Página principal

Manual de liderazgo


Descargar 416.01 Kb.
Página9/10
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño416.01 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

En el nivel de preparación P1, los segui­dores necesitan instrucciones claras y específicas. La palabra que describe este estilo de liderazgo es “Dirigir”, es decir, su énfasis esta dado en decir qué hacer, dónde y cómo. El estilo es apropiado cuando el seguidor o grupo tiene poca capacidad o disposición y necesita dirección. Otros términos para identificar este estilo son: “comunicar”, “guiar” o “estructurar” (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998). Estos Autores recomiendan que las conductas específicas, apropiadas del líder enfrentado con un nivel de preparación P1 (Incapaz e indispuesto), son:




  • Destacar directamente hechos concretos.

  • Reforzar los pequeños avances.

  • Considerar las consecuencias de la falta de rendimiento.

  • Verificar los estados emocionales.

Alternativamente, con un nivel de preparación P1 (Incapaz e inseguro), el líder deberá exhibir las siguientes conductas específicas:




  • Dar la información acerca de las tareas en cantidades asimilables.

  • No abrumar al seguidor.

  • Reducir el miedo a los errores.

  • Ayudar paso a paso.

  • Concentrarse en la enseñanza.

En el nivel de preparación P2 se necesita un comportamiento de alta tarea y alta relación. El comportamiento de alta tarea compensa la falta de habilidad de los seguidores, y el comportamiento de alta relación procura que los seguidores “compren” psico­lógicamente los deseos del líder, promoviendo una mayor motivación y compromiso. Este estilo, denominado “Convencer”, es aplicado para individuos o grupos aún inestables pero que se esfuerzan, o que están dispuestos o se sienten confiados (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).


El estilo “Convencer” se distingue del estilo "Dirigir" en que el líder no sólo ofrece los lineamientos, sino también la oportunidad de dialogar y aclarar para que el individuo adquiera psicológica­mente lo que el líder quiere. El seguidor puede hacer preguntas y pedir aclaraciones, aunque el líder ya haya dado los lineamientos (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).
Las conductas específicas del líder, adecuadas para el nivel de preparación P2 (incapaz pero dispuesto o bien incapaz pero confiado), son:


  • Trata de convencer por la persuasión

  • Verifica que se entienda la tarea

  • Estimula las preguntas

  • Discute los detalles

  • Explora habilidades relacionadas. Explica "por qué"

  • Da al seguidor pasos secuenciales (no lo apresura)

  • ­Insiste en el "cómo hacerlo"

El nivel de preparación P3 es el del grupo o individuo que acaba de ad­quirir una capacidad y no ha tenido la oportunidad de ganar confian­za al llevarla a la práctica por sí mismo. El nivel de preparación 3 también es el de quien es capaz y es­taba bien dispuesto, pero que por alguna razón ha perdido motivación (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998). En cualquier caso, el comportamiento apropiado consiste en mu­cho diálogo y apoyo, pero pocos lineamientos, pues como el grupo o el individuo ya ha mostrado que es capaz de desempeñar la tarea, no es necesario insistir en qué hacer, dónde o cómo. Una conducta facilitadora, de diálogo y respaldo, será la más conveniente para resolver el problema o paliar la aprensión (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).


En este estilo, denominado “Participar”, la principal función del líder es alentar y comunicar. Otros términos para este estilo de liderazgo son “colaborar”, “facili­tar” y “comprometer”; todos implican un comportamiento de relaciones altas y de tarea baja.
La conducta específica del líder, apropiada para el nivel de preparación P3 (capaz pero indispuesto), consiste en:


  • Compartir la responsabilidad de la toma de decisiones

  • Satisfacer la “necesidad de saber” del seguidor

  • Concentrarse en los resultados

  • Hacer participar al seguidor en las consecuencias de la tarea para au­mentar su compromiso y motivación

Y para el nivel de preparación P3 (capaz pero inseguro):



Finalmente, el nivel de preparación P4 ocurre cuando el grupo o el individuo es ca­paz y está dispuesto o se siente confiado. Ha tenido suficientes oportunidades para practicar y se siente cómodo sin que el líder dé ins­trucciones (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).


Es innecesario brindar direcciones acerca de dónde, qué, cuándo o cómo, porque los seguidores ya poseen la capacidad. Del mismo mo­do, no hace falta un comportamiento de respaldo y aliento por enci­ma del promedio cuando el grupo tiene confianza y está comprometi­do y motivado (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).
Este estilo se llama “Delegar”, y hay otros términos que se le apli­can como “separar”, “observar” y “vigilar” (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).
Las conductas específicas del líder, apropiadas para el nivel de preparación P4 (capaz y dispuesto o confiado), consisten en:

  • Escuchar las novedades.

  • Evitar las cargas excesivas.

  • Fomentar la autonomía.

  • Practicar una administración general al margen; observar.

  • Reforzar la comunicación con los seguidores.

  • Ofrecer apoyo y recursos.

  • Delegar actividades.

  • Fomentar la libertad para correr riesgos.

Estilos de liderazgo apropiados


Los estilos de liderazgo apropiados para los cuatro niveles de pre­paración (escasa (P1), de escasa a moderada (P2), de moderada a elevada (P3) y elevada (P4)), son Dirigir (L1), Convencer (L2), Participar (L3) y Delegar (L4), respectivamente. En la figura 3.15 se muestran estas combinaciones:

Figura 3.15: Eficacia directiva


En el Liderazgo Situacional, es el seguidor el que determina cuál es el comportamiento apropiado del líder. De acuerdo con su propia conducta, el seguidor recibe el trato que desea. El proceder del seguidor determina el líder (Hersey, Blanchard y Johnson, 1998).
Finalmente, en la figura 3.16 se presenta una visión de conjunto del Modelo de Liderazgo Situacional que viene a sintetizar la exposición del modelo efectuada hasta aquí. Esta referencia permite entonces (1) facilitar el diagnóstico del nivel de preparación de los seguidores; (2) posibilitar la adaptación del directivo al elegir los estilos de liderazgo de mayor probabilidad, y (3) posibilitar una comunicación de manera eficaz para influir en el comportamiento de los demás.
Figura 3.16: Síntesis del Modelo Tridimensional de la Eficacia del Líder



ESTILOS DE DECISIÓN

1

El líder toma las decisiones


2

El líder toma las decisiones después de dialogar o explicar



3

El líder y el seguidor toman las decisiones o lo hace éste con respaldo de aquel.



4

El seguidor toma las decisiones



CONDUCTA DEL LÍDER

1

Da instrucciones específicas y supervisa



2

Explica las decisiones y permite aclararlas


3

Comparte ideas y facilita la toma de decisiones


4

Cede la responsabilidad de las decisiones y su implantación





PREPARACIÓN DEL SEGUIDOR








ELEVADA
MODERADA

ESCASA






P4

P3

P2

P1






Capaz y dispuesto o confiado

Capaz pero indispuesto o inseguro

Incapaz pero dispuesto o confiado

Incapaz e indispuesto o inseguro







DIRIGIDO POR EL SEGUIDOR

DIRIGIDO POR

EL LÍDER



1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje