Página principal

Misa en Do menor (kv 427)


Descargar 7.14 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño7.14 Kb.
W. Amadeus Mozart

Misa en Do menor (KV 427)

Junto con el Requiem, la más importante obra de música religiosa escrita por Mozart es la Gran Misa en Do menor, K-427. Y lo mismo que su última gran obra maestra, la Misa, que fue escrita durante la primera temporada del compositor en Viena, quedó inconclusa. Fue escrita para cumplir una promesa hecha por el compositor, comprometido recientemente en matrimonio, para implorar por el restablecimiento de su futura esposa, enferma por ese entonces, o puede que también, y en términos más generales, como súplica en favor de su felicidad conyugal. Si bien es cierto que comenzó a trabajar en esta Misa en el verano de 1782 - nueve años antes de su muerte - nunca concluyó su composición. Cuando en agosto de 1783, visitó a Salzburgo, por primera vez en compañía de su esposa, llevó consigo la Misa, tal como la había ofrecido en su promesa, aunque de ella no existían por ese entonces sino algunos fragmentos. Lo que estaba escrito y terminado, y que no fue objeto de posteriores modificaciones, era el Kyrie, el Gloria, el Sanctus y el Benedictus: había escrito también el comienzo del Credo, y algunos borradores del Et Incarnatus. Para la primera representación, que probable se efectuó en la iglesia de San Pedro en Salzburgo, y en la que actuó como solista Constanza su esposa, que era un soprano excelente, Mozart tomó las secciones que faltaban de misas compuestas por él anteriormente. La misma práctica ha sido seguida hasta el presente, y la versión generalmente empleada es la Alois Schmitt, que data de comienzos del presente siglo. Tal versión favorece al conjunto, ya en él se combinan el más estricto estilo eclesiástico de Mozart y elementos de influencia italiana.


Durante sus primeros años en Viena, después de haber abandonado su cargo al servicio del arzobispo de Salzburgo, Mozart se ocupó en el estudio del contraste entre el reciente estilo "galante" y el viejo estilo "erudito", investigando, junto con las obras de Carlos Felipe Manuel Bach, la técnica de los viejos maestros, especialmente Juan Sebastián Bach y Jorge Federico Haendel. La influencia de estos últimos sobre el carácter original de la Misa en do menor- lo mismo que sobre el Requiem- se manifiesta especialmente en los movimientos corales, algunos de los cuales son de estructura monumental, como el Qui tollis- un doble coro a ocho voces- o el Gratias o el Sanctus, escrito a cinco voces. El esquema de algunas secciones tales como el Gloria, que encierran no menos de siete piezas claramente individualizadas, lo mismo que el manejo de la orquesta (la cual, en razón probablemente de los limitados recursos de la de Salzburgo, no incluye clarinetes), estas y otras características de la obra rebasan los límites normales de la composición de misas en esa época, tal como sucede en la Misa en si menor de Bach, y la Misa Solemne de Beethoven. No hay mejor ejemplo de la forma como la música sagrada evolucionó entre estas dos obras monumentales, que la inconclusa Misa en do menor de Mozart.

Intérpretes

Asociación Coral Lagun Onak

Orquesta de Cámara Amadeus 104.9 Cultura Musical

Solistas

Sopranos Tenor Bajo

Laura Delogu Mónica Moirano Ricardo González Dorrego Juan Trupía

Primer Concierto Segundo Concierto

Ciclo de Conciertos Facultad de Derecho Lugar y fecha a definir

17 de noviembre a las 18 hs. Consultar: www.lagunonak.com.ar

Director: Alfredo Corral Director: Miguel Ángel Pesce


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje