Página principal

Lunes, 23 de mayo mes de maríA, el valor de las mujeres


Descargar 45.41 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño45.41 Kb.


Lunes, 23 de mayo
MES DE MARÍA, EL VALOR DE LAS MUJERES
BUENOS DÍAS! Bienvenidos al colegio una semana más.
En este mes de mayo, mes de la Virgen, vamos a reflexionar un poco sobre la vida de María, para darnos cuenta de cosas importantes en nuestras vidas.

¿Alguna vez habéis pensado en que María no lo tuvo que pasar nada bien en su época? Pensemos hoy en día en muchas situaciones en que vive la mujer. Hay pueblos en los que no tienen ni voz ni voto, no pueden acceder a ciertos puestos de trabajo, tienen que salir tapadas a la calle, son propiedad de su esposo… ¿Y todo eso por qué? Pues por haber nacido mujer.


A María le tocó vivir una situación muy parecida. En la Palestina de hace dos mil años, la religión judía consideraba un honor no haber nacido mujer y los varones daban gracias a Dios por no haber nacido mujer.
Las mujeres tenían la misma consideración que los esclavos. No se les tenía en cuenta ni en el templo, no podían estudiar, ni ser testigos en los tribunales y tenían prohibido el acceso a ciertos lugares del templo.
Además, pensemos que, como mujer, tuvo que hacer frente a las habladurías por estar embarazada antes de vivir con José; tuvo que dar a luz en un establo para animales, en las peores condiciones higiénicas para ella y para el niño; tuvo que aguantar y sufrir al ver cómo torturaron a su hijo hasta que lo mataron.
María, por tanto, también lloró, sufrió, tuvo miles de dudas…
En efecto, con fe, hoy creemos que es la madre de Dios, pero no olvidemos nunca la grandeza que eso supone cuando sabemos que, antes que nada, es mujer. Mujer en la que Dios puso sus ojos.
CITA BÍBLICA: “El ángel le dijo: «No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.” (Lc 1, 30-31)

Pensemos hoy en todas los mujeres, que como María, son capaces de sacar adelante a sus familias, a todas esas mujeres que viven en países donde son consideradas ciudadanos de segunda. La figura de María hoy se hace más grande junto a todas esas mujeres.

Dios te salve, María, llena eres de gracia …
Martes, 24 de mayo

Preparación de la fiesta del Sagrado Corazón

ALGUIEN PREPARA NUESTROS CAMINOS”


¡Buenos días! Durante unos días vamos a preparar el día del Sagrado Corazón, nuestro patrón. Para ello, vamos a conocer en la oración de la mañana detalles interesantes de la vida de Jesús adolescente:
Jesús nos cuenta su experiencia

Al maestro Juan le ha llegado la hora de la jubilación. Toda una vida dedicada a la educación de los chicos del pueblo. Verdaderamente un “hombre de Dios”. Cuando nos explicaba la Palabra de Dios sus ojos brillaban y casi parecía como si esa Palabra se hiciera “carne” en sus palabras. ¡Cuánto he aprendido de él! Ya ha venido el nuevo maestro y hoy le hemos organizado una fiestecilla al maestro Juan. Sus alumnos, sus antiguos alumnos… En una palabra, todo el pueblo.


Al final le hemos pedido que nos dirigiera unas palabras, a modo de su última clase. Todos estábamos muy pendientes de lo que salía de su boca. Nos ha dicho que en toda su vida no ha intentado otra cosa que preparar los caminos del Señor en cada una de nuestras vidas. Que no nos olvidemos que él y lo que nos ha enseñado no es lo importante: lo importante es siempre Yahveh, el todo Bondad.
Y, dirigiéndose a los mayorcitos de sus alumnos actuales, nos ha dicho que estamos estrenando una nueva vida pero que no nos olvidemos, que siempre hay en nuestras vidas otros que nos han precedido y que nos han ido preparando el camino. Que estemos atentos para saber descubrirlo. Y que llegado el momento también nosotros estaremos destinados a guiar a otros.
Ahora a mí, ha dicho, me ha tocado el tiempo de disminuir, pero estoy contento porque el Señor sigue creciendo en vosotros a medida que vosotros crecéis. Para terminar, hemos rezado con él el salmo 70, y unas lágrimas se deslizaban por sus mejillas cuando decía: Ahora que tengo blanco el pelo, Dios mío, no me abandonas. ¡Me has salvado tantas veces, que no puedo contarlas!
3. Rezamos con las mismas palabras de Jesús cuando recordaba a las personas mayores (Salmo 70)

Desde niño he confiado en Ti, mi Señor. Recién nacido me amparé en Ti.

He tenido la confianza puesta

siempre en Ti, no estoy desengañado.

¡Me has salvado tantas veces,
que no puedo contarlas!


He vivido graves peligros,

todavía me salvas la vida,

Todo el día refiero a todos tu ayuda.

Las cosas grandes que haces, Dios mío, llegan hasta el cielo.

Rezamos hoy especialmente por nuestros abuelos. Por las personas ancianas que conocemos. Por tantos abuelos que están solos y no reciben muestras de cariño de sus hijos, por los que han dado lo mejor de su vida, por los profes jubilados.

Padre nuestro, que estás en el cielo …

Miércoles, 25 de mayo

MARÍA, MADRE ATENTA A NUESTRAS NECESIDADES
Buenos días. Hoy comenzamos el día con esta reflexión:
«Era un día de boda, estábamos todos contentos y con ganas de fiesta, porque pocas veces nos invitaban.

Los novios estaban felices y, cómo no, muy nerviosos. Los padres no paraban de atender a los invitados para que no faltara de nada: dulces, vino, dátiles, más vino, aceitunas, buen queso y todavía más vino…


Todos sabíamos que era una familia pobre y que tantos invitados y tanta generosidad suponían mucho para ellos. Pero en días como este… no puede faltar de nada. Lo importante es la alegría.

En un momento en que estábamos riendo por los chistes de un abuelillo del pueblo, María, la madre de Jesús, se acercó seria donde Él.


«Ven, corre», le dijo, «Que los pobres se han quedado sin vino».
Nos quedamos sin habla. Miramos nuestras jarras. Estaban casi vacías. Y sabíamos que en cuanto se acabaran… si no había más vino, se acabó la fiesta y cada uno para su casa.
Jesús se hizo el remolón. Al principio no parecía inquietarle la situación. Ni se inmutaba. Se limitaba a contemplarnos: a nosotros y a su madre.
Su madre insistió: «Jesús, son gente humilde. Es un día especial, esta fiesta no puede acabar así».

Jesús dejó su jarra. Nos dejó un momento y fue hacia la entrada de la casa con los criados. Al momento volvió. Nosotros ya estábamos hablando de otras cosas. Sin darnos cuenta, seguimos llenando nuestras jarras de vino. Por lo visto, no se había acabado.


Bueno, para ser sinceros, algo sí que notamos. El vino que nos ofrecieron era mucho mejor que el primero y eso en una fiesta es de agradecer. ¿De dónde sacaría esa gente tan humilde ese vino tan bueno? ¿Tuvo Jesús algo que ver? ¿O fue María? Menos mal que la madre de Jesús estuvo atenta. De lo contrario, la fiesta y la alegría se hubieran acabado. Pero eso no pasó y en esa boda duró durante todo el día y la noche la alegría y la fiesta.
CITA BÍBLICA: “Su madre dijo a los sirvientes: «Haced lo que él os diga». (Jn 2, 5)
Seguro que ya habías escuchado ésta historia. Lo importante es pensar que a veces, no actuamos como María. Muchas veces no estamos atentos a los demás, solamente pensamos en nosotros mismos. Aprendamos hoy de María y estemos pendientes de nuestros familiares, amigos, compañeros.

Dios te salve, María, llena eres de gracia …




Jueves, 26 de mayo

¿QUIÉN SOY YO? Preparamos el Sagrado Corazón

Buenos días. Seguimos preparando el día del Sagrado Corazón.



Jesús nos cuenta su experiencia

He llegado a casa con un ojo amoratado. Quería que no se dieran cuenta. Me he puesto compresas de agua bien fría, pero finalmente ha sido imposible disimularlo. Al principio he intentado inventar algo para explicar lo sucedido a José y María pero enseguida me he dado cuenta de que la cosa no colaba y entonces les he contado la verdad.


A principios de mes ha llegado a la escuela un chico nuevo de nombre Simeón, de apariencia frágil, tímido, listo y muy buena persona. Un grupo de los mayores la han tomado con él. Se burlan y le pegan a la menor ocasión.
En el recreo estábamos reunidos un grupo de chicos de mi clase y les he dicho que esa situación no podía seguir así, que teníamos que ayudarle. En ese momento ha llegado la pandilla de los “grandullones” y nos han preguntado de qué estábamos hablando. Todos hemos guardado silencio y nos han dicho que así calladitos estábamos mucho mejor y que cuidado que decir o hacer algo.
¿Cómo es posible que nadie dijera nada? Y me he dicho que un hijo de José, un hijo de Dios, no podía ser cómplice de ese silencio cobarde. ¡Y he hablado! Y, sin saber mucho de dónde me salía la fuerza, les he dicho lo que pensaba de ellos: que la única fuerza que tenían era su cobardía… y la nuestra; que Simeón valía mil veces más que todos ellos juntos; que su violencia se volvería contra ellos mismos para destruirlos.
Resultado, ¡el moratón de mi ojo! Bueno eso y el agradecimiento de Simeón que delante de todos esos cobardicas se ha acercado a mí y me ha ayudado a levantarme ante el asombro generalizado.

José, lejos de reñirme, me ha dicho que se sentía muy orgulloso de mí y que ese “ojo a la virulé” era la prueba palpable de algo que había empezado a surgir: mi personalidad. Sí, aunque me queda un largo camino, ya empiezo a saber quién soy y para qué estoy en este mundo. La vida me irá dando la respuesta



3. Rezamos con Jesús el Salmo 138

Penetras mis secretos y me conoces, Dios mío, todos mis pasos te son conocidos.

Todavía no tengo la palabra en los labios

que Tú ya la oyes pronunciada.

Es admirable cómo lo sabes todo,

tan admirable, que no puedo comprenderlo.

Penetras mis secretos, para saber lo que deseo, para conocer mi corazón.

Cuidas que no vaya por caminos equivocados,

me guías por caminos eternos.

Te pedimos especialmente por aquellos compañeros de clase y de colegio que tienen problemas, que están marginados, que nadie les hace caso y que, incluso, sufren la violencia de los más fuertes. Te pedimos también por los que están excluidos en la sociedad, por los vagabundos, por los niños y niñas que sufren abusos sexuales.

Padre nuestro, que estás en el cielo …

Viernes, 27 de mayo
FIESTA DEL CORPUS CHRISTI
BUENOS DÍAS. Comenzamos el día leyendo y viendo el mensaje del evangelio del próximo domingo:
http://www.quierover.org/

Clickar el vídeo de la semana, Domingo del Corpus Christi.


Frase del evangelio:

Había allí un centurión que tenía un sirviente enfermo, a punto de morir, al que estimaba mucho. Como había oído hablar de Jesús, envió a unos ancianos judíos para rogarle que viniera a curar a su servidor. 

Jesús fue con ellos, y cuando ya estaba cerca de la casa, el centurión le mandó decir por unos amigos: "Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres en mi casa; por eso no me consideré digno de ir a verte personalmente. Basta que digas una palabra y mi sirviente se sanará. Porque yo -que no soy más que un oficial subalterno, pero tengo soldados a mis órdenes- cuando digo a uno: 'Ve', él va; y a otro: 'Ven', él viene; y cuando digo a mi sirviente: '¡Tienes que hacer esto!', él lo hace". 

Al oír estas palabras, Jesús se admiró de él y, volviéndose a la multitud que lo seguía, dijo: "Yo les aseguro que ni siquiera en Israel he encontrado tanta fe". Cuando los enviados regresaron a la casa, encontraron al sirviente completamente sano.
COMENTARIO:

Este domingo se celebra la fiesta del Corpus Christi. En muchas localidades es una fiesta con gran tradición, con bonitas procesiones llenas de las flores de primavera.


El evangelio de hoy pone en valor que la salvación de Jesús es universal, para todas las personas de todas las naciones, no sólo para los que en aquella época eran buenos judíos, o los que hoy nos podemos considerar buenos cristianos. La fe en un Dios bueno mueve montañas, y el servicio a los hermanos que más lo necesitan es la clave para todas las religiones.
Precisamente por esto, desde Escuelas Cristianas nos invitan hoy a unirnos en la oración por los personas refugiadas, que huyen de las guerras, el hambre, buscando una vida digna, y están encontrando tantas vallas, policías, gases … en vez de la acogida humana que buscan y necesitan.
OFRECIMIENTO DEL DÍA AL CORAZÓN DE JESUS:

Señor Jesús, Hermano nuestro,

por el corazón inmaculado de María me entrego a tu Corazón

y me ofrezco contigo al Padre:

con mis oraciones, trabajos, sufrimientos y alegrías de hoy.

Como respuesta de amor a tus dones y para que venga a nosotros tu Reino. Y para alcanzar la glorificación del H. Policarpo.




La ternura cambia el mundo”



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje