Página principal

Los padres y madres ante los temas transversales


Descargar 204.91 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño204.91 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8




Temas de Escuelas de Padres y Madres


Los padres y madres ante los temas transversales



Objetivos y Expectativas

Los ejes transversales: Una apuesta por la innovación y la calidad educativa



  1. Una aproximación al concepto de ejes transversales

  2. Los ejes transversales y la visión estructurada de la realidad

  3. La innovación educativa: un reto imprescindible para ganar el futuro

  4. Los ejes transversales y la educación en valores

  5. Propuestas que los padres y madres hacemos para el desarrollo de los ejes transversales

Síntesis de mensajes

Directrices para la utilización de estos materiales

Actividad 1: Cuestionario

Actividad 2: Del hilo al ovillo

Actividad 3: Los ejes transversales y la educación en valores

Actividad 4: Importancia del entorno para el desarrollo de los ejes transversales

Propuesta abierta para una escuela de p/madres sobre la importancia de los ejes transversales para la innovación y la calidad educativa

Bibliografía y Videografía

Autores:

Concepción Nieto

José Cabrera


Estos materiales van dirigidos principalmente a padres y madres de alumnos y alumnas, aunque consideramos que pueden ser también muy útiles para toda la Comunidad educativa.

El compromiso con el futuro de nuestros hijos y la participación en el proceso educativo han de llevarnos a unas reflexiones y a una intervención posterior en la Escuela y en el medio social.

De un tiempo a esta parte se ha diferenciado, con nitidez, instruir de educar. Instruir consiste en transmitir conocimientos y desarrollar los mínimos establecidos en el currículo. Educar es ante todo, formar personas con autonomía, con responsabilidad y capacidad para adoptar sus propias decisiones.

Instruir puede degenerar, perfectamente, en imponer, en domesticar y en inculcar principios y valores jerárquicamente.

Educar supone apostar por la libertad, es decir, la capacidad de elegir y de responsabilizarse de las opciones que se tomen. Educar es, asimismo, preparar para la vida; haciendo que el período escolar cumpla su finalidad socializadora y dote a los niños de recursos y valores, no sólo para integrarse en el medio social en el que viven, sino para contribuir a su transformación, enfrentándose críticamente a sus deficiencias, injusticias y desigualdades.

La Escuela es sin duda una institución importante que puede jugar un papel fundamental en la formación de la personalidad.

No somos partidarios de recargar, hasta la saciedad, los programas escolares. Una actitud irresponsable ha venido defendiendo que la Escuela sea la que asuma tantas tareas que, si se siguieran estas directrices, haría falta quintuplicar o sextuplicar el horario escolar sin poder por ello, hacer frente a esas demandas crecientes.


La L.O.G.S.E. ha sido definida como una ley para elevar la calidad de la educación. Desde C.E.A.P.A., opinamos que la calidad educativa no se aumenta sólo ni exclusivamente, incrementando los conocimientos, sino impulsando los valores democráticos de convivencia, fomentando el desarrollo del espíritu crítico, facilitando la innovación y experimentación educativa, sustituyendo las metodologías tradicionales por otras participativas y dándole al proceso educativo una dimensión teórico-práctica, en virtud de la cual los niños no sólo aprendan conocimientos sino que practiquen lo aprendido, valorando su aprendizaje a través de la experiencia. Uno de los aspectos de mayor calado de la L.O.G.S.E. lo constituyen la materias o ejes transversales.

Decía Platón, en La república, que el que tiene visión de conjunto es dialéctico. Aunque a veces, parezca que nos empeñamos en lo contrario, al analizar los programas escolares, la realidad es una y no debemos dividirla ni parcelarla como no sea metodológicamente, para facilitar su comprensión.



Los ejes transversales no son ninguna materia o asignatura, sino que son líneas teóricas que atraviesan, vinculan y conectan muchas asignaturas del currículo y, por tanto, favorecen una visión global o de conjunto.

Los ejes transversales sólo podrán desarrollarse con rigor a través de planteamientos no sólo interdisciplinares, sino transdisciplinares y para ello, habrá que introducir cambios de mentalidad, empezando por cuestionar abiertamente el carácter patrimonialista o de cortijo que muchos profesores y departamentos didácticos tienen de su materia, de la que se consideran dueños absolutos.

Los ejes transversales están fuertemente vinculados a la innovación educativa y a un concepto participativo de la educación; por eso, constituyen un campo de experimentación privilegiado para que los padres y madres y A.P.A.s, los alumnos y alumnas y sus Asociaciones, colaboren en su implantación mediante actividades de apoyo al aula y con actividades educativas complementarias que, en algún momento, pueden tener un carácter espontáneo pero que desde nuestra perspectiva, deben consensuarse, programarse y figurar en la P.G.A. (Programación General Anual).

Los ejes transversales pueden favorecer un desarrollo equilibrado de la personalidad, un respeto a los derechos humanos y a otras culturas, el desarrollo de hábitos consumeristas o críticos hacia el consumo, o contribuir a eliminar las discriminaciones existentes por razón de sexo o por la pertenencia a una minoría étnica, pero a condición de que se tomen en serio y no queden reducidos a buenas intenciones, hechos puntuales o, incluso, lo que sería aún más lamentable, a una especie de asignaturas «marías» hacia las que nadie se interesa y que, en el mejor de los casos, sirven para adornar. Para lograr que los ejes transversales penetren en los centros, hundan sus raíces y puedan dar frutos, es necesario un giro copernicano en la concepción de la Educación.

Aunque teóricamente se defienda lo contrario, la educación española está centrada en el objeto y lo que, desde estas páginas, estamos defendiendo es que pasen a centrarse en el sujeto. Así lo entendemos como un modelo pedagógico en el que el protagonista de la educación sea el niño. Por supuesto que habrá que asimilar conocimientos, técnicas y destrezas, pero el objetivo principal radicará en comprender críticamente el mundo en que se vive y valorar las relaciones Hombre-Naturaleza e, incluso, el papel instrumental de la ciencia puesta al servicio del desarrollo humano.

La L.O.G.S.E., al referirse a cada uno de los ciclos o materias, habla de conceptos, procedimientos y actitudes. Todo aprendizaje de un nuevo campo de la realidad tiene una dimensión cognitiva e incluso, epistemológica, por lo que es imprescindible la asimilación de conceptos y el examen minucioso de hechos. Pero de nada o de muy poco servirá que aumenten los conocimientos si no cambia la mentalidad y la actitudes hacia la defensa de la Naturaleza, la convivencia con los inmigrantes o los hábitos de alimentación y de diversión.



Es en el cambio de valores y actitudes donde va a jugarse, en las próximas décadas, el futuro de la Educación.

Debemos sentirnos moderadamente satisfechos de la trayectoria seguida por C.E.A.P.A., pues diversos materiales, cuadernos y guías didácticas sobre los ejes transversales se adelantaron a la aparición de las denominadas Cajas Rojas. Recordemos los cursos y cuadernos de Educación No Sexista; Educación para la Paz; la Convivencia y la Tolerancia; la Educación Medioambiental; Prevención de las drogodependencias; Deporte en edad escolar y la Educación Sexual (estos tres últimos incluidos dentro de la Educación para la Salud); que han sido positivamente valorados, no sólo por las Federaciones y A.P.A.s, sino por el Movimiento de Renovación Pedagógica y O.N.G.s que trabajan en pro de combatir las desigualdades y de mejorar las condiciones educativas y la calidad de vida.

Sirva este marco como referente para las ideas y planteamientos que vamos a defender en el desarrollo del bloque temático. Quisiéramos finalizar esta introducción con una invitación a la ilusión y al esfuerzo.

Las innovaciones educativas abren nuevas perspectivas y nuevas vías para la implicación de los padres y madres en los centros pero, para hacer frente a este reto, es imprescindible que mantengamos una línea de formación permanente, que actualicemos nuestros mensajes, que derrochemos imaginación y que no tengamos ningún miedo a experimentar nuevos métodos ni nuevas ideas.

Esta colección de materiales es la mejor prueba de que, para contribuir a la innovación educativa, hemos de estar abiertos a una renovación permanente de nuestros planteamientos, publicaciones y métodos de trabajo.

  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje