Página principal

P. ÁNgel peña o. A. R. María madre nuestra lima – perú 2008 MaríA, madre nuestra nihil Obstat


Descargar 390.56 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño390.56 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.

MARÍA

MADRE NUESTRA

LIMA – PERÚ

2008

MARÍA, MADRE NUESTRA

Nihil Obstat

P. Ignacio Reinares

Vicario Provincial del Perú

Agustino Recoleto

Imprimatur

Mons. José Carmelo Martínez

Obispo de Cajamarca

P. ÁNGEL PEÑA O.A.R.

LIMA – PERÚ

2008

ÍNDICE GENERAL



ÍNDICE GENERAL 4

INTRODUCCIÓN 6

PRIMERA PARTE 7

DEVOCIÓN A MARÍA 7

TEXTOS BÍBLICOS 7

MARÍA Y LOS PRIMEROS CRISTIANOS 14

DOGMAS MARIANOS 17

MARÍA, MEDIADORA UNIVERSAL 29

OTROS TÍTULOS MARIANOS 33

EL HIMNO AKATHISTOS 35

MARÍA Y LOS MUSULMANES 37

MARÍA Y ALGUNOS SANTOS 39

SEGUNDA PARTE 43

DEVOCIONES A MARÍA 43

EL ROSARIO 43

EL ÁNGELUS 61

LA MEDALLA MILAGROSA 62

EL ESCAPULARIO DEL CARMEN 68

LAS TRES AVEMARÍAS 76

LOS CINCO PRIMEROS SÁBADOS 83

OTRAS DEVOCIONES 85

TERCERA PARTE 96

AMOR A MARÍA 96

BELLEZA DE MARÍA 96

LAS SONRISAS DE MARÍA 98

LAS FLORES DE MARÍA 102

LOS PERFUMES DE MARÍA 104

MARÍA ES NUESTRA MADRE 106

NOS DEFIENDE DEL MALIGNO 113

ORACIONES Y POESÍAS A MARÍA 119

CONTRABANDO EN EL CIELO 124

CUARTA PARTE 128

A JESÚS POR MARÍA 128

APARICIONES Y MILAGROS DE MARÍA 128

CONVERTIDOS POR MEDIO DE MARÍA 134

CONSAGRACIÓN A MARÍA 140

REFLEXIONES 148

INVOCA A MARÍA 152

ALABANZAS A MARÍA 155

CONCLUSIÓN 158

BIBLIOGRAFÍA 159



INTRODUCCIÓN

Este es un libro dedicado a la Virgen María. En él deseo expresarle mi cariño, que viene desde mi más tierna infancia. Por experiencia puedo decir que nunca me he arrepentido de amarla y que, cuanto más la amo, más amo a Jesús. Por eso, quiero presentar este libro con el deseo de que todos los que lo lean puedan amarla también cada día más y amar también cada día más a Jesús.


Comenzaré dando algunos fundamentos de la devoción mariana con textos bíblicos, doctrina de la Iglesia, citas de santos... También expondré algunas de las principales devociones a María, con oraciones y poesías, todo ello confirmado con muchos ejemplos, que puedan ratificar la eficacia de la devoción a María. La última parte trata de María como camino para llegar a Jesús. A Jesús por María. Por medio de María, encontraremos siempre a Jesús, como lo encontraron tantos convertidos y tantos santos a lo largo de los siglos.
Les deseo a todos un amor grande y profundo a María. Que su ternura y amor maternal iluminen sus vidas para que puedan encontrar por medio de Ella a Jesús, el amigo que siempre nos espera, en la Eucaristía.

PRIMERA PARTE


DEVOCIÓN A MARÍA
En esta primera parte, deseo fundamentar la devoción a María con textos bíblicos y con la enseñanza de la Iglesia y de los santos. María ha estado siempre en el corazón de la Iglesia y, desde el día de Pentecostés, ha sido la Madre de la Iglesia que ha velado por Ella para ayudarla en los momentos difíciles de crisis y confusiones para guiarla hacia Jesús.

TEXTOS BÍBLICOS
Son muchos los textos del Antiguo Testamento, en que los escrituristas y los grandes santos han visto la presencia de María. Hay textos en los que aparece como anunciada o en figura nuestra Madre María.
Ella es prefigurada por Judit, que corta la cabeza de Holofernes, jefe del ejército de los enemigos del pueblo de Dios, al igual que María pisa la cabeza de Satanás. Igualmente, Ester prefigura a María, porque siendo reina, obtiene que su pueblo no sea exterminado; al igual que María, reina del universo, con su intercesión, consigue que el pueblo de Dios no sea destruido sino salvado. También el arca de la alianza es figura de María, porque el arca contenía la presencia de Dios y ¿qué mejor arca que María, que llevó en su seno al Hijo de Dios? María también es prefigurada por aquella nube del profeta Elías. Una nube como la palma de un hombre, que sube del mar... Poco a poco, se fue oscureciendo el cielo por las nubes y el viento, y se produjo una gran lluvia (1 Reg 18, 44-45). María es como esa nube pequeñita, aparentemente insignificante, pero que produce una gran lluvia de bendiciones sobre toda la tierra. Y es dulce y tierna con sus hijos como aquella brisa suave, que acarició a Elías (1 Reg 19, 12). Otra figura de María es la escala de Jacob por donde subían y bajaban los ángeles de Dios (Gén 28,12). Porque ella es el camino más corto y fácil para llegar a Jesús y, por tanto, al cielo. Veamos ahora algunos textos, que los santos interpretan referidos a María:


  • Pondré enemistad entre ti y la mujer. Ella te aplastará la cabeza (Gén 3, 15). Así lo traduce san Jerónimo, inspirado por Dios, en la traducción latina Vulgata, la traducción oficial de la Iglesia durante siglos. María aplasta la cabeza de la serpiente infernal, porque contra Ella no puede nada, ya que es purísima e inmaculada, sin el más mínimo pecado.




  • ¿Quién es esta que sube del desierto, apoyada en su amado? (Cantar 8, 5). Este texto lo refieren a su Asunción a los cielos, pues María sube de esta tierra de desierto, apoyada en su amado Jesús.




  • Toda hermosa eres, amada mía, y no hay mancha en ti (Cantar 4, 7). ¿De quién podría decirse que es inmaculada, sin mancha, sino de María?

  • Ella es resplandor de la luz eterna, el espejo sin mancha de la actividad de Dios, imagen de su bondad... Es más hermosa que el sol, supera todo el conjunto de estrellas y, comparada con la luz, sale vencedora (Sab 7, 26-29). ¿Quién podría ser más hermosa que el sol sino María?

  • Ella, siendo una, lo puede todo (Sab 7, 27). ¿Quién lo puede todo con su poderosa intercesión sino María? Ella, como dicen los santos, es la omnipotencia suplicante. Todo lo puede con su intercesión.




  • Dios me creó en el principio de sus caminos y antes de sus obras más antiguas. Desde la eternidad fui ungida, antes que la tierra existiese... Bienaventurado quien me escucha y vela a mi puerta cada día. Porque el que me halla, encuentra la vida y alcanzará el favor de Dios. Y, al contrario, el que me pierde, a sí mismo se hace daño, y el que me odia, ama la muerte (Prov 8, 22-36).




  • Yo soy la madre del amor hermoso y de la santa esperanza. Venid a mí los que me deseáis y saciaos de mis frutos. Porque recordarme es más dulce que la miel y poseerme es más rico que un panal de miel... El que me escucha jamás será confundido y los que me sirven no pecarán (Eclo 24, 24-30).




  • He aquí que una virgen dará a luz un niño y le pondrá por nombre Emmanuel (Is 7, 14). ¿Quién ha sido, a la vez, Virgen y Madre fuera de María? Así lo confirma Mt 1, 23, citando este texto.




  • Ella es el jardín cerrado, la fuente sellada (Cant 4, 12), que guarda sus aguas totalmente puras sólo para Dios, porque es virgen.




  • Ella es la puerta cerrada de que habla Ezequiel 44, 1-3: Me llevó luego a la puerta de afuera del santuario, que daba a oriente, pero la puerta estaba cerrada; y me dijo Yahvé: Esta puerta ha de estar cerrada, no se abrirá ni entrará por ella hombre alguno, porque ha entrado por ella Yahvé, Dios de Israel. Por tanto, ha de quedar cerrada. Según los santos Padres, esta puerta es figura de María, siempre virgen, pues está totalmente reservada y consagrada a Dios.

Otros autores, siguiendo a san Jerónimo, han visto a María en Isaías 11, 1: Y brotará un retoño del tronco de Jesé y una flor surgirá de sus raíces. Este texto lo interpretaban los judíos del tiempo de Jesús, referido al Mesías. San Ireneo dice textualmente: La Virgen, que concibió a Cristo, era el retoño (Demonstratio 59). También san Hipólito habla de que el retoño del tronco de Jesé era María, porque Jesé era el padre de David y María era de la descendencia de David. Por eso, dice que la flor que surge de sus raíces es Jesús y el retoño es María (Benedictiones Isaac et Iacob I). Lo mismo afirma Tertuliano (Adversus Marcionem III, 17, 3-4).


María es hermosa como la luna, resplandeciente como el sol (Cant 6, 10). Y a ella le dice Dios: Ábreme, hermana mía, amada mía, paloma mía, inmaculada mía (Cant 5, 2). Ella es terrible como un ejército formado en batalla (Cant 6, 4). Es terrible contra Satanás, pues le aplasta la cabeza. Hay un texto en el que María aparece terrible contra el maligno. Es en Daniel 2. Allí aparece una estatua grande y de aspecto terrible. La cabeza era de oro puro, su pecho y sus brazos de plata, su vientre y caderas de bronce; sus piernas de hierro y sus pies, en parte de hierro y en parte de barro. Representa esta estatua al rey de las cosas materiales, a Satanás, que quiere reinar en el mundo. Pero una pequeña piedra, desprendida, no lanzada por mano humana hirió a la estatua en los pies de hierro y barro, destrozándola. Creemos que esta piedrecita, se refiere a María, que siendo tan humilde y pequeña, sin embargo, puede derrotar el poder de Satanás.
Y, si vamos al Nuevo Testamento, san Lucas nos habla maravillas de María en los dos primeros capítulos de su Evangelio. Empieza con las palabras del ángel que rezamos en el avemaría, palabras divinas y evangélicas, que debemos repetir frecuentemente. El ángel le dice de parte de Dios: Alégrate (Dios te salve) llena de gracia, el Señor está contigo (Lc 1, 28). María es llena de gracia, totalmente pura y bella; o, como decimos también, inmaculada por un privilegio especial de Dios, que en virtud de los méritos de Jesús, la previno de las consecuencias del pecado original y así fue inmaculada desde el primer momento de su concepción.
Su prima santa Isabel le dice, inspirada por el Espíritu Santo, o mejor dicho, le dice el Espíritu Santo por boca de su prima: Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre (Lc 1, 42). Y María, inspirada por Dios, dice: Todas las generaciones me llamarán bienaventurada (Lc 1, 48).
Por otra parte, Jesús desea que amemos a María y nos la ha dado como madre al decirnos: Ahí tienes a tu Madre (Jn 19, 27). Son palabras dirigidas a cada uno de nosotros, como siempre se ha interpretado. De este modo, María queda constituida por Jesús como Madre de todos y cada uno de los hombres.
Su poder de intercesión ante Jesús, queda manifestado con toda claridad en las bodas de Caná, cuando Jesús hace su primer milagro, sólo porque se lo pide su madre, manifestando así su voluntad de hacerla siempre feliz y concederle todo lo que pida (Jn 2).
Y ahora que Ella está en el cielo como una reina, coronada de doce estrellas, como dice el Apocalipsis, nos ayuda contra el poder del maligno. Fue arrojado el dragón grande, la serpiente antigua, llamada diablo y Satanás... Se paró el dragón delante de la mujer, que estaba a punto de dar a luz, para tragarse a su hijo en cuanto naciese. Y dio a luz un varón que ha de apacentar a todas las naciones con vara de hierro (Jesús)... Y el dragón se dio a perseguir a la mujer (María), que había dado a luz a su hijo varón. Pero le fueron dadas a la mujer dos alas de águila grande... Se enfureció el dragón contra la mujer y se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, a los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús (Ap 12). En este capítulo, aparece María como una mujer inundada de sol, como en Sab 7, 26-29, donde se dice que es más hermosa que el sol y un espejo sin mancha (inmaculada). Se presenta como el arca de Dios en el cielo. Se abrió el templo de Dios, que está en el cielo y apareció el arca de la alianza (Ap 11, 19). A María le dan dos alas de águila grande (sabemos que las águilas son los enemigos mortales de las serpientes, a quienes matan aplastándoles la cabeza, como hacen María con Satanás), pero el diablo no se da por vencido y trata de vengarse en los hijos de María, es decir, en aquellos que guardan sus mandamientos y mantienen el testimonio de Jesús (Ap 12, 17).
Por eso, ella es un arma poderosa para defendernos del maligno, que siempre nos ataca para apartarnos de Jesús. Ahora bien, María y Jesús son inseparables y juntos los encontraron los pastores y los magos. Por eso, si nosotros queremos amar a Jesús, debemos amar también a María. A Jesús por María, al igual que el discípulo amado, que estuvo junto a la cruz de Jesús con María, acompañándola y desde aquella hora la recibió en su casa (Jn 19, 27), es decir, la recibió en su corazón como a una madre de verdad, como le había dicho Jesús. De la misma manera, si nosotros amamos a Jesús, debemos recibir a María en nuestro corazón como nuestra verdadera madre.
Además, Él nos dice: Yo Jesús... soy la estrella brillante de la mañana. Y el Espíritu y la esposa dicen: Ven (Ap 22, 16). Es decir, el Espíritu Santo y su esposa María, quieren que venga Jesús a reinar en el mundo. Y ése debe ser también nuestro deseo: que Cristo reine y llegue a ser el Rey de Reyes y el Señor de los Señores (Ap 19, 16) de nuestra vida y del mundo entero. Por María, llegaremos más fácilmente a Jesús. Ella es la estrella de Belén, que nos lleva siempre hacia Jesús.

MARÍA Y LOS PRIMEROS CRISTIANOS


El amor a María no es un invento tardío o una superstición introducida por el emperador Constantino. Ya hemos visto los textos del Evangelio. Y, si leemos el libro de los Hechos de los Apóstoles, veremos que aquellos primeros cristianos del siglo I: Perseveraban unánimes en la oración con María, la madre de Jesús (Hech 1, 14). No podían vivir solos, necesitaban del apoyo y del amor maternal de María, para no equivocarse en la fe. Y María les daba ejemplo y acudía con ellos a la misa diaria. Dice el texto: Diariamente acudían unánimes al templo, partían el pan en las casas (partir el pan o fracción del pan era la palabra usada en aquel tiempo para hablar de la misa) y tomaban su alimento con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios en medio del general favor del pueblo. Y cada día, el Señor iba incorporando a los que habían de ser salvados (Hech 2, 46-47).
Y el amor que los apóstoles y aquellos primeros cristianos tenían a María, como madre de Jesús y madre suya, se lo transmitieron a las generaciones sucesivas. A este respecto, debemos citar a los Santos Padres, que son los escritores cristianos de los ocho primeros siglos (también se considera entre ellos a San Bernardo, aunque es del siglo XII). Ellos fueron santos y transmitieron la verdadera fe desde el principio, y la Iglesia con su autoridad aprobó su doctrina, citándolos continuamente como testigos privilegiados de la tradición cristiana primitiva. Ellos son, hasta ahora, como la memoria viva de la auténtica doctrina católica, tal como se vivía en los primeros siglos. Ellos nos transmiten lo que siempre y en todas partes se creía en aquellos tiempos, lo cual es fuente segura para saber cuál es la verdadera fe que Jesús enseñó. Ellos compusieron el Credo (resumen de las verdades de la fe), fijaron con claridad el canon de las Escrituras y precisaron la doctrina católica al luchar contra los herejes. Ellos son los garantes y testigos de la auténtica doctrina católica y, por eso, algunos concilios y Papas, incluso hoy, acuden a ellos para confirmar sus enseñanzas. En el concilio de Calcedonia, en el año 451, se comienza diciendo: Siguiendo a los Santos Padres... Pues bien, nosotros también acudiremos a estos Santos Padres para confirmar la doctrina sobre la Virgen María.
Ya en el siglo I, san Ignacio de Antioquía, en sus escritos, habla de María como madre universal, recalcando su virginidad perpetua y su maternidad divina. A este respecto, digamos que en el siglo II ya había imágenes de María, pues se han encontrado cuatro imágenes de la Virgen con el niño en las catacumbas de santa Priscila de Roma. En este mismo siglo, se ha descubierto también la inscripción Ave María en la iglesia-sinagoga de Nazaret, construida sobre la casa de José y de María. Sobre esta iglesia, usada por los primeros cristianos, se había construido una iglesia bizantina. Sobre la iglesia bizantina, los cruzados habían construido otra iglesia. En el siglo XVIII, los padres franciscanos habían construido otra iglesia más grande y, actualmente, en el mismo lugar donde habían sido construidas estas iglesias, sobre la misma casa de José y María, está construida la gran basílica de la Anunciación, que es obra del arquitecto italiano Giovanni Muzio, y que fue consagrada el año 1969.
Antes de construir la actual basílica y al echar abajo la anterior iglesia, el gran arqueólogo bíblico padre Bellarmino Bagatti aprovechó para excavar y descubrir algunos datos interesantes. En la primitiva iglesia-sinagoga de los primeros cristianos de Nazaret, el padre Bagatti encontró la inscripción en griego Kaire Maria, Ave María. Otro escrito, en antiguo armenio decía: Virgen bella.
El padre Bagatti le dijo personalmente a Vittorio Messori: Tenemos la prueba de que la invocación a María nace con el cristianismo mismo y en el mismo lugar donde habitaba María. Gracias a las excavaciones realizadas, el católico sabe que, recitando el rosario, se enlaza a una cadena iniciada en Nazaret mismo. Una cadena de oración comenzada por alguno que había conocido a la Madre de Jesús, cuando para todos no era más que una joven como tantas otras1.
En el siglo IV, ya se celebraban en Roma cuatro procesiones en honor de María y se celebraba la fiesta de la purificación, además de la Anunciación. En Siria, desde el año 370, se celebraba la fiesta de la virginidad de María. En el siglo V se comenzó a celebrar la fiesta de su Natividad; en el siglo VI, la fiesta de la Asunción; y en el siglo VII, la fiesta de la Inmaculada Concepción.
Pero ¿qué significa el nombre de María? El nombre de María era muy común entre las mujeres judías en tiempos de Jesús. María en hebreo se escribe Mrym y es pronunciado Miryám. Muchos autores han considerado que Miryám tiene un origen egipcio, pues María, la hermana de Moisés, había nacido en Egipto. Myr en egipcio, según se ve por los jeroglíficos antiguos, significa amada. Por otra parte, yam sería la abreviación del nombre de Dios, que para los judíos era Yahvé. En este caso, María significaría amada de Yahvé.
Pero otros estudios piensan diferente. Según las excavaciones practicadas en Ugarit, en Medio Oriente, se ve que el alfabeto ugarítico, que es cuneiforme, es bastante parecido al alfabeto hebreo. Algunos han considerado de estos descubrimientos que la raíz Mrym es equivalente a la hebrea marom, que significa excelsa. Según ellos, María significaría La Excelsa, es decir, la más alta y excelsa de las criaturas. Ambos significados parecen coincidir, pues la amada de Dios es, a la vez, la más excelsa y hermosa de todas las criaturas.
De todos modos, sea cual sea su significado etimológico, lo importante es saber que, para nosotros, el nombre de María, que tantos millones de mujeres y de hombres cristianos llevan, es un nombre que nos inspira amor y confianza en la madre de Jesús y madre nuestra.

DOGMAS MARIANOS
Son cuatro los dogmas definidos hasta ahora sobre María: Su Maternidad divina, su Virginidad perpetua, la Inmaculada Concepción y su Asunción a los cielos.


  1. María, madre de Dios

La expresión Madre de Dios (theotokos en griego), según algunos autores, la habría usado ya Orígenes en el siglo II. De lo que no hay ninguna duda es de que la empleó Alejandro de Alejandría (Epist ad Alexandrum Constantinopolitanum 12; PG 18, 568) en el siglo III. Ya en este siglo III era frecuente denominar a María como madre de Dios. También se sabe que antes del concilio de Efeso (año 431), existía ya en Jerusalén y en Constantinopla una fiesta a María, Madre de Dios. San Atanasio, en el siglo IV, emplea muchas veces el término madre de Dios2 y engendradora de Dios3. Del siglo III, hacia el año 250, es una oración que se conserva en un papiro de Manchester en Inglaterra:



Bajo tu protección nos acogemos santa Madre de Dios, no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro. Oh Virgen gloriosa y bendita. La Iglesia copta de Egipto sigue rezando esta oración desde el siglo III y, al final, dice literalmente: Tú, la sola pura y bendita, asegurando que María es la única totalmente pura, santa y bendita del género humano. Pero, como vemos, se dice también con toda claridad Madre de Dios.
Esta doctrina de María, Madre de Dios, fue definida solemnemente como dogma de fe en el concilio de Éfeso en el año 431. San Cirilo de Alejandría, que presidió el concilio, escribió: Me admiro de que haya alguien que pueda poner en duda, si la Santísima Virgen deba ser llamada Madre de Dios; porque, si Nuestro Señor Jesucristo es Dios, la santa Virgen su madre, es forzosa e innegablemente Madre de Dios. Ésta es la fe que nos han enseñado los apóstoles, ésta es la doctrina de nuestros padres. No que la naturaleza del Verbo o la divinidad haya tomado principio de María, sino que en ella ha sido formado y animado de un alma racional el sagrado cuerpo, al cual el Verbo se ha unido hipostáticamente, lo que hace decir que el Verbo nació según la carne. Así en el orden de la naturaleza, aunque las madres no tengan parte alguna en la creación del alma, no deja de decirse que son madres del hombre en su totalidad y no que solamente lo sean de su cuerpo4.
El Papa Juan Pablo II decía: María es verdaderamente la madre de Dios; puesto que la maternidad abarca toda la persona y no sólo el cuerpo. De este modo, el nombre theotokos (madre de Dios) viene a ser el nombre propio de la unión con Dios, concedido a la Virgen María5.


  1. La virginidad perpetua de María

María fue virgen antes del parto, en el parto y después del parto, es decir, siempre. En el siglo II, san Justino es el primer teólogo en llamar a María La Virgen, como si fuese su nombre propio6, confesando, implícitamente su virginidad perpetua. Lo mismo podemos decir de san Ireneo, Orígenes y san Hipólito, que también llaman a María La Virgen. Orígenes habla de la virginidad perpetua de María al decir que no existe otro hijo de María, sino Jesús, según la opinión de aquellos que juzgan rectamente sobre Jesús7.


San Clemente Alejandrino (+215) habla claramente de la fe de la Iglesia en la virginidad perpetua de María y habla de la relación existente entre María y la Iglesia. En los primeros Credos, que se remontan al tiempo de los apóstoles, se dice que Jesús nació de una virgen, lo cual también parece indicar lo mismo. En el siglo IV, san Atanasio fue el gran defensor de la virginidad de María y lo mismo san Epifanio de Salamina, san Efrén y san Juan Crisóstomo (In Matth. Hom 5, 2-3). San Atanasio escribió: Jesús, hecho carne, es engendrado en los últimos tiempos de santa María siempre Virgen (símbolo de Alejandría, atribuido a san Atanasio).
San Hilario de Poitiers, en un escrito del año 356, dice que algunos de su tiempo negaban la virginidad de María y los llama individuos sin religiosidad, completamente alejados de una enseñanza espiritual. Los principales opositores fueron Helvidio y Bonoso, pero contra ellos escribió san Jerónimo. En 383 escribió una carta Adversus Helvidium, donde da argumentos de la Escritura y de la tradición. Bonoso fue condenado por los obispos del Iliricum en una célebre carta, cuyo autor, según algunos, pudo ser el Papa san Siricio.
San Jerónimo escribió otra carta famosa contra Joviniano (Adversus Iovinianum), donde aplica a María las palabras del Cantar de los cantares y dice: Mi hermana, mi esposa, es un jardín cerrado, una fuente sellada (Can 4, 12) y dice: Cristo es Virgen y la madre del Virgen es Virgen también para siempre, es Virgen y Madre (carta 49). San Agustín habla mucho de María como virgen perpetua, sobre todo, en sus sermones 188 y 189.
San Ambrosio tiene un texto hermoso sobre la virginidad perpetua de María. Dice: Que escuchen el símbolo (Credo) de los apóstoles que la Iglesia romana guarda y custodia intacto... Ésta es la virgen que concibió en su seno, ésta es la virgen que dio a luz un hijo... Porque Isaías no dijo solamente que una virgen concebiría, sino también que daría a luz un hijo. Ahora bien, ella es la puerta del santuario, la puerta oriental que permanece siempre cerrada y de la que se dice que nadie atravesará, sino solamente el Dios de Israel (Ez 44,2). Ésta es la puerta bendita de María; de ella se escribió: El Señor pasará a través de ella y se cerrará después de su paso, porque concibió virgen y dio a luz siendo virgen (carta 42). Y la llamaba la siempre Virgen (aeiparthenos en griego).
A partir del siglo IV, quedó para todos clara la doctrina de la virginidad perpetua de María, que fue definida como dogma de fe en el concilio tercero de Letrán en el año 649 con estas palabras:
Si alguno, contra la opinión de los Santos Padres, no afirma que la santa e inmaculada María, siempre virgen, es verdaderamente madre de Dios..., que dio a luz sin perder su integridad, conservando inmune su virginidad, sea anatema.
Lutero y Calvino defendieron abiertamente la virginidad perpetua de María y Lutero definió como locos y villanos a quienes negaban esta creencia. Un siglo después, la confesión de fe de los calvinistas confirmaba esta verdad de que María había sido virgen en el parto, antes del parto y después del parto. Esto mismo afirman los ortodoxos.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje