Página principal

Paseo con dinosaurio. Una noche de verano


Descargar 272.48 Kb.
Página6/8
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño272.48 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Enlaces externos


Commons

  • Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Dinosauria.

Wikispecies

  • Wikiespecies tiene un artículo sobre Dinosauria.

  • Libros de dinosaurios

  • La mayor Web de dinosaurios del mundo

  • Los habitantes del Mesozoico (Triásico, Jurásico y Cretácico)

  • Dinopedia - Presented by Jurassic Park™ Institute (en inglés)

  • ABC Online - Walking with Dinosaurs (en inglés)

  • DinoData (en inglés)

  • Dinosauriweb (en italiano)

  • Risorse Geologiche - Materiale didattico e conoscitivo sul web (en italiano)

  • Parques temáticos, museos y yacimientos de dinosaurios en España

  • Clasificación de los dinosaurios. Material educativo de www.buscate.com.mx(en Español)

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Dinosauria"



Categorías: Fósiles | Dinosauria | Paleontología

Categorías ocultas: Wikipedia:Artículos destacados | Wikipedia:Artículos con pasajes que requieren referencias | Wikipedia:Artículos destacados en w:en | Wikipedia:Artículos destacados en w:hu | Wikipedia:Artículos destacados en w:sl | Wikipedia:Artículos destacados en w:th | Wikipedia:Artículos destacados en w:pl | Wikipedia:Artículos destacados en w:zh | Wikipedia:Artículos buenos en w:de | Wikipedia:Artículos destacados en w:ca | Wikipedia:Artículos destacados en w:id







Buscar
otros proyectos
En otros idiomas




  • Esta página fue modificada por última vez el 17:38, 1 sep 2009.

  • El texto está disponible bajo la Licencia Creative Commons Compartir Igual 3.0; cláusulas adicionales pueden ser de aplicación. Vea los términos de uso para los detalles.

  • Política de privacidad

  • Acerca de Wikipedia

  • Limitación de responsabilidad


Tipos de dinosaurios

De Wikipedia, la enciclopedia libre


Saltar a navegación, búsqueda

Grupo de reptiles que apareció hace unos 230 millones de años (durante el triásico) y se extinguió hace unos 65 millones de años (a finales del cretácico). Se conocen por sus restos fósiles unas 350 especies diferentes. La mayoría de los dinosaurios se clasifican en dos tipos: los del orden Ornitisquios (con cadera de ave), por ejemplo el Iguanodon y el Triceratops, y los del orden Saurisquios (con cadera de reptil), por ejemplo el Apatosaurus y el Tyrannosaurus. Los primeros dinosaurios, como el Staurikosaurus y el Herrerasaurus de Sudamérica, eran demasiado primitivos y su clasificación no está muy clara; algunos autores los incluyen en los órdenes anteriores y otros los engloban en un grupo aparte. Eran animales pequeños, de estructura liviana, bípedos (sostenidos sobre dos patas), carnívoros u omnívoros. Es probable que fueran más rápidos y ágiles que los que surgieron con posterioridad. Durante los periodos siguientes, jurásico y cretácico, los dinosaurios evolucionaron hacia una gran variedad de tipos adaptativos, muchos de los cuales alcanzaron un tamaño colosal. Los primeros restos de dinosaurios se descubrieron en Inglaterra en 1820. En 1840 ya eran conocidos algunos de estos grupos y el gran anatomista comparativo Richard Owen les dio el nombre de Dinosauria (en griego ‘lagartos terribles’). De esta manera los reconocía como un grupo de reptiles de gran tamaño, de hábitos terrestres y de postura erguida. Sin embargo, hasta 1880, con la exploración del oeste de los Estados Unidos y la recuperación de esqueletos fósiles completos, no se reconoció que los dinosaurios habían sido casi todos bípedos. Esta postura, tan inusual para un reptil, provocó numerosas opiniones acerca de su locomoción, comportamiento y fisiología. En 1880, H. G. Seeley manifestó que los dinosaurios podían dividirse en dos grupos basándose en la disposición de sus huesos pélvicos. Los ornitisquios presentaban huesos púbicos parecidos a los de las aves. Los saurisquios más convencionales los tenían semejantes a los de los reptiles existentes. Sin embargo, las aves no evolucionaran a partir de los ornitisquios, sino de los saurisquios, en concreto a partir de dinosaurios carnívoros de pequeño tamaño emparentados con el Deinonychus y el Compsognathus. Los dinosaurios se distinguían por su postura erecta en la que los miembros estaban situados, más o menos, bajo el cuerpo, a la manera de las aves y los mamíferos, en vez de extendidos hacia los lados como en los cocodrilos, lagartos y tortugas. Comparten esta característica con los pterosaurios, sus parientes más cercanos, y con sus descendientes las aves. Sus huellas muestran que los dinosaurios bípedos caminaban como éstas, poniendo un pie delante del otro y con las puntas ligeramente hacia el interior. Las manos eran prensiles, con los dedos pulgares algo opuestos a los demás. En general, sus cerebros tenían un tamaño mayor que la media para los reptiles, sobre todo en los dinosaurios carnívoros y los hadrosaurios con pico de pato

Tipos de dinosaurios

Tiranosaurio Rex

El tiranosaurio medía aproximadamente 12 y 13 m de longitud y entre 5 y 8 metros de altura, con un peso estimado de 4 y 8 t1 .2 El tiranosaurio poseía un gran cráneo de 1,53 m provisto de fenestras oculares y nasales. Su cráneo presenta un gran número de huesos fusionados, supliendo la movilidad por una estructura más maciza, cosa inusual en los terópodos, que por lo general tenían huesos ligeros. El cuello era grueso, musculoso y corto. Cuando el tiranosaurio fue descubierto, no se hallaron las extremidades superiores. Para completar el esqueleto original, que fue montado para ser exhibido al público, Osborn sustituyó esa parte restante por los "brazos" con tres dedos de un allosaurio. Sin embargo, en 1914, Lawrence Lambe demostró que el tiranosaurio estaba estrechamente relacionado con el albertosaurio, por lo que le atribuyó 2 dedos en lugar de 3, conjetura que se confirmó en 1989, con el hallazgo de brazos, los cuales eran relativamente diminutos, de aproximadamente 1 m. Su funcion era rascarse el cuello y agarrar a la hembra en el apareamiento, nunca se usaron para cazar, tampoco para agarrar cosas ni a otros dinosaurios. En las extremidades inferiores disponía de 3 uñas (más una vestigial). El tiranosaurio tenía una cola larga, rígida y puntiaguda que utilizaba como contrapeso para su enorme cabeza y para apoyarse al efectuar giros rápidos.


Daspletosaurus

Daspletosaurus Torosus comparado con un humano a escala. Daspletosaurus medía aproximadamente entre 8 y 9 metros de largo,1 con un peso estimado de 2,5 toneladas.1 2 3 Pero se ha estimado un rango de peso que va desde las 1,84 a 3,8 toneladas.5 Una de sus principales características era su enorme cabeza, construida muy fuerte, de un metro de largo. Esta estaba preparada para absorber el impacto del golpe sobre la presa cuando atacara. Los huesos nasasales de la superficie superior del morro estaban soldados para darle mayor sólides al conjunto. Igualmente para mantener un peso bajo de la cabeza, esta poseía grandes fenestraciones. La cabeza estaba sostenida por un cuello en forma de S, que le brindaba flexibilidad y fuerza6 . La boca estaba coronada de 6 docenas de dientes muy largos con una sección de forma oval, menos los dientes desde el premaxilar hacia el final que poseían una sección den forma de D, mostrando la heterodontia, típica de los tiranosáuridos. Las características únicas del cráneo incluyeron la superficie externa rugosa del maxilar (hueso de la mandíbula superior) y las crestas pronunciadas alrededor de los ojos en los huesos lacrimales, postorbitales y yugales. La órbita ocular era un óvalo alto, de alguna manera entre la forma circular del Gorgosaurus y la forma de cerradura del Tyrannosaurus

Velociraptor

El Velocirráptor comparado en tamaño con un humano. Para ser un dromeosáurido el velocirráptor era relativamente pequeño, los adultos alcanzaban una longitud de 2 m, y aproximadamente 0,5 metro de altura a la cadera, pesando cerca de 15 kg.1 El cráneo, de unos 25 cm de largo, tenía una forma unica curvada hacia arriba, con una superficie superior cóncava y una inferior convexa. Las mandíbulas estaban alineadas con 26 ó 28 dientes en cada lado, el borde posterior de cada diente era marcadamente aserrado — posiblemente una adaptación que mejoró su habilidad para capturar y retener presas veloces2 3 —. Del mismo modo que sucede en las aves, su pubis apuntaba hacia atrás, y no hacia adelante como en la mayoría de terópodos.

Megaraptor

El Megarráptor fue descripto inicialmente como un carnívoro de gran tamaño, probablemente perteneciente a la familia de los dromeosáuridos (Novas, 1998). El material inicial del holotipo estaba compuesto por una sola garra fósil, de unos 30 cm. de longitud, que se asemejaba notablemente a la hoz metatarsal propia de los dromaeosáuridos, y por algunos otros restos de muy poca significación, lo que dificultaba la identificación certera del individuo. El descubrimiento posterior de un miembro delantero completo, sin embargo, demostró que esta garra gigante tenía un origen metacarpiano (específicamente del primer dedo) (Calvo et al, 2004). La mano sigue siendo absolutamente diferente de otros carnosaurianos, así que el hecho de si Megaraptor es o no un alosáurido, un carcarodontosáurido, un megalosáurido, o algo más es todavía motivo de hipótesis. Es interesante observar que, antes de ser publicada, la clasificación del espinosáurido Baryonyx, provisto asimismo de garras desproporcionadas (aunque más pequeñas que las de Megaraptor) también incluía a dicho holotipo dentro del grupo de los dromaeosáuridos.

Espinosaurus

Los Espinosaurios alcanzaba a medir alrededor de 10 metros de altura, a la cadera y 15 metros de largo, su alimentación constaba más que todo en la caza de peces e incluso otros animales herbívoros más grandes, su rapidez y agilidad resaltaban en sus musculosas piernas y sus fuertes antebrazos dotados con enormes garras, su hocico era especializado para una mordedura rápida en lugares clave y su forma corporal era aerodínamica o en términos científicos en pirámide, por eso sus fósiles o aquellos fragmentos que se han encontrado, demuestran que la habilidad más excepcional de este gran animal era la rapidez, incluso más rápido que los grandes carnivoros como lo eran Tyrannosaurus rex, Giganotosaurus carolini y el Carcharodontosaurus saharicus. Eran también, uno de los terópodos más pesados, pesando hasta 7 toneladas.1 A pesar de su altura, eran más largos que altos, y sumamente ligeros en proporción. Eran, probablemente, piscívoros más que cazadores de otros dinosaurios. Sus largos y fragilísimos cráneos, poseían unos pequeños dientes serrados para atrapar a sus presas acuáticas y una cresta entre los ojos.1 Su principal característica eran sus largas espinas dorsales, las cuales habrían sostenido una gran vela de piel, y podían llegar a medir 1,8 metro. Esta vela pudo actuar calentando la sangre rápidamente cuando el sol le daba de lleno, o disipando el calor. Este tipo de espinas fueron también halladas en el Ouranosaurio, un iguanodóntido también encontrado en Níger, por lo que se supone el desarrollo de las espinas debió obedecer a algún factor climático.2 Las espinas son un poco más altas al principio que al final, con la altura máxima en el centro de la aleta, siendo diferente a las velas vistas en los pelicosaurios Edaphosaurus y Dimetrodon.

Acrocantosaurio

Aunque era más pequeño que su pariente el giganotosaurio, el acrocantosaurio fue uno de los terópodos más grandes que han existido. El individuo más grande que se ha descubierto alcanzó 11,5 metros de longitud y un peso estimado de 2,4 toneladas, y su cráneo medía aproximadamente 1,3 metros de largo.1 El cráneo del acrocantosaurio, al igual que el de otros alosáuridos, era largo, bajo y estrecho. Un agujero en frente de su cuenca ocular conocido como fenestra anteorbital, le permitía reducir un tanto su peso, dicha abertura era muy grande y medía más de un cuarto de la longitud craneal y dos tercios de su altura. La superficie externa del maxilar y el lado superior del hueso nasal, justo al tope del hocico, no poseían una textura rugosa como en el giganotosaurio o el carcarodontosaurio. De los huesos nasales partían largos y cortos bordes que recorrían ambos lados del hocico hasta detrás de los ojos, donde continuaban sobre los huesos lagrimales.1 Esto es un rasgo característico de todos los alosauroides. A diferencia del alosaurio, no se presentaba una prominente cresta sobre el hueso lagrimal que se ubicaba frente a los ojos. Los huesos lagrimales y postorbitales se encuentran formando un arco superciliar encima del ojo, al igual que en los carcarodontosáuridos y abelisáuridos. Diecinueve dientes curvos y aserrados se insertaban a cada lado de la mandíbula superior, pero no se ha publicado aún la cantidad que hay en la mandíbula inferior. Los dientes del acrocantosaurio eran más anchos que los del carcarodontosaurio y no tenían la textura rugosa que distinguía a los carcarodontosáuridos. El dental fue cuadrado fuera del borde frontal, como en el giganotosaurio, y poco profundo, a diferencia del resto de la mandíbula que es muy profunda. El acrocantosaurio y el giganotosaurio poseen un grueso borde horizontal en el lado externo del hueso surangular de la mandíbula inferior, debajo de la articulación temporomandibular

Carcharodontosaurus

Carcharodontosaurus fue un gran terópodo carnívoro que oscilaba entre los 11 a 13,5 metros de largo y las 2,9 a 3,8 toneladas de peso,1 2 siendo uno de los mayores teropódos carnivoros, rivalizando con el Tyrannosaurus y el Giganotosaurus, pero superado por el Spinosaurus. Carcharodontosaurus también tenía uno de los cráneos más grandes de los dinosaurios carnívoros, aunque no tanto como se penso en un principio ya que debido a la falta del cuadrado y del premaxilar llevó a una interpretación errónea, actualmente estimaciones más correctas lo ubican en el rango de 1,6 m para C. saharicus, e incluso mayor en la especie de C. iguidensis de 1,75, Aunque mayores que los del Tyrannosaurus, no alcanzan a los de otro Carcharodontosauridae, el Giganotosaurus sudaméricano que llego a medir 1,95 metros de largo.5 Con mandíbulas llenas de aserrados dientes parecidos a los de los tiburones (de ahí su nombre "lagarto con dientes de tiburon"), que tenían la función de desgarrar carne, por lo que sus presas morían desangradas, además sus manos tenían garras afiladas como garfios de carnicero para sostener a sus víctimas mientras las destrozaba con sus mandíbulas

Ovirraptor

Tradicionalmente al ovirráptor se lo describía con una gran cresta similar a la del casuario, pero estudios posteriores indicaron que el cráneo de dicho espécimen correspondía a un citipati, un pariente cercano del ovirráptor. Dadas las relaciones filogenéticas, es probable que el ovirráptor exhibiera una cresta, aunque ante la ausencia de un cráneo, la presencia y dimensiones de esta resultan imposibles de determinar.

Al contrario de lo que el nombre sugiere, ovirráptor no se alimentaba de huevos, cosa que se presumió debido a que sus fósiles se hallaron cerca de un nido que se asumió pertenecía al género Protoceratops, dado que este era el dinosaurio más abundante de la formación. . Estudios revelaron posteriormente que el nido pertenecía, de hecho, a Ovirraptor Ya en 1977, Barsbold argumentaba que la fuerza de las mandíbulas del ovirráptor le hubiera permitido abrir las conchas de los moluscos como las actuales ostras, que se hallaron en el mismo sitio que el ovirráptor. La idea de las mandíbulas aplastadoras fue propuesta por H. F. Osborn, que creía que la falta de dientes del ejemplar original, con la extensión de los huesos que forman el paladar constituía una herramienta para romper huevos, pero esta interpretación esta siendo discutida. Estos huesos forman parte del maxilar y mandíbula que convergen a unas prolongaciones. El resto del paladar óseo, a diferencia de otros dinosaurios, se extiende mas allá que la línea de la mandíbula y pudo ocupar un espacio inferior sin dientes en la mandíbula. Un pico (rhamphotheca) cubría los bordes de ambas mandíbulas y probablemente del paladar según lo propuesto por Barsbold y Osborn.

Allosaurus

Los alosaurios presentaban un tamaño promedio de 8,5 metros de longitud y 3,5 metros de altura, exhibiendo un peso estimado de una tonelada.[1] Con un largo mayor conocido para un ejemplar de Allosaurus (AMNH 680) estimado en 9,7 metros,[2] y un peso estimado de 2,3 toneladas.[2] Como en todos los dinosaurios, el estimar su peso es un area de debate, desde la decada de 1980 el rango de estimación a variado entre 1500 kilogramos, 1000 a 4000 Kg, y 1010 para un adulto tipico, no el maximo peso posible.[3] John Foster, un espacilista en la fauna de la Formaión Morrison sugiere que, suggests that 1000 kg es un peso rasonable para un adulto de A. fragilis, pero 700& kg es una estimación más cercana para los individuos medios según lo medido a través del fémur.

Utahraptor

"ladrón de Utah es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo dromeosáurido, que habitó en el Cretácico inferior (hace aproximadamente 112 y 100 millones de años, en el Albiano), en lo que hoy es el estado de Utah en Estados Unidos. Al igual que otros dromeosáuridos, el utarráptor poseía una capacidad craneal grande en comparación con el resto de los dinosaurios, y es posible que cazara en manada. Llegaba a medir unos siete m de longitud y a pesar 500 kg.

Baryonyx

Medía entre 8,5 metros de largo y unos 5 de alto. Probablemente pesaba alrededor de 1,7 toneladas. Aunque los análisis de los huesos sugieren que el ejemplar de Wealden aún no había terminado de crecer en el momento de la muerte, pudiendo llegar a medir 10 metros de largo y ha pesar 2 toneladas. El Baryonyx es un terópodo muy inusual. La estructura de su pelvis sugiere que era bípedo cuando se desplazaba de un lugar a otro. Sin embargo, sus miembros delanteros eran absurdamente largos para un terópodo, sugiriendo que pasaba mucho tiempo sobre sus cuatro extremidades. Al igual que los dromeosáuridos, el Baryonyx tenía un par de grandes garras curvas, de alrededor de 35 centímetros, pero al contrario que éstos, no se situaba en los pies, sino en las manos. La estructura ósea sugiere la existencia de una poderosa musculatura en las extremidades anteriores, mucho mayor que en la mayoría de los terópodos. El largo cuello era muy poco flexible y no tenía la forma en S de muchos otros terópodos. El cráneo se insertaba en un ángulo agudo y no recto, como es común en dinosaurios similares. Las grandes mandíbulas eran singularmente cocodrilianas en aspecto y tenían 96 dientes, el doble que la mayoría de sus parientes. 64 de estos dientes se situaban en la mandíbula inferior y 32, más largos, en la superior. Es posible que el hocico presentase una pequeña cresta. La mandibúla superior tenía un ángulo agudo cerca del hocico, una característica vista en cocodrilos que ayuda a evitar que la presa se escape. Una característica similar también se ve en los alcaudones.


Sucomimus

Un estudio detallado demuestra que el ejemplar de sucomimo hallado era en efecto un subadulto de cerca de 12 m de longitud: muchos investigadores creen que pudo haber crecido hasta los 13 m y de 3 a 5 de alto, alcanzando el tamaño del Tiranosaurio y pesando 6 toneladas. Sucomimo tenía un hocico muy largo y bajo, y quijadas estrechas tachonadas con unos cien dientes no muy agudos y curvados levemente hacia atrás. La extremidad del hocico era abultada y llevaba un rosetón de dientes más largos que el resto. El animal es reminiscente de los cocodrilos actuales que comen principalmente pescados, tales como el actual gavial, un tipo de aligátor grande y estilizado con un hocico muy largo y delgado, de la India. Sucomimo también tenía una extensión vertical de sus vértebras dorsales que pudo haber soportado una cierta clase de aleta, canto o vela formada por piel, vista en forma mucho más exagerada en espinosaurio. La impresión general que plantean los investigadores es la de una criatura de gran porte (que se alimentaba usualmente de peces) y que hace más de 100 millones de años deambulaba por el Sáhara cuando éste era un vergel pantanoso.

Carnotauro

Era un terópodo de tamaño medio, de alrededor de 9 metros de longitud, 3,5 de altura, y pesaba alrededor de 1500 kilogramos. Su cabeza era muy pequeña en comparación con la de los otros predadores de su tamaño, de solo 60 centímetros de largo y presentaba pequeños dientes de alrededor de 4 cm. Las características más distintivas del Carnotaurus son dos cuernos gruesos sobre los ojos, y unos miembros delanteros extremadamente reducidos y atrofiados, provistos de cuatro dedos

Deltadromeus

es un género representado por una única especie de dinosaurio terópodo noasáurido, que vivió mediados del período Cretácico, hace aproximadamente 95 millones de años, en el Cenomaniano, en lo que hoy es África. Este carnívoro tenía, los largos miembros traseros inusualmente delgados para su tamaño, sugiriendo que era un corredor rápido. Pudo haber sido uno de los dinosaurios carnívoros más largos, con unos restos sin publicar que indicarian un espécimen parcial de alrededor de 13,3 metros de largo, aunque habría pesado solamente 3,5 toneladas, haciéndolo más delgado que los carnosaurios gigantes El espécimen más completo es el holotipo que midió un estimado de 8,1 m de largo

Giganotosaurus

presentaba el aspecto propio de los grandes dinosaurios carnivoros ya que tenia un enorme cráneo de más de 1,8 metros de largo, desproporcionado aun para su inmenso tamaño, con gigantescas mandíbulas llenas de dientes curvos y afilados con la función especifica de desgarrar carne y no triturar huesos. Por lo que se asume que era realmente un depredador a diferencia de los abelisauridos con los que convivía que presentaban más hábitos de carroñeros que también adoptaba el giganotosaurio si tenía la oportunidad. Otros rasgos del giganotosaurio que demostraban su condición de depredador mas que de carroñero eran que su poderoso pero ligero cuerpo, patas grandes y musculosas, mayores que las de cualquier otro carnívoro (sin contar al espinosaurio) que le daban una gran elevación, pero no proporcionada, por lo que el giganotosaurio tenia una apariencia compacta y robusta, con una larga cola musculosa que equilibraba su peso al desplazarse, por lo que el peso del giganotosaurio se reducía debido al gran tamaño de esta al igual que con los alosáuridos, haciendo del giganotosaurio un masivo pero rápido depredador especializado en capturar presas de mediano a gran tamaño y para culminar con las mortales armas que contaba para obtener su alimento poseía brazos grandes, aunque pequeños en relación a su cuerpo, con tres dedos cada uno terminados en afiladas garras que le ayudaban a sostener a sus presas mientras las fulminaba con sus letales mandíbulas.

Mapusaurus

Algo menor en tamaño a su pariente cercano, el Giganotosaurio, medía aproximadamente 10,5 metros de longitud y pesaba alrededor de 5 toneladas. Restos de mapusaurio fueron exhumados entre 1997 y 2001 por la expedición argentino-canadiense Proyecto Dinosaurio, de una zona expuesta de la formación de Huincul (grupo de Río Limay, del Cenomaniano), en la provincia argentina de Neuquén, en un lecho que contenía por lo menos siete individuos de varias etapas ontogenéticas. Los responsables de la extracción fueron el profesor paleontólogo argentino Rodolfo Coria y su colega canadiense Phil Currie, quienes lo bautizaron en honor a la etnia mapuche que habita la región e hicieron público el descubrimiento en 2006.

Tarbosaurio

El cráneo del tarbosaurio alcanzaba un enorme tamaño de 113 cm de largo. El tarbosaurio medía entre 6,5 y 10,6 m de longitud y pesaba entre 5 y 5,5 t. En su mandíbula superior tenía 27 dientes curvos, similares a los del tiranosaurio, aunque ligeramente más pequeños.

1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje