Página principal

La ucr en los Medios 22-12-10 DyN


Descargar 98.94 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño98.94 Kb.
La UCR en los Medios

22-12-10


  • DyN

21/12/2010 - 23:44 ELECCIONES-MENDOZA



MENDOZA: LA UCR DECIDIO ADELANTAR LA FECHA DE INTERNAS. SERA EL 8 DE MAYO, EN LUGAR DEL 15

MENDOZA, dic 21 (DyN) - Las autoridades de la Unión Cívica Radical decidieron, esta noche, cambiar la fecha de las elecciones internas en Mendoza, previstas para el 15 mayo, y adelantarlas para el 8 del mismo mes.


Según indicaron desde la sede partidaria, el día 15 se realizarán los comicios del Partido Demócrata, por lo que tomaron la decisión de cambiar la fecha.
El presidente del partido, César Biffi, indicó que "el adelantamiento se decidió en acuerdo con la mayoría de la dirigencia del radicalismo y ratificada por el Comité".
"Esto obedece a que coincidía la fecha con las elecciones del Partido Demócrata, lo que podía implicar inconvenientes con las escuelas, con el alquiler de la movilidad, entre otras cosas", añadió. Por otra parte, adelantó que el Congreso Partidario se celebrará el 12 de marzo, cuando se decidan las posibles alianzas con otras fuerzas políticas, de cara a las elecciones de 2011.
Biffi reveló que "estamos en conversaciones con Unidad Popular y el Socialismo", pero agregó que "también habrá que definir el modo de selección de los candidatos, y para eso queremos escuchar todas las voces, porque ese es un proceso que enriquece la discusión política", concluyó.

21/12/2010 - 20:44 DESAPARECIDOS-UCR-REPUDIO



RADICALES REPUDIAN AFIRMACIONES DE VIDELA SOBRE RICARDO BALBIN

BUENOS AIRES, dic 21 (DyN) - Dirigentes radicales repudiaron hoy al dictador Jorge Videla, quien en el juicio al que es sometido en Córdoba dijo que el otrora líder de la UCR Ricardo Balbín le pidió que "cuanto antes" los militares dieran el golpe de Estado de 1976.


El presidente de la UCR, Ernesto Sanz, afirmó que "la declaración de Videla, más que grave, es de una perversidad fenomenal".
"Nunca antes Videla había dicho esto y lo manifiesta después de muchos años, en el marco de un juicio en el cual se ha juzgado, precisamente, lo que fue un plan sistemático urdido, no por una coyuntura, sino con la idea deliberada de perpetrar un golpe para acceder al poder y, desde allí, llevar adelante un proyecto sangriento en lo humano y devastador en lo económico", sostuvo el líder radical.
"Pretender hoy, un su último alegato y después de tantos procesos, deslindar responsabilidades manchando la honorabilidad de Balbín y de un partido político, me parece que es de una perversidad que no tiene límites", destacó el senador radical.
Dijo Sanz que "la historia marca que el respaldo de Ricardo Balbín a la entonces Presidente Isabel Perón, fue quizás el único que le quedó después de las peleas que había dentro del peronismo", y agregó que "hasta el último minuto estuvo dispuesto a dar una mano".
"La frase 'hay que llegar a las elecciones aunque sea con muletas' marca lo que fue Balbín y el radicalismo en esas horas de 1976", resaltó el presidente de la UCR. Agregó que "don Ricardo hacía un grito desesperado a todas las fuerzas políticas, pero con especial atención al propio peronismo para que dejaran de lado las peleas internas para sostener un gobierno democrático que estaba a ocho meses de un proceso eleccionario".
En tanto, el bloque de diputados nacionales del radicalismo dijo que "la larga trayectoria del líder radical en defensa de la libertad, la democracia y de las instituciones republicanas lo deja a buen resguardo de las mendacidades proferidas por el ex dictador Videla, autor de crímenes de lesa humanidad".
"Es lamentable que el ex dictador nada haya aprendido en estos años. No hay el menor arrepentimiento, no hay reconocimiento de errores. Se repite el argumento de la guerra como pretendida justificación del horror y el salvajismo, ignorando que aún en la guerra -pese a que no fue tal la lucha contra la subversión- existen reglas", dijeron los diputados.
Añadieron que "la desaparición de personas, muchas de ellas sin ninguna vinculación con las acciones terroristas que se decía combatir, sin someterlas a ninguna clase de proceso, ni siquiera sumario, es un drama que aún enluta a la sociedad argentina". El comité bonaerense de la UCR, mediante su presidente, Miguel Bazze, dijo que las afirmaciones Videla son "un disparate".
"Sólo un genocida, antidemocrático y cobarde puede tener este tipo de declaraciones para ensuciar a hombres de valía, vida y trayectoria política intachable como Balbín. No se pueden tomar en serio palabras de este tipo de personajes, nefasto para la vida de nuestro país y además responsable de miles de asesinatos y torturas", dijo Bazze. Agregó que "el radicalismo es un partido democrático y de respeto a la vida, la libertad y las instituciones".

21/12/2010 - 20:26 RADICALISMO-CZA



ALFONSIN CIERRA EL AÑO CON ACTIVIDAD DE CAMPAÑA EN EL CONURBANO BONAERENSE

(Nota: actualiza información) BUENOS AIRES, dic 21 (DyN) - El precandidato presidencial del radicalismo Ricardo Alfonsín cerrará el año con una actividad proselitista en la localidad de Quilmes del conurbano bonaerense, considerado por el referente como una "región clave" para la disputa electoral del 2011.


Según comentaron sus voceros, Alfonsín solo tomará unos días de descanso entre Navidad y Año Nuevo para retomar sus actividades en los primeros días de enero, probablemente con recorridas por la Costa Atlántica.
Alfonsín tenía previsto mañana realizar una recorrida por General Rodríguez, pero la actividad fue suspendida, se informó.
En tanto, el diputado visitará el jueves la planta de la cervecería Quilmes y a las 20 participará de un acto en El Rodeo de Bernal, ubicado en la calle Liniers 10, que organizará el dirigente local Carlos Pérez Gresia.
Allí compartirá escenario con autoridades del GEN, del Socialismo y del partido Encuentro Popular, que ya consolidan un frente electoral a nivel nacional, se informó en un comunicado.
El titular de la UCR bonaerense, Miguel Bazze, afirmó que "estaremos junto a los más pobres, el radicalismo no se toma vacaciones y trabajaremos muy fuertemente en el Gran Buenos Aires durante todo el verano".
Bazze aclaró que irán a la Costa "para cuestiones puntuales, estaremos trabajando con los que menos tienen, con aquellos que no pueden irse de vacaciones".
Para febrero, Alfonsín tiene la aspiración de formalizar la fórmula presidencial para competir en las primarias abiertas de agosto y también espera confirmar al candidato a la gobernación bonaerense, que podría ser la líder del GEN Margarita Stolbizer.



  • Ambito Web

Recordó consejo golpista de balbín, que enojó a radicales



¿SEGUIRÁ HABLANDO VIDELA?

Por: Ignacio Zuleta



¿Seguirá hablando Jorge Videla? La revelación ayer en el alegato del juicio que le siguen en Córdoba por atrocidades cometidas en la represión clandestina de las guerrillas sobre un pedido de Ricardo Balbín en 1976 de que diera un golpe de Estado es una de las novedades más importantes en este debate abierto desde 1983 sobre las responsabilidades de los militares. No por el contenido del cuento, que algunos dirán no es nuevo, sino porque Videla contó algo de lo tanto que sabe. El silencio de los responsables de estos hechos ha producido un daño altísimo al país; la falta de una narración por parte de quienes actuaron de un lado o del otro le ha quitado al país el beneficio de una historia, de un relato que es la forma más atávica de exorcizar el miedo por lo de ayer y por lo que pueda pasar. Es, además, el relato la forma que reconcilia al hombre con el rasgo esencial, que es la temporalidad.
Efectivamente, el ex general Videla cenó en aquel tiempo con Balbín en la casa de Lomas de Zamora de un amigo común, el dirigente unionista Alberto Garona, y ese diálogo transcurrió, según testigos, de la manera como lo recuerda Videla. Que un convicto por delitos de lesa humanidad revele los dichos de un muerto que no puede responder le pone morbo al cuento y, de alguna manera, descalifica a quien tiene memoria a destiempo y como último recurso justo cuando tiene que defenderse.
Los militares y otros acusados de atrocidades han mantenido un mutismo que los ha hecho víctimas del reproche de que actuaron bajo códigos de silencio mafioso. No han contado mucho más los jefes insurgentes, que cometieron atrocidades que no les han costado enjuiciamiento porque no actuaron desde el Estado. Esa omertá que se quebró con el cuento de ayer de Videla la tienen que continuar otros habitantes del túnel del tiempo.
Aquí lo que dijo Videla, quien hoy escuchará sentencia junto a otros ex militares en Córdoba:
«Unos 45 días antes del 24 de marzo de 1976 cené con Balbín en la casa de un amigo en común y me pidió entonces: Hagan ya un golpe».
Balbín le dijo que «no pretendiera el aplauso», pero le garantizó que el radicalismo «tampoco sembraría piedras en el camino».
El presidente de la UCR, Ernesto Sanz, respondió que «no puede manchar la honorabilidad de Balbín, no tiene límites. Don Ricardo hacía un grito desesperado a todas las fuerzas políticas, pero con especial atención al propio peronismo, para que dejaran de lado las peleas internas para sostener un Gobierno democrático que estaba a ocho meses de un proceso eleccionario. La historia -agregó- marca que el respaldo de Ricardo Balbín a la entonces presidenta Isabel Perón fue quizás el único que le quedó después de las peleas que había dentro del peronismo. Hasta el último minuto estuvo dispuesto a dar una mano».


  • Bs. As. Económico




  • Clarín



EN SU ALEGATO FINAL, VIDELA REIVINDICÓ LA REPRESIÓN Y JUSTIFICÓ SUS MÉTODOS

22/12/10 “Los enemigos de ayer, hoy gobiernan el país”, dijo. Y habló de una “guerra justa”.


Por Marta Platía

Córdoba. Corresponsal


En sus últimas palabras antes de la sentencia de hoy, el represor Jorge Rafael Videla volvió a reivindicar el terrorismo de Estado y justificó los crímenes de lesa humanidad que se le imputan: dijo que libró “no una guerra sucia, sino una guerra justa que aún no ha terminado”. También repitió lo que viene afirmando desde que comenzó el juicio el 2 de julio: que “los enemigos derrotados ayer cumplieron su propósito y hoy gobiernan el país”. Un claro ataque para el Gobierno.
En su discurso de 48 minutos, leído de pie en el marco del juicio que se le sigue por el asesinato de 31 presos políticos en Córdoba durante la dictadura, Videla no se refirió ni a los desaparecidos ni a los bebés robados mencionados en la sala. Y repitió aquello de la “necesaria crueldad” de la dictadura más sangrienta de la historia argentina, que se jacta de haber conducido.
Vestido con un traje azul, camisa blanca y corbata roja, el ex dictador de 85 años exhibió un sorprendente estado físico . Ni bien arrancó con su alegato –con el timbre claro, marcial de otros tiempos– cuestionó el alegato del querellante Hugo Vaca Narvaja, de quien, dijo, “hizo un peligroso revisionismo histórico”.
Es que Vaca Narvaja –quien defiende la causa de su padre torturado y fusilado– le apuntó “al lastimoso papel del Ejército Argentino” desde la Conquista del Desierto, pasando por los fusilamientos de obreros de la Patagonia, el Proceso y la Guerra de Malvinas.
En tren de una defensa que negó como tal , Videla no se privó de hacer su propio repaso de la historia: “El Estado de caos del país desde octubre de 1975”; la firma del decreto de “Aniquilación del terrorismo” suscripto por la ex presidente Estela Martínez de Perón e Italo Lúder –a quien primero le elogió el “coraje cívico” y luego deploró su “posterior interpretación semántica del término aniquilar”–; y no dejó títere con cabeza a la hora de arrojar responsabilidades acerca del accionar del Ejército. Desde Juan Domingo Perón, cuando “echó a los Montoneros de la Plaza diciéndoles imberbes”; su Documento Reservado, luego del asesinato de José Rucci, y las palabras de un diputado de entonces, de apellido Stocco, que “les daba vía libre a las FF.AA. para perseguirlos a guaridas como a ratas porque no merecen vivir en este suelo”.
Una de las grandes sorpresas fue cuando Videla relató una supuesta reunión con el líder radical Ricardo Balbín “en casa de un amigo común” a “exactos 45 días del inicio del Proceso. Me expresó su preocupación por la situación caótica que vivía el país y sin mediar palabra me dijo: ‘Frente a esta situación, van a dar el golpe ¿sí o no?’. Le respondí que si por dar el golpe, sabíamos fecha y hora de su ejecución, no sabía el día y la hora. Me interrumpió y me dijo: ‘Si ésto es así, háganlo cuanto antes, evítenle al país, una larga agonía. No pretendan el aplauso de un viejo dirigente político frente a la interrupción del orden constitucional, pero estén seguros que tampoco sembraré piedras en el camino’”.
Videla aseguró que hubo “dentro de ésa orgía de violencia” unos “seis atentados” contra su vida , y aseguró que “el primero fue en marzo de 1976 comandado por (el periodista Horacio) Verbitsky”. Según la versión del represor, “el Perro”–como lo llamó– luego habría sido “enjuiciado severamente” por los Montoneros “por no haberse quedado a comprobar los resultados de la operación”.
Otro de sus blancos fue el actual Procurador General de la Nación, Esteban Righi, a quien señaló como “inspirador del decreto que dejó libres a mil quinientos terroristas con la amnistía de (Héctor) Cámpora, a su llegada al gobierno, el 25 de mayo de 1973”.
Videla tampoco quiso dejar afuera a la “sociedad argentina”. La calificó de “protagonista de la guerra antisubversiva”, otorgándole calidad de cómplice en lo sucedido durante la dictadura.
Antes de descalificar, una vez más, al Tribunal Oral Federal N 1 que lo juzgó y condenaría hoy, repitió lo que había dicho en otra de sus intervenciones: que “los enemigos derrotados de ayer cumplieron su propósito y hoy gobiernan el país e intentan un régimen marxista a la manera de Gramsci”, el pensador italiano que impulsaba la revolución a través de la cultura.
A punto de recibir su segunda condena (ya fue enjuiciado por el robo de bebés), el jerarca no se arrepiente de nada. Nombró al Papa, a Dios y a la Biblia cuantas veces pudo, y felicitó a todos sus compañeros de juicio. A todos excepto al cabo Miguel Angel Pérez –el hombre que se arrepintió de haber asesinado a Raúl Bauducco y pidió perdón--, a quien con desprecio calificó de “inoperante”.



  • El Argentino

VIDELA ANTES DE LA SENTENCIA



VIDELA, SIN ARREPENTIMIENTOS, REIVINDICA EL GENOCIDIO
El dictador Jorge Rafael Videla repitió un viejo argumento: que "hubo una guerra interna durante los ´70". Además, declaró que “en Argentina hubo un violento enfrentamiento armado" en el que “el terrorismo superó la capacidad de acción de las fuerzas de seguridad”. "La victoria en el campo militar no pudimos lograrla en el campo político", lanzó. Mañana se conocerá el veredicto judicial.
El dictador Jorge Rafael Videla reconoció que “se llegó a situaciones límites con hechos lindantes con el horror, difícil de justificar" en lo que denominó “un violento enfrentamiento armado" en el que “el terrorismo superó la capacidad de acción de las fuerzas de seguridad”.

"¿Cuándo realmente comenzó esta guerra? ¿Y cuándo realmente terminó? Me pregunto si aún hoy esta guerra, usando otros medios, haya terminado. Esta guerra usaba la fuerza contra el enemigo que intentaba modificar la forma de vida de la sociedad argentina. Además, contó con el apoyo mayoritario de la ciudadanía, que se sintió aliviada", declaró el ex presidente de facto.


"La victoria en el campo militar no pudimos lograrla en el campo político. No hay dudas de que los enemigos derrotados ayer gobiernan hoy el país, y no dudan en erigirse como los paladines de los derechos humanos que no supieron hacer honor en su época”, aseguró el dictador. Y agregó: “Desde el poder intentan establecer un régimen marxista, a la manera de Gramsci, que puede estar satisfecho de sus alumnos. La Constitución Nacional guarda luto por la República desaparecida".
Videla también embistió contra Amnesty Internacional, uno de los organismos de Derechos Humanos que denunció las violaciones del régimen: “Cuando publicó su informe sobre lo que pasaba en la Argentina, no publicaron lo que hacía el terrorismo".
“Asumiré, bajo protesta, la injusta condena que se me pueda imponer, para la concordia de nuestro país, como un servicio más", concluyó su exposición el presidente de facto que gobernó el país entre 1976 y 1981.
El dictador hizo uso de la palabra en la última audiencia en el juicio oral que se le sigue en la provincia de Córdoba. Está acusado junto a otros 29 represores por crímenes de lesa humanidad.
Esta mañana, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1, a cargo de los camaristas Jaime Díaz Gavier, Carlos Lazcano y José Pérez Villalobo abrió la penúltima audiencia para escuchar las últimas palabras de los 30 imputados en este proceso. Luego pasará a cuarto intermedio para completar ese trámite en la mañana del miércoles y cerca de las 17, dará a conocer la parte resolutiva de la sentencia.
Tanto las querellas como los fiscales Maximiliano Hairabedián y Carlos Gonella pidieron severas condenas para la mayoría de los imputados por “tormentos agravados, tormentos agravados seguidos de muerte y homicidio calificado” con distintos grados de participación y cantidad de hechos. Ellos son Videla, Menéndez, Vicente Meli, Víctor Pino Cano, Osvaldo Quiroga, Pedro Mones Ruiz, Miguel Ángel Pérez, Mauricio Poncet, Jorge González Navarro, Raúl Fierro, Marcelo Luna, Calixto Flores, Yamil Jabour, Carlos Yanicelli, Luis Lucero, Juan Molina y Miguel Ángel Gómez.
En los restantes casos, se pidió 25 años para Gustavo Alsina; 17 años para Hermes Rodríguez y Juan Húber; 16 años para Fernando Rocha y Carlos Hibar Pérez; 15 años para Gustavo Salgado y Mirta Antón 15 años; 12 años para José San Julián y 9 años para José Paredes.
La fiscalía, en tanto, solicitó la absolución de Luis Merlo, Cayetano Rocha, Luis Alberto Rodríguez y Francisco D`Aloia. Miguel Hugo Vaca Narvaja, querellante e hijo de una de las víctimas desaparecidas, no coincide con el último pedido de los fiscales, porque entiende que D´Aloia tuvo participación en el triple crimen de los presos políticos Higinio Toranzo, Gustavo De Breuil y de su padre Miguel Hugo Vaca Narvaja.
Para este proceso de enjuiciamiento que comenzó el 2 de julio, se acumularon la causa por la muerte de 31 presos políticos alojados en la Unidad Penitenciaria San Martín (UP1) y el expediente por secuestros y torturas en contra de un civil y cinco miembros del entonces Departamento de Informaciones Policiales (D2), sindicados como `infiltrados` en las organizaciones revolucionarias en 1976.



  • Infobae



CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD: HOY DARÁN A CONOCER LA SENTENCIA EN EL JUICIO A VIDELA Y MENÉNDEZ
El proceso oral y público que se sigue en Córdoba por los crímenes cometidos durante la última dictadura llegará a su fin esta tarde, cuando el Tribunal Oral Federal 1 dicte sentencia contra ambos represores
A las 9.30, los camaristas Jaime Díaz Gavier, Carlos Lazcano y José Pérez Villalobo abren la última audiencia con las últimas palabras de los 30 imputados. Por la tarde, a las 17, está previsto que den a conocer la parte resolutiva de la sentencia.
El juicio comenzó el 2 de julio contra Rafaél Videla, Benjamín Menéndez y otros 28 imputados, acusados por la muerte de 31 presos políticos alojados en la Unidad Penitenciaria San Martín (UP1).
Se los acusa de haber aplicado la `Ley de Fugas` además de secuestros y torturas en contra de un civil y cinco miembros del entonces Departamento de Informaciones Policiales (D2), sindicados como infiltrados en las organizaciones revolucionarias en 1976.
Al hacer uso de la última palabra, antes del veredicto, en la audiencia de ayer, el ex dictador Videla reivindicó lo actuado por las Fuerzas Armadas durante el terrorismo de Estado e insistió en que fue "la sociedad argentina la principal protagonista del enfrentamiento bélico y la que ordenó a su brazo armado acudir en su legítima defensa".
Videla dijo además que se consideraba un "preso político" y "un "chivo expiatorio", al tiempo que sostuvo: "No he venido a defenderme, este no es mi tribunal natural, asumiré bajo protesta la injusta condena y la he de ofrecer como un acto de servicio".
"Me niego a aceptar el término de guerra sucia. Las guerras son justas o injustas. Acepto que cada guerra tiene su particularidad y la nuestra las tuvo, porque tuvo irregularidades", señaló y añadió: "yo no me atrevería a afirmar que esta guerra terminó".

También aludió a una supuesta reunión privada que mantuvo un mes y medio antes del golpe de Estado con el fallecido dirigente radical Ricardo Balbín, "en la que me preguntó si frente a esta grave situación que vivía el país en esos momentos, íbamos a dar el golpe o no".


Los camaristas Jaime Díaz Gavier, Carlos Lazcano y José Pérez Villalobo darán a conocer, cerca de las 17, la parte resolutiva de la sentencia.
Las querellas, en sus alegatos, habían solicitado severas condenas para la mayoría de los imputados, al igual que los fiscales Maximiliano Hairabedián y Carlos Gonella, quienes entendieron que corresponde la prisión perpetua para Videla, Menéndez y los otros 14 acusados.



  • La Nación

Derechos humanos / El ex militar reivindicó la represión ilegal

VIDELA VINCULÓ A BALBÍN CON EL GOLPE

El ex dictador dijo que se reunió con el líder radical 45 días antes del derrocamiento de Isabel Perón en 1976


Orlando Andrada

Para LA NACION

CORDOBA.- El ex dictador Jorge Rafael Videla reivindicó el golpe militar de 1976 y afirmó que el ex líder radical Ricardo Balbín le pidió, en un encuentro a solas, que derrocara al gobierno de Isabel Perón.
El ex militar pronunció sus sorpresivas declaraciones en el alegato final del juicio que se le sigue en esta ciudad, junto con Luciano Benjamín Menéndez y otros 29 represores, por el fusilamiento de 31 presos políticos por crímenes de lesa humanidad. Rápidamente, el presidente de la Unión Cívica Radical (UCR), Ernesto Sanz, negó las acusaciones sobre Balbín, que constituyen, dijo, una "perversidad fenomenal".
"No hablo de guerra sucia, prefiero hablar de guerra justa", dijo el ex presidente de facto, al señalar que "los enemigos de ayer cumplieron su propósito y gobiernan el país, y pretenden erigirse en paladines de los derechos humanos", en una clara alusión al kirchnerismo.
También acusó a Horacio Verbitsky de haber comandado un atentado contra su vida el 16 de marzo de 1976. "Fue enjuiciado severamente por la dirigencia de la organización Montoneros, en razón de haber abandonado el lugar de los hechos sin haber comprobado previamente los resultados de la operación y, fundamentalmente, haber cubierto la retirada del personal participante", declaró Videla, en referencia al periodista de Página 12 .
Respecto del presunto encuentro con Balbín, dijo que 45 días antes del golpe del 24 de marzo, Balbín lo invitó "a una reunión privada en la casa de un amigo en común". Agregó que el dirigente le expresó "su preocupación por la situación caótica que vivía el país y el riesgo de que la misma desembocara en la anarquía". Y relató: "Sin mediar otro comentario, me preguntó: «¿Frente a esta situación,van a dar el golpe sí o no?». Temiendo que la respuesta no fuera fácil para el comandante del Ejército, agregó: «Yo sabré comprender su silencio, general»".
Dijo que le respondió a Balbín que compartía su inquietud, pero que no podía asegurarle sobre el golpe, aunque "conscientes de la situación y para no ser sorprendidos por los acontecimientos, habíamos tomado contacto con dirigentes del quehacer nacional buscando sus opiniones. Teníamos comprometida la participación de algunos de ellos y compatibilizado ideas para hacer frente a la coyuntura".
"[Balbín] me interrumpió y me dijo: «Si esto es así, háganlo cuánto antes. Evítenle a la República una larga agonía [...] No sembraré piedras en el camino, porque entiendo que si hacen lo que presumo, estarán actuando conforme a las exigencias que les impone un estado de necesidad». Con eso se dio por terminada la reunión", completó Videla.
El alegato

Al hablar en la audiencia, el ex presidente de facto usó la atribución que le concedió el Tribunal Oral Federal N° 1 para leer, durante 50 minutos, un texto descriptivo sobre la situación del país durante la represión ilegal. Afirmó que la lucha antisubversiva fue anterior al golpe por disposición del gobierno de Isabel Perón y del presidente provisional, Italo Luder, quien ordenó "aniquilar al terrorismo".


Insistió que en el país hubo en los 70 una "guerra interna" iniciada por organizaciones terroristas, a quienes acusó de intentar "la implementación de un régimen marxista, tomando de rehenes a las instituciones". Reconoció: "Hubo situaciones límites con horrores difíciles de ser justificados, pero que merecen ser comprendidos en el marco de la crueldad de un conflicto bélico interno".
Dijo que lamentaba "las secuelas" de esa contienda, y agregó: "Doy valor al sufrimiento de quienes con auténtico dolor lloran a sus seres queridos, mutilados o muertos". Pero deploró que "se especule con el dolor ajeno, transando pingües negocios a la sombra de las banderas de los derechos humanos".
Videla puso en duda que la "guerra interna" haya terminado y aventuró que "más allá de las operaciones militares y usando medios no violentos" aún continúa.
Tras considerarse un "preso político", advirtió a los jueces: "No he venido a defenderme. Este no es mi tribunal natural, asumiré bajo protesta la injusta condena y la he de ofrecer como un acto de servicio".
Dio por seguro que hoy recibirá una sentencia, a la que definió como "una decisión política adoptada con sentido de revancha por quienes, después de ser militarmente derrotados, se encuentran hoy ocupando los más diversos cargos del Estado".
En la sala de audiencia estaba presente Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz en 1980, quien destacó la realización del juicio y afirmó que la Argentina "avanzó más que ningún otro país porque funciona la Justicia a través del Estado de Derecho".

"ES UNA PERVERSIDAD"
Indignación. Ese fue el sentimiento compartido por jóvenes y veteranos dirigentes de la UCR luego de las duras imputaciones que el ex presidente de facto Jorge Videla dirigió contra uno de sus máximos líderes históricos: Ricardo Balbín. "Lo de Videla es más que grave, es de una perversidad fenomenal", afirmó el titular del Comité Nacional partidario, Ernesto Sanz. Para el senador mendocino, Balbín estuvo dispuesto "a dar una mano hasta el último minuto" del gobierno peronista.
"Es una canallada. En lugar de asumir su responsabilidad por el genocidio, Videla pretende golpear uno de los instrumentos de la democracia: los partidos políticos", afirmó a La Nacion Mario Espada, veterano dirigente del balbinismo.
"Lo de Videla es perverso y típico de un asesino, porque sabe que el muerto no puede defenderse", aseguró el jefe de los senadores radicales, el jujeño Gerardo Morales.

CARRIÓ IMPULSÓ A ESTENSSORO PARA LA PELEA PORTEÑA

La candidata se presentó con duras críticas al kirchnerismo y a Macri; se alejan de la UCR


Jaime Rosemberg

LA NACION


"Dame un beso, te quiero mucho", le susurró Elisa Carrió mientras la abrazaba bien fuerte. Un rato antes la había definido como "una extraordinaria candidata, y por supuesto, más moderada que yo".
María Eugenia Estenssoro, de ella se trata, fue ungida ayer por la Coalición Cívica-ARI como precandidata a jefe de gobierno porteño en las próximas elecciones. Carrió, que anunció días atrás su propia y tercera candidatura presidencial, acentúa de este modo su estrategia de ir con candidatos propios en los principales distritos, lejos de sus ex aliados de la UCR y el socialismo.
"Quiero un gobierno basado en la ética del cuidado, del respeto por el otro. Hay un modelo político en nuestro país y en la ciudad que está agotado", aseveró Estenssoro ante la atenta mirada de Carrió y de unos trescientos dirigentes, que a pesar del calor del mediodía se reunieron para su lanzamiento en el moderno teatro El Cubo, del barrio de Abasto.
Con tono tranquilo, Estenssoro abogó por el "trabajo en equipo" de su partido para remontar una cuesta electoral que no le será nada sencilla, frente a eventuales rivales surgidos de Pro, Proyecto Sur y el kirchnerismo porteño. "Hoy el kirchnerismo y el macrismo han decidido descuidar a la ciudadanía. Vamos por el camino de la sensibilidad, de la escucha, de ir cerca de la gente", dijo la candidata.
La ex periodista, luego legisladora porteña y actual senadora nacional será, entonces, la primera candidata de la CC-ARI a ese cargo, ya que en 2003 Carrió apoyó la candidatura de Aníbal Ibarra y en 2007 la de Jorge Telerman, con la inclusión de Enrique Olivera como compañero de fórmula.
"Estamos ofreciendo los mejores candidatos, y María Eugenia es una gran dirigente y una gran amiga. Dios siempre nos poda, pero después nos da frutos", dijo una Carrió metafórica cuando le tocó cerrar el acto, luego de las palabras de la candidata y de Adrián Pérez, postulante a la vicepresidencia.
La diputada apuntó también a Eduardo Duhalde y a sus ex socios radicales. "Somos los únicos que podemos mostrar a nuestros candidatos, y no esconderlos", afirmó Carrió en referencia al ex presidente. "No vamos a ir por alianzas fáciles. El atajo siempre conduce a lo peor del pasado", dijo, como para desmentir cualquier tipo de acercamiento con el radicalismo a nivel nacional.
Y dio un anticipo del discurso anticorrupción que, por lo visto, será uno de sus clásicos caballitos de batalla y que utilizará para sumar voluntades. "A veces termina el invierno y florece todo. Pero hay conductas éticas que no son soportadas por una clase política corrupta", se despachó.
La escuchaban referentes del espacio, como Alfonso Prat-Gay y Patricia Bullrich, a quien Carrió mencionó como miembros de su "futuro gabinete", junto al diputado Héctor "Toti" Flores. Por el lado de Estenssoro estuvieron para dar su apoyo la senadora Norma Morandini, la periodista Silvina Walger y el rabino Sergio Bergman. Hubo aplausos y optimismo, pero también un baño de realismo por parte de la candidata. "Nos dicen ilusos, pero ésa es nuestra fuerza. No nos resignamos", afirmó Estenssoro a modo de puntapié inicial.



  • La Prensa

En el alegato final de su juicio



VIDELA: "ME NIEGO A HABLAR DE GUERRA SUCIA, PREFIERO HABLAR DE GUERRA JUSTA"
Videla insistió en "que se presenta una visión sesgada" de los años 70. Está acusado junto a Luciano Benjamín Menéndez de delitos de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno militar.

El ex militar habla en el proceso oral que se le sigue en su contra en Córdoba, quien está acusado junto a Luciano Benjamín Menéndez de delitos de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno militar.


En el proceso que se le sigue en Córdoba por crímenes de lesa humanidad, el ex dictador justificó el golpe de Estado: "Fue una guerra interna iniciada por organizaciones terroristas contra las instituciones de la República"; contó también un encuentro previo al derrocamiento de Isabel Perón con Balbín
"Mucho se ha dicho sobre lo ocurrido en la década del 70, con una visión sesgada de la realidad, ocultando parte de los años tremendos de esa guerra y tergiversando la parte que se hace pública", así empezó su último alegato el ex dictador Rafael Videla, en el juicio que se le sigue en Córdoba por crímenes de lesa humanidad ocurridos durante la última dictadura.
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de esa provincia habilitó las últimas palabras a los acusados en el juicio oral que se le sigue al ex presidente de facto y al ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército Luciano Benjamín Menéndez, junto a otros 28 imputados.
Los camaristas Jaime Díaz Gavier, Carlos Lazcano y José Pérez Villalobo abrieron la penúltima audiencia con los alegatos finales de los imputados en el proceso, tras lo cual el tribunal pasará a cuarto intermedio hasta mañana, cuando se conocerá la sentencia, cerca de las 17.
Las querellas, en sus alegatos, habían solicitado severas condenas para la mayoría de los imputados, al igual que los fiscales Maximiliano Hairabedián y Carlos Gonella, quienes reclamaron prisión perpetua para Videla, Menéndez y otros 14 acusados. Los abogados defensores pidieron su absolución. A los acusados de los imputa por los delitos de tormentos, homicidio agravado y privación ilegal de la libertad.



  • NCN



TRAS LOS DICHOS DE VIDELA, EL RADICALISMO SALIÓ A DEFENDER A BALBÍN
En el juicio que se lleva adelante en Córdoba, el dictador dijo que Ricardo Balbín le pidió en febrero de 1976 que realizara el golpe “cuanto antes”. Qué le respondieron los senadores radicales Ernesto Sanz, Gerardo Morales y Mario Cimadevilla al ex mandatario de facto.
El dictador Jorge Rafael Videla sostuvo hoy, en el juicio que se le lleva adelante en Córdoba, que el dirigente radical Ricardo Balbín le pidió en febrero de 1976 que realizara el golpe “cuanto antes”. Desde el bloque de senadores de la UCR salieron a responder las declaraciones del ex mandatario de facto, quien mañana podría ser condenado a la pena de prisión perpetua por delitos de lesa humanidad.
El primero en negar la versión de Videla fue el titular del radicalismo, Ernesto Sanz. "Sigue teniendo la perversidad del '76", consideró el mendocino en declaraciones radiales. "No puede manchar la honorabilidad de Balbín, no tiene límites", dijo y añadió que el dictador "nunca antes lo había dicho" y lo hace ahora "en el marco de un juicio". Además, el dirigente sostuvo que durante el gobierno de facto “llevaron adelante un plan sangriento en lo humano y devastador en lo económico".
En tanto, el jefe del bloque de senadores de la UCR, Gerardo Morales, se sumó al repudio por los dichos del ex militar. “Lo de Videla es perverso y típico de un asesino, porque sabe que el muerto no puede defenderse”, manifestó el jujeño en un comunicado de prensa. A su vez, Morales destacó que “la democracia que él detestó y temió le da de defenderse”, en alusión al juicio que está realizando el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Córdoba
Asimismo, Morales reivindicó los juicios a las Juntas Militares llevados a cabo durante el gobierno de Raúl Alfonsín y apuntó que son un “ejemplo para la comunidad internacional”, por tratarse de un “compromiso con la verdad, la justicia y la memoria”.
Sumado a sus compañeros de banca, el senador Mario Cimadevilla salió a defender el rol del radicalismo, al explicar que “la lucha de Balbín por consolidar la democracia, la concreta Alfonsín con el gobierno de 1983”.
“En estas horas, el único partido que se honra de defender las instituciones es la UCR”, se jactó el flamante integrante del Consejo de la Magistratura.
El legislador chubutense aprovechó además para pegarle duro al PJ de aquellos años, al considerar que “la línea histórica del radicalismo sostuvo la democracia y las instituciones de la República, muy a pesar de la violencia y el desprecio que el peronismo manifestaba en esa época”. A estos dichos, Cimadevilla agregó: “la fórmula Perón-Perón fue, incluso, la mayor demostración de ese desprecio si tenemos el cuenta que Juan Domingo Perón estaba en sus últimos días”.
Por último, el chubutense interpretó que “Balbín y Perón fueron los únicos líderes que entendieron la necesidad de juntos salvar la institucionalidad del país, ante la incomprensión del peronismo.”



  • Página 12



REACCIÓN RADICAL
El radicalismo salió en pleno a replicar los dichos del dictador Jorge Rafael Videla, quien durante su alegato en el juicio que se le sigue en Córdoba relató un encuentro con Ricardo Balbín, en el que –afirmó– el líder radical le habría dicho que no iba a “poner piedras en el camino” para la concreción del golpe militar. “La declaración de Videla contra Balbín, más que grave, es de una perversidad fenomenal”, sostuvo el titular de la UCR, Ernesto Sanz, para quien la actitud del dictador de “deslindar responsabilidades manchando la honorabilidad de Balbín y de un partido político es de una perversidad que no tiene límites”. “Si los radicales y los peronistas discuten por los dichos de Videla le hacen el juego porque dividen y terminan ganando los represores”, agregó vía Twitter el bonaerense Leopoldo Moreau. El titular de la bancada del Senado, Gerardo Morales, consideró que los dichos del represor son “típicos de un asesino, porque sabe que el muerto no puede defenderse”. Al mismo tiempo, los radicales resaltaron la actitud del ex presidente Raúl Alfonsín al juzgar a las Juntas Militares.



  • Parlamentario

LA DECLARACIÓN DE VIDELA CONTRA RICARDO BALBÍN ES DE UNA PERVERSIDAD FENOMENAL”

El senador y titular del radicalismo, Ernesto Sanz, rechazó las declaraciones del ex dictador, que señaló durante un juicio en Córdoba por crímenes de lesa humanidad que el ex mandatario radical le habría sugerido que apuraran el golpe de Estado para evitar así una larga agonía al país.

“La declaración de Jorge Rafael Videla contra Ricardo Balbín, más que grave, es de una perversidad fenomenal”, aseguró el senador y titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Ernesto Sanz, en relación con las declaraciones del ex dictador durante un juicio en Córdoba por crímenes de lesa humanidad.


Sanz manifestó mediante un comunicado al que tuvo acceso Parlamentario.com que “nunca antes Videla había dicho esto y lo manifiesta después de muchos años, en el marco de un juicio en el cual se ha juzgado, precisamente, la idea deliberada de perpetrar un golpe para acceder al poder y, desde allí, llevar adelante un proyecto sangriento en lo humano y devastador en lo económico”.
El legislador mendocino detalló: “Pretender hoy, un su último alegato y después de tantos procesos, deslindar responsabilidades manchando la honorabilidad de Balbín y de un partido político, me parece que es de una perversidad que no tiene límites”, y agregó que “la historia marca que el respaldo de Balbín a la entonces Presidente Isabel Perón fue quizás el único que le quedó después de las peleas que había dentro del peronismo, hasta el último minuto estuvo dispuesto a dar una mano”.
Sanz sostuvo que “la frase ‘hay que llegar a las elecciones, aunque sea con muletas’ marca lo que fue Balbín y el radicalismo en esas horas de 1976”, y concluyó: “Ricardo hacía un grito desesperado a todas las fuerzas políticas, pero con especial atención al propio peronismo para que dejaran de lado las peleas internas, para sostener un gobierno democrático que estaba a ocho meses de un proceso eleccionario”.
LO DE VIDELA ES PERVERSO Y TÍPICO DE UN ASESINO”

El jefe de la bancada radical en la Cámara alta también opinó sobre los dichos del ex dictador y destacó que “la democracia que él detestó y temió le da de defenderse”.

“Lo de Videla es perverso y típico de un asesino, porque sabe que el muerto no puede defenderse”, manifestó el jefe del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR) en el Senado, Gerardo Morales, en relación con los dichos del ex dictador durante un juicio en Córdoba por delitos de lesa humanidad.
El legislador jujeño destacó en un comunicado al que tuvo acceso Parlamentario.com que “la democracia que él detestó y temió le da de defenderse”.
Por último, Morales reivindicó los juicios a las Juntas Militares llevados a cabo durante el gobierno de Raúl Alfonsín y dijo que son un “ejemplo para la comunidad internacional” y que muestran un “compromiso con la verdad, la justicia y la memoria”.
LA LUCHA DE BALBÍN POR LA DEMOCRACIA LA CONCRETA ALFONSÍN CON EL GOBIERNO DE 1983”

El senador radical Mario Cimadevilla rechazó las declaraciones del ex dictador Jorge Rafael Videla y señaló que “el único partido que se honra de defender las instituciones es la UCR”.

“La lucha de Balbín por consolidar la democracia, la concreta Alfonsín con el gobierno de 1983”, aseguró el senador y flamante integrante del Consejo de la Magistratura, Mario Cimadevilla, que sostuvo que “en estas horas, el único partido que se honra de defender las instituciones es la UCR”.
El legislador chubutense resaltó en un comunicado al que tuvo acceso Parlamentario.com “la línea histórica del radicalismo que sostuvo la democracia y las instituciones de la República, muy a pesar de la violencia y el desprecio que el peronismo manifestaba en esa época”, y agregó: “La fórmula Perón-Perón fue, incluso, la mayor demostración de ese desprecio si tenemos el cuenta que Juan Domingo Perón estaba en sus últimos días”.
Cimadevilla aseveró: “Curiosamente, Balbín y Perón fueron los únicos líderes que entendieron la necesidad de juntos salvar la institucionalidad del país, ante la incomprensión del peronismo.”


  • Telam


POLITICA
Videla, antes del veredicto: "Asumiré bajo protesta la injusta condena que se me pretende imponer"


El represor Jorge Rafael Videla reivindicó nuevamente ayer el terrorismo de Estado y se consideró un "preso político", al hacer uso del derecho de la última palabra en el juicio que lo tiene, junto a Luciano Benjamín Menéndez, como principal acusado de cometer crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar que comandó.

Vinculadas



 El titular de la UCR calificó como “de una perversidad fenomenal” los dichos de Videla sobre Balbín


  • Tiempo Argentino

Declaró ante el tribunal que hoy lo sentenciará por el asesinato de 31 presos políticos de córdoba



VIDELA ADMITIÓ QUE HUBO ACTOS DE HORROR, PERO JUSTIFICÓ EL GENOCIDIO
Por G.A.
Con el mismo tono marcial que usaba cuando ejercía el terrorismo de Estado, el represor definió a la dictadura como “la última guerra interna”. Dijo que los Kirchner quieren instaurar el marxismo y reveló una charla con Balbín.

Con voz firme y marcial, parado en el estrado ubicado frente al Tribunal Oral Federal 1 de Córdoba, el ex dictador Jorge Rafael Videla leyó durante 45 minutos su visión personal y política de la historia reciente del país y del terrorismo de Estado que él comandó durante la última dictadura cívico-militar, la que definió como la “última guerra interna”.


Al hablar un día antes de la sentencia en el juicio oral por el fusilamiento de 31 presos políticos, Videla cargó contra “los enemigos de ayer que hoy gobiernan el país y pretenden erigirse en paladines de los Derechos Humanos”, en clara alusión a Néstor Kirchner y la presidenta Cristina Fernández, a quienes acusó de “intentar la instauración de un régimen marxista”. “No he venido a defenderme ni a alegar en mi defensa, asumiré bajo protesta la injusta condena que se me pueda poner, como contribución a la concordia nacional que ofrezco como un servicio más”, dijo el ex integrante de la Junta Militar al finalizar su lectura.
Videla dijo ser un “preso político” y un “chivo expiatorio” que es víctima del “terrorismo judicial”. Y hasta admitió que durante la dictadura “se llegó a situaciones límites con actos que rayan en el horror, pero deben ser comprendidos en el marco de un conflicto bélico interno”.
Al comenzar su discurso, Videla agradeció a sus “camaradas” imputados por delitos de lesa humanidad, entre ellos el ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, por haberle cedido parte de sus minutos para completar su alocución. “Más que como imputado, vengo a hablar como testigo y partícipe y siento el deber de hacer llegar a la sociedad y en especial a la juventud, manipulada por la propaganda artera, mi visión sobre aquellos hechos que constituyen el marco de este juicio y otros donde estoy imputado”, comenzó.
Con términos como “guerra revolucionaria”, “conflicto interno” y “guerra justa”, Videla señaló las particularidades del terrorismo de Estado que terminó con 30 mil personas desaparecidas: “Fue una guerra sucia y fue imprecisa desde su comienzo. ¿Cuándo realmente terminó esta guerra? Más allá de las operaciones, no puedo asegurar que esta guerra haya terminado, ahora continúa pero utilizando medios no violentos”, opinó, y agregó que esta “guerra” contó con la adhesión de la ciudadanía, “por lo que resulta falso decir que fue un resultado del enfrentamiento armado entre grupos antagónicos: Fue la sociedad argentina la principal protagonista de la guerra.”
Se referió al golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y opinó que “no agregó nada a la guerra que ya se desarrollaba desde octubre de 1975” (con el decreto de María Estela Martínez de Perón para “aniquilar la subversión” que dio inicio al Operativo Independencia en Tucumán).
Videla, por primera vez en el banquillo de los acusados desde el Juicio a las Juntas, hizo un freno en su relato e introdujo una anécdota sobre un encuentro con el dirigente radical fallecido Ricardo Balbín. “Un mes y medio antes de iniciado el Proceso de Reorganización Nacional, el doctor Balbín me invitó a una reunión privada. Me expresó el riesgo de la situación caótica que vivía el país y me preguntó: ‘Frente a esta situación, ¿van a dar el golpe o no?’. Le respondí que si por dar el golpe entendíamos fecha y hora de su ejecución, no había golpe pero, para evitar ser sorprendidos por los acontecimientos, habíamos tomado contacto con dirigentes y habíamos logrado esbozar algunas ideas básicas para hacer frente a la coyuntura. Me interrumpió y me dijo: ‘Si esto es así, háganlo cuanto antes, evítenle a la República una larga agonía. No pretendan el aplauso de un viejo dirigente político frente a la interrupción del orden constitucional, pero estén seguros que tampoco sembraré piedras en el camino”, recordó.
Al ex dictador lo siguió en el estrado Vicente Meli, ex jefe del Estado Mayor de la IV Brigada de Infantería Aerotransportada, quien celebró las palabras de Videla, a quien continúa nombrando como su “comandante en jefe”, y Carlos “Tucán” Yanicelli, quien dijo ser inocente y víctima de una persecución de los organismos de Derechos Humanos de Córdoba.
ES UNA PERVERSIDAD”
“La declaración de Jorge Rafael Videla contra Ricardo Balbín, más que grave, es de una perversidad fenomenal”, enfatizó el titular de la UCR, Ernesto Sanz, sobre los dichos del dictador durante su exposición durante el juicio que se le sigue en Córdoba por crímenes de lesa humanidad.
El ex dictador sostuvo que Balbín le habría sugerido que apuraran el golpe de Estado para evitar así una larga agonía a la República. “Nunca antes Videla había dicho esto y lo manifiesta después de muchos años, en el marco de un juicio en el cual se ha juzgado, precisamente, lo que fue un plan sistemático urdido, no por una coyuntura, sino con la idea deliberada de perpetrar un golpe para acceder al poder”, sostuvo el líder radical.
Area Comunicaciones – Bloque UCR – Senado de la Nación

www.senadoucr.gov.ar

ucrbloque6020@gmail.com


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje