Página principal

P: En la Fundación estás inmersa en una atmósfera artística, ¿en el ámbito privado también?


Descargar 10.85 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño10.85 Kb.
Entrevista: Victoria Verlichak
Volanta:

Adriana Rosenberg está rodeada de arte y objetos de diseño en su escritorio de Fundación Proa, que dirige hace casi diez años, realizando la curaduría general y trazando su espléndido programa de muestras que establece vínculos con el mundo y con...


Título:

Nuestra propia historia


P: En la Fundación estás inmersa en una atmósfera artística, ¿en el ámbito privado también?

R: Cuando uno trabaja con arte, éste invade todas las esferas de la vida; es algo de lo cual uno no se puede sustraer. La mirada se organiza de tal manera que no se puede vivir sin cosas bellas.


P: ¿Te dedicás a coleccionar obra?

R: No tengo el proyecto de armar una colección como algo permanente y cotidiano. Cuando me sorprendo con alguna pieza, no necesariamente tengo la voluntad de poseerla, al contrario de lo que le pasa a un coleccionista. Yo no diría que tengo una colección, sino que por diferentes motivos -amistad, trabajo o adquisición- poseo un importante conjunto armónico de obras que son fuente de placer.


P: ¿Cuál fue tu primera aproximación al arte?

R: En mi casa siempre hubo arte y libros; mi padre es editor. Me acuerdo que una de las primeras obras que compró mi padre fue una pintura de Juan Batlle Planas; en retrospectiva, me sorprende la modernidad de su elección. Luego, conocí también a Antonio Berni a través de mi padre, cuando estuvo por editar “Don Segundo Sombra” en una versión ilustrada por el artista.


P: Luego fuiste su modelo…

R: Sí, fue a propósito de la última exposición que Berni estaba preparando, donde iba a describir el mundo femenino. Tenía una modelo rubia y una morocha… Durante diez sesiones trabajó con lápiz en mi retrato, es un trabajo monumental por la cantidad de detalles… Berni me explicó la diferencia entre el lápiz y la carbonilla. Decía que la carbonilla le posibilitaba trazar el esquema de la persona retratada, pero que el lápiz era la herramienta que le permitía apropiarse de su personalidad.


P: ¿Quién tiene ese retrato?

R: Lo tengo yo. Cuando él se murió en 1981, Lily Berni tuvo la gentileza de dármelo, porque sabía que Berni me lo había regalado.


P: ¿Desde cuándo participás del circuito del arte?

R: Desde 1979, cuando conocí a Jorge Romero Brest. Él fue quien me ayudó a potenciar mi sensibilidad y me dio confianza en mí misma. Lo acompañé muchas veces al Museo Nacional de Bellas Artes, que él tanto amaba. Veíamos cuadro por cuadro y él me mostraba cómo aproximarme a las obras de arte, que pueden ser difusas, confusas o distantes. Romero Brest era excepcional.


P: ¿Cómo fue formarse con un crítico de la talla de Romero Brest?

R: Lo frecuenté durante los diez últimos años de su vida. Yo era estudiante de psicología y el psicoanálisis me llevó al mundo del arte, me abrió la mente. Entonces, Romero Brest estaba marginado y sin ninguna tarea institucional. Yo me reunía tres veces por semana con él y lo escuchaba… Me relató toda su historia, sus estrategias y su modo de abordar una serie de cuestiones. Luego, encaramos un proyecto editorial. Después de haber estado al frente del MNBA y del Instituto Di Tella, Romero Brest creía que había que promover la educación.


P: ¿Cuándo armaste un espacio privado de arte?

R: A la muerte de Romero Brest en 1989, el proyecto editorial quedó trunco. Entonces, el concepto de artista joven era muy nuevo. No había demasiadas posibilidades de exposición y, además, atravesábamos el caos económico. Así, armamos un espacio de arte donde trabajamos los artistas y yo, pero por la repercusión y por una cuestión de orden, el espacio se transformó en galería.


P: Una de las razones de su cierre fue la invitación de Klemm para incorporarte a su galería…

R: Sí, además yo tenía problemas económicos. En ese momento, Federico Klemm convocó a Charly Espartaco, Teresa Anchorena, Mildred Burton y a mí para que colaborásemos con esa propuesta que nos tenía muy ilusionados. Federico tenía una sensibilidad artística extraordinaria, pero era narcisista y caprichoso y se hacía difícil el trabajo conjunto; al año renuncié.


P: ¿Cómo nació Fundación Proa?

R: Luego de mis experiencias me quedó claro que prefería encarar un proyecto institucional artístico. La Fundación Rocca tenía una antigua casa comprada hace tiempo por Andreína Rocca, una amante del arte. Esa construcción parecía estar a la espera de algún proyecto. Así, luego de un profundo trabajo de reciclaje realizado por la Fundación Rocca, que la cedió en comodato a Fundación Proa, el 13 de noviembre de 1996 inauguramos nuestra sede.


P: Tras decenas de muestras, seguramente tenés más anécdotas de las que cabrían en un libro…

R: Hay una que me conmovió. Sol Lewitt tuvo la brillante inauguración de sus Wall Drawings en Proa el sábado 15 de diciembre, luego asistió al Teatro Colón y caminó por la ciudad sin ningún problema. Viajó a Nueva York el 18 y al prender la televisión el 19 de diciembre de 2001, vio en su pantalla la violencia por la que transitábamos. Nos llamó inmediatamente para saber si necesitábamos algo; no podía creer lo que estaba sucediendo.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje