Página principal

Latinoamerica: ¿Una Nación en construcción? Cuarta Parte


Descargar 23.19 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño23.19 Kb.
Latinoamerica:

¿Una Nación en construcción?

Cuarta Parte

La revolución dió el primer paso hacia un nuevo período, conformando un movimiento de características nacionales en lugar de las viejas rebeliones regionales. Partió desde ellas, pero su propio desarrollo era de un contenido nacional que abarcaba toda la América colonizada por España.

Por Luis Alberto Terroba



luisterroba@gmail.com

La Revolución, la Guerra de la Independencia y Unidad Nacional.

En el Continente en ebullición las organizaciones surgían como instrumento necesario a la lucha que se iniciaba. De la Logia Americana fundada por Miranda, nacía la Logia Lautaro cuyo accionar se desarrollaría en el Sur del continente. La Declaración de los Derechos del Hombre, traducida por Nariño volaba a sus amigos en Latinoamérica desde Bogotá a Caracas, Lima, Buenos Aires y Santiago. Tal osadía costaría al traductor la cárcel dictada por el absolutismo.

Así, el año de 1810 no fue una fecha “estática”, como sería el deseo de quienes gusta de usufructuar “el trabajo de otros”, sino historia activa o lo que es los mismo, sociedades en movimiento creador. 1810 es el punto en que, con la revolución liberal hundiéndose en el marasmo al que la llevaba la cobarde burguesía española, la lucha comenzaba a trasladarse a los “Reinos de Indias”.

Reprimidos violentamente los levantamientos de 1809 en Quito y el Alto Perú, sucedió a ellos la aparición de los focos desconformes en Caracas, Bogotá, Buenos Aires, Santiago y en México en 1810.

Fue así 1810 una fase de la primera lucha del nuevo período que con distintos avatares se extendió entre 1808 y 1814. En ella tuvo lugar la disputa dentro del territorio latinoamericano entre las fuerzas liberales y las fuerzas absolutistas. Se formaron Juntas en toda América, menos en Lima.

Esas juntas no tenían otra pretensión que mantener la independencia del poder francés, modernizar el sistema político de Hispanoamérica, paradojalmente conforme a los principios con que la Revolución Francesa había terminado con la reacción feudal, liquidando a la España feudal sobreviviente. Fue la ceguera de la España liberal la que, manteniendo en el reino de Indias la misma política absolutista, la que empujó a los patriotas criollos hacia la independencia. Situación que se acentuó con el retorno de Fernando VII.

El enfrentamiento entre americanos y españoles tuvo diversos resultados.

Las distintas juntas surgidas fueron la expresión de esa lucha al compás del ritmo de la revolución liberal en la metrópolis. En ese momento, solo la revolución de Haití había resultado triunfante. El resultado militar de este primer momento de la revolución fue solo diferente en Buenos Aires. La Junta allí surgida fue paulatinamente eliminando a los miembros revolucionarios. Primero la exclusión de Mariano Moreno, autor del Plan Revolucionario de Operaciones. Luego la derrota de Castelli en Huaqui y el posterior retroceso dejó asentado el triunfo de la revolución en lo que es hoy el territorio de la República Argentina y el Paraguay. El Alto Perú (hoy Bolivia) y la Banda Oriental (hoy Uruguay) se convirtió en el territorio de guerra. En los primeros mediante fuerzas guerrilleras y en el segundo bajo el comando de Artigas que combatió al mismo tiempo contra españoles, portugueses y porteños. Y finalmente Manuel Belgrano, ideólogo del levantamiento de Buenos Aires, continuó sus tareas con el Ejército del Norte, vinculándose a San Martín a su llegada en 1812. Finalmente en el Perú varios levantamientos se vieron frustrados por la derrota de las tropas de Buenos Aires. Finalmente un alzamiento comandado por el general Pumacahua fue destruido en 1814.

En México se sufrió la primera derrota con el fusilamiento de Hidalgo, Allende y sus compañeros que la habían iniciado tras el grito de Dolores.

En Caracas el enfrentamiento entre Mantuanos y españoles culminó con la derrota de estos y la instalación nuevamente del poder español en manos de Monteverde, que diera origen a una sangrienta represión tras la caída de Puerto Cabello y Caracas en 1812. En Bogota se mantuvo la situación en ese periódo, con el enfrentamiento entre Centralistas y Federalistas y el triunfo de los primeros. Tras el regreso de Bolívar de la Nueva Granada, donde había hallado refugio, las fuerzas revolucionarias recuperaron Caracas en 1813, tras su campaña Admirable, sosteniéndose allí hasta 1814 en que las fuerzas de Boves lo arrollaron en La Puerta y recuperaron la capital primero y el oriente después, con una represión sangrienta tras la cual, los mantuanos perdieron el control de la revolución. Situación que lo llevaría a un exhilio que duraría hasta su campaña de Los Cayos en 1816. En Chile, la Patria Vieja de la que surgiría José Miguel Carreras, concluyó con la derrota de Rancagua. La Nueva Granada también cayó en 1816, tras la caída de Cartagena a fin de 1815, siendo recuperada para España por las fuerzas de Morillo- llamado el pacificador- que exterminó a las fuerzas revolucionarias. En México, la campaña posterior iniciada tras la convocatoria en agosto de 1811 a la formación de una Suprema Junta Nacional Americana por López Rayón, culminó en 1815 con la muerte de Morelos.

Así, para 1816, solo el territorio del Río de La Plata hasta el norte argentino y Haití permanecían libres. El Alto Perú, Perú, la capitanía general de Chile, los territorios que hoy comprenden Panamá, Colombia, Ecuador, Venezuela, y el resto de Latinaomaérica estaban bajo control español. Las derrotas de Huaqui, Rancagua, Urica, Cartagena en fines de 1815, el fusilamiento de Morelos, cambiaron totalmente el contenido político de la Revolución, que dejo de ser una lucha liberal contra el absolutismo, para pasar a ser la lucha por la independencia total. Los principios bosquejados por Bolívar en la Carta de Jamaica de 1815 constituían la proclama del próximo período.

Es en el año 1816 cuando comienza a desarrollarse la parte final que culminaría 8 años después. Desde tres focos principales partió la campaña. El primero desde el Río de La Plata, emergente de la Declaración de la Independencia de julio de 1816 en Tucumán, declaración que fuera redactada en castellano y quechua. Su consecuencia sería la campaña de los Andes, organizada por San Martín en 1817, que recuperaría la Capitanía General de Chile de manos españolas tras la batalla de Chacabuco y la vitoria definitiva de Maipú en 1818. El segundo marcado por el regreso de Bolívar y la consolidación de la alianza en Cañafístola en 1818, con las tropas llaneras de Páez. Producto de lo cual serían primero el triunfo de Boyacá en agosto de 1819 y la recuperación de Bogotá. Tras ello el Congreso de Angostura de 1819 y la recuperación de Caracas tras la batalla de Carabobo en 1820. El tercero estaría dado por el mantenimiento de la lucha guerrillera contra España dada por Vicente Guerrero, Francisco Mina y Guadalupe Victoria, hasta 1820 en que, producido el levantamiento de Riego en España, Agustín de Iturbide propone el Plan de Iguala, convocando a Guerrero y proclamando la independencia.en septiembre de 1821.

Ninguna ayuda recibieron los patriotas. Solo recibieron lo que pagaron en altos precios en el mercado de ropas o en el clandestino de la compra de armas. Todo inglés que se plegó a la liberación lo hizo sintiendo la amenaza de ser condenados a no poder volver por la prohibición legal de asistir a la lucha. Bolívar solo recibió la ayuda de Petión en Haití y en el sur el Ejército de los Andes fue construido con el apoyo popular y la asistencia política de algunos patriotas de Buenos Aires. Tras la victoria en Chile comenzó la campaña desde el sur sobre Lima en busca de la liberación del territorio del antiguo Tahuantisuyu. Hacia alli marcho el ejército chileno integrado por oficiales y soldados del Río de la Plata y de Chile, cuya tropa estaba compuesta por un 50% de hombres afroamericanos bajo el mando del general argentino.

Es en ese momento cuando los patriotas comienzan a conflluir hacia Lima. Primero San Martín en 1820 hacia Lima al mando del ejército chileno compuesto de soldados chilenos y argentinos. Desde el norte las fuerzas de Bolívar al mando de Sucre avanzan primero liberando primero Quito en 1822 tras la batalla de Pichincha. Luego dirigiéndose a Lima en 1823 tras el alejamiento de San Martín, con lo cual el cumanés inició la campaña político militar que culminaría con la liberación del Perú en Junín y Ayacucho en 1824, Sería tras ello ejecutada la campaña politica que liberaría el territorio del Alto Perú, que desde1811, tras la derrota de las fuerzas de Buenos Aires, había quedado en manos absolutistas.

Largo es el desarrollo de esta gigantesca campaña militar, que a través de miles de kilómetros culminó en la batalla de Ayacucho, el 9 de diciembre de 1824, tras la pérdida de un millón de vidas y más de 500 batallas de las que Tucumán, Salta, la heroica resistencia de Cartagena, Chacabuco, Maipú, Pantano de Vargas, Boyacá, Carabobo, Queseras del Medio, Yaguachi, Pichincha, Junín, fueron entre todas los hitos que culminaron en aquella, campaña, inigualada en la historia militar, luego de 400 kilómetros de maniobras al interior de la Cordillera de los Andes, obra exclusiva del más brillante general Libertador e insuperable político y estadista que fue el cumanés Antonio José de Sucre, de incondicional lealtad a Bolívar..

Ha sido generalmente mal analizada esta campaña posterior a Ayacucho, atribuyéndole a la independencia de Bolivia una intencionalidad que no tuvo y que no puede juzgarse por el resultado. En aquella batalla, la más importante dada en el continente, e incomparable con cualquier otra, disminuida o rebajada su importancia entre los muchos ocultamientos que ha sufrido la Nación se enfrentaron 5900 patriotas contra 10 mil españoles. No solo vencieron tras una magistral retirada obra del general Sucre, sino que, como contestación a los detractores españoles como Torrente que pretende que el resultado había sido arreglado, cabe compararla con los resultados de Waterloo. En esta cayeron el 25% de los combatientes, en tanto que en Ayacucho cayó el 30% de las tropas intervinientes lo que basta para reflejar la violencia de los combates. Pero por delante, el ejército patriota tenía a los ejércitos reales en el número de 12 mil hombres que se encontraban estacionados desde el Cuzco al Potosí, y que respondían al absolutista Olañeta.

El haber impuesto una capitulación y no una rendición incondicional, como estaba en posibilidad de hacerlo, permitió al cumanés dejar fuera de combate a las restantes tropas españolas que no habían entrado a la lucha en Ayacucho, y comprendiendo a las tropas de Cuzco, Puno y otros acantonamientos, disminuyó sin combatir a los 6 mil hombres de Olañeta, rebelando el genio político del cumanés, ya expuesto en los tratados de 1820 y en su actitud en Lima desde su llegada en 1823, ya entrevisto por Bolívar cuando lo definió en 1820 como el mejor general de Colombia y que ahora le ratificaba diciéndole “es usted el enemigo de mi gloria”. Lentamente surgían las pruebas de auellas palabras del Libertador a O’Leary: “Algún día me superará”. Ahora al entrar al Alto Perú, lejos de dejarse sorprender por el sobrino de Olañeta, y aunque el Libertador se opuso primero y aceptó la salida poco después, ofreció la independencia que deseaban las altas clases. Esa maniobra política motivó el levantamiento de las propias tropas de Olañeta que lo enfrentaron en Tumusla donde este murió. Sin combatir el cumanés había liquidado a los 12 mil hombres remanentes de la gran batalla del Perú.

El Proyecto de Unidad

Ahora había llegado el momento de la organización nacional de Latinoamérica, sin olvidar que la campaña militar continuaba. Mientras Simón Bolívar intenta realizar su proyecto de convertir en una Federación a los antiguos territorios coloniales, a cuyos efectos convocó el Congreso Anfictiónico de Panamá en 1826 y que culminó en Tacubaya sin producir más que declaraciones generales, Sucre proponía el proyecto de liberar Cuba y comenzaba a operar con Dorrego, los caudillos federales del Río de la Plata y los republicanos del Brasil la unión del Brasil al gran proyecto.

Junto a esa propuesta de Congreso, Bolívar comenzó a proponer un tipo de organización republicana con una constitución vitalicia, cuyo primer ensayo se haría en Bolivia, aunque con las exactas observaciones de las falencias señaladas por su leal amigo Sucre.

Es en ese momento que comienzan a operar a pleno, tanto las fuerzas interiores disolventes como el boicot de la diplomacia británica y francesa, que determinaron el fracaso del proyecto Libertador y la división de la Nación Latinoamericana en una serie de países organizados en torno a las oligarquías regionales y el comercio internacional británico y francés. Obra imperialista que no concluiría en eso, sino que continuaría con la segregación de la Banda Oriental del Río de la Plata en 1828 y de Panamá en 1903, entre otras.

Pero esa lucha, desarrollada entre 1826 y 1830, tuvo diversas batallas políticas. En primer lugar dos bandos operaron, ahora dentro de las mismas fuerzas que habían llevado a la independencia: bolivarianos y antibolivarianos. Su centro estaba en la Bogota de Santander y sus cómplices: la Buenos Aires anglófila de Rivadavia; los restos limeños de la nobleza colonial ahora dominados por el comercio francés; la Guayaquil portuaria; los restos mantuanos de Caracas; el Alto Perú de los encomenderos.

La conspiración del santanderismo fue teniendo éxitos al conspirar contra Bolívar en Lima, en complicidad con la oligarquia pro hispano-francesa en el golpe de estado de febrero de 1827; en las conspiraciones vencidas contra Sucre en 1827 y 1828; hasta llegar a la convención de Ocaña, en que ante el cariz de la situación el Libertador asume la dictadura, que llevaría al atentado de septiembre de 1828 que determinó la expulsión del partido santanderista.

Tras el Congreso Admirable iniciado en enero de 1830 y el alejamiento del Libertador, las fuerzas divisionistas promovieron la secesión de Venezuela y de Quito de la Gran Colombia y el asesinato del hombre que devenía en un obstáculo a tales propósitos: Antonio José de Sucre. Finalmente tras la muerte del Libertador, el poder en Colombia cayó en manos de Santander en Colombia.

Por más de un siglo los Libertadores serían olvidados, y solo monumentos de bronce en los que se sepultaron sus ideas recordaban que habían existido. Uno a uno los jefes de Ayacucho cayeron asesinados o expatriados y sus regimientos destruidos. El regimiento Vargas, sería destruido y muchos de sus miembros fusilados en el Ecuador. Su ex Jefe, el general Morán, que el 3 de diciembre de 1824 había cubierto al Ejército Libertador en Corpahuayco y que en Ayacucho había salvado a las tropas peruanas del oficial Castilla, era fusilado el 3 de diciembre de 1854 en Arequipa.

El asesinato del Mariscal Antonio José de Sucre el 4 de junio de 1830, el leal heredero de Bolívar y el más brillante militar, político y estadista que ha producido Latinoamérica, heredero indiscutido del proyecto unificador de Bolívar y San Martín, él mismo organizador de la victoria en el sur de la Gran Colombia culminada en Pichincha; instrumentador del todavía desconocido plan político y militar que liberó el Perú; padre único de la victoria de Ayacucho; diseñador de la unificación del cono sur, cuyo primer paso fue el exterminio del absolutismo en el Alto Perú, con miras a la integración del Río de la Plata y la liberación del Brasil en acuerdo con los republicanos de este país y del rioplatense Dorrego y algunos caudillos federales del mismo origen; propositor de una expedición para liberar Cuba, a cuyo fin México ofreció a Bolívar un cuerpo de mil hombres; presidente del Congreso Admirable, último de la Gran Colombia, y la muerte de Bolívar el 15 de diciembre del mismo año, dejaron sin un jefe de envergadura al movimiento unificador sumido en un mar de intereses, conspiraciones y traiciones, marcando la interrupción de la revolución de la independencia y unidad nacional, tarea inconclusa sobre la que reiteradamente volverían sucesivas generaciones de latinoamericanos.

Un millón de muertos, producto de una guerra de 14 años y las brutales represiones absolutistas había sido el costo de la independencia, que venían a sumarse a los más de diez millones que había costado la conquista y colonización española.



La independencia fue usurpada por las oligarquías y la Unidad Nacional reemplazada por 20 estados impotentes expoliados por las potencias dominantes y sus cómplices interiores. Cuba esperaría por 60 años su independencia, y la separación de Brasil reflejaba la separación del mundo ibérico. El partido americano se había extinguido físicamente, la idea se separó de la realidad en espera de otros tiempos. Si Atahualpa, Cuahutemoc y Lautaro fueron vengados en la expulsión de España; ahora los Libertadores se sumaban a aquellos en su reclamo, y la vida se hundía en la profundiad de los Pueblos a la espera de los tiempos por venir.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje