Página principal

Mito sexual: angelina jolie


Descargar 14.13 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.13 Kb.
MITO SEXUAL: ANGELINA JOLIE

El corresponsal de IstoÉ en Nueva York


casi sucumbió a la seductora boca de la actriz de Lara
Croft y de la aguardada película Alexander, mientras
la oía hablar de cine, política y amor libre
con hombres y mujeres.
Osmar Freitas Jr. – Nova York (EUA)
Ah!... La boca, claro. En Angelina Jolie se separa esa parte del todo. El foco permanece siempre en los labios – una combinación indecente de fruta, apenas usando las palabras de la poeta Elizabeth Bishop. Son imanes que atraen mamíferos de gran porte, señoras y señoritas heterosexuales, y legiones siempre crecientes de adolescentes entre 11 y 19 años. Hay un antojo manifiesto en esta multitud. Resuélvase el misterio de estos contornos carnudos, observados desde la proximidad de tres palmos de distancia: son naturales. En fotos antiguas, es posible observar la promesa de estos márgenes de la boca famosa. Ya eran prominentes, adornando un rostrito redondo, y el conjunto heredando de los mismos contornos del padre, Jon Voight – aunque la piel castaña sea de la madre, la actriz francesa Marcheline Bertrand.


No es de extrañar que, con el pasar de los años, las doblas cutáneas de aquel vestíbulo fantástico se transformaran en una especie de ser independiente. No hay, crean, ninguna ayuda adicional de colágeno en la escultura de aquella obra de arte. Tal boca pertenecía, claro, a los dioses. Ya los senos, ejemplares no menos desnorteantes, recibieron hace tres años los beneficios de la silicona para la película Lara Croft: tomb raider. Pero – infelizmente – fueron inmediatamente retirados, garantiza la portadora. Solamente un loco como el director Oliver Stone podría imaginarla en el papel de Olimpia, la madre de Alexander, the great – el mayor general de toda la historia– en su próxima película Alexander, que llega a las telas americanas el miércoles 24 y en los cines brasileños el día 14 de enero. La única progenitora que podría ser encarnada por Angelina Jolie sería otra griega famosa: Jocasta.


Cuando él me dio el guión, pensé: ‘ Madre? Ridículo’. Pero, después de leer el texto, quedé apasionada por la personaje. Yo sería esta mujer se viviera en aquellos tiempos”, dijo la actriz de 29 años, en una conversación calentadora con ISTOÉ.


Es hecho notorio que un mito, cuando se materializa – tomando forma corpórea_ suele decepcionar a los fieles adoradores. Hay siempre un pequeño defecto, aparente inconspicuo, a demostrar que la divinidad, finalmente, es imperfecta. Estando a tres palmos del rostro de Angelina Jolie – de su lado derecho –, es posible flagrar el minúsculo detalle que a separa del endiosamiento. En el centro de la mejilla está clavada de modo indeleble la circular cicatriz. Y más: con certeza no


nevaba a mediados de septiembre, en Los Ángeles, local de la entrevista. Hacía calor ameno. Por lo tanto, el minúsculo copo blanco agarrado a los hilos de cabellos acobrados – inmediatamente por encima de la orejita magníficamente torneada – no es un cristal de hielo. Tal vez fuera un fragmento del lino de la gorra que recientemente acomodó aquel perfil mundialmente venerado. No, no... se trata de lo impensado: es una solitaria unidad de caspa.

Angelina Jolie, crean, es de carne y hueso – con predominancia del primer elemento. Es humana, gracias a los dioses, y, como tal, tiene defectos, puntos débiles y, principalmente, apetitos intensos.


Sé dar placer a una mujer. Sé lo que ella desea. Me acosté con muchas mujeres. Adoro a las mujeres, así como gusto de hombres. Tengo certeza de que me acostaré con algunas de ellas en el futuro”, dijo con una sonrisa provocativa, que le separaba los labios famosos, la estrella del coleccionista de huesos (1999), Chica interrumpida (1999) y Amor sin fronteras (2003).
Los rótulos y prejuicios persiguen a esta deidad pagana. Para ella, la veneración no garantiza impunidad. La más injusta de las opiniones que le han llegado fue un “bimbo” – adjetivo en inglés que califica la mujer linda y burra._ Para quien no lee la prensa seria, alértese:

la actriz es campeona de los débiles y oprimidos en la vida real. Embajadora de la Organización de las Naciones Unidas para Refugiados, Angelina ha peregrinado por zonas de combate, regiones de conflicto y hambre, confines del mundo donde el sufrimiento humano sala la tierra. Fue a Sudán hace un año y medio – antes del secretario-general de la ONU, Kofi Annan, y del secretario de Estado americano, Colin Powell. Descendió en medio a un infierno donde un millón de habitantes tuvieron que huir de sus viviendas para evitar el destino de los 100 mil muertos en un genocidio étnico. En Afganistán, donde también descendió para verificar esa loca situación, casi fue raptada por un señor de la guerra local.


Las personas del lugar fueron invitadas a una fiesta. me habían alertado no ir, pues los delincuentes suelen coger los pasaportes de extranjeros y sumir con ellos. En medio de la noche, al verificar que yo rechace ser parte de la trampa, un bando de hombres armados fue al rancho donde me escondía en un canto. Una chica que me hacía compañía los convenció de que yo ya me había ido. Quedé una hora encogida en un agujero sucio y oscuro, temblando de miedo”, dijo Angelina a ISTOÉ.
Activismo – En Bosnia, en Kosovo, Camboya y otros círculos del infierno geopolítico por donde pasó la embajadora de la ONU, las situaciones no fueron mucho mejores. Su presencia en estos escenarios de guerra le valió el calificativo de Jane Fonda post-moderna – en homenaje a la ex-
activista política más famosa de Hollywood los años 1960-70. Se trata, es claro, de nueva injusticia. Angelina es singular. Del punto de vista privilegiado – a tres palmos de distancia - si otras impresiones sensoriales, además de la visual. Aún en el verano californiano es posible sentir el calor de su piel. Viene con perfumes que invaden las narices con el aroma de maderas preciosas, de plantas de especias orientales y recuerdan flores lujuriantes. Perfume que no se encuentra en las estanterías, algo engendrado por alquimistas y dedicado con exclusividad a aquella deidad.

Angelina Jolie es una mujer ilustrada. En el sentido figurado y al pie de la letra. En la primera acepción: habla inglés, español, francés y está aprendiendo camboyano, ya que es ciudadana de aquel país después de donar US$ 5 millones para la caridad local y adoptar a su hijo Maddox Chivan Thornton Jolie, de tres años de edad, mientras hacía Amor sin fronteras. A la flor de la piel, ella tiene nada menos que 15 tatuajes.


No es verdad que tengo 24 de ellas”, dice.
Van desde un dragón, cruces, algarismos romanos y hasta plegarias tibetanas. Dos grafías fueron borradas: en el hombro izquierdo y en el gran labio vaginal derecho, ambas con el nombre Billy Bob Thornton, su segundo marido – el primero es el cineasta Jonny Lee Miller. Que le habrá dolido mas? La separación de Billy o borrar su nombre de locales tan delicados?
Crea, borrar el nombre de Billy allá debajo fue mucho más doloroso. Billy y yo somos buenos amigos. Nuestros caminos se bifurcaron. Pero continuamos viéndonos amistosamente. Yo fui la primera persona con quien el hablo cuando su hijo había nacido” dice La Jolie.
Thornton, se sabe, es una especie de redneck y no concordaba con la adopción de huérfanos camboyanos o cruzadas para salvar al tercer mundo. Angelina resolvió dedicarse a los pobres. Que, ciertamente, agradecen.
Existe en el mundo lo que es necesario hacer – como trabajar por los desvalidos. Y hay lo que es necesario para la calidad de vida del individuo. Para mí, es cuidar de mi hijo, viajar mucho y pilotar mi avión”, dice la actriz, que es piloto y tiene un aparato con para-caídas acoplado en el.
Si fuera a caer muerta, prefiero caer en una cama blanda”, dice Angelina, con aquella sonrisa del gato de Alice en el País de las Maravillas.
17-11-2004


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje