Página principal

Motivación1 8 de marzo de 1911: el pasado que construyó el presente


Descargar 30.95 Kb.
Fecha de conversión08.07.2016
Tamaño30.95 Kb.







Ambientación: fotografías de mujeres en situaciones diferentes y de diferentes culturas se pueden colocar alrededor de la Biblia.
Motivación1
8 de marzo de 1911: el pasado que construyó el presente

Fue en 1911 cuando se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora con una reivindicación a favor del derecho al voto, el derecho al trabajo y la no discriminación laboral. La elección del 8 de marzo tuvo su origen en los hechos sucedidos en la misma fecha del año 1908. 146 mujeres, trabajadoras de la fábrica textil Cotton, de Nueva York, murieron calcinadas en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron como respuesta ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

Con aquel primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora se inicia una tradición que cumple 100 años de lucha en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. Nuestra admiración, por tanto, hacia las mujeres que han luchado por defender su dignidad de mujeres y de trabajadoras, y que han conseguido la conquista de fundamentales derechos sociales, económicos y políticos.
PRIMERA PARTE


1. Canción (escuchada o cantada, según posibilidades)

2. La palabra: Mc 1,29-31

Jesús salió de la sinagoga y se fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés.



La suegra de Simón estaba en la casa con fiebre y al punto le hablan de ella. Se acercó, y tomándola de la mano, la levantó. La fiebre la dejó y ella se puso a servirles”
3. Comentario

A esta mujer, como a muchas otras, sólo la conocemos por la referencia a un hombre, - Simón- Pedro- y porque además está en la cama “con fiebre”: alguien que se encuentra en posición horizontal, que es la de los muertos, separada de la comunidad y dominada por la fiebre. Al final del relato la encontramos en pie, curada y prestando servicio.



El secreto de la transformación lo encontramos en un gesto silencioso de Jesús que Marcos deja constancia en tres verbos: “se acercó”, “la tomó de la mano”, “la levantó”.
4. Interiorizar la Palabra. Dejar unos momentos de silencio con música suave de fondo
Para reflexionar:


  • ¿Qué nombres pondrías a las fiebres que provocan la postración de tantas mujeres, esposas, madres? ¿La insatisfacción de algunas religiosas?




  • ¿Qué alternativas nos invitan hoy a sacudir de los hombros de tantas mujeres, roles, funciones y repartos de tareas y a arrojar lejos las fiebres que nos mantienen postradas?




  • ¿Quién se acerca a nosotras para darnos la mano, y a quién se la damos nosotras?




  • ¿Que servicios se nos pide a nosotras en estos momentos?


5. Pedimos Perdón


  1. Nuestras sociedades occidentales han conseguido grandes avances y el lugar de la mujer en la sociedad ha mejorado notablemente, pero no así en el conjunto del planeta, donde las mujeres representan el 70 % de la población mundial en situación de pobreza; donde una mujer muere cada minuto en algún lugar del mundo a consecuencia de las complicaciones de su embarazo o de su parto; donde existen profundas desigualdades en el reparto de las tareas del hogar y del cuidado de los hijos; y donde las mujeres, si pueden acceder al trabajo, lo hacen en las categorías inferiores de las escalas laborales y con peor retribución que los hombres.


TE PEDIMOS PERDÓN SEÑOR.

DANOS TU FORTALEZA


  1. La injusticia y la discriminación contra la mujer persiste, y su peor cara se manifiesta en la violencia. Hasta el 70% de las mujeres en el mundo sufren la violencia en sus vidas.

.

TE PEDIMOS PERDÓN SEÑOR.

DANOS TU FORTALEZA


  1. El acceso a derechos como un salario digno, una vivienda, un empleo, educación, salud, etc., ya estaban hipotecados antes de la crisis. Pero ésta ha agravado notoriamente esta situación, especialmente en mujeres, jóvenes, inmigrantes y paradas de larga duración.


TE PEDIMOS PERDÓN SEÑOR.

DANOS TU FORTALEZA


  1. Las reformas sociales que se aprueban para salvar el sistema afectan negativamente a toda la clase trabajadora, pero tendrá un impacto especial en las mujeres, que son las perceptoras de los salarios y las pensiones más bajas. Muchas mujeres pueden llegar a ver perder, incluso, su pensión de jubilación, al estar muchas de ellas sometidas a una larga vida laboral de precariedad y temporalidad, contratos a tiempo parcial y largas interrupciones en su carrera laboral como consecuencia de la dedicación al cuidado de la familia.


TE PEDIMOS PERDÓN SEÑOR.

DANOS TU FORTALEZA
SEGUNDA PARTE



  1. Canción

  2. Peticiones

Ha habido y sigue habiendo mujeres que son para nosotras puntos de referencia. A ellas les pedimos:


Que Eva nos dé la esperanza para escoger la vida y conservarla después de perder el paraíso. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que la mujer de Noé nos conceda el arte de saber guiar a las criaturas de la tierra. Que recibamos de Sara la fe para seguir su sueño por el desierto y para creer que lo imposible es posible. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que Rebeca nos ayude a vencer la opresión de la costumbre. Que Lía nos dé aguante y perseverancia en la soledad. Que Raquel nos enseñe compasión y amor hacia nuestros hermanos y hermanas a fin de aliviar su dolor. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que aprendamos de Dina a correr los riesgos de romper el aislamiento y buscar amistad con otras gentes. Que Rajab nos enseñe a abrir las puertas de nuestra casa y nuestro corazón a los extranjeros, a los diferentes y de entender la buena noticia que traen. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que Miriam nos ayude a encontrar siempre palabras de gozo, alabanza y bendición. Que Débora nos ayude a ver al Señor marchando siempre delante de nosotras y a tomar la palabra con valentía. Que con Ana tengamos la audacia de pedir al Señor lo imposible. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que junto a Rut sepamos conservar lo mejor que nos han dejado nuestros mayores. Que Judit nos anime a participar en los caminos de liberación de nuestros pueblos. Que Isabel, la madre de Juan, nos enseñe cómo hacer fértil lo que parece estéril. ROGUEMOS AL SEÑOR
Que María, la madre de Jesús, nos muestre el fruto bendito de su vientre. Que la mujer cananea nos regale su atrevimiento, su audacia y su libertad. Que, como la samaritana, volvamos a casa anunciando que Jesús nos ha devuelto el sentido de la vida y nuestra dignidad. Que con María Magdalena no tengamos miedo a amar ni a pedir perdón. ROGUEMOS AL SEÑOR
2. Compartir


  • A la luz de la palabra y de la reflexión, podríamos hacer memoria recordando y nombrando mujeres, madres, vecinas, hermanas que, a lo largo de la historia, “han sido puestas en pie” entregándose al servicio de la comunidad.







  • Mujeres y hermanas que nos han entregado la antorcha.

………………………………………………………

………………………………………………………

3. Por todas ellas damos gracias a Dios:
Gracias Dios porque sigues levantando hoy a tantas mujeres que luchan por vivir, porque las revistes de fortaleza, porque las liberas de la dureza de corazón de otros seres humanos que las oprimen. Gracias porque tiendes tu mano y te acercas a cada una de ellas para hacerlas sentir tu aliento y tu cercanía. Gracias por habernos entregado un Evangelio claramente a favor de la dignidad de la mujer

Las primeras hermanas de muchas Congregaciones nos han dejado su experiencia profunda de Dios, que les llevó a leer todos los acontecimientos con fe y sentido. Fueron mujeres en COMUNIÓN con la Iglesia y abiertas a sus necesidades, para responder con rapidez y generosidad.
GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN
Su profunda vivencia del Carisma, les llevó a actualizarlo en su época y realidad, respondiendo a las esclavitudes del momento. Siempre dóciles al Espíritu.
GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN.
Mujeres valientes y audaces, que sintiendo que eran llamadas a las misiones, no dudaron en dejar el convento y lo que había sido siempre su vida de oración y silencio, para ir a lugares desconocidos y lejanos. Todo por el Amor que tenían a Cristo, confiando plenamente en Él y en María su madre.
GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN.
Mujeres plenamente convencidas de que su vida tiene sentido en el anuncio a todos los pueblos, de Cristo. Mujeres profundamente humanas, que sufrieron y gozaron. Experimentaron en carne propia el aislamiento, la lejanía, la guerra y las enfermedades.

Pero fue mayor el cariño por la misión, el cariño entre ellas. Supieron mirarlo todo con ojos de Misericordia y ternura.


GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN.
Mujeres a las que nadie ni nada les hizo perder la Paz. Que en medio de situaciones muy difíciles y desconcertantes no se dieron por vencidas, permanecieron en la misión, manteniendo vivo el ánimo y el deseo de anunciar a JESÚS estén donde estén. Porque sus vidas estaban plenamente en manos de Dios.
GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN.
Mujeres que no perdieron su vocación contemplativa inicial, sino que se adaptaron a las circunstancias y siguieron alimentándose de una oración profunda. Mujeres que amaron al Instituto y vivieron como una gracia el Carisma recibido y por ello la pusieron al servicio de la Iglesia y del mundo.
GRACIAS SEÑOR: HEMOS RECIBIDO UN DON Y UNA MISIÓN
4. Envío
Acabamos con un canto a la mujer y un compromiso

Dichosa la mujer que tiene los ojos limpios,

muy despiertos para saber leer el misterio de la vida,

entender los signos de los tiempos,

y descubrir las huellas del Señor.


Dichosa la que tiene los oídos muy abiertos,

para escuchar los mensajes ofrecidos,

y acoger las voces de los pequeños,

los gritos de las víctimas, los anuncios del profeta.


Dichosa la mujer que tiene las manos abiertas, desprendidas;

que sabe que el Reino de Dios le pertenece

y lo espera, también para los pobres.

La mujer de manos disponibles, serviciales,

generosas, para que el Reino de Dios venga.
Dichosa la mujer que camina sobre sus propios pies,

apoyando sus huellas en las de Aquel

que vivió hasta el extremo el amor,

que busca enderezarse con otros

y con otras, que quiere dar a luz a la humanidad nueva.
Dichosa la mujer de corazón ardiente,

que escucha la Palabra y se enardece,

que goza con la promesa, contagia optimismo,

cree en la utopía y la trabaja.


Dichosa la mujer alegre aunque conoce el sufrimiento y la pobreza.

No es alegría natural, es recibida,

ha escuchado las bienaventuranzas.

Sabe que los pobres, los que sufren son dichosos, Dios está con ellos.


Dichosa la mujer que eleva sus brazos en actitud suplicante,

consciente de su necesidad de Dios y del Espíritu que fecunda la Historia

y hace posible el fruto deseado,

el que hace “gemir a la creación entera como en dolor de parto”.


COMPROMISO
En este Día Internacional de la Mujer Trabajadora, nos comprometemos a esforzarnos, en consonancia con la Doctrina Social de la Iglesia, en trabajar por el sueño de la igualdad de derechos, igualdad de oportunidades y progreso para todos y todas: "hoy más que nunca, la Iglesia es consciente de que su mensaje social se hará creíble por el testimonio de las obras, antes que por su coherencia y lógica interna" (Juan Pablo II en la encíclica Centesimus annus) Sentimos la obligación moral y cristiana de invitar también al conjunto de la sociedad a no permanecer impasible ante las situaciones de deshumanización y empobrecimiento de tantas mujeres. Este día es, para todas nosotras y nosotros, una llamada al compromiso y a la denuncia profética, a la reflexión y a la acción, sabedores y sabedoras de nuestra capacidad para organizar la vida social desde la igualdad y desde el respeto a la diversidad de cada hombre y mujer.
Oración
Que el Señor nos bendiga y nos regale con el don de su paz
Una canción final conocida por todos/as…


1 Este texto de motivación así como las peticiones de perdón y el compromiso final proceden del Comunicado de la JOC y la HOAC españolas ante el día de la Mujer Trabajadora 2011


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje