Página principal

Nombre: Lorena Romero Vargas


Descargar 54.09 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño54.09 Kb.
DATOS PERSONALES
Nombre: Lorena Romero Vargas

Cargo: Coordinadora Oficina de Prevención y Atención de Emergencias

Organismo: Municipalidad de San José

Dirección: Avenida 10, calle 28. Plantel Municipal. San José

País: Costa Rica

E-mail: lorova@hotmail.com

Teléfono: (506) 2578900

Fax: (506) 2222249

Fecha de nacimiento: 19/09/66

Título Académico: Master
Experiencia profesional en desastres:


  • 1990 a 1995: Jefatura del departamento de capacitación en programas de educación, preparativos para desastres a nivel institucional y local. Comisión Nacional de Prevención de Riesgo y Atención de Emergencias




  • 1997 a la fecha: Coordinadora de la Oficina de Prevención y Atención de Emergencias de la Municipalidad de San José. El trabajo se ha orientado dentro de la política municipal en la formulación e implementación de programas y proyectos en el campo científico técnico ( investigaciones como insumo para la toma de decisión ); Sistemas de Información geográfico, desarrollo de obras de mitigación, manejo de información pública y programas de preparativos para desastres, organización de sectores sociales institucionales y comunitarios, definición de procedimientos de respuesta y planes de emergencia, regulación del uso del suelo en áreas de riesgo ( a través de procedimientos específicos y la aplicación del plan regulador urbano; coordinación institucional con los órganos centrales y de representación local.




  • Publicación de material educativo en materia de preparativos para desastres




  • Investigadora en el tema de la gestión del riesgo a nivel local.: Investigación “ El rol de las municipalidades y el sector salud en la gestión del riesgo, post Mitch ,OPS, 1999- y El rol de las municipalidades del Area Metropolitana de San José en la gestión del riesgo,CEPREDENAC.2001, Sistema de Alerta Temprana-Universidad de Tulane/USA.2001




  • Participación en diversos espacios de análisis ( mesas redondas, panel, seminarios) sobre el rol de las municipalidades en la gestión del riesgo, a partir de las investigaciones realizadas y de la experiencia de la municipalidad de San José. Es la única municipalidad que dispone de una oficina en el tema y con un presupuesto definido.


Título del artículo: MUNICIPALIDADES Y EL SECTOR SALUD LOCAL EN LA GESTION DEL RIESGO POR DESASTRES
MUNICIPALIDADES Y EL SECTOR SALUD LOCAL EN LA GESTION DEL RIESGO POR DESASTRES
Msc.Geografa Lorena Romero Vargas

Oficina de Prevención y Atención de Emergencias

Municipalidad de San José. Costa Rica

(Articulo es resultado de la investigación realizada en 1999. Sobre el rol de las municipalidades y el sector Salud post Mitch. y responde a una adaptación del articulo publicado en la revista Huracán Mitch: Una mirada a algunas tendencias temáticas para la reducción del riesgo. America Central. EIRD/OMS/OPS, San José Costa Rica, 2000


1. Algunos planteamientos en política local para la reducción del riesgo

La política para la gestión del riesgo debe ser contextualizada desde el nivel central -a través de la descentralización y desconcentración institucional- asumiendo el compromiso de la gestión preventiva en forma trasversal a la estructura, programas y proyectos en el ámbito regional y local; y desde las municipalidades como representantes de los gobiernos locales.


En el nivel central, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) como ente rector en esta materia tiene la responsabilidad de orientar el proceso en forma transversal en todas las acciones que realice el Estado costarricense, por ser un tema de interés público. Asociado con lo anterior, la política de gestión local del riesgo debe ir de la mano con la realidad socioeconómica, cultural, ambiental y geográfica del territorio en cuestión.
La dinámica de coordinación entre la CNE y los gobiernos locales tiene que estar sustentada en una estrategia que aumente las capacidades internas a través de socios institucionales. La estrategia debe readecuar el programa de asistencia a los gobiernos locales para que ellos vayan introduciendo el tema de riesgo por desastres como parte de la política local municipal..
En este acercamiento a las municipalidades es necesario que la CNE como ente rector busque un enlace directo y se trabaje con todas las experiencias que las municipalidades han venido desarrollando, principalmente en los últimos 15 años. Posteriormente hacer un plan estratégico para determinar cuál sería el papel en gestión del riesgo que las municipalidades tendrían que hacer, el cual estaría sustentado en las disposiciones emanadas en el Código Municipal y la Ley Nacional de Prevención del Riesgo y Atención de Emergencia

Es necesario, definir las prioridades de trabajo con las municipalidades a partir del criterio de recurrencia de multiamenazas amenazas de origen hidrometeorológico, geológico, tecnológico y humano; vulnerabilidad territorial, social y ambiental como conceptos generales; y de la disposición de los gobiernos locales en introducir el tema en la política local municipal.




2. UN CAMINO HACIA LA GESTION DEL RIESGO POR DOS PROTAGONISTAS LOCALES: EL GOBIERNO LOCAL Y EL SECTOR SALUD

2.1. El gobierno local
El quehacer del gobierno local es concertar con los sectores sociales locales con el fin de construir la política de lo local. A pesar que el territorio físico de competencia municipal es carácter político-administrativo, es necesario partir de una concepción de espacio social reproducido por las relaciones permanentes del ser humano. Desde esta dimensión el “espacio constituye un conjunto de formas representativas de las relaciones sociales del pasado y del presente, y por una estructura representada por las relaciones sociales que ocurren ante nuestros ojos y que se manifiestan por medio de los procesos y las funciones. El espacio es un verdadero campo de fuerzas cuya aceleración es desigual, por ello la evolución espacial no se realiza de forma idéntica en todos los lugares.1
El marco de competencias para la regulación del desarrollo local se basa en la relación de las municipalidades con el sector institucional. Esta concepción plantea que el municipio tiene competencias exclusivas que le corresponden de forma particular, y que ninguna otra estructura de la administración pública puede ejercer; por ejemplo, el cobro del impuesto a los bienes inmuebles y la planificación urbana. Las competencias relativas son aquellas que comparten complementariamente dos entes, manteniendo cada uno la exclusividad en sus funciones; por ejemplo, la reparación y mantenimiento de vías terrestres bajo el concepto de vía local y nacional. Por otro lado, están las competencias concurrentes que tienen dos órganos o entes simultáneamente, que les permiten a uno u otro realizar las mismas funciones públicas.2
Continuando con el camino para la gestión del riesgo es necesario referenciar la concepción de riesgo como producto de una realidad socio-espacial, que resulta tanto de la interrelación de la amenaza (probabilidad de que suceda un evento de origen físico-natural, antrópico o tecnológico en un espacio y tiempo dado) como de la vulnerabilidad, resultado de un proceso histórico-social donde interactúan diversas fuerzas de carácter político, social, económico, cultural y ambiental.
Según Linda Zilbert “La responsabilidad del municipio en la gestión del riesgo parte desde la concepción misma del desarrollo: planificación territorial y determinación sobre usos del suelo, formulación e inclusión de estrategias de prevención y mitigación en todas las acciones de planificación urbana, y gestión y asignaciones (investigaciones y actividades de sectores no gubernamentales y comunitarios).”3

Desde esta perspectiva, el gobierno local en su función práctica debe asumir un rol protagónico como gestor, ejecutor y regulador a través de los procesos de organización social, de la planificación urbana, del ordenamiento territorial, del plan regulador y de los procedimientos de control y regulación municipal


En forma específica , se puede extraer el anterior espacio de trabajo para abordar la gestión del riesgo:


  1. El ordenamiento territorial a través del plan regulador como instrumento de planificación local, donde en su condición de instrumento dinámico permite incorporar la zonificación de amenaza de origen físico natural, antrópica y tecnológico y de ésta forma se regula el uso del suelo y de esta forma codyuvar con la planificación urbana




  1. La organización social del municipio con la participación de los Concejos de Distrito como órganos encargados de vigilar la actividad municipal. A través de los diferentes programas de extensión comunitaria que desarrolla la municipalidad hacia el municipio incorporar el tema de la prevención y atención de emergencias en las agendas de trabajo.




  1. La planificación estratégica sustentada en programas, proyectos, normas, procedimientos y controles administrativos

Desde esta perspectiva, la gestión del riesgo, debe ser una consigna tanto de la CNE, los gobiernos locales, del gobierno central como de la población civil considerando que es un tema de interés público.


En el caso particular de las municipalidades se viene reconociendo política y administrativamente y por ende esta surgiendo una participación más activa en acciones de prevención y atención resultado principalmente del convivir con los escenarios de riesgo en forma permanente.
Sin embargo, si realmente se quiere que las municipalidades asuman e introduzcan el tema de la gestión del riesgo es necesario en primera instancia reforzar el sistema municipal con miras a una construcción más articulada de la política local. Estas transformaciones implican que las municipalidades a partir de un proceso gradual de inducción y preparación, tienen que ir creando las condiciones de trabajo para asumir las nuevas responsabilidades con una visión de lo local.
El pilar fundamental para que el sistema municipal asuma nuevos roles es el proceso de descentralización dentro del principio de autonomía que rige a los gobiernos locales. El problema se genera cuando a las municipalidades se les dan nuevas áreas de trabajo sin crear las condiciones o procesos de preparación necesarios.
La participación de las municipalidades en acciones de gestión del riesgo, específicamente en el campo de la prevención y la mitigación ha estado orientada a o soluciones paliativas a problemas suscitados a raíz de situaciones de emergencia o desastre. Esto implica que la gestión se ha realizado desde una perspectiva coyuntural y no como parte de una política explícita de la estructura municipal.
Las municipalidades como promotoras del desarrollo local no son en la práctica las actoras principales de los procesos de prevención y atención de emergencias y mucho menos de la nueva perspectiva de la gestión del riesgo. El principal obstáculo expresado desde las municipalidades y que limita e impide las acciones de prevención, mitigación, atención , y reconstrucción son a incapacidad presupuestaria. Esta falta de recursos financieros se refleja en la reducida capacidad institucional tanto a nivel de infraestructura como de personal técnico-profesional para la inversión en programas y proyectos. Entre las soluciones concretas se determino el traslado a las municipalidades del impuesto de bienes inmuebles y partidas específicas
A pesar de estas dos nuevas condiciones dentro del proceso de descentralización, la realidad que viven los municipios sólo les permite resolver problemas atrasados de servicios y no avanzar hacia un programa de extensión social y ambiental que refuerce el sistema municipal.
El principal argumento que presentan para justificar la ausencia del tema de riesgo en la política municipal es la escasez presupuestaria, lo cual dificulta desde la municipalidad la separación de fondos específicos para este tipo de inversiones. Uno de los múltiples problemas que exponen las municipalidades es la carencia de personal especializado para planificar e implementar de manera eficiente los servicios y promover el desarrollo local.
Paralelo a esa ausencia de gestión del riesgo en forma institucionalizada dentro del quehacer estratégico de las municipalidades, sí se reconoce que se han realizado acciones específicas principalmente en situaciones de emergencia. Estas acciones se han enmarcado en primer plano, a rehabilitar los servicios que son responsabilidad de la institución, como la red local y vecinal de caminos, el sistema de alcantarillado pluvial, puentes y dragado de cauces entre otros.
Esta disposición no quiere decir que las municipalidades desconozcan del todo la necesidad de prevenir el riesgo, pero en la praxis interactúan diversos factores de índole histórico, político, social y económico que van desde la cosmovisión e importancia que le han dado al tema de la gestión del riesgo, el espacio que han ocupado los gobiernos locales en la toma local de decisiones, las características de la estructura política municipal, hasta la capacidad administrativa-organizativa municipal que reduce o limita el quehacer en general.


2.2. El Sector Salud Local
El sector salud local esta integrado por el Ministerio de Salud, la Caja Costarircense del Seguro Social, el Instituto Costarricense de Acueductos y alcantarillados. Estas instituciones históricamente han participado principalmente en la atención de emergencias o desastres desde el marco de competencia institucional .
A nivel del Plan Nacional de Emergencia se establece el anexo Sectorial de Salud, que está actualmente en proceso de actualización. Este anexo se convierte en el instrumento regulador del quehacer del sector salud en esta temática, quedando pendiente la estrategia de implementación de éste en el ámbito institucional y local.
En el campo de las emergencias el sector salud se amplia con la incorporación de la Cruz Roja Costarricense y el Cuerpo de Bomberos , conformando un equipo de respuesta en acciones de salvamento y rescate, atención de víctimas y condiciones sanitarias .
En el caso específico del Ministerio de Salud y bajo el enfoque de la producción social de la salud donde “ todos juntos la producimos y nuestras actividades impactan directa e indirectamente en los niveles de salud,”4 estableció en la Política Nacional de Salud período 1998 - 2002 el tema de la prevención y atención de emergencias y desastres . El tema se ha insertado desde el área de reforma y fortalecimiento institucional, vigilancia de la salud, prevención, atención primaria de la salud, tratamiento, hospitalización y protección y mejoramiento del ambiente humano.
En la política de salud, la participación en prevención y atención de emergencias o desastres se ha orientado hacia el fortalecimiento de la capacidad de respuesta de los servicios de emergencia para la atención de la población en situaciones de emergencia; análisis de vulnerabilidad y de amenazas; protección y mejoramiento del ambiente humano con el fin de reducir el riesgo de salud por factores sanitarios relacionados con la contaminación ambiental; así como otras áreas que directa o indirectamente se pueden convertir en una amenaza para la salud si no se realiza el control sanitario.
La implementación de la política se lleva a cabo a través del Plan Nacional de Salud, bajo la modalidad de una estrategia participativa a través de “talleres con todos los sectores sociales del nivel local, en donde cada uno de los actores señaló cuáles son las acciones estratégicas que deben ir incorporadas en el Plan Nacional de Salud, y de ahí cada área sistematiza e integra información de los actores sociales y remite la información al nivel regional.”5

Ante la interrogante de cómo implementar la gestión del riesgo en la producción social de la salud a nivel local, la respuesta esta en las diferentes instancias de salud, tales como los Equipos Básicos de Atención Integral de la Salud (EBAIS) cuya función es velar por la salud de una área geográfica que alberga entre 2.500 a 5.000 personas.


El EBAIS constituye la unidad territorial de análisis mas pequeña. El trabajo se fundamenta en el Análisis de Situación de Salud ( ASIS) formulado con la participación de todos los actores sociales. Es precisamente en la construcción del ASIS donde se abre un espacio para incorporar el escenario de riesgo de la unidad de análisis en cuestión.6 Con base al ASIS se formula el Plan de Intervención con ejecución a corto, mediano y largo plazo dependiendo de las prioridades identificadas y de los recursos disponibles. El accionar del EBAIS busca la incorporación de comunidad en la resolución de los problemas prioritarios.
La municipalidad, participa en la construcción de los ASIS y al ser el riesgo una producción socio-espacial y parte del ambiente humano, es en teoría uno de los espacios locales idóneos para el análisis del escenario de riesgo y la formulación de propuestas de gestión.
La segunda modalidad de trabajo son los Cantones Ecológicos y Saludables, sustentada en el compromiso y responsabilidad de los actores sociales del municipio. El trabajo se realiza en función del mejoramiento de la calidad de vida de la población, mediante la toma de decisiones y la mejora continua del ambiente físico y social.7
Desde la filosofía de los Cantones Ecológicos y Saludables y con la apropiación de las municipalidades del proyecto y la participación del Ministerio de Salud se abre indudablemente el espacio de coordinación entre los diferentes sectores sociales para contribuir a la construcción de una ambiente sostenible.
La conducción del proyecto está bajo la responsabilidad del Comité Directivo Interinstitucional en cada municipio e integrado por representantes de la municipalidad, las organizaciones comunales y el sector institucional público y privado. La red de Cantones Ecológicos y Saludables en la actualidad está integrada por 40 de los 81 cantones de Costa Rica.8
La tercera modalidad de trabajo son los Comités de Prevención y Atención de Emergencias, donde el sector salud local se ha caracterizado por tener una participación activa tanto a nivel de coordinación como en los subcomités de salud y alojamiento temporal. De los aproximadamente 84 Comités Locales de Emergencia, unos 21 están coordinados por representantes del sector salud.9
La relación específica entre municipalidad-sector salud en términos de prevención y atención de emergencias se ha establecido en el seno de esta instancia. La práctica indica que el accionar se ha concentrado principalmente en el apoyo operativo en acciones de atención y rehabilitación posterior a la manifestación de una emergencia o desastre.
Por otro lado, el Plan Nacional de Salud ubica a las municipalidades en el grupo de los “actores sociales que realizan planes, programas, proyectos y acciones específicas que impactan sobre las condiciones de vida de la población.”10 Analizando el quehacer tradicional y vigente de las municipalidades en la producción social de la salud, éstas se han dedicado al servicio de la recolección de los desechos sólidos de los centros urbanos y a la administración de algunos acueductos de agua potable.
De forma gradual las municipalidades están viviendo cambios y uno de ellos es lograr que se “involucren en la promoción de la salud ya que es una tarea pendiente, primero porque éstas han estado muy llevadas a menos y segundo por el nivel de centralización del sector salud. (...) La salud era responsabilidad de la Caja Costarricense del Seguro Social y del Ministerio principalmente y las municipalidades no tenían nada mas que hacer que recoger la basura.”11
De acuerdo a lo anterior, es claro que las municipalidades no han definido como gobierno local una política de la salud que les permita ir mas allá de la tradicional prestación de servicios y que trascienda al campo del ambiente humano como condición imprescindible para acercarse a un ambiente sostenible.
A este respecto, Roy Rivera explica que “en el campo de la salud, encontramos que algunas municipalidades están desplegando algunas acciones, pero no como parte de una política local de salud sino como resultado de políticas del Ministerio de Salud, de la Caja Costarricense del Seguro Social, o de cualquier otra institución del sector que se haya planteado incorporar a las municipalidades en el proceso de ejecución de sus medidas.”12
Actualmente algunas municipalidades han realizado cambios importantes en la percepción del ambiente humano y las municipalidades de San José, San Antonio de Belén y Desamparados han creado programas u oficinas del ambiente. Estas oficinas se han venido orientando al establecimiento de programas de cooperación o convenios interinstitucionales en el campo de la promoción, educación, monitoreo e inspección de la contaminación ambiental.
Sin embargo, en la gran mayoría de las municipalidades la principal relación se establece con el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social en el acompañamiento de campañas de prevención del dengue y apoyo de materiales o logístico a los Equipos Básicos de Atención Integral en Salud EBAIS (EBAIS) Por consiguiente, se confirma que las municipalidades desarrollan actividades específicas en un contexto coyuntural y no estructural de la salud local.
En este sentido, es necesario establecer una estrategia de articulación entre el sector salud y las municipalidades que genere un proceso de preparación sobre la intervención de los gobiernos locales de acuerdo a la capacidad institucional.
Lo anterior, considerando que el escenario actual en que viven las municipalidades se caracteriza por una demanda progresiva de servicios con el sello de calidad, que asigna prioridades a las obras de infraestructura y ciertos servicios y no precisamente a una política integral de salud.

Bibliografía
Abarca Mora, Leonardo. Tesis. Nuevo Modelo de desarrollo municipal: Una visión estratégica para la gestión local. Universidad Libre de Costa Rica. 1999.
Belmar Londono Iarraga John. Desarrollo estratégico, alternativa de gerencia social sostenible para el futuro generacional. Investigación en descentralización territorial. Memorias Encuentro Regional del Occidente Colombiano. Escuela de Administración Pública. Universidad del Estado. Manizales, Colombia. 1998.
Brenes M., Alice y González S., Pedro. Práctica dirigida. Gestión local, riesgo y vulnerabilidad en una localidad de la microcuenca 5 del Río Virilla: Los Sitios, Moravia. Para optar al grado de licenciatura en Sociología. Facultad de Ciencias Sociales. Escuela de Antropología y Sociología. Departamento de Sociología. Universidad de Costa Rica. 1998.
Chan Vega, Carlos; Quirós Jiménez, Saúl y Gómez Gómez, Hannia. Descentralización, modernización municipal y participación de la sociedad civil. Informe final. Compañeros de las Américas, Agencia Internacional para el Desarrollo, Asociación Costarricense para Organizaciones de Desarrollo. San José, Costa Rica. 1990.
Comisión Nacional de Emergencia. Plan Regulador Huracán Mitch. San José. Costa Rica. 1998.
Comisión Nacional de Emergencia. Manual uso del suelo con fines constructivos en áreas de amenaza natural. San José, Costa Rica. 1993.
Díaz Pineda, Francisco. Ecología 1. Ambiente físico y organismos vivos. 2a impresión. Editorial SINTESIS. España. 1996.
Fernández, María Augusta (comp.). Ciudades en riesgo: degradación ambiental, riesgos urbanos y desastres. LA RED. Lima. 1996.
Fonseca, Marvin. Gestión ambiental. Gobiernos locales y sociedad civil en la experiencia del Area de Conservación La Amistad Caribe. San José. 1999.
González, Hugo y otros. La población urbana costarricense frente a los desastres naturales. IDESPO-Oficina de comunicación - OVSICORI. Universidad Nacional. 1999.
Investigaciones Jurídicas. Ley orgánica del ambiente. IJSA, San José, Costa Rica, 1996. Investigación en descentralización territorial. Memorias encuentro regional del occidente colombiano. Escuela Superior de Administración Pública. Universidad del Estado. Manizales, Colombia. 1998.
Ley Nacional de Emergencia. Diario Oficial La Gaceta. No.1999. San José. Costa Rica
Lucke, Oscar. El ordenamiento territorial en Costa Rica y los compromisos políticos internacionales. Departamento de Geografía. Universidad de Costa Rica. Revista GEOISMO. V. III y IX, N.1 y 2. 1994-1995.

Maskrey, Andrew (comp.). Los desastres no son naturales. Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Colombia. 1993.


Ministerio de Salud de Costa Rica. Política Nacional de Salud 1998-2002.
Ministerio de Salud. Plan Nacional de Salud. Metodología PLANS. Junio, 1999.
Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible 1998. Proyecto Estado de la Nación, San José, Costa Rica. 1999.
Rivera Araya, Roy. La decentralización real en Costa Rica. FLACSO. Costa Rica. 1997.
Rivera Araya, Roy. Descentralización y gestión local en América Latina. FLACSO. Costa Rica. 1996.
Rivera Araya, Roy. Política local y descentralización. Cuadernos de ciencias sociales 55. FLACSO. 1992.
Santos, Milton. Por una geografía nueva. Editorial Espasa-Calpe. España. 1990.
Vargas Guillen, Juan Antonio. Código Municipal. Municipalidad de San José, San José, Costa Rica, 1999.
Zilbert Soto, Linda. Guía de la red para la gestión local del riesgo. Módulo de capacitación. La Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Primera edición. Quito, Ecuador. 1998.

Notas

1 Santos Milton. Por una geografía nueva. España. 1990. p. 138.


2 Véase Jorge Mora Portuguez, op. cit., pp. 34-36.


3 Linda Zilbert Soto. Guía de la Red para la Gestión Local del Riesgo. Módulo para la capacitación. Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina. Primera edición. 1998. Quito, Ecuador.


4 Ministerio de Salud. Plan Nacional de Salud. Metodología PLANS. Junio. 1999.


5 Entrevista realizada a Rosibel Vargas, de la Dirección de Desarrollo del Ministerio de Salud, el 9 de noviembre de 1999.


6 Entrevista realizada a Patricia Redondo, del Area de Salud de la Caja Cstarricense del Seguro Social, el 5 de noviembre de 1999.


7 Ministerio de Salud. Unidad de Promoción de la Salud. Comisión Cantones Ecológicos y Saludables. Proceso metodológico para desarrollar la estrategia de Cantones Ecológicos y Saludables en Costa Rica. 1999. Poligrafiado, 1999.


8 Ibid.


9 Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias. Listado de Comités Locales de Emergencia. 1999.


10 Ministerio de Salud. Plan Nacional de Salud. Op.cit


11 Entrevista realizada a Cecilia Bolaños, Caja Costarricense del Seguro Social. 8 de noviembre de 1999.


12 Roy Rivera Araya: La descentralización real en Costa Rica, op. cit.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje