar a los judíos de la esclavitud a la que eran sometidos. Estas organizaciones se denominaban: JEVRAT PIDIÓN SHVUIMSociedades para el Rescate de Cautivos. La tarea consistía en enviar emisarios a Malta a fin de entregar a los cautivos pequeñas sumas de dinero para su manutención hasta tanto prosperaran las negociaciones y fueran rescatados. Cabe destacar que dichas negociaciones podían llevar mucho tiempo, meses o años, ya que los Caballeros de Malta solían demorarlas para obtener más dinero por parte de las comunidades judías



El manuscrito que antecede muestra la creación de un “Hekdesh”, fondo consagrado a pidión shvuim por parte del Rabino Guershon Moreno Shaul, de Turquía, en el año 1807.


* Kol Israel Arevim...

A partir de los pogroms desatados en Polonia entre los años 1648 – 1649 los judíos de Turquía vieron la triste suerte que corrieron miles de judíos llevados en cautiverio y en peligro de ser vendidos como esclavos. Inmediatamente organizaron un comité de ayuda y enviaron emisarios a las comunidades de Venecia y Amsterdam, conocidas por su buena posición económica y la generosidad de sus miembros, pidiendo ayuda para sus hermanos polacos. Con los fondos recaudados y el aporte de la comunidad local este comité logró rescatar miles de judíos.

Vale destacar que para ello se pagaron importantes sumas de dinero, con el espíritu de cumplir con el precepto de “El que salva una vida es como si salvara un mundo entero” (Sanhedrin 4)
* Rab Jaím Soloveitchik

Durante la Primera Guerra Mundial, cuando los rusos ocuparon Brisk, cinco judíos fueron tomados prisioneros por el gobierno militar – unos pocos días antes de Iom Kipur. Sus vidas corrían peligro.

El Rabino Jaím Soloveitchik se enteró de que pagando cinco mil rublos sería posible liberarlos. Pero como fracasó en su intento de reunir esa cifra, decidió enviar un mensajero antes de Iom Kipur –el día más sagrado del año-, a todas las sinagogas de Brisk, anunciándoles que no iniciaran la plegaria de Kol Nidré, hasta tanto recibieran la autorización de Rab Jaím.

Durante el tiempo en el que debía pronunciarse la Oración, Rab Jaím recorrió las sinagogas de la ciudad, anunciando que hasta que no recibiera en la mano el dinero que solicitaba el gobierno, no les daría autorización para comenzar. Solicitó a cada persona pudiente a contribuir con una suma determinada, y los acompañó a sus casas para recoger el dinero.

Esa misma noche reunió la suma, y se anunció que podían dar comienzo a sus rezos.

* Operación Yonatán (Entebbe):

El avión de “Air France” partió el 27 de junio de 1976 desde Atenas hacia París, con 244 pasajeros. Fue secuestrado por cuatro terroristas, que lo obligaron a desviarse hacia Bengasi (Libia). Allí estuvo durante siete horas, durante los cuales se llenaron los depósitos con combustible y se liberó una prisionera. El vuelo despegó de nuevo, aterrizando en el Aeropuerto Internacional de Entebbe, en Uganda. Allí otros cuatro secuestradores se sumaron, pidieron la liberación de cuarenta prisioneros palestinos encarcelados en Israel, y de otros trece repartidos por países como Kenia, Francia, Suiza y Alemania.


Los pasajeros quedaron como rehenes en la entrada de la vieja terminal. Los secuestradores liberaron posteriormente una gran parte de ellos, manteniendo únicamente a los israelíes y a los judíos, a los cuales amenazaron con asesinar, si el gobierno israelí no llevaba a cabo las exigencias de los secuestradores de liberar a los presos palestinos.

Tras conocerse que los terroristas liberarían a la tripulación y a los pasajeros no judíos, y les obligarían a embarcarse en otro avión de Air France que había llegado a Entebbe con este propósito, el comandante del vuelo 139, Michel Bacos, advirtió a los secuestradores que todos los pasajeros, incluidos los que aún no se habían liberado, estaban bajo su responsabilidad y no los dejaría atrás. Toda su tripulación le apoyó en su decisión (lo cual le valió una sanción cuando volvió a Francia, al ser suspendido durante un tiempo). Una monja francesa también se negó a irse, e insistió en ocupar el lugar de uno de los que aún estaban prisioneros. Sin embargo los soldados ugandeses la obligaron a subir al avión que había llegado para llevarse a los prisioneros liberados.

El gobierno de Israel rechazó negociar con los secuestradores. En su lugar, decidió lanzar una operación militar de rescate para liberar a los que aún estaban prisioneros. Tras varios días recabando información y diseñando un cuidadoso plan, cuatro aviones de transporte Hércules de la fuerza aérea israelí volaron en forma secreta desde Israel y aterrizaron por la noche en el Aeropuerto de Entebbe sin la ayuda de la torre de control. Les siguió un avión-hospital, que aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Jomo Kenyatta, en Nairobi, Kenia.

Esta Operación tuvo lugar tuvo lugar entre la noche del 3 de julio y la madrugada del 4 de julio de 1976.






BAMÁ - Boulogne Sur Mer 671

4132-3735



merkaz@bamah.org



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje