Página principal

Las icnitas de grandes mamíferos del mioceno inferior de casa de la tejera en loarre (huesca)


Descargar 16.57 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño16.57 Kb.
LAS ICNITAS DE GRANDES MAMÍFEROS DEL MIOCENO INFERIOR DE CASA DE LA TEJERA EN LOARRE (HUESCA)

INTRODUCCIÓN

En este informe se da a conocer el descubrimiento de un nuevo yacimiento de icnitas de grandes mamíferos en el entorno del Castillo de Loarre (Huesca).
FICHA TÉCNICA

Tipo de yacimiento: Icnitas de grandes mamíferos, posiblemente perisodáctilos

Unidad Geológica: Formación Uncastillo

Litología: Areniscas fluviales

Edad: Mioceno Inferior (Entre 20 y 25 millones de años)

Término municipal: Loarre, en el entorno del Castillo románico de Loarre

Coordenadas en GPS: UTM 30 696850 4687222

Altitud: 832 m

Descubridor: José Antonio Santolaria

Informante: Antonio García Omedes

Información en Internet: http://www.castillodeloarre.org/icnitas/Icnitaso1.htm

Estado del yacimiento: Parcialmente destruido por obras agrícolas

Interés científico: Medio, al ser las únicas icnitas de este tipo documentadas en Aragón

Interés social: Medio, ya que en un futuro podrían ser usadas en muestras al público

HISTORIA DEL YACIMIENTO
Según nos ha contado el presidente de la Asociación de Amigos del Castillo de Loarre Don Antonio García Omedes, los bloques donde se encuentran las icnitas se extrajeron en las labores de ensanche en un campo de almendros cerca de la Casa de la Tejera. Según el dueño del campo esto se debió realizar hace 4 ó 5 años, básicamente su actuación fue: "las losas que salieron las apartamos a un lado".

El 25 de Marzo del 2003 el guarda el castillo de Loarre Don José Antonio Santolaria le mostró un conjunto de grandes bloques de arenisca extraídos al Presidente. En estos bloques había unas depresiones circulares que en un primer momento no supo reconocer que podían ser. Unos meses más tarde, el domingo 20 de Julio del 2003 y tras una visita al yacimiento de icnitas de artiodáctilos de Abiego se dio cuenta que podían ser icnitas de grandes vertebrados. El 21 de Julio se puso en contacto con el firmante de este informe mandándole fotografías lo que permitió corroborar la presencia de icnitas de grandes vertebrados.

Dado el interés científico que podían tener, el jueves 24 de julio del 2003 realizamos una visita al lugar donde se habían localizado dichos restos confirmando nuestra impresión con las fotografías y dando lugar a este informe.

Fotografía 1: Situación de los bloques con las icnitas desde el inicio del camino.

Foto: Antonio García Omedes

COMO LLEGAR

El punto exacto donde se ubican los restos se encuentra en la fotografía 1. Se puede llegar tomando la carretera que sube al Castillo de Loarre. En un tramo recto de la carretera se encuentra un conjunto de esculturas y una catapulta de madera. Precisamente a la altura de la catapulta comienza una pista en dirección al Este. Desde ese punto se puede ver el cerro de la fotografía 1 con la flecha que señala los bloques. Si se dispone de todo terreno se puede llegar hasta el campo de almendros y desplazarse andando unos 20 metros o bien dejar el vehículo al comienzo de la colina y subir andando.
DESCRIPCIÓN E IDENTIFICACIÓN DE LAS ICNITAS

Las icnitas se encuentran bien conservadas como epirrelieves cóncavos sobre una arenisca pardoamarillenta de tamaño medio depositada en un medio fluvial de la Formación Uncastillo. El estrato que las contiene esta en su base distintivamente bioturbado por galerías de relieve completo posiblemente producidas por anélidos.

Las icnitas son depresiones circulares sin aparentes marcas de dedos, pero podrían tener impresiones de almohadillas que habría que confirmar con la luz rasante. El número exacto de icnitas no se puede calcular ya que hay muchos bloques boca abajo, pero al menos visibles hay una veintena, ya sean completas o fragmentarias. Se reconocen dos tamaños (Fotografías 1 y 2) lo que podría indicar que hay impresiones de las manos (más pequeñas) y de los pies (más grandes).

Todas ellas tienen una ancha banda de desplazamiento de sedimento que es la mejor prueba que son icnitas verdaderas y no subhuellas. Dado lo fragmentario del afloramiento no se han podido reconocer rastros, pero si tenemos en cuenta el patrón que se observa en el que se distribuyen a intervalos bastante regulares y cercanos, posiblemente hayan formado parte de uno o varios rastros.


Fotografía 2: Bloque con una icnita completa y 5 fragmentos. Los círculos amarillos se han trazado con el ordenador. Foto: Antonio García Omedes


Un problema más complejo es identificar a los organismos a que pertenecen . Como norma general solo se pueden reconocer grandes grupos como los productores de las icnitas. En este caso, al carecer de impresiones de dedos dificulta aún más la identificación. En primer lugar se puede destacar su gran tamaño, que oscila entre 25 y 50 cm., por tanto hay que atribuirlas a grandes vertebrados. La roca que las contiene es de edad Mioceno Inferior, en este período geológico los únicos vertebrados grandes eran los mamíferos. Por el momento se sabe muy poco de los mamíferos fósiles Terciarios en la provincia de Huesca. Teniendo en cuenta la distribución en otras partes de Europa sabemos que los únicos de ese tamaño eran grandes perisodáctilos parientes de los actuales rinocerontes. Estos organismos son cuadrúpedos, con un pie redondeado y dedos anchos y cortos. Una morfología de las extremidades que serían bien coherentes con las icnitas de la Casa de la Tejera.

Fotografía 3: Bloque invertido con cuatro icnitas completa y un fragmento de otra. Los círculos amarillos se han trazado con el ordenador. Foto: Antonio García Omedes

IMPORTANCIA DE LAS ICNITAS Y ACCIONES A EMPRENDER:

La mayor importancia científica y patrimonial de las icnitas de la Casa de la Tejera es que por primera vez documentan la presencia de icnitas en la Formación Uncastillo en esta parte de la provincia de Huesca. Esto sobre todo puede tener relevancia en las obras públicas que se realicen en el área, así como para la explotación de las canteras de la Formación de Uncastillo.

En la opinión del firmante de este informe no deberían moverse los bloques de su actual posición, ya que se encuentran bastante bien al abrigo del sol y de la lluvia. Si se van a mover es para llevarlos a un lugar que puedan estar bien protegidas como sería en un contexto de un proyecto amplio que incluyera ponerlas en valor.

Esta actuación debería contemplar en primer lugar el traslado de los bloques a lugar donde se pudieran exponer y el movimiento de los otros bloques que se encuentran invertidos o simplemente tapados con ramas para intentar reconstruir el o los rastros originales. Hay que tener en cuenta que las actuales icnitas tienen un valor museístico relativo que podría incrementarse notablemente si se pudiera reconstruir alguno de los rastros.

En nuestra visita estuvimos viendo el posible nivel de areniscas que aflora al nivel del campo de almendros y que posiblemente sea el que se fragmento en las labores agrícolas. En la sección que se observaba no pudimos identificar ninguna icnita y además había una potente serie de arcillas que sería necesario extraer para llegar a este nivel. Por tanto, respecto a la posibilidad de excavar el nivel fosilífero para poder encontrar en posición original las icnitas parece demasiado costoso económicamente abordarlo, sobre todo sin tener la seguridad de la preesencia "in situ" de otras icnitas.

Fotografía 4: Bloque invertido con dos icnitas completas.

Foto: Antonio García Omedes

Dr. José Ignacio CANUDO SANAGUSTÍN

Área y Museo Paleontológico

Facultad de Ciencias



Universidad de Zaragoza

jicanudo@unizar.es


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje