Página principal

Los Ultimates 3 contaba con un equipo que casi aseguraba el éxito, pero al final las cosas no salieron del todo bien


Descargar 10.29 Kb.
Fecha de conversión09.07.2016
Tamaño10.29 Kb.
Los Ultimates 3 contaba con un equipo que casi aseguraba el éxito, pero al final las cosas no salieron del todo bien.
El universo Ultimate es un universo que ocurre paralelamente a los títulos regulares de Marvel y fue creado para renovar, darle frescura y muchas veces reinventar a sus personajes, es por esto que cuenta con su propia continuidad. En algunos casos la base de la historia es la misma pero con algunas mejoras como en Ultimate Spider-Man, en donde Peter Parker tiene 15 años y ya no trabaja en un periódico de fotógrafo si no de web master, en otros la historia da un giro muy diferente como en el caso de Ultimate X-Men, en los que son una especie de equipo antiterrorista que lucha contra mutantes renegados.

En la serie de los Ultimates básicamente se renovó al equipo de los Avengers, un grupo de elite formado por seres con superpoderes por iniciativa del gobierno norteamericano, el cual cuenta hasta ahora con tres mini series y uno que otro “crossover”, ejemplo de esto es la serie Ultimates vs. Ultimates X-Men.


En Ultimates 2, el escritor Mark Millar nos contó una historia altamente realista con tintes políticos y con un desarrollo de personajes complejo y completo, nos adentro en la vida de estos héroes no solo con sus trajes si no también fuera de ellos, además el arte estaba hecho en la misma sintonía, con trazos que corrieron a cargo del dibujante Bryan Hitch, presentando héroes con facciones y movimientos realistas olvidándose del estilo “disfraz de spandex” y en su lugar vistiendo uniformes de batalla, esta mini serie mas que un comic, parecía un experimento de cómo se vería este equipo si se le llevara a la pantalla grande.

En contraste Ultimates 3 toma un rumbo menos innovador y Jeph Loeb, el escritor de esta entrega si bien nos trajo anteriormente una miniserie decente pero nada extraordinaria con Superman/Batman, últimamente viene arrastrando trabajos de baja calidad narrativa y además predecibles, esta ultima serie es evidencia de ello. Aquí nos cuenta la historia típica de Marvel, héroes contra villanos, y aunque hay incursiones interesantes de personajes como Black Panther, Shanna, Ka-Zar y su pareja de tigres dientes de sable, desperdicia a otros que son icónicos como el Hombre Araña y Venom al no darles desarrollo y que su aparición, mas que parte de la historia es un gancho para atraer publico. Durante la serie Loeb intenta dar giros y cambios a eventos fallidamente, presenta un asesinato misterioso, una serie de flashbacks en donde Wolverine es uno de los protagonistas y una intensa pelea de los Ultimates vs. Brotherhood que comienza en la mansión Stark (hogar de Iron Man) y termina llevándonos a Savage Land (una isla en donde habitan dinosaurios), con la presencia de un Magneto de actitud sumamente tibia en comparación a otras sagas en donde es el villano antagonista con gran presencia y fuertes convicciones. Todo esto solamente roza la punta del iceberg de lo que pudo ser una excelente trama, y aunque esta miniserie empieza solidamente con un preludio dibujado y entintado por Travis Charest y cuenta con un primer numero dinámico e interesante, rápidamente decae en su tercera entrega cerrando con una quinta parte mal argumentada y con un final peor, echando a perder elementos que Mark Millar había sembrado desde la serie anterior. Lamentablemente aquí no podemos encontrar nada mas allá de buena acción, poses dinámicas y una que otra sorpresa que mas bien cae en la categoría de “patadas de ahogado”.


En cuanto al arte podemos decir que este habla por si solo, y aunque en el desenlace también se queda corto pues inevitablemente se ve arrastrado por la narrativa, supera por mucho a la historia, cumple con su cometido y hace que casi valga la pena nuestra compra. De esto se encargo Joe Madureira, que después de alejarse unos años para incursionar en la industria de los videojuegos y animación vuelve a los comics con esta serie, utiliza su característico estilo de anatomía exagerada pero proporcionada que hace que sus personajes se vean bien y llamen mucho la atención, forma una armonía con movimientos y expresiones de rostros con clara influencia manga. En esta serie utiliza un recurso que muchos dibujantes han adoptado últimamente que es el de no entintar y trabajar el color directamente sobre el lápiz, la mayoría de las veces esto resulta garrafal pues los tonos se comen los trazos, la profundidad, y se pierde volumen en los dibujos. Pero este no es el caso, pues el colorista Christian Litchner que ya antes había trabajado con Madureira en su proyecto de autor Battle Chasers, se sale del tradicional “color en bloques” que abunda en los comics de Marvel (y que en muchos casos parecen como si fueran hechos en serie por una maquina) y se va mas por la línea de “pintura digital”, en donde tal vez les cueste a muchos acostumbrarse pues es raro ver este estilo de arte en los comics, y de vez en cuando los trazos adoptan un tono grisáceo en comparación al negro intenso de la tinta. Así que si bien utiliza colores base dependiendo del personaje, aprovecha variaciones de los mismos para darle carácter y atmósfera a cada pagina, por ejemplo, podemos ver a Black Panther y Venom peleando en una misma toma pero con tonos diferentes de negro cada uno, con reflejos magenta y rojos que provienen de las luces de la ciudad, o el Capitán América con su clásico traje azul y rojo que dependiendo de donde se encuentre, su traje cambia de tonalidad hasta tornarse casi morado sin que esto se vea mal o fuera de lugar, incluso hay tomas en donde por la situación ciertos colores como el verde o bermellón predominan pintando toda la escena, esto corre el riesgo de verse monótono o saturado, pero al contrario, Litchner juega mucho con los tonos de la piel, los reflejos y sobre todo con la luz en general, esto aunado a unos muy buenos efectos de sangre, balazos o de movimiento hacen de cada panel una pequeña pintura.

En esta serie Mad nos trae un Sabertooth y un Wolverine como no habíamos visto en mucho tiempo, sus peleas dinámicas con facciones salvajes nos recuerdan una animación japonesa. Todos los personajes en esencia son los mismos de la serie anterior, conservan sus mismos trajes con pocas variaciones pero obviamente con el toque de Madureira, pero el cambio mas radical y notorio es el de Ojo de Halcón, pues con un nuevo uniforme deja de lado su clásico arco y flecha, cargando en su lugar dos pistolas, unos gogles, y una mascara con un blanco rojo en la frente, esto evidentemente a causa de los eventos y tragedias de la serie anterior.


En conclusión, Ultimates 3 fue una serie con gran peso sobre sus hombros pues sirvió como antesala a la serie Ultimátum que es el fin de este universo, y después de tantas expectativas y tiempo de espera no logra ni siquiera ponerse a la par con la serie de Millar, y aunque con una muy buena calidad visual pero con tan solo 5 números, se quedo corta en cuanto a historia y ventas.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje