Página principal

Nombre: Nº: Curso


Descargar 28.53 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño28.53 Kb.

Nombre: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nº: . . . . .Curso: . . .

Las cien monedas Leo Rothen´s Jewish Treasury


Había una vez, en las afueras de un pequeño pueblo, dos casas vecinas. En una vivía un afortunado y acaudalado agricultor. Estaba rodeado de sirvientes y tenía acceso a todo lo que pudiera imaginar.

En la otra, una casucha humilde, vivía un viejecito de hábitos muy austeros, que dedicaba gran parte de su tiempo a trabajar la tierra y a orar.

El viejo y el rico se cruzaban diariamente e intercambiaban algunas palabras en cada encuentro. El rico hablaba de su dinero y el viejo hablaba de su fe.

-¡La fe! -se burlaba el rico-. Si como dices, tu Dios es tan poderoso, ¿por qué no le pides que te envíe lo suficiente para no pasar las privaciones que padeces?

-Tienes razón -dijo el viejo. Y se metió en su casa.

Al día siguiente, cuando se encontraron, el viejo tenía la

cara llena de felicidad.

-¿Qué te pasa, viejo?

-No me pasa nada.. Pero, siguiendo tu consejo, le pedí a Dios esta mañana que me enviara cien monedas de oro. -Ah, ¿sí?

-Sí. Le dije que, como he sido un buen hombre y he respetado sus leyes, me merecía un premio, y que yo elegía las monedas. ¿Te parece una cantidad excesiva?

-No importa qué me parezca a mí -dijo el rico, burlonamente-. Lo que importa es que no le parezca demasiado a tu Dios. Quizás él crea que mereces un premio de veinte monedas, o de cincuenta, o de ochenta, o de noventa y dos. ¿Quién sabe?

-Ah, no. Dios puede decidir si yo merezco el premio o no. Pero mi petición fue muy clara. Yo quiero cien monedas. No aceptaré veinte, ni treinta, ni noventa y dos. Yo he pedido cien y no tengo ninguna duda de que, si mi buen Dios se puede ocupar de mi petición, lo hará. Él no regateará conmigo, y yo no regatearé con Él. Cien es la petición y cien me enviará. No

pienso aceptar que me mande ni una moneda menos.

-¡Ja, ja! ¡Sí que eres exigente! -dijo el hombre rico.

-Tal como Él me exige, le exigiré yo a Él -dijo el viejo. -Yo no te creo capaz de rechazar las veinte o treinta monedas que te mande tu Dios sólo porque no son cien.

-Pues rechazaría cualquier suma inferior a cien. Sin embargo, si Dios cree que es poco y decide mandarme más, tampoco aceptaría el resto.

-¡Ja, ja! ¡Estás totalmente loco y me quieres hacer creer ese cuento de tu fe y tu determinación! iJa, ja! Me gustaría verte manteniendo esa postura. iJa, ja! -y cada uno regresó a su casa.

Por alguna razón, al rico le ponía nervioso el viejo. ¡Qué caradura ¿Cómo podía decir que no aceptaría menos de cien monedas de oro? Tenía que desenmascararlo, y lo haría esa misma tarde.

Preparó una bolsa con noventa y nueve monedas de oro y fue hasta la casa del vecino. El viejo estaba de rodillas, en actitud de oración.

-Dios querido, ayúdame en mis necesidades. Creo que tengo derecho a esas monedas. Pero recuerda: son cien monedas. No me conformaré con lo que me envíes. Quiero exactamente cien monedas...

Mientras el viejo rezaba, el rico subió al tejado y le tiró las monedas por el hueco de la chimenea. Después bajó a espiar.

El viejo seguía de rodillas cuando oyó el sonido de algo metálico que caía por el hueco de la chimenea. Lentamente, se incorporó, se acercó a la chimenea, levantó la bolsa y le sacudió el hollín y la ceniza.

Después se acercó a la mesa y vació el contenido del saco sobre ella. La montaña de monedas apareció ante él. El viejo cayó de rodillas y agradeció al buen Dios el presente que le había enviado.

Una vez terminada la oración, contó las monedas. ¡Había noventa y nueve! Eran noventa y nueve monedas.

El hombre rico seguía esperando, preparado para demostrar su teoría. El viejo alzó su voz al cielo y dijo: «Dios mío: veo que tu decisión es cumplir el deseo de este pobre viejo, pero veo también que en las arcas del cielo no había más que noventa y nueve monedas. No quisiste hacerme esperar por tan sólo una moneda. No obstante, tal como te dije, no quiero aceptar una moneda más de cien ni una menos...».

«Es un imbécil», pensó el rico.

Por otro lado -siguió el viejo-, eres para mí de absoluta confianza. Por ello, y por única vez, voy a dejar a tu libertad elegir el momento en que me enviarás la moneda que me debes.

-¡Traición! -gritó el rico-. ¡Hipócrita!

Y, gritando, empezó a golpear la puerta de su vecino.

-¡Eres un hipócrita! -siguió diciendo-. Dijiste que no ibas a aceptar menos de cien, y ya te estás embolsando esas noventa y nueve monedas como si nada. Mentiroso tú y tu fe en Dios.

-¿Cómo sabes lo de las noventa y nueve monedas? -preguntó el viejo.

-Lo sé porque yo te envié esas noventa y nueve monedas para demostrarte que eres un charlatán. «No aceptaré menos de cien», ¡ja, ja, ja!

-Y, de hecho, no aceptaré. Dios me enviará la última cuando Él lo decida.

-Él no te enviará nada porque quien mandó estas monedas, como te dije, fui yo.

-No discutiré si fuiste tú el instrumento que utilizó Dios para satisfacer mi deseo o no. Pero el caso es que este dinero cayó por mi chimenea mientras yo lo pedía, y es mío.

El hombre rico cambió su sonrisa por un gesto adusto.

-¿Cómo que es tuyo? Esta bolsa y estas monedas son mías. Yo las envié.

-Los designios de Dios son incomprensibles para el ser humano -dijo el viejo.

-Maldito seas tú, y maldito sea tu Dios. Devuélveme mi dinero o te haré comparecer ante el juez y perderás también lo poco que tienes.

-Mi único juez es mi Dios. Pero si te refieres al juez del pueblo, no tengo inconveniente en poner el problema en sus manos.

-Bien. Vamos, entonces.

-Vas a tener que esperar a que compre un carruaje. Aho­ra no tengo, y un viejo como yo no puede permitirse el lujo de caminar hasta el pueblo.

-No hace falta esperar. Te ofrezco mi carruaje.

-Realmente, agradezco tu actitud. En todos estos años nunca me habías ayudado en nada. Bien. De todos modos, deberemos esperar a que pase un poco el invierno. Hace mucho frío y mi salud no soportaría ir hasta el pueblo sin un buen abrigo.

-Estás tratando de postergar el tema -dijo el rico, furioso-. Te daré mi propio abrigo de pieles, para que puedas viajar. ¿Qué otra excusa tienes?

-En ese caso -dijo el viejo-, no puedo negarme.

El viejo se abrigó con las pieles, subió al carruaje y partió hacia el pueblo, seguido por el hombre rico, que iba en otro coche.

Llegados allí, el hombre rico se apresuró a pedir audiencia al juez y, cuando éste los recibió, le contó en detalle su plan para desacreditar la fe del viejo, cómo había enviado las monedas por el hueco de la chimenea y cómo el viejo, después, se había negado a devolvérselas.

-¿Qué tienes que decir, viejo? -preguntó el juez. -Señoría: me extraña mucho tener que estar aquí para confrontar a mi vecino por este tema. Este hombre es el más rico de la ciudad. Nunca ha demostrado ser solidario, nunca ha tenido ninguna actitud caritativa con los demás, y no creo que sea necesario que yo argumente en mi defensa. ¿Quién podría creer que un hombre avaro como éste pueda haber puesto casi cien monedas en una bolsa y las haya arrojado por la chimenea del vecino? Me parece claro que el pobre hombre me espiaba y, al ver mi dinero, su codicia le hizo inventar esta historia.

-¿Inventar? ¡Viejo maldito! -gritó el rico-. Tú sabes que todo es como yo digo. No te crees ni tú esa patraña de Dios enviándote las monedas. Devuélveme la bolsa.

-Evidentemente, señoría, este hombre está muy perturbado.

-¡Claro! Me perturba que me roben. Te exijo que me devuelvas esa bolsa.

El juez estaba asombrado. Los argumentos de ambos lo obligaban a tomar una decisión, pero ¿cuál sería la más justa?

-Devuélveme mi dinero, viejo tramposo -decía el rico-. Ese dinero es mío, sólo mío.

En un momento, el rico saltó la barandilla de madera que los separaba y, fuera de sí, intentó arrebatarle la bolsa al viejo.

-¡Orden! -gritó el juez-. ¡Orden!

-¿Lo ve, señor juez? La codicia lo enloquece. No me extrañaría que si consiguiera la bolsa empezara a decir que el carro en el que vine también es suyo.

-Claro que es mío -se apresuró a decir el rico-. Yo te lo presté.

-¿Lo ve usted, señoría? Lo único que le falta es querer ser el dueño de mi propio abrigo.

-¡Por supuesto que soy su dueño! -gritó, ya descontrolado, el rico-. Es mío, todo es mío: la bolsa, el dinero, el carruaje, el abrigo... ¡Todo es mío! ¡Todo!

-¡Alto! -dijo el juez, que ya no tenía dudas-. ¿No te da vergüenza querer quitarle a este pobre viejo lo poco que tiene?

-Pe... pero...

-Sin peros. Eres un codicioso y un aprovechado –siguió el juez-. Por haber intentado estafar a este pobre viejo, te condeno a una semana de cárcel y a pagarle a tu vecino quinientas monedas de oro como compensación.

-Perdone, su señoría -dijo el viejo-. ¿Puedo hablar?

-Sí, anciano.

-Yo creo que el hombre ha aprendido la lección. Yo le pido que, a pesar de que sea mi adversario, le levante la condena y le imponga sólo una multa simbólica.

-Eres muy generoso, anciano. ¿Qué propones? ¿Cien monedas más? ¿Cincuenta?

-No, señor juez. Yo creo que el pago de una sola moneda será suficiente castigo.

El juez golpeó la mesa con su martillo y sentenció: «Gracias a la generosidad de este hombre, y no porque sea el deseo del tribunal, se impone al acusador una multa simbólica

de una moneda de oro, que deberá pagar de inmediato».

-¡Protesto! -dijo el rico-. ¡Me opongo!

-Salvo que el sentenciado rechace la gentil propuesta de

este buen hombre y prefiera la sentencia no tan benévola de este tribunal.

El hombre rico, resignado, sacó una moneda y la entregó al anciano.

-Asunto terminado -dijo el juez.

El rico salió corriendo en su carruaje y se marchó del pueblo. El juez saludó al viejo y se retiró. El viejo alzó los ojos al cielo.

-Gracias, Dios. Ahora sí. No me debes nada.

********


-Quizás ahora, Demián, tengas ya todos los elementos para completar tu despertar sobre la aceptación y la lucha.

-Como dijo el gordo: Resignarse es una cosa y aceptar es otra.








La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje