Página principal

Las y los Jóvenes En Defensa De Sus Derechos Sexuales y derechos Reproductivos


Descargar 52.52 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño52.52 Kb.
Las Y Los Jóvenes En Defensa De Sus Derechos Sexuales Y Derechos Reproductivos”
Por Lara
Introducción

De la Igualdad en la Diferencia a la Equidad en la Diferencia.-


Marco Teórico
Dentro del Marco General de la propuesta profundizaré en el análisis y reflexión de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos desde una perspectiva de Diversidad sexual.
La diversidad forma parte de nuestra vida cotidiana y es justamente la que enriquece el mundo en que vivimos; no hay una persona igual a otra, no hay un/ a joven igual a otro/ a; existen formas de ser, sentir y desear diferentes por más que compartamos el mismo nivel de instrucción, la misma categoría étnica, la misma edad, el mismo país, el mismo barrio. Y a pesar de que todo esto puede resultar muy obvio hay siempre un intento permanente pero siempre frustrado por parte de ideologías, instituciones religiosas, políticas, etc. y por tanto de una buena parte de nuestra sociedad de homogenizarnos a todos, de anular las diferencias y de considerar que todo lo que difiere de la norma establecida es severamente juzgado como desviado, enfermo, y que atenta contra el bienestar de la comunidad.
La sexualidad de cada uno no constituye la excepción en esta diversidad, las formas en que las personas pueden vivir, sentir y expresar la sexualidad son siempre diferentes, más allá de que nuestra sociedad occidental se caracteriza por estar sostenida por un paradigma jurídico – heterosexual – reproductor. Al decir del Dr. Dante Olivera: “ tiene una estructura jurídica caracterizada por ser: heterosexual (macho y hembra), patriarcal (el poderlo lo ostenta el macho) y machista ( macho dominante y hembra dominada)”.
La orientación heterosexual es la que ha cobrado desde hace siglos el lugar hegemónico en nuestra cultura occidental - Judeo – Cristiana, trasmitida a través del mandato social de la heterosexualidad como inherente a lo biológico, como destino natural de las personas. Esta última acompañada además del fuerte mandato social que trasmite la concepción de que para ser Mujer tenes que ser madre. De que la maternidad no es una opción de las mujeres sino que es su inherente destino. Esta Idealización de la maternidad, niega no solo las dificultades que de por sí conlleva esta opción y más aún en estos tiempos (precariedad laboral, aumento del desempleo, feminización e infantilización de la pobreza, etc); sino el derecho que todas las personas tenemos de tener una sexualidad placentera y recreacional independiente de la reproducción; como parte de nuestros derechos sexuales.
Pensemos por un momento en las parejas jóvenes, en la presión que siempre ponemos en relación a los hijos: ¿para cuando el primero?, y luego, y el segundo?, no lo van a dejar sin hermanitos...

Este intento de uniformizarnos a todos y a todas ha sido el resultado de la dominación, de las relaciones históricas de poder; donde para mantener el statu quo del sistema siempre tiene que existir dominados y dominadores ( dominación de clase, etnia, género). Y donde la diferencia es sinónimo de inferioridad, desigualdad.


Las concepciones de género.
Es a través del Género, como categoría de análisis; que hemos podido ir decodificando estas relaciones de poder y sus significados subyacentes. Mujeres y varones en el proceso de socialización, que comienza en el ámbito familiar, seguido por la escuela y demás instituciones van aprendiendo maneras de ser, sentir y comportarse que han sido valorizados como femenino y masculino; donde es el varón quien detenta el poder y el espacio público en la organización social. Se va construyendo por tanto un imaginario social al decir de Ana M Fernández; donde este “universo de significaciones hace que el poder marche provocando que los miembros de una sociedad “enlacen y adecuen sus deseos al poder”, que sus instituciones se inscriban en el espíritu de los hombres y mujeres... Mas que a la razón, el imaginario social interpela a las emociones, las voluntades y los sentimientos; sus rituales promueven las formas que adquirirán los comportamientos de agresión, temor, amor y seducción, que son las formas como el deseo se anuda al poder”.
(Fernández,15,1992)

La diversidad por tanto es considerada como un no valor dentro de nuestra sociedad, porque cuestiona las verdades absolutas, porque nos hace pensar, porque intenta cambiar las pautas culturales hegemónicas, en síntesis porque descentraliza el poder, transforma las relaciones de poder.


Al decir de Michel Foucault, desde su concepción del Paradigma de la disciplina vigente hasta el día de hoy: “ se trata de establecer las presencias y las ausencias, de saber cómo y donde encontrar los individuos, instaurar las comunicaciones útiles, interrumpir las que no lo son, poder en cada instante vigilar la conducta de cada cual, apreciarla, sancionarla, medir las cualidades o los méritos. Procedimiento pues, para conocer, para dominar y para utilizar”.
Esta concepción uniformizante de la sociedad ha ido en desmedro de nuestra libertad, de nuestra autonomía, de nuestros verdaderos deseos, de muchos ciudadanos y ciudadanas a los cuales se les ha negado su condición de sujetos plenos de derechos humanos en general y de derechos sexuales y reproductivos en particular.
En la actualidad, continúan por tanto plenamente vigentes las reivindicaciones revolucionarias de la década del 60: “Diferentes pero iguales”, “Igualdad en la diferencia” acuñadas por una de las corrientes internas dentro de los movimientos feministas de esa época.
A través del análisis y de las reflexiones hemos enriquecido esta mirada con un enfoque que integre además la Equidad como categoría compleja que articule todas las dimensiones de la vida.

Al decir de la OMS/ OPS el concepto de Equidad en salud alude a “el imperativo de carácter ético asociado a principios de justicia social y de derechos humanos”. Por tanto la Inequidad daría cuenta de las “desigualdades innecesarias y evitables y, además injustas”


Equidad no es lo mismo que igualdad y por tanto no toda desigualdad es considerada como inequidad.
Por ejemplo si pensamos en los Servicios de Anticoncepción que existen a nivel de salud pública en el Uruguay, observamos cómo las policlínicas que pertenecen al Ministerio de Salud pública brindan anticoncepción gratuita porque la misma está destinada a la población de menores recursos ( que se encuentran incluso en situaciones de extrema pobreza); en cambio las policlínicas de la Intendencia Municipal de Montevideo brindan los métodos anticonceptivos a precio de costo porque sus servicios están dirigidos a una población usuaria diferente y por tanto que posea mayores recursos económicos.
Al decir de Elsa Gómez: “ la equidad en la atención de salud implicaría que los recursos se asignen según la necesidad, los servicios se reciban según la necesidad, y el pago por tales servicios se haga según la capacidad económica”.
A más de cuarenta años, los grupos en general y muchos de las/ los jóvenes organizados en particular nos encontramos en la búsqueda de profundizar la democracia generando propuestas de Políticas Públicas donde la aplicación de medidas igualitarias no profundicen las desigualdades y donde la igualdad y la equidad estén íntimamente relacionadas y consideradas a la hora del diseño y ejecución de las mismas.
Lo privado es político: hablemos de la Diversidad en Sexualidad.

Para abordar la concepción de Diversidad a la que me estoy refiriendo es necesario conceptualizar los siguientes términos que hacen justamente a esa diversidad: Sexualidad, Identidad sexual, Identidad de Género y Orientación sexual.


La sexualidad es la capacidad de comunicar, sentir, dar y recibir placer, afectos, disfrutar y reproducirse. Es inherente al ser humano y a sus relaciones, existe desde el nacimiento hasta la muerte.
La Identidad sexual forma parte de la identidad global de las personas, que determina la vivencia integrada y permanente de nuestra individualidad como seres sexuados (con sexo) y sexuales (con sexualidad). Es un conjunto de ideas, comportamientos, actitudes, valores, organizados e integrados respecto a nosotros mismos. Se integra en una relación profunda y estable de permanecer a uno de los dos sexos. La Identidad sexual no necesariamente coincide con la estructura gonadal y el caso más concreto lo vemos en las personas transexuales donde lo que está comprometida es justamente su identidad sexual, son personas que biológicamente han nacido macho o hembra, pero que tienen la profunda sensación de que deberían haber nacido del otro sexo. Por tanto la Identidad sexual no es lo mismo que orientación sexual. Este tema es bastante complejo ya que incluso ahora se habla también de identidad lésbica, gay, bisexual, transgenérica, transexual.
La Identidad de Género es el grado en que la persona se identifica con las pautas de género que su cultura construye y normaliza; o sea con los valores de feminidad y masculinidad.
La Orientación Sexual es la capacidad de sentirse atraído/ a afectiva y sexualmente por uno de los dos sexos o ambos. Si la atracción es hacia personas de distinto sexo se habla de “heterosexualidad”, si es hacia personas del mismo sexo “homosexualidad” y si es hacia ambos “bisexualidad”.
Más allá de lo antedicho, cabe tener muy en cuenta los estudios pioneros de Alfred Kinsey (1942) en lo que respectan a la homosexualidad que expresa, entre otras conclusiones, que existe un continuo hétero – homosexual, y que una persona puede variar según momentos diferentes de su vida o por circunstancias determinadas. Kinsey refleja ésta conclusión a través de una escala ( Escala de Kinsey) en donde incluye en este continuo no solo a aquellas personas que realizan actos físicos hetero u homosexuales sino también a los que sienten una tendencia o inclinación psíquica hacia uno u otro aunque no la hayan puesto en práctica. Extrae además como conclusión que la homosexualidad es inherente a la mayoría de los mamíferos.
Legislación Nacional y Políticas Públicas en Uruguay.
Los Derechos sexuales y reproductivos son parte de los derechos de todos los individuos independientemente de su sexo, raza, religión, clase social, nivel de instrucción, orientación sexual.

No existe en Uruguay, Políticas Públicas integrales en materia de Salud Sexual y Reproductiva y por tanto no están dadas las condiciones reales para el ejercicio pleno de los Derechos Sexuales y Reproductivos.


Uruguay ha participado de las Conferencias Internacionales de las Naciones Unidas de la Mujer en Beijing, 1995 y del Cairo en 1994. En dichas conferencias aprobó las recomendaciones de allí emanadas y por tanto se comprometió políticamente ha incorporarlas en nuestras políticas públicas.
Ambas conferencias marcaron un cambio de paradigma en relación a la salud reproductiva centrando el debate y las políticas públicas en un Enfoque Basado en los Derechos Reproductivos de las personas en general y de las mujeres en particular. Más allá de que no se lograron los consensos universales para la declaración de los derechos sexuales, se comenzó un debate con repercusiones muy importantes para la vida de cada uno de los pueblos.
Asimismo el Parlamento ratificó lo surgido en la Corte Penal Internacional y el Estatuto de Roma.

Más allá de estos avances no ha habido un cambio sustancial.


Leyes y Proyectos de Ley que protegen los DDSSDDRR en Uruguay
Leyes Antidiscriminación.

En Agosto de 2003 se aprueba el Proyecto de Ley de “Incitación al odio, desprecio o violencia o comisión de estos actos contra determinadas personas” ( Ley 17.677). Esta ley incorpora a la descripción de la conducta sancionada por el delito de “ incitación al odio, desprecio o violencia hacia determinadas personas”; que tal incitación se realice por razones de orientación sexual o identidad sexual.


Considero que la incorporación que se agrega en el 2003 es sustancial para garantizar los Derechos y la seguridad de las personas gay, lesbianas, transexuales y transgéneros. Es un intento importante, más allá de que no debería ser el único, en la reducción de la violencia homofóbica. Recientemente esta ley fue aplicada, llamando a declarar, al director técnico de la selección uruguaya quien hizo declaraciones en los medios televisivos expresando que no incorporaría al plantel de jugadores a ningún gay. Luego de varias instancias declaratorias, el mismo pidió disculpas públicas.
Proyecto de Ley de Defensa de la Salud Reproductiva.

El 4 de mayo del corriente, y frente a la votación de 17 votos en contra y 14 votos a favor no se pudo aprobar en el senado ( tenía media sanción por su aprobación en la cámara de diputados) un proyecto de ley (elaborado con la participación de una diversidad de actores de nuestra sociedad) que habilitaba a la mujer, hasta las doce semanas, de poder interrumpir voluntariamente un embarazo no deseado, promovía el asesoramiento y orientación, de parte del equipo de salud y mandataba al Estado, a través del Ministerio de Salud Pública a planificar y ejecutar políticas en Educación Sexual, planificación familiar y el control de la morbi - mortalidad materna.


El mismo fue presentado en la cámara de senadores por la legisladora socialista Mónica Xavier y más allá de muy buenas intervenciones por parte de buena parte de los legisladores; el proyecto de ley fue desaprobado, entre otros aspectos por la especulación respecto a la reacción electoral de algunos sectores conservadores de la sociedad.
Más allá de estos resultados; y de que las complicaciones emergentes del aborto provocado en condiciones de riesgo continúa siendo la principal causa de muerte materna tanto a nivel nacional como en particular el Hospital Pereira Rossell - hospital de referencia nacional en maternidad- considero que éste proceso implicó un cambio cualitativo histórico en el debate público que la sociedad uruguaya venía procesando en las últimas décadas.
Proyecto de Ley de Unión Concubinaria.

Las uniones de hecho han ido en aumento en el Uruguay desde la década del 80, pero aún no tienen reconocimiento legal, salvo en determinadas situaciones como los derechos filiatorios para los hijos nacidos durante el período y patrimoniales respecto a los bienes adquiridos. Mediante la instauración de juicio. La Seguridad Social reconoce la calidad de concubina/ o para otorgar el seguro de Paro y la atención materno infantil, pero no los derechos a la pensión de uno de los implicados por sobrevivencia. Todo lo anteriormente mencionado se aplica para las parejas heterosexuales; dejando excluía la diversidad sexual.


En el 2003, es reformulado un proyecto de ley (2000) sobre la regulación de la Unión concubinaria, que introduce un cambio sustancial en lo que refiere a los derechos sexuales. El mismo fue elaborado por las/ los legisladores de izquierda Margarita Percovich, Jorge Orrico, Daisy Tourné, Lucía Topolansky y Nora Castro.
Si bien aún permanece en la Comisión de Constitución, Códigos, Legislación General y Administración ( Carpeta Nº 3437) de la cámara de diputados en el mismo se denomina Unión Concubinaria a ”la situación de hecho derivada de la convivencia de dos personas no unidas por matrimonio, cualquiera sea su sexo, identidad u opción sexual; que compartan un proyecto de vida común basado en relaciones afectivas de carácter singular y dotadas de estabilidad y permanencia”.
Desde esta nueva concepción, quedan contemplados el Derecho sexual de las personas a “elegir con quien relacionarse sexualmente y poder ejercer la sexualidad sin coerción ni violencia”.
Quedan en el debe aún parte de los derechos reproductivos contemplados en la diversidad sexual en cuanto a que la regulación de esa convivencia no incorpora la adopción de niños o niñas por parte de parejas gay.
De todos modos el salto cualitativo aquí también se expresa en la exposición de motivos que - entre otros aspectos- ” la presente ley pretende contribuir y avanzar hacia la superación de todas las discriminaciones en que – por razón de condición o circunstancias personales o sociales de los componentes de la familia, entendida en la diversidad de formas de expresar la afectividad y la sexualidad admitidas culturalmente en nuestro entorno social – perduran en la legislación, y busca perfeccionar el desarrollo normativo de los principios de no discriminación, libre desarrollo de la personalidad y protección jurídica de las familias, adecuando la normativa a la realidad social del momento histórico actual”.
Proyecto de Ley de Reproducción Asistida.

El proyecto de ley sobre “ Regulación de las técnicas de reproducción asistida” ha atravesado por un largo proceso que ya lleva dos legislaturas en la Cámara de Senadores. La práctica de las técnicas de reproducción asistida ya llevan casi dos décadas en nuestro país y aún no se han podido zanjar en el pleno de la cámara las discrepancias en el tema. Las objeciones ha dicho proyecto han provenido también de diversos sectores: religiosos, feministas y comunidad lésbica, gay, travesti y transexual.


En lo que refiere a los DDSSDDRR el proyecto de ley restringe la maternidad mediante la aplicación de esta técnica a parejas homosexuales, mujeres solas (homo o heterosexuales) y mujeres fértiles sin pareja que no quieren arriesgarse a contraer un VIH. Este avance científico estaría disponible solo para aquellas parejas heterosexuales y estériles. En este proyecto de ley no están contempladas las familia –s ni los derechos reproductivos de las personas “a la maternidad /paternidad voluntaria, decidida y vivida por propia elección y no por obligación”; y el derecho a elegir tener hijos, decidir cuándo tenerlos y el derecho a servicios de salud gratuitos, de calidad que faciliten el cuidado integral de la gestación, el parto, el posparto y la crianza, acompañados por legislaciones apropiadas”.
Por tanto en el debate de este proyecto de ley también se pone en juego la maternidad lesbiana; uno de los aspectos que más se cuestiona es si las lesbianas están habilitadas o no para ser madres.
¿Qué es por tanto lo que nos habilita a ser madre o padres?.

Un informe presentado en junio de 2000 en la Asamblea del Consejo de Europa sobre la situación de gays y lesbianas en Europa, expresa en su Art. 48 que “Han tenido lugar multitud de estudios en este sentido (la adopción). Ninguno ha podido determinar que el hecho de ser educado por padres homosexuales perjudique a esos niños ni que los padres homosexuales serían peores padres que los padres heterosexuales, ni que estos niños se vean expuestos a ser homosexuales”.


Asimismo en el mismo informe se expresa que “Unos 1000 gays y lesbianas han adoptado niños en el Reino Unido y el seguimiento que se les ha hecho demuestra que son niños integrados en sus familias, en sus comunidades y en sus colegios”.
Podría agregarse aquí por tanto cómo aspectos tan importantes como el afecto, el respeto, la seguridad afectiva y material son cruciales para un buen desarrollo de niñas y niños.

La participación y perspectiva de los y las jóvenes socialistas.

Los y las jóvenes socialistas del Uruguay ( JSU ) no hemos estado ajenos a los debates anteriormente mencionados. Muy por el contrario, desde hace largos años, y desde los últimos tres años en particular hemos tenido la voluntad de cambiar las relaciones de poder que generan injusticias, discriminación y malestar en nuestra sociedad. De poner en la agenda política los temas comúnmente relegados a la esfera privada.


Hemos tenido como política permanente el monitoreo de las políticas públicas en general y las políticas dirigidas a los y las jóvenes en particular durante la gestión de gobierno. En nuestro último Congreso, realizado en el 2002, definimos la estrategia de trabajar con todas aquellas organizaciones de la sociedad civil con las cuales tengamos metas, objetivos y sueños en común. Por tanto generar alianzas, construir redes, ha sido parte de nuestras tareas centrales, convencidos de que aunando esfuerzos desde la diversidad es que alcanzaremos una sociedad mas justa y equitativa.
Durante el año 2002, cuando la cámara de diputados discutía el Proyecto de Ley de Defensa de la Salud Reproductiva, contribuimos al debate público sobre el tema del Aborto junto con la Comisión Nacional de Seguimiento de los Compromisos de Beijing (CNS), ONG Mujer y Salud en el Uruguay (MYSU), Red de Jóvenes por los DDSSYRR (DESYR ) y la Juventud de la Vertiente Artigüista (Juventud perteneciente, como nosotros, al partido de coalición de izquierda del Uruguay).
El objetivo central fue contribuir al debate público del tema, generando información, educación y debate como tarea central de influencia política.
Realizamos dos Encuentros de jóvenes donde trabajamos las siguientes interrogantes: ¿ por qué las mujeres abortan?, ¿ Qué rol juegan los hombres?, ¿ la maternidad es una opción o un destino?, ¿ quién decide?, ¿ qué son los derechos sexuales?, ¿ qué son los derechos reproductivos?. Y culminamos con un Encuentro Intergeneracional en el Palacio Legislativo con el auspicio de la Presidencia de la Cámara de Representantes, a cargo del legislador Socialista Guillermo Álvarez donde abordamos entre las cuatro organizaciones el ABORTO como problema de Salud Pública, de Justicia Social, como expresión de discriminación, como un problema de respeto de la diversidad y a cargo de una de las compañeras de la juventud socialista (JSU), “El necesario abordaje intergeneracional”. Como parte del panel sumamos en esta instancia al grupo Iniciativas Sanitarias contra el Aborto provocado en condiciones de riesgo, constituido por un grupo de profesionales calificados de la salud que trabajan en el Pereira Rosell, hospital materno infantil de referencia Nacional.
Asimismo estas actividades se fueron complementando con salidas a la prensa y numerosos talleres en los barrios.
Durante el 2003, luego ya de que el proyecto de ley fuera aprobado con media sanción en diputados fuimos parte de la creación de un colectivo más numeroso al cual denominamos Coordinación Nacional de Organizaciones en Defensa de la Salud Reproductiva, en la cual se sumaron otras organizaciones de jóvenes, de mujeres, feministas, religiosas, la Central Única de Trabajadores (PIT – CNT) y grupos de la diversidad sexual.
En dicha coordinación continuamos generando diversas instancias de debate, de formación, de difusión del tema con la siguiente consigna: “En el Parlamento y en el Barrio hablemos del proyecto de ley de defensa de la salud reproductiva”. Incluso como jóvenes socialistas propusimos debatir el tema del Aborto en el Festival de la Unión Internacional de juventudes socialistas (IUSY), que se llevó a cabo en julio de 2003 en Grecia y pudimos exponer la realidad uruguaya e intercambiar experiencias con jóvenes de todo el mundo.
Todo lo anteriormente mencionado, y más allá de los resultados obtenidos en mayo del corriente año, generó fundamentalmente un enriquecimiento mutuo, ya que fue una experiencia que implicó un aprendizaje continuo sobre el tema en general y sobre cómo construir una sociedad desde la diversidad en particular.
Durante este año, tomamos la iniciativa de profundizar a fondo desde nuestra responsabilidad como jóvenes y como socialistas el tema de los Derechos Sexuales. Implicaba todo un desafío ante el resto de la sociedad en general, pero ante nuestro Partido Socialista en particular. La juventud socialista tiene autonomía respecto a objetivos y acciones, pero trabajar sobre una lógica del placer como son los derechos sexuales, no iba a ser tan fácil como trabajar sobre la lógica de la reproducción como implican los derechos reproductivos. Fundamentalmente porque como integrantes de la sociedad uruguaya, occidental, judeo cristiana también hemos incorporado los mitos, prejuicios y mandatos sociales hegemónicos.
Trasmitir la idea de que los DDSSDDRR, no están indisolublemente unidos sino que se puede ejercer los mismos en forma separada era también todo un desafío.
Fue así que elaboramos, en el marco de la campaña electoral y frente la eventualidad de un gobierno progresista, una serie de propuestas concretas en derechos sexuales y reproductivos:
• Incorporar, a todos los niveles del sistema educativo desde primaria, de forma sistemática y con visión científica, la educación integral en sexualidad, poniendo énfasis en los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos.

• Incorporar también a todos los niveles educativos, la educación desde la Equidad de Género y la igualdad de oportunidades.

• Repartir gratuitamente, anticonceptivos de todo tipo en todos los centros de salud, con el correspondiente asesoramiento sobre su uso, riesgos y ventajas. Que esto se establezca como Política de Estado y que no dependa de las creencias religiosas de los ministros u otros funcionarios de turno.

• Habilitar, en todos los centros de salud públicos y privados, espacios especializados en salud sexual y reproductiva, dirigida especialmente a jóvenes y adolescentes.



• Impulsar en la próxima legislatura la aprobación del Proyecto de Ley en Defensa de la Salud Reproductiva.
Realizamos un ciclo de debate y talleres sobre los derechos sexuales que denominamos: “ Los Derechos Sexuales en el Gobierno Progresista” en el cual contamos nuevamente con los aportes de el movimiento feminista, la red de jóvenes DESYR, un grupo de religiosos afro Umbandistas y grupos de la diversidad sexual.
El desafío mayor estaba en introducir en nuestra agenda política el debate acerca de las verdaderas posibilidades que tiene la comunidad gay, lésbica, bisexual, travesti, transexual y transgenérica para ejercer sus derechos sexuales. El objetivo era no solo la visibilización del tema, en el entendido de que de lo que no se habla no existe sino contribuir a introducir el tema en nuestra sociedad en general y en el seno de debate político del partido socialista en particular, ausente hasta entonces.
Para ello indagamos inicialmente qué se había legislado en Uruguay para garantizar el ejercicio pleno de sus derechos y cuál había sido la participación de los y las legisladores socialistas.
Afortunadamente, las pocas iniciativas al respecto (mencionadas anteriormente) habían sido impulsadas en gran parte por las legisladoras mujeres del partido. El hecho de que fueran las legisladoras mujeres las protagonistas no significaba un dato menor.
Mantuvimos además una serie de reuniones con las organizaciones de dicha comunidad . La consigna de la reunión era cuáles eran las demandas que ello tienen en relación a los DDSSDDRR para un gobierno progresista. Asumimos además ante estas organizaciones el compromiso de impulsarlas como jóvenes políticos.
Nuestra actividad central al respecto tuvo lugar en la Casa del Pueblo, sede central del partido; lugar elegido especialmente en la cual invitamos a exponer en una mesa redonda a un representante por la comunidad gay, otra por la comunidad lésbica, a la legisladora socialista Daisy Tourné y a dos compañer@s de la JSU. La Jornada fue realmente exitosa contando con la participación de más de cien personas, y donde la Casa del Pueblo, como en contadas ocasiones significó un lugar de encuentro para la diversidad, para todos y todas sin exclusiones. El deseo de ejercer plenamente los derechos sexuales por parte de las y los jóvenes pudo ser puesto en palabras: “ hace cuatro años que vivo con mi pareja y todavía no podemos salir a la calle tomados de la mano”, “ cuando voy al ginecólogo y le digo que soy lesbiana, ya siento cómo me empieza a tratar de otra manera”, “ hemos percibido cómo en las mujeres lesbianas hay un porcentaje muy alto de cáncer de mama, necesitamos educación e información al respecto”, etc.
Si bien aún nos queda mucho por hacer, y por comprometer a más grupos juveniles, considero que hemos generado importantes instancias de participación e incidencia política para garantizar el ejercicio pleno de Derechos Sexuales y Reproductivos.-
Lara
Bibliografía utilizada:

Briozzo, Leonel y otros: En Iniciativas Sanitarias contra el aborto provocado en condiciones de riesgo. Aspectos clínicos, epidemiológicos, médico –legales, bioéticos y jurídicos. Montevideo Uruguay 2002.

CLADEM URUGUAY – MYSU: Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos. Diagnóstico nacional y Balance Regional. Montevideo Uruguay 2002.

Fernández, Ana María (compiladora): Las mujeres en la imaginación colectiva. Una historia de discriminación y resistencias. Paidos, Bs. As. Barcelona México, 1992

Foucault, Michel: Vigilar y Castigar, nacimiento de la prisión. Editorial siglo veintiuno. México, 1996.

Frontán, Fernando: Una Mirada Alternativa al Paradigma Tradicional. Ponencia presentada para socios de SESEEX, Octubre de 2001.

Familias Alternativas. Paternidad y maternidad LGTTB Sección Científica, SESEES. Setiembre de 2002

Gómez Gómez, Elsa: “Equidad, Género y Salud. Mitos y Realidades, en Revista Mujer Salud, RSMLAC 3/2000.

Mines, Diana: “Que se vayan todas”. Los partidos políticos ante el desafío de la maternidad lesbiana en Revista Cotidiano Mujer, Montevideo, diciembre de 2002.

Mirabet i Mullol, Antoni: Homosexualidad Hoy. Editorial Herder, Barcelona, 1985.

Londoño, M. L: Derechos sexuales y reproductivos, los más humanos de los derechos. Editorial ICEDER, Cali/ Colombia, 1996.

Proyecto de Ley de Defensa de la Salud Reproductiva aprobado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Diciembre de 2002.

Proyecto de Ley de Unión Concubinaria, Montevideo octubre de 2003.

Proyecto de ley sobre Regulación de las técnicas de reproducción asistida. Montevideo, 2003.

Sánchez, Yliana: “ Adolescencia e identidad” en Jornadas: jóvenes y sexualidad: algunas situaciones de exclusión. CJE – UNE – T. Madrid, 2003.

Un Uruguay para l@s jóvenes. Ideas Socialistas para dar vuelta el país. 2004



Fuente: Red Latinoamericana y Caribeña de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos http://www.redlac.net/


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje