Página principal

Philip k. Dick


Descargar 0.94 Mb.
Página18/18
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.94 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

—No fue un accidente. Arnie murió asesinado por un individuo que le buscaba, sin duda porque le trató mal y tenía un explicable rencor hacia su enemigo. La Policía ya le está buscando, naturalmente. Arnie murió pensando que era un odio insensato y un odio psicótico lo que se dirigía hacía él, pero en realidad me parece que es probablemente odio muy racional49 sin elementos psicóticos en absoluto.

Con un sentimiento de culpa abrumador, Silvia pensó: El odio que sentirías hacia mí si supieses la cosa terrible que hice hoy.

—Jack... —dijo con torpeza, no muy segura de cómo expresarse, pero dándose cuenta que debía hacer la pregunta—. ¿Crees que nuestro matrimonio se ha terminado?

Jack se la quedó mirando largo, larguísimo rato.

—¿Por qué lo dices?

—Sólo porque quiero oírte decir que no terminó.

—Pues no terminó —afirmó él, aún mirándole insistentemente.

Ella se sintió como descubierta, como si su marido pudiese leerle el pensamiento, como si supiese exactamente lo que había hecho.

—¿Hay alguna razón para creer que terminó? ¿Por qué te imaginas que vine a casa? Si nuestro matrimonio no importase, ¿habría venido aquí, hoy después...? —se interrumpió muy pronto y guardó silencio—. Me gusta mi té helado —murmuró.

—¿Después de qué? —preguntó ella.

—Después de la muerte de Arnie.

—¿Y adónde más hubieses ido?

—Una persona siempre puede encontrar dos lugares en los que elegir: la casa y el resto del mundo con los demás seres que lo pueblan.

—¿Cómo es ella? —preguntó Silvia.

—¿Quién?


—La chica; ahora por poco me lo dices.

No respondió durante largo rato, tanto que su esposa creyó que no iba a hacerlo. De pronto, Jack dijo:

—Tiene el pelo rojo. Casi me quedo con ella, pero no lo hice. ¿No te basta saber eso?

—Yo también puedo elegir —dijo Silvia.

—No lo sabía —contestó de manera glacial—. No me di cuenta. No me sabe mal enterarme; sirve de alivio. No estarás hablando teóricamente, ¿verdad? Hablas de una concreta realidad.

—Cierto —dijo Silvia.

David entró corriendo en la cocina.

—¡El abuelo Leo está despierto! —gritó—. Le dije que habías vuelto a casa, papá, y se ha alegrado y quiere enterarse de cómo van las cosas.

—Van bastante bien —dijo Jack.

—Jack —le apuntó su esposa—, me gustaría que siguiésemos adelante. Si tú quieres...

—Seguro —contestó Jack—. Ya lo sabes. He vuelto otra vez a casa. —Le sonrió con tristeza—. He recorrido un largo camino, primero con ese condenado tractor-bus, al que odio, y luego a pie.

—Ya no habrá nada más —dijo Silvia—, de... otras elecciones, ¿verdad, Jack? Realmente tiene que ser de esta manera.

—No más —dijo él, asintiendo enfáticamente.

Ella se acercó a la mesa y se inclinó besándole en la frente.

—Gracias —murmuró Jack, cogiéndola por la muñeca—. Eso me parece bien —ella pudo notar su fatiga.

—Necesitas una buena comida —dijo ella—. Jamás te he visto... tan aplastado —se le ocurrió entonces que Jack tenía un nuevo ataque de su enfermedad del pasado, su esquizofrenia; que eso explicaría las cosas. Pero no quiso acuciarle en el asunto; en su lugar, dijo—: Nos acostaremos temprano esta noche, ¿verdad?

Él asintió de una manera vaga, tomando un sorbo de su té helado.

—¿Estás ahora contento —preguntó ella— de haber vuelto aquí? ¿O has cambiado de idea? —le preguntó.

—Me alegro —dijo él. Su tono era fuerte y firme. Evidentemente, así lo sentía.

—Tienes que ir ahora a ver al abuelo antes de que se vaya... —comenzó Silvia.

Un grito le interrumpió, sorprendiéndola. Se puso en pie.

—Los vecinos, la casa de los Steiner —le empujó para pasar; ambos salieron corriendo.

En la puerta principal de casa de los Steiner, una de las niñas le salió al encuentro.

—Mi hermano...

Ella y Jack apartaron a la criatura y entraron en la casa. Silvia no comprendió lo que vio, pero Jack sí; la cogió de la mano e impidió que siguiese más adentro.

La sala de estar estaba llena de hombres tristes. Y en su centro vio parte de una criatura viva, un anciano sólo del pecho para arriba; el resto de él era una mezcla de bombas y mangueras y barómetros, de maquinaria que funcionaba con chasquidos, incesantemente activa. Mantenía vivo al anciano, comprendió ella al instante. La parte que faltaba de él había sido sustituida por la máquina. Oh, Dios, pensó ella. ¿Quién o qué es eso, ahí sentado con una sonrisa en su rostro arrugado? Ahora les habló.

—Jack Bohlen —murmuró y su voz salió de un altavoz mecánico, de la maquinaria, no de la boca—, estoy aquí para despedirme de mi madre —hizo una pausa y ella oyó cómo la maquinaria aumentaba la velocidad, como si trabajase con dificultades—. Ahora puedo darte las gracias —dijo el anciano.

Jack, plantado junto a ella, sujetándole la mano, dijo:

—¿Por qué? Nada hice por ti.

—Sí, eso creo —la cosa sentada allí asintió hacia los hombres tristes, y ellos le empujaron acercándole más a Jack e incorporándola de modo que le pudiera mirar directamente—. En mi opinión... —cayó en un silencio y luego reanudó su frase, en voz más alta ahora—. Trataste de comunicarte conmigo hace muchos años, te lo agradezco.

—No fue hace tanto —dijo Jack—. ¿Te olvidaste? Volviste con nosotros; fue sólo hoy. Este es tu distante pasado, cuando eras un niño.

¿Quién es? —preguntó Silvia a su marido.

—Manfred.

Llevándose las manos a la cara se tapó los ojos. No podía soportar por más tiempo seguir mirándolo.

—¿Te escapaste del AM-WEB? —preguntó Jack.

—Sí —fue un sí sibilante, con un alegre temblor—. Estoy con mis amigos —señaló hacia los hombres tristes que le rodeaban.

—Jack —dijo Silvia—. Sácame de aquí... por favor... no puedo soportarlo —se agarró a él y tuvo que sacarla de casa de los Steiner, penetrando en la oscuridad de la tarde.

Leo y David salieron al encuentro, agitados y asustados.

—Dime, hijo —preguntó—, ¿qué pasó? ¿Por qué gritaba aquella mujer?

—Ya terminó —contestó Jack—. Todo va bien —volviéndose a Silvia dijo—: Debe de haber salido corriendo. No me entendió, al principio.

—Yo tampoco lo entiendo y no quiero comprenderlo; no intentes explicármelo —contestó Silvia, temblando.

Regresó al fogón, apagando el fuego, mirando las cacerolas para ver lo que se había quemado.

—No te preocupes —le dijo Jack, acariciándola.

Ella trató de sonreír.

—Probablemente no volverá a ocurrir —afirmó Jack—. Pero si sucede...

—Gracias —dijo ella—. Pensé, cuando le vi por primera vez, que era su padre, Nobert Steiner; eso fue lo que me asustó.

—Tendremos que buscar una linterna y localizar a Erna Steiner —anunció Jack—. Tenemos que asegurarnos de que se encuentra bien.

—Sí —contestó ella—. Id Leo y tú, yo haré lo que me falta de la cena, he de continuar cocinando o se estropeará todo.

Los dos hombres, con una linterna, abandonaron la casa. David se quedó con ella, ayudándola a poner la mesa. ¿Dónde estarás?, se preguntó mientras miraba a su hijo. Cuando seas viejo así, todo arrugado y sustituido por la maquinaria... ¿Tendrás el mismo aspecto también?

Quizá es mejor que no podamos adivinar el futuro, dijo para sí. Gracias a Dios que nos es imposible hacerlo.

—Ojalá hubiera podido salir —se quejaba David—.¿Por qué no quieres decirme por qué la señora Steiner gritaba de ese modo?

—Quizá te lo diga algún día —contestó Silvia.

Pero no ahora, se dijo a sí misma, sería demasiado pronto para cualquiera de nosotros.

La cena ya estaba lista y ella salió automáticamente al porche para llamar a Jack y a Leo, sabiendo que mientras lo hacia, no vendrían; estaban lejos, demasiado ocupados, tenían mucho que hacer. Pero ella les llamó de todas maneras porque era su misión.



En la oscuridad de la noche marciana su marido y su suegro buscaban a Erna Steiner; su linterna enfocaba aquí y allí, y sus voces se podían oír, indiferentes, competentes y pacientes.
FIN


* «Algunos prefieren ir hacia adelante pero yo me movería volviendo sobre mis pasos».

* Colección publicada por la New English Library (N. de la T.).

1 En el original figura «sandía», cuando en realidad se hablaba de melones. (N. del e-E.)

2 En el original «exparsión» (palabra inexistente). (N. del e-E.)

3 «El oyente replica» o «El oyente contesta», de acuerdo a las traducciones de las Editoriales Sudamericana Nebulae y Minotauro, respectivamente. (N. del e-E.)

4 En el original «asis» (N. del e-E.)

5 En el original «fócido» (palabra inexistente). Focomelo: persona nacida con focomelia (monstruosidad caracterizada porque las manos o los pies parecen insertarse directamente en el tronco, como ocurre en las focas). (N. del e-E.)

6 Se refiere a la danza de «Hada de azúcar». (N. del e-E)

7 En el original «Cierto sentido comercial». (N. del e-E.)

8 En el original «recluimiento» (palabra inexistente). (N. del e-E)

9 Herbert Hoover: Presidente de los Estados Unidos en el período 1929-1933. J. Edgar Hoover: Director del Federal Bureau Investigation (FBI), por más de 30 años. (N. del e-E.)

10 En el original «prospectores» (palabra inexistente que el traductor declinó del verbo «prospección»: exploración del subsuelo). (N. del e-E)

11 En las traducciones de Minotauro y Sudamericana Nebulae, figura como «Puño Manchado» y «Monte Sucio», respectivamente. (N. del e-E.)

12 En el original «demoldear» (palabra inexistente). (N. del e-E.)

13 En el original «el antiguo» (palabra imposible de traducir o interpretar, al no existir esa interpretación en su lengua original). (N. del e-E)

14 En el original «en la actualidad». (N. del e-E.)

15 En las versiones de Minotauro y Sudamericana Nebulae, figura como «instrumento de topografía» e «instrumento usado en agrimensura», respectivamente. (N. del e-E.)

16 En el original «solismo». (N. del e-E.)

17 En el original «EUA». (N. del e-E.)

18 En el original figura «como la compañía abstracta que me respalda...». Por «compañía abstracta», se refiere, en verdad, a la institución encargada de registrar la propiedad de las tierras en Marte, y en la frase del texto original se habla de la «transparencia» en el accionar de dicha compañía y no de respaldos. (N. del e-E)

19 El autor inventó para esta novela la palabra «gubbish», (y sus declinaciones gubbled, gubble, Grubber, etc.), que es la unión de «garbage» (basura) y «rubbish» (absurdo), cuyo significado sería basura; majadería; tontería, pero en su sentido entrópico. En la versión de Vértice, se tradujo como «¿ruinas?, porquería, basuras, gusanos, ¿brillaban?». La versión de Editorial Minotauro usó la palabra «grubia» (junto a grub, grubiando, etc.) y Sudamericana Nebulae mezcla «bazofia» con términos en su lengua original. (N. del e-E.)

20 En el original «Generalmente». (N. del e-E.)

21 En la versión de Sudamericana Nebulae figura «El Alegre Club del Desayuno de Freddy» y en Minotauro como «El Club Mañanero del Amigo Fred». (N. del e-E.)

22 En su idioma original figura «gubbled», siendo su traducción «grubiando con los dos ojos» o «le salía bazofia de los ojos», de acuerdo a las versiones de Minotauro y Sudamericana Nebulae, respectivamente. (N. del e-E.)

23 En el original «y un poco de sifón». (N. del e-E.)

24 En el original, el orden de las palabras está cambiado: « Con el vaso de agua caliente y bicarbonato intentó colocarlo en su mano derecha por su doméstico hombre triste». (N. del e-E.)

25 « Gubbler» en la versión de su idioma original. (N. del e-E.)

26 «The Gubbler is here to gubble gubble you and make you into gubbish», en la versión de su idioma original. (N. del e-E.)

27 En la versión de Vértice, «Psicoterapista» (palabra inexistente). (N. del e-E.)

28 «Y eso es una regresión profunda por tu parte abandonando la responsabilidad del adulto su madurez», figura en castellano como traducción de «and that's a deep regression on your part from adult responsibility and maturity». (N. del e-E.)

29 En el original de Vértice figura como «se enteraría de si su capacidad de distinguir la realidad, su moral y su habilidad, podían diferenciar las proyecciones de su propio inconsciente fueron inspiradas o no» como traducción de «he would learn if his morale and ability to distinguish reality from the projections of his own unconscious had been impaired or not». (N. del e-E.)

30 En la versión original en inglés figura como «teeming with gubbish», siendo las traducciones «palpitante de bazofia» y «rebosante de grubia», para las de Sudamericana Nebulae y Minotauro, respectivamente. (N. del e-E.)

31 En la versión de Vértice figura «Había dejado a un lado el englobe de las tijeras y las revistas» como traducción de «It had put away its paste and scissors and magazines». (N. del e-E.).

32 Figura en la versión de Vértice como «En cuanto por parte de una». (N. del e-E.)

33 La versión de Vértice tradujo «That man treated me in the most inhumane and cavalier fashion» como «El hombre me trató de la manera más humana, pero también caballerosa». (N. del e-E.)

34 Siglas de «Intelligence Quotient», o cociente de inteligencia. (N. del T.)

35 Figuraba «pseudoretraídos» como traducción de «pseudoautistic». (N. del e-E.)

36 La versión de Vértice decidió «autocensurar» parte de la traducción: «that would be more the anal-expulsive or perhaps the oral-biting type», que figura como «Eso sería más propio de un carácter anal-expulsivo o quizá de un ansioso oral» o «eso estaría más de acuerdo con el tipo expulsivo-anal o con el mordiente-oral», en las traducciones de Minotauro y Sudamericana Nebulae, respectivamente.

37 En el original en inglés figura «"Folie á deux", Glaub murmured. Madness of two», cuya traducción sería: «—Folie á deux —murmuró Glaub—. Locura de a dos». (N. del e-E.)

38 En el original en ingles figura: «Impervious to suggestion, he realized. A sign of autism», cuya traducción sería «Insensible a las sugerencias, se dio cuenta. Un signo de autismo». (N. del e-E.)

39 En la edición de Vértice figura erróneamente «bebiendo un refresco demasiado dulce que Helio le había preparado», cuando en el original figura «drinking a slightly too sweet Old Fashioned which Helio had fixed». El Old Fashioned es un trago alcohólico formado por Bourbon, gin, jugo de naranja y azúcar. (N. del e-E.)

40 Se refiere a gente de baja «estofa» o « condición». En el original «"Low types all," Heliogabalus murmured». (N. del e-E)

41 Se refiere a una «modelo». (N. del e-E.)

42 En el original en inglés figura «So what? I've got standards; he's got to meet them; that's all. Very high standards, I know that», refiriéndose a criterios, normas, etc. y no al «nivel de vida». (N. del e-E.)

43 En la versión original en inglés dice: «That gutless wonder;...»; el significado de «gutless» en la jerga es «sin agallas, cobarde, etc.». (N. del e-E.)

44 En el original de Vértice figura «por el estilo» para la palabra «alike» que significa: semejante, parecido. (N. del e-E)

45 En la versión de Vértice, figura erróneamente como «amigo». (N. del e-E.)

46 En la versión de Vértice figura «la clase extraordinaria» como traducción de «the clash of the extraordinary». (N. del e-E.)

47 Figuraba erróneamente traducido «Again, it was not union scale», como «De nuevo, era una unión duradera». (N. del e-E.)

48 En el original decía «la Tierra», error de traducción. La versión en inglés dice «the land». (N. del e-E)

49 El original decía «irracional». (N. del e-E)

1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje