Página principal

Nuestra Arquitectura Individual por el Q: H: Silvio Mena Cantón


Descargar 19.05 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño19.05 Kb.
Valle de San José

Nuestra Arquitectura Individual

por el Q:.H:. Silvio Mena Cantón


Valle de San José
Comenzaré por analizar componentes y características principales de un ser humano: el átomo como parte de los innumerables sistemas del cuerpo humano, mente y/o pensamiento, armónicos - silencio, y alma – ser.

La gloria de los hijos de Dios estará impresa en cada uno de sus átomos, y sus acciones serán expresiones fieles de la voluntad creadora. En esa senda, un día todos habrán de estar. No hay vía para llegar al Origen que no sea la verdad y la Luz.

¿Y cómo llegamos a ese destino en la Masonería?

El objetivo principal de la Masonería es construir el templo del G.: A.: D.: U.:, el habitáculo divino por excelencia que adopta a su vez un sentido macro y microcósmico. Traspuesto a nivel individual y microcósmico, coincide con la perfección del ser humano, la regeneración psicológica y el nacimiento espiritual del iniciado. Allí es donde se hace necesaria una labor de construcción, reconstrucción u ordenamiento, es que nada definitivo, completo, permanente y estable existe aún.


Nuestros centros atómicos son minúsculos inteligencias que giran en su propia esfera.

En el ventrículo izquierdo del corazón mora el átomo principal (átomo nous o principio blanco o bueno del corazón), también denominado el Maestro Constructor, porque tiene a su cargo todos los principios constructivos de nuestro cuerpo físico. El opuesto a éste es el átomo oscuro o Enemigo Secreto, reside en la sección inferior de la espina dorsal, estos átomos se oponen a los intentos del hombre para unirse con su Intimo. El Enemigo Secreto tiene tanto poder en la atmósfera de este mundo, que puede limitar nuestros pensamientos y aprisionar nuestras mentes.

Los átomos en el fluido seminal son de tipos diferentes. Hay en este fluido un guardián atómico, el cual registra nuestros pensamientos dirigidos al Intimo.

Algunos investigadores y científicos señalan que tenemos un cuerpo nuevo cada siete años. Somos creadores de nuevos átomos todo el tiempo y si llena su pensamiento de las eternas verdades y valores espirituales, los nuevos átomos se enfrentarán a estas implicaciones espirituales.

El hombre se puede comparar a un ingeniero, trabajando para producir un potente átomo, que desarrollará la sabiduría de su propia creación.

En sentido físico somos materia. Esta última es una forma de energía. Más del 99% del espacio ocupado por un átomo está vacío. Incluso las partículas que podríamos llamar materia, como los electrones y protones, resulta que son creaciones matemáticas, especies de focos de energía cuya ubicación es materia de probabilidad y no de certeza.

Más aún, la física moderna ha descubierto una variedad de partículas subatómicas, algunas de las cuales no tienen masa alguna, o sea, son partículas pero no poseen materia, en el sentido normal de la palabra.

Ahora bien, si la materia no es más que una ilusión de nuestros sentidos. ¿Cuál es en realidad su naturaleza? El Hermetismo dice, la naturaleza del universo es mental. Todo el universo no es más que la imagen existente en la mete cósmica, producto del movimiento de evolución e involución del TODO. Similarmente el hombre como un sistema universal en miniatura no es más que la imagen existente en su mente, y en ella se halla los equivalentes de cuanto existe, pudiendo comprender y responder a lo que existe, por que lo que existe tiene existencia real en su mente.

En la mente existen organizaciones o métodos matemáticos capaces de responder a los métodos de medidas, que determinan y movilizan el fondo vital de la persona. Son especialmente adecuados para el cultivo de lo positivo y liberación de lo negativo.

Los métodos de significación, que determinan y movilizan el fondo conceptual. Son especialmente adecuados para establecer consonancias entre el mundo interior y el exterior. Y los métodos de inspiración que determinan y movilizan el fondo luminal. Son especialmente adecuados para despertar las asistencias de urgencia y resolver incógnitas.

El fondo vital, el conceptual y el luminal, son particularmente organizaciones anímicas, que cumple funciones específicas en el total de la personalidad, el primero las funciones físicas y psíquicas que alimentan el vivir del cuerpo, el segundo las de la mente y el tercero las del espíritu.

Hago un paréntesis para recordarles que el ser humano es una unidad, pero al mismo tiempo es múltiple. El macro espíritu es cósmico, el hombre humano está en el plano del microespíritu, dentro del proceso de creación de los niveles de consciencia y donde el alma es el núcleo de consciencia del hombre. Es por eso que nuestro objetivo debe ser el equilibrio entre el Yin (lo femenino, lo receptivo, lo oscuro y lo blando) y el Yan (lo masculino, lo creativo y activo, lo luminoso y lo duro) a fin de tener el contacto consciente con la ley del retorno.

La unidad de consciencia que se denomina hombre, compuesto por varios sistemas de células, átomos y otros componentes, se comporta como un objeto musical, ya que produce todas las notas, series armónicas y sonidos en que se descompone la resonancia universal. Por ello, afirmo que todo el sistema que integra un átomo se desenvuelve como una cuerda vibrante produciendo cada electrón la nota que corresponde a su distancia del núcleo, emitiendo entre todos los electrones una gama infinita de sonidos.

Cabe señalar que el núcleo del átomo o mónada se relaciona en música con la nota DO, que se manifiesta al unísono o en óptimas combinaciones armónicas provenientes del séptimo, octavo y noveno cielos o micro dimensiones siete, ocho y nueve, localizadas en el mencionado núcleo.

Casualmente por esto el núcleo del átomo es sinónimo de tres, que ha sido considerado como una representación metafísica de la armonía perfecta.

El tres forma una inmensa lista de triadas en diversos aspectos de la compleja vida humana.

La triada o Ley del Ternario, es la Ley constitutiva de las cosas y se le encuentra en la estructura hiperfísica del hombre, del universo y del G.: A.: D.: U.: El Tao engendra al UNO, el UNO engendra el DOS, el DOS engendra el TRES y éste engendra todos los seres.

El tres es la combinación de los principios masculino y femenino, siendo por ello un símbolo de la totalidad de posibilidades.

Internamente, el Hombre perfecto nace de la fusión de tres energías que vibran en sus niveles profundos: la energía creadora, la energía receptora y la energía transformadora.

El 3 se relaciona con la Santísima Trinidad del Cristianismo: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En la masonería La Trinidad está formada por los tres instrumentos de medida que corresponden a las 3 luces: la plomada, el nivel y la escuadra.

Como se puede ver y retomando el tema del átomo, el núcleo y resto del mismo producen una música, que es fuerza activa que animan los procesos que sostienen la vida en cada mundo o sistema.

Un ejemplo de un armónico, es el afecto que genera el ser humano al relacionarse con otras personas. El afecto es un armónico de afinidades en el que el fondo vital, el fondo conceptual o el fondo luminal de una persona, hallan en los respectivos fondos de la otra las consonancias que gratifican sus ansias y les dan comprensión, amor y honor. Es un armónico de sentimientos, de pensamientos y de asentimientos entre dos personas. El armónico puede estar formado por afinidades de tres ordenes:


  • La afinidad natural, que se establece a base del magnetismo animal que irradia las personas. La percibe y transmite el fondo vital.

  • La afinidad congenial, que se establece a base del magnetismo cerebral que irradian los pensamientos. La percibe y trasmite el fondo conceptual.

  • La afinidad sublimal, que se establece a base del magnetismo espiritual que irradia los sentimientos. La percibe y trasmite el fondo luminal.

Otro ejemplo pero de un no armónico es el silencio, que sin embargo marca el ritmo de nuestra vida. En ese sentido el silencio nos modela la personalidad en todos sus extremos y así desde el punto de vista filosófico representa un volcarse del ser hacia su interioridad, un acto que pone en fuego todos los impulsos de la consciencia. De sabiduría interior que procura utilizar todo para el bien y la misericordia (sagrada energía proveniente de niveles espirituales)

De este modo el silencio nos conduce a la reflexión, a la meditación, y por tanto, al análisis de las ideas, de los pensamientos y comportamientos, relaciones y demás. A través del silencio penetramos a nuestro ser profundo tomando como referencia u objeto de conocimiento nuestros propios actos. Por medio del silencio nos educamos, nos elevamos espiritualmente y precisamente por eso, se convierte en una posible forma de llegar a la revelación.

Finalmente, QQ.: HH.:, pienso que nuestra arquitectura individual se extiende a lo infinito de los cosmos cuando el hindú Nisargadatta Maharaj nos recomienda:

En principio hay que sentir esa sensación del “Yo Soy”. Hay que adorar esta presencia en él “Yo Soy”, disfrutarla, tenerla por amiga. Tienes que identificarte con ella y entonces, de forma espontánea, te surgirá este pensamiento: “No soy lo que soy”.

Cuando descubres que era el conjunto de lo manifestado, ese esplendor, esa inmensa profusión de seres, te olvida del pequeño individuo. Te olvidas de su existencia por que tú eres la existencia en si, innumerable e incognoscible.

No hagas nada, sé. La meditación no es otra cosa. Quédate anclado, inamovible, en la consciencia del ser. No tenga conocimientos de nada. Sé. Esa es la meditación perfecta.



Silvio Mena Cantón



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje