Página principal

Los empresarios de Pontevedra y el norte de Portugal estudian denunciar al Gobierno luso si prospera el sistema de cobro con telepeaje autovías del país vecino


Descargar 11.73 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño11.73 Kb.





Los empresarios de Pontevedra y el norte de Portugal estudian denunciar al Gobierno luso si prospera el sistema de cobro con telepeaje autovías del país vecino


  • Se oponen a la recaudación pero, si no se pudiera evitar la medida, demandan que no se aplique al tráfico de mercancías, a los trabajadores que a diario cruzan el río Miño y a las empresas allí instaladas.

  • Afirman que lucharán por la Eurorregión y que la decisión tomada por el Gobierno de José Sócrates condicionará el crecimiento empresarial y las inversiones en Portugal


Vigo, 08-07-2010.- Los representantes empresariales de la provincia de Pontevedra y el presidente de la Associaçao Empresarial de Viana Do Castelo expresaron hoy de manera oficial y conjunta su rechazo a la propuesta del Ejecutivo portugués de imponer peajes en las autovías del norte y centro del país, una medida que se discutirá mañana en la Asamblea lusa. Todos coincidieron en las graves consecuencias que esta medida tendría para las empresas, el comercio y el turismo de ambos márgenes del río Miño.
José Manuel Fernández Alvariño, presidente de la CEP; José García Costas, presidente de la Cámara de Comercio de Vigo; José Manuel Seoane García, vicepresidente 2º Cámara de Comercio de Pontevedra; Gumersindo Alonso, presidente de la Cámara de Comercio de Tui; Carlos Oubiña Portas, presidente de la Cámara de Comercio de Villagarcía, y José Luís Ceia, presidente de la Associaçao Empresarial de Viana Do Castelo, se mostraron partidarios de tomar “todas las medidas que podamos al máximo nivel” para que la decisión no se lleve adelante.

En este sentido, Fernández Alvariño señaló que los empresarios están estudiando denunciar al Gobierno luso si finalmente prospera el cobro con el sistema de telepeaje. Así, los empresarios consideran “inconstitucional” que un país de la Unión Europea no admita una moneda de curso legal para realizar un pago. El colectivo se opone no solo al sistema sino también al propio cobro, ya que se trata de una medida “discriminatoria con respecto a otras regiones del país vecino”. Además, creen que se trata de un “paso atrás” en el desarrollo empresarial de la zona y recuerdan que el Plan de Movilidad de la Eurorregión aboga por el tránsito libre.


Para los empresarios, la puesta en marcha de este gravamen supondrá una importante pérdida de competitividad empresarial. Alvariño dio algunos ejemplos recordando que más de 100 empresas gallegas están instaladas en parques empresariales portugueses, que el 51% de las mercancías con destino a España desde Portugal entraron el pasado año por Galicia o que el 65% de las mercancías trasportadas por carretera en el norte luso se cargan en Galicia, entre otros muchos.

En la actualidad existen tres maneras de llegar a Oporto desde Valença de Minho: la autopista A3 que recorre una distancia de 112 km (1 hora de trayecto) y cuyo coste asciende a 15,10 euros ida y vuelta; la autovia A-28 que recorre una distancia de 126 km (1 hora 24 minutos de trayecto) y que pasará a incrementar su costa actual y la N13, que triplica la duración del viaje (2 horas 45 minutos), tiene un alto índice de siniestralidad y recorre 128 km.


Sobre estas alternativas, el presidente de la Cámara de Comercio de Vigo, José García Costas recordó que los camiones no pueden circular por esta última infraestructura y que en la actualidad la mayoría de las empresas evitan la A3 por su elevado coste.

Discriminación positiva

García Costas recordó que, aunque se oponen al cobro del peaje, los empresarios no pueden decidir lo que dictamina el Gobierno luso, por lo que si finalmente se aprueba esta medida, demandan que no se aplique a todo el movimiento que hay desde el punto de vista industrial (empresas, mercancías y trabajadores). El responsable de la institución cameral viguesa explicó que son muchas las empresas auxiliares instaladas en Portugal que sirven a la factoría viguesa PSA- Peugeot- Citroen.


En esta misma línea continuó dando ejemplos el presidente de la Cámara de Comercio de Tui, Gumersindo Alonso, quien argumentó que el Puerto de Vigo funciona como infraestructura prioritaria para la entrada de mercancías, como el granito que tiene como destino Portugal. Igualmente le ocurre a las empresas gallegas cuya entrada de mercancías se realiza a través del Puerto de Leixoes.
Unificación de sistemas

Los empresarios demandaron también la unificación del sistema de telepeaje propuesto por el Gobierno luso, ya que en la actualidad es incompatible con el del resto de la Unión Europea. Todos coincidieron en esta necesidad, de modo que pueda viajarse por toda Europa con un único sistema. En cualquier caso, matizaron, ese sistema sólo sería aceptable en las autopistas, pero no en las autovías que no tengan alternativa gratuita.




Turismo

Otro de los aspectos destacados por los empresarios ante la entrada en vigor de estas medidas fueron el sector comercial y el turismo. Y es que son muchos los ciudadanos gallegos que viajan a Oporto y sus alrededores a realizar sus compras (Ikea y los centros comerciales). En lo que al turismo se refiere, el colectivo explicó que Portugal es un destino turístico de proximidad, por lo que habrá menos gallegos que se desplacen al país vecino los fines de semana. La obligatoriedad del uso del chip dificultará también estos viajes esporádicos, ya


que se considera difícil que los automovilistas se presten a comprar o alquilar los dispositivos. Finalmente recordaron que cada vez son más los gallegos que recurren al aeropuerto de Sá Carneiro por sus conexiones internacionales Así, se calcula que el pasado año 420.000 gallegos utilizaron este aeropuerto.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje