Página principal

Mapa socio-pastoral de américa latina y el caribe


Descargar 96.35 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño96.35 Kb.
OBSERVATORIO PASTORAL DEL CELAM

MAPA SOCIO-PASTORAL DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE




  1. ALGUNOS ASPECTOS GENERALES

1. DATOS GENERALES





Nombre oficial del país

República del Paraguay

Capital

Asunción

Área (km2)

406.752 km2

Límites:

Norte y noroeste con Bolivia, sur y suroeste con Argentina y al este con Brasil.

Población

6.608.137 habitantes (estimado 2010)

Población urbana: 58,44%

Población rural: 41.56%

Población indígena: 1.7% (88.529 habitantes - 2000)

Población afroamericana: no disponible


Densidad de población (km2)

16,25 hab. x km2

Crecimiento natural de la población

2,64%

Envejecimiento de la población

Índice de envejecimiento: 14,91 (2005)

Porcentaje de población mayor de 60 años: 5,58% (2005)



Las cinco ciudades más pobladas

Asunción , Ciudad del Este, Encarnación, Pedro Juan Caballero, Caaguazú.

Idioma oficial

Español y Guaraní

Moneda

Guaraní (PY)

Producto Interno Bruto PIB (nominal)

USD 38.500 millones (2009) Puesto 78

PIB por habitante

USD 6.525

PIB (PPA) Paridad de Poder Adquisitivo

USD 73.333 millones (2009)

PIB por habitante (PPA)

USD 12.429

Alfabetismo

94,6% en el 2007

Forma de gobierno

República presidencialista

Presidente actual

Fernando A. Lugo Méndez (2008 – 2013)

Índice de Desarrollo Humano

0,761 (101 en 2007) Nivel medio

Esperanza de vida al nacer

Total 71,7 años (2007)

Femenina 73,4 años

Masculina 69,2 años


Migración Internacional

Total de inmigrantes 161.300 (2010)

Tasa de crecimiento anual 2,7% (1960 – 2005)

Tasa de emigración 6,9% (2000 – 2002)

Tasa de migración 26.4 (1990 – 2005)



Religiones

Católicos 89,6%

Evangélicos 6,2%

Otros cristianos 1,1%

Indígenas 0,6%



No cristianas 0,3%


2. ORGANIZACIÓN TERRITORIAL
El territorio nacional está organizado en 17 departamentos y la Capital, Asunción. Los departamentos se dividen en Distritos y estos en Compañías y Municipios.





Departamento

Capital

Extensión Km2

1

Concepción

Concepción

18.200

2

San Pedro

San Pedro

20.020

3

Cordillera

Caacupé

5.200

4

Guairá

Villarica

4.160

5

Caaguazú

Coronel Oviedo

14.560

6

Caazapá

Caazapá

9.620

7

Itapúa

Encarnación

16.640

8

Misiones

San Juan Bautista

9.620

9

Paraguarí

Paraguarí

8.840

10

Alto Paraná

Ciudad del Este

15.080

11

Central

Areguá

2.860

12

Ñeembucú

Pilar

14.040

13

Amambay

Pedro Juan Caballero

13.000

14

Canindeyú

Salto de Guairá

14.820

15

Alto Paraguay

Fuerte Olimpo

82.420

16

Presidente Hayes

Villa Hayes

73.060

17

Boquerón

Filadelfia

91.780

La extensión de Asunción es de 260 km2, con una población de 623.246 habitantes.


3. SITUACIÓN SOCIO-ECONÓMICA
La economía paraguaya depende esencialmente de la agricultura, practicada por cerca del 50% de la población. Las tierras más fértiles y cultivables se ubican en la región oriental del país, mientras que las tierras extensas y secas del Chaco permiten más bien una ganadería extensiva. La soja figura como uno de los principales productos, junto al maíz, la mandioca, la caña de azúcar, los plátanos, el algodón, y en menores cantidades, el arroz, el café, el tabaco y la yerba mate.
Un dato relevante sobre Paraguay es que ocupa el séptimo lugar a nivel mundial entre los países productores que emplean materiales genéticamente modificados. El orden es el siguiente: EE.UU, Brasil, Argentina, India, Canadá, China y Paraguay. Se estima que 2,2 millones de hectáreas de soja son de origen transgénico.
Paraguay se prepara para la zafra sojera más grande de su historia con 7,2 millones de toneladas y que superará las 10 millones de toneladas de productos agrícolas a ser comercializadas en el mercado.” (U.H., Opinión, 28/02/10, p.26)
La actividad ganadera se desarrolla principalmente en la región de la sabana del Gran Chaco, al oeste del país. Las condiciones para el desarrollo de la ganadería en Paraguay no resultan demasiado favorables debido, por una parte, a un clima excesivamente caluroso en verano y, por otra, a unos pastos algo más duros que los de las pampas de los países vecinos.
La ganadería representa el 7,8% del producto interno bruto paraguayo, siendo el ganado vacuno el más importante, con 9,7 millones de cabezas, cifra que se mantiene casi estable desde 1992 con ligeras variaciones anuales.
Paraguay es un país pobre en recursos minerales. Existen algunos yacimientos de hierro, manganeso, cobre, cal, sal y caolín. La región del Chaco posee depósitos de petróleo, pero este hidrocarburo igualmente debe ser importado de otros países.1
La industria alimenticia, sobre todo de las bebidas y los panificados, es responsable de más de la mitad de la producción del sector industrial. Pequeñas manufacturas en las ciudades paraguayas producen artículos de cerámica, utensilios y artículos de cuero.
Durante los últimos años, las industrias farmacéuticas y el ensamblaje de biciclos han registrado importantes tasas de crecimiento. El Régimen de Maquila, que permite la realización de procesos productivos para industrias extranjeras a bajo costo permitió la implementación de nuevas industrias, así en la curtiduría, procesamiento de maderas, y el sector textil.
4. SITUACIÓN SOCIO-POLÍTICA
La República del Paraguay, en la Constitución de 1992, se constituye en Estado social de derecho, unitario, indivisible, y descentralizado. Tiene un gobierno fundado en la democracia representativa, participativa y pluralista, con base en el reconocimiento de la dignidad humana.

    El período de gobierno del Presidente es de cinco años sin posibilidad de reelección. En la actualidad funcionan varios partidos políticos y con diversas tendencias. Entre ellos se destacan: Partido Colorado de Paraguay o Asociación Nacional Republicana – ANR, Partido Liberal Radical Auténtico – PLRA, Partido Patria Querida – PPQ, Partido Revolucionario Febrerista – PRF.


El voto es universal, libre, directo, igual, secreto, personal e intransferible. El ejercicio del sufragio constituye una obligación para todos los ciudadanos habilitados.


La Constitución Nacional declara que, además de representativa, adopta para su gobierno la democracia participativa. Sin embargo, los artículos referentes a los mecanismos de participación son bastante restrictivos. Las dos figuras constitucionales relacionadas directamente con la participación están establecidas en los artículos 121 y 123 y son: el referéndum legislativo y la iniciativa popular. El referéndum puede ser o no vinculante y será decidido por ley. En el artículo 122, la Constitución dice que “las elecciones nacionales, departamentales y municipales” no podrán ser materia de referéndum, entre otros asuntos.
La calidad y la profundización de la democracia y de sus beneficios para la sociedad, pasan en gran medida por el Congreso Nacional, donde actualmente la oposición al Gobierno del Presidente Fernando Lugo tiene mayoría.
Por ello, mientras no se cambie la composición y la correlación de fuerzas en el Congreso, cualquier iniciativa para profundizar los mecanismos democráticos de participación encontrará en el Poder Legislativo su principal barrera. Los políticos no quieren ni pueden atentar contra sus intereses y, en última instancia, incluso contra su propia supervivencia.
La situación política actual
En el 2008 (20 de abril) en unas elecciones históricas, el Partido Colorado, que había gobernado durante más de sesenta años, perdió el poder. El ex-obispo Fernando Lugo, quien lideró una coalición de diversos movimientos políticos, juró como presidente de la República el 15 de agosto de 2008.
La situación política está marcada por la frágil gobernabilidad que tiene el Presidente Lugo en su relación con el Congreso y con los Partidos Políticos con representación parlamentaria, incluyendo una parte del Partido Liberal Radical Auténtico – PLRA, que responde a la línea del Vicepresidente Federico Franco.
Los estamentos políticos que hoy están en la oposición, Partido Colorado y Partido Unace, así como parte del PLRA “contestatario”, están empeñados en debilitar y desestabilizar al Gobierno. Otro dato que alienta la posibilidad de cambios políticos en el país es que, para el 2013, se habrán incorporado como electores una legión de jóvenes que no tienen ninguna vinculación con los partidos políticos tradicionales ni con su manera de hacer política.
Dependerá en gran medida de la capacidad de generar propuestas creíbles, proyectos concretos, planes realizables, y un discurso adecuado al nuevo electorado para plasmar en realidad un cambio profundo en la correlación de fuerzas políticas en el país, que le de más transparencia a los procesos democráticos, evitando el clientelismo, las prebendas y el oportunismo político.

Conflictos internos

Tal vez, el conflicto social más antiguo y urgente es la distribución de la tierra; y la explotación de la misma por las grandes compañías sojeras. Esto es motivo de fuertes controversias entre campesinos y latifundistas; éstos últimos poseen el 60% de las tierras cultivables. Un ejemplo de esto es el conflicto de Puerto Casado, que se remonta a 1890, época en que el gobierno paraguayo vendió al empresario argentino Carlos Casado, 5,5 millones de hectáreas, el 23% del árido Chaco Boreal, que viene a ser el 14% del territorio paraguayo. En 2002 la secta del coreano Moon compró más de 600.000 hectáreas de Puerto Casado, incluyendo la población.


Otro conflicto, que está adquiriendo mayor preponderancia cada día, es la actuación del autodenominado “Ejército del Pueblo Paraguayo” (EPP), grupo armado por fuera de la ley. En América Latina y El Caribe subsisten todavía Sendero Luminoso de Perú, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional de Chiapas, México. El EPP es un grupo armado relativamente pequeño (un centenar de personas), al cual se lo acusa ya de múltiples secuestros y asesinatos.

Conflictos internacionales

Con Brasil, Paraguay tiene pendiente la renegociación del Tratado de Itaipú, firmado en 1973, entre dos gobiernos dictatoriales, sin tener en cuenta, según algunos expertos, el pacto de la Convención de Viena (1963) que regula los tratados internacionales.


Con Argentina también tiene pendiente renegociar la entrega de energía eléctrica, producto de la presa Yacyretá, situada sobre el río Paraná, que no genera recursos para Paraguay, lo cual es un motivo de malestar social y político.
Entre Paraguay y Bolivia existía un histórico conflicto por el control del Chaco Boreal, cruzado por el río Paraguay, el cual es estratégico para los dos únicos países suramericanos que no tienen salida al mar. Este conflicto se solucionó en abril de 2009, cuando se entregó a los presidentes de los dos países la “Memoria Final de la demarcación del límite internacional entre Bolivia y Paraguay”. Los países que actuaron como garantes fueron Argentina, que presidió el grupo, Brasil, Chile, Estados Unidos, Perú y Uruguay. Una comisión mixta elaboró el documento final que delimitó la frontera en cumplimiento del “Tratado de Paz, Amistad y Límites” y del Laudo Arbitral, que datan de 1938. La denominada “Guerra del Chaco” se había producido en los años 1932-1935, en la cual murieron más de 100.000 hombres.

5. SITUACIÓN SOCIAL
En Paraguay existen 496 comunidades o aldeas habitadas por 19 pueblos indígenas distribuidas en trece departamentos y en la capital del país. Hay un total de 84.061 indígenas, agrupadas en cinco familias lingüísticas. (Censo indígena 2002)
La mayoría de la población habla tanto el guaraní como el español, lenguas oficiales en el país. El guaraní es más utilizado como lengua doméstica y el español en la vida comercial y en la educación.
En Paraguay, la desigualdad social es muy marcada. En el 2001, el 20% más pobre de los hogares accedía a apenas al 3% del ingreso total de hogares mientras que el 20% más rico se apropiaba del 60%. La situación tiende más a empeorar.
Según estimaciones hechas conforme a nuevos indicadores, la pobreza alcanza al 60 por ciento de la población del Paraguay, de los cuales un 40 por ciento está en la pobreza extrema. Hay que enfatizar que se aplicaron nuevos indicadores.
En cuanto a la búsqueda de una justa redistribución de la riqueza, ésta tropieza permanentemente con la posición de la mayoría del Congreso Nacional, que recorta los gastos sociales y pospone la aplicación del Impuesto a la Renta Personal, con lo que se priva al Estado de contar con mayores recursos por la vía de una mayor recaudación por este mecanismo, así como por el control que el mismo conlleva sobre el origen de la riqueza de los contribuyentes.
La migración del campo a la ciudad sigue en aumento con sus consecuencias sociales dramáticas de falta de empleo, así como la falta de infraestructura en términos de vivienda y sanidad, que lleva a una pauperización creciente en lo cinturones periféricos de Asunción y de las ciudades del área metropolitana, así como de las principales capitales departamentales. Esto, en gran medida, contribuye en los niveles de inseguridad y en el crecimiento de las tasas de delincuencia y criminalidad en el país.
En el campo educativo ha mejorado la educación escolar básica, hasta quinto grado. El acceso a la educación de las mujeres avanza, también la alfabetización.
Se registra un cierto estancamiento en la reducción de las tasas de mortalidad infantil y de menores de cinco años, así como la mortalidad materna. Crece la incidencia del SIDA y reaparece la tuberculosis. Los programas de gobierno se esfuerzan por combatir estos males, asegurando, por ejemplo, un mayor acceso al agua potable y a los servicios de salud y mayor cubrimiento de los sistemas de disposición de excretas.
El cumplimiento de los Objetivos del Milenio, en general, parece improbable para el 2015
Medios de comunicación social
Es destacable en Paraguay la libertad de expresión y de prensa. Cuenta con siete canales de televisión privados y uno estatal que emiten desde la capital. Se calcula que el 60% de la población tiene acceso a la televisión por cable. Funcionan 33 emisoras con cubrimiento nacional y muchas otras de carácter local tanto en AM como FM e Internet, algunas de ellas transmiten en guaraní. Circulan 12 periódicos, destacándose ABC Color, Última Hora, La Nación, entre otros de nivel nacional y local.
Paraguay cuenta con cerca de un millón de usuarios de Internet y un alto índice de uso de la telefonía celular, 928 teléfonos móviles por cada 1.000 habitantes.

II. IGLESIA CATÓLICA PARAGUAYA
6. ALGUNOS HECHOS HISTÓRICOS
La evangelización se inicia en el Paraguay con la llegada al Río de la Plata de algunos clérigos y religiosos Mercedarios, integrantes de la expedición del Adelantado Pedro de Mendoza, en 1536. Al año siguiente, dichos misioneros arriban a las tierras de los Carios-Guaraní, en compañía del Capitán Juan de Salazar y Espinosa y demás conquistadores, quienes, en la festividad de la Virgen de la Asunción de 1537, fundan el Fuerte de Asunción, a orillas del río Paraguay.
Asunción fue la sede del Obispado del Río de La Plata, creada por el Papa Paulo III el 1 de julio de 1547, siendo el franciscano Juan de los Barrios su primer obispo. No obstante, la misma estuvo vacante hasta 1556. Era sufragánea del Arzobispado de Lima.
Con el arribo de fray Luis Bolaños y fray Alonso de San Buenaventura, en 1575, se inicia el adoctrinamiento sistemático de los naturales. Bolaños aprende la lengua guaraní con ayuda de los novicios guaireños fray Gabriel de Guzmán, nieto del gobernador Irala y fray Juan Bernardo, primer mártir paraguayo de quien se tiene documentación escrita. Este murió en manos de los indios en Jahapety (Caazapá), en 1592. A Bolaños se le debe la creación de la grafía guaraní, la traducción del catecismo limense a dicha lengua y la fundación de las primeras reducciones guaraníticas, a partir de 1580. Altos, Ypané, Guarambaré, Atyrá, Tobatí, Itá, Yaguarón, Caazapá, Yuty, Itatí, Baradero y tantos pueblos fundados por Bolaños, guardan hasta hoy el recuerdo de su fundador.
Los primeros jesuitas llegan al Paraguay en 1588, pero recién a comienzos del siglo XVII se establecen formalmente en Asunción. Tomás Fields, Simón Mascetta, Manuel Ortega, José Cataldino y Marcial de Lorenzana figuran entre los primeros misioneros dedicados a fundar reducciones de indios, primero en el Guairá y más tarde en las márgenes del Paraná y Uruguay. En 1609, en San Ignacio Guasú se organizó la primera misión o reducción jesuítica, que fue seguida por otras más, las cuales significaron un avance en la producción económica, la organización social de los indígenas guaraníes, al retirarlos de la Encomienda e integrarlos en una organización comunitaria que recuperó valores propios y los integró con aportes de la cultura europea.
En 1929 se crea la Provincia eclesiástica de Paraguay, con la Arquidiócesis de Asunción y las diócesis sufragáneas de Villarrica del Espíritu Santo y Concepción- Chaco. Monseñor Juan Sinforiano Bogarín fue su primer Arzobispo.
El 20 de julio de 1956 se aprobó la creación de la Conferencia Episcopal de Paraguay.
7. ORGANIZACIÓN ECLESIAL
La Iglesia Católica en Paraguay cuenta con una Arquidiócesis (Asunción), 11 Diócesis (Concepción, Villarrica, San Juan Bautista de las Misiones, Caacupé, Coronel Oviedo, San Pedro Apóstol, Carepaguá, Benjamin Aceval, Encarnación, Ciudad del Este y San Lorenzo), 2 Vicariatos Apostólicos (Chaco Paraguayo y Pilcomayo) y un Obispado Castrense.
La Conferencia Episcopal paraguaya está organizada en cuatro Áreas y 15 Coordinaciones pastorales, de la siguiente manera:


Área

Coordinación

Promoción Humana

Pastoral Social




Comunidades Eclesiales de Base




Pastoral Indígena

Familia, Vida y Cultura

Familia




Laicos




Juventud




Educación




Comunicación

Vocaciones y Ministerios

Pastoral Vocacional




Presbíteros




Diaconado Permanente

Misión y Espiritualidad

Pastoral Bíblica y Catequesis




Liturgia




Animación Misionera




Ecumenismo

Al frente de cada Coordinación está un Obispo y los equipos están conformados por delegados de las Jurisdicciones.



8. RELACIÓN IGLESIA - ESTADO
La Constitución Nacional establece que las relaciones del Estado con la Iglesia Católica se basan en la independencia, cooperación y autonomía (Art. 24). El Artículo 82 reconoce "...el protagonismo de la Iglesia Católica en la formación histórica y cultural de la Nación".
En el Mensaje que los Obispos del Paraguay dirigieron a toda la nación el 6 de agosto de 2008, con motivo del nuevo período constitucional, después de la elección de Fernando Lugo como nuevo presidente del país, afirman:
“No parece necesario destacar que la Iglesia Católica no se identifica con el nuevo Gobierno. Pero no está demás repetir que no podemos descuidar la labor pastoral para incursionar en el campo político. Quede claro, una vez más, que tanto la Iglesia como el Estado son instituciones independientes y autónomas. Cada una trabaja a favor del pueblo. Lo hacen manteniendo relaciones respetuosas y cordiales. Colaboran entre sí y mutuamente promueven el bienestar de todos los hombres que viven en este suelo patrio”.
Más adelante, los Obispos afirman: “La Iglesia mantendrá como hasta ahora una actitud crítica constructiva con respecto a la gestión del Gobierno y seguirá procurando que se escuche su voz profética de anuncio y de denuncia. En la medida de su competencia expresará sus propuestas y ofrecerá su cooperación, sobre todo en aquellos asuntos que demanden soluciones urgentes”.
La Constitución garantiza la libertad religiosa; el gobierno, por lo general, ha respetado este derecho en la práctica. La Constitución reconoce el papel histórico de la Iglesia Católica en la vida pública, y los sacerdotes católicos a menudo invitados a celebrar la Eucaristía en actos oficiales de gobierno.
Todas las organizaciones religiosas e iglesias deben registrarse en el Ministerio del Interior (Ministerio de Educación, Viceministerio de Culto.) El gobierno es laico. Existen escuelas públicas y de filiación religiosa y los padres tienen la libertad de enviar a sus hijos a la institución educativa de su preferencia sin sanción o restricción alguna. El gobierno no impone currículo religioso de ningún tipo.
Enseñanza Religiosa Escolar
En Paraguay, desde 1903, se eliminó del plan oficial de estudios la enseñanza religiosa, durante el gobierno del Partido Colorado. Actualmente, los establecimientos educativos católicos y otros de gestión privada, tienen la posibilidad de incluir en sus programas el área de Enseñanza Religiosa Escolar.
9. PRESENCIA DE LA IGLESIA EN LA SOCIEDAD
La Iglesia paraguaya tiene una larga tradición de servicio a la sociedad, desde la Colonia hasta nuestros días. En medio de las difíciles condiciones económicas y sociales, la Iglesia ha atendido campos diversos de la vida social, desde la educación y la salud hasta la atención a los más pobres y marginados. Los equipos y grupos eclesiales de trabajo, tanto del nivel nacional como local, llevan a cabo su labor con generosidad.
Este servicio socio-pastoral ha permitido que la Iglesia Católica goce de un buen nivel de aceptación y confiabilidad en la opinión paraguaya, a pesar de las dificultades surgidas por el anti-testimonio de algunos obispos, sacerdotes y laicos.
La Conferencia Episcopal se ha pronunciado en diversas ocasiones frente a los problemas y situaciones que afectan al pueblo paraguayo como la promoción y defensa de la vida y de la dignidad humana (2007), el proyecto de ley sobre la juventud (2007), la problemática de la tierra (2008), la emergencia sanitaria (2008), y ha dado a conocer sus orientaciones pastorales, que surgen de los valores del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, animando a los católicos y personas de buena voluntad, a construir una sociedad más justa, solidaria y fraterna. Ejemplo de esto es la declaración de la Conferencia en Septiembre de 2009, apoyando a los campesinos de Puerto Casado en el reclamo de sus tierras:
Recordamos, una vez más, el compromiso de la Iglesia Católica en nuestro país de acompañar al pueblo en sus necesidades y aspiraciones. No le mueve ningún interés socio político, sino las exigencias propias de su misión evangelizadora, pues el Señor Jesús vino para que los seres humanos tengan vida y la tengan en abundancia (Juan 10,10).
Sigue siendo muy actual el llamado de los Obispos del Paraguay, hecho en 1979, para “rehacer el tejido moral” y social de la nación paraguaya. Es necesario producir cambios profundos en la matriz cultural del paraguayo, por medio de la educación integral de los ciudadanos.
10. AGENTES DE PASTORAL
Un Arzobispo y 12 Obispos, incluyendo el Obispo castrense y dos Vicarios Apostólicos, junto con más de 500 sacerdotes atienden pastoralmente las comunidades católicas paraguayas. Los religiosos y religiosas están organizados en la Conferencia de Religiosos de Paraguay.
Es importante señalar el gran número de centros de culto y capillas que funcionan en el país como una expresión del deseo de atender a los fieles en lugares cercanos a su residencia, en especial en el sector rural.
Colaboran en la labor evangelizadora, en cumplimiento de su compromiso bautismal, un buen número de laicos organizados en movimientos apostólicos y comunidades eclesiales.
11. ACCIÓN PASTORAL
Las Jurisdicciones eclesiásticas adelantan su labor pastoral siguiendo las orientaciones que ha establecido la Conferencia Episcopal a partir de la consulta que realizó bajo el título “Habla, Señor, que tu Iglesia escucha”, y las directrices surgidas de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, realizada en Aparecida, Brasil, en mayo de 2007. Cada una de las Diócesis está poniendo en práctica esas Líneas generales de la acción pastoral por medio de los Planes Pastorales.
11. RELACIÓN ECLESIAL INTERNA
Las relaciones entre los Obispos, al interior de la Conferencia son de amistad, mutua ayuda y vivencia de la colegialidad. Las relaciones en las diferentes Jurisdicciones eclesiásticas entre Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos y movimientos apostólicos se caracterizan por la preocupación por prestar el mejor servicio a los fieles y atender a las múltiples necesidades espirituales y materiales, propias de una sociedad que no logra superar las limitaciones que impone la pobreza extrema y la exclusión social.
La Iglesia cuenta con una significativa presencia a través de los medios de comunicación, ya sea en la prensa escrita como revistas (Comunidad, Paraguay Misionero, Acción, Tupasy María), periódicos (Cristo Hoy, El Observador Semanal ); ya sea en las emisoras de radio: Radio María 107.3 FM. Radio Caritas 680 AM. La Voz de Vianney 87.9 FM. Radio San Roque 570 AM. 17 Radio Pa’i Puku 720 AM.
12. SANTOS PARAGUAYOS
Paraguay cuenta con tres santos mártires canonizados el mismo día por Juan Pablo II, el 16 de Mayo de 1988:
Roque González de Santa Cruz, (1576-1628), Jesuita, nacido en Asunción, fundador de varias reducciones. Murió mártir. Su fiesta se celebra en Paraguay el 15 de noviembre y en Argentina el 17 de noviembre.
Alonso Rodríguez Olmedo (1598 - 1628). Mártir jesuita español, destinado a las misiones en Paraguay.
Juan del Castillo (nacido en 1595 ). Misionero español, misionero en Paraguay, muere mártir a mano de los nativos, beatificado por Pio XI en 1934.
En la Carta que los Obispos paraguayos elaboraron con motivo del Año sacerdotal recuerdan a sacerdotes diocesanos como los Padres Julio César Duarte Ortellado, cuya causa de beatificación está en proceso, Juan Ayala Solís, Guillermo Díaz, Juan Benítez Balmaceda, Agustín Blujaki, Vicente Valenzuela, Victorino Torres Leiva y muchos otros sacerdotes religiosos, como Pedro Shaw, conocido como Pa´i Puku, que nos hablan de la "fidelidad de Cristo y de la fidelidad del sacerdote"!.
13. AÑO SACERDOTAL
Los Obispos del Paraguay dirigieron a los sacerdotes y diáconos, a los religiosos y religiosas, a los fieles laicos y personas de buena voluntad, una Carta Pastoral con ocasión del Año Sacerdotal. A partir de la realidad sacerdotal en el contexto actual de la sociedad paraguaya, los Obispos presentan la identidad y la misión del sacerdote, y definen algunos compromisos concretos.
Los compromisos del Año Sacerdotal son los siguientes:
1. Este Año Sacerdotal es para nosotros un tiempo oportuno de gracia, como un don de Dios que envuelve a la Iglesia Universal. El lema del Año Sacerdotal: "fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote" nos compromete como Obispos, Presbíteros y diáconos a llevar una vida que nos identifique más plenamente con Aquél que es la fuente y origen de nuestra vocación sacerdotal.

2. Ante los desafíos que provienen del mundo y ponen en crisis la identidad sacerdotal, reafirmamos nuestra pertenencia a Cristo y la necesidad de recurrir a la Palabra de Dios, a los sacramentos de la Penitencia, y de la Eucaristía, bien celebrada cada día.

3. Valoremos el don del sacerdocio como una excelsa elección hecha por Nuestro Señor Jesucristo. Esto nos compete como Pueblo de Dios en camino hacia el Padre. Invitamos a las comunidades cristianas que tengan la sabiduría de acompañar a sus sacerdotes con el afecto, el respeto y la estima además de las oraciones y sacrificios que deben ofrecerse por la santificación de ellos cada día.

4. Seamos coherentes con una auténtica espiritualidad sacerdotal de tal modo que nuestro pueblo se enriquezca con la fuerza de la unción sacerdotal. Nuestro estilo de vida sacerdotal nos exige templanza y sobriedad en todos los aspectos de nuestra vida diaria.

5. La dimensión misionera de nuestra vida sacerdotal supone una adhesión absoluta a la tradición de la Iglesia Apostólica, adoptando el nuevo estilo de vida inaugurado por Jesús y hecho propio por los Apóstoles. En otras palabras, seamos auténticamente misioneros de Jesucristo.

6. Vivamos en comunión, Obispos, sacerdotes, diáconos y Pueblo de Dios como signo del Reino de Dios que ha comenzado por el anuncio de la Buena Nueva que llama a una constante conversión. Cultivemos cada vez más en nuestras Iglesias Particulares la fraternidad sacerdotal entre todos nosotros y la solidaridad para con los sacerdotes necesitados.

7. Fortalezcamos la misión de la familia, Iglesia doméstica, como fuente de toda vocación sacerdotal promoviendo el testimonio de una fe viva, y la unidad entre sus miembros por medio del amor y del servicio hacia los demás.

8. Toda vocación es fruto de la oración de la familia cristiana y de la comunidad eclesial que ruega al Señor que envíe obreros a su mies. Por lo tanto, este Año Sacerdotal es un momento propicio para renovar nuestra oración personal, comunitaria y sobre todo eucarística, por las vocaciones.


9. La Misión Continental permanente que renueva con espíritu misionero a toda la Iglesia compromete especialmente a los laicos junto con los sacerdotes, diáconos y religiosos a impulsar con esperanza y ardor apostólico este gran emprendimiento eclesial para que nuestros pueblos en Jesucristo tengan vida.
14. MISIÓN CONTINENTAL
Durante la celebración de la Fiesta de la Inmaculada Concepción, bajo la advocación de la Virgen de los Milagros de Caacupé, el 8 de diciembre de 2008, se inició oficialmente la Misión Continental Permanente en la Iglesia en el Paraguay.
La Comisión Episcopal de Pastoral de la CEP ha elaborado un documento con la Propuesta de la Misión Permanente que se realizará en el Paraguay en los próximos años y que están encarnadas en las Líneas Comunes de Acción Pastoral de la CEP.
La Comisión Episcopal de Pastoral de la Conferencia Episcopal Paraguaya está conformada por un Obispo Responsable, tres Obispos Consejeros, un Pastoralista, un Biblista, un Liturgista, una Secretaria Ejecutiva. Esta Comisión se reúne periódicamente con los Vicarios Pastorales de las Diócesis y Vicariatos de la Iglesia en el Paraguay. De la misma participan también: dos representantes de la Conferencia de Religiosos del Paraguay: CONFERPAR; un representante del Diaconado Permanente; tres representantes de las Coordinaciones Nacionales de la CEP; dos representantes Laicos; y un representante de Obras Misionales Pontificias.
La Comisión Episcopal de Pastoral anima y acompaña la Misión a través de las reuniones con los Vicarios Pastorales de las Diócesis / Vicariatos y elabora los materiales guía para el desarrollo de la Misión, en comunión y participación. El desarrollo de la Misión y el modo específico de llevar adelante, corresponde a cada Iglesia Particular
Se han previsto, en el Itinerario de la Misión, tres etapas básicas: la primera de sensibilización y concientización, a partir del 08-Dic-2008; la segunda dedicada a la Misión sectorial y territorial, que se inició con el Adviento de 2009 y concluye el 08-Dic-11, con una clausura solemne en el Santuario de Nuestra Señora de Caacupé. La tercera etapa se inicia ese mismo 8 de diciembre de 2011 con una declaratoria del carácter permanente de la Misión en todo el país.
Se han elaborado diversos subsidios: Tríptico explicando la Misión, su desarrollo y etapas; Icono de la Misión Continental Permanente en el Paraguay, con la imagen de la Virgen de los Milagros de Caacupé y del 1er. Santo Paraguayo: San Roque González de Santa Cruz; Orientaciones para la Misión Continental Permanente en el Paraguay; Catequesis sobre el Sacramento de la Reconciliación y Catequesis, con sus correspondientes Guiones litúrgicos; Guía para la formación integral, kerigmática y permanente y perfil del discípulo misionero; Significado del Icono de la Misión Continental Permanente en el Paraguay; Guión sobre la Conversión Pastoral; Guía para el desarrollo de la Misión.
15. BICENTENARIO
Paraguay se prepara para celebrar el Bicentenario de su independencia el 14 de mayo de 2011.
El clero paraguayo estuvo muy vinculado en los procesos independentistas, consiguiendo también la colaboración de un sector de los sacerdotes españoles que ejercían su ministerio en esas tierras.
Tal vez, el presbítero más representativo fue el Padre Francisco Javier Bogarín, nacido en Carapegúa. Pero también debemos registrar nombres ilustres como el Canónigo José Agustín Molas, El Vicario General José Baltazar de Casafus, el Cura Rector de la Catedral José Hipólito Quintana, el Dr. Juan Antonio Riveros, el Dr. Juan Bautista de Quin Valdovinos, el canónigo Dr. Bartolomé José de Amarilla, el Licenciado Francisco Antonio Laguardia, Fray Fernando Caballero y, en general, todo el clero de la provincia. En total, fueron 15 los presbíteros y cinco los frailes que tomaron asiento en el Congreso del 17 Junio de 1811 y dieron su voto afirmativo a las proposiciones del Canónigo Molas. El mismo obispo titular Fray Pedro García de Panes, español, tomó parte activa en el proceso revolucionario intercediendo para que no se derramara inútilmente sangre de hermanos.


1 http://es.wikipedia.org





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje