Página principal

Pagaremos más Impuestos?


Descargar 8.97 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño8.97 Kb.
http://www.el-mundo.es/sudinero/noticias/act-125-16a.html

El Euro

Pagaremos más Impuestos?
Cómo afectará el euro a las relaciones entre el contribuyente y el Fisco

Por José María Zavala



Las Administraciones Públicas (AAPP) de una gran parte de los Estados miembros de la Unión Europea (UE) han comenzado sus deberes. Unos trabajos en los que se deja constancia de los preparativos prácticos necesarios para que la conversión al euro se efectúe de la mejor forma posible. Esos trabajos se recogen habitualmente en planes nacionales de transición de las AAPP al euro.



El Plan Nacional. En España, el Gobierno dio a conocer, el pasado mes de diciembre, un documento titulado Plan Nacional para la Transición al Euro. El texto ha sido coordinado por la Comisión Interministerial para la introducción al euro, con la participación de todos los ministerios de la Administración Central y de las administraciones autonómicas y locales.

En el plan nacional se recoge el esquema de transición al euro de la totalidad de los agentes sociales: ciudadanos, empresas, sistema financiero... Tras describir en los dos primeros capítulos el estatuto jurídico del euro y el proceso de transición del sistema financiero, en el tercero se define el esquema de cambio al euro de las AAPP. Se indican los mecanismos internos de adaptación de éstas y las decisiones que deben adoptar para promover una introducción ordenada del euro en España por parte de empresas y consumidores.



La Ley paraguas. En el ámbito jurídico, el Plan Nacional adelanta, entre otras cuestiones, que para complementar la aplicación automática en España del Estatuto jurídico del euro, se redactará una Ley paraguas. Este texto tendrá como finalidad evitar la inseguridad jurídica y permitir el desarrollo posterior de modificaciones legales en determinados campos del ordenamiento jurídico que presenten particularidades. (En principio, se prevé que dicha ley, junto con las disposiciones de acompañamiento precisas, debería estar lista esta primavera).

Adaptación de la fiscalidad al euro. En el campo fiscal, el Plan Nacional parte de la hipótesis de considerar que la inexistencia de billetes y monedas en euros durante el período transitorio hará poco atractiva la utilización de la nueva divisa en las declaraciones tributarias de las personas físicas. En cambio, muchas entidades mercantiles pueden utilizar el euro durante este período, por lo que la Administración Tributaria se considera obligada a facilitarles el cumplimiento de sus obligaciones en la nueva moneda.

Además, todas las decisiones establecidas por el Plan se han regido por el principio de neutralidad fiscal, esto es, que el paso al euro no represente un incremento de la presión fiscal y que ningún contribuyente pague más impuestos por el mero hecho de pasar a relacionarse con la Administración Tributaria en euros. En el Plan Nacional se contemplan tres áreas de relación entre la Hacienda Pública y los contribuyentes: ingresos y pagos, contabilidad y declaraciones. Mientras que en los dos primeros campos se contempla una libertad de actuación total desde el inicio del período transitorio, en el aspecto de las declaraciones el Plan se manifiesta en favor de una introducción gradual del euro. Examinemos esas áreas a continuación:



El pago de los impuestos en euros. La Administración Tributaria aceptará el pago a partir del 1 de enero de 1999. Los contribuyentes podrán mantener así cuentas abiertas en euros en las instituciones financieras, desde las que tendrán capacidad para ordenar transferencias a favor del Tesoro Público. Esta posibilidad se reconoce a cualquier persona o entidad, desarrolle o no actividades empresariales o profesionales. Para el pago en euros se utilizará el tipo fijo de conversión entre la moneda única y la peseta. Así se obtendrá el importe en euros que se cargará en la cuenta del contribuyente.

Del mismo modo, se prevé que, a partir del 1 de enero de 1999, el Tesoro Público transfiera a los contribuyentes las sumas que les adeude por devoluciones tributarias. Esos importes se abonarán en las cuentas abiertas en las entidades financieras, en la misma moneda en que estén denominadas, sea en pesetas o en euros.



Declaraciones en euros. Desde el inicio de 1999, las sociedades podrán presentar en euros las declaraciones tributarias correspondientes al Impuesto de Sociedades, al IVA y al Documento Unico Aduanero. Pero deberán acreditar, para ello, que llevan la contabilidad en euros. La Administración Tributaria convertirá, sin embargo, las cifras a pesetas. En lo que respecta a las personas físicas, sus declaraciones tributarias seguirán siendo exclusivamente en pesetas entre 1999 y el 2001 (aunque el pago puede hacerse, como se ha dicho, en euros desde 1999). En cuanto a la declaración del IRPF que se presente en el año 2002, el criterio manifestado hasta ahora por la Administración Tributaria es que siga siendo en pesetas. Pero, sin duda, se trata de algo que puede llegar a modificarse si así se considerase conveniente.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje