Página principal

Lic. Susana R. Presta


Descargar 17.96 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño17.96 Kb.
CLASE II

MODULO 4: INTRODUCCIÓN A LA INVESTIGACIÓN Y TRABAJO DE CAMPO EN ANTROPOLOGÍA



[temas relacionados del modulo 5]

Lic. Susana R. Presta





  1. Los temas.

Buenos días/Buenas tardes a todos.


Como les había comentado en la clase anterior, en esta segunda clase veremos algunos temas del modulo 5. Aquí, podrán encontrar cómo algunas cuestiones aparecen nuevamente y nos permiten articular aquello que nos preocupa en esta clase.



  1. Antropología e Historia: una mirada sobre la construcción de las distintas visiones de la sociedad.

Resulta interesante para este punto retomar la relación entre antropología e historia, pues sin el conocimiento de esta última no podemos cuestionar las producciones etnográficas en relación con los procesos socioeconómicos y políticos que los enmarcan. Esto se torna relevante si tenemos en cuenta que toda forma de construir conocimiento implica una determinada visión de la sociedad y aquí volvemos un poco a lo que se habló en las clases del modulo 3.


Desde la perspectiva de autores como Evans- Pritchard (1957), Wolf (1993), Bonfil Batalla (1992) y Comaroff & Comaroff (1992), podemos reconocer e interpretar las relaciones que se establecen entre la antropología y la historia.
Por su parte, Evans-Pritchard sostiene que las críticas que los funcionalistas realizaron a los difusionistas y evolucionistas condujeron a ignorar la historia. Esta ruptura se sustento en una justificación metodológica que distingue a la antropología social dentro de las ciencias generalizadoras y a la historia dentro de las ciencias particularizadoras. Así, para los funcionalistas, se percibe una escisión entre ambas disciplinas, es decir, mientras la antropología trata de hallar semejanzas, la historia busca diferencias. Sin embargo, en el momento de sacar a la luz leyes, los antropólogos ven lo general en lo particular al igual que los historiadores.
Pero la generalidad y la particularidad inmersas en un acontecimiento no transitan caminos separados sino que en cierta forma se complementan para facilitar la inteligibilidad del acontecimiento. Vale decir, que se produce una dialéctica entre lo particular y lo universal, por tanto, lo específico de un acontecimiento no puede dejarse a un lado y la generalización no debe excederse para no perder su significación y su valor. En este sentido, debe tomarse en cuenta cierto grado de regularidad presente en los acontecimientos y ubicarlos dentro de un grupo de acontecimientos que posean rasgos comunes para luego establecer su sentido.
A partir de la ruptura con la historia, la antropología social sufrió algunas consecuencias. Sin embargo, a pesar de esta separación, la antropología acaba frecuentemente vinculándose con la historia. Consecuentemente, los antropólogos sociales no se han esforzado por tener una actitud crítica frente a las fuentes documentales. Cuando realizan sus estudios comparativos utilizan documentos al igual que el historiador. Sin embargo, no se confecciona una reconstrucción exhaustiva del pasado del pueblo estudiado, por lo tanto, se desconocen los cambios que se fueron produciendo en las distintas instituciones sociales. De esta manera, los pueblos primitivos son vistos como estáticos. En éste punto, Wolf afirma que solemos transformar, en este caso, las sociedades en “cosas” creando modelos erróneos de la realidad. Concebimos a las sociedades como objetos homogéneos, diferenciales y limitados. Dejamos de ver las relaciones, las conexiones subyacentes y nos sumergimos en una perspectiva estática, estable que no nos permite ver la historia misma la cual, en este sentido, muestra el desarrollo de esas relaciones.
Un aspecto relevante del planteo de Evans-Pritchard es la relación existente entre estructura e historia. La estructura puede ser denominada como un conjunto de instituciones funcionales interdependientes. Detrás de ésta definición se esconde cierto determinismo biológico y, debido a ello, se sostiene generalmente que es posible comprender la sociedad y su funcionamiento sin remontarnos a su historia. Contrariamente, la estructura adquiere sentido cuando se incorpora la variable histórica en su uso para poner de relieve las relaciones que se mantuvieron desde un largo tiempo. El pasado nos permite conocer el presente, valorar las relaciones entre sus elementos y, por último, entender el proceso de cambio constante que lo acompaña.
Se han realizado diversas críticas a la negación histórica que sufren las sociedades tradicionales. Por un lado, Comaroff & Comaroff advierten, desde una perspectiva crítica, una distinción entre comunidades tradicionales, las cuales se basan en la irracionalidad, la falta de intencionalidad, la lentitud del cambio, la inmovilidad. Todo esto las ubica fuera del tiempo histórico universal. En cambio, las sociedades modernas utilizan la historia para poder explicarse a sí mismas y, además, poder empañar el significado de la alienación y la pérdida. Esta división tiene que ver con los inicios de la colonización a partir de la cual, se consideró que la historia de los pueblos primitivos había concluido. Los colonizadores les atribuyeron una historia independiente a la historia occidental. Sin embargo, la “modernidad” muchas veces toma valores y símbolos pertenecientes a la “tradición”. Wolf sostiene que se ha puesto sobre la balanza toda la carga negativa del lado de la sociedad tradicional al caracterizar a éstas sociedades como sinónimo de estancamiento y falta de desarrollo y, por ende, negándoles su propia historia. Asimismo, se dejaron de tener en cuenta las relaciones entre dichas poblaciones. Pero tanto las sociedades tradicionales como las modernas son parte de la misma trayectoria histórica. Bonfil Batalla coincide en que la historia de los pueblos fue ignorada y distorsionada por la lente de la visión europea. Se la ubicó como complemento de otra historia central (occidental).
Todo lo considerado anteriormente tiene repercusiones dentro del marco etnográfico. Sería plausible que los antropólogos pudiesen ubicarse fuera de su propia sociedad y verla como un posible campo de estudio. Extrañarnos frente a nuestra propia sociedad y dejar de lado la concepción de un Occidente civilizado, independiente, opuesto a lo no-Occidental. En otras palabras, debemos excluir de nuestra disciplina el fuerte etnocentrismo que subyace en el entendimiento y en el análisis de los emprendimientos etnográficos.
Se ha criticado firmemente a la antropología de haber surgido de la mano del imperialismo y eso es en parte porque sin imperialismo no hubiese surgido una otredad no-Occidental cultural y moralmente “inferior”, contrapuesta a la civilización occidental categorizada como modelo de desarrollo a seguir, como el último peldaño de la perfección. Se acusó a la antropología de idealizar las divergencias culturales a favor de una ideología burguesa. La etnografía está pautada culturalmente y es históricamente eventual. Se dedica a narrar lo no familiar para fijar límites a su propia concepción de historia.

La colonización esta inmersa en una dimensión histórica. La historia no sufrió una ruptura con la colonización sino que procuró su continuidad. Los pueblos requieren de su legitimidad histórica y poseen una memoria histórica vinculada con la identidad.

La historia no debe ser borrada porque se estarían borrando las luchas, las confrontaciones, las transformaciones y las conexiones entre las poblaciones.
Cualquier duda, estoy a su disposición.

Gracias por todo.



Susana.

Bibliografía.

  • Evans-Pritchard, E.E. (1957) Antropología Social. Buenos Aires, Nueva Visión, pp. 44-67

  • Bonfil Batalla, G. (1992) Historias que todavía no son historia. En: Identidad y Pluralismo Cultural en América Latina. Buenos Aires, CEHASS.

  • Comaroff, John y Jean Comaroff (1992) La etnografía y la imaginación histórica. Westview Press [Traducción Cátedra Antropología Sistemática III, FFyL – UBA]

  • Wolf, E. (1993) Europa y la gente sin historia. México, Fondo de Cultura Económico, pp. 9-39.





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje