Página principal

Lic ema leonor casa


Descargar 0.8 Mb.
Página1/11
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño0.8 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11




LIC. EMA LEONOR CASA


Compilaciones

Buenos Aires 2007

“Hacer historia es encontrar sentidos, continuidades entre el pasado y el presente. A mí me gusta la foto completa, como decía Hobsbawm. Él contaba la anécdota de esa famosa foto donde se ve a un chico con los brazos en alto, mientras los soldados nazis lo apuntan. El encuadre más popular mostraba al chico casi solo. Pero la foto completa muestra que cerca del chico amenazado está su madre y, alrededor, mucha gente aplaude a los soldados. Originalmente eso no se publicaba, ahora sí.


Felipe Pigna

Clarín 30 de mayo 20
CAPÍTULO I La Educación en América precolombina y colonial
Según afirma Gregorio Weinberg en su libro “Modelos educativos en la historia de América Latina” La llegada de los europeos al nuevo mundo (1492), significó más que una interrupción, una fractura en los procesos de desarrollo que tenían lugar en América. La imposición de sus propios modelos por parte de los conquistadores se realizó violentado los estilos de vida de los aborígenes., quienes fueron exterminados o marginados como protagonistas.1

Durante la segunda mitad del siglo XV la vida cultural era intensa en América, aunque los europeos ignoraron su existencia. Algunas etnias vivían de la caza y de la recolección de plantas selváticas, otros más avanzados habían llegado a ser agricultores. Otros, como los aztecas eran grandes sacerdotes o astrónomos como los mayas o sabían construir diques y acueductos.


INCAS (Perú)

El modelo de la sociedad incaica se asentaba sobre una economía agrícola. Cultivaban colectivamente el suelo que aprovechaban gracias a las obras de ingeniería que construyeron: andenes, acueductos, canales de riego, que les permitían sembrar papa, maíz, tomate y otros vegetales. Constituyeron un Estado sin pobres.Institucionalizaron la educación (escuela) enseñando en casas de enseñanzas (establecimientos para la formación de la nobleza masculina). Los alumnos que asistían eran los depositarios de todo el saber ya que estudiaban su religión, lengua e historia, técnicas de administración, artes bélicas, hidráulica, agrimensura, estadística) lo que les permitía, llegado el momento, ejercer el gobierno con autoridad y también dirigir las obras públicas y las guerras de conquista. El docente era el amauta (sabios, filósofo) Su enseñanza era oral y memorística. La disciplina era rígida y se reforzaba con severos castigos corporales.

Existían establecimientos para la educación de las mujeres, donde se formaban para ser sacerdotisas o vírgenes del sol. Eran seleccionadas con rigor pero debían dar su consentimiento. Sin embargo, la mayoría prefería quedarse a disposición del Inca quien la destinaba para el matrimonio con miembros de la nobleza.
En lugar de la escritura: realizaban QUIPOS que eran cordones a los que se les hacía nudos que indicaban cantidades, eran de distintos colores e indicaban cosas: armas, habitantes, oro. No era escritura propiamente dicha pero sí una forma de comunicación (también utilizaban piedras de distintos colores, tamaños formas, y semillas tales como porotos).

FIGURAS DE ARCILLA eran estatuillas de 6 cm. de altura dispuestas verticalmente siguiendo una línea en espiral que se leía de afuera hacia adentro

TICTOGRAFÍAS las realizaban en cerámicas, piedras, tejidos: dibujaban animales, personas, objetos y además signos. – y otros.

IDEOGRAFÍAS se pintaban con colores y solían ser figuras humanas.

Los incas tenían muchos mitos uno de ellos, era el PACHACUTTI, mediante el cual se comunicaba a los hombres que al terminar un ciclo de 500 años el mundo se volvía al revés.

Convinieron en que los hijos de la gente común no aprendiesen las ciencias que pertenecían solamente a los nobles. Los niños del pueblo debían aprender oficios que les enseñasen sus padres (orfebrería, tapicería, cerámica).


MAYAS (Península del Yucatán)
Primera civilización alfabetizada, organizada en pequeños Estados. (Se los llamó “los griegos de América”) Desaparecieron la mayoría de sus construcciones en el siglo XVI y habían desaparecido a la llegada de los españoles. Se desconocen las causas que pueden ser hambruna, enfermedades, incendios, etc.) sin embargo se conservan códigos con datos astronómicos, adivinaciones ceremonias rituales. –escribían sobre fibras vegetales en las que pintaban los signos jeroglíficos. Se descifraron menos de la mitad, los signos no tenían sonidos (fonéticos) sino que representaban una idea (ideografía). Tenían meses de veinte días que contabilizaban sumando miles de años del pasado por lo cual, al tener un concepto de tiempo tal remoto se hipotetiza que era una civilización muy antigua.
AZTECAS. (México)
Al llegar los conquistadores europeos encontraron un pueblo que había logrado imponer su hegemonía. Tenían un alto grado de desarrollo, pues conocían de cultivos, escritura y calendario, aunque desconocían la rueda y el aprovechamiento de la fuerza animal para el transporte de carga.

Era un pueblo predominantemente guerrero que a la llegada de los españoles fue sometido por éstos y se transformaron en tributarios, es decir que estaban obligados a aportar sus contribuciones bajo la forma de alimentos y también de hombres como esclavos, aunque conservaban casi siempre sus propias autoridades.

En la sociedad azteca el hombre nacía para la guerra y la mujer para el hogar. Al venir al mundo la partera consagraba al niño a su misión bélica y ponía en sus manos un arco y cuatro saetas (en miniatura) en cambio a la mujer le ponían un huso y también una escoba, mostrando de esta manera lo que había de ser su tarea en la vida. Desde la infancia comenzaba el proceso que distinguía las actividades y funciones de ambos sexos. Los varones desde muy niños ayudaban en sus tareas a los padres (cultivo de la tierra, caza, pesca) y las mujeres a las madres (hilado, tejido y otras labores domésticas). La educación hogareña era severa y los castigos duros (se los golpeaba con un palo, dejándoles sobre el suelo mojado o húmedo atados de pies y manos) más aún, llegado el caso los progenitores podían vender a sus hijos desobedientes e incorregibles, lo que reflejaba la severidad de la educación doméstica.

Institucionalizaron la educación (escuela) que fue obligatoria para todos. Aquí se abre un interrogante con respecto a las oportunidades de una educación sistemática para el americano autóctono. De la información disponible puede inferirse, en líneas generales, que existían dos tipos de establecimientos, afirma Weinberg y aclara que ambas estaban gobernadas por el Estado. Se desconoce a que edad ingresaban


El calmécac para los hijos de los nobles y los sacerdotes. Asistía una minoría. Se les trasmitían las doctrinas y conocimientos más elevados, cantos e himnos rituales, interpretación de los libros pintados y nociones de historia tradicional. Los “sabios” eran los maestros.
El telpochcalli que era una escuela para los hijos de los campesinos, artesanos y comerciantes. Se les enseñaba religión y moral y se los adiestraba en las artes de la guerra.
Si bien no puede decirse con precisión a qué edad ingresaban, la educación era masiva. El docente era el sacerdote.

Escritura: escribían sobre tiras de pergamino o en fibras de maguey. La escritura eran figuras y signos: casa, venado, serpiente. Si se trataba de mensajes positivos los dibujos eran estilizados. Pero si quería significar guerra, etc. agregaba un templo en llamas, ojos cerrados y otros.

Cuando el pueblo mexicano sufrió la decapitación de casi toda su clase dirigente, que en su gran mayoría murió durante la guerra como secuela de los enfrentamientos iniciales de la conquista, al cabo de poco más de medio siglo casi no quedaban hombres que supiesen dar razones de su historia y tradiciones.


AMERICANOS DEL SUR
La mayoría de los americanos primitivos eran agricultores, cazadores y pescadores, según las características de cada geografía. Cuidaban la tradición y el poder gerontocrático. Tenían un dios principal. Educaban pero no crearon instituciones, tenían una organización política sencilla y poco estratificada.
ESPAÑA SIGLO XV: EL DESCUBRIMIENTO

(Reinado de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón)

Como es natural, la mente humana se sintió atraída por los rumores que corrían sobre fantásticas islas que estaban más allá de los límites conocidos.

Todas estas islas, independientemente de su existencia o no, fueron un estímulo para los navegantes, que las buscaban con afán por varias razones:


Impulsos económicos y culturales:
El resurgimiento cultural del siglo XIII creó las bases que favorecieron los viajes del descubrimiento. Al mismo tiempo, las nuevas necesidades comerciales trajeron como consecuencia el aumento de la circulación monetaria, y coadyuvaron al cultivo de un cierto refinamiento en el gusto con la importación de productos orientales, especias y fármacos. De ahí que había un fuerte deseo de conocer las tierras de donde procedían estos productos. Por otra parte, al conocerse la idea de esfericidad de la Tierra desde el siglo XIII, se tenía la inquietud de su comprobación.
Progresos técnicos de la navegación:
El uso de instrumentos de orientación (la aguja magnética) y la existencia de medios de navegación sirvió para la realización de viajes, como los exigidos para alcanzar el Oriente desde Occidente. Luego, la brújula, al añadirse la Rosa de los Vientos en la caja del recipiente, pasó a ser más eficaz para la navegación, pues permitía orientarse en cualquier lugar y momento.

A la brújula se unió el empleo de la carabela, nave de origen portugués y ascendencia árabe, muy ligera (de menos de 200 Tm.) y de pequeño tamaño, alargada, con cubierta de dos y tres palos, sin gavia (vela cuadra del palo menor), pero con vela latina y después mixta.


1492:
El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón había partido en busca de Cipango y de sus montañas de oro, de las Indias y de sus especias, y halló en el camino una isla minúscula del archipiélago de las Bahamas, sin saberlo descubrió América. Al producirse el impacto entre la humanidad indígena y la humanidad ibérica, nació América latina. Colón llegó a AMERICA y ésta pasó a llamarse REINO DE LAS INDIAS

En América ibérica la conquista precedió a la colonización. En cambio, en la América anglosajona, la colonización precedió a la conquista. Los ingleses, que viajaron con sus familiares, tomaron posesión de su fracción de América del Norte un siglo después que los españoles.

Para el agricultor anglosajón, ávido de tierras más que de oro, el mejor indio era el indio muerto. Para el castellano que llegaba solo, ávido de oro más que de tierra, el indio era el colaborador que necesitaba para la exploración y la explotación de las riquezas, un colaborador tratado, brutalmente… la conquista ibérica era cosa de hombres, la unión con la mujer india era una necesidad fisiológica.

Sin embargo, una América blanca se oponía a una América mestiza.

La Corona española no permanecía al margen de lo que sucedía en el cono sur, por lo que intentó (al menos en un principio) que la corriente migratoria que se dirigía al Nuevo Mundo se ajustase a las necesidades y conveniencias que lograran la estabilidad, exclusividad y seguridad de sus posesiones ultramarinas; su intervención en este aspecto no se limitó a dirigir el movimiento hacia las diferentes zonas del continente americano, sino que también intentó seleccionar a los individuos que componían el grupo de emigrantes, impidiendo el embarque de extranjeros y de personas «non gratas» por motivos religiosos, políticos o económicos. Para los conversos, judíos y moriscos, su ida al Nuevo Mundo se consideraba contraproducente, pues uno de los objetivos de la Corona era cristianizar a los indígenas; sólo los cristianos podían ir a América.

El objetivo de los reyes era ocupar las Indias con colonos libres, es decir, con gente útil para el trabajo, que pudiera aclimatarse a la tierra con facilidad e imponer su religión y su cultura. Para ir a las Indias era necesario tener la previa autorización o licencia real.

En 1493, con motivo del segundo viaje, los reyes intentaron, por vez primera, establecer una regulación migratoria al dictaminar que las personas que se embarcaran debían inscribirse en un registro.

Con el tercer viaje de Colón, y ante la desilusión producida por la falta de riquezas anunciada por éste en su anterior viaje, se inscribieron pocos voluntarios, por lo que los reyes tuvieron que autorizar en 1497 el embarque de reos condenados a muerte y destierro, ofreciéndoles el indulto a cambio de sus servicios en la Española. Esta práctica finalizaría en 1505, con la real Cédula decretada por doña Juana.

Algunas personas pertenecientes a grupos sociales inferiores, como pobres, mendigos y vagabundos, lograron llegar a las Indias como polizones o bajo otras formas no determinadas; generalmente eran hombres solteros o casados que habían dejado a sus mujeres en España y que, descontentos por no haber encontrado lo que esperaban, decidieron vivir a costa de los americanos y unirse a sus mujeres y tener hijos ilegítimos. Ante esto, la Corona adoptó unas disposiciones que intentaron paliar el problema: por una parte, favoreció desde un principio que las mujeres solteras y casadas pudieran ir a América a fundar nuevos hogares o a reunirse con sus maridos; por la otra, en 1530 prohibió que ningún casado en España pudiera ir al Nuevo Mundo sin llevar consigo a sus mujeres; sólo los mercaderes tenían autorización para ir solos. En 1550 se les impuso un plazo máximo de permanencia de tres años y un consentimiento por escrito de la esposa antes de emprender el viaje.
Conquista2 de América

(Los españoles en las islas y tierra firme de América del Sur)


Los conquistadores impusieron sus propios modelos violentando los estilos de vida de los americanos exterminándolos o marginándolos como protagonistas enfatiza Gregorio Weinberg. 3
1499 El rey de España estableció con los conquistadores CAPITULACIONES (contratos) en la cual quedaban establecidos los derechos y deberes de los conquistadores:4
Organizar la empresa

Contratar los hombres

Propagar la fe católica

Fundar fuertes y ciudades

Gobernar y administrar

Enviar el 50% de las ganancias al rey


La mayor parte de los españoles que iban al Nuevo Mundo, después del segundo viaje veían en él una solución para abandonar la situación económica y social que tenían en la Península. Al pasar a Indias se eliminaban de raíz todos los obstáculos que impedían el ascenso social en España. En América, el pasado no contaba; el valor personal y los méritos primaban sobre la clase estamental. Todos, tanto hidalgos como plebeyos, tenían ahora igual oportunidad; lo único que debían hacer era superar los peligros, obstáculos, privaciones y enfermedades que se les presentaban y que se oponían a su éxito.

Entre los conquistadores, según el Catálogo de pasajeros, predominaban los hombres jóvenes, aunque debido a los escasos testimonios existentes no se puede afirmar rotundamente.5

En cuanto al destino de los emigrantes, hay una evolución a medida que pasan los años y se hace más extenso el espacio descubierto; hasta 1509 la mayoría de los hombres se dirigieron a la Española; más tarde, con la conquista de otras islas y las expediciones a tierra firme, se fueron diversificando los lugares de destino.
Introducción de esclavos negros.
La esclavitud estaba en plena vigencia en España en la época del descubrimiento; los esclavos provenían de África, y aunque el número de ellos en la Península fue importante, no alcanzó proporciones considerables hasta la época de las conquistas. De esta forma llegaron al Nuevo Mundo los primeros africanos. Los mismos reyes favorecieron el paso a las Indias de estos hombres, que tenían como misión ayudar en las tareas domésticas y ser una fuerza de trabajo para sus señores; la cantidad oscilaría en mayor o menor grado, dependiendo de los distintos monarcas y de la necesidad de enviar más o menos mano de obra al Nuevo Mundo; no obstante, la contribución que prestaron los esclavos a la conquista permitió a muchos de ellos obtener la anhelada libertad, enriquecerse y diferenciarse, incluso, del resto de los miembros de su raza.

No tenían derecho a la educación. Algunos obtenían su libertad por otorgamiento de su amo mediante una “carta de libertad”. No podían andar de noche por ciudades, villas o lugares, ni portar armas, ni disponer de indígenas a su servicio. Ciertos sectores encumbrados de la sociedad sancionaron normas respecto de la forma de vestir de los negros con el objeto de evitar posibles casos de ostentación de joyas y ropas finas, ya que ello atentaba contra las diferencias que debían existir entre los privilegiados económica y socialmente, y las personas negras o mulatas, fueran pobres o no. A los negros se les aplicaban castigos corporales, si bien dichas penas no debían causarles contusiones de consideración ni efusión de sangre.

La actividad desarrollada por los negros cubrió una gama muy amplia, que iba desde las tareas ganaderas en las estancias y establecimientos del interior, hasta la esfera de los quehaceres domésticos, en este último caso participó en especial el elemento femenino, aunque el masculino lo hizo también intensamente. Asimismo cubrieron un importante papel en las actividades artesanales. Así, los negros revistaron en los diferentes oficios comunes de la época y en forma especial en aquellos de tipo manual que no fueron evidentemente de la predilección del español.

Jurídica y socialmente, los negros fueron considerados inferiores a los indios, sin embargo su situación económica, no obstante ser generalmente muy precaria, no alcanzó la gravedad que alcanzó la mayor parte de los indios.


Disminución de las poblaciones indígenas.
Con la llegada de los conquistadores, se produjo una disminución de la población indígena americana, las causas que la provocaron fueron múltiples, y se sitúan en primer lugar la guerra de la conquista y el duro impacto psicológico que la misma produjo en los indios; el choque cultural tuvo que causar en todos los grupos desequilibrios irreversibles, indiferencia y falta de ganas de vivir.

Otras causas fueron las migraciones interiores motivadas por la presencia de los recién llegados y las fuertes epidemias de viruela, sarampión, tifus y gripe, que afectaron a todos los pueblos, pero sobre todo al aborigen que debido a su aislamiento del resto del mundo, carecía de defensas inmunológicas para poder resistir las enfermedades que les eran desconocidas.

Algunos estudios que se han realizado con respecto a la disminución de las cosechas señalan la estrecha relación existente entre las mismas y las epidemias. Las crisis agrícolas originaron escasez, carestía de los alimentos, ingestión de los mismos en malas condiciones, hambre y muertes, que en caso de venir unidas a epidemias fueron nefastas.
Colonizadores y colonizados.
En América los hombres se dividieron por el color de su piel y el origen de su nacimiento en:
COLONIZADORES
Blancos: minoría y de origen español. Si sus hijos habían nacido en América se los llamaban criollos. Comerciantes, explotaban minas, plantaciones. Dueños de estancias, no vivían en el lugar sino que dejaban el control a capataces o mayordomos. Otros eran políticos: virreyes, gobernadores, autoridad del cabildo. Todos ellos residían en la ciudad. Trataron de recrear la vida europea: lengua, costumbres, normas.
COLONIZADOS
Americanos primitivos: estuvieron sometidos a una serie de restricciones, algunas de las cuales tendían a facilitar su fijación en lugares determinados, situación que favorecía su explotación económica: no podían montar a caballo, no podían trasladarse de un pueblo a otro, no podían portar armas y vivían en zonas rurales. Algunos se hallaban bajo la protección de los españoles, religiosos entonces vivían en reducciones donde no había otros españoles ni negros. Los religiosos trataban de respetar sus costumbres sin entrar en conflicto con los conquistadores.

Otros, eran rebeldes, permanecían en conflicto permanente con los españoles y se organizaban en malones.

Fueron utilizados en diversos trabajos agrícolas, particularmente el cultivo del algodón, de la yerba y la vid. Frecuentemente se los utilizó como arrieros y conductores de carretas, cuidaban de la ganadería, especialmente la ovina y asimismo realizaban tareas en las diferentes fases de la industria textil. Tuvieron una actividad destacada en lo que se refiere a la artesanía, al integrar el personal que trabajaba en los diferentes obrajes.

La explotación no se limitó al varón indígena ya que la mujer fue usada en labores textiles, tareas campesinas o como personal de servicio. Incluso los niños realizaban diversos trabajos.

Los hijos de los caciques gozaban del privilegio de asistir a la escuela para estudiar y aprender oficios diversos. Fue estrategia española mantener una relación amistosa con los americanos.
El mestizaje.
Desde el primer momento se mezclaron los indígenas, los inmigrantes blancos y negros, dando lugar a la aparición de la población mestiza...
Mestizos (español-indio) generalmente de español con mujer indígena. Un importante factor que hizo posible estas uniones fue la carencia de mujeres españolas durante el período del descubrimiento y la conquista; en estas condiciones, era normal que los emigrantes, en su mayor parte jóvenes, mantuvieran relaciones sexuales con las indígenas. La misma legislación favorecía los matrimonios entre españoles e indios, aunque no se realizaron demasiados al no estar bien considerado socialmente. A medida que las mujeres españolas fueron partiendo hacia el Nuevo Mundo, fue disminuyendo este tipo de uniones, que pasaron al plano de ser fruto de relaciones extramaritales y ocasionales.
Mulatos (blanco-negro) podían ser libres o esclavos. Eran una clase artesanal por excelencia y ejercían distintos oficios: carpinteros, sastres, zapateros, barberos e incluso, taberneros y comerciantes.
Zambo (negro-indio) situación social de neta inferioridad.
La nueva sociedad

(Período de evangelización, dominación y sometimiento. 1545-1767)


A medida que la conquista fue progresando y se fueron asentando los pobladores en las diferentes áreas, surgió una nueva estructura social basada en la ¿convivencia? entre españoles e indígenas, a la que se unió el elemento negro como principal forma de mano de obra.

De los tres grupos sociales, serán los primeros los que configurarán la nueva sociedad indiana y protagonizarán el papel más importante; hablamos de «Nueva Sociedad» porque no se trataba de un traslado de la estructura social española al Nuevo Mundo, sino de una forma social diferente que nació de una nueva realidad. El medio geográfico tan diferente, diverso y amplio como fue el americano, la distancia de la Península y el contacto con nuevas poblaciones actuaron como factores transformadores, a la vez que determinantes de la mentalidad y comportamiento del inmigrante español.

Toda la administración de la Iglesia de Indias estaba en manos del rey. Este proveía los cargos eclesiásticos y fijaba los límites de sus diócesis. Cobraban en nombre del clero 10 diezmos (bula). La iglesia ayudaba al Rey a dominar a la población española por medio de la Inquisición, instaurada en Indias. El primer tribunal de la Inquisición funcionó en Lima. La Inquisición cuidaba de evitar toda forma de herejía. No molestaba a los indios considerados como niños grandes, incapaces de herejía.
El Reino de las indias
Antes del descubrimiento, europeos y americanos no se conocían. Los segundos creían desde un imaginario que invasores poderosos llegarían desde el cielo o de los confines de la tierra.

Es muy probable que las etnias americanos fueran derrotadas por los españoles porque no supieron distinguir entre extranjeros y hombres imaginarios.

Sin embargo no todos los indios se rindieron. Por Ej., los COMECHINGONES (Córdoba) combatieron a los españoles varios siglos.
Leyes de las Indias: fue un documento que aclaró la condición humana de los indios. (No hay una sola línea sobre enseñanza elemental) La condición de personas, que generó un largo debate, concluyó con el acuerdo (no general) que si bien eran personas eran inferiores, por lo cual debían estar bajo la tutela de los españoles, aunque no como esclavos sino como hombres libres a los que había que evangelizar.

Si bien libres, eran súbditos, por lo que tenían que pagar tributo. Este sometimiento del americano a la corona a causa de su estado primitivo se denominó GUERRA JUSTA.


La educación
Los españoles se instalaron como los únicos con derecho a educar, tarea que identificaron con la evangelización.

Con respecto a la naturaleza de los educandos no había consenso, muchos no comprendían que eran sujetos distintos, con una historia propia. Las opiniones estaban divididas, para algunos eran inhumanos, salvajes, buenos, ignorantes.


Relación pedagógica de dominación.
Sepúlveda: los indígenas son bárbaros

Bartolomé de las Casas: no, son iguales. Poseen las mismas virtudes de los cristianos pero son menos evolucionados.


Fundaron escuela, nombraron maestros, para que algunos indios jóvenes aprendieran a leer, contar, escribir, y para que todos aprendan la doctrina católica. Realizaban lecturas del Catecismo de la doctrina cristiana elaborado por Pedro de Gante. Era un volumen de reducido tamaño que empleaba jeroglíficos y figuras, para introducir la doctrina cristiana comenzando con la fórmula para persignarse, continuaba con el Padre Nuestro, Ave María, Credo y mandamientos para terminar con los sacramentos y con las obras de misericordia.
La educación estaba divida en:
Enseñanza básica
El Ayuntamiento ofrecía educación pública. El maestro no debía ser mulato ni indio sino un español cristiano y de buenas costumbres. Debía saber leer, escribir, realizar cálculos. (México 1600)
Enseñanza universitaria
Existían dos universidades: en Lima, Perú la universidad de San Marcos dirigida por los dominicos. En Bolivia, la universidad de Charcas, dirigida por los jesuitas. Los contenidos de ambas, obedecían al currículum medieval condensado en el TRIVIUM, gramática, retórica, dialéctica y CUADRIVIUM, aritmética, música, geometría, astronomía. Las dos fueron oficialmente reconocidas.

La enseñaza estaba alejada de la realidad. Asistían los hijos de los funcionarios españoles y criollos y algunos hijos de nobles indígenas. No podían hacerlo quienes habían sido penitenciados por el Santo Oficio, sus padres o abuelos.


La enseñanza de los oficios se realizaba entre americanos primitivos y españoles a través de contratos de aprendizaje6.
El nivel medio surge tiempo después como preparatoria para la universidad. Reservado a quienes pudieran demostrar su “pureza de sangre”, conducía directamente a los estudios superiores.
Los negros, mulatos, zambos, cuarterones: estaban excluidos de la educación. Testimonio del mulato Ambrosio Millicay: fue azotado en la plaza pública de Catamarca por que se había descubierto que sabía leer y escribir, existían instituciones diferentes para cada clase social.

LAS ÓRDENES RELIGIOSAS
Una vez aceptada la condición humana del indio, se lo consideró libre y no esclavo. Sin embargo por su estado de barbarie se lo puso bajo la tutela de un español. Se trataba de un vínculo jurídico, la encomienda, por la cual el español estaba obligado a velar por los indios a su cargo dándoles instrucción religiosa, enseñándoles las primeras letras.

En 1510, llegaron al Reino de las Indias las órdenes religiosas y muchos de esos indios pasaron a depender de los religiosos.

Se desempeñaron en el trabajo de convertir a los indios al cristianismo. También realizaron un trabajo lingüístico y etnológico de compresión de su propia cultura.
DOMINICOS
Al ver el trato que se les daba a los indios comenzaron a defenderlos y a denunciarlos a la corona y al Papa (Montesinos, fraile Bartolomé de las Casas) Este logró convencer a Carlos I con el relato de las desdichas de las que había sido testigo.
FRANCISCANOS
Acompañaron a los fundadores de casi todas las ciudades e iniciaron la apertura de escuelas de primeras letras a poco de instalar sus conventos. En general estas escuelas eran preferidas por cuanto la preparación de los religiosos como maestros era superior a los seglares que se dedicaban a la enseñanza,
JESUITAS
Últimos en llegar, en 1600, fueron expulsados en 1767. La pedagogía jesuita estaba corporizada en el reglamento de estudios válido para todas las escuelas de la orden en el mundo: la Ratio Studiorum, que asumió el carácter de texto pedagógico fundador dentro de la orden. Los jesuitas hicieron hincapié en las relaciones entre la enseñanza, el gobierno y la prédica. Quizás un miembro de la orden no fuera un gran teólogo, ni estuviera interesado en las sutilezas de la discusión religiosa. En ese caso, los jesuitas abrían a sus hermanos otra posibilidad: una carrera escolar.

El aula jesuita era un espacio claramente recortado de la vida diaria, donde sólo se hablaba latín y se enseñaban contenidos literarios clásicos. El latín, el griego y la religión eran el centro del currículum. La pedagogía jesuita puso de relieve la atención individual de los alumnos. La unidad a la que se dirigía el docente era a un alumno sea raso o decurión. Sin embargo se ocuparon tanto de la individualización como de la educación masiva. Para ello crearon la figura del decurión, un alumno aventajado, capaz de controlar a otros individuos en su procedo de aprendizaje. Se lo nombraba ayudante del docente. Decía la Ratio “Los decuriones deben ser elegidos por el docente. Los mismos deben escuchar aquello que se ha aprendido de memoria, deben recolectar los escritos para el docente, deben anotar en un cuaderno cuántas veces la memoria se detiene, quien no ha hecho el trabajo escrito o quién no ha traído los materiales, también deben realizar otras cosas si es que el docente lo desea.” Sin embargo a los decuriones también se los ponía a prueba al igual que al resto de los alumnos ya que debían repetir las lecciones ante el docente quien además controlaba el aprendizaje de los alumnos lentos para comprobar el desempeño de los decuriones.

Para las clases inferiores se consignaba una estructura que puede leerse en las Reglas: primero se lee en voz alta un segmento de un texto “luego se explica muy brevemente el contenido y si es necesario la relación con lo visto anteriormente”, luego se explican las oraciones oscuras “se relaciona una cosa con la otra y se aclara el sentido pero justamente no a través de una explicación infantil, reemplazando la palabra latina por otra, sino a través de una real explicación del sentido por medio de oraciones más claras”.

Con respecto al tiempo, por ejemplo un profesor de humanidades dividía el tiempo de la manera siguiente: en la primera hora de la mañana los decuriones debían escuchar aquello que se había aprendido de memoria de Cicerón y de la métrica, el docente corregía mientras tanto los trabajos escritos recolectados por los decuriones, mientras los escolares hacían ciertos ejercicios que el docente determinaba, por último algunos escolares debían decir lo aprendido de memoria delante de la clase y las notas tomadas por los decuriones debían se controladas por el docente.

La conquista que se propusieron todas las órdenes religiosas no era una conquista de las tierras sino que era una conquista espiritual.

Se establecieron primero en Santo Domingo, Haití, Jamaica y Cuba. Al Río de la Plata llegaron procedentes del Perú. Las órdenes religiosas emprendieron una tarea inédita: la evangelización masiva y homogénea (experiencia precursora del sistema educativo moderno).


Las reducciones (en zonas rurales)
Las congregaciones religiosas se instalaron en la mesopotamia y parte del Brasil y Paraguay. Los indios que vivían allí estaban exceptuados de pagar tributo al rey (de algún modo lo pagaban con su trabajo) y exceptuados de realizar servicios personales (mita: turnos de trabajo obligatorios y yanaconazgo: indios que eran capturados en una contienda y llevados a una condición parecida a la esclavitud).

Las reducciones estaban alejadas de la ciudad lo que favorecía los deseos de la corona de mantener alejado al indio del hombre blanco.

Se ocuparon de evangelizar al indio, hacerlo trabajar y enseñarle a algunos a leer, escribir, contar.

Merece destacarse en este recorte, la acción desarrollada por la Compañía de los jesuitas. Para algunos autores los indios de las reducciones fueron víctimas de una cruel explotación y para otros llevaban una vida idílica, sin la menor preocupación por las cosas materiales. En las misiones también había negros que trabajaban como esclavos y que no tenían acceso a la educación.

Llegaron casi a autoabastecerse e incluso fabricaban armas para defenderse de potenciales enemigos (invasores portugueses que se llevaban a los indios y los vendían como esclavos).

Los jesuitas organizaron con rapidez y eficacia la vida económica, socia, cultural y religiosa de decenas de miles de indígenas reunidos en cerca de medio centenar de pueblos, bajo la dirección de un reducido numero de sacerdotes. Constituyeron, como se ha dicho, un verdadero imperio dentro del imperio español, y sirvieron, durante décadas, de escudo protector de aquellos territorios frente a los avances y presiones de los portugueses. El esfuerzo misional se ejerció sobre una población indígena de tradición agrícola arraigada. Frente a la corrupción o la indiferencia de más de un funcionario, la abnegación, la tenacidad de los jesuitas fue una decisiva carta de triunfo. Otra causa del éxito fue la superioridad cultural que no podía encontrar rivales entre los funcionarios y aún menos entre los colonos mismos.

El proceso de aculturación con los hábitos de disciplina y organización impuestos, sumados a la exaltación de los valores del trabajo dieron como resultado, numerosas actividades, desde la agricultura y la ganadería (la yerba mate constituía una importante fuente de ingresos y llegó a exportase) Las reducciones fueron una intensa fuente de ingresos. Hasta las artesanías que a veces alcanzaron la categoría de verdaderas obras de arte en materia de arquitectura, escultura, pintura, tejidos, grabados. Si bien tenían como principal finalidad la catequización de los indígenas se les enseñaba el idioma castellano, como medio de difusión de la cultura española. En muchos casos, también se cultivaba el propio idioma aborigen, como lo prueban los numerosos manuales y diccionarios bilingües que se utilizaban en ellas. Cumplieron además una verdadera hazaña: la instalación de unas imprentas con equipos construidos en el lugar. Bajo la dirección de algunos sacerdotes, de aquellas prensas salieron los primeros libros publicados en el actual territorio argentino y una de ellos, “De la diferencia entre lo temporal y lo eterno” de Nierenberg, traducido al guaraní e ilustrada con grabados.

Desde cierto punto podemos decir que tenían un régimen económico socialista: nadie tenía nada propio excepto las cosas domésticas y todas las necesidades eran cubiertas por la comunidad.

Llegaron a ser una fuerza política frente a España.

Emplearon el método persuasivo convenciendo a los aborígenes a abandonar la selva para reducirse o concentrarse en pueblos exclusivos para ellos. La prédica fue tan convincente que a los pocos años se habían fundado más de treinta reducciones.

Cada una de ellas funcionaba como entidad autónoma. Contaban con la asesoría de un jesuita pero tenían sus propias autoridades indígenas.
Halperin Donghi expresa que en América Latina, no a todos los niños se enseñaba a leer, escribir y contar, sino a aquellos únicamente que el bien público lo aconsejaba, para que de entre ellos se eligiese más tarde el alcalde, los regidores, magistrados, escribanos, prefectos de la iglesia, médicos. Estos pocos niños a quienes se otorgaba este honor sobre los demás pertenecían en su mayoría a familias de los caciques y de los indios principales. Llegaban a leer admirablemente tanto en su lengua materna como en español y latín, y muchos escribían con letra tan elegante que no desmerecía de los más bellos caracteres tipográficos.
Félix de Azara, a su vez dice en uno de sus numerosos libros con respecto a la capacidad organizativa de la Compañía de Jesús, que los pueblos jesuitas debieron su formación más al miedo que los portugueses inspiraban a los indios que al talento persuasivo de los jesuitas, y expone enseguida razones para justificarse: eran casi todos ingleses, italianos o alemanes y que el pequeño número de españoles de la Compañía que había en el país no tenía ninguna autoridad ni jugaba papel ninguno, pero nunca en el país el gobierno osó comprometer su autoridad tomando un partido decisivo en la evangelización del indio, temiendo quizá que sus tropas fueran rechazadas.

Cuando fueron expulsados los reemplazaron los dominicos, franciscanos y mercedarios, también administradores civiles. Estos últimos ejercieron una enorme autoridad sobre los indios por lo que las misiones se disgregaron rápidamente y volvieron a la selva o bien se conectaron con otros sectores de la sociedad colonial y se fueron a trabajar en la explotación de la ganadería. Incluso llegaron a permitirse saqueos de los bienes de los propios moradores de las misiones.

La expulsión de la Compañía de Jesús estaba condenada de antemano, como ya lo preanunciaron distintos conflictos que enfrentaron los encomenderos con los padres jesuitas debido a que los intereses materiales de estos se oponían a la acción evangelizadora de los primeros.

El espíritu de independencia de los jesuitas les acarreó enemistades que cristalizaron en el decreto de expulsión. El mejor enlace entre Europa y el mundo indígena había sido destruido por voluntad de Carlos III. A la vez que la Corona tampoco estaba en condiciones ni disponía de los profesionales indispensables para sustituir las labores de la Compañía entre cuyos propósitos estaba la formación de una clase dirigente fiel a la Metrópoli.

Los jesuitas ocupaban un lugar preponderante en la educación y cuando fueron expulsados su sustitución menguó la calidad de los niveles alcanzados y métodos aplicados. El destierro forzoso de centenares de sacerdotes, muchos de los cuales eran americanos, contribuyeron a aumentar las críticas al régimen colonial.

Los jesuitas cuyo éxito se debía a su excelente organización y formación fueron reemplazados por otras congregaciones y por maestros seglares incapacitados para tarea de semejante envergadura.


VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA
En el siglo XVII España era un país en decadencia a causa de las guerras y los gastos ocasionados por la conquista de América. No había penetrado la ilustración, que sí comenzaba a irradiar por otros países de Europa.

Para entonces, América estaba dividida en dos grandes virreinatos:


Nueva España

Perú.
En 1776, debido a su extensión se subdividió quedando conformado, el Virreinato del Perú y el Virreinato del Río de la Plata (ya Pedro de Mendoza había fundado Bs.As. en 1536)


El Virreinato del Río de la Plata era un gran desierto cuya población aspiraba a construir ciudades semejantes a las ciudades europeas. El virreinato se reducía a una ciudad colonial y sus alrededores rodeado de una inmensa llanura y montañas sin explorar. El 95% eran criollos (hijos de españoles y americanos). El 5% americanos. Había algunos negros.
Si bien el Rey era la autoridad máxima, estaba en España. En América continuaba representado por el virrey.

Había también gobernadores, encargados de la administración y cabildos quienes a través de sus autoridades se ocupaban de crear escuelas, hospitales, alumbrado, barrido, control de precios, etc.

A pesar que Células reales desde España trataban de contemplar la condición humana del americano, conquistadores aventureros en busca de oro y plata continuaban con su idea de marginarlos o exterminarlos.

La violencia entre americanos y españoles revelaba que no se trataba de un episodio inicial sino un rasgo permanente. Etnias americanas: seguían siendo despojadas de su riqueza, población, cultura. El invasor imponía la doctrina católica a gran escala y domesticaba al indio como mano de obra.

En el virreinato del Río de la Plata los conquistadores seguían siendo los únicos con derecho a educar (léase evangelizar), Sentían que era un derecho imponerse a los indígenas como habían hecho con los moros y con los judíos.

100 años después de la llegada de los españoles a América latina el 90 % de los americanos había muerto a causa de las guerras, malos tratos, enfermedades nuevas (gripe, sarampión, viruela).


Grupos sociales
Aristocracia: población blanca, españoles y luego sus hijos, los criollos limpios de toda mezcla. Eran la elite intelectual, los funcionarios. Terratenientes que absorbían en provecho propio los recursos de la tierra. Poseían en sus propiedades un ejército de mayordomos mestizos.
Eclesiásticos: misioneros y sacerdotes de la curia (partidarios de América o de España).
Indígenas: constituyeron el estrato inferior. Eran artesanos, mayordomos, vagabundos. Al pie de la escala: indios de rebaño para el trabajo del campo o de las minas.

Más allá de las “fronteras” vivían los indios bravos seguían un género de vida casi idéntico al anterior a la conquista.


Gauchos: descendientes de indios y españoles, alejados de las poblaciones y de sus formas de vida, vivían en libertad sin estar sujetos a reglas sociales ni residencia fija habitaban en chozas de paja y barro, sin puertas ni ventanas, pasaban la mayor parte de su vida a caballo. La vida humana no valía más que la de la bestia. El sacerdote y el maestro de escuela, los dos agentes de la civilización europea, no llegaban a ellos. El gaucho explotaba el ganado “cimarrón”, grandes rebaños de vacunos vueltos a su estado salvaje, provenientes de parejas importadas por los primeros colonos. La pampa, bajo su lazo, no era sino un inmenso desierto del que se extraía cuero y sebo. En bandas de algunos centenares a lo sumo, los gauchos, a caballo, recorrían la pampa, persiguiendo al ganado, al que mataban únicamente por su cuero. Se mataba un vacuno para cada comida y por cada hombre o para atar el caballo, pues el animal muerto servía de poste. El olor a carroña pesaba sobre la pampa.
Enseñanza elemental: Escuelas de la colonia en el Virreinato del Río de la Plata
La educación, en el virreinato del Río de la Plata, como lo establecía la Legislación de las Indias del 1500, seguiría a cargo de las congregaciones religiosas (dominicos, franciscanos, mercedarios, menos los jesuitas que habían sido expulsados) y también particulares.

Por indicación expresa de la monarquía en toda América latina, debían reunir a los niños indígenas y enseñarles religión, buenas costumbres y las primeras letras.

Pero distinta fue la realidad. Solamente una minoría asistía a la escuela. Tal como sucedía también en Europa la mayoría del pueblo de América, era analfabeta.

Para ese entonces la enseñanza elemental se impartía con total libertad en lo concerniente a organización, programas y métodos. Los docentes laicos recibían el nombre de preceptores.

Las escuelas llegaron a ser variadas. Algunas eran de medianas dimensiones, otras se limitaban a la habitación de una casa. Muchas de las escuelas seglares estaban regenteadas por mujeres, que en general, brindaban una educación rudimentaria y con un alumnado en su mayoría mixto. Los establecimientos donde se enseñaba podían ser agrupados en categorías:
Escuelas Pías:
Gratuitas y elementales. Dependían de las parroquias y estaban dirigidas a la población indígena y mestiza.
Escuelas del Ayuntamiento:
Dirigida a la población pobre de la ciudad. Bajo la administración del Cabildo. Futuras escuelas municipales. En 1720 el Cabildo fundó las dos primeras escuelas municipales. Ofrecía 100 pesos de sueldo para los maestros quienes eran elegidos por buena conducta, por ser católicos practicantes e idoneidad. Saber leer y escribir, fueron al comienzo, requisitos no excluyentes.
Escuelas del Rey:
Fueron abiertas por los jesuitas cuando el Río de la Plata pertenecía al virreinato del Perú. Ocupan terrenos donados en forma pública o privada. Según las reglas de la Orden debían poseer ingresos regulares. Muchos de los bienes que recibieron para construir sus escuelas se debían a la imperiosa necesidad de tener escuelas que tenían los habitantes. Después de su expulsión, fueron sostenidas por los Cabildos y los padres. Estaban muy a menudo a cargo de religiosos. En ellas se enseñaba la lectura, escritura, nociones de aritmética y desde luego, la doctrina cristiana. dirigidas a españoles y criollos. Impartían una enseñanza memorística, castigos físicos y había reducida cantidad de alumnos
Escuelas Conventuales:
Fueron las más difundidas, funcionaban en los conventos y parroquias de cada pueblo. Gratuitas, eran sostenidas por la enseñanza pública a cambio de ofrecer la vivienda para el preceptor quien se comprometía a recibir a los niños pobres, El desarrollo de la enseñanza era similar al de las anteriores.
Escuelas Particulares:
Dirigidas por maestros o maestras que enseñaban en sus casas. Los programas, además de las materias obligadas antedichas, se completaban muchas veces con nociones de dibujo, música o artes manuales. Necesitaban la autorización del Cabildo. Asistían los hijos de las personas acomodadas de la ciudad cuando estaban dirigidas por maestros muy preparados. No se trataba de escuelas privadas sencillamente porque aún no estaba estructurada una oferta de escuela pública.
Aulas, útiles escolares y algo más
Durante la colonia y la independencia, se enseñaba primero a leer y luego a escribir, esto era por una razón económica más que pedagógica ya que el papel era un bien de lujo muy costoso para el empleo escolar. Se importaba desde España.

Otros materiales utilizados fueron el pizarrón en madera o cuero para el maestro y para los alumnos pizarritas manuales. Los niños escribían sobre papel (a veces rayado y con muestras de letras), recién en los últimos cursos empleaban la tinta porque manchaba y ensuciaba la ropa. Los más grandes tenían cuadernos de caligrafía. Enseñar a escribir consistía en enseñar “el arte de escribir caligráficamente”

En el caso del litoral, donde había suficiente cantidad de arena, se empleaban los “cajones de arena” que se colocaba en el suelo o sobre mesas. En las pizarras o los cajones, escribían las letras y leían el alfabeto en minúscula y en mayúscula.

La lectura se realizaba en libros pero en la primera fase educativa, se enseñaba a leer mediante una cartilla o silabario, que presentaba combinaciones de letras con las que se iban construyendo palabras y luego oraciones simples. Más tarde se pasaba a los cartones, donde había frases y breves textos que ejercitaban la lectura. Sus temas eran preponderantemente religiosos y de urbanidad. En un segundo ciclo se enseñaba a escribir, instancia a la que no todos los niños accedían, de allí que existiera una diferencia numérica entre los que sabían leer y los que dominaban la escritura. Por lo tanto hasta el período de la independencia inclusive, los que leían eran muy pocos y los que escribían menos. Por entonces, estas dos prácticas estaban diferenciadas y fue necesario recorrer un largo camino para que se propusiera como actividad docente la fusión en la enseñanza y aprendizaje de la lectoescritura.

La currícula de las escuelas siempre incluía aritmética elemental, costura y bordado (para las niñas) y a veces geografía, urbanidad e historia: estos contenidos no variaron demasiado en todo el período. En cuanto a la religión, los reglamentos establecían que los maestros llamados “preceptores” debían comunicar la doctrina cristiana a los niños, prepararlos para recibir los sacramentos, enseñarles a ser monaguillos y acompañarlos a misa. Para la enseñanza del dogma se utilizaban los catecismos clásicos de Astete o Ripalda.

No había un método pedagógico oficial y los maestros basaban la docencia en su experiencia. Predominaba el memorismo y la repetición.

Los maestros no tenían formación docente, sólo se les exigía sentido común. Los maestros eran los dueños del saber y el niño un ser incompleto, que debía aceptar obedientemente los conocimientos. La disciplina se aseguraba mediante castigos corporales. Se utilizaba el puntero, las orejas de burro, la regleta y otros castigos aún más duros bajo la consigna “la letra con sangre entra”.

Los alumnos se sentaban en banquetas sin respaldo, no había pupitres individuales. El libro era un objeto codiciado. Si el maestro llevaba a clase libros, era casi algo revolucionario. El calendario escolar tenía muchísimos feriados porque además de las fiestas patrias, se respetaba estrictamente el calendario religioso.


Enseñanza media: Avances en los Estudios preparatorios
Los primeros colegios preparatorios (hoy nivel medio) se instalaron en Córdoba antes de la creación del virreinato del Río de la Plata. Fue en 1610 cuando los primeros jesuitas establecieron el Colegio Máximo de Córdoba para seminaristas que cursaban en él los estudios de Filosofía y Teología, junto a otros estudiantes laicos. Este colegio funcionó regularmente como preparatorios para las universidades de San Marcos o Charcas hasta que se transformó en universidad.

Tiempo después, en 1695, los jesuitas aprovechando una donación abrieron en la ciudad de Córdoba, un nuevo colegio, el Real Convictorio de Montserrat. Era un internado preparatorio para el ingreso a la Universidad, donde enseñaban latín, filosofía y teología a los alumnos que en crecido número concurrían no sólo del interior sino también del Paraguay, Chile y hasta del Perú.

Ambos eran colegios de varones porque la mujer en general estaba excluida de papeles sociales relevantes tanto en la iglesia como en los negocios o el estado. Estos establecimientos estaban destinados a una minoría, dirigente y adinerada. Se trataba de colegios en los que no había especialización, que recién se dejaba para la universidad ni, mucho menos, preparación profesional, sino una formación clásica, integrada por el estudio del latín que debían aprender a leer, escribir y hablar, algo de griego, retórica filosofía aristotélica, lógica clásica, costumbres y religión. Esta enseñanza se la consideraba valiosa por sí misma y abría las puertas para realizar estudios universitarios. Eran escuelas privadas y pagas, con aranceles significativos. Se hacía cargo de los alumnos a partir de los diez años aproximadamente y los estudios duraban más o menos unos siete años.
En Buenos Aires, se instaló el primer centro de enseñanza media en 1623 cuando los jesuitas levantaron en la Plaza de Mayo, el Colegio Máximo, similar al de Córdoba. Cuarenta años después lo trasladaron7 junto a la iglesia de San Ignacio, con el nombre de Colegio San Ignacio (donde funciona el actual Colegio Nacional de Buenos Aires). Hasta la expulsión de los jesuitas fue el centro secundario más importante del Río de la Plata.

Luego, pasó a denominarse Colegio de los Reales Estudios fue una época de decadencia, contaba con 100 alumnos que tenían que pagar sus estudios en forma particular, había becas para cuatro siempre que fueran hijos de pobres honrados.

Régimen: se levantaban a las 5 y debían arreglar sus camas y habitaciones cuyos cuartos eran húmedos y a veces sin vidrios en las ventanas. El desayuno era escaso. Se aplicaban azotes corporales. Los bancos de la clase estaban deteriorados y muchas veces comidos por las ratas.

Después, cuando recuperó su jerarquía pasó a llamarse Colegio San Carlos. El primer director fue el canónigo Maciel, enemigo de los jesuitas. La base de los estudios eran las Humanidades: latín, griego clásico, gramática, retórica, filosofía y teología.

No otorgaba títulos superiores, de modo que los alumnos que querían doctorarse debían completar sus estudios en Córdoba donde funcionaba la primera universidad del país o en Charcas u otras universidades de América, o bien dirigirse a las universidades Europeas.

A causa de las invasiones inglesas el Colegio San Carlos (fue utilizado como cuartel) permaneció cerrado durante diez años y abrió sus puertas con el nombre de Colegio de la Unión del Sur


Primera Universidad del país
El colegio Máximo de Córdoba se trasformó en Universidad en 16508. Contaba con Constituciones aprobadas por el Rey de España. (Carlos II) Única universidad que existió en el actual territorio argentino en el período hispano. La universidad de América del Sur no era inferior a las de la península y estaba autorizada para otorgar títulos universitarios.

En sus comienzos contó con sólo dos facultades:


Artes o de estudios filosóficos (lógica, física, metafísica) título que otorgaba: Bachiller, licenciado o maestro en Artes

Teología (cánones sagrados, moral y teología) título que otorgaba: doctor, máxima aspiración de los estudiantes.
Las universidades llegaron a América como un producto previamente experimentado y surgidas del contexto europeo. Fueron transplantadas y recibidas aquí. Para algunos, era un calco europeo pero para otros, la universidad en América tuvo características propias, que respondían al nuevo contexto. Contaban con pocos alumnos y tres o cuatro carreras. Las ciencias estaban al margen. Carecían de recursos económicos.

Cuando la Universidad pasó a manos de los franciscanos comenzó a secularizares. Se hacía conocer la filosofía moderna particularmente Descartes, Escoto; frente a la escolástica. Se abrían a lo que dieron en llamar “novedades”: las ciencias experimentales.

Se crean otras facultades:
Derecho, titulo que otorga: bachiller en leyes

Jurisprudencia, título que otorga: bachiller, licenciado y doctor en Derecho Civil

Ciencias Exactas y Física Experimental
Fray José Antonio de San Alberto
Llegó de España en 1780. Fue obispo de Córdoba. Afirmaba que la educación elevaba al pueblo y que ésta debe ser práctica. Al igual que Manuel Belgrano, sus ideas sobre la educación fueron traídas de España y difundidas en el Río de la Plata. Sostenía que “Todo el bien y todo el mal del Estado, pende de la buena o mala educación de su pueblo”. Sostenía que era deber del gobierno educar a los niños.

Expuso sus ideas en PASTORALES

Cuando llegó ya se habían retirado los jesuitas. Había atraso y abandono en la educación. Faltaban maestros, no había dinero para la educación, las escuelas estaban lejos de las viviendas de los niños, Junto a una masa de hombres y mujeres ignorantes había un clero incapacitado para desempeñarse en la educación y comenzó exigir capacitación.
Problema urgente: educar a los niños y formar a los docentes (clero). Doctrina + ciencia. San Alberto comienza a formar a los sacerdotes como docentes.

Objetivo del estudio: familiarizarse con el trabajo organizado mediante el aprendizaje de oficios según los talentos: labradores, comerciantes, artesanos, tejedores, hiladores, etc.
San Alberto redactó las CONSTITUCIONES para la admisión de los alumnos (organización administrativa) y para la enseñanza, que era mayormente práctica (planes de estudios) con un horario, con un método (preguntas y respuestas).

Los contenidos de su programa se basaban en una educación para el trabajo, religión, horarios, metodologismo.

Era opositor al liberalismo que comenzaba a darse en Europa (Newton, Descartes)

Creó la Casa de las Niñas y la casa de los Niños, donde aprendían a leer, escribir, doctrina cristiana y labores propias de cada sexo. Se permitía la asistencia de mulatos a cambio de sus servicios. Se aplicaban castigos corporales en casos muy precisos.


Comienzo de la ruptura con España
En la América española los conquistadores se sintieron los únicos con derecho a imponer su cultura repitiendo la actitud que habían tenido con moros y judíos. De modo que no deberíamos hablar de encuentro de cultura sino más bien de desaparición de la cultura americana a favor de la cultura española. A comienzo de 1700, una nueva circunstancia, la invasión napoleónica impidió que España siguiera desarrollando la colonización en América.

Esto originó un progreso endógeno de las sociedades coloniales que llegaron a un punto crítico y comenzaron a plantearse las ideas de libertad de comercio, libertad de expresión, importancia de la razón frente a la fe religiosa, etc.

El virreinato del Río de la Plata comenzaba a gestar su independencia.

CAPÍTULO II Siglo XIX La enseñanza en el Período de la Independencia

Primera generación de criollos
1776 La gran extensión del Virreinato del Perú originó que el Rey de España Carlos III (Borbón) lo dividiera y creara un nuevo virreinato: el virreinato del Río de la Plata que fue próspero porque tuvo un gran crecimiento vegetativo e inmigratorio. Al crearlo no especificó si era provisorio o definitivo. Se estableció en Bs.As. y se constituyó en cabeza del virreinato.
Durante esta época, comenzaron a llegar a América noticias acerca de acontecimientos que se registraban en Europa y que potenciaron los deseos de independencia de algunos criollos que vivían en la colonia:
Crisis en España a causa de la invasión napoleónica y la instalación del hermano de Napoleón, José Bonaparte como autoridad máxima de la península a pesar que España defendía el reinado del monarca. En América se conocían los hechos de manera confusa. Una cosa era segura: España estaba frente a una crisis que generó en las colonias un interrogante: ¿hasta dónde llegaba el derecho de España, sea cual fuera el monarca, para decidir el destino de las colonias? Estos interrogantes pusieron en crisis el sistema y provocaron su quiebre.
Ideas de emancipación en América del Norte (1776). Los indios habían sido derrotados. Reinaba un espíritu capitalista. Los nuevos dueños del territorio eran protestantes. La mayoría estaba de acuerdo con independizarse e instalar un gobierno republicano (un grupo selecto que gobernara en nombre del pueblo)
Se produjo la Revolución Francesa (1789)
Una notoria indiferencia de los asuntos americanos por parte de la monarquía y del clero. Los criollos, instalados en América y sin ánimo de retorno, tenían en sus manos las riendas económicas de Indias. Poseían inmensas estancias con gran cantidad de esclavos. Gozaban de un rango de superioridad con respecto a los indios y a los negros, pero sentían la exclusión por parte d la realeza y el clero español.
Invasiones inglesas (1806-7) Bs. As. vence y adquiere seguridad y prestigio en toda América.
En esta época, a pesar de la vigilancia de la Inquisición, una vida intelectual intensa animaba a algunos criollos intelectuales a expresar su deseo de independencia y exigieron al virrey un cabildo abierto para discutir la situación. El contexto generó un debate y los hombres se dividieron en:
Fieles a España (conservadores)
Que caduque la autoridad del rey en el Virreinato (liberales)
Como consecuencia, de todo esto en mayo se produjo la destitución del virrey, Cisneros. Y el 25 de Mayo de 1810 se proclamó en Cabildo abierto, la libertad del Virreinato del Río de la Plata.

Se eligió una forma de gobierno: la Junta (1810) Se trataba de un gobierno de varios, españoles y criollos pero sin especificar el significado profunda del cambio.

La revolución que tuvo lugar en el Río de la Plata fue una revolución que buscaba la independencia política y económica9. Sin embargo esta idea no estaba en todas las cabezas sino en algunos iniciados, hijos de familias ricas: comerciantes, estudiantes que leían libros provenientes del exterior con ideas progresistas, habían estudiado en universidades europeas o la universidad de Charcas (progresista)

Constituida la Junta, se convocaron a los cabildantes del interior para hacerles saber las noticias. Los criollos comenzaron a ser protagónicos de la vida del país.

La Revolución fue, ante todo, obra de la aristocracia criolla, con el apoyo de la población mestiza o sin ella.

Los indios fueron pasivos testigos de acontecimientos que los excedían, pues no tomaban partido por España, amo lejano, ni por el criollo, amo inmediato.

Bs. As. aspiraba a mantener la hegemonía política heredada del virreinato con el enriquecimiento que significaba apoderarse de la aduana porteña. Justificaban esta afirmación sosteniendo que era la “hermana mayor” del resto de los pueblos del interior, por lo que podía decidir por sí misma, de modo que se evitaran males mayores. En un segundo momento convocaría masivamente a las provincias del interior (9 de julio de 1916)

Este acontecimiento se constituyó en el nacimiento de un nuevo problema: el enfrentamiento de Buenos Aires con el interior (Bs. As. centro único de poder constituía los Unitarios y los hombres del interior, los Federales)

La gente de la ciudad, los porteños, se enfrentaba con los hombres del interior, caudillos como Artigas10, López11, Urquiza.
La Junta no fue el único gobierno instalado. Entre 1810 y 1820 se sucedieron las siguientes formas de gobierno:


P
En reemplazo del virreinato se hablaba de las Provincias Unidas del Río de la Plata


rimera Junta

Junta Grande

Triunvirato

Directorio12


Fueron formas de gobierno heredadas del poder anterior y significaron descontento para los hombres del interior quienes afirmaban que se había sustituido el despotismo español por el de Bs. As.

En 1816 se produjo la declaración formal de la Independencia de España y de cualquier otro domino extranjero. La confrontación en el país se acentuó: ¿cuál sería la forma de gobierno a adoptar?:


Algunos planteaban la posibilidad de establecer una nueva monarquía convencidos que ésta era la mejor forma de gobierno (Belgrano, San Martín)

Una mayoría, proponía un gobierno federal (provincias)

Se adoptó la forma republicana de gobierno y se dictó una CONSTITUCIÓN que por ser unitaria fue rechazada por las provincias

Después del Directorio. se permitió que cada provincia pasara a estar gobernada por un caudillo13 (no por el gobierno central). Bs. As. se constituyó en una provincia.

Cada provincia dictó su propia constitución. Pero no encontraban una forma común de gobierno. El país pasaba por crisis económicas, por guerras a causa de la Revolución, sin embargo Bs. As. gracias al puerto y las comunicaciones con el exterior se transformó en la provincia más poderosa.

En este escenario, las provincias del interior, con un comercio artesanal, sin puertos, con pocas instituciones educativas, con poca gente, no podían competir con Buenos Aires.

A pesar de las diferencias entre Bs. As. y el interior, la revolución de mayo significó


  • Una separación de España

  • El nacimiento de una nación

A través del periódico LA GAZETA DE Bs. As. se difundieron los ideales americanos con el fin de crear una conciencia popular favorable al gobierno. Con respecto a la educación, MARIANO MORENO, (quien estudió en Bs. As, en las Escuelas del Rey y luego en el Colegio San Carlos, también en la universidad de Charcas donde había profesores progresistas que conocían a Montesquieu, Locke, Rousseau) una semana después de la revolución escribía que la educación debía tener una nueva orientación que destierre ciertas doctrinas y deje de ser enciclopedista, característica que tenía por influencia de la ilustración.

Siendo miembro de la Primera Junta insistió con esta idea, publicó las primeras noticias que se tuvieron sobre el “método de enseñanza mutua” o “lancasteriano”. Eran artículos que tenían un carácter apologético, y describían los beneficios del método que ya se aplicaba en Inglaterra y en Francia.

Para la misma época fue designado de la primera Biblioteca Pública de Buenos Aires14


MANUEL BELGRANO
Criollo. Se había educado en el colegio porteño de San Carlos y recibido de abogado en Salamanca, una semana después de la revolución, escribía en el CORREO DE COMERCIO, expresando que la educación debía tener una nueva orientación que desterrara ciertas doctrinas y dejara de ser enciclopedista. Imaginó un país de gente laboriosa, que cultivara la tierra, explotara las minas, produjera manufactura (Influencia de los fisiócratas ingleses quienes sostenían que la agricultura es la base de la riqueza)

Buscaba el mejoramiento de la situación del país, aumento de sus riquezas y felicidad de sus pobladores. Su preocupación abarcaba: la construcción de caminos, puertos, forestación, estudios agronómicos, de comercio, de agricultura, de náutica, supresión de gravámenes, mejores métodos de trabajo en el campo, abonos, cercos, forestación, exposiciones y congresos, etc. Sus intereses mayores fueron la economía y la educación.

Reclamaba escuelas gratuitas donde los trabajadores pudieran mandar a sus hijos sin tener que pagar para su instrucción. Lo mismo con respecto a escuelas gratuitas para niñas.

Escribía Belgrano:


Una de las causas a que atribuye el poco producto de las tierras y, por consiguiente, el ningún adelantamiento del labrador, es porque no se mira la agricultura como un arte que tenga necesidad de estudio, de reflexiones o de regla. Tenemos muchos libros que contienen descubrimientos y experiencias que los antiguos y modernos han hecho en la agricultura, pero estos libros no han llegado jamás al conocimiento del labrador y otras gentes del campo. Muy pocos se han aprovechado. ¿acaso la gente del campo sabe con perfección, como es necesario, las cosas más ordinarias y comunes? Por ejemplo, el modo más fácil de plantar un árbol fructífero o silvestre, de injertarlo y podarlo, no se conoce casi por ninguno en el campo. Si se conociese por todos, la cantidad de frutos aumentaría considerablemente, siendo una parte considerable de las riquezas del Estado.”

claramente palpamos estas verdades, pero no se proporcionan a nuestros compatriotas medios para que salgan de la miseria en que viven”

¿qué establecimiento se ha puesto en este país para estos hombres“

La ciencia del comercio no se reduce a comprar por diez y vender por veinte, sus principios son más dignos y la extensión que comprenden es mucho de lo que puede suceder a aquellos que sin conocimientos han emprendido sus negociaciones, cuyos productos habiéndolos deslumbrado, los han persuadido que están inteligenciados en ellos. Uno de los medios para protegerlo es una escuela titular de comercio, donde los jóvenes vayan a instruirse en la aritmética, en el modo de llevar las cuentas y razón, y tener los libros; en el modo de establecer la correspondencia mercantil y mantenerla, en las leyes y costumbres usadas entre negociantes, donde al menos se les enseñe los principios generales de la geografía y las producciones que abundan o escasean en los países, a fin que con estos principios puedan hacer sus especulaciones con el mayor acierto posible y que si se dedican al comercio los proporcionen ventajas y adelantamiento que los empeñen al trabajo.”

En esta época, Belgrano, creó la Escuela de Náutica y Minería (para técnicos en el campo de la ingeniería)

También creó junto a Castañeda la Escuela de Dibujo (donde se enseñaba geometría, perspectiva y toda clase de dibujo. Existió sólo tres años), la Escuela de Matemática, el Instituto Médico Militar

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje