Página principal

Los ciudadanos-lectores y el mundo de lo escrito


Descargar 108.65 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño108.65 Kb.
Los ciudadanos-lectores y el mundo de lo escrito

Osmar Gonzales



Lima, enero 2007

I
Introducción
La labor de promover la lectura, usual pero no únicamente, la realizan los pedagogos o psicólogos infantiles; también, aunque en menor medida, bibliotecarios y literatos. En cualquier caso, la evidencia nos revela que en Perú no existe una profesionalización del motivador de la lectura, salvo en algunas excepciones. Lo común es que predominen los esfuerzos individuales por afianzarse en un campo que en nuestro país no se ha tomado en serio todavía, aunque ya hay señales auspiciosas en sentido contrario. Lo óptimo sería que el “especialista en promoción de la lectura” sea parte de la formación profesional, tanto de docentes como de bibliotecarios u otra carrera que tenga que ver con la labor educativa. Al mismo tiempo, que existan diplomados para formar a este tipo de profesionales o para actualizar a quienes empíricamente ya cumplen esta labor. Implementar este tipo de estudios conlleva algunos beneficios, tales como institucionalizar la formación de capacitadores en el fomento de la lectura, profesionalizar sus desempeños, articularlos en la red que tiene que ver con el libro y la lectura, y potenciar el impacto que pueden llegar a tener.
La labor del promotor de lectura en Perú es especialmente compleja y delicada, no solo por la diversidad que un grupo humano cualquiera presenta en el momento que se le quiere inculcar el gusto por leer, sino por las diferencias sociales, lingüísticas y culturales que caracterizan a nuestro país.
Como leer va más allá del reconocimiento de aquellos signos que son las letras, y es sobre todo el otorgamiento de sentido al conjunto de las palabras, este solo lo pueden dar los sujetos desde su propio cúmulo de experiencias. En aquellas personas que deben aprender a leer proviniendo de una lengua materna no escrita, el proceso es sumamente complejo y, además, está revestido de estigmatizaciones sociales. Así, para quienes provienen de culturas orales aprender a leer es una modificación sustancial de toda su cosmovisión. El promotor de lectura deberá tener un criterio amplio, un conocimiento suficiente de esta realidad no para que la persona incorpore su mundo en la lectura, sino, al contrario, para que la lectura sea parte de sus vivencias.
Las experiencias de promoción de la lectura son muchas y variadas, como también diversas son las fuentes de las iniciativas. El problema no es el desinterés por este tipo de actividades, sino la ausencia de un norte común que las enmarque. De esta manera, por ejemplo, pueden existir dos o más instituciones que fomenten la lectura en niños en una misma zona duplicando esfuerzos en vez de potenciar sus impactos. Las iniciativas pueden provenir tanto del sector privado como del público pero que colisionan y entran en competencia cuando lo óptimo es aglutinarlas según zonas de influencias, sectores de atención prioritarios, técnicas y metodologías, etcétera.
Por lo general, quienes desarrollan este tipo de actividades están muy ligados a la creación literaria, tanto por iniciativas institucionales (como los municipios) como personales (como ejemplo se puede señalar el del escritor Jorge Eslava, entre otros). Así, hay quienes ligan su trabajo a los sectores infantiles o juveniles (como Inlec, Cedili, Mundobús, Aplij), o que contribuyen a contrarrestar algunas lacras sociales como la drogadicción (el caso de Cedro es importante o también el de Asociación Kallpa y Mundobús). Hay las que priorizan el sector rural (Universidad Cayetano Heredia), o la formación en valores (Colegio Fe y Alegría). Las actividades que impulsa el Ministerio de Educación se ligan a la mejora educativa (Emergencia Educativa, Dirección de Secundaria, de Primaria, de Educación Bilingüe, y otras) y a la introducción de las nuevas tecnologías (Plan Huascarán). También existen las que se concentran en el aula (Universidad Católica) y las que buscan ligar el salón de clases con el hogar (Cedro, Promolibro). Finalmente, existen actividades de fomento de la lectura como partes de la promoción editorial (Fondo de Cultura Económica, Santillana, Norma). Todos estos casos son puestos a manera de ejemplos simplemente, para mostrar la diversidad de acciones en curso. En el Anexo No. 1 se pueden ver algunas de las experiencias en fomento de lectura.
No obstante esta proliferación generosa de iniciativas a favor de la difusión de la lectura, es perfectamente perceptible la necesidad de un mayor número de estudios y análisis acerca de todo lo que constituye el mundo de lo escrito (el libro, la escritura, las bibliotecas, las imprentas, las formas de lectura, etcétera) en Perú. Al mismo tiempo, casi no se incluyen en las reflexiones los trabajos que se han realizado en otros países alrededor de estos temas, además que no se ha tomado en serio la labor de divulgarlos. Estos estudios deberían servirnos como una magnífica base para nuestras reflexiones. Desde distintas disciplinas y áreas específicas de interés, han contribuido a entender mejor las relaciones entre los diferentes componentes del mundo de lo escrito.
Para hacer más efectiva la labor de quienes fomentan la lectura, es imprescindible llegar a un conocimiento lo más fidedigno posible de quienes serán los sujetos a quienes se integrará al mundo de lo escrito, estos son los ciudadanos-lectores. Las naciones históricamente democráticas, han sido construidas gracias al papel determinante del libro, que estimuló el debate, la deliberación, el cuestionamiento al poder instituido, al mismo tiempo que abrió las mentes para superar el conocimiento arcaico y permitió a las personas imaginar nuevas maneras de relación humana.
En las páginas siguientes, luego de destacar la importancia simbólica del libro, me centro en la importancia fundamental del ciudadano-lector quien al mismo tiempo que es incorporado al mundo de la cultura escrita se le integra a la comunidad ciudadana del país. De ello deriva la importancia no solo de las acciones a llevarse a cabo, sino también de los estudios que deben realizarse para conocer las características de dicho ciudadano-lector. Finalmente, rescato la labor positiva y fundamental que el autor puede cumplir en el fomento de la lectura.

II
El libro como expresión del mundo de lo escrito y de la escritura del mundo
El libro representa, simbólicamente, el mundo de la cultura escrita. Es la síntesis del proceso de la conquista de nuevos conocimientos por parte de la humanidad, y ha acompañado a esta en gran parte de sus avatares. La historia se escribe, y al mismo tiempo la escritura tiene su historia.
Para que existiera el libro antes fue necesario inventar la escritura. La palabra escrita fue creada para poder trascender las limitaciones que impone la cultura oral. Si bien la palabra hablada puede transmitir mitos, normas religiosas, códigos morales, relatos, apela a los recuerdos y la memoria, no tiene la misma capacidad de la escritura en cuanto a dotar al mensaje de permanencia en el tiempo, generación tras generación: Sócrates habló, y sus enseñanzas fueron trasladadas a la palabra escrita por su discípulo Platón; Cristo predicó y sus palabras fueron convertidas en documento gracias a los apóstoles.
Con la invención de Johannes Gutenberg la trascendencia del libro adquiere dimensiones increíbles. Su difusión es más intensa y rebasa rápidamente las fronteras de los estados. De esta manera, la confluencia de la imprenta y el libro constituye una de las bases más sólidas de los orígenes de lo que ahora llamamos globalización. El origen de esta es, pues, cultural, no económico. Gracias a la imprenta la comunicación se vuelve más intensa, y la transmisión de conocimientos más rápida. El libro porta la memoria de las personas y sus colectividades, transmite sus maneras de ser, comunica e integra. Pero no debemos olvidar que el libro no tiene vida propia. El que le da vitalidad y el que le asigna funciones es el ser humano. Pero aun cuando el libro puede crear un espacio trans-fronterizo de comunicación, un uso distorsionado de él puede ocasionar lo contrario, la preservación impenetrable de las identidades locales o nacionales que puede devenir en agresión y violencia. El libro también puede ser pervertido.
Si bien el libro debe ser un instrumento de paz y desarrollo, muchas veces es blandido para azuzar odios y rencores, y para justificar el permanecer estancados en el tiempo. El libro es uno de los medios más adecuados para forjar ciudadanos, pero el poder puede convertirlo en formador de siervos. Efectivamente, cuando el libro —y el conocimiento que porta—, es controlado por el poder, se disuelve su rol positivo y se transforma en instrumento de dominación. Pero cuando circula libremente, cuando la mayor parte de quienes conforman una sociedad tiene acceso a él, el libro se convierte de manera rápida y sencilla en un medio de liberación espiritual, de creatividad y de sublimación de belleza por medio de la palabra escrita.
Gracias al libro y su difusión una persona puede experimentar lo que vivieron otras personas en diferentes tiempos o en tierras distintas. Cada vez que uno lo revisa y lo lee se acerca a un mundo de sensaciones y experiencias que lo enriquecen y le permiten descubrir cada vez más su propia humanidad. Gracias al libro es posible promover la vida solidaria y tolerante, y así construir una convivencia que incorpora lo distinto; y esto va más allá de un sistema político democrático, aunque lo incorpora.
Es difícil pensar que puedan existir ciudadanos plenos sin que puedan acceder libremente al libro. Justamente los países que han podido construir sólidos regímenes democráticos son aquellos que han expandido el libro y han consolidado la cultura escrita en sus sociedades. Es decir, que tienen en sus pilares a verdaderos ciudadanos-lectores. El libro, como símbolo del saber y de lo mejor de la humanidad, se encuentra en el centro de la organización social. No es casual tampoco que, en sentido contrario, las sociedades y los regímenes políticos autoritarios se establezcan sobre la base de la poca difusión del libro y la lectura o del fomento de un tipo de lectura dogmática y sin cuestionamientos. Las peores hecatombes sociales, políticas o militares han ocurrido justamente cuando se ha producido un declive en los niveles de la cultura. El libro representa libertad, tanto de pensar como de decir y actuar. Coaccionando su función se encarcelan espiritualmente a las personas.
Por medio de la confluencia de la expansión del libro y de los medios de comunicación, especialmente en el siglo XIX, los pueblos pudieron ir formando sus “comunidades imaginarias”, su identidad colectiva, sus sentimientos nacionalistas. Libro y medios de comunicación actuaron, en consuno, como poderosos instrumentos de integración, amparados por una economía industrial en crecimiento, la misma que tuvo un impulso decisivo en los nuevos conocimientos que portaban los libros y las instituciones del saber. Pero cuando esos buenos sentimientos fueron utilizados para expandir los propios patrones de vida, la propia cultura y conquistar otras sociedades y culturas, el libro pierde gravedad e importancia. El sentimiento nacionalista de identidad se torna agresivo y conquistador y abre paso a las aventuras imperiales y colonizadoras. Ahí, en ese momento, el papel del libro es distorsionado y degradado. El retorno a la barbarie supone, inevitablemente, la destrucción del libro. Es volver al tiempo de las visiones mágicas de las cavernas. La tecnología, utilizada como arma de agresión y no de creación, en tanto artificialeza, nos retorna, paradójicamente, a nuestro pasado primitivo, y nos despoja de cultura, que es lo que nos humaniza.

III
Conocer el rostro del ciudadano-lector
La necesidad de investigar
El Reglamento de la Ley del Libro, en su artículo 17, numeral 2, señala como una de las funciones del Consejo Nacional de Democratización del Libro y de Fomento de la Lectura (Promolibro), la siguiente: “Establecer instrumentos de análisis que permitan conocer la necesidad del libro y la lectura. Este conocimiento sobre las prácticas de lectura, uso, circulación, conservación y protección del libro en el Perú servirá de sustento a las políticas y acciones de Promolibro”.
Hablar de libro y lectura es referirse, siempre, a personas, es decir, a lectores o no lectores inscritos en una sociedad específica, con sus tradiciones, costumbres, formas de mirar la vida e idear el futuro, marcados por procesos que dan forma a sus recuerdos y actitudes, y por ser partes de una determinada manera de sociabilidad. Estos son los ciudadanos-lectores, reales o potenciales. Una de las tantas maneras de imaginar el país que queremos es proyectando idealmente al ciudadano-lector que aspiramos forjar. Por eso dice bien la norma mencionada, “conocer la necesidad del libro y la lectura”, y las prácticas respectivas de las personas, justamente. Averiguar con el mayor detalle posible cuáles son esas necesidades y expectativas de los peruanos constituye una de las preocupaciones fundamentales que deben guiar a las instituciones educativas y culturales para diseñar adecuadas políticas sobre estos temas.
Promolibro es el espacio institucional privilegiado para llevar a cabo estos estudios. Al ser un Consejo compuesto por instituciones tanto estatales (INC, BNP, Indecopi, entre otras) como privadas (Cámara Peruana del Libro, Academia de la Lengua), tiene las condiciones y la cobertura suficientes para contribuir a generar dicho conocimiento. Ello requiere del trabajo cooperativo, necesariamente. Imposible alcanzar resultados importantes si no se suman esfuerzos o si las instituciones se muestran incapaces de confeccionar una agenda común, un espacio aunque sea mínimo de intersección en el que confluyan sus actividades en lo referente a la lectura y el libro. Cada una de estas instituciones cubre un campo importante de la vida social, y la comunicación entre ellas redundará en el mutuo conocimiento de la sociedad peruana, impactando en el mejor desempeño de cada una de ellas.
De lo que se trata es de constituir a la sociedad peruana en una conformada por lectores, por personas que tengan en el libro (la cultura escrita en general) como la fuente básica de conocimiento e información. Aquí se instala la necesidad de forjar al ciudadano-lector; es decir, no solo al ciudadano, no exclusivamente al lector, sino al ciudadano-lector. ¿Por qué?
Una de las consecuencias positivas de la lectura es la de formar ciudadanos, es decir, personas con conocimiento pleno de sus deberes y derechos, críticos, reflexivos. Mientras más extendida esté la costumbre de leer y más cercana la posibilidad de acceder al libro, mayores posibilidades habrá de consolidar una vida social sobre bases comunes de convivencia y de constituir sólidas instituciones democráticas. No puede pensarse en dar forma a un régimen político democrático sobre la base de la exclusión de las mayorías al libro y la lectura. En sentido contrario, mientras mayores sean los niveles de acceso al libro y la lectura más consolidada estará la democracia, y sus instituciones más enraizadas y representativas. De esta manera, se produce un circuito positivo: la lectura forma ciudadanos, y no puede haber ciudadanos plenos si no tienen acceso al derecho que son el libro y la lectura; el individuo, al mismo tiempo que adquiere el buen hábito de la lectura se constituye como ciudadano; sociedad lectora y vida democrática son dos caras de la misma moneda. Por ello, la importancia de forjar al ciudadano-lector en un solo proceso.
El ciudadano-lector y la biblioteca pública
Pero ¿qué rostro tiene este ciudadano-lector en el Perú? Todavía no lo sabemos. Lamentablemente, la encuesta “Hábitos de lectura y ciudadanía informada en la población peruana-2004” realizada por la Biblioteca Nacional del Perú y la Universidad Nacional de Ingeniería ha difundido muy pocos datos y, de estos, menos aun son los confiables. Dicha encuesta ofrece cifras demasiado optimistas que contrastan con la realidad que se puede ver diariamente.
Por diferentes razones, especialmente económicas, es difícil realizar una nueva encuesta nacional, al menos en el corto plazo (aunque debería replicarse cada cinco años). Pero sí es posible realizar esfuerzos que, parcialmente, en zonas geográficas específicas o en espacios sociales determinados, permitan acercarnos fielmente a las características del peruano que está inscrito o está afuera del mundo de la cultura escrita. De cada una de estas situaciones se derivarán tareas y actividades específicas, sea para consolidar al individuo como integrante del ecosistema del libro y la lectura, o sea para incorporarlo a él y, al mismo tiempo, para reedificar nuestra sociedad.
Uno de los lugares en el que el rostro del ciudadano-lector asoma casi naturalmente es la biblioteca pública. Como sabemos, la tarea fundamental de esta es acercar al ciudadano al libro y la lectura, proveerle las condiciones indispensables para que se informe y conozca. La biblioteca pública es, o debe ser, el espacio social de constitución del individuo y del lector y, por ello, de convivencia social; es un lugar de encuentro y aprendizaje, tanto de cómo vivir en común como de capacidades. Para cumplir con su tarea, la biblioteca pública requiere obtener el conocimiento cabal del entorno en el que realiza su labor, de otro modo, permanece de espaldas a su realidad y limita sus resultados. Quienes administran la biblioteca pública deben saber quiénes son sus usuarios —conquistados y por conquistar— y las características que estos tienen (edad, sexo, grado de instrucción, preferencias y hábitos de lectura, entre otras). Solo conociendo su medio ambiente obtendrá la biblioteca pública el reconocimiento a su labor por parte de la población.
Lo anterior supone una política de proyección hacia la comunidad muy importante, pues no se trata solo de recibir a los lectores sino de buscarlos, encontrarlos y conocerlos. Esto implica un compromiso por generar información directamente, es decir, se trata de investigar; solo de esta manera la biblioteca pública podrá definir con mayor precisión las actividades a realizar dentro de su respectivo ámbito de acción esperando mejores resultados, un impacto más significativo.
Mientras más riqueza tenga la información que se recoja, mayores posibilidades de éxito tendrá la biblioteca pública en su labor. En efecto, la información que se recoja deberá reflejar, con la mayor precisión posible, los rasgos de la población a la cual puede llegar la biblioteca pública, esto significa que debe ubicarse en el centro de la vida social de la comunidad en la cual está asentada, y con una actitud proactiva.
Para conocer el rostro del ciudadano-lector será necesario utilizar diferentes metodologías y técnicas de recolección, tanto cuantitativas como cualitativas. Al interior de las primeras la confección de una encuesta es fundamental, pues por medio de ella se puede conocer las características de la población a la cual se desea llegar, en términos amplios, o las peculiaridades de algunos sectores específicos (obreros, amas de casa, escolares, jóvenes, etcétera). Gracias a una encuesta se puede acceder a conocer, por ejemplo, el escaso o abundante interés de la población en visitar la biblioteca, sus características culturales predominantes (como saber si es bilingüe, cuál es su grado de instrucción promedio o procedencia geográfica, por ejemplo), identificar con mayor precisión sus gustos y tiempo que destina a la lectura, saber si ejercita la práctica de la escritura o no, entre otras.
La información cualitativa, por el contrario, se sumerge en las trayectorias individuales, se hunde en la particularidad de un proceso personal. La aplicación de entrevistas o historias de vida son fundamentales. Gracias a ellas se pueden reconstruir las biografías paralelamente a la ruta del lector o del no lector, y siguiendo aquella identificar los momentos claves en los que la lectura estuvo presente, y en cuales otros no.
En efecto, el proceso de la lectura no es uniforme ni necesariamente ascendente, en permanente crecimiento. En otras palabras, en ciertos momentos del proceso vital la lectura puede aparecer como una práctica importante y en otros desaparecer; asimismo, determinadas lecturas son las relevantes en una coyuntura pero en otra pueden dejar de serlo para tomar su lugar otro tipo de lectura. Así, de manera simultánea, se puede conocer el proceso de constitución individual, como ciudadano y como lector. En términos muy gruesos, se puede afirmar que mientras las encuestas nos ofrecen un panorama general y anónimo, las entrevistas personalizan los resultados. Ambos métodos pueden ser complementarios, pues coinciden en contribuir a detectar las características principales del ciudadano-lector.
Capacitar al investigador
Realizar este tipo de acercamientos requiere de ciertas conocimientos y capacidades del personal encargado del estudio, tanto para preparar el instrumento de recolección de información, procesarla y analizarla, por un lado, como para saber relacionarse con las personas y estimular su disponibilidad a compartir la mayor información posible, con la sensibilidad suficiente para detectar los significados que se guardan debajo de las palabras pronunciadas, los silencios y hasta los gestos, por otro lado.
Lo óptimo es la constitución de equipos multidisciplinarios que permitan sacar el mayor provecho posible a la información recabada, y en este punto es prioritario concretar la colaboración inter-institucional; acá aparece nuevamente el espacio Promolibro. Poner en juego los recursos profesionales, cognitivos, económicos, de experiencia, pero con responsabilidades compartidas y plenamente asumidas, no solo posibilitará realizar un diagnóstico más acertado, sino ejecutar con mejores elementos las actividades que se desprendan de él produciendo un impacto mucho mayor al que pueda conseguir cada integrante por separado.
Promolibro ha confeccionado la propuesta base del Plan Nacional del Libro y la Lectura del Perú (www.promolibro.gob.pe), en la que se establecen políticas, objetivos, estrategias y líneas de acción que deberán ser concretados por las instituciones públicas, privadas y de la sociedad civil. Conocer el rostro del ciudadano-lector permitirá que los objetivos del Plan puedan ser efectivamente realizados para beneficio de una sociedad lectora y de una real república de ciudadanos.
Dentro del inmenso mar de necesidades que es la sociedad peruana, es preciso empezar por las zonas, social y geográficamente hablando, más urgentes, deprimidas y abandonadas que, por múltiples razones, se encuentran alejadas de la cultura escrita, como es el caso de Ayacucho, por ejemplo.
Un caso particular y urgente: Ayacucho
Luego de la violencia política, una de las reparaciones urgentes para las poblaciones que fueron afectadas por ella debe ser restituirles el derecho a ser parte de la cultura escrita, pues es una forma sumamente adecuada y eficaz de reinsertarlos en la vida nacional y constituirlas como agentes activos de la vida democrática del país, como ciudadanos-lectores. Sin su inserción en la vida cultural, en términos amplios, y en lo que algunos llaman ecosistema del libro y la lectura, pensar en construir una vida en común solidaria y tolerante seguirá siendo una quimera. Se trata de una reparación colectiva, no personal ni individualizada, pero igualmente justa y necesaria.
Como sabemos, Ayacucho ha sido la zona del país que más crudamente recibió los embates de la guerra. Por lo tanto, ella debe ser el principal punto de atención que el Sistema Nacional de Bibliotecas, Promolibro, el gobierno regional y el poder local de Ayacucho deben atender.
Una rápida revisión de algunas cifras nos permitirá obtener un panorama realista de la situación de postración en la que viven nuestros compatriotas ayacuchanos. Según el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD, Ayacucho se ubica en el puesto 20 (0.5095), drama que adquiere mayor visibilidad si recordamos lo que señala el Informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), en el punto 4 de sus Conclusiones:
La CVR ha constatado que existió una notoria relación entre situación de pobreza y exclusión social, y probabilidad de ser víctima de la violencia. En el departamento andino de Ayacucho se concentra más del 40 por ciento de muertos y desaparecidos reportados a la CVR.
Luego, en el punto 8:
La CVR concluye que la violencia impactó desigualmente en distintos ámbitos geográficos y en diferentes estratos sociales del país. Si la tasa de víctimas reportadas a la CVR respecto de la población de Ayacucho hubiera sido similar en todo el país, la violencia hubiera ocasionado 1 millón 200 mil muertos y desaparecidos. De esa cantidad, 340 mil hubieran ocurrido en la ciudad de Lima.
Y en parte del punto 59:
Para la CVR, aunque la intervención militar inicial golpeó duramente la organización y la capacidad operativa de PCP-SL, produjo también una secuela de violaciones masivas de los derechos humanos y convirtió al bienio 1983-1984 en el más letal del conflicto, fundamentalmente, en Ayacucho.
De su población total, más de 500,000 mil habitantes según datos del INEI, 1993, poco más del 50% pertenece al mundo rural; predomina la población femenina (51.2%); 32.3% de los jóvenes de 15 años y más han completado sus estudios de primaria y continúan estudiando; solo 6.6% de los ayacuchanos tienen algún año de educación superior y 5.1% tiene superior no universitaria.
Por otra parte, en cuanto al Índice de Alfabetización (según PNUD) Ayacucho se encuentra en el puesto 24 (es decir, penúltimo). Así, 92,887 ayacuchanos son analfabetas, y de este total más de 62 mil personas pertenecen a la vida rural, y poco más de 30 mil a la vida urbana; es decir, en el campo hay más del doble de analfabetas que en la ciudad ayacuchana. En cuanto a las lenguas más usadas 30.7% de los hombres hablan castellano y 69% quechua. Por su parte, solo 11% de las mujeres hablan castellano y 88.8% quechua. Con relación a la ocupación principal, un escaso 9.2% son profesionales, 31.9% se ubican en servicios y 42.8% son trabajadores agrícolas calificados, entre otros rubros poco significativos estadísticamente hablando.
Por otra parte, según datos del Sistema Nacional de Bibliotecas hasta 2004, tiene 247 convenios firmados con diferentes bibliotecas ubicadas en Ayacucho, de las cuales 55 son bibliotecas públicas o distritales. En promedio, existe una relación de 2271 habitantes por biblioteca. Los números nos indican, al menos superficialmente, que este departamento está abastecido de bibliotecas, sin embargo, todavía es necesario conocer directamente la realidad de las bibliotecas públicas, la actualización de sus colecciones, la idoneidad de sus responsables, los recursos que los municipios les asignan, su modernización, la integración entre ellas, entre otros elementos fundamentales. Es parte de la agenda de investigación pendiente.
En cuanto a la producción editorial, según datos de la Biblioteca Nacional, para 2004 solo registra cinco títulos (de monografías o libros) en el Depósito Legal, es decir, 0.14% de la producción editorial nacional en dicho año. No obstante, la encuesta “Hábito lector y ciudadanía informada-2004”, realizada por la BNP y la Universidad Nacional de Ingeniería, registra que al 89.1% de ayacuchanos le gusta leer, cifra sorprendente y que muy probablemente nos esté ofreciendo una visión distorsionada de la realidad.
Pero en conjunto, las cifras mostradas nos dan una clara idea de la difícil tarea que significará introducir en la vida de los pobladores ayacuchanos el libro y la lectura. Son muchas décadas de postergación que solo se podrán revertir en el mediano plazo.
Se trata, en suma, de una tarea que tiene diversas aristas. Por un lado, investigar y elaborar un diagnóstico fidedigno de la realidad de las bibliotecas públicas y, luego, de constituir a estas en un espacio social de integración, fortalecerlas. Las bibliotecas públicas no serán solo la puerta de acceso al conocimiento y la información, sino también de socialización y de difusión de valores como la tolerancia, el respeto, la solidaridad. Con ello, se podrá empezar a sanar las heridas que han quedado abiertas luego de la violencia política. Por un lado, constituir ciudadanos, respetar sus derechos, reinsertarlos en la vida cultural nacional. Por otro lado, incorporar a los ayacuchanos a la cultura escrita, fomentarles el gusto por la lectura y cerrar las brechas que tiene con la cultura oral. Los ayacuchanos como ciudadanos-lectores. Reparando sus heridas disminuiremos parte de nuestros abismos sociales.

IV
Los autores y la promoción de la lectura
El caso de Ayacucho es solo un caso, dramático y extremo, eso sí, de la necesidad de forjar ciudadanos-lectores. Cada espacio social, cultural y geográfico del país tiene suficientes razones para reclamar por el déficit en la presencia de la cultura escrita en sus propias realidades. Es una tarea universal, y para acometerla es necesario incorporar a todos aquellos que de una forma u otra pueden contribuir al objetivo de hacer de la sociedad peruana como lectora y democrática al mismo tiempo. Uno de esos sujetos fundamentales es el autor.
Para la población en general, los autores son personajes extraños y lejanos y, sin embargo, admirados. Por ello deben ser sujetos fundamentales en la promoción de la lectura. Su presencia física y el contacto directo pueden ser muy importantes para que las personas se sientan identificadas y cercanas con la posibilidad de la creación y de la cultura escrita. El creador literario o el investigador científico, gracias a sus características, deben ser parte indesligable en la formación del ciudadano-lector.
El autor posee un aura de prestigio intransferible. De superioridad de aquel que ostenta una cultura superior y que por ello es capaz de encarnar —al menos así se le ve— los mejores valores de una sociedad. Constituye un ejemplo. Es quien pone el mundo sobre el papel y, por tanto, lo puede dominar. Por esta razón, cuando decide comunicarse, dirigirse al público, su palabra es leída o escuchada con atención. Este es un potencial que debe ser aprovechado en beneficio de la lectura. Acercar al autor con la gente es un principio de estímulo a la lectura, pues se influye con el buen ejemplo. En este caso, el autor que no solo ha escrito sino que también ha publicado (aunque también existen los autores inéditos), se ha situado en un escenario público. Usualmente, el autor participa en reuniones, que mejor calificaremos como semi-públicas, pues a ellas solo asisten los interesados del tema a tratar. Pero para el fomento de la lectura el tema a tratar pasa a un segundo plano en beneficio del uso de la palabra en sí y del propio personaje.
El autor tiene un potencial que cautiva, y es que sabe cuál es el camino que lleva al libro. Conoce cómo fue tomando forma la idea original de la obra, en qué tipo de lector ideal pensaba mientras redactaba, cuál fue el proceso de escritura que siguió para ponerla sobre el papel, las dificultades que debió afrontar para dar forma escrita al argumento, las constantes correcciones que hubo de realizar al texto hasta que, finalmente, pudiera adquirir su forma definitiva. El autor conoce desde adentro la mucha o poca correspondencia que existe entre la idea original y el resultado escrito y, finalmente, el proceso que tuvo que seguir para su edición y publicación. Asimismo, ha experimentado la ardua búsqueda de los materiales necesarios para escribir su texto, sea en archivos, en otros libros, tesis, o también produciendo sus propias fuentes de datos, como por medio de entrevistas, por ejemplo.
El tiempo de la lectura también se presenta ante el público como un arcano que se desea descubrir: ¿a qué hora se lee, en dónde se prefiere leer, las maneras de la lectura, con qué fin se lee, a cuáles experiencias le remiten sus lecturas?, etcétera. Asimismo, y una vez leído el material, cómo se los ordena: ¿con fichas, anotaciones al margen, en un cuaderno simple, en hojas sueltas?, ¿cómo se agrupa la información recabada?, etcétera. También cómo se recogen las ideas: ¿por consejos de los colegas, en conversaciones que se pueden desarrollar en diversos lugares, como el domicilio particular, o en un lugar público (un café o un restaurante, por ejemplo)?
El proceso de la escritura también seduce. Cómo escribe el autor: a mano o a máquina (mecánica, eléctrica o computadora), en qué horas, con música de fondo o en absoluto silencio, si le toma mucho o poco tiempo concluir una obra, etcétera. Y, para culminar lo escrito, su decisión sobre las cuestiones formales, como la elección del tipo de letra, del tamaño del futuro libro, los colores de la carátula, la búsqueda de la editorial o la provisión de fondos cuando es el propio autor quien financia su obra. Estos y otros son algunos de los puntos que cautivan al espectador, al potencial lector, y que le permiten descubrir el complejo mundo de la palabra escrita.
Finalmente, la recepción de lo escrito por el público lector. El mundo del lector es otro muy distinto al mundo del autor. El autor ideal del autor no coincide necesariamente —¿sí alguna vez?— con el lector real, pues el sentido que quiso transmitir por el medio escrito es apropiado de una manera particular por el lector. El significado que este le asigna al texto no coincide necesariamente con el que el autor quiso plasmar en las páginas. Cada persona se acerca a la lectura teniendo como base sus propias experiencias, su acumulado cultural, su saber, sus lecturas anteriores.
En ese ir y venir de palabras y sentidos es donde se crea la comunicación. El autor contribuye a crear códigos compartidos con el público, y este, al mismo tiempo, hace inteligible a su autor porque ya existe un campo social (más o menos consolidado, eso depende de los casos concretos y de circunstancias que van más allá del mundo de lo escrito) en el que el autor es ubicado y reconocido como parte de esa colectividad. Mientras mejor y más auténticamente retrate personajes reconocibles, su lenguaje sea familiar, los entornos descritos resulten verosímiles y traduzca un sentimiento capaz de ser apropiado, la comunicación entre autor y lector será mayor y más intensa. Para que exista una buena lectura es requisito que haya una buena escritura, y el autor sabe cómo utilizar la palabra escrita.
Para que esa relación autor-lector sea consistente y duradera, no es suficiente llevar a cabo actividades esporádicas que no van a tener un impacto o repercusión sostenidos, sino que es imprescindible institucionalizarlas para así echar sólidas bases sobre las cuales fomentar la lectura o, mejor aún, para que la lectura sea parte de las experiencias recurrentes de las personas. En ese sentido, es necesaria la participación de instituciones estatales y privadas que garanticen la permanencia y proyección de las actividades de fomento de lectura. Un magnífico ejemplo es la iniciativa que tuvo el profesor Jorge Arévalo, quien consiguió el auspicio de la Biblioteca Nacional y el financiamiento del BBVA-Banco Continental para convocar a 100 autores con el fin de sensiblilizar a más de 40 mil padres de familia acerca de la importancia de la lectura con la campaña “Leer es ponerse adelante”. Ellos serán quienes después transmitan a sus hijos la importancia que encierra la lectura para su desarrollo.
La lectura, el autor y la escritura
Aunque parezca un contrasentido, la lectura en Perú es reputada, tiene prestigio, es valorada socialmente, se sabe y se dice que es bueno leer. Por ello mismo, se oculta el poco hábito de lectura, o en todo caso se buscan disculpas por no practicarla: falta de tiempo, mucho trabajo, las preocupaciones que no dejan tranquilidad para la lectura, el cansancio, etcétera. Igualmente, como hemos visto, se tiene en alta consideración a los escritores, pues es él quien domina el lenguaje, publica, da entrevistas, firma autógrafos (muy pocos pueden hacerlo, salvo las estrellas del espectáculo o del deporte).
Ser escritor es como pertenecer a un firmamento inaccesible para los mortales. Todos alabamos a quien utiliza la pluma (o el ordenador, en los tiempos actuales), y decimos ¡qué gran escritor!, pero nadie exclama ¡qué buen lector! El escritor es corporizado, reconocible en rostros perfectamente definibles, en personajes nítidos. A nadie se le ocurre pedir un autógrafo a alguien por ser lector, como sí se hace con el escritor. En otras palabras, valoramos la lectura y al escritor, pero no hacemos lo mismo con el lector ni la escritura. En parte es explicable, nadie se exhibe leyendo, pues la lectura es una actividad privada o practicada en espacios acotados, como las bibliotecas por ejemplo. El escritor no solo puede hacerlo —exhibirse en público—, sino que también necesita hacerlo, es parte de la lógica del mercado actual: el escritor también es visto como una mercancía. Además, tiene a su favor que puede mostrar la prueba material irrefutable de su función: las obras impresas. La gente puede constatar que el escritor escribe gracias a que existe el objeto impreso, pero no puede ver que el lector lee, salvo que lo espíe.
La apropiación de la lectura siempre es individual, aun cuando la práctica de leer pueda ser colectiva. La lectura es, en última instancia, apropiarse de los mensajes que provienen del mundo exterior para incorporarlos en las experiencias significativas de cada uno (por eso se dice que se “puede leer” una jugada de un partido de fútbol, el gesto del político, las amenazas del guerrero o las palabras del orador). En sentido contrario, la escritura va del individuo-escritor hacia el público, que no necesariamente es lector, pues puede ser solo consumidor tanto del objeto-libro (como mercancía), como de bienes simbólicos (estar presente en actos culturales o poseer un libro da prestigio).
Por otro lado, un individuo puede consumir información pero no necesariamente ser capaz de procesar conocimiento, y esto lo puede hacer si ejercita constantemente la lectura; solo gracias a ella podrá convertir la información en saber y constituirse en ciudadano pleno. Nuevamente nos topamos ante la figura del ciudadano-lector. Pero aun así, incluso cuando no tenga el hábito de la lectura y no adquiera un libro, que es lo más probable, se incorpora al mundo de la escritura por la legitimidad social que le otorga, aunque sea como mero espectador. Sin ser un activo lector se coloca en los márgenes del mundo de lo escrito, rodeándolo. En esta legitimidad social de lo escrito, de la lectura, tiene que ver el papel que ha jugado y juega la educación. Mejor dicho, el universo mental creado alrededor de ella, pues es vista como la escalera del ascenso social, del triunfo personal … a pesar de su baja calidad y deficiencias. Entonces surge lo que se puede llamar “la ficción o el mito de la educación”. A pesar que no provee los conocimientos y las capacidades que permitan alcanzar el progreso prometido, sigue siendo vista como la llave del éxito. Y aunque muchos peruanos solo ocupen la periferia de las promesas, permanecen mentalmente dentro de los sueños inculcados generación tras generación desde la escuela.
Este síndrome de estar viviendo permanentemente en el entorno, o peor quizás, en los extramuros de lo escrito guarda correspondencia con la ajenidad que siente la mayoría de peruanos respecto a otros planos de la vida social y política. La erosión de lo político-institucional y las permanentes fracturas de lo social-cultural han ocasionado que no exista un núcleo constituido, poderoso, capaz de guiar a la nación. Y esto también se refleja en el tema de la cultura escrita.
La referencia a un outsider implica la denominación al foráneo, a lo externo, a la amenaza que está afuera. Sin embargo, en Perú las fronteras y límites entre lo institucionalizado y lo no institucionalizado son borrosos. No existen demarcaciones claras entre uno y otro terreno. Entonces, el outsider en la política no es otra cosa que el insider en la informalidad, y si esta es lo hegemónico, se vuelve en “lo normal”. Así, el panorama se invierte, si el outsider es supuestamente quien está a contracorriente de lo institucionalizado, en Perú sería entonces aquel que pertenece a un grupo minoritario que no está inmerso en la anomia prevaleciente y extendida.
Sin partidos políticos consolidados, sin referencias organizativas claras, sin liderazgos creíbles y confiables, con muchos políticos que no pueden constituirse en clase política madura, sin instituciones representativas legitimadas y sin funcionarios respetables no puede existir el espacio que el outsider desea subvertir. A las ruinas ya no hay que derribarlas. En consecuencia, en una sociedad como la nuestra, que no ha logrado institucionalizar su funcionamiento ni siquiera, valga la paradójica, en los espacios institucionales (donde también prima la improvisación), el outsider no es el bárbaro que surge para destruir lo consolidado, sino el pez en el agua que se desenvuelve con soltura dentro de lo permanentemente inacabado.
Hasta los años 80 la política peruana ostentaba cierta imagen de integración, pues la sociedad se encontraba representada en tres grandes bloques político-ideológicos: derecha, izquierda y centro (generalmente ocupado por el APRA). En ese momento y contexto, Alberto Fujimori sí era un perfecto outsider. Pero luego del fujimorismo en los 90 el panorama ha cambiado totalmente. Todo ha quedado cruzado y traslapado. Las demarcaciones al interior del mismo campo político casi se han difuminado por completo. Las prácticas de lo no-institucional han corroído las endebles bases de lo poco consolidado. En un terreno así solo cabe concluir que el supuesto outsider ya está adentro, quizás en sus zonas extremas, pero adentro. Ante ello, la población peruana se siente al margen y siempre en la expectativa de saber qué va a pasar. No se siente comprometida ni identificada con lo que pueda suceder con los actores, por eso la volatilidad de sus adhesiones, porque son circunstanciales. La fatalidad de escoger por el mal menor pone a la sociedad siempre en el fiel de la balanza.
El mismo sentimiento de exterioridad que el ciudadano peruano siente con respecto al campo político se expresa en torno al mundo de la cultura escrita. Se puede plantear este problema con preguntas: ¿se puede ser lector sin ser ciudadano, sin ser parte de una comunidad política? Si se siente externo al sistema político o económico ¿qué de raro tiene que no sea lector? Nuevamente aparece con toda su fuerza la importancia del ciudadano-lector. Integrar a la persona en la comunidad política supone incorporarlo en la comunidad de lectores, y viceversa, hacerlo lector implica formarlo cívicamente.
De esta manera, el peruano cree en la educación pero no se siente integrado a ella, otorga valoración a la lectura pero no lee, aplaude al escritor pero no conoce sus obras, sabe de la importancia del libro pero no lo incorpora en su mundo, celebra la construcción de bibliotecas pero no acude a ellas. Es decir, es parte de un cordón de espectadores que rodea a lo escrito pero que no lo integra, tal como sucede en la vida política que, a su vez, se ha vuelto en espectáculo para el gozo de la tribuna. En última instancia se preguntará ¿para qué leer?, si ha visto que los representantes políticos han demostrado claramente que han llegado a lugares de privilegio (o de éxito) sin leer con mucho entusiasmo o, simplemente, sin leer.
No obstante, ese cordón de espectadores desea ser integrado, lo espera, desea que esa condición de exterioridad se termine pronto, pero dentro de un nuevo orden. Quizás esta expectativa también explique la seducción que ejercen los discursos refundadores. Es la promesa de una posibilidad que, además, siempre se asume condicionadamente, con plazos. Si fracasa la promesa, aumentará el campo de lo no-institucionalizado y se acumulará la desafección general. Así como los peruanos desean encontrar canales de representación política, igualmente desean ser parte de la cultura escrita, a la que valoran.
Esta experiencia de marginalidad también llega a los escritores. No es casualidad que los autores más integrados en el circuito internacional de las letras no vivan en Perú (como Mario Vargas Llosa), aun cuando lo hayan intentado y luego tuvieran que huir rápidamente (caso Alfredo Bryce Echenique), o que vengan por breves estancias (Jaime Bayly) o regresen solo para morir (Julio Ramón Ribeyro). Y los que quedan pertenecen a un mundo minoritario, recluido. La descolorida polémica entre escritores andinos y criollos, que no instruyó en nada a los que la leímos, en el fondo fue un muestrario de sentimientos de exclusión y de prejuicios, y sirvió como pretexto para dar rienda suelta a enconos personales. Como en la política, en el terreno de lo escrito poder responder ¿quiénes son los outsiders?, ¿quiénes son los insiders? no es tan sencillo.
El mundo de la lectura y el autor
La demanda por integración, pero bajo otras reglas de juego, que siempre se esperan, se reveló muy nítidamente en la organización de El mundo de la lectura. Retos y experiencias, actividad promovida por Promolibro. Como pocas veces, se constituyó, aun cuando de modo temporal, pero muy valiosamente, un espacio social en donde los autores se pudieron comunicar con el público.
En dicho evento, en el ciclo que se denominó “La pasión por la lectura”, el público pudo escuchar, compartir, preguntar y pedir autógrafos incluso, a autores de distintas disciplinas como Sara Beatriz Guardia (escritora), Marco Martos (poeta), Diana Miloslavich (literata), Micha Torres (abogada), Oswaldo Reynoso (escritor), Antonio Cisneros (poeta), Modesto Montoya (científico), José Antonio Bravo (narrador), Rocío Silva Santisteban (poeta), Fernando Silva Santisteban (antropólogo), Marco Aurelio Denegri (polígrafo), Jorge Eslava (escritor de literatura para niños y jóvenes) y Luis Guillermo Lumbreras (arqueólogo). Todos ellos contaron la ruta que siguieron para ser lectores.
De una forma directa, los asistentes conocieron cómo sus autores entraron en contacto con los libros, cómo fue, poco a poco, devorándolos su deseo de descubrir más historias, quiénes fueron sus primeros y determinantes estímulos para aprender a leer y no dejar jamás esta pasión. Además de las experiencias que acompañaron su peregrinaje como lectores: el primer amor, el ingreso a la adolescencia, los amigos que los libros les permitieron hallar, entre otras.
Los autores también narraron sus experiencias como escritores. Cada uno transmitió sus avatares en el difícil arte de escribir, cuáles fueron sus primeros pasos para redactar sus textos, lo que sintieron cuando publicaron su primer libro, la disciplina que requirieron para culminar sus trabajos de creación o de investigación, en suma, el largo proceso que tuvieron que seguir hasta llegar a ser lo que son ahora.
El momento culminante de la relación autor-espectador ocurrió el día de la clausura del evento. En efecto, la presencia del escritor Alfredo Bryce Echenique tuvo especial significado. El reconocerlo como uno de los autores de mayor prestigio internacional, saber que es parte de los grandes de la literatura mundial hoy en día, la identificación con un peruano que es exitoso (él sí leyendo), fueron elementos suficientes para que su presencia generara un clima de entusiasmo y admiración entre los asistentes y pudieran revalorar lo importante que son la lectura y la escritura en la formación intelectual y personal.
Que un intelectual de la talla de Bryce Echenique rompiera las barreras que imponen los círculos académicos y pudiera conversar con el público de manera libre y espontánea fue sumamente significativo. El público hizo preguntas y el escritor respondió. De alguna manera, aunque sea por breve tiempo, el escritor y el público entraron en contacto y se constituyó un espacio compartido de comunicación. El escritor, como figura pública, retomó en nuestro país el papel que usualmente se le ha otorgado y que en los últimos tiempos ha ido perdiendo, cual es el de ser una especie de guía reflexiva de los ciudadanos. Símbolo y representación de lo mejor que tiene una sociedad culturalmente hablando. Esta experiencia ha quedado como ejemplo que el escritor es reconocido como un buen modelo a emular y que revela que existe una reserva de cultura (o de reclamo por ella) en nuestra sociedad que es urgente rescatar y mantener para preservar su cohesión.
Continuar y replicar una experiencia de este tipo exige responsabilidad ante el futuro, la cual debe traducirse en políticas públicas concretas y eficaces para incorporar lo marginado. En ello, el municipio es un espacio privilegiado. Como organismo que está ligado directamente a las demandas y expectativas de la población, los lazos que le dan legitimidad social son más cercanos e inmediatos, si es que, claro, su gestión es considerada beneficiosa por la gente. Esta cercanía cuenta con el privilegio de una plataforma accesible para involucrar a los vecinos en las actividades de fomento de la lectura. En ellas deben participar los autores, sean de la localidad o no, y convertirse en un puente entre los ciudadanos, los libros y la lectura. Los municipios tienen en sus manos una herramienta hasta ahora no aprovechada o, peor aún, despreciada para incrementar la integración de los ciudadanos a la cultura escrita: la biblioteca pública o municipal.
Una política nacional, traducida en acciones descentralizadas, permitirá recuperar algo que casi se ha perdido: rescatar el talento de los autores que viven en provincias y recuperar esa vitalidad que siempre han tenido. No es casual que gran parte de los referentes intelectuales del Perú sean provincianos, como José María Arguedas, Ciro Alegría, César Vallejo, José Carlos Mariátegui, Víctor Raúl Haya de la Torre, Víctor Andrés Belaunde, José Gálvez, Abraham Valdelomar, entre muchos más. Si los autores de provincias han vivido en la opacidad no es porque el talento se haya agotado, sino porque las instituciones han fallando y no están permitiendo que la creatividad se manifieste y que las obras que en ellas se producen sean parte de la cultura nacional. Una de esas instituciones es la industria editorial. Si no se publica en Lima, ni la obra ni el autor existen. Para posibilitar que ambos tengan una presencia sustancial en la vida cultural peruana es necesario que la industria editorial se expanda por todo el territorio nacional. Esta es otra forma de buscar la integración del país.
Las obras regionales serán útiles para la promoción de la lectura, pues al reflejar la realidad específica el lector sentirá identificación y cercanía con las historias que en ellas se cuenten; así, habrá mayores posibilidades de que el gusto por la lectura crezca en la población. La sintonía que se logre entre obra y autor con el niño, joven o ciudadano en general se podrá incentivar el gusto por la lectura con bases firmes.

V
Para terminar
Libro y política democrática
Hay muchos temas por explorar, muchas hipótesis por contrastar y prejuicios por desterrar en nuestra vida social. El mundo del ciudadano-lector, y todo lo que le rodea, es uno de ellos. Pero algo más, e importante, al conocer esta realidad estaremos actuando para modificarla. Al mismo tiempo que conozcamos el rostro del ciudadano-lector estaremos creando las condiciones para su inserción en la vida nacional. Libro y política democrática están más unidos de lo que se sospecha a primera vista. Y en este esfuerzo, la participación de diferentes actores es fundamental. No solo se trata de presionar por mayor presencia a las instituciones estatales, o de requerir un incremento de la inversión privada, ni de hacer más explícita la participación de las ONG, se trata de un reto que debe ser acometido colectivamente.
He propuesto el concepto de ciudadano-lector, como una unidad básica y que previene de aquellas visiones de entender el mundo de la lectura como uno encerrado en sí mismo, vasto por sí solo. La noción de ciudadano le da una perspectiva y un fin mucho mayor al acto de enseñar a leer y a leer propiamente dicho. No somos un país democrático ni uno de lectores, ambos aspectos son aún sueños por conquistar. Cuando se avance sobre ellos se podrá pensar seriamente en alcanzar metas del desarrollo sostenible y no, como hasta ahora nuestra historia nos lo ha enseñado, efímeros momentos de auge que, una vez desaparecidos, no han quedado más que pobreza y frustración.



Anexo No. 1
Experiencias en fomento de lectura


 

Experiencia

Institución

Dirigida a

Bibliotecas amigas de niñas y niños de educación inicial

Dirección de Educación Inicial y Primaria del MED

Niñas y niños de inicial

Bibliotecas populares

CEDRO

Niños y jóvenes en alto riesgo

Cine Tamo. Promoviendo el amor a la lectura

Asociación Cultural Retama-Nestlé-PUCP

Niños y niñas desde los 2 años

Círculo de lectores Librería de a sol

Municipalidad provincial del Callao

Niños, jóvenes y adultos

Club de Libro

Sala infantil de lectura de la Biblioteca Municipal “Ricardo Palma”, Miraflores

Niños desde los 4 años

Congresos, conferencias, talleres

APLIJ (Asociación Peruana de Literatura Infantil y Juvenil)

Docentes y especialistas en literatura infantil

Revista Rayuelo

Grupo Santillana

Niños y niñas desde los 2 años

Cuentacuentos y Plan Lector

Escuela de Posgrado, Universidad Nacional de Educación, La Cantuta

Docentes de inicial y primaria

Curso-taller: momento de juego

Grupo de rock TK

Niños y jóvenes desde los 8 años

Fundación a favor de la lectura

Biblioteca Nacional del Perú

Niños y niñas desde los 4 años

Hora del cuento. Hora de la poesía. Del autor al lector. Cuentos con títeres. La lectura es una aventura en familia

Red de Bibliotecas Públicas

Niños y niñas desde los 2 años

Letras juguetonas y Plan Lector

Grupo Editorial Norma

Niños, jóvenes y adultos del Cusco

Los cusqueños vamos a leer más

Gobierno Regional del Cusco

Niños y niñas desde los 3 años

Ludoteca Casa Abierta Sala de Lectura

Municipalidad de Villa el Salvador

Niños y jóvenes de alto riesgo

Mundo Bus

Coprodeli

Niños y niñas desde los 3 años

Museo de la Fantasía

INLEC (Instituto del Libro y la Lectura)

Niños y niñas de inicial y primaria

Plan Lector

Colegio Isabel Flores de Oliva

Niñas y niños bilingües desde los 3 años

Plan Lector “Aprendiendo a leer leyendo”

Educación Bilingüe Intercultural

Niños y niñas de inicial y primaria de Ventanilla

Proyecto: Lector-Oyente

Letra Azul

Niñas y niños desde los 3 años Docentes de inicial y primaria

Rincón del cuento Bibliotecas ambulantes

CEDILI (Centro de Documentación e Información de Literatura Infantil)

Niños y niñas desde un año

Sala de lectura La Flauta Mágica

Ludoteca Coffee Toy

Niños y jóvenes escolares

Semana de la Lectura

Municipalidad de Comas-INC

Bibliotecólogos y docentes

Seminario Bibliotecas infantiles y escolares. Promoción de Lectura

Instituto Goethe

Docentes y bibliotecarias de nivel inicial

Seminario-Taller de Literatura Infantil

Centro Cultural de España

Docentes, bibliotecarios y estudiantes

Taller de creación de literatura infantil

Jorge Eslava (particular)

Niños y niñas desde los 2 años Docentes de inicial y primaria

Taller de pedagogía y terapia artística

Angela Kling (particular)

Docentes de inicial y primaria

Talleres de capacitación en lectoescritura infantil

Cecilia Granadino (particular)

Docentes y estudiantes de educación inicial y primaria

Tambogrande siembra lectura

Biblioteca Municipal de Piura

Niños y jóvenes




Fuente: Consejo Nacional de Educación, 2003


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje