Página principal

P. Francisco en su “experiencia de Dios” P. David Restrepo R.,sds Qué es “experiencia de Dios”?


Descargar 44.99 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño44.99 Kb.
P. Francisco en su “experiencia de Dios”

P. David Restrepo R.,sds

Qué es “experiencia de Dios”?

Como preparación a la Beatificación de nuestro Fundador, la Postulación de su Causa propuso un “Trienium” y para este primer año sugirió la siguiente reflexión: “P.Francisco en su experiencia de Dios”.

Qué es “experiencia de Dios” de parte del ser humano y en este caso de parte de Jordán? No es hacer a Dios objeto simplemente, ni estado suyo humano, porque Dios no es ese “término objetual” ni un “estado humano” como tal. Dios sí es lo más íntimo, lo más interior del ser humano, “intimior intimo meo” diría Agustín de Hipona. La experiencia de Dios es la “raíz máxima” de toda experiencia y coincide con la experiencia de la contingencia.

Por otra parte la experiencia de Dios no es “monopolio de nadie”, pues ella no solo es posible sino también necesaria, consecuencia de la propia identidad, pues se es plenamente humano al hacer la experiencia de Dios.

Dios es la “realitas fundamentalis”, que basa la experiencia humana fundamentada fundamentalmente en dicha realidad de Dios, “realidad fontal fundamentante” de Dios como ultimidad, principio y fin de todo y de todos. Ese Alguien de “impelencia suprema” que a puerta abierta, libre, indulgente, gratuita y generos, procura esa auto comunicación divina al ser humano, a la creación…

Por otra parte ya Pablo se lo escribió a los romanos, que lo que puede conocerse de Dios lo tenían a la vista, pues Dios mismo se los puso delante, desde que el mundo es mundo: “Lo invisible de Dios, es decir, su eterno poder y su divinidad, resulta visible para el que reflexiona sobre sus obras, de modo que no tienen disculpas” (Ro 1,20).

Y luego los teólogos proponen en universidades como la Gregoriana de Roma, tesis como esta: “Dios, principio y fin de todas las cosas, se puede conocer y demostrar con la razón natural humana en las cosas creadas con certeza”.

Además sabemos que sin Fe es imposible la “experiencia de Dios”. Con Fe sí se da el acer



2

camiento como el de Moisés a la “zarza ardiendo sin consumirse” (Ex 3,2) y la entrada a la “tienda del encuentro” (Ex 33,7). El Espíritu sin duda es el que ueve a esa atracción interior, activando la capacidad intelectual, afectiva y sensible de creyente, para acercarse poco a poco a Cristo Enviado, experiencia decisiva. Y ya “discípulo de Dios” (Jn 6,46), escuchando al Padre y aprendiendo del Espíritu se puede estar muy cerca de Cristo para que el viva en uno (Gal 2,20). Empieza a ser teólogo quien comienza a prolongar su Fe en reflexiones sobre la vida y las cosas creadas. El Hijo querrá entonces revelar al Padre y su conocimiento, cosas escondidas a los soberbios (Mt 11,27).

El silencio religioso característica del “a priori” para la experiencia de Dios. Silencio como arte para lograr escuchar a Dios, silencio como condición, silencio como mejor ámbito para ese tercer Ojo que llaman y no debe encontrarse atrofiado para poder creer y ver.

Tal el hálito de navegar cual internauta por los senderos de Dios o para decirlo de otra manera como cuando se le vea a uno abstraído provechosamente por levantar el vuelo espiritual, cual astronauta de la fe y así entrar en la órbita de Dios, tornándose viandante mistagogo. Saber muy bien remitirse a sí mismo, cual místico, del nivel habitual hacia ese otro nivel de experiencias divinas…

Gratísima experiencia de Dios que le permitía entrar en ese universo infinito, en el cual mientras más se descubra más quede por descubrir de esas “profundidades asombrosas” del eterno, imposibles de agotar acá donde no hay tiempo que valga, pues solo será para el ver amando de la eternidad!

Con la experiencia de Dios a su vez de parte del ser humano, qué cambios y transformaciones se dan al escapar de la banalidad disipadora y entretenedora de esta vida, en asuntos no según el evangelio. Y lo máximo de esa experiencia de Dios para la creatura al conectarse de veras con el Creador, Redentor, Santificador, es estar fundado en Dios “realidad fundamental” absolutamente absoluta en sentido metafísico.



Experiencia de Dios en Jordán

Jordán si que gozo de tal “experiencia de Dios”, por él sentida y vivida entrañablemente, experiencia ó vivencia proveniente de Dios, incidente en su vida y obra. Un darse cuenta de su existencia y esencia, al gozar de cierto conocimiento de Dios en su presencia comprobada de comunicación y comunión.

Presencia de Dios entitativa, poderosa, conocedora, de inhabitación, sacramental, providente, múltiple. Del Dios que ve, ama, aguarda, busca, llama, enseña, orienta, asiste,

3

sostiene, regala, perdona y salva. Todo desnudo ante El, sin escapársele ni lo más íntimo de toda intimidad, por lo de “intimior intimo meo” Ocultarle, olvidarle, descuidarle? Imposible para Jordán! Experiencia de Dios, más que todo como respuesta dialogal desde el interior de su vida más íntima.

Jordán en primer lugar, como un gran científico en su mente y pensamiento, tomaba conciencia inteligente de la sabiduría y poder de Dios, por aquello de Pablo a los romanos. Así experimentaba la magnificencia de sus obras, para reconocerlas y admirarlas, para anunciarlas doquier. Llegó a adorar a Dios como Arquitecto sumo de todas las cosas, lo experimentó y se agradó en la disposición y armonía del universo, de las obras salidas de su Ser Omnipotente. Se dio cuenta de ello, cual gota conocida del océano que implica dicha experiencia de Dios.

En esa vivencia Jordán se postraba mentalmente de hinojos y rendía culto cósmico, como cuando realizaba el Pacto con el Creador mismo desde el reconocimiento de “ínfima creatura”, o también como cuando entraba a la capilla la “tienda de su encuentro” ante la “zarza divina ardiendo sin consumirse”. Ante el Santísimo y su Presencia doblaba las rodillas y se quedaba absorto.

Así vislumbraba su razón y experimentaba su fe las leyes divinas del universo y las múltiples manifestaciones del Creador. Dios por encima de todo y de todos, Supremo Hacedor, Realidad Fundamental absolutamente absoluta. Ese producto y orden del universo, de relación imprescindible con El, incapaz de ordenarse por sí mismo, permitía a Jordán la experiencia de Dios Creador en su sabiduría y poder, con gran certeza. Dios, a quien por tantas cosas, llegó a conocer, adorar, amar, servir, recordar y agradar siempre.

En segundo lugar, el Espíritu también fue conduciendo a Jordán hacia el Padre y en gran cercanía de Cristo, que le comunicara esa experiencia de Maestro (Lehr) y Salvador (Heiland), para distinguirlo apostólicamente en la Iglesia con ese Carisma. Experiencia esta, sentida y vivida profundamente poco a poco, cada vez más, hasta entregarle la obra de la Sociedad Apostólica de “Anuncio y Salvación”. Cuántos momentos de búsqueda, sufridos y dolorosos, como para decirle: “Herís, Dios mío, motivo de mi esperanza”. Experiencia de Dios en momentos necesitados de Él, en reveses y en aciertos, todos ellos indicadores de la urgente relación con el “buen Dios”, como lo expresaba. Aquel sin el cual comprendía que nada podía y sí le confortaba. Por eso repetía, lo escribía, exclamaba y porfiaba: “Dios es tan bueno, hágase su voluntad”.

Alguna vez al caer de bruces al suelo una noche, le preguntaron: Se lastimó? Jordán

4

respondió: “Pero si el buen Dios es tan bueno conmigo”! Sencillez profunda tan bien conectada con el que presta su concurso divino, sostiene y levanta!

Cuántas veces recibió de El sin pedir, sobre todo su Sacerdocio y condición de Fundador en la Iglesia de Dios, y esa fue gran experiencia de Dios. Los mismos deseos de ser apostólico y hacer lo que realizó, experiencia de Dios. Si atendió preocupaciones en orden al bien y no fue derrotado en vicisitudes que conocemos, esa fue experiencia de Dios en quien confió sin ser confundido (DII/71,73,74).

El grito frecuente de sus labios se dirigía a Dios, como a Aquel que todo lo puede y conforta. Si tanto logró en orden a su santidad, como lo comprueban sus virtudes heroicas ya confirmadas, esa fue experiencia de Dios, como para legar así su grandeza a su Sociedad, a la Iglesia y al mundo.

Experimentando a Dios en su intimidad, en sus hermanos, en la creación, en la Iglesia, en los Sacramentos, en tantos modos de su presencia y manifestaciones, Jordán recorrió el camino de su vida, cumplió misión hasta llegar al último suspiro y a la mayor experiencia unitiva con Dios.

Tratemos entonces de escudriñar separadamente este tema del “P.Francisco y su experiencia de Dios”, en algunos puntos concretos y personales de la vida misma del Fundador, entendiendo que sobre cada uno de ellos hay estudios particulares.



Experiencia de Dios en la Obediencia

En todo, primero es lo primero y este tema es primordial como básico. Experiencia de Dios, como punto de partida y arranque para vida y obra, máxime en Jordán para quien la “voluntad de Dios” fue experiencia fundamental y raíz de su ser y quehacer, de su obediencia cristiana y observancia religiosa (Al,133). Juan Bautista desde temprana edad vivenció la obediencia a Dios y de ella llegó a profesar un “Voto” religioso desde 1883.

Quiso vivir según el querer de Dios y su diseño, ajustarse continuamente al beneplácito divino, y así obedecer como Cristo su Maestro, en todo lo que Dios quisiera, adherido con su voluntad y propósito, aunque fuera “hasta la sangre”. También aprendió sufriendo a obedecer como Cristo y su vida fue una senda de disponibilidad y docilidad al Señor, el Dios que así experimentaba, sobre todo con Fe sin la cual no le hubiera sido posible. Fe, 1ª virtud teologal que le hacía posible esa experiencia filial para con el Padre, 1ª Persona en la Trinidad de Dios, para cuyo Padre es toda obediencia.

5

Experiencia de Dios en la Pobreza

Jordán fue experimentando a Dios en manera segura y esperanzada, a través de la “confianza” absoluta en Dios, en quien puso su esperanza. Fue este siempre un distingo y garbo espiritual innegable, irrefutable y a la vez siempre manifiesto. Desde sus primeros años Juan Bautista vivió simplemente con su familia en manos de Dios y al fin hizo de la pobreza, fundamento y madre, el “Voto” religioso de esperarlo todo de la riqueza de Dios. Para él fue muy válido el contar con la ayuda de Dios, cuya confianza en él da el participar de la omnipotencia divina y en ello sostuvo su parecer y sentir doquier y en todo, no importase su costo.

Cuánto experimentó a Dios en su “dependencia umbilical”, prolongando así la lógica de la práctica modelada por Cristo. La confianza en Dios que vivió, nos la dejó como “herencia especial (Al,29). Y añadió “tened una grande, grandísima confianza en Dios…seréis todopoderosos” (Al,30). Así le llegaban los 3.000 marcos que le faltaban para el viaje (Al,56 62) o para cubrir deudas con carnicero, panadero y demás, al no tener pesos y decidir poner la esperanza en el rico por excelencia…Esperanza, 2ª virtud teologal que le permitió honrar al Hijo, 2ª Persona de la Trinidad Santísima

Experiencia de Dios en la Castidad

Jordán fue creciendo y llegó a ser grande en el ámbito del amor de Dios, amor a El y al prójimo, con mucha claridad y seguridad. En ello puso bastante cuidado para lograr un amor limpio, de manera inmaculada como el de su gran amor la IC. También llegó a formular y vivir el “Voto religioso de “castidad” con toda ascética y mística.

Su amor fue oblativo, con pureza corporal y cordial, equilibrando encuentros con dignidad, desde una interioridad casta. Así complacía, cumplía y testimoniaba la experiencia de Dios. En Jordán amor y cumplimiento eran lo mismo (Al,318), cumplía porque amaba y así gozaba el “vendremos a él” de la inhabitación trinitaria, prometida por Cristo…

Creyó a Dios en su virtud heroica de “fe”, lo mismo que su “esperanza” heroica al apoyarse en Dios y no en lo humano o mundano, igual su “caridad” también heroica, con un amor al Dios que experimentaba y amor apostólico hacia los demás en quienes a su vez comprobaba estar amando a Dios. Con la fe obediente honraba especialmente al Padre, con la esperanza en su pobreza al Hijo y con la caridad casta? Caridad, 3ª virtud teologal con la cual pudo honrar particularmente al Espíritu Santo, 3ª Persona de la Augusta Trinidad de nuestro Dios.



6

Experiencia de Dios como Providencia

Cómo experimento a Dios cual “Providencia”, la que “dirige todos los destinos” (Al,81) constante, diaria, en sus aprietos, urgencias, necesidades! Por eso no se envanecía en triunfos y logros, como tampoco se hundía ante críticas ni se desbarataba en heridas. Jamás presumía y si reconocía la experiencia de los dones y favores, que apreciaba y agradecía fielmente. Para Jordán fue muy claro que la “Providencia de Dios lo creo”, como confesó en su Diario Espiritual.

La Providencia la experimentó como lo que es, “pro nous” o mente suprema e inteligente, que prevé y provee, que alimenta los pájaros que ni siembran, ni siegan, ni almacenan y viste los lirios de hermosura y coloridos no logrados por el hombre, sin ellos trabajar o hilar.

Jordán por tanto experimentaba la Providencia de Dios y a ella recurría reconociendo que se preocupaba más por la vida del ser humano, para alimentarlo, vestirlo, cuidarlo y demás, cuando. Por eso él mismo se daba a buscar el Reino de Dios y su justicia, lo demás para él y su Sociedad le llegaba como “añadidura providente”. De ahí que la contabilidad de la Sociedad al inicio, aunque criticada, era de agobios que resolvía la Providencia Divina, y eso Jordán lo experimentaba muy conscientemente. Mt 6, 24-34



Experiencia de Dios en la Eucaristía

En la Eucaristía, su preparación, celebración, recepción, comunión y agradecimiento, le eran gratísimos momentos de experiencia verdadera de Dios (Al,208). En su Misa diaria Jordán se exigía gran concentración para la exactitud litúrgica de la celebración. Trataba cada vez de ser muy consciente del “haced esto”, según el memorial de M-R pedido en la última Cena por el mismo Cristo. A veces hasta repetía palabras para estar bien seguro de cumplir y degustar la sabrosura sacramental de Dios en su vida de Altar.

En su Misa no faltaba el “Memento” por todos los de su cuidado (DI/147). Varias veces experimentó consuelo (DI/154) y confidenció sus vivencias eucarísticas y su satisfacción íntima con el Cristo Eucarístico, fuente de perdón y salvación para el mundo. Y luego como prolongó su Eucaristía con las horas que pasaba ante el Santísimo Sacramento en la capilla, gozando experiencias de Dios en las cuitas personales de su alma.

Gozaba además experiencias de Dios gozaba en la meditación diaria, en el examen de conciencia, en la lectura espiritual, con tantas jaculatorias enviadas continuamente “hacia el cielo” (Al,101) y en toda su vida espiritual.



7

Experiencia de Dios en la Oración

Hombre de “oración” que llegó al convencimiento de que la oración es la “fuerza más grande del mundo”, como escribió en una pared de su habitación. Aprendió Jordán en su avanzada hacia Dios y en su relación con El, a dejar a Dios ser Dios, a escucharlo, experimentarlo, adorarlo, agradecerle, desagraviarle, pedirle perdón y hacer del contacto con El un trato de verdadera amistad. Oraba y se sacrificaba en lo que pedía la religión. Nos dejó lecciones para aprender de él su abajamiento y Kenosis ante Dios, la valentía de hacer caso a Dios en las “cruces” del viacrucis personal. Experiencia de Dios al orar días y noches durante el viaje de su vida. Y Dios entraba en su “intimidad más íntima” para regalarla de paz, decisión, amor, seguridad y tantas cosas más. Su oración mental se hacía cordial, emotiva, de propósitos y apuntes memorables.

Así eliminaba miedos, se libraba de angustias, manejaba preocupaciones, curaba heridas, frustraciones y pérdidas. Y purificaba además la vida con luz, bien y felicidad. La “oración fue el agua viva para su sed de Dios, le fue ternura y fuerza, encanto y valor para alejar el mal y repartir a los demás sus enseñanzas. Por otra parte, Jordán ratificaba ante los suyos su experiencia de Dios al reconocer que dicha “oración” era como una “moneda” para negociar con Dios (Al,59 209) al ponerse en manos de él y “conseguir ayuda”, manera de entrar “en audiencia” con ese “pagaré” ante el mismo (Al,60, 64). Con oración se volvería hacia Dios cuando aquel Padre vino donde él y le dijo que “sería mejor que saliera de Roma” (Al,197). Oración y conversación con Dios cuando “se llegó hasta el punto de considerar una buena obra el destruir la Sociedad” (Al,198)

Experiencia de Dios en la Humildad

La “humildad” ante Dios Padre Hijo y Espíritu Santo le permitió a Jordán reconocer y vivir lo de “ínfima creatura” (DI/202) con experiencias de elevación, por medio de la cual el mismo Dios lo ensalzaba en su condición cierta de Fundador aunque indigno. Como María este Francisco comprobó que en su pequeñez Dios hizo obra grande y con él la maravilla de su Sociedad. En su humildad experimentó de verdad tantas veces el conocerse, situarse aceptarse, olvidarse de sí, y darse a la tarea confiada con sencillez, rectitud y capacidad para que Dios obrara con él su diseño salvatoriano. En pruebas y cruces sí que sintió más la humildad que Dios elevaba, regalaba y engrandecía, como lo hace con los humildes (Mt 11,27). En humildad Jordán tuvo muy claro el esquema del gran maestro en ello B. Grundkötter y sus 7 pasos (DI/171), como estudia Peter dicho asunto en “In keine anderen Hände!”, 2009, p.89-97



8

Experiencia de Dios en las Alocuciones

Al dar una hojeada a sus “Alocuciones” capitulares, se puede encontrar tanta experiencia de Dios, manifiesta en la vida espiritual del P.Francisco: Tenía él una particular percepción de Dios en el Crucificado, a una con san Pablo y con aquel “gloriarse en la Cruz del Señor” (Al,20,354) Hablaba de la unión fraterna como un vivir “unidos y unificados con Dios” (Al,33). Experiencia de Dios vivida por Jordán al comprobar lo que “proviene de arriba” (Al63), la “fuerza de lo alto” (Al,21 29 40) y a su Sociedad “protegida de lo alto” (Al,197). Veía la “mano de Dios” en tormentas, tentaciones ocultas, como a su vez en las “gracias recibidas” (Al,22) y en el “estado de gracia” (Al,127)

En combates y ataques experimentaba el “Quien como Dios?” (Al,30), la “necesidad del Espíritu Santo”, el ser “templo digno” y “repleto del Espíritu Santo” (Al,31,235,238), “vivir con el Espíritu Santo” (Al,105), estar “abrasado por el fuego del Espíritu Santo” (Al,253). Espíritu Santo para la “misión” apostólica (Al,96,100). Creyó que con buena oración el espíritu puede “abordar el cielo”…“reconociendo la grandeza y la bondad de Dios y nuestra propia miseria” (Al,46), etc. etc.

Experiencia del Espíritu

El Carisma congregacional exige esta 1ª nota y se basa en primer lugar en la “experiencia del Espíritu” de Dios como clamor de una necesidad, que en la realidad y sus coordenadas históricas pide atención y respuesta. Tal el origen y autenticidad de un Carisma, según el magisterio eclesial en “Lumen Gentium” (46), “Mutuae Relationes” (10, 11,51) y “Vida Consagrada” (17, 36). Tal la 1ª nota-base de un Carisma Congregacional, que devela esa experiencia del Espíritu de Dios, muy concreta. Las otras dos notas exigidas son para un Carisma son: Configuración con Cristo. Amor fructífero a la Iglesia.

En Jordán la 1ª nota básica del Carisma fue la “Proveniencia singular del Espíritu” de Dios, vale decir, “experiencia de Dios” en su Verdad para tanta ignorancia religiosa y con su Salvación para tanto error, mal y pecado. A Jordán le preocuparon mucho, desde su juventud, esas necesidades de su tiempo, cuyo clamor le pedía respuestas apostólicas. En las coordenadas históricas de entonces reconoció como tarea ineludible para su colaboración peculiar, en seguimiento de Cristo como amor fructífero a la Iglesia y en pro del Reino de Dios con sus valores.

Dios le fue hablando a Juan Bautista y él experimentado su llamado a tener compasión de tantos en su desconocimiento de Dios, errores y desvíos del camino de la salvación. De



9

estudiante conoció y pensó la situación de tal mundo. Como operario viajero y partícipe de asambleas católicas (Katholikentage) percibió la contienda “Estado-Iglesia” (Kulturkampf), conflicto “Gobierno-Fe y Vida”, liberalismo europeo versus cristianismo de su tiempo, embestida del iluminismo materialista y del laicismo ateísta.

Experiencia Originante y vivificante del Carisma Salvatoriano, comprometedor, que se fue encarnado y expresando en el Diario, para una Obra esbozada en pro de la “ciencia-instrucción-educación”, la “popularización de la teología”, la “enseñanza de las verdades eternas”…la “salvación”. En su viaje como sacerdote a la tierra del Salvador se impactó y concretó Jordán con la grata experiencia de Dios ó “vivencia del Líbano” aquel 4 de julio de 1880 sobre el necesario conocimiento de Dios y su Enviado (Jn17.3)

Experiencia de configuración con Cristo

La 2ª nota del Carisma, según magisterio, es la “Configuración con Cristo”, llevó a Jordán en pos de Él como “Maestro” (Lehr) y “Salvador” (Heiland). Experimento del misterio y ministerio de Cristo estos dos aspectos nucleares y principales para encargarse de ellos en su Sociedad, tras las huellas de los Apóstoles, no importa los costos de Cruz (Al,152). En silencio como “arte de sentir” a Dios (Al,173), oración y trabajo, con “la firmeza, la constancia, la perseverancia” (Al,250) en las cosas de Dios, experimentó y confirmo esos varios aspectos nucleares, Verdad y Enseñanza del auténtico Revelador y Maestro definitivo, Liberación y Salvación única del grandioso Crucificado, con Universalidad para el mundo. Y en ello seguir las huellas de los Apóstoles. Gratísimas experiencias de Dios obtuvo como la de escribir ante el Santísimo en Einsiedeln, Suiza, la Regla del Apostolado para su Sociedad Apostólica: “Puedo decir que en ninguna Regla de las que he escrito he recibido tanto consuelo como en ésta…Me llegaron las lágrimas de felicidad, al mismo tiempo como signo de aprobación de que esto era la voluntad de Dios” (Al,326).



Experiencia de amor fructífero a la Iglesia

La 3ª nota del Carisma implica un imprescindible “Amor fructífero a la Iglesia”. Precisamente así empezó el Diario Juan Bautista (DI(1) y siempre se lo recordaba, hasta con letras mayúsculas (DIV/15). Ya el Kulturkampf de estudiante lo puso en la mira de ese amor defensivo con la bandera de la Iglesia, en la que ya experimentaba de Dios y para Dios, para su Reino. Tituló de Apostólica la Sociedad para indicar su espíritu en pro de la fe, defensa de la religión y defensa de la Santa Sede en sus sacrosantos derechos. Y así clarificaba el propósito de su “Enseñanza” (Promemoria a León XIII). Aunque precisamente la Sede Apostólica le quitaba luego ese calificativo a su Sociedad y le hacía



10

beber este 4º cáliz amargo. Pero Jordán no dejaba de “sentir con la Iglesia” y en ella experimentar por tanto a Dios, ella la esposa del Cristo Crucificado por su amor. La Sociedad de Jordán vino a ser la de un Carisma pleno de amor a la Iglesia. en búsqueda de muchos frutos para ella, su fe, sus verdades, su vida, su perdón, su felicidad…



Experiencia de Dios en su VE

Vida espiritual o vida interior, es la del Padre por el Hijo en el Espíritu y se pluraliza en expresiones. En todo caso Jordán experimento un vínculo esencial con el Espíritu de Dios, su sabiduría expresada en el Verbo hecho Carne. Un Jordán movido a seguir su Palabra como lámpara de sus pasos, a cumplir con su Evangelio y mantener el dominio del espíritu sobre la carne. Trató siempre de no apartarse de su filiación divina, esforzándose por reproducir en si los rasgos del Hijo del Padre (Ro 8,29). Una vida familiar y asidua que fuese efecto común de los Tres, sobrenatural y participativa, en libertad y alegría, serenidad y amor.

Cómo buscaba el VP estar preparado y disponible para el “Vendremos” de la auto comunicación divina! (Jn 14,23). Experiencia de vida eterna comenzada por la inhabitación teológica. Por eso el alma de Jordán era robusta, en transfiguración, anticipo de glorificación. VE en puro fuego encendido como acaba de titular el libro A.Pronzato. VE con esa ardentía típica de calor y valor, quemando frivolidades, mundanizaciones, iluminando oscuridades, clarificando verdades que diesen fruto y floreciesen en virtudes heroicas comprobadas. Jordán un don del Espíritu y en su vida pleno del mismo Espíritu, gran experiencia del Espíritu de Dios.

Experiencia de Dios en la Palabra

Jordán experimentó a Dios en su Palabra creadora, reveladora y salvadora. Todo lo hecho y cuanto hacía. Todo lo que revelaba y seguía enseñando. Todo lo sanó y seguía salvando. Dios Hijo en la encarnación “tomo la Palabra”, Sabiduría para experimentar en su anuncio y liberación. Palabra de Dios, válida como la que más para Jordán, su orientación y alimento, su norma y contento, su luz y consigna, su gusto y complacencia, lo más preciado para leer, creer, meditar y llevar a la práctica haciéndola vida, contando con la experiencia del Espíritu que enseñaba y recordaba.

Frases de la Sagrada Escritura las grabó en el alma, pues en ellas experimentaba que Dios le hablaba, le recomendaba, lo enviaba y le amaba al ver que las acogía tras exa experiencia fundamental. Siempre se inspiró en ellas, las colocó como frontispicio de su tarea, continuamente las citó como principios de acción y recomendó meditar para

11

hacerlas motor del movimiento que ha iniciado y colocado en marcha: Daniel 12,3. Mateo 6, 33 y 28,19. Marcos 16,15. Juan 17,3. Hechos 5,20. 1 Corintios 13,1. Tito 3.4 etc.

A su vez, por eso la Palabra de Jordán es tan válida en experiencia de Dios y para provocarla en los suyos siempre que la acojan con espíritu discipular.

Experiencia de Dios en el Pacto

Jordán realizó su Pacto el 1.XI.1891, alianza peculiar con el mismo Dios, como para evocar aquella de Noé, la de Abraham, la de Moisés y la de Cristo. Especie de contrato con el Interlocutor divino, a quien con este trato podía experimentar. Manera excepcional de sensibilizar un fuerte compromiso con el mismo Dios, con entrega decidida, total y sin reserva. Experiencia íntima que renovara Jordán al menos 8 veces más otras indicaciones sumadas de tanto en tanto, que sin duda lo estremecerían con idéntica vivencia. Ante el Omnipotente así experimentado y nominado el mismo Jordán se experimenta humildemente cual “ínfima creatura”. Creatura que da y dará en devolución desprendida todo lo recibido, en un ámbito de sometimiento y desapego, con el fin propuesto de que las personas y también las creatura irracionales procedan de igual manera. Universalidad de toda la creación incluida en el Reino de Dios.



La petición confiada de Jordán en esta experiencia de Dios como Creador Supremo, El que todo lo sacó de la nada y dio existencia a todo cuanto existe en cielo y tierra, en lo sobrenatural y natural, se cifra en la espera para sí de santidad, humildad, servicio, cumplimiento y realización de propósitos, después de todo la vida eterna. Y el Pacto mismo, experiencia para estar renovando, haciendo presente,. Convenio como para mantener vívido y de no olvidar, en medio de su obrar, orar, fundar, organizar, sufrir y avanzar en la vida. Pacto de Jordán, un “hecho clave en la vida espiritual” (Schneble).

Experiencia de Dios en la Cruz

El que Jordán repita en ocasiones “Las obras de Dios solo florecen al pie de la Cruz”, revela su gran experiencia de las cosas de Dios no solo en su Hijo amado, sino en esa comprobada necesidad del “camino necesario” para los seguidores de Cristo, quienes están instados a abnegarse y tomar también su cruz con la consigna de perder para ganar, morir para vivir. Gran verdad de gran experiencia sobre el asunto luminoso de la Cruz. Precisamente en sus cruces, Jordán aseguraba la presencia de Dios en su vida y lo que iba logrando con tales crucifixiones en orden a la salvación. Pero Dios mismo no dejaba de ser su cirineo al confortarlo y a la vez quien recibía la ofrenda de obediencia costosa, prenda de resurrección. Desde la Cruz sobreabundo la gracia y lo experimentó Jordán!


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje