Página principal

Marcola metió la cola en la carrera electoral entre Lula da Silva y Alckmin


Descargar 93.05 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño93.05 Kb.




Julio 16,2006.pagina/12

Marcola metió la cola en la carrera electoral entre Lula da Silva y Alckmin

La violencia social en San Pablo promovida por el temible líder de la organización mafiosa PCC se coló en la campaña electoral para las elecciones de octubre, aunque los candidatos no quieran.


Por Darío Pignotti
Desde San Pablo

La onda expansiva de la guerra urbana que, por segunda vez en 60 días, estremeció a San Pablo, acabó contaminando la campaña electoral. ¿Cuándo será lanzada la próxima ola de atentados sobre San Pablo? Es la pregunta que se formulan, por separado, el gobierno paulista, los estrategas del presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su principal rival, el ascendente Geraldo Alckmin, de cara a los comicios de octubre.

Hasta ahora la violencia no hizo mella en las aspiraciones de Alckmin, quien fuera gobernador de ese Estado hasta comienzos de año, cuando renunció para postularse por el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB). Pero sólo hasta ahora.

El candidato socialdemócrata, favorecido por una intensa propaganda televisiva, creció en todas las encuestas divulgadas desde comienzos de junio. Su intención de voto, según un sondeo de Vox Populi conocido el viernes, alcanzó el 32 por ciento, ubicándose a sólo 10 puntos de Lula, del Partido de los Trabajadores (PT). Junto al avance del centroderechista Alckmin se observa el de la candidata izquierdista Heloísa Helena, del Partido Socialismo y Democracia (PSOL), que según Vox Populi tiene un 7 por ciento de electores. La senadora Helena fue miembro del PT hasta 2003 y representa al electorado desencantado con el gobierno Lula.

Por lo menos 110 atentados con un saldo provisorio de 12 muertos, entre agentes de seguridad y bandidos, fueron perpetrados por el grupo mafioso PCC entre la noche del martes y las primeras horas del sábado, cuando una bomba casera detonó en una oficina de la empresa provincial de electricidad. Semejante seguidilla de acciones pusieron nuevamente a la defensiva al más importante Estado brasileño. De allí que el presidente-candidato Lula da Silva haya destinado una ayuda de 100 millones de reales para reforzar el presupuesto de seguridad paulista. Lula también planteó el envío de una tropa policial de elite y efectivos del ejército, lo que fue rechazado de plano por el gobernador Claudio Lembo, siguiendo una sugerencia del candidato Alckmin. Sería una humillación para el candidato del PSDB admitir que su provincia debió ser auxiliada por la Unión.

Por diversos motivos nadie cree que esta nueva ofensiva criminal sea la última. El primero es logístico y se sostiene en datos constatables como la eficaz red de comunicaciones clandestinas del PCC contra la que poco han hecho los espías del gobernador Claudio Lembo, que desde el 5 de mayo, cuando la banda realizó su primera ofensiva urbana con un saldo oficial de 134 muertos y cientos de asesinatos aún no esclarecidos, viene repitiendo que está todo bajo control. Lembo, sucesor de Alckmin, tampoco parece ejercer plena autoridad sobre los más de 135 mil efectivos de la policía y el servicio penitenciario, éstos últimos en huelga parcial desde ayer.

Mientras tanto, a pesar de estar aislado en una celda de máxima seguridad del presidio de Presidente Bernardes, a 589 km de la capital, el padrino del PCC, Marcos Willians (con n), alias “Marcola”, controla sus dos ejércitos irregulares, uno dentro de los presidios, el otro diseminado en las favelas de la ciudad de San Pablo y en regiones clave del interior, de donde parten las células para matar o cometer atentados, algunas integradas por adolescentes, otras por ex presidiarios en deuda con el PCC.

Pero conforme la población carcelaria fue creciendo, al punto de haberse duplicado en los últimos años hasta llegar a los actuales 130.000 reclusos, las tácticas mafiosas se fueron refinando. En un comienzo el PCC se limitaba a organizar motines puntuales, luego a dirigir la ocupación simultánea de presidios, como la de 2001, la más grave de la historia brasileña. Ahora el PCC ensaya una táctica de terrorismo urbano limitado, sin atacar a ciudadanos comunes pero sí a blancos civiles como ómnibus, supermercados y bancos. Así fue como comenzó a influir políticamente en un año electoral.

Las declaraciones del senador conservador Jorge Bornhaussen, del Partido del Frente Liberal (PFL), acusando al PT de vínculos con el PCC, son prueba de que el PCC metió la cola en la campaña. Pero más que los dichos de Bornhaussen, conocido por su incontinencia, importan los de José Serra, hombre clave en el PSDB y postulante a la gobernación de San Pablo, que también habló de relaciones peligrosas entre el oficialismo y el virtual partido de Marcola. Lula contraatacó al calificar como “livianas” las expresiones de Serra. Con todo, es un hecho que la inseguridad, plantada en la agenda por el maquiavélico Marcola, seguirá ocupando a los candidatos

Sept 2006


LA PARTIDIZACION DE LA BANDA DE SAN PABLO SE METE EN EL DEBATE

Crimen y campaña en Brasil

El tráfico de armas, drogas y robo de bancos dotó a la banda Primer Comando de la Capital (PCC) de suficientes recursos como para hacer proselitismo. A un mes de los comicios, ya ha contaminado la disputa entre Lula y el gobierno paulista.


Por Darío Pignotti
Desde San Pablo

La campaña electoral brasileña es poco menos que soporífera, son mayoría los electores que apagan el televisor cuando comienza la publicidad política. Por lo pronto, ninguna propaganda del Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), punteros en las encuestas, fue tan comentada como el comunicado de la banda Primer Comando de la Capital (PCC) difundido por la TV Globo.

La proclama del cartel que regentea las cárceles paulistas fue leída por un joven encapuchado que enumeró las humillaciones sufridas por los 140 mil presos paulistas y advirtió que la guerra contra el Estado apenas comenzó. Lo mismo que ha repetido Marcos Williams Herbas Camacho, “Marcola”, capo del PCC, luego de que en mayo se iniciara una de ataques contra objetivos civiles y policiales que dejaron cientos de muertos.

El DVD se divulgó el 13 de agosto, dos días antes del inicio de las campañas televisivas, nuevo indicio de que el crimen busca, mediante acciones terroristas, contaminar la disputa. Y lo ha hecho con eficacia: empujó a los gobiernos federal y paulista a una polémica que ambos evitaban. Funcionarios paulistas acusaron al PT de complicidad con los bandidos. El presidente Luiz Inácio Lula da Silva apuntó la incompetencia de las autoridades provinciales y ofreció la colaboración del ejército, una propuesta criticada por efectista. Para algunos especialistas no es con tanques como se resuelve la crisis. Recuerdan el fracaso, meses atrás, de la militarización de Río de Janeiro, donde tras el repliegue castrense los narcos retomaron el control de las favelas.

El bando transmitido por la mayor cadena televisiva –que así evitó el asesinato de un reportero secuestrado– refuerza la interpretación de que el PCC hace al mismo tiempo proselitismo hacia la opinión pública y su “electorado cautivo” en los 144 presidios paulistas. Es allí donde está recluida su cúpula, la que estaría recomendando el voto hacia algunos candidatos así como el veto de otros. Si cada preso influye en su entorno familiar, eso significaría unos “300 mil votos”, especuló la revista Carta Capital. Desde 1994 y gracias a la política de tolerancia cero aplicada en San Pablo, la población carcelaria creció el 300 por ciento.

El fin de semana fue incautado un arsenal con 3000 armas por la policía antidrogas de Paraguay que podrían tener como destino San Pablo. El tráfico de armas, drogas y robo de bancos han dotado al PCC de recursos suficientes como para financiar varias campañas proselitistas. Según el semanario Carta Maior, Claudio Bravos, miembro de la Orden de Abogados de Brasil (OAB), habría hecho contactos con la gavilla buscando respaldo para su postulación a diputado. El sociólogo Ignacio Cano afirma que se trata de una práctica habitual en Brasil, donde varios congresistas han alcanzado sus bancas gracias al financiamiento del hampa.

Cano propone ir a fondo en el debate sobre la posible partidización del PCC y postula una revisión de la legislación que prohíbe votar a los presos. No hay “nada de negativo” en que los infractores de la ley puedan escoger representantes. Y agrega: los legisladores así electos deberían rendir cuentas a sus representados, sería una forma republicana de contrato político que, indirectamente, restaría poder al PCC, conocido por la violencia con que manda en las cárceles.


El “profesor”


“Conseguimos lo que la guerrilla no consiguió: el apoyo de la población carente. Los chicos que hoy fuman y venden marihuana mañana serán millones de adolescentes que matarán a los policías en las esquinas. Ya pensaron lo que serán millones de adolescentes y desocupados en armas.” Por la forma en que mezcla crimen y fraseología revolucionaria, la afirmación podría ser del líder del PCC, “Marcola”, un mafioso mitómano. Pero fue dicha hace años por William Lima da Silva, “el profesor”, el fundador del carioca Comando Vermelho.

En las cárceles de la dictadura, Lima da Silva, detenido por delitos comunes, trabó amistad con presos políticos que lo familiarizaron con la literatura revolucionaria. Se dice que entre los tantos militantes que adoctrinaron bandidos en los ’70 había un refugiado de la dictadura chilena. Actualmente la Policía Federal investiga a otro chileno, el guerrillero Mauricio Hernández Norambuena, del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, preso en una cárcel paulista junto con algunos jefes del PCC. El periodista Bob Fernades escribió que las autoridades sospechan que Norambuena haya transmitido rudimentos de táctica guerrillera a sus compañeros brasileños. Para los investigadores, el secuestro del reportero y la transmisión televisiva de una suerte de manifiesto político del PCC tiene la huella de Norambuena, conocido por sus acciones espectaculares. En una de ellas, hace 10 años, se fugó en helicóptero de una cárcel de máxima seguridad chilena.

As idéias de Marcola – PCC

Segunda, 17 de julho de 2006

O líder do PCC, Marco Willians Herbas Camacho, o Marcola, não fala em público. Entrevistas à imprensa só se sabe de uma, lacônica, para o Correio Braziliense , em 2001. Nesse mesmo ano, depois que uma megarrebelião de proporções inéditas apresentou o PCC à sociedade, a Câmara Federal convocou Marcola a prestar depoimento na Comissão Especial – Combate à Violência.

Aqui, você poderá ler um trechinho deste depoimento. A íntegra, com os trechos mais importantes pode ser encontrado na edição de Junho da Revista Caros Amigos.


Trecho 1

(...) "Com 10 anos fui para as ruas, morar na praça da Sé, em São Paulo. Quando

eu tinha fome, puxava uma corrente, era um “trombadinha”. Quem ia dizer pra mim naquele momento que eu estava cometendo um crime? Eu tinha fome, doutor". (...)

Trecho 2

(...) Deputado Marcondes Gadelha – O senhor disse que é um pé-de-chinelo. No entanto, há informação de que o senhor teria sido condenado por um roubo de 15 milhões de reais.
Exatamente. Só que esse processo ainda não transitou em julgado.

Deputado Marcondes Gadelha – Mas, se o roubo tiver acontecido, o senhor não seria exatamente um pé-de-chinelo. Quinze milhões de reais já é algum dinheiro.


Eu nunca vi 15 milhões de reais.

Deputado Marcondes Gadelha – Mas esse roubo existiu ou não?


Existiu um roubo do qual foi levada certa quantia e foi dito que foram 15 milhões de reais.

Deputado Jorge Tadeu Mudalen – Quanto foi então?


Cinco milhões de reais para quinze pessoas.

Deputado Moroni Torgan – E onde foi parar este dinheiro?


Foi pago em extorsões feitas pela Polícia Civil e Polícia Militar.

Deputado Moroni Torgan – Vocês pagaram?


Eu paguei.

Deputado Moroni Torgan – E a quem pagaste todo esse negócio?


Não, isso eu não digo, porque não tem sentido eu dizer que o policial, o fulano ou sicrano é corrupto, sendo que o sistema penitenciário não reabilita ninguém. A partir do momento em que o sistema tiver condição de reabilitar um ser humano, vou dizer quem é o policial corrupto. (...)

José Arbex Jr., Plínio de Arruda Sampaio, Marilene Felinto e Ferréz contam como vêem os ataques atribuidos ao PCC - Primeiro Comando da Capital. Aqui, você poderá ler trechos desses textos. Leia, na edição de Junho da revista Caros Amigos, os artigos na íntegra.

(...) "Hoje, tenho uma coisa bem clara em minha mente, a população foi a que sofreu mais, e também no fim foi a enganada por tudo o que aconteceu.
O Geraldo Alckmin e todos os candidatos dos outros partidos gastam milhões para se elegerem. Tem profissionais disso, daquilo, criam estratégias, compram pessoas, fazem planos ousados, manipulam, compactuam, recebem dinheiro e dão promessas, se amarram com empresários, e tudo isso pra quê?" (...)
Ferréz

(...)"O desafio que o crime organizado lançou ao governo do Estado de São Paulo precisa ser analisado a partir dessa perspectiva. Ele evidencia a existência, na sociedade paulista, de um acúmulo de fatores que corroem as instituições públicas e as tornam ineficazes. Não é nenhum exagero dizer que, se esses fatores não forem identificados e removidos, a instalação de um estado de caos social, muito maior do que o atual ataque do PCC em São Paulo, é apenas uma questão de tempo". (...)


Plínio de Arruda Sampaio

(...)"É preciso entender a natureza do pânico que tomou conta de São Paulo na fatídica segunda-feira, 15 de maio. Ao contrário do que sugerem análises superficiais e apressadas, ele tem causas muito profundas, que não se limitam ao temor da bala perdida. Nem foi um pânico “provocado pela mídia”: é muita ingenuidade imaginar que os meios de comunicação exercem um poder tão grande sobre a sociedade. Claro que os meios de comunicação – especialmente a televisão –, ávidos de sensação e audiência, ajudaram a disseminar o clima de “fim de mundo” e assim contribuíram para construir um ambiente histérico. Mas não foram

eles que criaram o pânico. O pânico já estava instalado, apenas à espera da ocasião propícia para eclodir. " (...)
José Arbex Jr.

(...)"Normal teria sido a guerra, porque já não era sem tempo a reação ao que vem acontecendo em São Paulo nas chamadas “área social” e “da segurança pública” há décadas – sob a supremacia de administrações opressoras como a de Fleury Filho (governador na época do massacre de presos no Carandiru) e a de vários homens do PSDB (Alckmin/Covas/Montoro). Exemplo recentíssimo: o ex-prefeito da capital paulista, José Serra, pôs em prática uma verdadeira ação de limpeza étnico-social na cidade no curto um ano em que passeou aqui pelo cargo (saiu três anos antes de terminar o mandato, para concorrer ao de governador do Estado)".

21/02/2002 - 13h02

Líder do PCC faz "tour" em presídios do país

MILENA BUOSI
da Folha Online

O assaltante de bancos Marcos Herbas Camacho, 34, o Marcola, um dos líderes da facção criminosa PCC (Primeiro Comando da Capital), foi transferido quatro vezes de presídios em um ano. Ele esteve em penitenciárias de São Paulo, Rio Grande do Sul, Distrito Federal e Goiás. Seu último paradeiro conhecido foi em Aparecida de Goiânia, onde ficou até a última sexta-feira.

Especula-se que o assaltante tenha retornado a Brasília ou levado a Minas. Os governos federal e de São Paulo não informam onde Marcola está detido e suas transferências são mantidas em sigilo.

Brasília nega que ele tenha retornado à Papuda. "Fizemos um sacrifício para ele sair daqui", afirmou o coordenador de comunicação da Secretaria da Segurança Pública, coronel João Vítola. "Para cá ele não voltou."

Em Minas, a Secretaria da Justiça informou que, oficialmente, não há registro de nenhum preso com o nome de Marcos Camacho no sistema penitenciário.

A informação sobre o paradeiro do assaltante foi uma das principais reivindicações dos integrantes do PCC que se amotinaram em São Paulo na última segunda-feira, um ano após a megarrebelião que atingiu 29 unidades prisionais do Estado. No dia, 11 detentos morreram _a maioria, rival do PCC.

Apaixonado por romances policiais, Marcola seria considerado um dos "cérebros" da facção.
Segundo advogados de presos, ele é "muito querido" entre os integrantes do PCC.

Comando


Marcola está na 2ª linha de comando da facção. Natural de Osasco, na Grande São Paulo, ele foi condenado a 22 anos de prisão por assaltos e tráfico. Foi detido pela primeira vez em 1986, segundo a Secretaria da Administração Penitenciária.

Acima dele no comando estão José Márcio Felício, o Geleião, e César Augusto Roris da Silva, o Cesinha, detidos no Rio.

Outros dois líderes que faziam parte da 1ª linha de comando, Idemir Carlos Ambrósio, o Sombra, e Misael Aparecido da Silva, o Misa, foram assassinados. Este último, morreu ontem na Penitenciária de Presidente Venceslau. Os dois teriam sido assassinados pelos próprios integrantes do PCC.

Marcola foi um dos responsáveis por organizar a megarrebelião em 18 de fevereiro de 2001. Dois dias antes, pelo menos cinco líderes da facção foram transferidos do complexo do Carandiru, na zona norte de São Paulo, para outros presídios. A maioria foi para a Casa de Custódia de Taubaté. Marcola foi para Ijuí, no Rio Grande do Sul.

A transferência foi o principal motivo da megarrebelião, organizada por meio de celulares. Os integrantes do PCC defendem a desativação da Casa de Custódia, presídio com rígidas regras.

Antes da megarrebelião, em dezembro de 2000, Marcola e Sombra estavam em Taubaté e foram responsáveis por um motim, que resultou na morte de nove detentos. Três deles foram decapitados.

Marcola permaneceu no Rio Grande do Sul por cerca de um mês. Os moradores de Ijuí exigiram a saída do detento do município. A permanência dele no Sul foi rejeitada e o governo estadual decidiu 'devolver' o assaltante para São Paulo, com a alegação de que a situação nos presídios do Estado paulista já estava controlada, após dias da megarrebelião.

Com as informações de que ele seria novamente levado para Taubaté, integrantes do partidos nos presídios de São Paulo ameaçaram realizar nova rebelião. Em março, Marcola foi, então levado para o presídio da Papuda, em Brasília, onde ficou isolado, em área de segurança máxima.

Cerca de três meses depois, por decisão judicial, Marcola foi levado para uma cela comum onde poderia conviver com os demais presos. A alegação foi de que a cela onde ele estava anteriormente não tinha boas condições estruturais.

Filial


Marcola foi novamente levado para a área de segurança máxima após ser acusado de tentar organizar uma filial do PCC na Papuda. Ele teria distribuído um 'estatuto' aos presos com dez regras. Entre elas estaria a punição com morte para integrantes que praticassem extorsão ou estupro ou que delatassem companheiros. Outra medida seria a formação de um 'caixa' para compras de armas e financiamento de fugas.

Em 8 de fevereiro deste ano, ele foi levado para Goiânia. O assaltante ficou até o último dia 15 em uma cela chamada "solarium". Segundo o presídio, a luz solar entra no local apenas pelas grades da janela, para evitar que o preso saia para o banho de sol. Marcola não recebeu visitas


¿Quién es Marcola?

Un primer intento de perfil de Marcos William Herbas Camacho, alias Marcola, principal jefe del Primeiro Comando da Capital -Primer Comando de la Capital (PCC) .

De origen humilde, apenas tiene 39 años, de los cuales ha pasado más de la mitad de su vida en la cárcel.

Su carrera criminal la inicio desde niño como carterista en los barrios pobre de Sâo Paulo.

Actualmente tiene una pena de 44 años por el asalto a un banco, se ha abierto paso en la cárcel haciendo a un lado a sus rivales; de hecho termino la escuela primaria ahí.

Algunos medios lo presentan como un hombre que tiene dos carreras universitarias; lo que es un hecho es que tiene una inteligencia excepcional; se jacta de haber leído 3,000 libros; sus preferidos: El Arte de la Guerra de Sun Tzú, y La Divina Comedia de Dante Alighieri; además admira y ha leído a Trosky y Lenín.

Se convirtió en el jefe principal del PCC en el año 2002, luego de una guerra en la que su ex mujer, una abogada, fue asesinada a balazos por celos de integrantes del PCC.
Quienes lo conocen cuentan que es soberbio; nunca se ensucia las manos con sangre y ordena los crímenes -siempre brutales- a otros. ¿Y obviamente todos le obedecen!

Aunque apela a la simbología (utiliza el ying yang como bandera y los números 15.3.3 como seña de reconocimiento).

Con un enorme presupuesto a su servicio -el patrimonio del PCC asciende a más de 40 millones de euros, según el diario O Globo- desde la cárcel, controla el tráfico de drogas, ordena la compra de armas, secuestros - la policía de la ciudad estima que el 70% de los secuestros que se producen en la ciudad son planificados y ordenados desde el interior de las prisiones- y organiza acciones delictivas de gran impacto, pero también contrata autobuses para que los familiares de sus miembros les visiten en la cárcel, distribuye cajas de alimentos entre presos, organiza fiestas en las cárceles o compra juguetes a los hijos de sus miembros en prisión.
Además, otorga asistencia jurídica a los reclusos, compra equipos de televisión para la cárcel -indispensables ante la proximidad del Mundial de fútbol- e incluso paga cursos de derecho para tener abogados aliados.

El PCC esta organizado de la siguiente manera: en lo más alto se encuentran los denominados Torres, seis personas subordinadas a Marcola, que forman parte de la dirección del PCC. Sus instrucciones son transmitidas a los pilotos -que se encuentran tanto en el interior como en el exterior de las cárceles- que a su vez las replican a los soldados, también jerarquizados a su vez, encargados de ejecutarlas. En menos de una hora con este sistema, el PCC se ha mostrado capaz de coordinar ataques en masa contra comisarías de policía o decenas de motines por todo el Estado. Lo increíble es que para la organización delictiva Marcola no es imprescindible. El núcleo de poder está descentralizado.

El PCC se ha consolidado como una organización calificada de premafiosa por expertos como Walter Maierovitch, presidente del Instituto Brasileño Giovanni Falcone y ex zar brasileño de la lucha contra las drogas.

El PCC cuenta con casi 800 reclusos y más de 100,000 simpatizantes en las cárceles y de 8 a 10 mil afiliados en la calle. Ahh y ¡todos pagan cuotas!

Un dato: los líderes del PCC tuvieron acceso el jueves 11 de mayo, 24 horas antes de la ola de violencia a las declaraciones secretas hechas por dos altos responsables policiales de Sâo Paulo ante una comisión del Congreso brasileño.

Los policías revelaron su intención de trasladar a la dirección del grupo criminal a un penal situado a más de 600 kilómetros de la capital de Säo Paulo. El técnico encargado de grabar las declaraciones ante los diputados, Arthur Vinicius Silva decidió vender los audios de la reunión por 100 dólares. Los compradores fueron abogados vinculados con los líderes del PCC.

Con esta información, el PCC sabía de antemano cuándo y como tenían que actuar .

El autor de la venta ha reconocido que sabía que los abogados a los que estaba vendiendo las grabaciones eran del PCC, pero aseguró desconocer "la inmensidad" de lo que iba a provocar. No sabía de qué se trataba el contenido. Me ofrecieron la plata y acepté: el dinero me tentó, ya que infelizmente gano poco", dijo.

Además el PCC esta metido en la política; va presentar un candidato -naturalmente oculto- a las elecciones legislativas de octubre tanto al Congreso federal como al Estado de Sao Paulo. Según los datos que maneja el Departamento de Investigaciones sobre Crimen Organizado, el grupo está invirtiendo unos 350,00 euros en la campaña.

Pero la inteligencia policiaca no sabe quiénes son los candidatos.

Otro dato, Marcola sabe usar muy bien a los medios de comunicación. En medio de la crisis, el miércoles 17 a las 22 horas -horario estelar-, dos canales de televisión abierta Bandeirantes y Rede Record transmitieron en vivo una entrevista con él; la conducción del periodista Roberto Cabrini; y claro habló desde la cárcel de Presidente Bernardes, a 650 kilómetros de la capital de Sâo Paulo.

Y calor en la TV y en horario estelar aprovechó para dar su mensaje: subrayó que el plan de crear convulsión en la mayor ciudad brasileña se planteó como una consecuencia y no como el inicio de algo. "Quisimos que nos escucharan por las buenas, pero no lo hicieron. Y entonces tuvimos que llamar la atención." "Pero ellos tomaron la iniciativa de trasladarnos y quebraron la ley, la Constitución. Fue entonces que decidimos llamar la atención por esa forma ."


No vaciló en amenazar: "Sé que lo ocurrido tuvo impacto. Pero estamos preparados para hacer mucho más; tenemos todas las condiciones".

Además se quejó de la "brutalidad" policial y advirtió: "Ellos olvidan que hay una guerra y que dejan a la sociedad a merced de ésta. Somos dos partes con poder de fuego: quien pierde es el que no está en ninguno de los dos bandos."

Su principal arma: el teléfono celular.

Por cierto, podemos encontara muchas similitudes de Marcola con un capo mexicano.

Incluí essa entrevista (feita pelo jornalista Roberto Cabrini ,via telefone,na tv Bandeirantes, embora alguns dizem que é uma entrevista "inventada" pelo neo-nazista Arnaldo Jabor

MARCOLA Y SU PCC: ALGUNAS HIPÓTESIS SOBRE LA VIOLENCIA EN SAO PAULO


DECIR QUE SON DELINCUENTES ES UNA PEROGRULLADA. YA SE SABE QUE LO SON. PERO SON 6.000 E INFLUYEN EN 115.000 PRESOS, Y EN UN N{UMERO INCALCULABLE DE GENTE QUE VIVE EN LA MISERIA PERO FUERA DE LAS CÁRCELES. POR DANIEL CHANGO ILLANES

El sociólogo y economista norteamericano, James Petras(1), sostiene que los sucesos de violencia que se están viviendo hoy en Sao Paulo, son la consecuencia de la polarización social que, por un lado una gran concentración de la riqueza, por el otro una concentración de jóvenes en las cárceles, que posibilita la organización y el reclutamiento para las bandas. Esto significa que la delincuencia sstituye la organización social que falta fuera de las cárceles, por el fracaso rpresentativo y pasrticipativo de las organizaciones legalesm principalmente pr la defección de Lula y la desilusión que eso produjo. Petras sostiene que Lula ejerce un "neoliberalismo talibán", es decir "fundamentalista", y además, ha militarizado los barrios en Río.

Básicamente, los encarcelados provienen de una realidad en la que juegan un papel importante diversos aspectos, según Petras:

1. Enorme ejército de desocupados jóvenes sin esperanza de trabajo.

2. Políticos que reciben coimas de los narcotraficantes.

3. Una política económica dedicada a la exportación y el pago de la deuda.

4. Gran cantidad de jóvenes pasan a realizar trabajos ilegales, porque no tienen ninguna posibilidad de ejercer un trabajo legal, ni ninguna otra forma de subsistencia que no sea a través de lo ilegal.

Por mi parte, creo que se puede establecer una caracterización del Primer Comando de la Capital, dirigido por el legendario Marcola:

Caracterización: Se trata de un movimiento insurreccional producido por una organización subversiva extremadamente violenta, no política, con técnicas de violencia eficaces, con un pié de fuerza de un nivel alto de guerrilla urbana, con una ética de omertá y un encuadramiento de genero y generacional.

a) Organización: Se trata de un fenómeno muy novedoso porque sin finalidad política, se basa en una estructura de 5 niveles:

> Jefes.

> Jefas consortes y favoritas.

> Cuadros.

> Aspirantes y reclutas.

> Colaboradores ocasionales y periféricos.

b) Subversión: Con una ética de rechazo al orden público, representado por el aparato coactivo del Estado, con una idea de vendetta, y con protección de gentes en la miseria más absoluta cuando no en situación de "nuda vida".

¿Puede la nuda vida de que habla el filósofo italiano Pietro Agamben de pronto levantarse desde hacia una forma similar a la ciudadanía?

¿El "bandido" es una forma similar, previa o sustituta de la ciudadanía?.

Subversión además de una acción deluiberada y continuada de desorden público, es vertir por debajo. Y por debajo se vierte una ética, una tradición sociocultural, una "línea", un discurso. Hay aspectos muy fuertes y valores: heroísmo, protección al débil, castigo al verdugo y al injusto.

c) Extremadamente violenta: Se trata de una violencia extensiva e intensiva, con muy buen armamento y transporte, con coordinacióneficaz en la comunicación.

d) No política: No procuran tomar el poder. No compiten con los políticos, no quieren cargos públicos, no quieren construir un orden, una legalidad. No tienen un programa de transformación dela sociedad, pero sí tienen un programa indirectamente político y de una ciertas legalidad, que existe y no se cumple, y por eso la acción de estas gentes es también una lucha por el derecho pero como la aspiración a no ser nuda vida. Esto significa lucha por el derecho a no ser sacer, es decir a estar por debajo de la calidad de esclavo.

e) Técnicas de violencia eficaces con un pié de fuerza de un nivel alto de guerrilla urbana: ser violento es fácil, hacer violencia organizada de 6.000 personas al mismo tiempo, implica un liderazgo tipo generalato y la conformación de unestado mayor y una cadena de mandos es dificilísima. Tengamos en cuenta que mandar a 10 cuadros es una ciencia y mandarse a sí mismo, es un misterio.

f) Etica de la omertá: El PCC tiene un manejo de la relación secreto y honor (omertá se llama en siciliano), que ni los más grandes mafiosos, incluido Lucky Luciano, lo lograron nunca. Es una organización impenetrable salvo que se dividan y se confglictúen internamente por problemas afectivos, es decir por cialquier cosa que no se pueda solucionar con dinero.

g) Encuadramiento de género y generacional: El pápel de las mujeres en la organización del PCC es fundamental. Ellas son el nexo de la cárcel con el afuera y lo asumen como género y desde ahí disciplinan en la omertá. Son como sacerdotisas de la omertá. La práctica de la violencia la desarrollan el tercer nivel (cuadros) y el cuarto (aspirantes y reclutas) está integrado por jóvenes que se van encuadrando en las cárceles y en el afuera de las cárceles en forma generacional. Género y generacionalidad son una combinación muy fuerte que permite superar la individuación rupturista del grupo en comunidad, aunque sea solamente "comunidad de bandidos".


NUDA VIDA Y SACER: La nuda vida es lo que somos cuando estamos en el quirófano para ser operados, o cuando estamos presos en un campo de concentración. Por lo menos eso es lo que se desprende de la teoría del italiano Agamben. El lo mismo que aquello que los roimanos llamaban "sacer": estaba por debajo de la esclavitud y ya no servía para que lo esclavizaran, no se permitía que lo hicieran. Ya había perdido el derecho a la vida. Cualquiera que lo viera por la calle o donde fuera podía matarlo. Era menos que un condenado a muerte porquesobre este había un espectáculo y la posibilidad de una memoria y una piedad. Hay que haber vivido ciertos momentos de la cárcel y del cautiverio para saber lo que es "sacer".

Marcola", el prisionero que logró poner de rodillas a toda una ciudad


 

Maneja sus negocios por celular; lo conocen como "el Playboy"


 

SAN PABLO (De nuestro corresponsal).- "La dificultad de la lucha armada es hacer cercanas las distancias largas y convertir los problemas en ventajas."

Probablemente, Marcos Willians Herbas Camacho le haya prestado atención especial a ese fragmento de "El arte de la guerra", tratado de casi 3000 años del filósofo chino Sun Tzú, cuando decidió lanzar el mayor desafío del crimen organizado contra el Estado brasileño.

Camacho, alias "Marcola", el líder del Primer Comando de la Capital (PCC), es fanático de ese libro y logró convertir el "problema" de estar preso en una "ventaja": mediante un celular, controla el mundo del crimen desde el lugar donde todo delincuente sabe que un día puede terminar. Y ningún hombre del crimen quiere estar en deuda cuando pisa una prisión.

"No presiones a un enemigo desesperado", dice otra lección de "El arte de la guerra", argumentando que una presa debatiéndose por su vida se vuelve peligrosa porque lucha de forma enloquecida. Difícil no imaginar que "Marcola" estaba siguiendo ese precepto cuando aceptó detener la ola de atentados ante un enemigo, el Estado de San Pablo, que quedó desesperado ante su ataque brutal y sorpresivo.

Los íntimos se permiten llamarlo "el Playboy". Vanidoso y piropeador, dicen que le gustan las ropas de marca y estar siempre presentable.

Pero hay dos rasgos que lo vuelven peligroso para el Estado: es tan audaz como inteligente. Ya acumula más de una decena de años de prisión, de los casi 25 años de carrera que lleva en el mundo del crimen. Y dicen que durante la soledad de la reclusión ya devoró aproximadamente 3000 libros.

A sus allegados les recomienda que lean Dante Alighieri. Justamente quien sometió a San Pablo a tres días de infierno, como el primer canto de la "Divina comedia", una de sus obras preferidas.

Discurso político

"Marcola", de 38 años, tiene una hija y está de novio con una estudiante de Derecho. Su mujer anterior, una abogada, fue asesinada a tiros por integrantes del PCC que estaban celosos de su influencia sobre "Marcola". Una especie de Yoko Ono del crimen.

Una característica de los "capos" brasileños es que mezclan el ataque al Estado con supuestos fines ideológicos. Comando Vermelho, la facción narcocriminal de Río de Janeiro, nació cuando, a fines de los años 70, delincuentes presos aprendieron tácticas de guerrilla de los presos políticos encarcelados por la dictadura.

"Marcola" también estaría adoptando un discurso político basado en sus lecturas de Trotsky y Lenin, según publicó ayer el diario O Estado de S. Paulo. Fue justamente "Marcola" el que ordenó eliminar a los líderes anteriores para poder establecer una línea diferente de acción para el PCC. En lugar de ataques indiscriminados e "irracionales", organizó a su fuerza en torno de objetivos concretos.

Un objetivo banal podría ser el que se materializó hace algunos días en la Penitenciaría de Avaré, en el interior de San Pablo. Tres encomiendas gigantes llegaron a la prisión y los agentes hicieron de changarines para entregar en cada celda el envío: sesenta televisores nuevos para ver el Mundial como corresponde. Todo pago por el PCC, cuya recaudación aproximada llegaría a 700.000 reales (340.000 dólares) por mes sólo contando las mensualidades.

Otro objetivo, menos banal y más alarmante, sería que el que intenta descubrir el Departamento de Investigaciones del Crimen Organizado: el PCC de "Marcola" estaría intentando financiar las campañas de un candidato a diputado nacional y otro estadual para las elecciones de octubre. Eso no sería una actitud tan novedosa, ya que en Río de Janeiro las investigaciones sobre aportes del narcotráfico a campañas son constantes.

La novedad sería que el PCC demostró que puede someter a una ciudad a un estado de guerra. Lo respaldan los 130.000 hombres que le responden en las cárceles de San Pablo y los 10.000 "soldados" en libertad, que tienen algún tipo de vínculo con el PCC.

Los negocios del PCC se han ramificado tanto que ya puede ser comparado con una corporación. Les prestan seguridad a las "superbandas", compran y venden armas y son distribuidores mayoristas de drogas. Recientemente habrían ingresado en dos nuevos negocios: controlan algunas líneas de vans que circulan desde las regiones pobres de San Pablo hasta el centro y tendrían un departamento financiero para dar créditos a las autoridades de la organización. Con intereses y todo. Al fin y al cabo, en Brasil se respetan los contratos.

Primer comando capital wikipedia

El Primer Comando Capital


El Primer Comando Capital también conocido como PCC, es una organización considerada ilegal por el Estado brasileño, compuesta para defender los derechos de la masa penitenciaria brasileña, surgida en el inicio de los años noventa en el Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubaté, para donde eran transferidos prisioneros considerados de alta peligrosidad por las autoridades legales. El PCC posee su propio estatuto, el llamada Estatuto del PCC, donde están los prescritos dichos la razón de ser de esta organización. La organización también es conocida por 15.3.3 porque la letra P es la 15la letra del alfabeto (excluyendo la letra K) y la letra C es la tercera.

Hoy la organización es comandada por Marcos Willians Herbas Camacho, el Marcola y también por un otro individuo que atiende por el nombre de código "Cabeção". El PCC cuenta con varios integrantes que financian acciones ilegales en el Estado de São Paulo, como el secuestrador Wanderson Nilton de Paula Lima (el Andinho).Una de las características del PCC es el liderazgo ejercido en varias unidades del sistema penitenciario del Estado de São Paulo. Motines y rebeliones deflagradas al mismo tiempo y con las mismas reivindicaciones, son indicativas de que tuvieron por origen órdenes emanadas en la cúpula del PCC. En 2001, ocurrió en todo el Estado de São Paulo la mayor rebelión generalizada de presos en la historia de Brasil hasta entonces, gracias al uso de teléfonos celulares entre ellos. Varios presidios de aquel estado, inclusive los del interior se rebelaron. Entre los días 21 y 28 de marzo de 2006, diversas unidades penitenciarias del Estado de São Paulo fueron tomadas por revuelta de sus internos. Los "CDPs", o centros de detención provisional de Mauá, Mogi das Cruzes, Franco da Rocha, Caiuá e Iperó, fueron los primeros a que sean tomados por las rebeliones (21/03/2006). Durante aquel periodo, otras unidades también fueron escenario de rebeliones (Cadena Pública de Jundiaí - 22/03/2006, y los "CDPs" de Diadema, Taubaté, Pinos y Osasco - 27/03/2006). Como reivindicaciones presentadas, reclamaban los amotinados de la sobrepoblación penitenciaria, recogiendo transferencia de presos con condenas definitivas para penitenciarias, así como el aumento en el número de visitantes y la modificación del color de sus uniformes. Estaban descontentos con el color amarillo y postulaban lo retorno para el color beige de sus uniformes. Las rebeliones, algunas como rehenes fueron contenidas, pero los daños provocados en las unidades comprometieron gravemente la normal utilización

El PCC fue fundado en 31 de Agosto de 1993 por ocho presos en el Anexo de la Casa de Custodia de Taubaté (130 km de São Paulo), llamada del "Piranhão", en la altura la prisión más segura del Estado de São Paulo. El grupo se inició durante un juego de fútbol, cuando algunos detenidos pelearon y, como forma de escapar del castigo, pues varias personas habían muerto, resolvieron iniciar un pacto de confianza y protección. Era constituido por Misael Aparecido da Silva, el "Misa", Wander Eduardo Ferreira, el "Eduardo Cara Gorda", Antonio Carlos Roberto de la Pasión, lo "Pasión", Isaías Moreira del Nacimiento, el "Isaías Raro", Ademar de los Santos, el "Dafé", Antonio Carlos de los Santos, el "Bicho Feo", César Augusto Roris da Silva, el "Cesinha", y José Márcio Felício, el "Geleião". El PCC, que fue también llamado en el inicio como Partido del Crimen y de 15.3.3, a causa de la orden de las letras "P" y "C" en el alfabeto, afirmaba que pretendía "combatir la opresión dentro del sistema penitenciario paulista" y "para vengar la muerte de los 111 presos", en 2 de Octubre de 1992, en el "masacre del Carandiru", cuando la Policía Militar mató a reclusos en el pabellón 9 de la extinta Casa de Detención de São Paulo. El grupo usaba el símbolo chino del equilibrio 'yin-yang', a negro y blanco, fue adoptado como emblema de la facción, considerando que era "una manera de equilibrar el bien y el mal con sabiduría". En Febrero de 2001, Sombra se hizo el líder más expresivo de la organización al coordinar, por teléfono celular, rebeliones simultáneas en 29 presidios paulistas, que se saldaron en 16 presos muertos. Idemir Carlos Ambrósio, lo "Sombra", también llamado de "padre", fue golpeado hasta a la muerte en el Piranhão cinco meses después por cinco miembros de la facción en una lucha interna por el comando general del PCC. El PCC comenzó entonces a ser liderado por "Geleião" y "Cesinha", responsables por la alianza del grupo con la facción criminal Comando Rojo (CV), de Río de Janeiro.

"Geleião" y "Cesinha" pasaron a coordinar atentados violentos contra edificios públicos, a partir del Complejo Penitenciario de Bangu, donde se encontraban detenidos. Considerados "radicales" por una otra corriente del PCC, más "moderada", Geleião y Cesinha usaban atentados para intimidar las autoridades del sistema penitenciario y fueron depuestos del liderazgo en Noviembre de 2002, cuando el grupo fue asumido por el actual líder de la organización, Marcos Willians Herbas Camacho, el "Marcola". Además de depuestos, fueron jurados de muerte bajo la alegación de que hayan hecho denuncias a la policía y crearon el Tercero Comando Capital (TCC).Bajo el liderazgo de Marcola, también conocido como Playboy, actualmente detenido por asalto a bancos, el PCC habrá participado en el asesinato, en Marzo de 2003, del juez-corregidor Antonio José Machado Dias, el "Machadinho", que dirigía el Centro de Readaptación Penitenciaria (CRP) de Presidente Bernardes (589 km de São Paulo), hoy la prisión más rígida de Brasil y para donde los miembros del PCC temen ser transferidos. La facción tenía recientemente presentado como una de sus principales metas promover una rebelión de forma a "desmoralizar" el gobierno y destruir el CRP, donde los detenidos pasan 23 horas confinados a las celdas, sin acceso a periódicos, revistas, radios o televisión. Para conseguir dinero para financiar el grupo, los miembros del PCC exigen que los "hermanos" (los socios) paguen una tasa mensual de 50 reales, si estuvieran detenidos, y de 500, si estuvieran en libertad. El dinero es usado para comprar armas y drogas, además de financiar acciones de rescate de presos conectados al grupo. Para hacerse miembro del PCC, el criminal necesita ser "bautizado", o sea, presentado por un otro que ya forme parte de la organización y cumplir un estatuto de 16 ítems, redactado por los fundadores. Por el debilitamiento del Comando Vermelho de Río de Janeiro, que ha perdido varios puntos de venta de droga en el Río, el PCC aprovechó para ganar campo comercialmente y llegar a la actual posición de mayor facción criminal del país.

El Estatuto del PCC es una lista de principios de la organización criminal Primer Comando Capital (más conocida por PCC). El ítem 7 del documento dice que los miembros "estructurados" y libres deben contribuir con los demás miembros reclusos bajo la pena de "que sean condenados a la muerte, sin perdón".El estatuto predica "lealtad, respeto y solidaridad" a los miembros del grupo. Predica también una lucha por la "libertad, justicia y paz" y clama mejores condiciones en el sistema penitenciario brasileño (con foco en el Estado de São Paulo), alegando que los presos sufren torturas y actos inhumanos

El poder tras las rejas

La ola de violencia en São Paulo ha puesto en evidencia la precariedad de los presidios brasileños y la magnitud de las mafias que operan desde dentro

22/05/06
Marcola”tiene nariz de gánster.Mirada afilada. Un lenguaje conciso que desconcierta y embauca. Pero su jerga no tiene nada que ver con la de los presos de las cárceles brasileñas. Williams Herbas Camacho, conocido como Marcola o Playboy, el cerebro de la ola de violencia que puso en jaque São Paulo la semana pasada, recomienda siempre dos lecturas: El arte de la guerra (escrito hace más de 2.500 años por el filósofo chino Sun Tzu) y La divina comedia, de Dante Alighieri. Quizá por eso, porque conoce al enemigo (una de las máxima de Sun Tzu) y el descenso a los infiernos dantianos, Marcola es el reo más temido de América Latina, capaz de poner en jaque al Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva.

Su bomba de relojería tiene una forma inocente: un teléfono móvil. Basta apretar ocho números para transformar la tierra en el infierno. São Paulo en Bagdad. Ocho números. 281 actos terroristas. 148 muertos. Más de 80 motines carcelarios. 82 autobuses quemados. 17 ataques a bancos. 54 comisarías asaltadas. Pánico generalizado. Y fuertes caídas en la Bovespa, la mayor Bolsa de Valores de Suramérica.

Cuando Marcola, el líder del Primer Comando de la Capital (PCC), fue llevado ante Godofredo Bittencourt, comisario del Departamento de Investigación del Crimen Organizado, para que parase la ola de atentados, fue claro y conciso: “No puedo.Ahora ya di la orden”.

Sindicato del crimen. El PCC lo fundaron en agosto de 1993 ocho presos del Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubaté, cerca de São Paulo, donde eran trasladados los reos más rebeldes. Existe otra versión políticamente incorrecta: nació después de la matanza de Carandirú, en 1992, en la que la Policía asesinó indiscriminadamente a 111 presos. Los supervivientes fundaron el comando para clamar venganza y reivindicar mejores condiciones en los centros penitenciarios.

Desde entonces, el PCC, también conocido como el Partido del Crimen o como el 15.3.3 (por la posición de las letras en el alfabeto), se ha erigido como un auténtico poder paralelo en el Estado de São Paulo. Apoyado por las FARC y por otros grupos internacionales, el PCC construyó a lo largo de años una red operativa poderosísima. Cuentan con entre 5.000 y 8.000 miembros. Dentro y fuera de las prisiones. Trabajan conjuntamente con cerca de 1.800 guardias y policías corruptos. Trafican con drogas y armas. Y cuentan con una fortuna de unos 40 millones de euros (según calculó el diario O Globo). Su jerarquía es casi indescifrable. Sus células están descentralizadas. Guaracy Mignardi, ex inspector de Policía de São Paulo y asesor de las Naciones Unidas en temas de criminalidad, asegura con vehemencia que “es casi imposible desmantelar al PCC porque no hay comando central para destruir. Si el cabecilla muere, alguien asume el cargo”.

Mafia estructurada. “Organizaciones como el PCC ya edifican estructuras para la formación de un Estado mafioso”, asegura el profesor de Derecho Penal Walter Maierovitch, presidente del Instituto Brasileño Giovanni Falcone. El PCC y otras facciones criminales que operan en las prisiones brasileñas podrían considerarse prácticamente organizaciones mafiosas. “Los cárteles están apenas unos pasos al frente. Brasil está en un nivel intermedio, no sólo hablando del PCC, sólo hay que mirar el control que algunas organizaciones ejercen en Río de Janeiro”, aseguró al diario Folha de São Paulo el estadounidense William Perry, ex director del Consejo de Seguridad para Asuntos Sociales de América Latina en el Gobierno Reagan.

Al igual que Totó Riina y Bernardo Provenzano (detenido en abril) llegaron a controlar parte del poder político y ordenaron las ejecuciones de jueces en Italia, el PCC comienza a eliminar a autoridades, como el juez de Presidente Prudente, (una ciudad del Estado de São Paulo), Antônio Machado Dias, asesinado por el comando en una emboscada en 2003.

Comandos. El PCC no está solo. Es el comando mejor organizado de Brasil. Tiene 100.000 simpatizantes en los presidios. Y son auténticos ídolos en los barrios marginales. Pero no son los únicos. Dentro de las cárceles de São Paulo existen al menos doce comandos, según datos de la Pastoral Carcelaria de la Iglesia Católica.

En São Paulo tienen especial fuerza el Comando Revolucionario Brasileño del Crimen, los Amigos de los Amigos y la Secta Satánica. Su control dentro de las prisiones es absoluto. Dominan hasta los atestados de buen comportamiento que emiten los funcionarios.“Para entrar a un patio y conversar con un preso tenemos que pedir autorización al jefe del comando”, asegura Valdir Joao, coordinador de la pastoral carcelaria de la Iglesia Católica. El control de los soldados del exterior, además, es minucioso. Los miembros del PCC aportan una cantidad fija al mes (50 reales los presos, 500 los libres), una especie de seguro del crimen que garantiza protección y hasta quizás el rescate de algún presidio. Los que no consiguen la cantidad pasan a ser conocidos como benladens (hombres-bomba dispuestos a todo) y los obligan a realizar acciones especiales como el secuestro de algún funcionario de prisiones (van 420 secuestros este año).

Pero la clave del poder de los comandos está en el punto 16 del estatuto del PCC: “En coalición con el Comando Vermelho de Río de Janeiro vamos a revolucionar el país dentro de las prisiones”. Río de Janeiro y São Paulo íntimamente unidos por las acciones criminales.

El Comando Vermelho fue el primero. Surgió en 1969 en el presidio de Ilha Grande (litoral de Río de Janeiro) para mejorar la situación de los presos. Nació con el lema de “Paz, Justicia y Libertad”. Sus miembros, entrenados por milicianos de izquierda, aprendieron estrategias de guerrilla. Financiaban fugas. Pero en cuanto se estableció fuera de las prisiones pasó a dedicarse casi exclusivamente al tráfico de drogas. Nacieron nuevas escisiones (Tercer Comando, Tercer Comando Puro, Amigos de los Amigos).Nuevos grupos (Primer Comando de la Capital). Estalló la guerra. Y se consolidó su poder político y social. La antropóloga Alba Zaluar, una de las especialistas más importantes sobre violencia y grupos criminales, asegura que los comandos incluso “financian a los políticos durante los periodos preelectorales”.

Saturación. Aunque los comandos tienen ciertos ideales de justicia, el motivo crucial de su nacimiento fueron las pésimas condiciones de las cárceles. De hecho, la principal reivindicación de la revuelta del PCC que asoló São Paulo fue aparentemente pueril. Exigía (además de que no se dispersasen a 765 de sus miembros) 60 televisores nuevos para ver el Mundial de fútbol, el cambio de color en sus trajes y libertad para visitas íntimas en las cárceles. La situación de las cárceles brasileñas es absolutamente decadente. Sólo el Estado de São Paulo tiene una población reclusa de 124.446 para una capacidad de 95.645.

La guerra entre el PCC y el Gobierno de São Paulo acabó tal como comenzó. Con ocho números. Una llamada de teléfono. Marcola, en una entrevista desde su teléfono móvil, transmitió a un periodista un mensaje clave: “Los ataques fueron parados. Estamos preparados para mucho más”.


Marcos Willians Herbas Camacho

De Wikipedia, la enciclopedia libre


Saltar a navegación, búsqueda

Marcos Willians Herbas Camacho, "Marcola", nació en 1968 y es el líder de la organización criminal Primeiro Comando da Capital. Actualmente, está preso en una cárcel en el estado de São Paulo.

Nascido en Osasco, en São Paulo, hijo de un boliviano y una brasileña, Marcos Willians Herbas Camacho comenzó su carrera criminal a los nueve años de edad, como carterista en la Baixada do Glicério, en el centro de São Paulo.

Al cumplir 35 años, Marcola ya había pasado la mitad de su vida en la cárcel. Allí, finalizó la enseñanza básica y asegura haber leído más de tres mil libros.

Demuestra una cultura amplia al hablar y utiliza lo que aprendió en sus lecturas para convencer a sus colegas.

[editar] Ataques


Por su decisión, el 12 de mayo de 2006, se inició la mayor ola de violencia en la historia reciente del estado de São Paulo con un resultado de, por lo menos, cuarenta y cinco muertos: veintitrés agentes de la policía militar, siete policías civiles, tres guardias municipales, ocho agentes penitenciarios y cuatro civiles. Como respuesta, la policía mató a ciento siete personas consideradas sospechosas de participar en los ataques.

También por decisión de Marcola, después de una supuesta negociación con el gobierno del estado de São Paulo, las rebeliones en las cárceles del país y los ataques a las dependencias policiales finalizaron. En otras dos olas de ataques en los meses de julio y agosto de 2006, oficinas bancarias, tiendas y buses fueron incendiados.


[editar] Alejandro Camacho


Marcola tiene un hermano, Alejandro Juvenal Herbas Camacho Júnior, de 34 años. Fue detenido por el Departamento de Investigações sobre Narcóticos (DENARC), de São Paulo, el 25 de abril de 2006. Camacho Júnior, conocido como Júnior, fue uno de los protagonistas de la espectacular fuga del Complexo do Carandiru, el 26 de noviembre de 2001, al escapar de la prisión con más 101 presos a través de un túnel. Desde entonces, él era el líder del PCC más buscado por la Polícia Federal de Brasil.

[editar] Declaraciones


Fue convocado a declarar frente a la CPI de los bingos (una comisión parlamentaria que investigó un escándalo político en el gobierno del presidente Luis Inácio da Silva, Lula) donde se pudo constatar su inteligencia. Con gran habilidad al hablar, dejó en jaque en varias ocasiones a los diputados que le interrogaban.

También dijo que el hecho de que le indicaran como líder del PCC era una exageración y manipulación del gobierno del estado de São Paulo para hacer ver que los líderes de la facción estaban presos.

En agosto de 2006, Marcola volvió a negar ser líder de la facción criminal durante el interrogatorio sobre la muerte del bombero João Alberto da Costa, ocurrida durante la ola de ataques a las fuerzas de la seguridad pública en mayo de 2006. Marcola ha sido denunciado a la justicia por el asesinato del bombero y por la muerte del guardiacárceles Elias Pereira Dantas.

Marcola y Alejandro son hermanos de Gabriel Herbas Camacho, diputado del MAS en Bolivia, partido del actual presidente Evo Morales

18 mayo entrevista desmentida

Si no atacábamos, no íbamos a ser escuchados”, dijo el jefe del grupo narco que sembró el terror en San Pablo

Marcos Camacho, alias “Marcola” aseguró en una entrevista realizada por la televisión brasileña que su organización es la responsable de los atentados que dejaron más de 115 muertos. Las autoridades carcelarias dijeron que el líder del Primer Comando Capital está aislado y desafiaron al canal a probar la autenticidad de la grabación

“Si no atacábamos, no íbamos a ser escuchados”. La frase pertenece a un hombre identificado como Marcos Camacho, el jefe del Primer Comando Capital, más conocido por "Marcola". El “cerebro” de la organización de narcos habló por primera vez con la prensa luego de cuatro días de terror y violencia que dejó más de 115 muertos. En declaraciones por teléfono celular al canal de televisión TV Bandeirantes y publicado hoy por el diario O Globo, aseguró que su organización es la responsable de los atentados a comisarías, patrullas, autobuses y bancos que tiene en vilo a San Pablo.

Las rebeliones carcelarias, que llegaron a sumar 77 en todo el estado de San Pablo, fueron uno de los elemento de "presión" utilizado por los del PCC para demostrar su poder militar y "político", en una guerra que estalló por el traslado de 765 presos. Según Marcola, varios de los derechos que tenían, fueron removidos arbitrariamente. "Si hubiésemos sido oídos y atendidos dentro de la Constitución y dentro de la ley, nada de eso hubiera ocurrido", explicó.

En la entrevista, Marcola dijo que los ataques fueron lanzados para defender los derechos de los presos porque "los medios legales" estaban agotados. "Procuramos la forma de resolver la situación pero ellos (las autoridades) no están queriendo, están actuando de forma virtual, declarando la guerra, y están olvidando que están dejando a la sociedad en el medio", afirmó.

La decisión de comenzar con los ataques armados en la ciudad más grande de Sudamérica no la tomó en soledad. Fue largamente analizada con otros cabecillas de grupos narcos. "Lo determinamos el mismo viernes, fue una decisión en conjunto pero primero intentamos destrabar el conflicto por la vía legal". La fecha elegida: viernes 12 por la noche. Al atardecer, el infierno ya se había instalado en San Pablo. Ese mismo día la prensa se hacía eco de la ola de sangre y fuego.

Cuando se le preguntó si el PCC realizó los ataques al subte y a micros, el jefe narco respondió categórico: "lo que se vio, es lo que se hizo".

Marcola dijo que los ataques tuvieron como único objetivo lograr que se cumplan las demandas. "Si la gente no atacaba, nosotros no íbamos a ser escuchados". Marcola se refiere al ejército de más de 500 hombres que se enfrentó con la policía militar en una guerra declarada.

El PCC fue creado en agosto de 1993, y consiguió superar a los principales carteles de Río. Surgió en la cárcel Casa de Custodia de Taubate, a 130 kilómetros de San Pablo. Su nacimiento se debió, según sus miembros, a la necesidad de "combatir la opresión dentro del sistema presidiario". Había entonces un hecho que justificaba la declaración: la muerte de 111 presos, el 2 de octubre de 1992, en la cárcel de Carandirú.



"Las familias de prisioneros y también inocentes están muriendo. ¿Cuál es nuestra arma? Llamar la atención", resume Marcola. Sobre la escalada de violencia afirmó que "no va a haber ningún próximo paso. Queremos retomar la calma. Yo quiero respeto, dignidad y humanidad", concluyó.

La secretaría de administración de cárceles de San Pablo dijo que Camacho está preso y aislado y desafió al canal "probar la autenticidad de la grabación".


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje