Página principal

Nuevo Estudio: Obesidad en Adultos Aumenta en 28 Estados


Descargar 23.42 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño23.42 Kb.
EMBARGOED FOR RELEASE UNTIL TUES, JUNE 29, 2010 AT 10 AM
Nuevo Estudio: Obesidad en Adultos Aumenta en 28 Estados
índices de Obesidad Entre la Población Latina y Negra son Mayores que Entre la Población Blanca en Casi Todos los Estados
Contactos de medios: Juana Véliz 972.764.5206 o juanaveliz@lagrant.com; Susan Levine 609.627.6343 o slevine@rwjf.org
Washington, D.C. 29 de Junio, 2010 – Los índices de obesidad aumentaron en 28 estados el año pasado y disminuyeron únicamente en el Distrito de Columbia (D.C.), según el informe ‘F as in Fat: Cómo la Obesidad Amenaza el Futuro de los Estados Unidos, 2010’, un estudio del Trust for America’s Health (TFAH) y la Fundación Robert Wood Johnson (RWJF, por sus siglas en inglés). Más de dos tercios de los estados (38) poseen un índice de obesidad en adultos que sobrepasa el 25 por ciento. En 1991, ningún estado tenía un índice de obesidad mayor al 20 por ciento.
El informe subraya desigualdades preocupantes en la epidemia de obesidad nacional con base en diferencias raciales, étnicas y de ingresos. Por ejemplo, las tasas de obesidad entre los adultos negros y latinos fueron mayores que entre los adultos blancos en casi todos los estados, y 10 de los 11 estados con los mayores índices de obesidad se localizaron en el sur. Por el séptimo año consecutivo, Mississippi alcanzó el mayor índice de obesidad en adultos (33,8 por ciento). Además, 35,3 por ciento de adultos con ingresos económicos anuales menores a los $15.000 se consideraron obesos en comparación con el 24,5 por ciento de adultos cuyos ingresos anuales igualaron o sobrepasaron los $50.000.
“La obesidad es uno de los mayores retos de salud pública que ha enfrentado el país, igualmente, existen alarmantes desigualdades sobre la base de ingresos, raza, etnicidad y región", dijo Jeffrey Levi, director ejecutivo de TFAH. "Este informe demuestra que el país ha dado pasos audaces para enfrentar la crisis de obesidad en los últimos años, pero la respuesta de la nación todavía tiene que coincidir apropiadamente con la magnitud del problema. Millones de estadounidenses aún enfrentan barreras — como el alto costo de los alimentos saludables y la falta de lugares seguros donde hacer ejercicio — para tomar decisiones que beneficien su salud”.
El informe también incluye tasas de obesidad para niños y jóvenes entre las edades de 10 a 17 años, así como los resultados de una nueva encuesta sobre obesidad infantil realizada por Greenberg Quinlan Rosner Research y American Viewpoint. La encuesta muestra que el 80 por ciento de los estadounidenses reconocen que la obesidad infantil es un reto importante y creciente para el país, y el 50 por ciento creen que la obesidad infantil es un asunto tan importante que tenemos que destinar inmediatamente más recursos para su prevención.
La encuesta también reveló que el 84 por ciento de los padres creen que sus hijos poseen un peso saludable, a pesar de que investigaciones muestran que casi un tercio de los niños y adolescentes son obesos o tienen sobrepeso. Los índices de obesidad de jóvenes entre las edades de 10 a 17 años de la Encuesta Nacional de Salud Infantil (NSCH, por sus siglas en inglés) del 2007 también fueron incluidos en el informe ‘F as in Fat’ del 2009. La recolección de datos para el próximo NSCH comenzará en el 2011. Actualmente, más de 12 millones de niños y adolescentes son considerados obesos.

“Los índices de obesidad de la actual generación de jóvenes son inaceptablemente altos y representan un problema muy serio", dijo Risa Lavizzo-Mourey, presidente y CEO de RWJF. "Para revertir esta epidemia nacional tenemos que hacer de cada comunidad una comunidad saludable. Los estadounidenses están cada vez más preparados y dispuestos a hacer esta inversión”.


Otros hallazgos clave del informe son:

  • El índice de obesidad entre adultos latinos superó el 35 por ciento en dos estados (Dakota del Norte y Tennessee) y el 30 por ciento en 19 estados.

  • El índice de obesidad entre adultos negros superó el 40 por ciento en nueve estados, el 35 por ciento en 34 estados y el 30 por ciento en 43 estados.

  • Diez de los 11 estados con los índices más altos de diabetes están en localizados en el sur, al igual que los 10 estados con los índices más altos de hipertensión

  • Entre la población de adultos blancos ningún estado presentó índices de obesidad por encima del 35 por ciento. Asimismo, Virginia Occidental fue el único estado que registró un índice de obesidad mayor al 30 por ciento entre adultos blancos.

  • El número de estados donde los índices de obesidad general en adultos superó el 30 por ciento se duplicó en el último año, de cuatro a ocho ― Alabama, Arkansas, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Oklahoma, Tennessee y Virginia Occidental.

  • Los estados localizados al noreste y al oeste del país tuvieron los índices más bajos de obesidad entre adultos, la tasa de Colorado continúa siendo la más baja ― 19,1 por ciento.

El informe mostró que el gobierno federal y muchos estados están ejecutando una amplia gama de iniciativas políticas para hacer frente a la crisis de obesidad. Entre los resultados más sobresalientes se encuentran:


A nivel federal:

  • La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (Patient Protection and Affordable Care Act) del 2010, mejor conocida como la nueva ley de reforma de salud, tiene potencial para hacerle frente a la epidemia de obesidad por medio de un número de disposiciones de prevención y bienestar, la ampliación de la cobertura médica a millones de estadounidenses sin seguro de salud, y la creación de un flujo de fondos confiable a través de la creación del Fondo de Prevención y Salud Pública (Prevention and Public Health Fund).

  • Los Subsidios por Transformaciones en la Comunidad (Community Transformation Grants) tienen potencial para impulsar aquellos programas comunitarios de prevención de enfermedades que han sido exitosos.

  • El presidente Barack Obama creó el White House Task Force on Childhood Obesity, estableciendo una nueva estrategia nacional para contrarrestar la obesidad que contiene medidas y funciones concretas para cada agencia del gobierno federal.

  • La primera dama Michelle Obama puso en marcha ‘Let’s Move’, una iniciativa dirigida a resolver la obesidad infantil dentro de una generación.

A nivel estatal:



  • Veinte estados y D.C. establecieron normas nutricionales para los almuerzos, desayunos y meriendas escolares que son incluso más estrictas que las actuales regulaciones que impone el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Hace cinco años, sólo cuatro estados tenían una legislación exigiendo normas más estrictas.




  • Veinte y ocho estados y D.C. tienen estándares nutricionales para la venta de alimentos competitivos, es decir, para aquellas bebidas y comidas que se venden a la carte, por medio de máquinas expendedoras, tiendas de la escuela, o en ventas escolares. Hace cinco años, sólo seis estados tenían estándares nutricionales para la venta de alimentos competitivos.

  • Cada estado tiene algún tipo de requisito de educación física para las escuelas, no obstante, estas exigencias son a menudo limitadas, no se hacen cumplir o no cumplen los estándares de calidad adecuados.

  • Veinte estados han aprobado requerimientos para que las escuelas registren el índice de masa corporal de niños y adolescentes o han aprobado leyes requiriendo otro tipo de evaluaciones ligadas al peso de los estudiantes. Hace cinco años, sólo cuatro estados habían aprobado requisitos relacionados a este tipo de valoraciones.

Para mejorar la prevención de la obesidad y de las enfermedades relacionadas, el informe incluye una lista de recomendaciones dirigidas a tener un impacto político. Entre las recomendaciones dadas destacan:




  • Apoyo a programas de prevención de la obesidad y de enfermedades por medio del Fondo de Prevención y Salud Pública de la nueva ley de reforma de salud, el cual destina $15 billones en créditos obligatorios para salud pública y programas de prevención durante los próximos 10 años.

  • Alinear las políticas y leyes federales con los objetivos de la próxima Estrategia Nacional de Prevención y Promoción de la Salud (National Prevention and Health Promotion Strategy). Oportunidades para hacerlo pueden encontrarse a través de piezas clave de leyes federales que están listas para reautorización en los próximos años, incluyendo la Ley de Nutrición Infantil y Reautorización WIC (Child Nutrition and WIC Reauthorization Act), la Ley de Educación Primaria y Secundaria (Elementary and Secondary Education Act), y la Ley de Autorización de Transporte Terrestre (Surface Transportation Authorization Act).

  • Ampliar el compromiso hacia los programas comunitarios de prevención iniciados bajo la Ley de Recuperación y Reinversión Americana del 2009 (American Recovery and Reinvestment Act of 2009) por medio de nuevas disposiciones en la ley de reforma sanitaria como los Subsidios por Transformaciones en la Comunidad y el Programa Nacional de Prevención de la Diabetes.

  • Continuar invirtiendo en investigación y evaluación en materia de nutrición, actividad física, obesidad, repercusiones asociadas a la obesidad, así como medidas para contrarrestarla.

El informe completo con las clasificaciones de los estados en todas las categorías está disponible en el sitio Web de TFAH, www.healthyamericans.org y en el sitio Web de RWJF, www.rwjf.org. El informe fue apoyado con una subvención otorgada por RWJF.



Clasificación estado por estado de los índices de obesidad en adultos de la población latina
Nota: 1 = índice más alto de obesidad en adultos, 51 =índice más bajo de obesidad en adultos. Las clasificaciones se basan en combinar los datos de los últimos tres años (2007-2009) del estudio ‘Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo en el Comportamiento’ elaborado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) con el propósito de “estabilizar” los datos para efectos comparativos. Esta metodología, recomendada por el CDC, compensa la existencia de anomalías potenciales o cambios habituales debido a la muestra específica de cualquier año y estado determinado.
1. Tennessee (39,5%); 2. Dakota del Norte (37,4%); 3. (empate) Missouri (34,0%); y Tejas (34,0%); 5. (empate) Michigan (33,4%); y Arizona (33,4%); 7. Pensilvania (33,3%); 8. Alabama (33,2%); 9. Kansas (32,8%); 10. (empate) Ohio (32,5%); y Alaska (32,5%); 12. Louisiana (30,8%); 13. Nuevo México (30,7%); 14. Illinois (30,6%); 15. Oklahoma (30,4%); 16. Nebraska (30,3%); 17. (empate) Georgia (30,2%); y California (30,2%); 19. Wyoming (30,0%); 20. Washington (29,9%); 21. Arkansas (29,6%); 22. Iowa (29,4%); 23. Virginia (29,2%); 24. Idaho (29,1%); 25. Virginia Occidental (28,5%); 26. (empate) Carolina del Sur (28,4%); y Nevada (28,4%); 28. Nueva York (28,0%); 29. Kentucky (27,9%); 30. Florida (27,8%); 31. Hawai (27,7%); 32. Massachusetts (27,1%); 33. Rhode Island (27,0%); 34. (empate) Delaware (26,8%); e Indiana (26,8%); 36. (empate) Minnesota (26,4%); Nuevo Hampshire (26,4%); y Connecticut (26,4%); 39. Dakota del Sur (26,2%); 40. North Carolina (25,7%); 41. Misisipi (25,6%); 42. Nueva Jersey (25,4%); 43. Wisconsin (24,9%); 44. Colorado (24,5%); 45. Maryland (24,4%); 46. Oregón (23,7%); 47. Utah (23,6%); 48. Montana (23,2%); 49. Maine (21,0%); 50. Vermont (20,8%); 51. Distrito de Columbia (20,6%)
Trust for America's Health es una organización independiente sin fines de lucro, dedicada a salvar vidas protegiendo la salud de las comunidades y trabajando para hacer de la prevención de enfermedades una prioridad nacional. www.healthyamericans.org
La Fundación Robert Wood Johnson se enfoca en atender los problemas urgentes de salud y atención sanitaria que enfrenta nuestro país. Como la organización filantrópica más grande del país dedicada exclusivamente a mejorar la salud y la atención médica de todos los estadounidenses, la fundación trabaja con un grupo diverso de organizaciones e individuos para la identificación de soluciones y la obtención de cambios amplios, significativos y oportunos. Durante más de 35 años, la fundación ha aportado su experiencia, dedicación y un riguroso y equilibrado enfoque de los problemas que afectan la salud y los cuidados médicos de aquellos a quienes sirve. Cuando se trata de ayudar a que los estadounidenses lleven una vida más sana y obtengan los cuidados que necesitan, la fundación espera marcar una diferencia en su vida. Para más información visite www.rwjf.org.

###






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje