Página principal

Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios Artículo 23 Nº 5 facturas no fidedignas – recurso de casación en el fondo – corte suprema acogido


Descargar 31.96 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño31.96 Kb.
No resulta suficiente, para desvirtuar la impugnación que sirve de fundamento a las liquidaciones cuestionadas, que se haya declarado fidedignas determinadas facturas, sino que debe demostrar haber cumplido con los requisitos que establece el artículo 23 Nº 5 de la Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios para no perder el derecho al crédito fiscal.

Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios - Artículo 23 Nº 5

FACTURAS NO FIDEDIGNAS – RECURSO DE CASACIÓN EN EL FONDO – CORTE SUPREMA - ACOGIDO

La Excma. Corte Suprema acogió un recurso de casación en el fondo interpuesto por el Fisco de Chile en contra de una sentencia de la I. Corte de Apelaciones de Punta Arenas, que revocó la de primera instancia sólo en cuanto ordena girar los impuestos resultantes considerando como no fidedignas las facturas de un proveedor, y en su lugar, resolvió que se acoge el reclamo, ordenando la reliquidación de los impuestos respectivos.

El recurrente denunció la infracción de los artículos 21 del Código Tributario; 23 de la Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios y artículos 21, 30, 33 y 54 de la Ley de Impuesto a la Renta. Explicó que la sentencia incurrió en una falsa aplicación del artículo 21 del Código Tributario, al concluir que le correspondía al Servicio de Impuestos Internos acreditar la efectividad de las operaciones de que dan cuenta las facturas cuestionadas. Agregó que la contravención del artículo 23 de la Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios se produce al liberar la sentencia a los reclamantes del cumplimiento de los requisitos que la citada norma establece. A su vez, denunció vulneración del artículo 30 de la Ley de Impuesto a la Renta, permitiendo a la sociedad deducir de sus ingresos brutos el supuesto costo directo de bienes jamás adquiridos por ella y de que dan cuenta las facturas objetadas.

El fallo de casación estimó que no resulta suficiente para desvirtuar la impugnación que sirve de fundamento a las liquidaciones cuestionadas, que se haya declarado fidedignas determinadas facturas, sino que la sociedad reclamante debe demostrar haber cumplido con los requisitos que el ordinal quinto del referido artículo 23 señala para no perder su derecho al crédito fiscal, lo que no hizo y al no entenderlo de este modo la sentencia, vulneró el artículo 23 Nº 5 de la Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios.

Agregó que al transgredirse el artículo 23 aludido, también se violenta lo prescrito en el artículo 21 del Código Tributario y, al estimar que correspondía al Servicio de Impuestos Internos exigir los antecedentes contables y tributarios a un proveedor se transgrede también el artículo 30 de la Ley de Impuesto a la Renta, permitiendo a la sociedad deducir de sus ingresos brutos el supuesto costo directo de bienes jamás adquiridos por ella.

El texto de la sentencia es el siguiente:

"Santiago, seis de septiembre de dos mil doce.

Vistos:


En estos autos rol 4.626-2010 de esta Corte Suprema, sobre procedimiento de reclamación de liquidaciones tributarias, iniciado por los contribuyentes Sociedad XXX y Compañía Limitada, YYY y ZZZ, el Fisco de Chile dedujo recurso de casación en el fondo contra la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, que revocó la de primera instancia sólo en cuanto ordena girar los impuestos resultantes considerando como no fidedignas las facturas del proveedor don AAA, y en su lugar, resolvió que se acoge el reclamo, ordenando la reliquidación de los impuestos respectivos. En lo demás, confirma el fallo de primer grado.

A fojas 456, se trajeron los autos en relación.

Considerando:

Primero: Que el recurso de nulidad sustantiva denuncia la infracción de los artículos 21 del Código Tributario; 23 del DL 825, Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios del año 1974; 21, 30, 33 y 54 de la Ley de Impuesto a la Renta.

Explica que la sentencia incurre en una falsa aplicación del artículo 21 del Código Tributario, al concluir que le correspondía al Servicio de Impuestos Internos acreditar la efectividad de las operaciones de que dan cuenta las facturas cuestionadas liberando de esa obligación a los reclamantes, estimándose que procedía dejar sin efecto las liquidaciones porque el órgano fiscalizador no exigió los antecedentes respectivos al supuesto proveedor; decisión que es errónea porque los reclamantes no han desvirtuado con prueba suficiente las impugnaciones realizadas por el Servicio de Impuestos Internos, no obstante que la carga de la prueba recaía sobre aquellos.

Segundo: Que la contravención del artículo 23 de la Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios se produce, según el recurrente, al liberar la sentencia a los reclamantes del cumplimiento de los requisitos que la citada norma establece, en especial, la de probar la efectividad material de las operaciones y sus montos a través de medios legales de convicción, traspasando al ente fiscalizador dicha carga procesal. No obstante, del análisis del tenor literal de los incisos 1°, 2° y 3° de su numeral quinto, queda de manifiesto que una vez objetadas las facturas, el contribuyente que ha hecho uso de crédito fiscal derivado de ellas, deberá acreditar el cumplimiento de una serie de requisitos para no perder ese crédito, lo que en la especie no ha ocurrido, ya que no se rindió prueba alguna tendiente a demostrar el pago de las facturas cuestionadas.

Tercero: Que en otro capítulo de vulneraciones, se denuncia la falsa aplicación que ha hecho la sentencia del artículo 30 de la Ley de Impuesto a la Renta, permitiendo a la sociedad deducir de sus ingresos brutos el supuesto costo directo de bienes jamás adquiridos por ella y de que dan cuenta las facturas objetadas de don José Antonio Gómez Astudillo, sin que la sociedad contribuyente haya acreditado el cumplimiento de los requisitos legales para recuperar el crédito fiscal que había perdido con ocasión de las impugnaciones efectuadas por el Servicio de Impuestos Internos,.

Cuarto: Que la transgresión de los artículos 54, 21 inciso 1° y 33 N° 1 letra g) del DL 824, se configura al hacer posible que los socios señores YYY y ZZZ, ambos YYYZZZ, disminuyan de forma indebida la base imponible sobre la cual se aplica el Impuesto Global Complementario, ya que se ha impedido que se adicionen a la misma las partidas agregadas a la renta de primera categoría de la sociedad, como consecuencia del rechazo del crédito fiscal y costo de que dan cuenta las facturas cuestionadas.

Quinto: Que al explicar la forma cómo los errores de derecho denunciados influyeron en lo dispositivo de la sentencia, el recurso señala que de haberse aplicado correctamente los preceptos citados, se habría confirmado la sentencia de primer grado en todas sus partes por no haber acreditado los reclamantes el cumplimiento de todos y cada uno de lo requisitos que para tener derecho a crédito fiscal contemplan los incisos 2° y 3° del N° 5 del artículo 23 del DL 825, de 1974; por lo que solicita invalidar el fallo y dictar uno de reemplazo que confirme el de primera instancia.

Sexto: Que para una adecuada comprensión del asunto debatido conviene precisar que mediante las liquidaciones N°s 224 a 257, de 27 de julio de 2004, se determinaron a la sociedad reclamante XXX y Compañía Ltda. diferencias de impuestos por un monto de $ 111.088.790, correspondientes a Impuesto al Valor Agregado del mes de diciembre de 1999; enero a diciembre de 2000, enero a diciembre de 2001 y enero, febrero, marzo, mayo y junio de 2002, originadas en la utilización de créditos fiscales de Impuesto al Valor Agregado y costos recargados en facturas falsas y no fidedignas e Impuesto a la Renta de Primera Categoría en el período tributario 2000, 2001, 2002 y 2003, sin que hubiera justificado en la etapa de fiscalización, la efectividad material de las operaciones y de sus montos.

Asimismo, por liquidaciones N°s 216 a 220, de la misma fecha, se notificó al socio Juan YYY de diferencias por Impuesto Global Complementario correspondiente a los años tributarios 2000, 2001, 2003 y reintegro devolución indebida del año tributario 2003, por un monto de $58.142.098, con que se grava su participación como socio en las mayores rentas determinadas a la sociedad XXX y Compañía Ltda., de conformidad al artículo 52 de la ley del ramo.

Mediante liquidaciones N°s 221 a 223, de la misma fecha, se notificó al socio ZZZ de diferencias por Impuesto Global Complementario correspondiente a los años tributarios 2000 y 2002 y reintegro devolución indebida del año tributario 2002, por un monto de $4.711.935, con que se grava su participación como socio en las mayores rentas determinadas a la citada sociedad, de conformidad al referido precepto legal.

Séptimo: Que son hechos de la causa por así haberlos establecido los jueces del grado los siguientes:

a) Se denunció al contribuyente XXX y Compañía Ltda., porque para obtener crédito fiscal por Impuesto al Valor Agregado, usó facturas falsas emitidas por diversos proveedores, entre éstos, por don José Antonio Gómez Astudillo, quien no concurrió a las notificaciones en el proceso de fiscalización y no fue ubicado en el domicilio informado ante el Servicio de Impuestos Internos;

b) El 11 de octubre de 2002 se informó por el Jefe de Grupo de Auditoría del Servicio de Impuestos Internos que el contribuyente don José Antonio Gómez Astudillo no es ubicado en el domicilio de Lastra N° 926, comuna de Independencia, donde se verificó la existencia de un local comercial amplio, con 2 cortinas metálicas cerradas, sin moradores.

c) El contribuyente no acreditó que las operaciones consignadas en las facturas impugnadas a nombre del proveedor don José Antonio Gómez Astudillo sean reales; y,

d) Se declaran fidedignas las facturas emitidas por la Sociedad Comercial Gómez Hermanos Limitada, domiciliada en calle General Lastra N° 926, comuna de Independencia, toda vez que el organismo fiscalizador ha tenido acceso a los registros contables y tributarios del emisor.

Octavo: Que sobre la base de tales hechos los jueces de alzada, estimaron que, “no resulta verdadero que el contribuyente don José Antonio Gómez Astudillo haya evitado por todos los medios la fiscalización de sus antecedentes contables y tributarios, ya que teniendo el mismo domicilio que la sociedad (Sociedad Comercial Gómez Hermanos Limitada) y, además, siendo representante legal de esa empresa a la cual el Servicio tuvo acceso a sus registros contables y tributarios, bien pudo exigir esos antecedentes de los socios que acordaron constituir esa persona jurídica”, razonamiento que los llevó a revocar la sentencia de primera instancia en cuanto declara no fidedignas las facturas emitidas por el contribuyente don José Antonio Gómez Astudillo.

Noveno: Que el artículo 23 de la Ley sobre Impuesto a las Ventas y Servicios dispone que los contribuyentes afectos al pago de este tributo tendrán derecho a un crédito fiscal contra el débito fiscal determinado por el mismo período tributario. En su numeral cinco, la citada norma dispone que no darán derecho a crédito los impuestos recargados o retenidos en facturas no fidedignas o falsas o que no cumplan con los requisitos legales o reglamentarios y en aquellas que hayan sido otorgadas por personas que resulten no ser contribuyentes de este impuesto. En esta situación se encontraba la sociedad reclamante, puesto que las facturas cuyo crédito fiscal se utilizó por ella se estimaron irregulares por los motivos indicados en las liquidaciones reclamadas.

Décimo: Que frente a este escenario, para no perder el derecho a crédito fiscal, el pago de la referida factura debe hacerse dando cumplimiento a los requisitos mencionados en el artículo 23 Nº 5 del Decreto Ley Nº 825, esto es, haber pagado con un cheque nominativo, vale vista nominativo o transferencia electrónica de dinero a nombre del emisor de la factura, girados contra la cuenta corriente bancaria del respectivo comprador o beneficiario del servicio y haber anotado por el librador al extender el cheque el número del rol único tributario del emisor de la factura y el número de ésta. Es del caso que tales requisitos no se cumplieron por la sociedad contribuyente, por cuanto en declaración jurada prestada ante el Servicio, don YYY indicó que los pagos se hacían normalmente con cheques, pero a veces se pagaba en efectivo dependiendo del apuro del proveedor, el valor y la fecha y, que estas facturas, eran confeccionadas por el cajero de quien desconoce su nombre; antecedentes que permiten concluir que el contribuyente no ha dado debido cumplimiento a las exigencias del legislador para hacer uso del crédito fiscal atendidas las irregularidades de las facturas que le sirven para tal fin.

Undécimo: Que, así las cosas, no resulta suficiente para desvirtuar la impugnación que sirve de fundamento a las liquidaciones cuestionadas, que se haya declarado fidedignas las facturas emitidas por la Sociedad Comercial Gómez Hermanos Limitada del mismo domicilio del proveedor don José Antonio Gómez Astudillo, a cuyos registros contables y tributarios sí tuvo acceso el organismo fiscalizador, sino que la sociedad reclamante debe demostrar haber cumplido con los requisitos que el ordinal quinto del referido artículo 23 señala para no perder su derecho al crédito fiscal, lo que no hizo y al no entenderlo de este modo la sentencia, al prescindir de estas pruebas, vulnera el artículo 23 Nº 5 de la Ley de Impuesto a las Ventas y Servicios.

Duodécimo: Que al transgredirse el artículo 23 aludido, también se violenta lo prescrito en el artículo 21 del Código Tributario en cuanto dispone que corresponde al contribuyente probar con los documentos, libros de contabilidad u otros medios que la ley establezca, en cuanto sean necesarios u obligatorios para él, la verdad de sus declaraciones. Así la Sociedad XXX y Compañía Ltda., ha señalado que todas las operaciones cuestionadas han sido debidamente realizadas y respaldadas con documentación verdadera emitida por el proveedor que aparece ejecutándolas, por lo que no tenían la calidad de irregulares, luego su obligación era acreditar la efectividad de sus aseveraciones, lo que en el caso sub ite, no ha sucedido.

Décimo tercero: Que, en el mismo orden de razonamientos, la sentencia impugnada, al estimar que correspondía al Servicio de Impuestos Internos exigir los antecedentes contables y tributarios al proveedor don José Antonio Gómez Astudillo, para de esa manera desvirtuar la declaración de no fidedignas que afectaba a las facturas que dicho proveedor había emitido a la sociedad reclamante XXX y Compañía Ltda, ha vulnerado los artículos 23 Nº 5 del Decreto Ley Nº 825 y 21 del Código Tributario, lo que condujo a los sentenciadores a dar crédito a las afirmaciones de la reclamante prescindiendo de la obligación de la sociedad contribuyente de demostrar la verdad de sus declaraciones en los términos establecidos en el citado Decreto Ley, de modo que debía rechazarse su derecho al crédito fiscal y al no hacerlo así por efectos de la sentencia cuestionada, se transgrede también el artículo 30 de la Ley de Impuesto a la Renta, permitiendo a la sociedad deducir de sus ingresos brutos el supuesto costo directo de bienes jamás adquiridos por ella y se contravienen los artículos 54, 21 inciso 1° y 33 N° 1 letra g) del DL 824, al hacer posible que los socios señores YYY y ZZZ, ambos YYYZZZ, disminuyan de forma indebida la base imponible sobre la cual se aplica el Impuesto Global Complementario, ya que se ha impedido que se agreguen a la misma las partidas agregadas a la renta de primera categoría de la sociedad.

Décimo cuarto: Que los errores anotados han tenido influencia en lo decidido, en la medida que de no concurrir aquéllos se habría exigido a la sociedad demostrar la verdad de sus declaraciones, y como no lo hizo, se habrían confirmado las liquidaciones que sobre este punto se cursaron a los contribuyentes.

Décimo quinto: Que conforme a lo razonado, los jueces del fondo incurren en yerro jurídico al resolver el rechazo de las liquidaciones practicadas por el Servicio de Impuestos Internos, motivo por el cual procede acoger el arbitrio de nulidad intentado en autos.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en los artículos 766, 767 y 805 del Código de Procedimiento Civil, se acoge el recurso de casación en el fondo interpuesto en lo principal de fojas 434 por don Michael Wilkendorf Simpfendorfer, Abogado Procurador Fiscal de Punta Arenas, en representación del Fisco de Chile, en contra de la sentencia de veinticino de mayo de dos mil diez, escrita desde fojas 432 a fojas 433, la que por consiguiente es nula y se reemplaza por la que se dicta a continuación.

Regístrese.

Redacción a cargo del Abogado Integrante Sr. Lagos.

Rol Nº 4626-10.

Pronunciado por la Segunda Sala integrada por los Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L. y los abogados integrantes Sres. Luis Bates H. y Jorge Lagos G. No firman los abogados integrantes Sres. Bates y Lagos, no obstante haber estado en la vista de la causa y acuerdo del fallo, por estar ambos ausentes.

Autorizada por la Ministro de Fe de esta Corte Suprema.

En Santiago, a seis de septiembre de dos mil doce, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.

________________________

SENTENCIA DE REEMPLAZO

Santiago, seis de septiembre de dos mil doce.

En cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 785 del Código de Procedimiento Civil, se dicta la siguiente sentencia de reemplazo.

VISTOS:

Se reproduce la sentencia en alzada.



Y SE TIENE ADEMÁS, PRESENTE:

Primero: Que las liquidaciones emitidas por el Servicio de Impuestos Internos tienen como fundamento diversas facturas emitidas por el proveedor don José Antonio Gómez Astudillo, las que fueron calificadas por el ente fiscalizador como no fidedignas por haber evitado el emisor por todos los medios la fiscalización de sus antecedentes contables y tributarios y, por no quedar constancia de la forma y momento de pago de las mismas.

Segundo: Que en tales circunstancias, correspondía a la reclamante probar con los documentos, libros de contabilidad u otros medios que la ley establezca la verdad de sus declaraciones, por lo que la Sociedad XXX y Compañía Ltda ha debido demostrar que las operaciones consignadas en las facturas impugnadas a nombre de dicho proveedor eran reales y que quien figura como emisor de aquellas ha generado un débito fiscal legítimo y consecuencialmente, el crédito fiscal correlativo de que ha podido disponer el beneficiario o comprador, conjuntamente con la deducción del costo, en los términos a que se ha hecho referencia en los motivos noveno y décimo de la sentencia de casación, que para tales efectos se tienen por reproducidos, lo que no hizo, por lo que no es posible acceder al reclamo planteado en autos.

Tercero: Que los cuestionamientos formulados por los contribuyentes YYY y ZZZ, ambos para impugnar las liquidaciones que les afectan personalmente en sus calidades de socios, son idénticos a los de la sociedad reclamante, por lo que a su respecto debe estarse a lo resuelto precedentemente.

Por estas consideraciones y lo dispuesto en el artículo 143 del Código Tributario, se confirma la sentencia apelada de treinta de septiembre de dos mil nueve, escrita a fojas 337 y siguientes.

Regístrese y devuélvase con sus agregados.

Redacción a cargo del Abogado Integrante Sr. Lagos.

Rol N° 4626-10.

Pronunciado por la Segunda Sala integrada por los Ministros Sres. Milton Juica A., Hugo Dolmestch U., Carlos Künsemüller L. y los abogados integrantes Sres. Luis Bates H. y Jorge Lagos G. No firman los abogados integrantes Sres. Bates y Lagos, no obstante haber estado en la vista de la causa y acuerdo del fallo, por estar ambos ausentes.

Autorizada por la Ministro de Fe de esta Corte Suprema.



En Santiago, a seis de septiembre de dos mil doce, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario la resolución precedente.

CORTE SUPREMA – SEGUNDA SALA – 06.09.2012 – ROL 4626-10 - MINISTROS SRES. MILTON JUICA A. - HUGO DOLMESTCH U. - CARLOS KÜNSEMÜLLER L. - ABOGADOS INTEGRANTES SRES. LUIS BATES H. - JORGE LAGOS G.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje