Página principal

Material para el estudio del ecoturismo


Descargar 198.98 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño198.98 Kb.
  1   2   3
MATERIAL PARA EL ESTUDIO DEL ECOTURISMO

(Trabajo realizado por el autor en 2004)

Jorge Capella Riera



Nota:
Me he animado a ofrecer el texto que sigue al leer el numeral 131 “El futuro que queremos”, Documento final de la Conferencia Río+20 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible. Río de Janeiro (Brasil) 20 a 22 de junio de 2012: “Alentamos el fomento de las inversiones en el turismo sostenible, incluidos el ecoturismo y el turismo cultural, lo cual puede consistir en crear empresas pequeñas y medianas y facilitar el acceso a recursos financieros, entre otras cosas mediante iniciativas de microcréditos para las comunidades pobres, indígenas y locales de zonas con gran potencial ecoturístico. A este respecto, subrayamos la importancia de establecer, en caso necesario, directrices y reglamentos apropiados, de conformidad con las prioridades y leyes nacionales, para promover y apoyar el turismo sostenible.”

El reto del Perú está en encontrar un camino que usando los avances de la tecnología moderna facilite y acelere el desarrollo y el progreso pero que, al mismo tiempo, respete y comprenda las formas culturales nativas e impida el deterioro de sus valores y de su estilo de vida.


El ecoturismo puede ser una de las respuestas a este desafío.
Información temática.
Turismo.
FOPTUR busca lograr que la autoridades del país consoliden una conciencia turística positiva y ejecutiva, que ser objetivizada mediante el florecimiento de la vocación turística de nuestro pueblo. En el fondo, solo ello garantizará el desarrollo sostenido del turismo y dar las seguridades que la inversión privada requiere.

FOPTUR es una institución pública descentralizada adscrita al Sector Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales, que tiene por finalidad promover y ejecutar obras de infraestructura tur¡stica que permitan el desarrollo de esta actividad y el crecimiento del turismo receptivo e interno, encargándose también de promover y divulgar la imagen del país en el exterior.


FOPTUR encuadra su actividad en la ejecución de obras que permitan la mejor atención de los turistas en los aeropuertos y en las fronteras, en la construcción de paradores y miradores turísticos, museos de sitio y locales destinados al personal de la Policía de Turismo, para brindar así seguridad al turista en los yacimientos arqueológicos. Igualmente se ocupa de la restauración de monumentos históricos, llámense iglesias, calles típicas, plazas y ruinas.
Asimismo, la señalización turística y las obras que incorporen valores agregados al producto turístico local, como embarcaderos, acondicionamiento de zonas de reconocido interés turístico, son otro renglón importante del trabajo en el cual está empeñado FOPTUR.
Ecología.
La ecología, se ha dicho, es una "ciencia de todos y de todos los días".
El paso de "el hombre fuera" de la biósfera a "el hombre dentro" de ella no es un simple juego de palabras. Supone una verdadera revolución conceptual y metodológica, puesto que la ecología ha comenzado a tomar en consideración los elementos intangibles no cuantificables de la acción del espíritu humano: la percepción diferente de la población y los individuos, del desarrollo y de la calidad de vida.
La UNESCO considera en la ecología cuatro grandes esferas de acción prioritarias, a saber:


  • cómo utilizar los ecosistemas sumamente frágiles de las regiones tropicales húmedas sin destruirlos;




  • cómo utilizar las zonas marginales con fuertes limitaciones ecológicas (aridez, frío, altura) valiéndose de esas limitaciones como de un recurso para el desarrollo de tales zonas;




  • cómo conservar una parte de los ecosistemas representativos de la biósfera sin excluir al hombre sino considerarlo como el agente principal de la conservación; y, finalmente




  • cómo vivir en el sistema en que se concentrar ineludiblemente la mayor parte de la humanidad del año 2004, es decir el sistema urbano, aplicando también en este caso una interpretación ecológica global que respete ante todo el lugar y la dignidad del ser humano.

Los especialistas tienen que renunciar a la jerga propia de esta disciplina sin caer por ello en generalizaciones e ingenuidad y sin perder el rigor científico.


La ecología debe dejar de ser la ciencia de las negaciones (no a la contaminación, no a la deformación, no al desarrollo industrial, no a la agricultura intensiva) para ser la ciencia de las soluciones concretas y realistas en materia de desarrollo.
La fuerza de la ecología reside en su actitud a fin de hacer frente en el porvenir a condiciones imprevisibles, y para apoyarse, como base de sus operaciones, en la participación gracias a la cual comprenderemos mejor la manera de vivir en armonía con los demás y con la naturaleza.
En un mundo científico que adquiere una dimensión cada vez más universal, la ecología podría afirmar su originalidad basando su razón de ser en la particularidad de los ecosistemas y en la identidad cultural de los pueblos.
Pues bien, orientar todas estas consideraciones hacia una educación ambiental es el reto que deben asumir todas las sociedades.
El hombre en el medio ecológico
Individuo, Sociedad y Entorno
Acabamos de ver cómo el medio ecológico global es el objeto de estudio de la Ecología y hemos señalado el papel transformador del Hombre. Así hemos señalado, como dos "polos" opuestos de análisis, el conjunto total y el elemento, el Medio y el Individuo.(Colle, 1975)
Por medio ecológico, entendemos el conjunto de los elementos orgánicos e inorgánicos en interacción.
Por individuo o ser humano entendemos el ser viviente consciente y responsable, capaz de transformar el medio ecológico. (Colle, 1975)
Existe evidentemente más de un ser humano, de ahí que podemos aislar, dentro del medio ecológico, un subsistema o subconjunto que agrupa a todos los individuos: la sociedad. Si restamos del Medio este subconjunto, nos queda el subconjunto complemento que agrupa todos los elementos no humanos del medio ecológico: es el entorno. (Colle, 1975)
Estas distinciones son fundamentales para el estudio del proceso de comunicación. Como lo hemos visto ya, son los contactos e intercambio entre los Individuos (agrupados en Sociedad) y el Entorno que están al origen de las modificaciones y perturbaciones en el sistema ecológico. El hombre es un "transformador" nato, por lo cual deja su huella -de distintos modos- en el Entorno. Sean las pirámides de Egipto, las terrazas de cultivo de los incas o el "smog" de nuestras ciudades, todos estos elementos artificiales nos informan acerca de los hombres que han vivido o viven en un lugar determinado y en una época determinada. (Colle, 1975)
Pero, a su vez, el Entorno se impone al hombre. Las condiciones climáticas, y geográficas en general, imponen varias exigencias, como también los recursos naturales. La relación del Individuo con el Entorno depende de las condiciones geográficas o espaciales, de las dimensión histórica (es decir del transcurrir del tiempo), y de los recursos disponibles. (Colle, 1975)
Interrelaciones.
Entre el ser humano y el entorno existen relaciones e interdependencia. En el análisis del proceso de comunicación se consideran tres categorías básicas de relaciones:


  • las relaciones vegetativas, que corresponden al ciclo de la vida, su mantención y su desarrollo (semejantes en el hombre y en todas las especies animales).




  • las relaciones constitutivas: orientadas al surgimiento y desarrollo de la conciencia en todas sus dimensiones,




  • las relaciones productivas: orientadas a la transformación del Medio Ecológico en que está inserto el Individuo.

No todas las relaciones humanas tienen sinembargo la misma importancia para la autorrealización o perfeccionamiento consciente. Colle (1975) distingue tres modalidades igualmente necesarias para el desempeño diario, de las cuales la tercera es la más favorable al desarrollo personal :




  • las relaciones anónimas: en que encontramos otras personas sin que su identidad o su función en la sociedad tenga importancia.




  • las relaciones funcionales: en que nos acercamos a otra persona debido a la actividad que desempeñan o a su rol social.




  • las relaciones "integrales": en que llegamos a "develar" integralmente nuestra personalidad, al comulgar de los mismos gustos, de las mismas creencias u objetivos de vida con otras personas, desarrollando con ellas lazos afectivos y/o intelectuales independientes de la función o de la necesidad del momento. (Colle, 1975)

La "educación integral" ser evidentemente el fruto de "relaciones integrales", aunque el hombre se está educando durante toda la vida en base a todas sus relaciones con sus semejantes y con el Entorno. Y es así, porque la comunicación es un proceso de transformación constante. (Colle, 1975)


La información procedente del exterior llega así al cerebro bajo forma de impulsos nerviosos. En cerebro, recordémoslo, es el gran órgano de control "al mando" en de todo el cuerpo. Es como una computadora que controla muchísimos procesos y actividades. Su rol principal es el de mantener un equilibrio óptimo entre todos los procesos internos y externos. En caso de modificación detectada en el Entorno, debe por lo tanto tomar las medidas apropiadas para restablecer el equilibrio. Esto significa que ordenar una determinada acción: acción de emisión o, en algunos casos, solamente de archivo, conservando la información para un uso posterior (es la memoria). Para esto, también ha debido comparar las señales recibidas con los modelos en memoria, para saber de que‚ se trataba (interpretación) y para evaluar las modificaciones ocurridas (Son útiles, peligrosas, favorables...?). Este conjunto de operaciones complejas es lo que llamaremos "procesamiento" , función propia e indelegable del cerebro. (Colle, 1975)

El desarrollo desde una óptica ecológico-social.
En los últimos tiempos se viene analizando el tema/problema del desarrollo desde una óptica "ecológico-social" entendida ‚sta como el estudio de las relaciones de los sistemas ambientales en interacción con sus sistemas sociales.
La Conferencia de Estocolmo del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), realizada en 1972, facilitó la toma de conciencia acerca del deterioro ambiental (conciencia ecológica).
Desde entonces se han producido varios documentos que vale la pena tener en cuenta entre los cuales merecen destacarse el Informe de la Comisión Brundtland (1987) denominado "Nuestro Futuro Común",el Informe al Club de Roma (1991) que se publicó con el nombre "La Primera Revolución Mundial" y el documento "Cuidar la Tierra. Una Estrategia para el Futuro de la Vida" elaborado por el PNUMA en colaboración con la Unión Internacional para la Naturaleza y el Fondo Mundial para la Naturaleza.
En ellos se va especificando el concepto de desarrollo sustentable como "aquí que asegura la satisfacción de las necesidades presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las propias, que abra las puertas a una nueva era de crecimiento económico".(Brundtland,1987).
No obstante la aceptación que tiene este planteamiento hay que tener una actitud crítica frente al mismo debido a las limitaciones de la sustentabilidad: falta de compromiso ‚ético con ella, injusta distribución del poder y acceso a la información y a los recursos dentro y entre las naciones.
Igualmente interesante, y tal vez de mayor trascendencia, resulta la dimensión ‚ética del desarrollo que algunos especialistas enfatizaron en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Ambiente y el Desarrollo, en Río de Janeiro (1992), convocada por el mismo PNUMA con el nombre de "Cumbre de la Tierra".
Según estos especialistas, los problemas ambientales tienen una base última en una postura‚ ética, en tanto los estilos de desarrollo actuales se caracterizan por no reconocer en la Naturaleza valores que sean los que sirven al hombre. Esta es una postura antropocéntrica, donde el hombre y sólo el hombre es capaz de otorgar valores (Gudynas, 1992).
Existe un fuerte nexo entre la crisis social y la ambiental. La pobreza ecológica se encuentra con la pobreza humana. Los pobres son los más afectados por la crisis ambiental pues ocupan ambientes de peor calidad, sufren inundaciones, deslizamientos, etc.
Crece ahora el consenso respecto a que la conservación de la biósfera pasa inevitablemente por la eliminación de la enorme barrera de pobreza que separa Norte y Sur. (Aguinalde, 1992)
Equilibrio ecológico.
En todos los puntos del planeta surgen peligrosas amenazas para el equilibrio ecológico. Estas se explican, según Jan Tibergen (1976), por tres razones fundamentales.


  • En primer lugar, por el crecimiento rápido y vertiginoso de la producción, con su consiguiente aceleración de los ritmos de trabajo.




  • En segunda instancia, el progreso acelerado de las ciencias que ha permitido crear, por parte del hombre, nuevos productos que, aunque solucionen algunos problemas, crean por otra parte nuevos conflictos posiblemente más graves.




  • El tercer factor se debe al cambio de estilo de vida por parte de la mayoría de los hombres. La búsqueda de facilidades, confort y nuevas sensaciones abandona al hombre en manos de drogas y estimulantes que, a la larga, afectan gravemente al equilibrio nervioso del organismo.


Conciencia ecológica.
Vivimos, dicen García y Fontán (1979 en un momento crucial. Si las potencias no cambian de actitud se producir un desenlace fatal. La degradación del medio acabar destruyendo todo resto de vida humana. Resulta, por tanto, del todo imprescindible que se mentalice rápidamente al hombre de hoy para que adquiera conciencia de los momentos difíciles que está atravesando. Debe emprenderse una amplia labor educativa a todos los niveles con el fin de que las personas adopten una nueva y más positiva actitud ante el medio que las rodea. La educación debe despertar en las nuevas generaciones un vivo sentimiento de amor y respeto hacia la naturaleza entera.
Se trata de que las personas de todas las edades y niveles sociales acaben por comprender las relaciones fundamentales que vinculan al hombre con su marco de vida y favorecer, mediante la correspondiente labor educativa, la existencia de comportamientos responsables frente al medio ambiente, a efectos de conseguir un gradual mejoramiento del mismo.
Urge, como diría Cirigliano (1975), desarrollar nuevas actitudes, nuevas conductas tales como:


  • Actitud de aprovechamiento racional de los recursos en oposición al despilfarro de la sociedad consumista y a la destrucción de los recursos por el mero afán de lucro.




  • Reconocimiento de que la concepción de la naturaleza entendida como riqueza se sustituye por la naturaleza entendida como medio ambiente para el hombre. Ello implica el deseo de organizar el medio, de recomponerlo en lo dañado, de mantener su equilibrio. Respeto y valoración por los recursos naturales existentes. Deseo de preservación y reparación. Reconquistar la limpieza de ríos, la pureza del aire, el crecimiento de bosques.




  • Reinstalación de lo humano en el centro de la vida de donde fuera desalojado por la idea directriz de que lo que cuenta es todo aquello transformable en producción, todo aquello que se puede marcar.




  • Interés por la reorganización de las ciudades y de los asentamientos humanos y por la vivienda digna. La vivienda concebida como respuesta a necesidades humanas y no como el simple resultado de un enfoque técnico presidido o sometido a un interés comercial. Una habitación significa algo más que tantas bolsas de cemento; es la posibilidad de una existencia humana.




  • Creciente conciencia de la unidad continental y planetaria; percepción de la mundialidad de los recursos; sentido de solidaridad. Elección de la vía del reordenamiento geopolítico en vez de la supresión biológica.




  • Adquisición de sentido comunitario. La naturaleza no tiene dueños individuales, es de todos y para todos. Nadie es propietario de un río, del mar, del aire. Readquisición de la conciencia perdida de lo común, de lo compartido, de eso de que todo es responsabilidad de todos.


Educación ecológica.
Y, ¿qué se entiende por educación ecológica o ambiental?
La respuesta a esta pregunta exige no sólo la referencia a algunas definiciones sino también el análisis detenido de los objetivos y proceso histórico de esta educación.
Algunos grupos significativos dedicados a la educación ambiental (UICN-1970) llegaron, en las primeras reuniones formales dedicadas a este tema, a una serie de definiciones que representan una primera y balbuciente aproximación a la delimitación del concepto
"La educación ambiental es el proceso que consiste en reconocer valores y aclarar conceptos con objeto de fomentar las aptitudes y actitudes necesarias para comprender y apreciar las interrelaciones entre el hombre, su cultura y su medio biofísico. La educación ambiental entraña también la práctica en la toma de decisiones y en la propia elaboración de un código de comportamiento con respecto a las cuestiones relacionadas con la calidad del medio ambiente".
Ahora bien, con abundancia y reiteración se habla del medio ambiente a todo los niveles, tanto en la literatura especializada como en la de divulgación. Tal proliferación ha conducido a una dispersión del alcance del significado del término.

Sin embargo y entre tanta confusión, en ocasiones tan solo aparente, hay un hecho que parece meridiano: el medio ambiente, todo aquello que nos rodea, debiera ser utilizado para la máxima satisfacción y provecho de las personas que lo habitan. Pero en muchas ocasiones, las distintas actuaciones que en él se desarrollan producen un deterioro que ha de considerarse como inadmisible.


En consecuencia, las antiguas ideas relativas a la existencia de un universo infinitamente vasto y sin fondo han de dar paso al reconocimiento de los límites reales de los recursos. Nuestro concepto tradicional de desarrollo, considerado como un valor, debe evolucionar hacia la consecución de un equilibrio dinámico entre el hombre y su medio.
Por lo tanto la educación con enfoque ecológico debe:


  • Fomentar una ‚ética ambiental, pública y nacional, respecto del equilibrio ecológico y de la calidad de vida.




  • Formar ciudadanos que tengan una comprensión fundamental de la relación e interacción de la humanidad con todo el medio, que entiendan la necesidad de mantener un equilibrio ecológico, están concientes, se preocupen e interesen por buscar soluciones adecuadas a los problemas ambientales, y participen personalmente en el mejoramiento del medio.




  • Suministrar a los ciudadanos información exacta y actualizada sobre el medio y sus problemas conexos para que puedan tomar las decisiones más correctas posibles con respecto a su utilización.




  • Crear incentivos y dar información que permita a los ciudadanos adquirir y divulgar los conocimientos y las calificaciones capaces de ayudar a la sociedad a resolver los problemas ambientales.




  • Buscar un equilibrio entre las necesidades a corto plazo y las repercusiones a largo plazo, el adoptar decisiones relativas al medio.




  • Hacer que el público tenga conciencia de que, en mayor o menor grado, todo ciudadano adopta decisiones que conciernen al medio.

En varios países se está impulsando la educación ambiental en los diferentes niveles educativos.


Se ofrece formación en tres niveles: profesional, técnico y del usuario.
1) A nivel profesional se forman especialistas (capaces de llevar a cabo los estudios detallados, encuestas, investigaciones y diseños para una actividad específica (tratándose de la conservación de los suelos, por ejemplo, la agricultura, el manejo de pastos, la silvicultura, la ingeniería civil, la hidrología, la ecología); y generalistas (con un conocimiento muy amplio de la teoría y la práctica de la conservación ya sea de un sector o en varios, así como de las distintas disciplinas involucradas).
2) Al nivel técnico se prepara personal capacitado para trabajar en el terreno: encargado del fomento agrícola y pesquero, administradores de la fauna y las zonas protegidas, técnicos forestales y de suelos y maestros especialistas en la orientación de estas áreas como opciones laborales.
Para cumplir con este cometido se emplea una combinación de la enseñanza institucional con el adiestramiento en el terreno, esto permite complementar y perfeccionar los conocimientos y las actitudes fundamentales.
3) Por último, a nivel de usuario, los agricultores, criadores, pescadores, leñadores, etc. reciben adiestramiento con miras a introducir métodos de producción más productivos, a la larga, que los procedimientos actuales. Esto requiere que los servicios de extensión tengan unos efectivos suficientes para mantener un contacto eficaz y real con los usuarios de las tierras y aguas, y para proporcionar a los extensionistas un apoyo adecuado por parte de los especialistas. Las demostraciones sobre todo ante los miembros más representativos e influyentes de la comunidad, son muy útiles para convencer a los demás habitantes de dicha comunidad de la importancia de tales medidas.
Naturalmente que quienes están más cerca de esas comunidades son los maestros.
De lo dicho se infiere que la formación de maestros promotores de la conservación de los recursos naturales y del medio ambiente es hoy en nuestro país una necesidad, un reto.

Tener un enfoque ecologista, es decir que procure formar un docente capaz de desarrollar en su medio una educación conservacionista de los recursos naturales y del medio ambiente; que ayude a los alumnos al fortalecimiento de su identidad cultural y a aceptar los beneficios de la producción sin dañar el equilibrio ecológico.


Comunicación Humana y Ecología.
En todo proceso educativo es indispensable situar al sujeto educativo dentro del contexto en el cual nace y se desarrolla. En muchas obras relacionadas con el tema de la educación, las referencias a dicho contexto se limitan a la consideración de los aspectos típicamente sociales. El estudio de los medios técnicos de comunicación vienen insistiendo en que el hombre también mantiene relaciones con realidades no-humanas, actúa sobre ellas y se beneficia o perjudica con las modificaciones que introduce en esta parte de su medio ambiente. (Colle, 1975)
El hombre se realiza como persona -o, en otras palabras, se educa de modo permanente- sobre la base de sus relaciones con todo lo que lo circunda.
Una estimación que data del año 1970 señala la existencia de 200 millones de toneladas de substancias contaminadas en la atmósfera del planeta. Por otra parte, Cousteau, experto francés conocido por sus investigaciones de los océanos, señala a una Comisión del Senado norteamericano que la vida desapareció en una proporción de 30 a 50% en el mar, y podría desaparecer totalmente en un plazo de 50 años si no se toman medidas urgentes apropiadas. (Colle, 1975)
¿Ha ejercido el hombre la responsabilidad que le cabe en el acondicionamiento del medio ambiente? Hasta ahora -o, por lo menos, hasta hace unos años- parece que no; más bien cayó en la trampa de la inconciencia respecto de los efectos negativos de sus descubrimientos. Podríamos decir que, por ello, la naturaleza se está vengando. De hecho, esto está ocurriendo, debido a la organización misma del conjunto de elementos que constituyen el medio ambiente, medio que llamaremos ecológico. ¿Por qué? Porque todos estos elementos están estrechamente relacionados entre sí, y toda modificación afecta el conjunto. (Colle, 1975)
Si queremos orientar y dar mejores instrumentos al hombre para determinar el mañana, para realizarse plenamente, debemos considerarlo en el conjunto de sus relaciones. Esto significa considerar de cerca el fenómeno de la comunicación, y analizarlo teniendo en cuenta la inserción ecológica del ser humano. (Colle, 1975)
¿Qué es la Ecología desde el punto de vista de la comunicación?
La ecología es la ciencia de las relaciones entre los organismos vivos y su ambiente. (Colle, 1975)
El gran número de seres vivos hace que, en lugar de una cadena, sus interrelaciones se parezcan más bien a una tela de araña. Constituyen un sistema ramificado muy complejo. Pero la complejidad en este caso, representa una gran ventaja: si se rompe una de las cadenas (uno de los hilos de la tela), las demás mantienen el sistema. Si la cadena fuera una sola, al romperse un eslabón se rompería todo. Así un sistema más complejo es un sistema más estable, y cada organismo tiene mayores probabilidades de sobrevivir en un sistema más estable. (Colle, 1975)
Tesis fundamentales.
Una larga observación de la naturaleza y de las relaciones entre sus elementos constitutivos ha llevado a formular una serie de principios básicos que reproducimos a continuación .
1. En el ambiente, todas las cosas guardan una interrelación.
2. La complejidad es, en parte, responsable de la estabilidad del sistema ecológico.
3. Las actividades humanas tienden a reducir la complejidad del sistema ecológico. (Tienden a simplificarlo y, así a "desestabilizarlo").
4. Ninguna especie encuentra, en ningún lugar dado, las condiciones optimas para cumplir todas sus funciones. (Siempre hay aspectos períodos ingratos, que exigen un esfuerzo de adaptación).
5. Si bien los seres vivientes reaccionan ante todos los factores del medio particular en que se encuentran, a menudo se manifiesta un factor de discrepancias que tiene poder de control por su exceso o deficiencia. (Un factor "ingrato" puede tener poder de control si de la adaptación a dicho factor depende la supervivencia.)
6. Algunos recursos no se renuevan porque son el resultado de un proceso que ha dejado de funcionar. As¡, por ejemplo, las tierras agotadas dejan de producir vegetales, lo cual acelera la evaporación del agua y transforma la región en desierto.
7. El cambio ambiental se manifiesta a menudo más rápidamente que la evolución biológica orgánica. Los seres vivos cambian más lentamente -en general- que los otros elementos.
8. Una especie está limitada geográficamente por los extremos de las adversidades ambientales que puede soportar.
9. En cualquier ecosistema, una determinada especie vegetal o animal domina por lo general el "habitat". (En una región de condiciones ambientales uniformes, una especie resulta adaptarse mejor y superar as¡ cualitativa y cuantitativa a las otras. (Colle, 1975)
Dentro del medio ecológico o sistema global, se consideran varios subsistemas, es decir partes que pueden ser estudiadas separadamente por cuanto tienen reglas de organización y funcionamiento que las distinguen de las demás, como subconjuntos con propiedades específicas. El principal subsistema es la biósfera. (Colle, 1975)
La biósfera es la capa que rodea la superficie de la Tierra, en la que el agua y la energía actúan recíprocamente permitiendo la vida. Esta capa está constituida de elementos que "mueven" en un ciclo específico impulsado por la energía solar. Es el ciclo del agua y del oxígeno. (Colle, 1975)
Este es el ciclo básico para la vida, donde es importante recalcar que el cambio en la cantidad de un ingrediente puede cambiar la calidad de todo el ciclo y, por lo tanto, afectar las condiciones de supervivencia. (Colle, 1975)
Los trastornos técnicos.
No cabe la menor duda que el ambiente impone límites a la vida humana. Pero hemos visto que, gracias al progreso científico, el hombre ha llegado a ser capaz de modificar el ambiente y poner la naturaleza a su propio servicio. (Colle, 1975)
Si agrupamos los distintos factores, buscando su raiz, encontramos tres grandes culpables del daño que sufre el ambiente: la población, la producción y el urbanismo, cuyo crecimiento constante plantea exigencias que el hombre trata de satisfacer del modo más simple... contradiciendo la complejidad del sistema ecológico y la necesidad de modificar equilibradamente variados "ingredientes" para evitar trastornos. La actividad productiva es una de las mayores fuentes de contaminación del aire y del agua, mientras el crecimiento urbano y el hacinamiento provocan despersonalización, como reacción de auto-defensa frente a la imposibilidad de establecer relaciones humanas exitosas con el inmenso número de personas que se cruzan diariamente. (Colle, 1975)
La ecología constituye así, actualmente, la más poderosa llamada de atención para el ser humano: debe dar mayor importancia al estudio de sus relaciones con su ambiente no solamente social, sino también físico. Si no adquiere conciencia de la importancia del equilibrio en la interrelación hombre-naturaleza, se arriesga a que la naturaleza, despreciada, se "vengue" de ‚él y lo destruya. (Colle, 1975)
El problema de la comunicación supera por lo tanto el de las meras relaciones interpersonales. Toda comunicación entre dos personas afecta el sistema ecológico y depende de él. Perder de vista esta característica ha sido el denominador común de muchos estudios relativos a la comunicación social. Restituir la visión de conjunto es tarea de la educación. (Colle, 1975)
Condiciones básicas de la comunicación.
En nuestras reflexiones anteriores, hemos descubierto la importancia del fenómeno de la comunicación, como fenómeno universal y transformador del Medio ambiente. Hemos señalado y considerado el rol primordial del Hombre en este proceso histórico, recalcando que, además, cada ser humano se constituye y realiza como tal en base a sus relaciones con el mundo y con sus semejantes. (Colle, 1975)
Estas consideraciones nos llevan a dar una definición de la comunicación humana: proceso histórico constituido por los intercambios observables que mantienen los hombres entre-sí y con los demás componentes del Medio Ecológico en que están insertos. (Colle, 1975)
Es un proceso histórico, por cuanto está constituido por hechos que se suceden de modo organizado en el tiempo. Estos hechos son intercambios, por cuanto las modificaciones provocadas afectan tanto al autor de las mismas cuanto al Entorno y al eventual destinatario humano (afecto de retroalimentación), y son a su vez fuente u origen de nuevas modificaciones a modo de respuesta. Los intercambios considerados aquí son únicamente los observables. Si existieran otros -que escapen a la observación- no podrían ser tomados en cuenta por cuanto sería imposible verificar si corresponden a éste o a otro proceso. (Colle, 1975)
Para que la comunicación entre dos seres humanos sea posible, es evidentemente necesario que existan "puntos comunes" de referencia. De acuerdo a nuestro estudio, debe haber por lo menos un idéntico acceso a varios elementos del Entorno: no sólo el acceso a los mismos medios y canales de comunicación, sino también el estar en presencia de realidades, de un "paisaje" idéntico para ambos. El hecho de ser "habitante de la Tierra" asegura evidentemente una comunidad mínima de objetos a los cuales referirse. Pero esto sería casi inútil si no hubiera otros elementos comunes que aseguren mayor cercanía psicológica. (Colle, 1975)
La identidad de cultura es la que más asegura esta "cercanía". Asegura, en efecto, la referencia a una escala fundamental de valores y a normas conocidas o, por lo menos, vividas por ambos. Al compartir la misma cultura, generalmente se comparte también el idioma, lo cual asegura formas de pensar parecidas. (Colle, 1975 )
Pero aún así pueden subsistir muchos problemas que podrán entorpecer la comunicación interpersonal. Se puede agrupar estos problemas en tres categorías :


  • los relativos a las relaciones entre quienes comunican,

  • los relativos a los códigos de comunicación usados (p. ej. el idioma), y

  • los relativos a la transmisión de los mensajes (medios de comunicación). (Colle,1975)


Ecología y Medios de comunicación.
La acción transformadora del hombre genera en el Entorno productos materiales de naturaleza o forma artificial. Todo lo que resulta de su acción es indicador y factor de cultura. En otras palabras, los frutos materiales de su actividad son vehículos de cultura y, en consecuencia, vehículos de comunicación. Pero aunque todos lleven alguna información, no todos resultan útiles para un intercambio rápido o que permita un grado suficiente de complejidad y precisión. (Colle, 1975)
En su afán por vencer el tiempo y el espacio que lo separa de sus semejantes, el hombre inventó vehículos que amplifiquen y complementen sus propios órganos de comunicación. Existían básicamente dos alternativas para vencer el espacio: acercar a los hombres, lo cual se logra con los medios de transporte, y amplificar las señales transmitidas, lo cual se logra con medios técnicos ("transespaciales"), la mayoría a de los cuales usan ondas generadas eléctricamente (radio, televisión). (Colle, 1975)
Pero la mayoría de estos medios que vencen el espacio tienen la característica de ser efímero: no logran vencer el tiempo. De ahí la creación de otros medios técnico, que hacen uso de un soporte sólido, resistente al transcurso del tiempo. Los podemos llamar "transtemporales". Su ventaja, percibida y aprovechada desde la antigüedad es que, combinados con los medios de transporte, también pueden vencer el espacio... aunque con lentitud. (Colle, 1975)
Los medios técnicos de comunicación vienen a ser, así, refuerzos, complementos o "prolongaciones" de nuestros medios naturales de comunicación, los cuales no son más que nuestros "órganos productores". Unos y otros son recursos capaces de introducir modificaciones discriminables en algún canal de comunicación. Son "directos" los medios que exigen la mutua presencia de los comunicadores (distancia corta, al alcance de la voz o de la vista), son "indirectos" los medios que vencen la distancia o el tiempo por un artificio técnico. (Colle, 1975)
Estamos viviendo en un mundo donde "las comunicaciones" ocupan un lugar cada vez más importante. Los puntos más lejanos del Planeta parecen a nuestro alcance inmediato, gracias a los satélites que retransmiten palabras e imágenes a la velocidad de la luz. ¿Podemos permanecer ajenos a esta realidad? La estructura misma del mundo, concebido como Medio Ecológico, nos enseña que no. Aunque no lo quisiéramos, de todos modos nos veríamos afectados. Basta solamente recordar como vivían nuestros bisabuelos para ver cuanto a cambiado el modo de vivir. Basta mirar nuestros cielos -tan puros hace algunos años- y analizar el agua que se sigue llamando "potable", para constatar los efectos destructores de la industrialización que anhelamos con razón.... pero a veces sin conciencia de los peligros correlativos. (Colle, 1975)
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje