Página principal

Períodico La Joroba


Descargar 9.07 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño9.07 Kb.
Períodico La Joroba

periodicojoroba@hotmail.com

Altereditorial 11



¿Qué (e) lecciones?

No me levanté muy tarde el domingo: todavía podía disfrutar de la media mañana. Respiré hondo, fui al baño como pude, carraspeando y rascándome el culo para variar, volví y me hice un mate de burbujas azules; me puse un pantalón de gimnasia -negro, símil Adidas, comprado en el túnel de la estación "Lanús"- y abrí la ventana: racimos, racimitos, de futura uva chinche asoman desde la parra del patio. Los veo y cuento, uno, dos, tres, muchos racimos, todos bebiendo del mismo subsuelo, arrebatándose, lidiando por el espacio y buscando el sol, ese mismo sol que nutre otras parras. Me relajé... Sin embargo, extraña (y grata) sorpresa tuve cuando, al prender la tele, recordé que ese domingo el circo electoral estaba en plena actividad. Fue agradable comprobar que no dejé de estar relajado, ni me iba a molestar en ir hasta la urna. Decidí ver los personajes de la tele como lo que son, personajes de un feo espectáculo: "NO SE PUSIERON COMPUTADORAS EN TRIBUNALES POR DEUDORA ENCADENADA". Pienso en Brecht, busco a Brecht y cito: "El peor analfabeto es el analfabeto político. Él no ve, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Él no sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado o del remedio dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan ignorante que se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política: No sabe que de su ignorancia política nacen las prostitutas, el menor abandonado, el asaltante y el peor de todos los ladrones que es el político corrupto: lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.". Releo y siento que esta cita así, sola, no alcanza...

Mientras, detrás de mí, suena otra vez el estruendo de Crónica: "FALTAN AUTORIDADES DE MESA EN CAPITAL". ¿Faltan mesas en la tienda del Kapital? Está bien, es un dato, pero tampoco basta con medir lo que pasa dentro de la dictadura capital-parlamentaria, sobre todo cuando se nota la falta de una agenda propia, masiva, autónoma, "independiente", una lista común de tareas para construir poco a poco, como se pueda, caracoles de ondas más largas, más abarcativas, más luminosas. Es verdad que eso no es muy PRO, sobre todo si se está metido en un proceso de producción autogestiva altamente precarizado.

Aún así, como todo constructo, el que sea, La Joroba tiene huellas de una voluntad colectiva que excede la propia práctica -por eso se incluye en este número fragmentos de compañeros que comparten una o varias miradas-. Por lo pronto, en nuestra práctica -hecha a lavandina, asambleas, papel, ideas y calle- nos duele cuando se suman cifras y afloran los sinsabores y la impotencia: salarios promedio de $450, 60% de habitantes por debajo de la línea de pobreza, centenares de muertos en las cárceles de la miseria -sólo 32 en le penal de Magdalena-, llenas de presos políticos -entre ellos Gabriel Roser-, 15.000 familias con deudas hipotecarias, miles de trabajadores precarios trabados en lucha contra el estado, aumento en los barrios del consumo de "paco" y del control policial y psiquiátrico...

Los mitos del Kapital abundan y embroman, lo que sí parece cierto es que el (¿nuevo?) panorama -con una derecha parlamentaria cada vez más fuerte, más afianzada, o por lo menos más envalentonada y competitva- requiere de pasos firmes y responsables. La conflictividad social -que nunca desapareció de las calles- va a tener del otro lado a un gobierno con respaldo renovado pero que, mirando al 2007 -pasado mañana-, va a tratar de seducir a los electores de la oposición a la "fuerza". El fascismo -pro o progre- al ganar las elecciones -todos van a tener un distrito fetiche- va a cargas algunas armas.

Sin duda el mapa de las zonas urbanas se endureció no sólo para los que exigen mejoras en sus condiciones de vida: hay más rejas, más obstáculos para los miles de trabajadores precarios, más fuerzas de seguridad -a la Prefectura, la Gendarmería, la PFA, y las agencias de seguridad privadas ahora se le suman 400 Guardias Urbanos-. ¿Insólito? No, los ecos del 2001 todavía reverberan en el Parlamento y en las dependencias estatales. Pero allí también confluyen la baratura salarial con la restauración burocrática, bonapartista. Y, por si fuera poco, la llegada del cowboy genocida va a dejar una infraestructura represiva acorde a la conflictividad pos-electoral. La tensión está planteada.

¿Qué hacer? No lo se, no lo sabemos. Reviso archivos y encuentro el siguiente texto redactado por el asambleísta M. hace un par de años, cuando creímos que podíamos -insurrectos y amontonados- contra los payasos: "Unir no es lo mismo que juntar, unir requiere de más requisitos, de más operaciones... Lo cuantitativo nos seduce y nos llena los ojos. Nos lleva a pensar equivocadamente que cantidad, implica calidad. Ambas cosas son eje de cualquier proyecto. Calidad y cantidad deben llevarnos a una práctica que nos dé identidad. Nuestras prácticas son las que orientan nuestra historia, a partir de ello será más sencillo conjugar nuestra memoria y como consecuencia, siempre como consecuencia, unirse en la lucha. La unidad deviene y se construye, es zona de confluencia y expansión... De lo contrario, queridos vecinos, queridos compañeros, como decía J. L. Borges, no nos unirá el amor, sino el espanto".

Apostando a lo que viene -al trabajo autónomo y a la articulación por el Cambio Social-, sacudiendo desconfianzas, mirando de frente el futuro, seguimos -jorobaditos- contando los embrionarios racimos que manan de la vieja parra, fuente del futuro vinito patero a compartir, tan dulce como las miradas y aspiraciones de aquellos que se atreven a experimentar otras lógicas de lucha, la de aquellos que saben que "...la libre elección de amos no suprime a los amos, ni a los esclavos".



Por la apuesta: "¡Salud y Autonomía!".

Garabombo


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje