Página principal

Para correr el encierro es necesaria una buena preparación física y psicológica


Descargar 18.75 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño18.75 Kb.



Departamento de Comunicación

“Para correr el encierro es necesaria una buena preparación física y psicológica”





Pamplona, 28 de agosto de 2009. Su dilatada experiencia ante las astas de los toros -21 años corriendo encierros- le ha servido para valorar la importancia de correr en una buena forma física y psicológica. Trabajador de una empresa de automoción, casado y padre de cuatro hijos, el pamplonés Juan José Martínez Gilabert, de 38 años, se inició ante los astados en la adolescencia, cuando participaba en los encierros “txikis” de vaquillas que hace 30 años organizaba el Ayuntamiento de Pamplona. A los 15 años saltó a los encierros de vacas bravas que se celebran en numerosas localidades navarras con motivo de sus fiestas patronales. Dos años después, con la experiencia acumulada en estas carreras, se atrevió por primera vez a participar en los encierros de toros de Pamplona durante las fiestas de San Fermín.

Desde entonces no ha parado a pesar de los numerosos sobresaltos que ha vivido en su larga trayectoria. Ni siquiera cuando en agosto de 2007 se vio arrollado por un toro en un encierro de Tudela, con un resultado de tres costillas rotas. Con lesiones incluidas, al día siguiente volvió a correr. Según recuerda, este ha sido el mayor susto que le han propinado los astados.



Juan José Martínez reconoce, sin embargo, que en alguna ocasión ha llegado a hacerse el propósito de dejar esta afición, aunque el intento no ha tenido éxito. “Ves el encierro desde el vallado y una vez te contienes, pero a la segunda ya has saltado al recorrido. Es algo que se lleva dentro y que no se puede evitar”, confiesa.

Frecuencia cardiaca al máximo


  • ¿Existen palabras para describir qué siente un corredor del encierro para mantener una afición tan arraigada como la suya?

  • Es difícil de explicar porque es algo que te llama siempre. Una vez me planteé dejarlos, pero al final no fui capaz. No tuve la valentía suficiente para dejar de correr. Y seguiré corriendo siempre que los toros me sigan respetando.

  • ¿Pero qué es lo que “engancha”, el riesgo, la descarga de adrenalina...?

  • Es un poco todo. Esperas un año para vivir este momento. Una vez que estás delante de los toros, es como si explotaras y soltaras todo lo que llevas dentro. Cuando termina el encierro te quedas como nuevo. Es una sensación única difícil de explicar con palabras.

  • Según los datos del pulsómetro que le colocó el doctor Calabuig, de la Clínica Universidad de Navarra, durante el encierro, su ritmo cardiaco rebasaba la frecuencia cardiaca máxima que le correspondería según su edad. ¿Siente en esos momentos que se encuentra al límite del esfuerzo físico del que es capaz?

  • Siento el sofoco normal de la carrera. Después, los nervios y el miedo que he pasado en ese momento. Noto que el corazón late con fuerza, pero no me siento al límite de mi fuerza física porque son sólo unos cuantos metros. Aparentemente tampoco me parece que suponga un gran esfuerzo físico.

  • Conocer que su corazón roza las 200 pulsaciones cuando se pone ante las astas de un toro, ¿le asusta?

  • No es una cuestión que me asuste. Yo seguiré haciendo lo mismo, aunque siga con las mismas pulsaciones o más. Ante una situación como el encierro, las pulsaciones se disparan todos los días. Pero si el cardiólogo dice que una persona en buena forma física no corre peligro, me aporta más tranquilidad.



Un deportista habitual


  • ¿Lleva algún tipo de preparación física especial?

  • Siempre he sido deportista. Desde pequeño he jugado mucho a fútbol, hasta los 29 años. Después paré pero hace unos años volví a retomarlo. Además arbitro partidos de futbito infantil. También voy dos o tres días al gimnasio y sigo una dieta normal, equilibrada. Hago deporte pero sin obsesionarme. Me gusta mantenerme en buena forma aunque sin pasarme, haciendo el deporte suficiente de manera que me permita desarrollar la actividad que quiero realizar.

  • ¿Es importante también una preparación psicológica para participar en un encierro?

  • Es necesario tener tanto una buena preparación física, como psicológica. El corredor ya sabe a qué se expone. Es un espectáculo gratuito que a quien participa no le reporta ningún beneficio económico y además ya sabe qué se juega: el encierro empieza a las 8 de la mañana y a las 8 y un minuto te puede haber cogido el toro y estar muerto. Sabes que no te pagan por esto y que el que corre es sólo porque lo siente, aunque hay mucha gente que participa sin saber dónde se mete. Por eso, es importante que el corredor esté preparado psicológicamente, con los nervios templados, para darse cuenta de los corredores que tiene alrededor y de dónde tiene los huecos para poder ponerse a salvo ante una situación de peligro.



Trabajo y familia, prioritarios


Su afición es tal que le lleva a organizarse familiar y profesionalmente para poder acudir a otras localidades españolas. Así, Juan José relata, como si de un torero se tratase, que la temporada la comienza en invierno. “Empezamos la temporada en febrero con los encierros de Ciudad Rodrigo, en Salamanca. Luego recorremos varias localidades, pueblos de Navarra y de La Rioja, como Calahorra. A finales de junio vamos a Saint Server de las Landas en Francia y después ya a San Fermín. A continuación seguimos con los encierros de diferentes localidades navarras, para continuar con los de San Sebastián de los Reyes, Peralta, Sangüesa y en noviembre terminamos en Saint Server de las Landas”.

- ¿Cómo hace compatible una afición tan intensa como la suya con la familia y el trabajo?

  • En San Fermín es más fácil compatibilizarlo porque son encierros que se corren en casa. Para poder ir a los demás todo depende de si puedo organizarme en el trabajo y con la familia. Al final, correr en los encierros no me da de comer, lo que me da de comer es mi trabajo, que es lo prioritario. Igual que la familia. No puedo estar dejándolos aquí cada dos por tres o llevándomelos allá donde vaya a correr. Esta afición me motiva a mí. Es mi afición, no la de ellos.

  • ¿Qué recomendaría a aquellos jóvenes que quieran comenzar a correr en los encierros?

  • Les recomendaría que se informen a través de los corredores veteranos, que escuchen sus consejos, que cumplan siempre con la normativa que regula el encierro y que disfruten de la carrera. Lo primero que deben procurar es estar en buena forma física y cuidarse. Es importante que la noche anterior duerman bien, porque si uno duerme poco y mal, al día siguiente no tiene la consciencia necesaria para responder bien ante una situación de peligro y para valorar todo lo que se está jugando. Además, me gustaría que el Ayuntamiento de Pamplona impulsase de nuevo la vuelta de los encierros “txikis” de antaño, para que los pequeños a los que les guste crezcan con ese sentimiento hacia el encierro. De esta forma, cuando tomen la importante decisión de correr, puedan estar preparados.



Pie de foto 2 y 3: Juan José Martínez Gilabert, pamplonés y corredor habitual de los encierros de toros desde hace 21 años.

Dispone de los siguientes materiales en www.cun.es/notasdeprensa/


  • Texto en DOC

  • Fotos en alta resolución en JPG

  • Vídeo en FLV

Si necesita más información, por favor contacte con el departamento de Comunicación de la Clínica Universidad de Navarra en el teléfono 948 296 497.


Jesús Zorrilla

Mónica Ruiz de la Cuesta

Amaia Zaratiegui


Avda. Pío XII, 36. 31008 Pamplona. España · Tel. +34 948 296 497 · Fax +34 948 296 500 · noticiascun@unav.es · www.cun.es





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje