Página principal

Últimas noticias


Descargar 75.9 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño75.9 Kb.



ÚLTIMAS NOTICIAS

149

P.le M. Champagnat, 2 - C.P. 10250 - 00144 Roma www.champagnat.org


Tel. (39) 06 545 171 - Fax (39) 06 545 17 217 – Email: publica@fms.it

31-05-2004





Mittagong, Nueva Gales del Sur, Australia – 12-15 mayo 2004

CONSEJO GENERAL AMPLIADO REGIÓN DE OCEANÍA

De izquierda a derecha. Primera fila: Seán Sammon, Emili Turú, John Thompson, Pedro Herreros, Michael de Waas, Michael Green, Julian Casey, Maurice Berquet, Tony Clark. Segunda fila: Brendan Neily, Paul Gilchrist, Bill Senden, Tony Robinson, Antonio Ramalho, Luis García Sobrado, John McMahon. Tercera fila: Barry Burns, Darren Burge, Théoneste Kalisa, David Hall, Peter Rodney, David McDonald, Iulio Suaesi y Michael Sexton. Cuarta fila: Nevil Bingley, Dominic O’Sullivan, Neville Solomon, Fergus Garrett, Ken McDonald, Henry Spinks, Carl Tapp. Fotografía: Lluís Serra.

NUESTRA VIDA Y MISIÓN MARISTAS EN EL REGIÓN DE OCEANÍA
Tres elementos relativos a los países que componen nuestra Región marista de Oceanía:


PRESENCIA MARISTA EN LA REGIÓN DE OCEANÍA

País

Extensión (km2)

Población

Año fundación marista

  1. Australia

7.682.300

20.065.717

1871, Sydney

  1. Nueva Zelanda

267.990

3.837.065

1876, Wellington

  1. Fiyi

18.270

831.641

1888, Suva

  1. Kiribati

730

85.198

1974, Bairiki

  1. Tonga

720

99.760

1978, Ha'Apai

  1. Samoa

2.830

159.353

1888, Apia

  1. Islas Salomón

27.990

478.565

1936, Marao

  1. Papúa Nueva Guinea

452.860

5.032.337

1959, Wewak

  1. Vanuatu

12.190

207.136

1981, Lololima

  1. Nueva Caledonia

18.280

224.115

1873, Numea

Países vinculados oficialmente con las Provincias de Oceanía

India

2.973.190

1.041.143.988

1974, Trichy

Camboya

176.520

13.775.952

1995, Phnom Penh

Timor Oriental

14.870

778.505

2000, Baucau















Visita del Consejo general

MARISTAS EN OCEANÍA
Los Consejeros generales han visitado a los hermanos, comunidades y obras maristas de Australia, Nueva Zelanda y las Islas del Pacífico. Iniciaron su recorrido el 18 de marzo y lo finalizaron el 7 de mayo. Los hermanos Théoneste Kalisa, Emili Turú y Michael de Waas (delegado del Superior general) han estado en Australia (Provincia de Sydney); Maurice Berquet y Pedro Herreros han visitado Australia (Provincia de Melbourne) y Nueva Zelanda; Luis García Sobrado y Peter Rodney, la Islas del Pacífico; y Antonio Ramalho y Ernesto Sánchez (Secretario de las Comisiones de Vida religiosa y Pastoral vocacional) han visitado ya las casas de formación.
Del 8 al 11 de mayo, se celebró una reunión para realizar los informes de esas visitas. Finalmente, en Mittagong, Australia, del 12 al 15 se culminó el proceso con la reunión del Consejo general ampliado, integrado por el hermano Superior general y su Consejo así como por los Consejos provinciales de las tres Provincias de Sydney, Melbourne y Nueva Zelanda, y por el Superior y un Consejero del Distrito de Melanesia.
El Consejo ha visitado hasta ahora África, Asia, Brasil y el Cono Sur de América, y Europa. El programa de su visita comprende tres momentos: celebración de retiros, visita a los hermanos y comunidades y una reunión final del Consejo general ampliado. Su objetivo es ayudar a vivir el sueño de Dios para los maristas en cada región visitada. En este caso, Oceanía.
La historia marista comenzó en Sydney, en 1871

PRESENCIA MARISTA EN AUSTRALIA
Australia, cuya extensión geográfica alcanza los 7.682.300 km2, equivalente a la de los Estados Unidos, está poblada por poco más de 20 millones de habitantes. Los Hermanos Maristas se agrupan en dos Unidades administrativas: Melbourne y Sydney. La Provincia de Melbourne cuenta con 100 hermanos distribuidos en 18 comunidades. El sector de la India, con 26 hermanos en tres comunidades, está adscrito a la Provincia de Melbourne así como Timor Oriental, con una comunidad. El hermano Paul Gilchrist es el Provincial.
La Provincia de Sydney tiene 217 hermanos distribuidos en 29 comunidades. El Distrito de Melanesia (del que informaremos en próximas noticias) depende de esa Provincia así como Camboya, donde hay una comunidad con dos hermanos. Su Provincial es el hermano John Thompson.
Las dos Provincias tienen muchos organismos de colaboración y realizan numerosos proyectos conjuntos, entre los que cabe destacar la acción en el campo de la solidaridad, la pastoral de jóvenes, la formación, las redes y programas educativos (se puede releer la entrevista realizada al hermano Michael Green, Presidente de la Asociación de Escuelas maristas de Australia en el Boletín marista 129)… que enriquecen la presencia marista en Australia, y que se comparten con otros países de esa región marista.
En enero de 1838, el H. Michel Colombon fue el primer hermano en pisar suelo neozelandés.

PRESENCIA MARISTA EN NUEVA ZELANDA

Nueva Zelanda se extiende en un área de 267.990 kms2 y cuenta con más de 3.800.000 habitantes. La Provincia marista del mismo nombre tiene 21 comunidades y 120 hermanos, 90 de los cuales en el país y 30 en las islas de Fiyi (18.270 km2 y 831.000 habitantes), Kiribati (730 km2 y 86.000 habitantes), Samoa (2.830 km2 y 160.000 habitantes) y Tonga (720 km2 y 100.000 habitantes), que forman parte de la misma Unidad administrativa. Dicha Provincia se estructura en dos regiones: región de Aotearoa Nueva Zelanda y región de las Islas del Pacífico. El hermano Barry Burns es su Provincial. El hermano Henry Spinks es Superior regional de Nueva Zelanda y el hermano Iulio Suaesi, Superior regional de las Islas del Pacífico.


Un entramado de lenguas y culturas diferentes integran la Provincia de Nueva Zelanda, que responde a los desafíos de educación cristiana de los niños y jóvenes.
El hermano Edward Clisby, que ha sido profesor en los colegios de Nueva Zelanda, Tonga y Kiribati, que ha investigado y traducido la correspondencia de los hermanos pioneros en Oceanía y es en la actualidad archivero e historiador de la Provincia de Nueva Zelanda, nos describe aspectos interesantes de la presencia marista en esos países (ver Boletín marista 123).
Presencia marista en rincones de ensueño

DISTRITO DE MELANESIA
Cuatro países integran el Distrito de Melanesia: Papúa Nueva Guinea (452.860 km2 y 5 millones de habitantes), Islas Salomón 28.000 km2 y 478.000 habitantes), Nueva Caledonia (18.280 km2 y 225.000 habitantes) y Vanuatu (12.190 km2 y 207.000 habitantes). El Distrito de Melanesia tiene 64 hermanos, distribuidos en 11 comunidades.
El Distrito fue creado el 8 de diciembre de 2003 y está adscrito administrativamente a la Provincia de Sydney. El hermano Brendan Neily es su Superior.
Como todo el continente de Oceanía, la belleza natural de estas islas constituye una evidencia. Un mosaico de lenguas y culturas presenta el desafío de inculturar la Buena Noticia de Jesús. La educación de los niños y jóvenes, especialmente más necesitados, constituye una prioridad marista.
Ser marista hoy en Oceanía

LAS CASAS DE FORMACIÓN
Marcelino, un corazón sin fronteras, llegó a decir que “todas las diócesis del mundo entran en nuestras miras”. El tiempo ha confirmado su sueño. En los cinco continentes, hay jóvenes que sintonizan con su espiritualidad (seguir a Jesús al estilo de María, es decir seguir a Jesús escuchando su Palabra y poniéndola en práctica, trabajando desde la cercanía y la discreción, abriendo los ojos a las necesidades de las personas, comprometiéndose con los que sufren en las cruces modernos de hoy…) y con su misión (no puedo ver a un niño sin decirle cuánto Dios le ama y de enseñarle el catecismo).
Los hermanos Antonio Ramalho, Consejero general, y Ernesto Sánchez, Secretario de la Comisión de Vida Religiosa, han visitado el prenoviciado interprovincial de Fitzroy, Melbourne (un aspirante y un postulante), y los prenoviciados de Honiara, en las Islas Salomón (10 postulantes) y de Wewak, en Papúa Nueva Guinea (16 postulantes), sin contar que además tienen 7 postulantes en las comunidades. Han visitado también el noviciado de Lomeri, en las islas Fiyi, donde hay 14 novicios, procedentes de las Islas del Pacífico, que se preparan para entrar de lleno en la vida marista.
Estos jóvenes constituyen el testimonio de que Dios sigue llamando y que el sueño de Marcelino sigue vivo.



12 MAYO 2004


EL HERMANO SEÁN SAMMON INAUGURA LA REUNIÓN

Admiro la vitalidad de los hermanos maristas de Oceanía y la misión que han desplegado en esta región y en el mismo Instituto”


El hermano Seán Sammon, Superior general, ha inaugurado en la mañana de hoy, 12 de mayo, la reunión del Consejo general ampliado de la región de Oceanía. Tras una plegaria meditativa, en la que se han leído lecturas bíblicas en maorí e inglés, el hermano Seán ha dado la bienvenida a los participantes, que representan a diez países de Oceanía. Con esta reunión se culmina la visita que el Consejo general ha llevado a cabo en estos últimos meses a las Unidades administrativas maristas de esa región.
El hermano Seán ha recordado las líneas maestras del 20 Capítulo general así como las cinco llamadas capitulares más importantes, inspiradas en la respuesta que hoy daría Marcelino a los retos actuales, y ha indicado cuatro objetivos para esta reunión: a) proporcionar a cada Provincial, Superior de Distrito, Consejo y hermanos de su Unidad administrativa los hallazgos, palabras de estímulo y recomendaciones surgidas de la reciente visita; b) desarrollar como grupo una mayor comprensión y aprecio de las riquezas de esta región del Instituto así como de los retos a que se enfrentan sus miembros; c) explorar los medios a nuestra disposición que puedan contribuir a elaborar un plan en esa línea para el futuro; y d) incluir también en los puntos a tratar el tema de la reestructuración.
UNA HISTORIA DE FIDELIDAD Y EVANGELIZACIÓN
La presencia marista en Oceanía se inició en 1837, cuando los primeros hermanos acompañaron al padre Pedro Chanel, que sería el primer mártir cristiano de ese continente. Marcelino Champagnat aún vivía y los hermanos que pisaron por vez primera la isla de Futuna, habían sido formados por él. En Nueva Caledonia, se puede visitar hoy día la tumba de Tarsicio, hermano marista y sobrino de Marcelino. La Sociedad de Maria, a través de sus cuatro ramas (padres, hermanas maristas, hermanas misioneras y hermanos maristas), ha contribuido de forma decisiva en la evangelización de Oceanía. Como señalaba una mujer vinculada a nuestras obras, en Oceanía la Iglesia tiene sabor marista.
MOSAICO DE PAÍSES Y CULTURAS
Los hermanos maristas se agrupan en tres Provincias (Melbourne, Nueva Zelanda y Sydney) y el Distrito de Melanesia, que cuenta con la colaboración de las dos Provincias australianas aunque está jurídicamente adscrito a la provincia de Sydney. Los diez países con presencia marista son Australia, Nueva Zelanda, Fiyi, Kiribati, Samoa, Tonga, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Nueva Caledonia y Vanuatu. Cabe destacar la vinculación jurídica y la colaboración con India, Camboya y Timor Oriental. Sólo en Australia existen 250 lenguas habladas por diversos grupos. Las culturas autóctonas presentan en estos países una gran riqueza y variedad.
Participan en la reunión los siguientes hermanos:

  • Distrito de Melanesia: Brendan Nelly y Ken McDonald

  • Provincia de Melbourne: Paul Gilchrist (provincial), John McMahon, Julian Casey, Anthony Clark, Paul Kane y Michael Sexton.

  • Provincia de Nueva Zelanda e islas naciones del Pacifico sur: Barry Burns (provincial), Nevil Bingley, Fergus Garrett, Henry Spinks, David McDonald, Iulio Suaesi y Carl Tapp.

  • Provincia de Sydney: John Thompson (provincial), William Selden, Michael Green, Neville Solomon, Darren Burge, Mark Inkston, Anthony Robinson, David Hall y Dominic O’ Sullivan.

  • Consejo general: Seán Sammon, Luis García Sobrado, Maurice Berquet, Pedro Herreros, Théoneste Kalisa, Antonio Ramalho, Peter Rodney, Emili Turú y Michael De Waas (delegado del Superior general)

  • Administración general: Lluis Serra, Director de Comunicaciones.

  • Apoyo: Terry Gilsenan.


MITTAGONG, EL ESCENARIO
Mittagong se encuentra a 110 kms. de Sydney, la ciudad marista por excelencia, ya que cuenta con 13 centros educativos pertenecientes a los maristas. Los hermanos llegaron a Mittagong en 1906. Poco después, la casa acogió el noviciado y el juniorado, equivalente a lo que hoy llamamos prenoviciado, de Australia y Nueva Zelanda hasta 1948 cuando se crearon las Provincias de Melbourne, Nueva Zelanda y Sydney, a la que pertenece actualmente, ya que se sitúa en el estado australiano de Nueva Gales del Sur. Dejó de ser noviciado en 1984. Actualmente tiene dos servicios: a) Farmhouse, para acoger a adultos; y b) Marist Centre, como casa de retiros para jóvenes y estudiantes, con una capacidad de 40 personas en el primer caso y de 80 a 100 para el segundo. Para mayor información, se puede consultar su dirección web:

http://www.hinet.net.au/~frmhouse/index.htm
La propiedad tiene 200 hectáreas de terreno. En Australia, las distancias adquieren otras dimensiones. Hay 12 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid, con la producción de excelente vino, así como también una granja con más de 200 terneras… No falta el cultivo agrícola de olivos, patatas y productos diversos.
En esta época otoñal, correspondiente al mes de mayo en el hemisferio sur, los colores ocres y rojizos alternan con los verdes permanentes y dibujan paisajes de espléndida belleza en Mittagong. Por la tarde, el cielo ha regalado un arco iris de gran intensidad.
ESTUDIO DE LOS INFORMES
Cada equipo de hermanos del Consejo general que ha visitado las Provincias ha redactado un informe detallado, que se ha entregado a los respectivos Consejos Provinciales, al cual han dedicado tres sesiones a su lectura, estudio y diálogo. La plegaria ha jalonado diversos momentos de la jornada, la primera del encuentro que finalizará el próximo sábado, 15 de mayo, a mediodía.

13 MAYO 2004


RADIOGRAFÍA DE LA REGIÓN
El hermano Seán ha invitado al inicio de la segunda jornada a que los participantes abran sus horizontes, mas allá de sus propias Unidades administrativas, para elaborar como primer objetivo un retrato de la Región desde tres distintas perspectivas: la formación, las fuerzas y los retos. El segundo objetivo ha apuntado a ofrecer una comprensión del proceso de reestructuración tal como fue originalmente concebido.
INFORME SOBRE LA FORMACIÓN
El hermano Antonio Ramalho, Consejero general, ha presentado un resumen del informe que elaboró conjuntamente con el hermano Ernesto Sánchez, como síntesis de la visita que hicieron a los centros formativos de la Región, cada uno de los cuales cuenta además con su propio informe. Cabe resaltar que Oceanía presenta dos escenarios distintos en el campo vocacional. El primero corresponde a Australia y Nueva Zelanda, con una sociedad fuertemente secularizada y con escasez de vocaciones. El segundo se refiere a las Islas del Pacifico, con un notable crecimiento vocacional. Ese informe contiene tres puntos de análisis:
Signos de esperanza: establecimiento de un equipo interprovincial de formación; implicación gozosa de los hermanos en la pastoral de vocaciones y en el acompañamiento personal; dedicación de recursos humanos y económicos para sostener los centros de formación del Distrito de Melanesia, de la región de las Islas del Pacífico, el Noviciado de Lomeri en Fiyi y el MAPAC (Marist Asian Pacific Centre) en Manila, Filipinas.
Preocupaciones: escaso crecimiento vocacional pese a los grandes esfuerzos que se realizan en un contexto secularizado, sea en Australia como en Nueva Zelanda; conveniencia de mejorar la comunicación entre centros del mismo nivel, como los correspondientes a la etapa del prenoviciado y del noviciado; la preparación de futuros formadores, especialmente hermanos de las islas del Pacífico; un plan de acompañamiento para hermanos de votos temporales.
Recomendaciones:

A las Provincias: continuar apoyando los programas de formación tales como la Comisión Interprovincial de Formación; mayor implicación de las comunidades de cada Provincia; elaborar una red de hermanos y laicos dedicados a la pastoral vocacional; explorar nuevos campos de propuesta vocacional y de compartir la vida y misión maristas.

Al Distrito de Melanesia y a la región de las Islas del Pacifico: seguir apoyando a la Comisión de formación inicial del Pacífico; identificar y preparar futuros formadores; proporcionar más años de formación a algunos postulantes para que puedan mejorar su proceso de discernimiento antes de entrar en el Noviciado...
La exposición del informe ha abierto un animado diálogo, que ha evidenciado el gran interés de los participantes en los temas abordados.
FUERZAS Y DESAFÍOS PARA LA REGIÓN
Este segundo paso se ha llevado a cabo en tres momentos consecutivos: a) reflexión personal a partir de un cuestionario con dos puntos referentes a las fuerzas y preocupaciones de la propia Provincia o Distrito; b) diálogo e intercambio en cuatro grupos, integrados por hermanos de diversas unidades administrativas, sobre el cuestionario anterior; y c) asamblea plenaria, en la que de forma espontánea y en un clima de escucha mutua, cada hermano ha tenido oportunidad de exponer su punto de vista sobre los temas planteados. El análisis se ha realizado desde una perspectiva realista, humilde, lejana de cualquier triunfalismo y esperanzada.

A LA LUZ DE LAS ESTADÍSTICAS
Los datos estadísticos, que abarcan el periodo de 1967 a 2003 y que corresponden a las Provincias de Melbourne, Nueva Zelanda y Sydney se han recogido en una publicación que se ha entregado a los participantes. El hermano Seán ha presentado los resultados del estudio, que incluye el total de hermanos (perpetuos y temporales), su país de procedencia y el promedio de edad de cada Provincia.
EL PROCESO DE REESTRUCTURACIÓN
La reestructuración del Instituto Marista ha seguido distintos ritmos pero ha culminado en la mayoría de las regiones. En todos los casos, se ha perseguido tanto la viabilidad de las nuevas unidades administrativas como su vitalidad al servicio del Instituto y de la Iglesia. La región de Oceanía reflexionó en su momento oportuno, pero no se dieron las circunstancias que permitieran concretar su proceso de reestructuración.
Los hermanos Seán y Luis García Sobrado han proporcionado los elementos para una comprensión de dicho proceso tal como fue concebido originalmente y han trazado algunas líneas de futuro. El tema seguirá mañana.
El hermano Barry Burns, en un clima de oración, ha hecho la síntesis de esta segunda jornada. La comida ha tenido su nota festiva con la celebración del cumpleaños del hermano Brendan Nelly, Superior del Distrito de Melanesia, que ha soplado las velas del pastel al son comunitario del “Happy birthday to you...”.
Diversas noticias sobre este encuentro y la región de Oceanía pueden consultarse en el archivo de la web: www.champagnat.org


14 MAYO 2004

La tercera jornada de la reunión en Mittagong ha tenido tres ejes principales: la conferencia del hermano Seán, la reflexión y el diálogo sobre la viabilidad y la vitalidad de la vida y misión maristas en la Región de Oceanía y un encuentro fraterno con aire festivo.


EXTRACTO DE LA ALOCUCIÓN DEL HERMANO SEÁN SAMMON A LOS PROVINCIALES Y CONSEJOS DE OCEANÍA
Se presenta aquí una selección de fragmentos del discurso que el hermano Seán ha pronunciado en la primera sesión de la mañana y que ha constituido un claro punto de referencia para los participantes.
“Hermanos, si de algo salí convencido de nuestro XX Capítulo General fue del hecho de que la vida religiosa y nuestro Instituto, en particular, se encuentran hoy en una significativa encrucijada. ¿Por qué lo digo? Porque son enormes los riesgos y las consecuencias. Los capitulares lo entendieron como una opción entre la vida y la muerte.
Y por eso, al clausurar la asamblea capitular en Roma a finales de 2001, los capitulares nos dejaron este mensaje: Se está abriendo un nuevo capítulo en la vida marista, un capítulo que estará marcado por la pasión por Jesús y su misión, por un espíritu de sacrificio que nos llevará a una transformación y a una nueva entrega a los ideales que siempre han constituido el meollo de la vida religiosa. Expresándolo de manera sencilla, podríamos decir que nuestro XX Capítulo General nos recordó lo que somos y a lo que estamos destinados a ser.
Adhiriéndome a los miembros del Capítulo y a su desafiante Mensaje, tengo que decir que cada vez creo más que la tan ansiada renovación llegará a nuestra vida y misión cuando seamos de nuevo aquello para lo que fuimos fundados: ser hermanos, hombres de Evangelio, heraldos de la misericordia y de la Buena Nueva de Jesucristo.
También estoy persuadido de que hoy nos hallamos en la situación en que deberíamos estar dentro del proceso de renovación. En los últimos cuarenta años, hemos sufrido muchas salidas, y como muy bien se dijo ayer, a veces nos hemos sentido humillados. Es posible que nos hubiéramos vuelto demasiado autosuficientes y que necesitáramos que nos recordaran que Jesucristo entró en este mundo como el Siervo de Dolores y no como un rey victorioso.
¿Pero por qué digo que nos hallamos en la etapa en la que se supone que debíamos estar dentro del proceso de renovación? Porque con las pruebas que disponemos de otros tiempos anteriores de conmoción en nuestra vida, podemos decir que todo grupo necesita al menos de 40 a 50 años para llegar a “tocar fondo” antes de entrar en el meollo del proceso de renovación. Hoy nos hallamos en ese umbral: está a punto de abrirse el segundo de los tres capítulos que constituyen el libro de la renovación.
Todos recordamos bien el lema de nuestro XX Capítulo General: ¡Optamos por la vida! Con todo, lamento de verdad que, al proponer el versículo del Deuteronomio del que se tomó, no prestáramos la suficiente atención al texto precedente. Porque ese texto nos habla de que Yahvé circuncidará, en primer lugar, nuestros corazones. Es una imagen fuerte, que nos recuerda que, como David, joven pastor, pronto a ser Rey de Israel, debemos vaciarnos antes que el Espíritu de Dios corra por nuestras venas.
... y de esta manera, en los próximos años, tendremos que tomar algunas decisiones difíciles, pero son decisiones que siempre han estado en el centro de la vida religiosa. Tendremos que leer los signos de nuestro tiempo con valentía y fidelidad, redescubrir el sueño y carisma de Marcelino para nuestro tiempo y realidad y, sobre todo, centrar nuestra vida en Jesucristo y en su evangelio. Este profundo cambio de corazón es la base sobre la que se construye todo lo demás, porque, sin ella, corremos el riesgo de leer los signos de nuestro tiempo a través del prisma de nuestros propios miedos y preocupaciones, en lugar de leerlo con los ojos de Dios, y de adaptar para nuestros propios fines el carisma que entró en la Iglesia a través de un sencillo sacerdote rural y padre marista llamado Marcelino Champagnat.
Hermanos, con este programa de acción sobre la mesa, tengo que decir que no me imagino que exista un mejor tiempo que éste para seguir vivos, para ser religiosos hoy y ser religiosos maristas. Pero ante nosotros se abren grandes retos, un trabajo enorme y significativos sacrificios. No prestéis atención a los agoreros catastrofistas que existen en el mundo, en la Iglesia y en nuestro Instituto. Algunos ya nos están animando a que nos “muramos pacíficamente”. Yo os ofrezco otro punto de vista: si no renovamos nuestro Instituto y su misión, no tendremos que echar a nadie más la culpa de lo que nos suceda sino sólo a nosotros, pues Dios está haciendo horas extras para suscitar ese cambio de corazón tan necesario.
El otro día os dije que muy a menudo me pregunto lo que pasó por la mente del fundador aquella tarde de 2 de enero de 1817 cuando regresaba a la casa parroquial desde esa pequeña casa de Lavalla. Se había pasado semanas arreglándola y se había endeudado con el padre Courveille porque le había concedido un préstamo para que pudiera comprarla. De regreso a la casa parroquial, se encontró con el párroco Rebod que bebía y que ya estaba molesto por las actividades de su joven coadjutor. Entre aquellos dos primeros fichajes se encontraba Jean Marie, un ex miembro de la Guardia Imperial de Napoleón que, más tarde, se volvería bastante excéntrico y abandonaría el Instituto.
Esa tarde, a Marcelino le quedaban pocos bienes materiales en propiedad. Tenía una casa que, bien podríamos decir, necesitaba urgente reparación. En esa casa había dos muchachos de pueblo bastante ignorantes, y tenía algunas deudas. Pero lo que también tenía el fundador era un sueño y ese sueño le consumió, como nos debe consumir a cada uno de nosotros. Era un sueño en cuyo centro estaban estos tres elementos: amor por Jesús y su evangelio, ganas para evangelizar a los niños y jóvenes pobres y determinación para establecer una comunidad de hermanos que sea testigo vivo del Evangelio de Jesucristo. Durante años, ese sueño se ha extendido en todo el mundo y ha “tocado” las vidas de innumerables jóvenes; les ha marcado y ha cambiado las vidas de muchos.
Por ello, pasemos a la acción. El nuevo amanecer del que hablaba tan a menudo el hermano Basilio está a punto de despuntar. Tenemos trabajo por hacer y, con la gracia de Dios, lo realizaremos con actitud humilde y lo haremos bien.
Gracias.
LA VIDA Y MISIÓN MARISTAS EN LA REGIÓN DE OCEANÍA
La reflexión y el diálogo sobre la viabilidad y la vitalidad maristas en la Región de Oceanía han ocupado las tres sesiones restantes del día. La asamblea plenaria, el trabajo en grupos, la reflexión individual y la plegaria personal han sido distintos caminos para adentrarse en este tema de actualidad y de futuro.

El hermano Darren Burge, Provincia de Sydney, ha dirigido la síntesis del día con la cual se han finalizado los trabajos de la jornada.



Después de la cena, se ha dedicado un tiempo al social, expresión que en el ámbito de cultura inglesa tiene un carácter de conversación informal y espontánea, mientras se toma alguna bebida.



15 MAYO 2004, JORNADA FINAL



ULURU, EL CORAZÓN DE AUSTRALIA
La reunión de Mittagong, que ha concluido en el día de hoy, sábado 15 de mayo, ha permitido tomar el pulso vivo y palpitante de la presencia marista en la Región de Oceanía. Es evidente que su complejidad geográfica, cultural, lingüística... constituye su valor y su desafío. Los retos planteados en Australia y Nueva Zelanda son distintos de los que se viven en las islas del Pacifico. En los primeros países, la vida religiosa –y la vida marista dentro de ella- atraviesa zonas de desierto y dificultad pese a que en el campo de la misión sus aportaciones son altamente cualificadas, como ocurre en educación dentro de la escuela católica, en pastoral, en solidaridad, en misión compartida con los laicos... En los países restantes, la presencia marista tiene un fuerte impacto en la sociedad y presenta un rostro dinámico de la Iglesia en cuyo seno las vocaciones maristas surgen en abundancia.
Uluru, en lengua aborigen, es una montaña que se eleva en el centro de Australia en medio de una zona desértica. En inglés, recibe el nombre de Ayer’s Rock. A la puesta del sol, adquiere una coloración roja de gran belleza. Por ello y por su ubicación, se le considera el corazón del país. Para llegar al centro, con frecuencia hay que atravesar largos tramos de desierto. Así sucede en amplios sectores de la vida religiosa y así ocurrió en algunos momentos de la vida del P. Champagnat. Los hermanos maristas de la Región de Oceanía son conscientes que, sea el entorno más o menos favorable, desean seguir caminando hacia el corazón de su compromiso vocacional. El sueño de Marcelino tiene gran actualidad y vale la pena dedicarle la vida para hacerlo posible.
UNA PROPUESTA Y UN PASO MÁS EN EL CAMINO
Los hermanos de Oceanía están adquiriendo cada vez más consciencia de pertenecer a una misma Región, con desafíos comunes a los que desean dar respuestas conjuntas. Los organismos interprovinciales son numerosos y eficaces. No obstante, se está viendo la necesidad de encontrar nuevos caminos para las tres Provincias (Melbourne, Nueva Zelanda y Sydney) y el Distrito de Melanesia a fin de favorecer la viabilidad y la vitalidad de la vida y misión maristas en la Región de Oceanía.
Se ha aprobado la siguiente propuesta: “Nos comprometemos a avanzar en el modelo de regionalización. Declaramos, por consiguiente, nuestra predisposición a trabajar en unión y en colaboración con los demás miembros de la región para reflexionar sobre las posibles nuevas estructuras que surjan". Para realizar este acuerdo, los tres hermanos Provinciales y el Superior de Distrito nombrarán un equipo de tres miembros con la tarea exclusiva de elaborar una propuesta que conduzca al objetivo arriba acordado.
OPTAMOS POR LA VIDA
Una oración comunitaria, en clima de agradecimiento y gozo, ha puesto punto final a esta reunión, con la que se ha culminado esta visita del hermano Superior general y su Consejo a la Región de Oceanía. El hermano Sean ha recordado que la fuerza del carisma de Champagnat está en la pasión por Jesucristo y en el servicio a los niños pobres y a la juventud como miembros de la Iglesia y ha agradecido a Dios el liderazgo de los que ejercen su responsabilidad de animación y gobierno así como la entrega de los hermanos con quienes laicos numerosos y entusiastas comparten la misión. El hermano Seán ha entregado a cada hermano participante un pequeño recuerdo con la foto de la Buena Madre. El canto final We choose life ha sido un himno de esperanza y de compromiso, que ha resonado como un eco cercano de las inquietudes e ilusiones del último Capítulo general. Cerramos aquí nuestras crónicas en directo de la reunión celebrada en Mittagong.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje