Página principal

Los sistemas de construcción en Prehistoria: El Megalitismo


Descargar 11.17 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño11.17 Kb.
Los sistemas de construcción en Prehistoria: El Megalitismo” por Mª. Amparo Rostoll Cot.





Grupo 1º B. de la materia Historia de los Orígenes de Europa: Prehistoria. Grado en Historia del Arte.


1º. Introducción: La historia de la construcción viene marcada por la evolución del hombre y sus necesidades en cada período de la Historia. Así nos encontramos con especializadas bibliografías sobre la Historia de la Construcción a partir de las más antiguas civilizaciones, así como de la construcción en piedra, pero nos avanzamos en la Historia y comenzamos la andadura de los sistemas de construcción humana en la Prehistoria con su ejemplo más avanzado del Neolítico: el Megalitismo, siendo definido por Fullola y Pericot y Nadal Lorenzo como “conjunto de elementos arquitectónicos que utilizan grandes elementos de piedra (megalito = piedra grande) que surgen en el Neolítico pero que siguen construyéndose en el calcolítico y cuyo uso se extiende hasta las primeras etapas de la Edad de Bronce que trasciende a determinadas cronoculturas o periodizaciones”.

Existen diversas tipologías que responden a un fin determinado en el momento de su construcción pero que varía a lo largo de los siglos y su reutilización o reaprovechamiento, tanto de sus piezas monolíticas como de las estructuras que conforman encontrando una tipología diversificada y propia general así como diversas tipologías autóctonas o particulares de algunos espacios geográficos en concreto respondiendo siempre a unos mismos elementos constructivos y significación en el tiempo y en el espacio, posicionamiento y colocación así como función y localización como es el caso de los menhires, cromlech, henges, y los sepulcros megalíticos de corredor, galería, dolmen y rundgraber así como los caen, navetes y talayots de carácter étnico, encontrando ejemplos muy preclaros en el Neolítico Antiguo, 6000 a.C.-3500 a. C. ( Carrowmore en Irlanda, Kerkado o Saint -Nazare en Francia y en la Península Ibérica en Reguencos), en el Neolítico Medio, 3500 a, C. – 2000 a, C. ( Stonehenge en Inglaterra o en la Península Ibérica en Outeiro de Grecos y Meninas o Castro), y en el Neolítico Superior o final, 2800 a, C. – 2500 a, C. (Los Millares en Almería o El Argar).

En base a su función, territorial, religiosa, cultural y social destaca su visibilidad, su localización en zonas divisorias entre territorios junto a la coincidencia con fenómenos naturales en ejes de rutas de trashumancia, en llanos de gran visibilidad astronómica, su carácter funerario construyéndose en sociedades premetalúrgicas como elementos de cohesión social constituyendo una manifestación de poder y del grupo social que lo construye sin lo que no se comprende ninguna de las hipotéticas y verificadas teorías de la construcción megalítica, debido a la importancia del grupo en la construcción.
2º. La construcción megalítica: Tras la elección del lugar destinado a su ubicación y la delimitación y situación de cada ortostrato en el mismo, el estudio de la situación y orientación del monumento y la situación exacta de su ubicación se procede a la extracción del material de la cantera más cercana aprovechando las fisuras y grietas entre los bloques y palanqueando o empleando primitivas formes cuneiformes para la separación del bloque del lecho de la cantera, bloque que, in situ será desbastado por los especialistas en la talla de la piedra del grupo hasta darle la forma deseada y así realizar también las decoraciones grabadas o incisas en dicho megalito antes de su traslado al lugar de su ubicación mediante la utilización de cuerdas y sogas y realizando un entramado de las mismas que, a modo de red, cubren toda la superficie pétrea, bien sujeto, para su arrastre mediante la utilización de los recursos naturales como los troncos de árboles a modo de rodillos sobre los que se desliza el bloque hasta llegar al lugar deseado. Los troncos se van sucediendo a modo de rail de tren, uno detrás del otro, los van poniendo sucesivamente hasta completar el trayecto y así llega el monolito al lugar de su colocación debiendo realizar desbastes y acondicionamientos previos del terreno precisándose no menos de 20 hombres para el arrastre del bloque

Los lugares destinados a su ubicación son excavados hasta conformar una fosa de una profundidad equivalente a un quinto de la superficie del ostostrato para su equilibrio y afianzamiento en el lugar dado que se concibe el monumento para la perdurabilidad en el tiempo o eternidad, hincando la parte superior del mismo en dicha fosa y cimentando su estabilidad con el relleno de tierra y piedras hasta quedar bien fijado en el terreno.



La construcción megalítica con varios ortostratos precisaba multiplicar dicho trabajo por cada ostortrato, realizando terraplenes rodeando las piedras erigidas hasta la altura de las mismas con la inclinación adecuada para deslizar la losa que haría de dintel y que arquitraba la construcción pudiendo haber algún elemento sustentante entre los ortostratos o material de relleno del lugar para que los hombres pudieras arrastrar dicha losa de un ortostrato a otro sin que venciera su parte superior quedando en el espacio interior de la construcción, la cual, una vez terminada, y habiendo formado la cavidad ésta se cerraba mediante piedras y ramas más pequeñas cubriéndose totalmente con tierras de relleno a modo de túmulo o tell, o bien mediante un primitivo mampuesto de tierras y piedras irregulares que no solo lo mantendrían protegido sino que lo consolidarían hasta día de hoy, albergando no solo decoraciones excelentes sino todo tipo de vestigios de nuestro pasado pudiéndose datar algunos gracias a la prueba del carbono 14 por los restos de las hogueras fundacionales de dichos monumentos.

3º. Blbliografia:

  • CARPENTER, JEAN Y FRANÇOIS LEBRUN. Breve Hitoria de Europa. Grandes Obras de la Historia, Editorial Altaza. España, 1997, pg. 62

  • FULLOLA Y PERICOT, JOSEP M. y Jordi Nadal Lorenzo. Introducción a la Prehistoria: La evolución de la cultura humana. Editorial UOC. Barcelona. 2005, pg. 165.

  • www.javieraisa.com/2011/01/23/tecnica-de-construccion-megalitica {21/02/2014}

  • www.extensionuned.es/archivos_publicos/qdocente_planes/2957/el_fenomeno_megalitico.pdf




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje