Página principal

Laudo arbitral de enrique II de plantagenet sobre diferencias territoriales entre navarra y castilla


Descargar 87.04 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño87.04 Kb.
LAUDO ARBITRAL DE ENRIQUE II DE PLANTAGENET SOBRE DIFERENCIAS TERRITORIALES ENTRE NAVARRA Y CASTILLA.
Transcripción y traducción del Pacto Convenio por el paleógrafo y Dr. en Historia José Ángel Lema Pueyo.
Alfonso VIII de Castilla y Sancho VI el Sabio de Navarra acuerdan, en un lugar entre Nájera y Logroño, con fecha 25 de agosto de 1176, someter sus diferencias territoriales al arbitraje del rey Enrique II Plantagenet de Inglaterra; se conceden garantías mutuas y declaran una tregua por siete años.
Hoc est pactum et conventio quae facta fuit inter Aldefonsum regem Castillae, et Sactium regem Navarrae, avunculum suum, de querellis videlicet quas inter se habebant, ut judicio regis Angliae sibi satisfacerent.
Ad haec uterque regum tria castella in fidelitate ponit ut judicium Henrici regis Angliae, filii Matillis imperatricis soceri regis Aldefonsi, accipiat et compleat. Et per quem steterit quominus fiat, subscripta castella amittat.
Rex vero Aldefonsus ponit fidelitate Nageram, castellum Christianorum et castellum Judaeorum, et Arnedo castellum Christianorum et castellum Judaeorum, et Celorigo. Similitar Sanctius rex Navarrae in hac fidelitate ponit, Stellam castellum, quod Petrus Roderici tenet, et castellum Judaeorum, et Funes, et Maranon.
Et ad hoc nuncii utriusque regis sint ante praesentiam domini regis Angliae in prima die praesentis Quadragesimae, quae est Caput Jejunii, ad hoc judicium recipiendum.
Et si forsitan nuncii cojusli bet partis morte vel infirmitate vel captivitate in via detente fuerit, praecedentes nuncii expectent eos esque triginta dies ultra diem praefixam, in curia praenominati regis Angliae. Et qui sani remenserit, veniat ad curiam et eccipiant judicium. Et si omnes infirmi vel capti vel mortui fuerint, nihil rex cujus fuerint proinde amittat.
Et si omnes vel aliqui nunciarum aliqua harum trium occasionum non fuerint detenti, et ad diem statutum ante regem Angliae non venerint, rex cujus nuncii fuerint haec praedicta castella amitat, et hoc fiat per bonan fidem et sine malo ingenio. Et si forte quod absit rex Angliae interim mortuus fuerint hoc eodem praedicto modo, nuncii isti ad regem Francorum ad hoc judicium recipiendum per gant, et per eum sicut per regem Angliae, hoc judicium recipiant et compleant.
Sanctius igitur res Navarrae haec tria castella per militem et per portarium suum recipiat, et donet, Najaram, et Colorigo, P. Roderici filio comitis R,; et donet Arnedo D. Semenes, et ipsi fasciant sibi hominium de eis.
Similiter Aldefonsus rex Castillae: haec tria castella per mitem et per portarium suum recipiat et donet, Stellam P. Roderici de Azzagra et Funes S. Rammuri, et Marannon. R. Martini, et ipsi ficiant sibi hominium de eis.
Et si aliquiis regum istorum haec praedicta castella militibus, ea tenentibus auferre voluerit, et alteri dare, donet illa rex Sanctius Navarrae, P. Roderici, vel G. Vermundi, vel S. Ramiri, vel J. Velez, vel R. Martini, vel E. Almorav, vel S. Almorav, vel E. de Oriz, vel P. Ramiri, vel G. de Oriz, vel P. de Oriz.
Similiter rex Aldefonsus Castillae donet illa comiti N., vel comiti P., vel comiti G., vel comiti Gomerz, vel R. Gutterez, vel P. de Arazuri, vel de Senezi, vel G. Garsiae, vel Ordonio Garsiae, vel G. Roderici de Azagra, vel P. Guntez, vel F. Roderici de Agafra. Sed ipsi qui tenentes fuerint non donent haec praedicta castella, donet illi qui recipere ea debuerint, faciant hominium de illis alteri regi sicut supradictum est. Et in toto quantum rex Aldefonsus tenet de rege Navarrae, melioret cum suo proprio avere quantum voluerit et potuerit. Similiter rex Sanctius Navarrae melioret cum suo proprio avere, quantum voluerit et potuerit, in toto quantum tenet de rege Aldefonso.
Et ad hoc judicium audiendum, isti reges quatuor fideles alegerunt videluet Johannem episcopum Tirasonensem, et Petrum de Areis, et Ar. de Torrela, et Gunterum Petri de Rinoso, ut de istis duo vel tres, vel omnes cum nunciis ad curiam regis Angliae pergant, et querimonias utriusque regis ante eum exponant, et auditis querelis, quos rex Angliae causam suam primitus dicere mandeverit, dicant.
Et per verbum horum fidelium qui hoc judicium a rege Angliae audierint, uterque regum supradictam convenientiam prout in hac carta continetur, attendant et compleant. Et milites qui de praedictis castellis hominum fecerunt, secundum dictum horum fidelium, hoc pactum praefactum regibus attendant et compleant, per bonam fidem et sine malo ingenio.
Insuper vero ambo reges praedicti, uniquisque per fidem suam firmaverunt, et statuerunt tregas bonas et salvas de hominibus, et castellis et terris, et de omnibus eliis rebus usque ad vii. annos.
Et ut firmius teneantur, Sanctius rex Navarrae ponit Ergam in fidelitate, et rex Aldefonsus ponit Calaguram. Et si exercitus cujuslibent horum regum, cum eo vel sine eo, regnum alterius intraverit, ille qui hoc fecerit praedictum castrum perdat.
Et si forte aliquis vassallus horum regum infra istas tregas in regno alterius, vi vel furto castellum acceperit, rex cujus ille vassallus fuerit, infra quadraginta dies suum castellum alteri regi redat. Quod si non fecerit, miles ille qui castrum, quod in fidelitate positum est, tenuerit, regi conquerenti praedictum castrum donet, et teneat illud in pignore, donec suum castellum recuperet.
Et si aliquiis horum regnorum, qui nom sit vassallus istorum regum, aliquo casu in regno alterius castellum acceperit, ambo reges cum gente sua, super eum veniant et obsideant et donec sit captum de eo non recedant.
Statuerunt etiam ut omnes vasalli utriusque regis qui ex quo ista guerra incepit haereditates amiserunt, eas ex integro recuperent, sicut eran tenentes die qua eas perdiderunt. Et pro malefacto vel judicio quod hactenus fecissent, eas non perdant, nec infra istos septem annos pro aliqua querimonia ulli respondeant. Et si deinceps de novo querimonia aliqua vel judicium inter eod ortum fuerit, ad medianetum veniant, et secundum quod jucatum fuerit sibi satisfaciant.
Et omnes homines utriusque regni securi de regno ad regnum eant et redeant, exceptis notis homicidis.
Et si aliquis istorum regun haereditates sicut supradictum est, reddere noluerit, praedictum castellum alteri regi reddat, et teneat illud in pignore donec haereditates et totum quantum de illis exegerit, recuperet.
Et omnes vassalli utriusque regis sint infra istas tregas, cum hominibus, castellis et haereditatibus et etiam cum omnibus aliis rebus quas habuerint, in qualicunque terra fuerint.
Et haec omnia supradicta teneantur et serventur per bonam fidem, et sine malo ingenio.
Et rex Aldefonsus Arragoniae sit in istis treugis si ei placuerit. Et si forte sibi non placuerint in illis esse, tamen treugae ut supradictum est firmiter inter nos reges praefatos et firmiter teneantur.
Facta carta inter Nararas et Lucronium. A Era MºCCºXIIIIº. viii*. Kalendas Septembris.”

“Este es el pacto y convenio que ha sido acordado entre Alfonso, rey de Castilla, y Sancho rey de Navarra, su tío, referente a las disputas que mantenían entre ellos, a fin de solventarlas mediante el arbitraje del rey de Inglaterra.


A tal fin, cada uno de ambos reyes pone como fianza tres castillos, garantizando así que oirá y cumplirá la sentencia de Enrique, rey de Inglaterra, hijo de la emperatriz Matilde y suegro del rey Alfonso de Castilla. De este modo, la parte incumplidora perderá los castillos que abajo se mencionan.
El rey Alfonso pone como garantía Nájera, tanto su castillo de cristianos como el de judíos, Arnedo, tanto el castillo de cristianos como el de los judíos y Cellorigo. Igualmente, Sancho, rey de Navarra, pone como garantía el castillo de Estella, el que tiene Pedro Rodríguez, más el castillo de los judíos, Funes y Marañón.
Los embajadores de ambos monarcas deben presentarse ante el rey de Inglaterra el primer día de la presente Cuaresma, que es el Miércoles de Ceniza, para recibir su arbitraje.
Si por casualidad los representantes de alguna de las partes se detuvieran en el camino por muerte, enfermedad o cautividad, los representantes [de la otra parte] que hubiesen llegado antes, deberían esperarlos durante treinta días más a contar desde la fecha fijada. Los representantes que permaneciesen sanos habrían de venir a curia a oír el arbitraje.
Y si todos hubiesen enfermado, caído cautivos o muertos, su rey no perdería nada por ese motivo. Y si todos o algunos de los embajadores, no habiéndose demorado por alguna de estas tres causas, estuviesen ausentes para la fecha fijada, su rey perdería los castillos mencionados. Y que ello se cumpla de buena fe y sin mala voluntad. Y si acaso el rey de Inglaterra falleciera entretanto, que estos embajadores se dirijan al rey de los Francos y que oigan y cumplan su arbitraje.
Por consiguiente, Sancho rey de Navarra deberá recibir de su caballero o portero estos tres castillos: Nájera y Cellorigo, que entregará a P[edro] Rodríguez, hijo del conde R[odrigo] y Arnedo, que cederá a D[iego] Jiménez. Estos dos últimos prestarán homenaje a Sancho por sus fortalezas.
Del mismo modo, el rey Alfonso de Castilla recibirá de su caballero o portero estos tres castillos: Estella, que cederá P[edro] Rodríguez de Azagra, Funes, que entregará a S[ancho] Ramírez, y Marañón, que cederá a R[odrigo] Martínez. Estos tres últimos, a su vez, prestarán homenaje al rey de Castilla por sus fortalezas.
Y si alguno de estos monarcas quisieren arrebatar los citados castillos a los caballeros que los tienen para concedérselos a otro, que el rey Sancho de Navarra los entregue a P[edro] Rodríguez o a G[arcía] Vermúdez o a S[ancho] Ramírez o a J[uan] Vélez o a R[odrigo] Martínez o a E[neco] Almoravid o a S[ancho] Almoravid o a E[neco] de Oriz o a P[edro] de Oriz.
Igualmente, en el mismo caso, el rey Alfonso de Castilla podrá donarlos al conde N. o al conde P[edro] o al conde G[arcía] o al conde Gómez o a R[odrigo] Gutiérrez o a P[edro] de Arazuri o de Senez o a G[arcía] Garcés o a don García o a G[arcía] Rodríguez de Azagra o a P[edro] Gutiérrez o a F[ernán] Rodríguez de Azagra. Con todo, aquellos que ahora son tenentes de dichos castillos, no deberán entregarlos hasta que aquellos que han de recibirlos hagan homenaje por ellos al otro rey, según se ha indicado antes. Y en todo cuanto el rey Alfonso tiene del rey de Navarra, que lo mejore con su propio patrimonio, en la medida que quiera y pueda. Del mismo modo, que el rey Sancho de Navarra mejore en la medida que quiera y pueda con su propio patrimonio lo que tiene del rey Alfonso.
Y para oír este juicio, estos monarcas eligieron cuatro fieles, a saber: Juan, obispo de Tarazona, Pedro Arias, Arnaldo de Torrellas y Gutier Pérez de Reinoso, para que dos de éstos o tres o todos con sus representantes se dirijan a la curia del rey de Inglaterra y presenten las querellas de ambos soberanos ante él. Una vez oídas las querellas, que defiendan su causa primero aquellos a quienes el rey antes se lo ordene.
Y por la palabra de los fieles que ha de oír la sentencia del rey de Inglaterra, que ambos monarcas atiendan y cumplan el antedicho pacto, según se contiene en el presente documento. Y los caballeros que hayan prestado homenaje por los citados castillos, que atiendan y cumplan a estos monarcas el mencionado pacto, con fidelidad y sin mala voluntad.
Además, ambos soberanos, cada uno de buena fe dispusieron y establecieron una buena y sólida tregua de siete años, que incluye a sus hombres, castillos, tierras y a todas las otras cosas.
Y a fin de que la tregua resulte más firme, Sancho, rey de Navarra pone de garantía Yerga y el rey Alfonso Calahorra. Y si el ejército de uno cualquiera de estos reyes, con él o no al frente, entrara en el reino del otro, la parte agresora perdería por ello el castillo dejado en garantía.
Y si acaso algún vasallo de estos reyes, durante estas treguas, se apoderase de algún castillo en el reino del otro por robo o por la fuerza, el soberano que sea su señor, habría de devolver a la parte perjudicada el castillo arrebatado en un plazo de cuarenta días. Si así no lo hiciera, el caballero que estuviese al frente del castillo dejado en garantía de tregua, lo entregaría al soberano demandante, que lo tendría en prenda hasta recuperar el castillo arrebatado.
Y si algún morador de estos reinos que no sea vasallo de sus soberanos, por alguna circunstancia ocupase un castillo en el reino del otro, que ambos reyes con su gente vengan contra él, lo asedien y no se retiren hasta haberlo tomado.
También han decidido que todos los vasallos de ambos reyes que, desde que esta guerra empezó, han perdido todas sus heredades, las recuperen íntegramente, tal como las poseían el día en el que las perdieron. Y que no las pierdan por delito o alguno que hayan cometido hasta ahora, y que ante nadie respondan por querella alguna en estos siete años. Y si de nuevo surgiese entre ellos alguna nueva querella o pleito, que vayan las partes al medianedo y que cumplan lo que se les sentencie.
Y que todos los hombres de ambos reinos vayan y vuelvan seguros de reino en reino, salvo los homicidas conocidos.
Y si alguno de estos monarcas no quisiere devolverles, según está acordado, sus heredades, que devuelva dicho castillo al otro rey, quedando esa plaza en prenda hasta la restitución de los bienes demandados.
Y que todos los vasallos de ambos reyes respeten estas treguas con los hombres, castillos y heredades que posean, en cualquier lugar en el que se hallen.
Y que todo lo sobredicho se mantenga y se cumpla de buena fe y sin mala voluntad.
Y que el rey de Aragón participe en la tregua si le place. Y si acaso no desease participar en las treguas, que de todos modos se mantengan entre nosotros, los reyes antes citados.
La carta se redactó en un lugar entre Nájera y Logroño, en la era de 1214, en el día octavo de las Kalendas de septiembre [25 agosto 1176]”




ALEGACIONES DE CASTILLA
Alegaciones presentadas por Castilla al juicio presidido por el Rey de Inglaterra Enrique II Plantagenet, sobre las diferencias territoriales y límites fronterizos entre Castilla y Navarra.
Original conservado en el British Museum, en The British Library, The Manuscript Collections del Cotton Manuscript, en el Cotton Julius A XI, páginas 92; 92v; 93 y 93v.
Transcripción y traducción realizada por el paleógrafo y Dr. en Historia José Ángel Lema Pueyo.
Los representantes del Rey de Castilla, Alfonso VIII, representan sus alegaciones a Enrique II Plantagenet de Inglaterra, en pleito territorial que mantenían con Sancho VI el Sabio de Navarra.
Regem Fredinaldum Castillae; rex Fredinaldus genuit regem Aldefonsum, qui cepit Tholetam, et ipse genuit reginam Wracham, et ipse genuit Aldefonsum imperatorem, et ipse genuit regem Sanctium, et ipse regem Aldefonsum qui filiam regis Henrici Angliae in uxorem duxit.
Regem Ramirum, rex Ramirus Aragonensis genuit regem Sanctium, et ipse genuit regem Petrum, et regem Aldefonsum, rex Petrus decessit sine prole, cui successit frater suus rex Aldefonsus qui cepit Caesaraugustam.
Rex Sanctius Grossus genuit hos tres filios.
Regen Garsiam Navarrae et Negariae. Rex Garsias genuit regem Sanctium, qui postea occisus erat in Pennalen. Et ipse Sanctium puerum, qui decessit sine prole, et ei successait rex Aldefonsus consanguineus patris sui, in Navarrae et Negariae, usque ad Pontem Reginae et usque Sangosa, qui cepit Tholetum. Et eidem puero successit rex Sanctius Aragonensis, consanguineus patris sui, in reliqua parte Navarrae et Pampilona.
In nomine Domini. Rex Aldefonsus Castillae et Toleti conqueritur et petit a rege Sanctio Navarrae, avunculo suo sibi fieri restitutionem de Logronio, de Allena, de Navaret quod est citra Ribarobia, et de Agoseia, de Abtol, de Arresa, de Alleva, cum suis mercatis, scilicet de Estivalez, et de Dunna, et omni jure suo de terra quae dicitur Durango. Quae omnia rex Aldefonsus bonae memoriae, qui Tholetun de potestate Saracenorum liberavit, jure haereditario possedit.
Et post mortem ejus, filia ejus regina Uracha simili jure possedit, qua mortua, filius ejus imperator Aldefonsus bonae memorieae similiter jure haereditario possedit; et post mortem imperatoris rex Sanctius filius ejus sine querela et sine placito jure haereditario possedit.
Et post mortem regis Sanctii, filius ejus dominus noster Aldefonsus similiter praedicta omnia jure haereditario posseditt, quousque haec omnia jam dictus rex Navarrae praedicto regi Castellae nepoti suo orphano pupillo, innocenti filio amici et domini sui, et non de his requisito, abstulit et violenter detinet.
Conqueritur etiam, petit restitutionem sibi fieri a praenominato rege Navarrae, de Roba quam injuste detinet. Imperator autem adquisivit eam a rege Sarracenorum qui dicebetur Zafadola et dimisit eam filio suo regi Sanctio, qui eam post mortem imperatoris toto tempore vitae suae in pace possedit.
Quo mortuo,dominus rex noster Aldefonsus filius ejus jure haereditario in pace possedit, quosque Sanctius Ramírez de Perola eam amisit, qui tenebat eam secundum consuetudinem Hispaniae de manu Petri Ortiz; qui Petrus Ortiz tenebat eam secundum consuetudinem eandem a domino rege nostro Aldefonso.
Petit etiam frutus quos percepit saepedictus rex Navarrae de Logronio, et de tempore invasionis, et damna quae intulit terrae ejus, eam depraedando et comburendo, quorum omnium summam aestimamus fere centum millia marcarum auri.
Praeterea petit Pontem Reginae, et Sangossa, et totam terram quae est ab iis duabus villis usque ad fiumen Yberi, quam terram bonae memoriae rex Aldefonsus avus imperatoris habuit et in pace possedit, et post eum, secundum consuetudinem Hispaniae, consanguineus ejus rex Sanctius Arragonensis, et eo mortuo filius ejus rex Petrus, et post morten regis Petri frater ejus rex Aldefonsus Arragonensis similiter, sicut consanguinei et amici tenuerunt.
Petit etiam mediatatem Tutelae ex causa maternae successionis quam comes Dalperg donavit reginae reginae Margaritae sobrinae suae, quae uxor fuit regis Garsiae et avi ejusdem regis Aldefonsi, cum jam dicta Tudela nullo modo pertinet ad Navarram.
“Rey Fernando de Castilla [Fernando I]; el rey Fernando engendró al rey Alfonso [Alfonso VI], que conquistó Toledo y éste engendró a la reina Urraca, la cual engendró a Alfonso el Emperador [Alfonso VII], que, a su vez, engendró al rey Sancho [Sancho III], y éste al rey Alfonso [Alfonso VIII], que contrajo matrimonio con la hija del rey Enrique de Inglaterra.
Rey Ramiro [Ramiro I.] El rey Ramiro de Aragón engendró al rey Sancho [Sancho Ramírez] y éste engendró al rey Pedro [Pedro I] y al rey Alfonso [Alfonso el Batallador.] El rey Pedro murió sin descendencia, sucediéndole su hermano Alfonso, el que tomó Zaragoza.
El rey Sancho el Mayor [de Navarra] engendró tres hijos. [Al rey Fernando y al rey Ramiro ya indicados y al rey García de Navarra y de Nájera que indicamos a continuación.]
Rey García de Navarra y Nájera [García Sánchez V.] El rey García engendró al rey Sancho [Sancho García IV], que después fue asesinado en Peñalén. Y éste engendró un niño llamado Sancho, que murió sin descendencia, sucediéndole el rey Alfonso (Alfonso VI de Castilla), pariente de su padre, en Navarra y Nájera, hasta Puente la Reina y Sangüesa, el cual tomó Toledo. Y al mencionado niño, en la parte restante de Navarra y Pamplona, le sucedió el rey Sancho de Aragón [Sancho Ramírez], pariente de su padre.
En el nombre del Señor. El rey Alfonso de Castilla y de Toledo demanda y pide del rey Sancho de Navarra, a su tío, que se le devuelvan Logroño, Entrena, Navarrete, que está en la Rioia, Ausenjo, Autol, Resa, en Álava con sus mercados, a saber, Estibaliz y Divina, y todo su derecho sobre la tierra llamada Durango, todo lo cual poseyó el rey Alfonso, de buena memoria, que liberó Toledo de los sarracenos.
Y después de su muerte, por igual derecho lo poseyó su hija, la reina Urraca. Fallecida ésta, su hijo el emperador Alfonso, de buena memoria, los poseyó del mismo modo por derecho hereditario; y tras la muerte del emperador su hijo, el rey Sancho, lo poseyó sin querella ni pleito, por derecho hereditario.
Después del fallecimiento del rey Sancho, su hijo, nuestro señor Alfonso, poseyó todo ello por derecho hereditario, hasta que el ya citado rey Sancho de Navarra, a su sobrino, el rey de Castilla, su huérfano pupilo, al hijo inocente de su amigo y señor, sin aviso previo, se lo arrebató, reteniéndolo violentamente.
Demanda también y pide que el antedicho rey de Navarra le restituya Rueda de Jalón, que tiene injustamente. El emperador [Alfonso VII de Castilla] la adquirió del rey de los sarracenos llamado Zafadola y la pasó a su hijo Sancho [Sancho III de Castilla] el cual, después de la muerte del emperador la poseyó en paz durante toda su vida.
Fallecido Sancho, nuestro señor el rey Alfonso, su hijo, la poseyó en paz por derecho hereditario hasta que la perdió Sancho Ramírez de Pedrola, el cual la poseía de mano de Pedro Ortiz, según la costumbre de Hispania, el cual Pedro Ortiz, a su vez, la poseía por el rey Alfonso nuestro señor según la costumbre.
Pide así mismo, las rentas que ha percibido el antedicho rey de Navarra en Logroño y en los demás lugares mencionados desde el tiempo de la invasión y [una indemnización] por los daños que infligió a su tierra, saqueándola e incendiándola, todo lo cual estimamos en cerca de 100.000 marcas de oro.
Por añadidura, pide Puente la Reina y Sangüesa y toda la tierra que se extiende desde estas dos poblaciones hasta el río Ebro, que el rey Alfonso [Alfonso VI], de buena memoria, abuelo del emperador [Alfonso VII], tuvo y poseyó en paz, y después de él, según Costumbre de Hispania, su pariente, el rey Sancho de Aragón [Sancho V Ramírez de Navarra y Aragón], y muerto éste, el rey Pedro [Pedro Sánchez I de Navarra y Aragón], y tras el óbito del rey Pedro, su hermano, el rey Alfonso de Aragón [Alfonso I el Batallador rey de Navarra y Aragón], poseyéndola estos tres últimos como parientes y amigos.
Pide además, la mitad de Tudela por derecho de sucesión materna, la cual donó al conde de Perche [Rotrou de Perche] a la reina Margarita, su sobrina, que fue esposa del rey García [García Ramírez VI el Restaurador], abuelo del rey Alfonso, puesto que la antedicha Tudela de ningún modo pertenece a Navarra.”
Marzo de 1177.




ALEGACIONES DE NAVARRA
Alegaciones presentadas por Navarra al juicio presidido por el Rey de Inglaterra, Enrique II Plantagenet, sobre las diferencias territoriales y límites fronterizos entre Castilla y Navarra.
Original conservado en el British Museum, en The British Library, The Manuscript Collections del Cotton Manuscript, en el Cotton Julius A XI, páginas 93v.; 94 y 94v.
Transcripción y traducción realizada por el paleógrafo y Dr. en Historia José Ángel Lema Pueyo.
Los representantes del Rey de Navarra, Sancho VI el Sabio, representan sus alegaciones a Enrique II Plantagenet de Inglaterra, en pleito territorial que mantenían con Alfonso VIII de Castilla. Se inserta un pacto de octubre de 1167 acordado entre ambos reyes.
Petit Sanctius rex Navarrae, Cudeio monasterium, Montem de Oca, vallem Sancti Vincentrii, vallem de Oliacasto, Cingovilas, Montem Nigrum, Sera Alba usque Agredam. Haec omna repetit, et quicquid est infra haec versus Navarram. Et istius terrae petit universos redditus a tempore obiit rex Sanctius de Penalen.
Haec omnia ad regnum suum spectantia possedit et habuit in pace et quiete abavus hujus regis Sancti, Garsias acilicet rex Navarrae et Nagerae, et proavus ejus per violentiam fuit expulsus, ab hoc regno, propter imbicillitatem suam, per Aldefonsum regem Castillae consanguineum suum.
Procedente autem tempore, rex Garsias nepos ejus et pater hujus, inclytae memoriae divina voluntate et fide naturalium hominum suorum exhibita, recuperavit regnum suum licet non integrum, et quod restat adhuc petit filius ejus Sanctius nunc rex Navarrae.
Praeterea petit haec quae imperator abstulit regi Garsiae patri suo per vim, scilitet Nageram Castellum Christianorum et Judaeorum, Grenion, Pancorvo, Belforaz, Cereso, Monasterium, Celerigo, Bilibio, Medria, Veguera, Clauvero, Verbea, Lautaron. Haec autem repetit et sibi restitui postulat, quia pater suus rex Garsias jure haereditario se possidebat, et imperator sibi abstulit.
Conquiretur etiani de Belforazt, quod imperator reddiderat regi Garsiae patri suo, et eo mortuo, idem imperator abstulit illud Sanctio, nunc regi Navarrae tunc habenti et in pace possidenti tanquam suam, propiam haereditatem.
Praeteres petit sibi restitui ab Aldefonso rege Castellae possessionem castrorum novissime sibi ablatorum cum fructibus inde perceptis, et quicquid habiturus esset, si non esset inde ejectus.
Sunt autem nomina castellorum haec: Kel, Ocon, Pazungos, Granion, Cereso, Valderocanas, Trepeana, Muriel, Anuhugo, Miranda, Sancta Agathea, Salinas, Portela, Malvezin, Leguin, et castrum quod tenet Godin.
Haec autem petit hac ratione quia habuit et possedit, pro suo, et sine ordine judiciario ejectus est. Et idcirco querella sua debet praecedere, quia ultima est violentia, et prius debet purgari, et etiam altera pars a jure suo cecidit, si quod habuit. Ab baec Sanctius rex Navarrae de jure suo confidens hanc infrascriptam conventionem proponit, qae talis est:
«Haec est carta pacis et concordiae quae fuit facta inter regen Aldefonsum de Castella et regem Sanctium de Navarra in abbatia quae vocatur Fiterum. Placuit utrique regum ut fieret pax et concordia inter eos per docem annos, et facte est. Et placuit ut haec juramento firmarent, et jurarent ipsi et barones utriusque super altare, et super Quatuor Evangelia, ut tenerent praedictam concordiam et tregas per fildem et sine malo ingenio et sine fraude per docem annos. Et istae treugae factae fuere de corporibus et pecoribus, de facultatibus et castillis, per fidem et sine fraude et malo ingenio. Et si aliquis regum vel baronum istas treugas fregerit, et infra quad aginta dies, clamoren factum non emendeverit, sit perjurus et alevoso. Facta carta Era Mº. CCº. V., mense Octobrio, ut a sequenti festivitate Sancti Martini usque ab decem annos sit terminus treugarem. Et quod infra docen annos scriptae conventionis sit laesus conqueratur».
Est autem laesus infra decem annos illos in aelatione istorium castellorun Kel, Leguin, Malvezin, Portela.
Praeteres petit rex Navarrae sibi restitui a rege Castellae, usque ad summam centum milia marcarum argenci, rege Sanctio hodie in Navarra regnante, satisfactionen regi Aldefonso offerente de omnibus querelis suis secundum arbi trium baronum utriusque vel serenissimi regis Argliae.
Et confidenter dicimus quoniam ista et his similia infra talem conventionem et tales treugas perpetrata, debent primum restitui antequam ad alium causae perveniatur articulum, quoniam hoc habet lex hoc habet consueudo, hoc habent canon, hoc habent omnia jura.
Haec quae dicta sunt manifesta sunt littera, sedolenius et copiosius manifestabuntur lingua.”
“El rey Sancho de Navarra pide el monasterio de Cudeyo, Montes de Oca, el valle de San Vicente, el valle de Ojacastro, Cinco Villas, Montenegro de Cameros, la Sierra de Alba hasta Agreda. Exige todo ello y la tierra comprendida entre estos enclaves y Navarra. Demanda todas las rentas de esta tierra desde que murió el rey Sancho de Peñalén.
Todo ello lo tuvo y poseyó en paz y tranquilamente de su bisabuelo García rey de Navarra y de Nájera [García Sánchez V], y su antecesor fue arrojado violentamente de este reino a causa de su debilidad, por Alfonso, rey de Castilla, su pariente.
Posteriormente, el rey García [García Ramírez VI el Restaurador], nieto de García de Nájera y padre del actual rey de Navarra, de ilustre memoria, por la voluntad de Dios y la fidelidad probada de sus moradores naturales, recuperó su reino aunque no por completo y lo que falta lo demanda el rey Sancho, el que es hoy rey de Navarra.
Además, pide lo que el emperador arrebató al rey García, su padre, por la fuerza, es decir: Nájera, tanto el castillo de cristianos como el de judíos, Grañón, Pancorvo, Belorado, Cerezo de Río Tirón, Monasterio, Cellorigo, Bilibio, Meltria, Viguera, Clavijo, Berberana, Lantarón. Exige todo ello y demanda que se le devuelva, puesto que el rey García, su padre, lo poseía por derecho hereditario y el emperador [Alfonso VII] se lo arrebató.
Reclama también Belorado, que el emperador había devuelto al rey García, su padre, y que, muerto éste, el mismo emperador arrebató a Sancho, actual rey de Navarra, quien lo tenía y poseía en paz como su propia heredad.
Igualmente, pide que por parte de Alfonso, rey de Castilla, se le restituya la posesión de los castillos recientemente arrebatados con las rentas allí percibidas y todo lo que ahora tendría si no lo hubiesen expulsado de tales enclaves.
Estos son los nombres de los castillos: Quel, Ocón, Pazuengos, Grañón, Cerezo de Río Tirón, Valluércanos, Treviana, Murillo, Ameyugo, Miranda, Santa Gadea, Salinas, Portilla, Malvecín, Leguín y el castillo que tiene Godín.
Lo exige porque ya lo tuvo y poseyó y porque sin procedimiento judicial se le expulsó de él. Su querella debe ser preferente, porque la violencia que ha padecido el rey de Navarra es la más reciente, lo que obliga a satisfacerla antes. Por otro lado, la otra parte ha perdido su derecho, si tuvo alguno. Para probarlo, Sancho rey de Navarra, confiando en su derecho, presenta el siguiente acuerdo, abajo escrito, cuyo tenor es éste:
[Empieza el inserto de 1167]
«Esta es la carta de paz y concordia que fue hecha entre Alfonso de Castilla y el rey Sancho de Navarra en la abadía llamada de Fitero. Fue grato a ambos monarcas establecer paz y concordia entre ellos por doce años y así se hizo. Y decidieron firmar este juramento y jurarlo tanto ellos como sus barones respectivos sobre el altar y sobre los Cuatro Evangelios, a fin de mantener dicha concordia y treguas fielmente, sin mala voluntad y sin engaño por doce años. Y si alguno de estos reyes o barones infringiese estas treguas y no diera satisfacción a la querella subsiguiente en un plazo de cuarenta días, que quede como perjuro y alevoso. La carta fue hecha en la era de 1205 (año 1167), en el mes de octubre. Que la tregua dure desde la siguiente fiesta de San Martín por diez años. Y que se querelle la parte que en doce años de duración del acuerdo se vea lesionada.»
[Termina el inserto de 1167 y siguen las alegaciones de Sancho VI el Sabio de Navarra.]
Precisamente, fue lesionado [el rey de Navarra] durante un plazo de diez años al habérsele arrebatado los castillos de Quel, Leguín, Malvecin y Portilla.
Además, pide el rey de Navarra que el rey de Castilla le devuelva una suma cifrada en cien mil marcos de plata, estando dispuesto el rey Sancho, actual soberano de Navarra, a ofrecer satisfacción al rey Alfonso de todas sus querellas de acuerdo al arbitraje de los barones de ambas partes y del serenísimo rey de Inglaterra.
Y con plena certeza afirmamos que éstos y otros perjuicios similares a éstos, perpetrados durante dichas treguas, deben primero enmendarse antes de tratar cualquier otra cuestión, puesto que así lo disponen la ley, la costumbre, el canon y todo derecho.
Aunque todas estas cuestiones han sido expuestas por carta, se referirán de manera más completa y detallada oralmente.”
Marzo 1177.




LAUDO ARBITRAL
Laudo arbitral del Rey Enrique II Plantagenet, sobre pertenencia territorial y límites fronterizos entre los Reyes Alfonso VIII de Castilla y Sancho VI el Sabio de Navarra, del 16 de marzo de 1177.
Se conserva en el British Museum, en The British Library, The Manuscript Collections del Cotton Manuscript, en el Cotton Julius A XI, páginas 95; 95v; 96 y 96v.
Transcripción y traducción realizada por el paleógrafo y Dr. en Historia José Ángel Lema Pueyo.
Enrique II Plantagenet, Rey de Inglaterra, dicta un Laudo-Arbitral en las disputas territoriales que enfrentaban a Sancho VI el Sabio de Navarra y Alfonso VIII de Castilla.
Henricus Dei gratia rex Angliae et dux Normandiae et Aquitaniae et comes Andegaviae, carissimis amicis suis Aldefonso regi Castillae et Sanctio regi Navarrae, salutem.
Sicut ex litterarum vestrarum tenore et fidelium vestrorum: Johannis episcopi Tirasonensis, Petri de Aries, Gutteri Petri de Rinoso, relatione et nunciorum vestrorum episcopi Palentinae, comitis Gumes, Lobdiez, Gomes Garsiae, Garsi Garsi, Petri Petri, Gotter Fernanz, episcopi Pampelunae, Garsiae Bermeri, Sanctii Ramiro, Espaignol de Taisonal, Petri Raimeri, Acenarii de Chalez, assertione cognovimus placuit utrique vestrum que rimonias inter vos habitas super quibusdam castillis et terris cum earum terminis et pertinentiis, judicio nostro terminari.
Nos vero fidelibus et nuncii vestriis ea qua decuit veneratione susceptis, pacem inter vos honori Dei et toti Christianitate plurimum profuturam at, tendentes, divinae piebatis et communis utilitatis intuitu negotium hoc in nos suscepimus.
Fidelius, itaque a vobis cummuniter electis, et procuratoribus, et advocatis causarum, in praesentia nostra et episcoporum et comitum et baronum nostrorum constitutis, petitiones et allegationes utriusque partis diligenter audivimus et intelleximus.
Proponebant siquidem ii quibus causa Aldefonsi, regis Castillae commissa fuerat, Sanctium regen Navarrae memorate regi Castillae, dum adhuc pupilus esset et orphanus, castella et terras, scilicet Logronium, Navarret, Antlenea, Aptol, Agosoio, cum omnibus terminis et pertimemtiis suis, quae pater suus die qua decessit, et ipse post aliquot annis quiete possederat, injuste et violenter abstulisse, unde et corum sibi fieri restitutionem postulabant.
Illi vero, quibus causa Sactii regis Navarrae commissa fuerat, nihil eorum quae ab aliis proposita fuerant contradicentes, asserebant Aldefonsum praefactum regem Castellae, Sanctio praenominato regis Navarrae castellam scilicet Legin, Portol, et castellum quod tenet Godin, per guerram et injuste abstulisse, et parte altera in nullo contradicente sibi, corum sibi restitutionem pari petebant instantie.
Praeteres in scripto vestro continebatur communi, vos trevias inter vos usque in septennium fide interposita firmasse, et hoc ipsum nuncii vestri in jure palam sunt protestati.
Habito igitur cum episcopis, comitibus et baronibus nostris, cum deliberatione consilio, pacem inter uos ad fidem Christianorum propagandam et ad inimicorum Christi confusionem necesariam fore considerantes, plenam etiam tam ex scriptis vestris, quan nunciorum assertionibus fiduciam concepientes, quod in pace firmanda et conservanda consilio nostro et praecepto parebitis, ante judici pronunciationem super praecriptis querelis et treviis, mandamus vobis per nuncios vestros et consulimus et praecipimus, et adhuc etiam scripto praesenti mandamus ut pacem inter vos firmetis et in perpetuum fideliter observetis.
Super querelis vero praetaxatis de castellis et terris cum omnibus terminis et pertinentiis hinc inde violenter et injuste ablatis, cum nihil contra violentiam utrique objetam a parte alterutra alteri responderetur, nec quicquam minus restitutiones quas petebant, faciendae essent allegaretur, plenariam utrique supradictorum, quae in jure petita erant fieri restitutionem adjudicavimus.
Adjunximus etiam ex judicio, trevias praefatas inter vos, ut praedictum est, fide firmatas, sicut ex scripto vestro et nunciarum vestrorum publica confessione in jure facta, nobis constitit, usque ad constitutum inter vos terminum inviolabiliter observandas.
Volumus etiam et praecipimus pro bono pacis, ut rex Aldefonsus dilectus filius noster, donet Sanctio regi Navarrae, avunculo suo, singulis annis usque ad decennium, tria millia marabotinorum, ad tres terminos in anno, Burgis recipienda, scilicet ad quatuor primorum mensium post praedictam restitutionem utrinque factam, mille marabotinorum, et ad finem quatuor mensium proximo sequentium, mille marabotinorum, et ad finem quatuor mensium proximo sequentium, mille marabotinorum, et ad finen quatuor mensium tertio sequentium mille marabotinorum, ita ut singulis decem annis sequentibus praedictam restitutiorem, solvantur tria milla marabotinorum ad oesdem terminos, et in loco praenominato, Sanctio regi Navarrae.
Praeterea nuncii utriusque vesfram juraverunt ante sententiae pronunciationem, vos praedictum judicium nostrum, tam de restittutionibus quam de treviis similiter observa oros, et nisi feceritis, quod corpora sua reddent in manum nostram et potestatem.
Testibus his: Richard, archiepiscopo Cantuariae, Hugone Dunelmensi, episcopo, Gaufrido Elyensi episcopo, Rogerio Wigornensi episcopo, Bartho lomaeo Exinoensi episcopo, Gileberto Lundoniensi episcopo, Waltero Rofensi episcopo, Reginaldo Bartoniensi episcopo, Johanne Norwicensi episcopo, Johanne Cicestrensi episcopo, Rodberto Herefordensi episcopo, episcopo de Sancto David Wallie, et Adam episcopo de Sancto Asaf, et episcopo de Pangor, et Christiano episcopo Candidae Casae de Galveria, et Gaufrido filio regis comite Britanniae, et Willelmo comite Albemarliae, Roberto comite Leicestriae, et Willelmo de Mandavilla comite de Exsexa, et Roberto comite Glaucestriae, et Willelmo de Arundel comite Sutsexae et comite Cestriae et comite de Ferrers, et de boronibus Angliae Richard de Luci et Willelmo de Vesci, Odenello de Dumframvilla, Roberto de Valis, Rogero de Mumbrai, Roberto de Stutevilla, Philippo de Chima, Rogerio Bigot et aliis quampluribus tam clericis quam laicis de regno Angliae.
“Enrique, por la gracia de Dios rey de Inglaterra, duque de Normandía y de Aquitania y conde de Anjou, a sus queridísimos amigos Alfonso, rey de Castilla y a Sancho, rey de Navarra, salud.
Según hemos sabido por vuestras cartas y por la exposición de vuestros fieles: Juan, obispo de Tarazona, Pedro Arias, Gutier Pérez de Reinoso, y por el informe de vuestros mensajeros: el obispo de Palencia, el conde Gómez, Lope Díez, Gómez García, García Garcés, Pedro Pérez, Gotter Fernanz, el obispo de Pamplona, García Bermúdez, Sancho Ramíro, Español de Tajonar, Pedro de Ramiro, Aznar de Echalaz, que os pareció conveniente a ambos confiar a mi juicio los pleitos que habéis mantenido por ciertos castillos con sus tierras y términos.
Nos, recibidos vuestros fieles y representantes con el respeto debido, observando que la paz entre vosotros ha de ser muy provechosa para el honor de Dios y para toda la Cristiandad, asumimos este asunto inspirados por la divina piedad y en atención al bien común.
Por tanto, constituidos ante nuestra presencia y ante la de nuestros obispos, condes y barones los fieles comúnmente elegidos por vosotros y los procuradores y abogados de vuestras causas, hemos oído y entendido diligentemente las peticiones y alegaciones de ambas partes.
Aquellos a quienes se había confiado la causa de Alfonso, rey de Castilla, sostenían que Sancho, rey de Navarra, le había arrebatado al citado rey de Castilla de manera injusta y violenta, mientras era menor de edad y huérfano, castillos y tierras, a saber, Logroño, Navarrete, Entrena, Autol, Ausejo, con todos sus términos y pertenencias que su padre el día de su muerte y el mismo Alfonso durante algunos años habían poseído pacíficamente, de todo lo cual demandaba que se le hiciera restitución.
Por otra parte, aquellos a quienes se había confiado la causa de Sancho, rey de Navarra, sin contradecir nada de lo expuesto por otra parte, aseguraban que Alfonso, el mencionado rey de Castilla, había arrebatado injustamente por la guerra a Sancho, el antes aludido rey de Navarra, unos castillos, a saber, los de Leguín y Portilla y el castillo que tiene Godín, y con igual insistencia, sin contradicción de la otra parte, exigían la devolución de las plazas.
Además, en vuestro común escrito se contenía que vosotros habíais firmado unas treguas por siete años y así lo declararon vuestros representantes públicamente.
En consecuencia, después de deliberar con nuestros obispos, condes y barones, considerando que la paz entre vosotros debe prolongarse para esperanza de los cristianos y que será necesaria para la confusión de los enemigos de Cristo, como estamos plenamente seguros tanto por vuestros documentos como por las declaraciones de vuestros representantes de que seguiréis nuestra determinación y mandato firmado y conservando la paz, antes de pronunciar sentencia sobre las citadas querellas y treguas, os mandamos por medio de vuestros representantes, decidimos y ordenamos y por el presente documento disponemos que firméis la paz entre vosotros y la observéis fielmente a perpetuidad.
Con relación a las querellas mencionadas sobre castillos y tierras con sus términos y pertenencias, arrebatados violenta e injustamente, como decía, cada parte omitía responder a las quejas específicas relativas a actos de violencia alegadas por la otra y como se alegaba que no debían hacerse menos restituciones que las demandas, hemos determinado que se haga a cada una de las partes la restitución plena de todo lo que se solicitaba de acuerdo a Derecho.
Añadimos también por este laudo que las mencionadas treguas firmadas, según se ha expuesto, entre vosotros, tal como nos consta por vuestro escrito y por la declaración pública de vuestros representantes realizada de acuerdo a Derecho, deben ser respetadas inviolablemente hasta el fin del plazo acordado.
Asimismo, queremos y ordenamos por el bien de la paz que el rey Alfonso, nuestro querido hijo, dé a Sancho, su tío, tres mil maravedíes anualmente durante un decenio, que se pagarán en tres plazos anuales y se entregarán en Burgos, a saber, a los cuatro primeros meses después de realizarse la citada restitución mutua, mil maravedíes, y al cabo de los siguientes cuatro meses, otros mil y al terminar los siguientes cuatro meses por tercera vez, otros mil maravedís, de modo que cada uno de estos diez años posteriores a la dicha restitución, se paguen tres mil maravedíes en los mencionados plazos y en el lugar fijado, a Sancho, rey de Navarra.
Por añadidura, vuestros representantes juraron antes de pronunciarse la sentencia que respetaríais nuestro arbitraje, tanto en lo referente a las restituciones como en lo tocante a las treguas; y si no lo hiciéseis, que sus cuerpos queden a nuestra disposición y potestad.
Fueron presentes los siguientes testigos: Richard, arzobispo de Canterbury, Hugh, obispo “dunelmense”, Geoffrey, obispo de Ely, Roger, obispo de Wigorn, Bartholomew, obispo “exoniense”, Gilbert, obispo de Londres, Walter, obispo “rofense”, Reginald, obispo “battoniense”, John, obispo de Norwich, John, obispo de Chichester, Robert, obispo de Hereford, (Peter), obispo de Saint-David's, Adam, obispo de “Sancto Asaf ”, el obispo de Pangor, Christian, obispo de “Candida Casa de Galveria”, junto con Geoffrey, hijo del rey, conde de Britania, Guillermo, el conde de Albermale, Robert, conde de Leicester, Guillermo de Mandeville, conde de Essex, Robert, conde de Gloucester, William de Arundel, conde de Sussex, el conde de Chester, el conde de “Ferres”, y entre los barones de Inglaterra, Richard de “Luci”, William de “Vesci”, “Odenello de Dumframvilla”, Robert de “Vallis”, Roger de “Mumbrai”, Robert de “Stutevilla”, Philip de “Chima”, Roger Bigot y otros muchos tanto clérigos como laicos del reino de Inglaterra.
16 Marzo 1177
http://www.nabarralde.com/dok/agiriak/A101.pdf




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje