Página principal

¡“Mingo” sacude el Teatro Palace! por David Bearinger


Descargar 15.59 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño15.59 Kb.
¡“Mingo” sacude el Teatro Palace!
por David Bearinger
Reproducido y traducido por Pablo J. Davis en VFH Views (Primavera 2004), boletín trimestral de la Fundacion para las Humanidades de Virginia (Virginia Foundation For The Humanities).
Domingo (Mingo) Saldívar tiene sesenta y ocho años. Su rostro parece un mapa de la frontera mexicana, la crónica de una vida vivida en los caminos. Es de estatura baja, con piernas que parecen alambres dentro de sus rígidos pantalones de jean. Es Becario de Herencia Nacional de los Estados Unidos y ha sido nominado dos veces para el

premio Grammy. Desde los modestos clubes bailables de San Antonio ha llegado con su música hasta el Kennedy Center de Washington, D.C. y el Carnegie Hall de Nueva York; a los festejos del Cuatro de Julio en el Mall de Washington, D.C. y la primera inauguración del presidente Clinton. Esta noche lleva sombrero de vaquero de ala angosta y una camisa roja y negra de showman, su acordeón de botones colgado a la cintura… con hombría de sobra.
Cuando Mingo toca, se inclina hacia el suelo, deplazándose de un lado del escenario al otro, como un gato. Sus manos son veloces, precisas; su voz, penetrante e insistente. Desborda de energía, como si estuviera ardiendo. El sonido del acordeón es brillante y el conjunto que lo acompaña, con baterías, armónica y bajo eléctrico, lo respalda con





fuerza. Están tocando “Rueda de Fuego” (“Ring of Fire”), haciendo estremecer al Teatro Palace en una lluviosa noche de viernes en la península de la Orilla Este de Virginia. El auditorio está colmado—lo llenan 400 personas, algunas de pie—y al menos la tercera parte del público habla en español.


El Palace es un teatro de cine de la década de 1940 que ha sido refaccionada con cariño y paciencia. Su alto cielorraso mide casi 10 metros y tiene una acústica impecable; adornan las paredes unos enormes murales plateados al estilo Art Decó. Animando la velada, bajo aquellas pinturas al óleo sobre lienzo—de garzas, flores de loto, sauces y agraciadas figuras femeninas sentadas al borde del agua, redes repletas de pescados—es la Gira de Maestros de la Música Mejicana, organizada por el Concejo Nacional de Artes Tradicionales.
Dos localidades de Virginia, Cape Charles y Galax, han sido elegidas para formar parte del itinerario de esta gira nacional, la cual abarca a artistas representantes de cuatro estilos mexicanos y fronterizos sumamente particulares. La Fundación para las Humanidades de Virginia (VFH en sus siglas en inglés) otorgó fondos al programa Arts Enter Cape Charles y a la ciudad de Galax, destinados a apoyar la publicidad bilingüe y el desarrollo de materiales interpretativos para acompañar a estos dos acontecimientos artísticos.
Desde hace varios años, los condados de la Orilla Este y los del sector Sur de las montañas Blue Ridge han presenciado un importante crecimiento de su población latina y en particular mexicana. En los condados de Grayson y Carroll (la ciudad de Galax se sitúa en la frontera entre ambos), numerosos inmigrantes latinoamericanos han llegado para trabajar en los criaderos de árboles de Navidad que se han vuelto el pilar de la nueva economía de la zona. Este año, más del 10 por ciento de los niños en las escuelas públicas de Galax tienen al español como primer idioma.
En la Orilla Este, gran número de mexicanos y otros inmigrantes latinos desempeñan tareas en plantas procesadoras de pollo y de mariscos; otros, tanto migrantes como residentes permanentes, trabajan en la cosecha de almejas y en las huertas, recogiendo, clasificando y envasando los productos. Numerosas tiendas mexicanas de alimentos se encuentran esparcidas por la Ruta 13, la importante carretera que recorre el centro de los condados de Northampton y Accomack, de Norte a Sur, a modo de columna vertebral.
Si no fuera por estas señales, la fuerte presencia latina en la Orilla Este podría pasar inadvertida, a menos que uno sepa por donde buscarla. Los latinos, por lo general, viven apartados de las comunidades blanca y afroamericana de la Orilla. Y hasta ahora, el público latino en docenas de espectáculos brindados en el Teatro Palace había escaseado.
Algo nuevo está ocurriendo esta noche a lo largo de la frontera de Cape Charles. Dentro del Palace, la frontera misma comienza a desdibujarse.
*
Las tradiciones musicales representadas en esta Gira incorporan una asombrosa variedad de influencias culturales—española e indígena, principalmente, pero también polaca, africana occidental, afro-antillana, alemana y checoslovaca. Las tradiciones en sí incluyen a la marimba de Chiapas, en el Sur de México; la música jarocha con su aire andaluz, procedente de las tierras bajas veracruzanas sobre la costa del Golfo; el mariachi de Jalisco, un híbrido de cuerdas y metales que ha devenido todo un símbolo internacional de la música típica mexicana; y el conjunto tejano.
En cierto sentido el conjunto, el género que al que se dedica Mingo, es el más híbrido de todos—una música de ritmo vertiginoso proveniente de ambos lados de la frontera y cuya mezcla de temas bailables y tradiciones campesinas “Tex-Mex” demuestra palpables influencias de la Europa Central. Al mismo tiempo, si uno cierra los ojos, el son de la marimba nos traslada como si fuera por un túnel a Senegal o Barbados. Mingo ejecuta la melodía de “Rueda de Fuego” en staccato, como una polka tocada a la manera cajun. No desencajaría en lo más mínimo ni en un jardín de cerveza polaco ni en un club bailable de El Paso; como tampoco en el patio de delante de una casa de campo del sudoeste de Luisiana ni en el augusto recinto de Carnegie may. En definitiva, los estereotipos se derrumban ante esta “lingua franca” musical.
*
La Fundación para las Humanidades de Virginia (VFH, en su sigla en inglés) ha hecho un compromiso de largo plazo para con la Orilla Este, en parte a través de un Concejo Regional que ha establecido para servir a los condados de Accomack y Northampton. Clelia Sheppard, presidenta de “Arts Enter”, organizadora de este concierto, es integrante del Concejo, entre cuyas metas está la de difundir el conocimiento de la herencia cultural de la región de la Orilla, en toda su riqueza y diversidad.
Al mismo tiempo, el Concejo se está esmerando por profundizar la comprensión de la historia de la región como asimismo de los grandes cambios que experimenta en la actualidad—cambios surgidos, en gran medida, a raíz de los efectos de la globalización. Tanto aquí como a quinientos kilómetros, en Galax, la Gira de Maestros de la Música Mexicana ha abierto huecos en el muro de aislamiento cultural que rodea a las poblaciones latinas, sacando a relucir la complejidad de las tradiciones musicales mexicanas y las magistrales habilidades de los artistas que encarnan a aquéllas.
*
Con “La Ultima Milla”, versión propia de la famosa canción de Johnny Cash, “Folsom Prison Blues”, Mingo Saldívar está cerca de finalizar su actuación. El público está de pie, emocionadísimo, anglos y latinos por igual. Se ha cruzado una línea, no importa de qué lado de la frontera sea cada persona. La música de México está presente aquí en Cape Charles, Virginia. Dos bailadores tradicionales acaban de atar un perfecto nudo matrimonial en una banda de seis metros de largo, usando tan sólo los pies—y sin perder ni por un momento el compás de la música. Mingo está sacudiendo el Palace. Algo nuevo e importante ocurre en la Orilla Este. Unicamente las mujeres del mural parecen no conmoverse. Pero, ¿quién sabe? Tal vez allí arriba, en su sereno distanciamiento, han cruzando una frontera ellas mismas.
Para más información sobre la Fundación para las Humanidades de Virginia (VFH) invitamos a los lectores de NUEVAS RAICES a visitar nuestra página de Web, http://www.virginiafoundation.org o a llamarnos por teléfono al (434) 924-3296. Entre el personal de habla hispana de la Fundación se halla Pablo Julián Davis, director del Centro de Humanidades del Atlántico Sur, cuyo teléfono es (434) 924-9946 y su dirección de correo electrónico pablo@virginia.edu.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje