Página principal

Patricio Rey. Un encuentro de cuerpos


Descargar 407.22 Kb.
Página3/7
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño407.22 Kb.
1   2   3   4   5   6   7

Incidentes en Córdoba.

Algunos shows de la banda. Conciertos con disturbios y represión policial60
Incidentes en Córdoba, enfrentamiento entre policías y parte del publico.
Batalla campal en un recital de los Redondos.
61
El conjunto se presento anoche en Mar del Plata donde también hubo disturbios.62

Un historial de escándalos63

Violencia, heridos y terror en Núñez”64

Crónica de una violencia anunciada65

¿Recital o guerra? Redondos Rodeados66

Redonditos: Heridos, detenidos y destrozos en Montevideo67
Cada una de estas noticias tiene en su desarrollo un detalle de lo que nosotros señalamos como la “construcción discursiva de una sujeto violento”, encarnado en el cuerpo de cada uno de los ricoteros. De igual forma, con solo leer estos titulares podemos ver la neta construcción de la noticia y nos atrevemos a decir siempre de “tinte amarillo”. En este sentido cabe aclarar que los hechos ocurren, sólo que son magnificados por la propia lógica de los medios. Si prestamos atención al siguiente dialogo de dos de los ricoteros entrevistados sobre el recital brindado en la ciudad de Colon comprenderemos lo que queremos manifestar
- Maximiliano Sí, me acuerdo que llegamos después de los quilombos cuando todo pasó.

-Natalia Sí se había armado un quilombo bárbaro, y viste como es Crónica, anunciaba la batalla campal, heridos, muertos. Ja ja y tu vieja y la mía meta hablar por teléfono desesperadas, nosotros bajamos del cole y no había nadie, un silencio...

- Maximiliano Sí las vallas estaban tiradas, no había nadie en la entrada, caminamos despacito hasta que entramos al anfi, adentro no cabía un alfiler.

-Natalia Era como un pueblo fantasma, estaban todos en el recital

Si bien el discurso de los medios es una construcción, esa construcción parte de una serie de hechos fácticos, y en tanto discurso se vincula y hace juego con el propio discurso policial descalificatorio respecto de este publico (como tampoco escapo el ricotero Eugenio a quien ya nos referimos).

El entrecruzamiento de estos discursos trajo aparejadas actitudes discriminatorias (basadas en el miedo) por parte de los distintos ciudadanos que viven en las zonas cercanas a donde se desarrollan los recitales. Y la prueba de ello es el siguiente registro realizado al término del recital que Solari brindó en la ciudad cordobesa de Jesús María el 12 de abril del 200868 una familia ingreso a cenar a una parrilla en las cercanías del hipódromo, y fue rápidamente expulsada con simulada amabilidad, tras la excusa “no me quedó nada” mientras apuraba su camino a la puerta y contestaba a otros feligreses que no tenía ni una gaseosa para venderles. Una vez más, las puertas se cerraban por ser parte de aquello calificado como peligroso el ricotero. Esto nos deja entrever como los discursos de los medios y la policía también habían

calado hondo en el dueño del local y vecinos del lugar donde se desarrollaba el recital. A partir de estos discursos que venimos trabajando logramos rastrear las marcas de cómo el grupo fue estigmatizado como una banda que alentaba y generaba conflicto. Pese a las intenciones de la banda cada ves que dialogaban con a prensa, los periodistas se encargaban de correr el eje de la noticia de una nueva presentación o disco para imponer como tema central en los incidentes ocurridos en otros recitales anteriores.
No estamos para educar a la gente”
¿Después del caos de Mar del Plata, estos River son un desafío?
Solari: La gente está muy pendiente de lo que pasa en una producción independiente.

¿No es una visión paranoica?

Solari: No, no estoy diciendo que nos estén persiguiendo. No le echamos la culpa a nadie ni tampoco regalamos a troche y moche las características de cómo funciona nuestro estilo. Tenemos el culo donde lo tenemos y nos hacemos cargo cuando nos va bien y cuando nos va mal. Nadie quiere que ocurran estos despelotes, pero tampoco son producto de la incentivación de nuestra lírica ni de todas esa boludeces que se dicen por ahí. Hay problemas sociales. Y los quilombos son frecuentes: en un recital de Serrat en Mar del Plata rompieron un teatro y nadie se enteró.

¿No pensás que ustedes tienen alguna manera de colaborar?


Solari: No estamos para educar a la gente. No tenemos por qué, no sabemos cómo, no nos interesa.69
Con la cita anterior pretendemos reflejar como estos discursos mediáticos apuntaron a mostrarlos como una banda conflictiva dejando de lado la propia expresión artística.

Hasta su separación los medios continuaron cubriendo estos recitales como hechos policiales, y aun hoy lo hacen con cada presentación solista de Carlos Solari.

Para finalizar una de las respuestas a tantas y reiteradas acusaciones que pesaron sobre los ricoteros estuvo en boca de Carlos Solari durante la conferencia de prensa en Olavarria70
“Quizás esto que está sucediendo es un acto de rebeldía que todos tendríamos que escuchar, yo no creo en la malevolencia de esos corazones de 13, de 14 años, no creo en eso, no creo que esos chicos sean malos, que sean vándalos que sean todas esas cosas que se dicen, esos son los fantasmas de la gente que cree que un concepto estético es adoración del demonio.”71

En conclusión los medios de comunicación a través de sus discursos y en relación con otros crean hechos y sujetos noticiosos, acontecimientos descriptos y caracterizados para el consumo del lector. Podemos decir que el discurso de los medios ni si quiera es representativo de la realidad ya que crea una realidad a medida en base al testimonio de quien lo vivió. Con lo cual la realidad es tan variada como sus testigos. Con lo dicho no pretendemos negar la existencia real de hechos de violencia en torno a los recitales de Patricio Rey, pero si destacar que los medios se centraron en ellos dejando la expresión artística de lado a fin de prescribir, en base a ellos y en directa relación con el discurso policial, la figura de un sujeto ricotero peligroso. Quizás de no ser por la lupa de los medios este publico hubiese sido un colectivo social mas como tantos otros sin relevancia alguna.




Tercer Gajo
1. “Tarea fina”72 “Veámoslo un poco con tus ojos”73
De acuerdo con el razonamiento que venimos realizando, y siguiendo la misma línea, en esta oportunidad creemos preciso ilustrar el discurso “literal”. En otras palabras, aquellos discursos que intentan explicar todo el fenómeno relacionado a Los Redondos desde la interpretación de sus letras. En efecto, son estos discursos los que de alguna forma opacan aquello que nosotros proponemos resaltar respecto de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, en tanto fenómeno de comunicación. No obstante, es otro discurso que también confluye en lo que hemos llamado Subjetividad Ricotera.

Con referencia a estos discursos diremos que son documentos escritos a través de los cuales (en su mayoría) siempre se pretendió exponer a las letras de Carlos “Indio” Solari como origen de un poder de convocatoria inexplicable, según estos discursos en el contenido las letras estaría el secreto que logra que multitudes inusitadas de personas sigan a esta banda. Los mismos consisten en diversos tipos de análisis que intentan explicar el significado, el mensaje de las letras en cuestión, es decir el significado que les concedió el autor, claro que esto no es posible debido a el significado de las letras varia de acuerdo con la subjetividad sobre la que resuenan. Es por ello que decimos que lo substancial es el contenido de fuerzas de las letras y no su análisis lingüístico representacional.

Pese a ello, para muchos la explicación del “fanatismo” de las masas pasaba por sentirse representado, reflejado en las letras del cantante. Fue así como surgió este “discurso literal” o “discurso académico”, formado por escritos analíticos dedicados a la búsqueda de significados y mensajes ocultos en las letras del Indio. En otras palabras este discurso es una “tarea fina” llevada adelante por filósofos, sociólogos, antropólogos, ensayistas, etc.

Ahora bien, pese a los esfuerzos realizados por los distintos actores las letras siempre escondieron muchos secretos para aquellos entregados a la aventura de explicar los diversos tintes de la banda. Esto se debió, creemos, a que siempre realizaron análisis discursivos, dejando de lado las fuerzas- afectos que tanto aportan al entendimiento del fenómeno.

A fin de ilustrar el “discurso literal” citaremos sólo dos ejemplos que creemos grafican claramente aquello que queremos señalar. En primer lugar el autor Jorge Boinvaser afirma en su libro “A Brillar Mi Amor” que las letras en cuestión son centrales para comprender la adhesión cuasi religiosas del publico y las califica como “mandamientos” que dan forma a los feligreses ricoteros.

Veamos una muestra de la prosa ricotera según este autor:


“Los redondos vienen pintando estas esfinges dramáticas desde hace dos décadas y muchos que no han adherido (por la causas que fuera) a esa visión se han preocupado por denostarla, tanto a ella como a sus seguidores.

Sus letras sugieren que siempre hay algo más por conocer, que no todo lo sabido o experimentado figura en el relato y que a cada uno le queda el trabajo de armar el rompecabezas de la inagotable aventura por los universos desolados. (…)Poesía nada simplista, poblada de metáforas y prosas singulares a veces rayanas en el surrealismo (aunque ocultan la mayoría de las veces, alguna descripción realista) (…) Con la cofradía de ricoteros salidos de las alcantarillas, sucede una particularidad idéntica a la de los cristianos practicantes. Esos chicos carecientes de los mínimos elementos de formación educacional sin embargo, están dotados para captar buena parte de la poesía jeroglífica del Indio Solari. Más aún: les produce en su interior una conmoción tal en los centros motorizadores de la sensibilidad, que ante ciertas prosas de los temas de Los Redondos los envuelve un albor de misticismo religioso que a otros oyentes les pasa desapercibido.”


Boinvaser no expone los significados literales de la poesía y pese a ello no niega la existencia de “esfinges dramáticas”, y un mensaje “oculto en una descripción realista” que genera ese “misticismo religioso”. De esta manera apoya la idea de buscar la clave del fenómeno redondo en el contenido de las letras del Indio aunque destaca que no es necesaria una agudeza lingüística para ello.

Nuestro segundo ejemplo es el filósofo Alejandro Rozitchner quien en su libro “Escuchá qué tema”, también brinda un significado a dos temas de Los Redondos. Aquí nos interesa la interpretación de “La Bestia Pop” ya que ésta parece avalar la idea de una identificación del Indio como un ideal, una vez más responsable con sus letras del fenómeno.


“La bestia Pop:

Esta letra tiene una visión a medias caricaturesca y a medias lucida de lo que sucede entre una estrella de rock y su público, una versión de esa experiencia eje en la música popular, que hace que todo su universo de significación se construya sobre la fuerza de un astro, sobre la adoración a esa figura principal a la que los fans hacemos responsable por las alquimias emocionales internas que la música nos hace vivir.

Tal vez lo dicho en el tema sea también que esa figura protagónica, es una mezcla de bestia y héroe, de persona con poderes superiores y capacidades convocantes, y una cierta ironía respecto de ella (auto ironía, caso conocido por experiencia propia, ya que es el tema de una de las más grandes bestias nacionales del pop) que observa el fenómeno con lucidez. ¿También con un dejo de mala conciencia, como si no fuera del todo legítimo o correcto que las cosas sucedan de esa manera? Si fuera así esa mirada semi crítica debe tener origen en la vivencia profunda (y el padecimiento) del lugar del ídolo, necesariamente problemático e ilusorio, pero que debería ser reivindicado igualmente dada la riqueza artística y humana que aporta a la sociedad. Veamos al fenómeno de las bestias pop con buena conciencia y disfrutemos de sus bestialidades”.74

Esta última interpretación coincide con la idea de Boinvaser, respecto del lugar de superioridad, de ídolo o semi Dios en el que es colocado Solari por el publico. Sin embargo, agrega que el Indio sufre esa condición. Desde nuestro juicio creemos que Solari nunca pretendió hacer de sus letras dogmas, ni ocupar un lugar de guía espiritual. No negamos que ésto ocurra pero nuestro eje está puesto en contraposición a ello. Entendemos que el anagrama a descifrar entre el grupo y su publico no está en el mensaje oculto en la poesía (ya sea revolucionaria o mesiánica) porque así como estos dos autores ponderan la interpretación de dichas letras destacando siempre su contenido seductor, otros también ponderan sus mensajes para justificar actitudes descabelladas:

“Según el rumor (confirmado en voz baja por algunos de los legisladores de Olavarría que solicitaron guardar sus nombres en el anonimato), la solicitud de prohibir la presencia de Los Redondos en Olavarría partió directamente de boca del arzobispo de Mercedes Emilio Ogñenovich (…) Ogñenovich habría explicado que una obra de Los Redonditos -Luzbelito-, que la banda interpretaría en esa ciudad, incluía invocaciones satánicas a cuya propalación de Olavarría le iba a generar males y desgracias por doquier sobre la ciudad en los días posteriores a los recitales.”75


Como se puede comprobar, una interpretación respecto de la letra Luzbelito o del disco. en su totalidad, permitió a un arzobispo (de acuerdo a lo que él interpretó respecto de la letra en cuestión) conseguir el respaldo del intendente para suspender el recital de la banda con las consecuencias que eso trajo.76

El anterior ejemplo nos permite comprobar lo equívoco que resulta la pretensión de resumir el fenómeno comunicacional de una banda a sus letras y muestra claramente lo que sucede con las interpretaciones discursivas “literales”. Los anteriores son sólo ejemplos entre tantos de aquellos (intelectuales, curas, etc.) que se creen portadores de un poder, un saber y una verdad que les permite afirmar que estas letras convocan a la violencia permanentemente, que describen desgracias humanas o que siempre realizan adulación a las drogas y el alcohol. Entendemos que esta mirada sobre las letras desde una óptica semio-lingüística trabajó sobre las representaciones. En otras palabras, las tomó como discursos plausibles de un análisis formal. Lograron preguntarse entonces ¿De qué hablan esas letras que tanta gente sigue? ¿Qué quieren transmitir? Y desarrollaron entones infinitas hipótesis al respecto por ejemplo, si en verdad éstas incitan a la violencia, si son oraciones dirigidas al demonio, si describen a la sociedad con un tinte revolucionario, o si pertenecen a un sector del rock que se identificó con la protesta y el reclamo social, como “Pedro y Pablo”77. En fin, la lista de interpretaciones a tomar en cuenta es inagotable.

Estos actores que construyen lo que llamamos “discurso literal” advirtieron a su manera cuál es la realidad que se encuentra descripta y representada en aquélla poesía. Profundizaron sobre la representación de una realidad social acabada y desde allí vislumbraron mensajes promotores de los distintos efectos en el público.

Para finalizar diremos que en su mayoría los análisis de estas letras nunca hablaron bien de ellas y que, sin embargo, realizar aquí otro dedicado a adularlas no nos permitiría, de todas maneras, comprender el fenómeno de comunicación dado con su publico ya que siempre seguiríamos trabajando en base a representaciones y no a fuerzas-afectos y cuerpos como lo hemos propuesto en la presente tesina.

Creemos que la comunicación, en este caso, no tiene su eje en la comprensión de mensajes dentro de una producción literaria, laberíntica y casi indescifrable de Carlos Solari (cantante), sino en las fuerzas que portan esas letras como signos generadores de encuentros que abren a la creación de diversos significados logrando no quedar atrapados en la reinterpretación de representaciones y formas ya existentes y regidas por un orden superior. Es por ello que debemos también aquí considerar las interpretaciones que realiza el publico de la banda.

Hasta aquí analizamos las interpretaciones de los “académicos o intelectuales” pero qué ocurre con los propios ricoteros. Ellos no escapan a la interpretación de las letras sólo que en este caso dicha interpretación se lleva adelante desde las fuerzas-afectos, desde el encuentro, desde el impacto mismo que cada letra (entendida como un signo portador de fuerzas) tiene sobre ellos. Esta interpretación no representacional también forma parte del proceso de construcción de lo que llamamos Subjetividad Ricotera junto con los demás discursos.

Resulta oportuno entonces dedicar un espacio al propio “discurso ricotero” una practica discursiva llevada a cabo por el publico y dedicada a la elucidación de las letras. La misma se sucede en la previa a los recitales. Respecto de esta práctica diremos que tanto los ojos como los oídos ricoteros siempre accedieron a la nomenclatura “india” con toda destreza, creando distintas explicaciones y relatos respecto de las letras, esta interpretación se diferencia de la señalada anteriormente por basarse el contenido de fuerzas y sus afectos. Es por ello que todos encuentran distintas ideas, aunque algunas frases o letras cuentan con un significado común asignado por los ricoteros. Por ejemplo “Oktubre o Fuegos de oktubre” es un tema en el cual todos coinciden, su letra refiere claramente a la revolución rusa de 1917, esta letra no esconde muchos secretos:
“De regreso oktubre, desde oktubre.

Sin un estandarte de mi parte…

te prefiero igual, internacional”78
Otras letras muestran una estructura más compleja para su acceso, como consecuencia se nos permite destacar el hecho de que muchos de los significados de las letras son creados por los seguidores, y no se corresponden con una explicación discursivo-lingüística del arte como una representación.

Como ya fue dicho esta interpretación realizada por el publico forma parte del ritual previo a los recitales. En un viaje al recital del Indio Solari en Jesús María uno de los pasajeros conocido como el pelado respondía a nuestra pregunta:


-¿Vos creés que Los Redondos tienen un mensaje?-

Obvio, es siempre el mismo, ¿qué crees que es “Porco Rex”? (título del segundo trabajo solista del Indio), es siempre el mismo chiste

-¿Y cuál es?

Ah! eso no les voy a explicar, si leen las letras se van a dar cuenta.


Esta es una clara muestra de aquello que pretendemos señalar, la importancia de las letras no explica el fenómeno ya que para cada uno el encuentro con la banda pasa por un lugar diferente. De acuerdo con los razonamientos que hemos realizado sabemos entonces que las interpretaciones de las letras de esta banda existen. Lo importante es señalar entonces que ellas se basan en el impacto sobre cada composición de fuerzas y que, en efecto, los seguidores de Los Redondos se apropian de la obra ricotera, la hacen suya en cada recital y en las diversas interpretaciones de sus letras. Desde sus distintos niveles intelectuales aportan un significado que no radica en lo lingüístico. Ellos pueden contarnos desde su afección de qué hablan las poesías del Indio una muestra de ello es la combinatoria de dos elementos difíciles de conjugar la complejidad de las letras y el precario nivel educativo de la mayoría de los seguidores de la banda.

En consecuencia diremos que estas interpretaciones discursivas desde lo afectivo pasional, también contribuyen considerablemente a la formación de la subjetividad ricotera.



Cuarto Gajo
1. Cuerpo Ricotero
Cuando iniciamos esta tesina alegamos la existencia de una subjetividad ricotera, que resultaba del proceso propio de la comunicación y donde se ven involucrados los diversos cuerpos y discursos que ya hemos evaluado. De acuerdo con dicho razonamiento analizaremos ahora al Cuerpo Ricotero como una colectividad de diversos actores. Una mixtura de personas a las cuales hasta el momento hemos referido como público, es decir, aquellas que desean el encuentro con lo que denominamos Cuerpo Redondo. Para comenzar presentamos la siguiente cita que nos acerca a una primera descripción respecto del cuerpo formado por el público que sigue a los Redondos.
“El indio Solari se aproximó a definir una generalización etimológica de tribus y bandas de acuerdo con los códigos del slang ricotero, con las siguientes palabras (...) son chicos de barrios desangelados, que no saben de discotecas para modelos y estrellas de rock, ni de autos locos ni de Navidades artificiales. Pibitas embarazadas que lloran su dolor en una esquina…. chicos bombarderos, sin padres ni hermanos con la esperanza arrodillada a los pies de la recaudación de un táxi”79

Estas consideraciones intentan reflejar creemos nosotros una cierta estética, la condición social y humana a la que pertenecen estos “chicos” y a partir de ella es que nos atrevemos a aproximar una caracterización del público ricotero con base en variables socio demográficas.

En primer lugar, clasificaremos al Cuerpo Redondo usando como eje el género.

A raíz de la búsqueda realizada a fin de obtener diversos testimonios del público ricotero es que podemos afirmar que el mismo está compuesto tanto por hombres como por mujeres, aunque los primeros tienen un marcado predominio.

En segundo lugar, y con las mismas bases, podemos decir respecto del nivel socio-económico. Gran parte ellos pertenecen a la clase media-baja de nuestra sociedad (que vivencia lo que Solari describe) aunque muchos otros de clase media alta empezaron a asistir a recitales durante los últimos quince años de la banda se sumaron
“Contrario a lo que cierta leyenda dice respecto de los seguidores de Los Redondos, no todos ni su gran mayoría pertenece a regiones excluídas de la población ni a los sectores más humildes.

El dato proviene de las estadísticas de los recitales en River: el 30% de las entradas (algo así como 42.000 boletos) se vendió mediante el sistema de venta telefónica con tarjeta de crédito. Esta conclusión da por tierra con la idea de que a Los Redondos sólo los siguen los sectores mas bajos de la pirámide social argentina.” 80


Lo que aquí queremos señalar como característico de este grupo de personas es justamente la heterogeneidad respecto de los estamentos sociales de los que provienen. Como así también la diversidad respecto de la edad, el género, y la condición o constitución familiar a la que pertenecen, ya que algunos son padres de familia y otros tan solo hijos. Este último dato no es menor debido a que muchos de los ricoteros llevan a sus hijos a los recitales desde muy pequeños.

En tercer lugar, señalaremos la vestimenta, ya que tiene un rasgo particular que la distingue dentro del público del rock. Al igual que todos aquellos que asisten a recitales de rock presentan un estilo que genera cierta impresión de descuido y despreocupación, algo así como una estética del desaliño, como lo denomina Silvia Citro81. Esta consiste en una combinación de jeans (largos o shorts), zapatillas y remeras con el buzo o la campera atada a la cintura. Ahora bien, en el caso que nos ocupa, cabe resaltar que las remeras en su mayoría (podemos afirmar un 90%) poseen inscripciones o dibujos artesanales de “Los Redonditos” solo el 10% restante lleva remeras de grupos como “Sumo” o “La Renga.”82 Este dato es distintivo ya que en otros recitales de rock las remeras reflejan la adhesión a distintas bandas o inclusive a ninguna, por solo dar una ejemplo el publico del grupo de Rock Divididos, (parte de los ex Sumo) se caracteriza por vestir de manera más que alineada, con remeras que en un 90% no exhiben inscripción alguna referida a bandas.

En cuarto lugar, agregaremos un dato que quizás parezca irrisorio en primer término: los cortes de pelo de este publico. Si bien no hay un estilo definido, podemos afirmar que entre los hombres abundan las cabezas rapadas lo cual no es una dato menor si tenemos en cuenta que el cantante de la banda luce dicho estilo. Tal vez aquí podemos vislumbrar, agrandes rasgos, algo cercano a un procesó de identificación que, creemos, definitivamente existe.

Un ejemplo de ello es uno de nuestros entrevistados al cual conocimos durante el viaje a la ciudad de Jesús María, donde se presentaba el Indio Solari después de la separación de Los Redondos. Dedicaremos unos párrafos para describir a este sujeto que, como ya dijimos, ilustra el fenómeno de identificación que existe entre los ricoteros.

“El pelado” así era llamado por sus compañeros, un sujeto que sin más se robó la atención de todos los que iban en el colectivo y luego en la traffic. Esa mezcla de Luca Prodan (cantante de Sumo) y Carlos Solari, de treinta y ocho años declarados, decía conocer a Los Redondos en persona por haber trabajado en un bar de la ciudad de La Plata al que éstos acudían todas las noches. Con el devenir propio de la charla logramos percibir que este sujeto resultaba ser el mejor ejemplo de un fenómeno de identificación83. Comenzando por el aspecto físico, como su apodo lo indica lucia una calva idéntica a la de Carlos Solari y el tono de su voz y los vocablos que utilizaba eran iguales a los de su ídolo. Al parecer la real cercanía del sujeto a la intimidad de Los Redondos durante su adolescencia, lo llevó a tomar como modelo a Carlos Solari.

Cabe aquí preguntarnos el porqué de dicha situación. ¿Acaso parte del publico creerá que Patricio Rey es Carlos Solari? ¿Por qué se da una identificación tan fuerte con él? Una respuesta posible la ofrecía Poli


“Todos quieren ser alguien… pocos saben quién son…. pocos son alguien” 84
En quinto lugar, y retomando la ilustración respecto de la estética, para concluir con ella, señalamos que la misma está en íntima relación con la oposición “rockeros-conchetos”, propia del publico de nuestro rock nacional. Esta surgió a partir de los ‘80 sobre todo con la salida a tablas de la banda Soda Stereo, que seguía el sendero marcado por Virus, dos grupos que se ocupaban del cuidado de su imagen y por ello los contenía la definición de “conchetos” dentro del campo musical.

Es decir que la estética ricotera comparte con otras la intención de afirmar cierta diferenciación con "los conchetos" o "caretas".85 Estos sujetos no encajan dentro de los valores expresados en el rock nacional y, sobre todo, en los ricoteros que promueven un desarrollo anticomercial.

Los ricoteros siempre se diferenciaron claramente del eterno rival “careta” a quien rápidamente identificaron dentro del ambiente con Gustavo Cerati (el cantante de Soda Stereo) y todos sus seguidores.86 Siguiendo con esta línea el público redondo creo un enfrentamiento entre las dos bandas, al que sólo adhieren ellos, sin apoyo de los músicos. Enfrentamiento entre los seguidores de las dos bandas que es único dentro del ambiente del rock nacional.

En sexto lugar dividimos al publico por niveles etáreos, reconocemos la existencia de tres sectores: el primero de ellos contiene a personas adultas de promedio 40 a 50 años, que acompañan a la banda desde sus comienzos en los ‘70. El segundo grupo está formado por adultos jóvenes de 30 a 39 años, público que se sumó a los que ya seguían a la banda durante los años 90. El tercer y último grupo está constituído por adolescentes y jóvenes que van de los 12 a los 29 años, éstos últimos se acercaron al fenómeno a fines de los 90. A estos grupos podemos sumar generaciones menores que aún después de la separación de la banda se siguen sumando a la feligresía ricotera a través de las carreras solistas del Indio y Skay.


“Otro dato interesante lo marca que las nuevas camadas de iniciados en la mística ricotera no se queda solamente con las últimas piezas del grupo o los nuevos trabajos de los dos solistas. Desde Gulp (1985) hasta Momo Sampler (2000), la discografía completa sigue perteneciendo al estándar de álbumes de catálogo…. Y todos se venden con igual intensidad.”87
Cabe destacar el crecimiento de este sector, que se caracteriza por escuchar con fervor a un grupo que ya no existe88, con el mismo fanatismo que poseen aquéllos más antiguos de la tribu. A tal punto de ser los protagonistas de una colectividad virtual que mediante las redes sociales, particularmente Face Boock, busca organizar un banderazo (con los trapos de los Redondos) en distintas ciudades del país, un mismo día, a la misma hora, a fin de entonar el cántico más representativo de ellos:
Ole,, ole.. ole ..ola.. sólo te pido que se vuelvan a juntar!!!
Este fenómeno de adhesión que continua de manera inexplicable nos permite resaltar el hecho de que Patricio Rey es una banda que logró la unión de padres e hijos, más dos generaciones ya, que gustan de la misma música. Con una particularidad, la banda que aquí nos convoca ya no existe como tal, y pese a ello sigue cosechando tantos adeptos como aquéllas que están en vigencia:
“No sé.. pensaran que algo tiene ese grupo…. que hay que escucharlos”89
En séptimo lugar otro aspecto al que queremos referir como privativo de estos actores, es la estigmatización que pesa sobre ellos. Gustar de esta obra musical es mérito suficiente para que algunos señalen a los otros (seguidores de la banda) como peligrosos o al menos sospechosos.

Los ricoteros son caracterizados como vándalos, ignorantes, violentos y peligrosos, entre otras cosas. Esta acusación generada y alimentada por los medios de comunicación y las fuerzas policiales como ya hemos expuesto en el capitulo anterior tiene una fuerte resonancia en amplios sectores de la sociedad.

Si bien las acusaciones que pesan sobre los seguidores son variadas y abundantes nos parece importante dar un ejemplo de ello.

“En junio de 1999 la banda se presentó en el Patinódromo de Mar del Plata. Para la ocasión cientos de fieles se hospedaron en las arenas de la playa pública de dicha ciudad (Bristol). Como es normal, llegada la noche de invierno en cercanía del mar, el frío se hizo presente en las carpas, fue por ello que para sortear la situación los chicos prendieron fogatas sobre la costa. Al día siguiente un vocero municipal declaró que hordas salvajes de seguidores de los Redondos intentaron incendiar las playas de la ciudad, lo que de milagro no derivó en el incendio del centro marplatense con las pérdidas que ello implicaría.”90

El ejemplo relatado muestra cómo las actitudes más comunes pueden ser caracterizadas de peligrosas, cuanto menos, cuando son protagonizadas por los ricoteros.

En octavo lugar, queremos apuntar algunas denominaciones que se han utilizado para describir al público ricotero. “Fieles”, “feligreses”, o “devotos”, son algunas de estas definiciones que nacen en lo que Boimvaser llama la Fe Ricotera.91


“La metamorfosis transpolo una banda de rock hacia un cosmos de religiosidad inédito en la Argentina.

Los seguidores de Los redondos mutaron de la atracción original que sentían por la banda a una mística devocional, semejante a la que practican los fieles de las religiones, credos, cultos y sectas de todo tipo (…)El misterio que trasmutan Los Redondos se hizo un dogma de fe entre quienes nos convencimos de la adoración no personalizada de la deidad mayor de la banda (el Indio Solari, vale aclararlo) sino que amamos el credo asentados en parámetros de conducta ética que van mucho mas allá del mero rol artístico de la banda”92

En el marco de esta fe cuasi religiosa es que las personas siguen a la banda por todo el país.

Para concluir, haremos y describiremos una tipificación posible sobre los ricoteros que los clasifica en: escuchas, seguidores, y público. El primer grupo contiene a personas que dicen gustar de Los Redondos, aunque nunca asistieron a un recital de los mismos. Mientras que el segundo conjunto esta conformado por individuos que han asistido a algunos recitales de la banda, y de sus dos exponentes solistas Carlos Solari y Skay Beilinson, (luego de la separación de la banda). Por último el tercer grupo señalado como “público” es sobre el que pondremos el foco porque quienes lo conforman asistieron a la gran mayoría de las presentaciones de la banda. Estos sujetos declaran haber seguido a Los Redondos a todas partes. Como resultado ello el nivel de afectación al que estuvieron expuestos es significativamente más grande respecto de los demás.93

Cabe decir que nuestra principal fuente de información fueron las entrevistas en profundidad con Maximiliano Fiorucci, más conocido por todos en el ambiente ricotero como “el Sopa”. Él es el creador de la Web oficial de Skay Beilinson (con quien mantiene un asiduo contacto al igual que con su compañera Carmen Castro Poli).

Él dice no recordar como fue que escuchó a Los Redondos por primera vez, pero su compañera de recitales, Natalia, sí lo sabe: “te los hice escuchar yo, si vos escuchabas Luis Miguel”. Sostiene Natalia. En aquella época las radios no pasaban mucho rock nacional, me acuerdo que pasaban una hora de rock nacional nada más. Así que yo esperaba que pasaran un tema de Los Redondos y apenas empezaba lo grababa, así me hice un cassette con un montón de temas”.

Al parecer, cómo fue que escuchó a la banda por primera vez parece ser el único detalle que no recuerda Sopa:
“yo empecé con La Mosca y la Sopa, eso fue lo primero que escuché y el primer recital fue en Letoile, después fui a Unión, Colón, Villa María, Tandil, Olavarría, Racing, River, Uruguay, y Córdoba”

Con una foto panorámica (colgada a la cabecera de su cama matrimonial), que retrata del último recital en el estadio de River, la cual esta firmada y dedicada por Skay, Poli y El Indio, ”Sopa” es quien reúne todos las características enumeradas hasta aquí como propias de los ricoteros y, posiblemente, el imaginario que sobrevuela sobre sus declaraciones lo desprenda, particularmente, de un escucha y un seguidor. Como bien dijimos nuestra atención esta puesta en quienes hemos llamado publico ricotero.


1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje