Página principal

Lengua castellana


Descargar 85.61 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño85.61 Kb.
INSTITUCIÓN EDUCATIVA “SAN ISIDORO”

PLAN DE CLASE GRADOS SÉPTIMOS

LENGUA CASTELLANA

FECHA DE INICIO _ FECHA DE TERMINACIÓN

DOCENTE: LIC. WILLIAM ORTIZ SALGADO

ESTUDIANTE: ____________________________ CÓDIGO CURSO: _______________________

LOGROS COMPETENCIAS



ESTANDAR: Comprende obras literarios de diferentes géneros propiciando así el desarrollo de la capacidad crítica y creativa.

INDICADORES DE LOGROS:

Lees literatura de ciencia ficción

Reconoces las características de este género

Conoces a sus autores representativos

Produces relatos de vciencia ficción

NÚCLEO PROBLEMATIZADOR DEL ÁREA: ¿como mejorar los procesos de interpretación y producción de textos verbales y no verbales a partir de las estructuras discursivas textuales?

EJE PROBLEMATIZADOR DE LA UNIDAD: ¿cómo reconocer las características de las obras literarias de diverso género, poniendo de manifiesto el conocimiento de su estructura a tavés de la producción de texto escrito?

ESTRUCTURA CONCEPTUAL

Ciencia ficción

La ciencia ficción (conocida originariamente como literatura de anticipación) es la denominación popular con que se conoce a uno de los géneros derivados de la literatura de ficción (junto con la literatura fantástica y la narrativa de terror). Nacida como subgénero literario distinguido en la década de 1920 (aunque hay obras reconocibles muy anteriores) y exportada posteriormente a otros medios, como el cinematográfico, historietístico y televisivo, gozó de un gran auge en la segunda mitad del siglo XX debido al interés popular acerca del futuro que despertó el espectacular avance tanto científico como tecnológico alcanzado durante esos años.

Es un género especulativo que relata acontecimientos posibles desarrollados en un marco espacio-temporal puramente imaginario, cuya verosimilitud se fundamenta narrativamente en los campos de las ciencias físicas, naturales y sociales. La acción puede girar en torno a un abanico grande de posibilidades (viajes interestelares, conquista del espacio, consecuencias de una hecatombe terrestre o cósmica, evolución humana sobrevenidas por mutaciones, evolución de los robots, realidad virtual, existencia de civilizaciones alienígenas, etc.). Esta acción puede tener lugar en un tiempo pasado, presente o futuro, o, incluso, en tiempos alternativos ajenos a la realidad conocida, y tener por escenario espacios físicos (reales o imaginarios, terrestres o extraterrestres) o el espacio interno de la mente. Los personajes son igualmente diversos: a partir del patrón natural humano, recorre y explota modelos antropomórficos hasta desembocar en lo artificial de la creación humana (robot, androide, ciborg) o en criaturas no antropomórficas.

Su nombre deriva de una traducción demasiado literal del término en inglés, ya que la traducción apropiada siguiendo las reglas del castellano sería "ficción de/sobre la ciencia" o "ficción científica". Si bien muchos expertos opinan que debería utilizarse éste último, la costumbre está demasiado extendida y sólo muy pocos lo utilizan.

En inglés también se puede escribir con un guión de unión cuando el término precede a un sustantivo, como science-fiction novel, cuya abreviatura es "sci-fi". Este uso anglosajón del guión ha dado lugar a nuevos malentendidos lingüísticos pues el guión en español aglutina sustantivos donde el segundo modifica al primero,[2] es decir, al contrario que en inglés. Por tanto el uso "ciencia-ficción" en castellano se distancia aun más del significado original en inglés. En castellano también se utilizan las iniciales "CF" para referirse al género.

Historia de la literatura de ciencia ficción


La expresión fue acuñada en 1926 por Hugo Gernsback cuando la incorporó a la portada de una de las revistas de narrativa especulativa más conocidas de los años 1920 en Estados Unidos: Amazing Stories (Véase revistas de ciencia ficción). El uso más temprano del término parece datar de 1851 y es atribuido a William Wilson, pero se trata de un uso aislado y el término no se generalizó con su acepción actual, hasta que Gernsback lo utilizó de forma consistente (después de hacer un intento previo con el término scientifiction que no llegó a cuajar).

Es muy posible que hoy se usara la palabra cientificción, pero Gernsback se vio obligado a vender su primera publicación, que tenía ese nombre. Sin darse cuenta, había vendido los derechos sobre el término y muy a pesar suyo se vio obligado a dejar de usarlo y utilizar en su lugar el término ciencia-ficción.

De modo, que hasta el año 1926 la ciencia ficción no existía como tal. Hasta esa fecha las narraciones que hoy día no dudamos en calificar de ciencia ficción recibían diversos nombres, tales como viajes fantásticos, relatos de mundos perdidos, utopías, romances científicos o novelas científicas.

El canadiense John Clute denomina a esta época anterior a la eclosión del género proto ciencia ficción. Un nombre casi perfecto para los que recuerden la película de Donald Cammell de 1977, Engendro mecánico.


Proto ciencia ficción y ciencia ficción primitiva (1818-1937)


Para muchos la primera obra de ciencia ficción con contenidos similares a los del género, tal y como hoy se entiende, se remonta a 1818, año en que es publicado Frankenstein o El moderno Prometeo de Mary Shelley. Aunque algunos ven elementos de ciencia ficción en leyendas y mitos muchos siglos antes. En la mitología griega, se cuenta que Dédalo, el padre de Ícaro y constructor del laberinto de Minos, construyó estatuas de madera que eran capaces de moverse solas (¿una primitiva referencia a los modernos robots?). Y en el folclore judío también está presente el mito del Golem. Incluso el viaje a la Luna fue objeto de iniciativas literarias antes de 1818; dos de las más conocidas son la de Cyrano de Bergerac, en el siglo XVII, y la del Barón de Münchhausen, siglo XVIII. Sin embargo, Carl Sagan e Isaac Asimov coinciden en que Somnium (1623) de Johannes Kepler es el primer relato de ciencia ficción como tal. Somnium describe a un aventurero que viaja a la Luna y muestra la preocupación de Kepler por el tema de cómo se verían los movimientos de la Tierra desde la Luna.

Habrá algunos que cuestionen la calificación de estas obras como ciencia ficción (ni siquiera como proto ciencia ficción). El propio John Clute excluye la obra de Bergerac frente a otros que consideran Otros Mundos es auténtica ciencia ficción, ya que a pesar de estar está escrito en tono de comedia recurre a los términos científicos de la época. En cualquier caso, cualquiera de estos clásicos cuentos heredan gran parte del espíritu del racionalismo cartesiano del siglo XVII que sentó las bases de la ciencia moderna.

Resulta difícil establecer límites. Clute, en su enciclopedia ilustrada, pone en duda la existencia del género antes de finales del siglo XVII pero cita como precursor a Tomás Moro. En su más famosa obra, Utopía (1516), describe en forma de narración una sociedad perfecta que reside felizmente en la isla Utopía.

Sin embargo, como se comenta más arriba, casi todos los expertos reconocen que la obra que supuso un antes y un después en la concepción de la literatura de ficción científica fue la obra de Shelley.

Los primeros años tras la aparición de Frankenstein dieron pocos frutos. Se puede destacar quizá otra de las obras de Shelley como El último hombre.

En los años 30 del siglo XIX, el estadounidense Edgar Allan Poe anticipó igualmente la narrativa de ciencia ficción (o ficción científica) en relatos como La incomparable aventura de un tal Hans Pfaal, El poder de las palabras, Revelación mesmérica, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, Un descenso al Maelström, Von Kempelen y su descubrimiento, etc.[3] Dichos relatos reúnen algunos de los elementos primitivos de la ciencia-ficción, como el mesmerismo y los viajes en globo —muy en boga en aquella época— y la especulación cosmológica, también presente en su visionario ensayo Eureka, en el cual parecen describirse los agujeros negros y algo parecido al Big Crunch (op. cit. p. 11).

Posteriormente, en la década de 1850 aparece el que probablemente pasa por ser uno de los autores más prolíficos del siglo XIX en el campo de las aventuras de corte científico: Julio Verne, quien en 1863 publica su primera obra con contenido de ficción científica: Cinco semanas en globo. La aparición de esta obra supone un hito, a partir de su publicación este género empieza a transformar sus intenciones. La ciencia subyacente pasa de ser un motivo de inquietud o de preocupación por lo desconocido a ser un soporte de historias de aventuras y descubrimientos.

Ciencia ficción primitiva

Europa

La rama europea de la ciencia ficción comenzó propiamente a finales del siglo XIX con los romances científicos de Julio Verne (1828-1905), cuya ciencia se centraba más bien en invenciones, así como con las novelas de crítica social con orientación científica de H. G. Wells (1866-1946).

Wells y Verne rivalizaron en la primitiva ciencia ficción. Los relatos y novelas cortas con temas fantásticos aparecieron en las publicaciones periódicas en los últimos años del siglo XIX, y muchos de ellos emplearon ideas científicas como una excusa para lanzarse a la imaginación. Aunque es más conocido por otros trabajos, Sir Arthur Conan Doyle también escribió ciencia ficción. El único libro en el que Charles Dickens se aventura en el territorio de la especulación científica y los extraños misterios de la naturaleza (en contraposición a los claramente sobrenaturales fantasmas de Navidad) fue en su novela Bleak House (1852) en la que uno de sus personajes muere por «combustión humana espontánea». Dickens investigó casos registrados de tal efecto antes de escribir sobre el tema para ser capaz de contestar a los escépticos que se escandalizaran con su novela.

El siguiente gran escritor británico de ciencia ficción tras H. G. Wells fue John Wyndham (1903-1969). Este autor gustaba de referirse a la ciencia ficción con el nombre de «fantasía lógica». Antes de la Segunda Guerra Mundial Wyndham escribió exclusivamente para las revistas pulp, pero tras la contienda se hizo famoso entre el público en general, más allá de la estrecha audiencia de los fans de la ciencia ficción. La fama le vino de la mano de sus novelas El día de los trífidos (1951), El kraken acecha (1953), Las crisálidas (1955) y Los cuclillos de Midwich (1957)

Fuera del ámbito anglosajón hay que destacar la figura de Karel Capek, introductor del término robot en su obra teatral R.U.R. y creador del clásico de la ciencia ficción La guerra de la salamandras en 1937.


Estados Unidos

En los Estados Unidos de Norteamérica el género puede remontarnos a Mark Twain y su novela Un yanqui en la corte del Rey Arturo, una novela que exploraba términos científicos aunque fueran enmarcados en una ficción caballeresca. Mediante el recurso a la «transmigración del alma» y la «transposición de épocas y cuerpos» el yankee de Twain es transportado hacia atrás en el tiempo y arrastra consigo todo el conocimiento de la tecnología del siglo XIX. Los resultados son catastróficos, ya que la caballeresca aristocracia del Rey Arturo se ve pervertida por el notable poder de destrucción que ofrecen máquinas como las ametralladoras, los explosivos y el alambre de espino. Escrita en 1889, Un yankee parece predecir sucesos que tendrían lugar 25 años después en 1914, cuando las viejas ideas caballerescas europeas en lo tocante al arte de la guerra acabarían hechas pedazos por las armas y las tácticas de la Primera Guerra Mundial.

Otro autor que escribió algunas historias de este tipo es Jack London. El autor de las novelas de aventuras en el salvaje Yukon, Alaska, y el Klondike, también escribió historias sobre extraterrestres (The Red One), sobre el futuro (El talón de hierro) o sobre los conflictos del futuro (La invasión sin precedentes). También escribió una historia sobre la invisibilidad y otra sobre un arma de energía para la que no existía defensa alguna. Estas historias impactaron en el público americano y comenzaron a perfilar algunos de los temas clásicos de la ciencia ficción.

Pero el autor americano que mejor simboliza el nacimiento en Estados Unidos de la ciencia ficción como género de masas es Edgar Rice Burroughs quien, poco antes de la Primera Guerra Mundial, publica Bajo las lunas de Marte (1912) en varios números de una revista especializada en aventuras. Burroughs siguió publicando en este medio durante el resto de su vida, tanto fantasía científica como historias de otros géneros (misterio, horror, fantasía y cómo no, su personaje más conocido: Tarzán); pero, las historias de John Carter (ciclo de Marte) y Carson Napier (ciclo de Venus), aparecidas en aquellas páginas, hoy día se consideran joyas de la ciencia ficción más temprana.

No obstante, el desarrollo de la ciencia ficción americana como género literario específico hay que retrasarlo hasta 1926, año en el que Hugo Gernsback funda Amazing Stories, creándose la primera revista dedicada exclusivamente a las historias de ciencia ficción. Por otra parte, dado que como es bien conocido, fue él quien eligió el término scientifiction para describir a este género incipiente, el nombre de Gernsback y el vocablo al que dio origen han quedado unidos para la posteridad. Las historias que se publicaban en ésta y otras exitosas revistas pulp (Weird Tales, Black Mask...), no gozaban del aval de la crítica seria, que en su mayoría las consideraban sensacionalismo literario, sin embargo fue en estas revistas, que mezclaban a partes iguales la fantasía científica con el terror, donde empezaron a brillar algunos de los grandes nombres del género, como Howard Phillips Lovecraft, Fritz Leiber, Robert Bloch, Robert E. Howard, etc. Todo ello atrajo a muchos lectores a las historias de especulación científica propiamente dicha.



La Edad de Oro (1938-1950)

Con el surgir en 1938 del editor John W. Campbell y su actividad en la revista Astounding Science Fiction (fundada en 1930) y con la consagración de los nuevos maestros del género: Isaac Asimov, Arthur C. Clarke y Robert A. Heinlein, la ciencia ficción empezó a ganar estatus como género literario, especialmente con este último, que fue el primer autor que consiguió que se editaran historias del género en publicaciones más generales, y fue también el que le dio mayor madurez al género e influyó poderosamente en su desarrollo posterior.

Las incursiones en el género de autores que no se dedicaban exclusivamente a la ciencia ficción también generaron un mayor respeto hacia el mismo; caben destacar Karel Čapek, Aldous Huxley, C.S. Lewis y en castellano Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges.

Después de la Segunda Guerra Mundial se produce una transición del género. Es la época en la que los cuentos empiezan a ser desplazados por las novelas y los argumentos ganan en complejidad. Las revistas mostraban llamativas portadas con monstruos de ojos de mosca y mujeres medio desnudas, dando una imagen atrayente para lo que era su público principal: los adolescentes. Se fundan nuevas revistas: hasta 15 nuevas publicaciones en un sólo año; y alguna incluso atraviesa el océano Atlántico como la francesa Galaxie (prima hermana de la estadounidense Galaxy que empieza a publicarse el año 1950), pero ahora el género empieza a salir del terreno exclusivo del pulp.



La Edad de Plata (1951-1965)

Aviones despegando desde una plataforma en la estratosfera. Ilustración de 1953 para un periódico realizada por Helmuth Ellgaard.

Posiblemente, el que puede tal vez considerarse como primer título notable de la posguerra no fue escrito por un autor habitualmente catalogado como escritor de ciencia ficción y, de hecho, el libro ni siquiera fue catalogado como tal por su editor; pero sin duda lo es, y le dio a su autor fama mundial; nos referimos a 1984 (1948) de George Orwell. Pero la mejor tarjeta de visita del período de los 50 es su interminable lista de escritores que han sido la columna vertebral del género hasta casi finales de siglo: Robert A. Heinlein, Isaac Asimov, Clifford D. Simak, Arthur C. Clarke, Poul Anderson, Philip K. Dick, Ray Bradbury, Frank Herbert y muchos otros.

En cuanto a los títulos, de esta época son libros que hoy son considerados clásicos: Crónicas marcianas o Fahrenheit 451 de Ray Bradbury, Mercaderes del espacio de Frederik Pohl y Cyril M. Kornbluth, Más que humano de Sturgeon; sin olvidar El fin de la eternidad de Isaac Asimov, y Lotería solar o El hombre en el castillo de Philip K. Dick. Algunas de ellas serían adaptadas al cine o la televisión; La naranja mecánica de Anthony Burgess es un buen ejemplo de ello. También es en esta época cuando empiezan a otorgarse los premios Hugo, cuya primera edición fue en 1953.

En realidad, pese a que desde el punto de vista académico se ha venido en calificar como «edad de oro» a la etapa comprendida entre los años 1938 y 1950, para muchos, esta época debería extenderse unos quince años.

La última novela digna de mención de este período es Dune de Frank Herbert. No hay que pensar que tras su publicación, en 1965, hubiese una revolución que cambiase el panorama de forma drástica, pero un nuevo estilo empezaba a ganar el crédito de los aficionados.



La Nueva Ola

Los años transcurridos entre 1965 y 1972 son el período de mayor experimentación literaria de la historia del género. En Reino Unido, se puede asociar con la llegada de Michael Moorcock a la dirección de la revista New Worlds. Moorcock, entonces un joven de 24 años, dio espacio a las nuevas técnicas ejemplificadas en la literatura de William Burroughs y J.G. Ballard. Los temas empezaron a distanciarse de los tan manidos robots e imperios galácticos de las edades de oro y plata de la ciencia ficción, centrándose en temas hasta entonces inexplorados: la consciencia, los mundos interiores, relativización de los valores morales, etcétera.

En Estados Unidos, los ecos de los cambios experimentados en el panorama británico tuvieron su reflejo. Autores como Samuel Ray Delany, Judith Merril, Fritz Leiber, Roger Zelazny, Philip K. Dick, Philip José Farmer y Robert Silverberg, representan la esencia de las nuevas vías de este género literario.

Durante un tiempo, los nuevos temas y estilos parecieron eclosionar y llegaron a copar la mayor parte de los galardones más importantes. Y, aunque los grandes maestros consagrados del género seguían teniendo sus lectores, parecía que las nuevas vías habrían de imponerse. Y de repente, los lectores empezaron a retornar a los antiguos temas: tanta relativización de valores, tanto estilo experimental en realidad les desconcertaba. Aunque el panorama literario ya no era el mismo... había crecido y madurado; los lectores ahora entendían que el género podía ser mucho más que leyes de la robótica y psicohistoria.



El Cyberpunk

En la década de 1980 las cada vez más ubicuas computadoras y la aparición de las primeras redes informáticas globales dispararon la imaginación de jóvenes autores, convencidos de que tales prodigios producirían profundas transformaciones en la sociedad. Este germen cristalizó principalmente a través del llamado movimiento cyberpunk, un término que aglutinaba una visión pesimista y desencantada de un futuro dominado por la tecnología y el capitalismo salvaje con un ideario "punk" rebelde y subversivo, frecuentemente anarquista. Una nueva generación de escritores surgió bajo esta etiqueta, encabezados por los escritores William Gibson y Bruce Sterling.



Postcyberpunk

A principios de la década de los 90s del siglo XX ocurrió un cambio significativo en la literatura de ciencia ficción. Autores antes plenamente cyberpunk o que nunca habían pertenecido a esa corriente, comenzaron a rechazar explícitamente los clichés de dicho género, y de paso, a considerar a la tecnología con una visión más positiva. Es notorio que esto ocurría casi al mismo tiempo que se daba la acelerada introducción de las computadoras e Internet en la vida cotidiana. Conforme los autores empezaron realmente a usar las computadoras y la red global, sus opiniones y obras empezaron a cambiar y a rechazar la rebeldía y exaltación de la marginalidad del cyberpunk.

En las novelas post-cyperpunk, es mucho más frecuente que los protagonistas sean integrantes respetables de sus comunidades: científicos, militares, policías e incluso políticos. Aun en el caso de personajes más marginales, su interés suele residir en mantener o mejorar el statu quo, no en destruirlo tal y como era lo típico en el cyberpunk; y cuando no lo hacen, suelen ser los antagonistas.

La primera novela etiquetada como postcyberpunk es Snow Crash de Neal Stephenson. Además de Stephenson, han sido etiquetados como postcyberpunk autores tan dispares como Nancy Kress, Greg Egan, Tad Williams, Charles Stross o Richard K. Morgan.


DESARROLLO PROCEDIMENTAL

  • Lee el apartado del lado izquierdo de la página 53 y responde las preguntas antes de iniciar las lecturas.

  • Realiza las lecturas de la página 53 hasta la 62 y desarrolla las actividades propuestas en la página63.

  • Lee el fragmento de Marte XXIII (lectura representativa, pags. 64 y 65 y realiza las actividades.

¿cuál es el tema?¿Qué evidencias te dá el texto acerca del tema?

¿Qué expresiones de Arkady permiten ver que a pesar de vivir en un mundo mecanizado, sigue experimentando sentimientos humanos?

Agrupa el vocabulario vinculado con la tecnología.

Visita un gimnasio y compara sus máquinas con las descritas en el texto. Escribe tus observaciones en el cuaderno.

Reflexiona acerca de la posibilidad de vivir en un mundo como el que pinta el fragmento¿que te agradaría y qué no? Escribelo y compartelo con dos compañeros más.

Escribe un relato breve de ciencia ficción, cuyo tema tenga que ver con las tecnologías exóticas en el año 3000.

¿Qué es para tí una utopía? Si has imáginado una cuéntala.

  • La televisión ha hechoadaptaciones de obras de viajes. Recuerda una y toma sus personajes para crear tu propia historieta. En caso de que no hayas visto ninguna, inventa un realato de viajes y propón una historia a partir de este.

  • Los superhéroes, para cumplir sus misiones, deben viajar. Y por lo general, se desplazan a grandes velocidades. Haz una lista de ocho superhéroes y explica que poderes especiales tienen para desplazarse.

  • Investiga acerca de Marco Polo y explica por que se le vincula con la literatura de viajes.

  • Realiza en tu cuaderno un cuadro amplio para que incluyas una descripción muy corta sobre cada uno de losautores de las páginas 22 y 23, serán incluidos en la evaluación final.

MANOS A LA OBRA: Desarrolla un relato de viajes apartir de los siguientes preceptos o guía.

  • Plantea un motivo del viaje.

  • Crea un personaje, masculino o femenino, que reuna las condiciones necesarias para emprender el viaje, que sea arriesgado y honesto, decidido con sentido del humor, que asuma un alto nivel de compromiso con las metas; dale vida a otros personajes(auxiliares u opositores del protagonista) imprimeles una personalidad o modo de ser.

  • Realiza un listado de los pequeños problemas que tendrá el personaje, y menciona un problema grande, por ejemplo la necesidad más grande que tiene.

  • Haz que el personaje tenga problemas pero tambien la posibilidad de oportunidades para solucionarlos.

  • Ubica los lugares para que los personajes tengan sus acciones.

  • Realiza descripciones de los acontecimientos o los lugares, puedes contar el pasado del personaje pero sin salirte de la historia.

  • Inventa pequeños problemas y haz que el personaje los resuelva, pero deja para el final el problema más dificil de solucionar.

  • Haz que los opositores del protagonista sean vencidos, pero de una manera honesta y elegante.

INTERDISCIPLINARIEDAD: Proyecto ambiemtal

ANÁLISIS TEXTUAL: Realiza la lectura de las páginas 26 y 27, luego responde las preguntas de las páginas 28 y 29 del texto de trabajo.

Interpreta:

  • Según Alegre Levy, ¿hasta donde llega nuestro conocimiento con lo que pasa con la basura?

  • ¿que expresa el autor del texto con las palabras drama y melodrama, respecto a los basureros de Cali y de otros lugares?

  • Alegre Levy afirma que en los diferente basureros solo cambian los protagonistas, el decorado y los buitres¿en qué sentido crees que cambian?

  • ¿cómo cambia el paisaje cuando se convierte en un depósito de basura? Describe los cambios que se producen de acuerdo con tus conocimientos y la información proporcionada en la lectura.

  • ¿A que factor atribuye el autor a la resistencia de las personas que trabajan en los basureros de las ciudades?

  • ¿Que quiere decir la expresión”proletarios de la basura”? reemplazala por otra que signifique lo mismo.

  • ¿Cómo dscribe el autor el calor que se experimenta en los basureros?

  • ¿Que tipo de objetos se buscan en los basureros? Menciona 5 y trata de explicar el uso que le darías si fueses recolector de basura¿Cuál es el nombre con el que se conocen los buitres en el argot popular de los habitantes de Cali?

  • ¿Que tipo de basura es la más apetecida por los recogedores, según el texto?¿Que ocurre con los diferentes tipos de basura que se encuentran?¿Que venden y que utilizan para su consumo los trabajadores de la basura?

  • ¿Además de la basura que otra cosa buscan las personas en los basureros?

  • ¿En que se basa el autor para afirmar que los habitantes de los basureros són como una sola familia?

  • ¿Qué significa la siguiente expresión utilizada en el texto”no se puede decir que són completamente infelices”?

  • ¿Qué significa el primero de enero para la gente de los basureros?

Argumenta:

  • ¿Por qué se supone que esta historia del basurero de Cali es igual en todas partes? Sustenta tu respuesta.

  • ¿Por qué razón crees que el autor describe a los buitres como insaciables y siniestros?¿Crees que este tratamiento es justo con estos animales? Sustenta tu respuesta.

  • ¿Poe qué la luz del sol es opaca y turbia en los basureros?

  • ¿Poe qué razón en los basureros no hay expectadores sino unicamente actores?

  • ¿Si tú fueras un niño que trabaja en un basurero, ¿qué te gustaría encontrar?, explica tus razones intentando ponerte en el lugar de ellos.

  • ¿Qué crees que le interesa más a un niño que trabaja en los basureros: los juguetes o la basura? Sustenta tú respuesta.

  • ¿cuales son las razones por las cuales una persona termina trabajando en un basurero?

Propone:

  • Existen también otras personas que trabajan con la basura, pero que toman lo que necesitan en las aceras de las casas antes de que pase el camión recolector; lo que significa que al basurero llegan muy pocas cosas útiles. Elabora en un grupo de máximo de cuatro personas, una propuesta en la que el trabajo con la basura fuera menos díficil, más organizado y más digno.

  • ¿Que solución plantearías para que no exiusta gente que trabaje en los basureros?

  • ¿Qué cambios implementarías en el manejo y dietribución de las basuras de tu casa, ahora que sabes que mucha gente vive y trabaja con lo que tú desdechas?


SOCIALIZACIÓN DE LA GUÍA:

  • Resolución de dudas y esclarecimiento del glosario.

  • Presentar el desarrollo y el avance de la misma en cada clase.

  • Determinar las fechas de entrega y sustentacion individual de los trabajos complementarios a la guía.

EVALUACIÓN:

Se evaluará la capacidad crítica para elaborar hipótesis predictivas y corresponder lo aprendido con su entorno, en especial con la resolución del núcleo problemático del área.

BIBLIOGRAFÍA:

Oscar Henyer Bello Cubides, Editorial Norma, 2006 Metáfora 7

WIKIPEDIA, http://es.wikipedia.org/wiki/Ciencia_ficci%C3%B3n

OBSERVACIONES: ________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________



Revisado coordinador académico Gilberto Carvajal Cardoso: ___________________________________


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje