Página principal

Lucha de la mujer


Descargar 18.27 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño18.27 Kb.
LUCHA DE LA MUJER
Hay que crear las bases de un mundo nuevo, evitando caer en los lazos que nos tiende el viejo mundo, que no se resigna a morir y que vive en nosotras, a través de herencias, de tradiciones, de costumbres.

Largo será el camino. Pero a él llegaremos, llegarán los hombres si no nos desviamos de la ruta, retrocediendo en vez

de avanzar en ese objetivo y en ese esfuerzo. ”

Federica Montseny.





  • EL VOTO. MUJERES POLÍTICAS

  • CONTROL DE LA NATALIDAD

  • HISTORIA DE LAS MUJERES EN ESPAÑA

El reinado de Isabel I,I con el triunfo de un liberalismo más moderado, dio lugar a un sufragio restringido (entre el 0,8 y el 4,5% de la población ).La inmensa mayoría de hombres y todas las mujeres quedaban fuera de la participación política. A partir de 1890 se les da derecho a voto a todos los varones de todas las clases sociales, excluyendo por razón de género a todas las mujeres.

Con la llegada de la Dictadura de Primo de Rivera, la actividad reivindicativa de los Sindicatos se fue debilitando, evolucionando de forma paralela la desaparición progresiva de las organizaciones exclusivamente femeninas, que estaban desde principios de siglo. Se desarrolló un Estatuto Municipal en 1924, dónde se incluía un sufragio restringido para las mujeres por su estado civil. Nunca se ejercitó porque no celebraron elecciones durante la Dictadura. Se desarrollaron leyes de desigual aplicación a las mujeres por el hecho de serlo Ej: la Ley que consideraba a las mujeres incapaces de ejercer el cargo de tutoras, tanto en el Bienio progresista como en la Restauración, la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1855 y el código Civil de 1889. La personalidad de la mujer casada queda reducida, tanto por el Derecho Canónigo como por la legislación civil, a establecer el deber de obediencia y convertir al marido en su representante legal y administrador de los bienes de la sociedad conyugal. La insubordinación de la esposa recibe tratamiento penal. Así, el adulterio sólo se consideraba si la mujer era casada y mantenía relaciones con otro hombre, pero no se consideraba si era el marido quien lo cometía respecto a su mujer. Esto estuvo recogido hasta en el Código Penal de 1928.
En 1907-08 se consiguió el sufragio femenino restringido para las viudas y las mujeres mayores de 23 años emancipadas.

La “Asociación Nacional de Mujeres Españolas ” fundada en 1918 por María Espinosa exigía el fin de la discriminación legal de la mujer casada, el acceso a puesto de trabajo acordes a sus intereses morales y materiales y los mismos derechos que los varones. Luego la dirección pasó a Benita Aras, que a partir de 1924 defendió el sufragio femenino.

A la generación de mujeres de entreguerras se las llamó la de las sufragistas y entronca en sus raíces con una generación anterior, las laicistas o librepensadoras. Estas últimas hablaban al final del S. XIX de libertad, frente a sus sucesoras que hablan más de igualdad. Aunque tardío, este movimiento femenino alcanzó logros nada despreciables en relación a otros países latinos. El derecho al sufragio de las mujeres se registró en la Constitución de 1931.
El derecho al voto para las mujeres fue aprobado el 1 de Octubre de 1931. Clara Campoamor diputada por el Partido Radical fue la mejor y más ardiente defensora de este derecho. Frente a ella, en el mismo partido, estaba Victoria Kent, que planteaba que el voto femenino iba a perjudicar a la República por su supuesta tendencia conservadora de las mujeres. Esta nueva condición de las mujeres como electoras y elegibles influyó en su politización. Todas la tendencias pusieron sus miradas en la captación del voto de la mujer.

Clara Campoamor pronuncia su primer discurso, muy trabajado, para demostrar la importancia nacional de la decisión de “ser, manifestarse, y representar la esperanza”, como ayuda a la República.


El control de la natalidad empezó en España de norte a Sur y de Este a Oeste. La reducción drástica de la natalidad se produce en España a partir de la Guerra Civil. Hubo una gran persecución en la época de Primo de Rivera con pena de multa e inhabilitación para cargos públicos a quien propagara teorías o prácticas anticonceptivas. En la Segunda República está documentada la difusión de los conocimientos sobre el control de la natalidad en los medios anarquistas, si bien se desconoce lo que significó realmente para el conjunto de mujeres de España.

Las hermanas Carvia y López de Ayala, Ana y Amalia, fundan en Valencia la Liga Española para el Progreso de al Mujer en Abril de 1918, con una revista propia, Redención, y una asociación valenciana alrededor de ella, la Sociedad Concepción Arenal. En 1915, Redención decía así: ”nos proponemos que la mujer española vaya despojándose de su rutinaria indiferencia para con la cosa pública(...), os proponemos dar a conocer a nuestras compatriotas cómo se agitan y trabajan las mujeres de casi todas las naciones que se llaman civilizadas(...)cómo, para realizar sus fines, se unen las mujeres de una nación con las de otra nación, las de un continente con otro continente ”. La liga nace como un grupo coordinador con otros grupos de mujeres de Barcelona, Madrid, Andalucía y Galicia. En el “Manifiesto de fundación” dicen que hay que unir sus fuerzas, independientemente de sus creencias y principios políticos, enviando al Parlamento la petición del voto, aunque no se llegó ni a debatir. La consecución de los derechos políticos en 1931 dio lugar a la expansión del feminismo en múltiples grupos durante todo el régimen republicano. La Constitución de 1931 no registró el derecho al voto de las mujeres como algo caído del cielo, aunque aquel marco de libertades que supuso la implantación de la II República sirvió sin ninguna duda para acelerar este proceso.

Hasta los años 30 la actividad política era una ocupación y privilegio masculino. Sin embargo, por primera vez de forma significativa, el movimiento obrero, los estudiantes y las mujeres tuvieron un mayor peso en la vida política del país a partir de ese año. Las mujeres están presentes en la prensa y en las organizaciones políticas y sindicales. Las mujeres diputadas fueron creciendo progresivamente: Margarita Nelken, Francisca Bohigas, Matilde de la Torre, Veneranda García Manzano, María Martínez Sierra y en 1936 con el triunfo del Frente Popular fue elegida diputada Dolores Ibarruri.

Los partidos conservadores trataron de utilizar a las mujeres en defensa de las instituciones que veían peligrar con la política de reformas republicanas: la familia, la propiedad, la iglesia,... Los hombres de Acción Popular, núcleo de la CEDA, crearon la Asociación Femenina de Acción Popular, dónde tenían cargos sus esposas y hermanas de los dirigentes de la A.P.


La guerra alteró la vida cotidiana de las mujeres y los estilos de vida habituales y generó una respuesta masiva e inmediata de apoyo activo contra Franco y la agresión fascista.

Fueron frecuentes las separaciones familiares. Muchas familias se rompen y se crean nuevos grupos domésticos extensos, compuestos por miembros de diversas generaciones.



La mujer incrementa su trabajo, tanto el doméstico como el extradoméstico,

.Los racionamientos, la economía precaria, por la ausencia del cabeza de familia, obligaron a las mujeres a trabajar más, pero también a vivir más independientes. Muchas mujeres agradecen tener que salir de la casa para trabajar y desvanecer los sentimientos de inferioridad y subordinación y se vieron como útiles para la causa republicana y como instrumento de independencia económica para su emancipación. Otras tuvieron que dejarse el trabajo o los estudios por el conflicto, quedando truncadas sus aspiraciones. En la zona republicana muchas se incorporaron a la lucha armada desde el mismo día 19 de Julio, desbordando las redes de los partidos, los sindicatos y sus organizaciones.

La Primera Columna de las Juventudes Socialistas que se enfrentó en el Alto de los Leones con el ejército de Mola la organizó Aurora Arnaiz, las enfermeras y médicas también estaban. Se cumplía lo de “hombres al frente, mujeres a la retaguardia” trabajando sobre todo en la confección de prendas para el frente y en las fábricas de armamento. Al principio el trabajo se hacía gratuitamente, pero en el 37 un decreto estableció el salario por estos trabajos. Se hacían en fábrica colectivizadas o en talleres creados por sus propias organizaciones. Se crearon guarderías dónde estaban las criaturas mientras las madres trabajaban en los comedores colectivos, los hogares para refugiados, etc Las maestras, además de sustituir a sus compañeros, organizan colonias infantiles para niños refugiados.

Muchas militantes de partidos de izquierdas se dedicaban a dar mítines, escribir en la prensa, participar en Milicias de Cultura, trabajos administrativos en los ministerios, en el ejército, en los partidos y sindicatos, dándoles responsabilidades por la ausencia de algunos dirigentes.

Hay que destacar a las mujeres que ocuparon puestos políticos: Federica Montseny que fue ministra de Sanidad, Matilde de la Torre directora general de Comercio Interior, Mercedes Maestre subsecretaria de sanidad, Isabel Oyarzábal embajadora en Suecia, Eladia Faraudo directora General de Evacuación entre otras muchas. Formaron también parte de la Comisión de Auxilio Femenino que presidió La Pasionaria, nombrada por el doctor Negrín, ministro de Defensa. Esta comisión repartía navíos extranjeros de ropa, alimentos y material sanitario entre la población necesitada.

El resultado adverso de la guerra para los republicanos cortó radicalmente estas incipiente transformaciones que las mujeres estaban viviendo y las que más destacaron sufrieron la represión, la cárcel, el exilio o la muerte.



Los niños y niñas también fueron los grandes perdedores. Y de ellos los “Niños de la guerra”, exiliados forzosos, tuvieron que crecer en lugares que no les correspondía. 1

Fueron muchas las mujeres que en el periodo franquista continuaron su lucha política en el exilio forzoso, poniendo tierra por medio dentro de España y en movimientos democráticos y clandestinos de oposición a Franco. Llevaban la experiencias y los conocimientos adquiridos en las duras circunstancias de la guerra para poner en practica las estrategias de supervivencia durante los aún más desoladores años de la posguerra, sin perder de vista sus derechos. Las generaciones educadas en esa época no pudieron beneficiarse de la experiencia de sus antecesores y durante más de 35 años fueron educadas bajo el código del ideal femenino de una mujer franquista y en la ignorancia de la práctica democrática del pasado. Sin embargo, el historial femenino en la lucha contra el fascismo y la “civilización masculina” no se perdió por completo. A comienzos de los 70 los movimientos feministas, las activistas de la oposición política a Franco y las historiadoras especializadas en estudios sobre las mujeres, se las ingeniaron para reconstruir el eslabón perdido y recuperar la visibilidad y el papel de las mujeres en la guerra y la revolución.

Las primeras Asociaciones de Amas de Casa revindicaron la promoción de la mujeres, y los derechos políticos básicos proscritos por el régimen de Franco y pidieron la abolición de la pena de muerte al protestar por las últimas ejecuciones de la dictadura en 1975.




1 Fondo “A 307” en Moscú se guarda toda la documentación de cómo llegaron estas criaturas y toda su historia. Entre ellos está la historia de Francisco Mansilla de Madrid y Carmen Pinedo.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje