Página principal

Pero la natación abarca mucho, muchísimo más y con muy diferentes aspectos


Descargar 39.08 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño39.08 Kb.
DEFINICIÓN

En la mayoría de las ocasiones cuando pensamos en lo que es la natación, nos imaginamos a esforzados deportistas nadando largos y largos en una abunda piscina, o a grandes y musculosos campeones victoriosos dando saltos de alegría en el agua por haber conseguido una victoria en las Olimpiadas

Pero la natación abarca mucho, muchísimo más y con muy diferentes aspectos

La natación es cualquier actividad acuática, dirigida o sin dirigir que se puede realizar en piscinas lagos ríos, el mar, etc. En definitiva, en el medio acuático, y puede ir dirigida a cualquier persona de cualquier edad o condición

A través de la natación pueden perseguirse los siguientes objetivos

Utilitario que cualquier persona ciega o deficiente visual sea capaz de salvar su vida si cae al agua

Educativo (educación física en el aguar aprovechar las condiciones de ingravidez para realizar tareas complejas que se realizan en la educación física clásica, como volteretas saltos, giros e incluso esfuerzos aeróbicos

Recreativo divertirse haciendo ejercicio físico o jugando en el agua

Rehabilitador y/o terapéutico es muy importante este aspecto ya que el medio acuático facilitará las diferentes terapias correctoras

Fortalecer grupos musculares hipotróficos La ceguera congénita provoca ciertos desajustes tónico-posturales y en cadenas cinéticas, producidos por la menor utilización de esos músculos respecto a las personas que ven y por vicios posturales o movimientos autoestimuladores (blindismos).

Mejorar funciones cardiovasculares: para realizar cualquier tipo de actividad acuática se precisa realizar ejercicio físico, normalmente de resi8tencia, con el consiguiente desarrollo y mejora de la funciones cardiovasculares.

Rebajar peso.

Competitivo: rendimiento físico.

Social: integración, relación con otras personas, etc. Uno de los objetivos más importantes de la actividad acuática es el aspecto social. Casi todas las actividades acuáticas se practican en grupos dirigidos por un profesor. En muchos casos la actividad es integrada con personas que ven, favoreciendo la integración.

Higiénico-preventivo: crear hábitos saludables, hacer ejercicio, mejorar el estado físico general, aspectos higiénicos, disciplina, etc.

En un principio, convendría recordar que la natación, o mejor dicho, las actividades acuáticas, ofrecen una amplia oferta de beneficios en cualquiera de sus modalidades: competición, educación física en el agua, rehabilitación, mantenimiento para adultos, integración, estimulación precoz (atención temprana), diversión, etc., y, si nos damos cuenta, la actividad acuática puede estar dirigida a personas de cualquier edad y condición física.

En el ámbito externo a la ONCE, las personas son conscientes de estos beneficios y colapsan toda la oferta de las instalaciones públicas y privadas. Pero, en la ONCE la demanda es menor y, pese a las excesivas facilidades que los centros ofrecen a sus afiliados para cualquier actividad, estas no se ven cubiertas, al cien por cien, en la mayoría de los casos. Últimamente parece que existe una tendencia más participativa en el ámbito del deporte de la natación, pero sigue siendo baja en relación con la población no afilia- da.

Para intentar exponer una estrategia, primeramente enumeraré algunos

de los puntos iniciales que hay que tener en cuenta para realizar la actividad acuática en relación con otros deportes:

Para hacer casi todas las actividades acuáticas hay que saber nadar mínimamente, es decir, hay que pasar por un aprendizaje mínimo dirigido.

Para hacer cualquier actividad acuática hay que utilizar una instalación (piscina cubierta en la mayoría de los casos).

Para hacer cualquier actividad acuática, normalmente, hay que contar con un profesional (monitor) que controle y dirija la actividad.

.Si los afiliados son niños se debe implicar a la familia para que acerque al niño a la piscina.

Una vez expuestas estas necesidades básicas generales más inmediatas para que los afiliados se acerquen a realizar la actividad acuática, describiré más detenidamente otros aspectos relacionados.

En primer lugar, hay que contar con una instalación. Las piscinas cubiertas son escasas y están saturadas. Hay que tener en cuenta este grave problema para elaborar una planificación o estrategia.

En segundo lugar, si queremos que nuestros afiliados accedan a una actividad acuática, habrá que ofertar un buen horario de piscina, con un monitor específico, o integrarle en un curso municipal o privado.

No existe una formación especifica para monitores de actividades acuáticas para ciegos, por lo que muchos de estos profesionales pueden ser reacios a tener un ciego entre sus alumnos.

También la dispersión de los afiliados con relación a las instalaciones es otro motivo de que no sea una actividad mayoritaria.

En muchos casos, los padres de los niños afiliados no conocen verdaderamente qué es la actividad acuática y los beneficios que reporta, por lo que ven esta actividad como un deporte más (como atletismo, goalball, fútbol, etc.). Lo perciben como un deporte difícil de practicar (por los motivos ex- puestos anteriormente), desviando sus preferencias hacia otro más asequible desde el punto de vista de la práctica, como los anteriormente mencionados.

Si los padres de los niños afiliados estuvieran informados del amplio abanico de actividades y objetivos que se pueden conseguir con la natación, a buen seguro estarían, más dispuestos a sacrificar su tiempo con sus hijos para este tipo de actividades. Es decir, los padres de afiliados no tienen información suficiente sobre este deporte.

Realizar una planificación para fomentar este deporte es muy complicado, ya que no tenemos aseguradas ciertas acciones de los centros autónomos de la ONCE.

Lo que sí se puede hacer, es aconsejar estrategias, y que cada centro las aplique según sus posibilidades (instalaciones, recursos económicos y recursos humanos) y criterio. Hay que recordar que el deporte de base (entendido este como la actividad deportiva previa a la competición en forma de escuelas deportivas) y de iniciación no son labor de una federación nacional (como es nuestro caso), sino de ayuntamientos y clubes. En el ámbito de la ONCE, correspondería a los centros periféricos autónomos.


POSIBLES ESTRATEGIAS DE CAPTACIÓN

DE AFILIADOS PARA LA ACTIVIDAD ACUÁTICA.

Información a los afiliados o padres de afiliados sobre la actividad acuática, mediante:

Trípticos informativos atrayentes que describan qué es la actividad acuática, sus beneficios y objetivos, con información de dónde, con quién y cómo realizar la actividad.


Videos divulgativos o de formación.

Conferencias a padres de niños afiliados sobre los beneficios de la actividad.

Jornadas abiertas sobre la natación, involucrando a padres e hijos.


Formación de monitores

Según mi experiencia, la persona que mejor puede realizar la captación de deportistas para un centro es el entrenador o monitor, siempre y cuando esté apoyado por el coordinador deportivo y toda la escala de directivos del centro. Por lo tanto, si los monitores contratados por los centros o los monitores de las instalaciones son receptivos, es mucho más fácil que se potencie y realice la actividad.

La formación de monitores deberá realizarse en los institutos de educación física y en las federaciones autonómicas y regionales de natación, mediante cursos o conferencias. Tal vez sería óptimo expedir un título de especialista en natación para ciegos.

.Tener instalaciones para hacer la actividad

Como es comprensible no todos los centros tienen instalaciones, por lo que habrá que realizar convenios con los ayuntamientos, clubes o instalaciones privadas para que los afiliados puedan acceder a las actividades de la instalación más próxima a sus hogares, tanto de una forma integrada como en cursos específicos para afiliados.

.Darle la importancia que el deporte se merece

Es de capital importancia que los directores de los centros consideren el deporte como algo sumamente útil y socialmente rentable.

Una estrategia que haría involucrarse directamente a los directores de los centros apta para fomentar todos los deportes, sería realizar una gala anual del deporte (como la que se realiza en Cataluña, pero con más difusión). A esta gala se invitaría a cada delegado o director de centro de la ONCE, representantes estatales del deporte, periodistas, deportistas que ven, etc. En esta gala se entregarían premios similares a los que otorga el Consejo Superior de Deportes, premios al mejor deportista, al centro que más haya promocionado el deporte, al centro que mejor ratio deportistas/ afiliados tenga ese año, etc. Evidentemente sería imprescindible que esta gala contara con la presencia de cargos estatales del deporte español que atraigan a los medios de comunicación.

.Programa de atención temprana mediante el medio acuático

Ya realicé una experiencia piloto en el CAE de Madrid, con un niño de 16 meses, sobre atención temprana en el medio acuático, siendo bastante satisfactoria. Se podría desarrollar este programa e intentar aplicarlo en los centros de la ONCE; de esta manera tendríamos ya involucrados a los padres en una actividad acuática con posibilidades de continuación. Este pro- grama sería pionero en el mundo.

.Crear un programa denominado «ningún afiliado sin saber nadar»

La natación es un deporte formativo. Muchos de los niños que aprenden a nadar se decantan luego por otros deportes menos duros, más sociales o más divertidos, o simplemente dejan la actividad deportiva. Como ejemplos de deportistas destacados, que es su momento hicieron natación, caben destacar a:

Alfonso Fidalgo, que empezó su andadura deportiva en la piscina.

Raúl García, José Pérez, Hipólito González, José Antonio Fernández, Sara Luna, Israel Molina, todos componentes de la selección de goalball y que antes participaron en varios campeonatos de España de Natación y, en algunos casos, estuvieron seleccionados para stages de captación cuando tenían entre 10 y 14 años.

María Ángeles Fernández, medallista en ciclismo en varios campeonatos internacionales, antes fue sub-campeona del mundo en natación en 1994 y en Atlanta' 96.

Raquel Rico, finalista en Barcelona '92 en 200 m braza y finalista en Atlanta '96 en lanzamientos de peso y disco.

Sería muy recomendable, que todos los niños afiliados aprendiesen a nadar hasta un mínimo de habilidad acuática que le permitiese tener seguridad en el medio, sin peligro para su vida y para evitar accidentes.

.Continuar con las jornadas deportivas escolares

Con un enfoque más didáctico que competitivo. Como estrategia, se podrían realizar unos talleres de todos los deportes para que los niños fueran rotando por cada especialidad, en donde se practicasen todas las posibles facetas de ese deporte. También se podría hacer un estudio antropométrico y de habilidad motriz por edades, para valorar el desarrollo de nuestros afiliados en edad escolar y observar su progresión. Así tendríamos una base de datos que nos permitiría realizar un perfil por edad, comparable con el de niños sin problemas visuales. Estos datos nos darían las carencias motrices y de desarrollo que tienen nuestros afiliados. Con esta información, se podría elaborar un programa de reeducación motriz y de rehabilitación que incidiese sobre estas carencias. Este programa sería pionero en el mundo.

.Estar en coordinación con las Direcciones de Afiliación y Educación para que los padres de niños afiliados tengan la información necesaria sobre la actividad acuática y la atención temprana

En natación, la edad más adecuada de comienzo de la actividad debe ser entre 6 y 8 años. Cuanto más tarde, más difícil es conseguir un buen deportista. Por este motivo los padres deben estar informados sobre la oferta que existe para sus hijos con el fin de que los acerquen a la piscina.

.Sedes de campeonatos y viajes

En el ámbito de la competición para deportistas jóvenes, es importantísimo que los niños no sufran viajes interminables para competir un fin de semana. Las competiciones a las que pueden acceder estos deportistas se celebran el sábado por la tarde y el domingo por la mañana. En muchos casos los padres no permiten (y es comprensible) que su hijo de 9 ó 10 años haga un viaje de 10 ó 12 horas en trenes nocturnos, o que realice el trayecto en dos días, con faltas de asistencia a clase el viernes por la tarde y, en algunos casos, el lunes por la mañana. Habrá que valorar qué es más importante, si dar la oportunidad a un centro de que organice una actividad o que un niño no participe y se pierda para este deporte.

.Programa de detección de talentos para cada deporte

No es de extrañar, en nuestra Federación, que un deportista sea internacional en varios deportes.

Existe mucha oferta deportiva competitiva para «pocos afiliados» en edad de aprender y competir.

Para utilizar de la manera más eficaz, los recursos humanos que tenemos, sería muy interesante realizar un plan de captación dirigido a niños afiliados.

Este plan consistiría en analizar, mediante una batería de pruebas simples, qué características coordinativas y condicionales (en potencia) tiene cada niño afiliado. De esta manera, sabremos qué actividad se debe sugerir que practique el niño. No entendamos este plan como un sistema típico de los países del Este, sino simplemente como modo de enfocar adecuada- mente al padre y al niño e indicarles para que este esté más dotado; Luego el niño elegirá.

Esta batería se podría pasar en el momento de la afiliación, si el niño tiene al menos 8 años, y en las jornadas lúdico-deportivas.

Este test se realizaría cada año independientemente del deporte que el niño practique.

Tal vez parezca utópico, pero la batería de pruebas no sería ni excesiva ni complicada, y nos informaría de en qué actividad podría rendir más.

¿Cuántos buenos atletas, ciclistas, judokas, etc. están haciendo natación de una forma mediocre y viceversa?

Es muy probable que estos chicos estén totalmente satisfechos con el deporte que practican, pero es probable que si hubieran estado dirigidos desde pequeños, tal vez estarían bien también en el deporte en el que pueden rendir.

No podemos olvidar que el «motor» de una actividad deportiva, es el entrenador, monitor o profesor de educación física. En los centros donde existe actualmente actividad acuática con cierto número de participantes, no es siempre donde más afiliados hay, sino, donde un profesional del de- porte trabaja adecuadamente y cuenta con el apoyo del centro. Centros como el CAE de Alicante y su zona de influencia, Tarragona, Madrid (CAE y DT), Las Palmas, Barcelona, etc., son ejemplo de esta afirmación. En el resto de los centros, o no hay profesionales contratados o, por el contrario, los deportistas aparecen por «generación espontánea», gracias a sus padres y, en algunos casos, al animador. También hay que tener en cuenta que en otros centros, aunque tengan un buen profesional, éste se encuentra con la competencia (en algunos casos desleal) de otros técnicos de deportes de más fácil acceso para los afiliados y, por consiguiente, mayor facilidad de captación.



Por último, concienciar a los centros de que se debe tratar por igual a todos los deportes.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje