Página principal

La riqueza de las naciones Adam Smith Prólogo de Alberto Martén


Descargar 18.76 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.76 Kb.
TEXTO PARA ANÁLISIS Y DEBATE
(USE DICCIONARIO SI LO CREE NECESARIO Y LEA POR PRIMERA VEZ CON CARPETA ABIERTA Y APUNTES DADOS EN CLASE)

La riqueza de las naciones Adam Smith*

Prólogo de Alberto Martén

Si el apotegma de Ortega y Gasset "Yo soy; yo y mi circunstancia" es valedero, entonces con Adam Smith se da la paradoja de un yo más que modesto y una más que grandiosa circunstancia. Así se explica lo que se ha calificado de "evidente desproporción entre la vida y actividades de un hombre y la influencia y trascendencia de sus doctrinas".


La Riqueza de las Naciones no es una obra original ni profunda, y sin embargo su influencia en el pensamiento y la acción tanto de la generación contemporánea de su autor como de las que le sucedieron se ha comparado a la de El Príncipe de Maquiavelo y El Capital de Marx.
En cuanto a la persona de Adam Smith, lo único fuera de lo corriente que ocurrió en su vida, fue el haber sido raptado, a los tres años, por una banda de gitanos. De no haber sido rescatado, comenta su principal biógrafo, "me temo que habría sido un muy pobre gitano". Tampoco le dio ocasión su rapto de volver, como César, a colgar a sus secuestradores. Su vida fue plácida, sencilla, descansada como la de los pocos sabios que en el mundo han sido. Ni un apellido ilustre, ni hazañas guerreras, ni triunfos po­líticos, ni cuantiosa fortuna ni angustiosas privaciones. Y, sin embargo, este modesto y suave profesor de filosofía moral transformó la economía de todo Occidente, con su pensamiento, en forma más completa y decisiva que cualquier revolucionario, estadista o conquistador de su época.
Tratemos de entender. Analicemos, siguiendo la máxima de Ortega, la interacción morfológica de ese yo reducido y su ilimitada circunstancia que se llamó Adam Smith. Nació nuestro personaje en 1723 en Escocia, en el pequeño puerto y centro industrial de Kirkaldy, muy activo en el comercio de la sal, de la que evidentemente nunca faltó buena dosis al ingenio de su hijo más preclaro. Hijo póstumo de un empleado de aduanas de Edimburgo, qui­so el destino que él también terminara sus días siendo empleado de aduanas.
Los méritos escolares del joven Smith en su pueblo natal lo llevaron a la temprana edad de 14 años a la Universidad de Glasgow, famosa como centro de la naciente Ilustración Escocesa, y mucho más abierta que las universidades inglesas a las co­rrientes filosóficas innovadoras que sacudían Europa y habían cristalizado ya en Francia en la monumental Enciclopedia de D'Alembert y Diderot.

En Glasgow fue Adam Smith discípulo del re­nombrado profesor de filosofía moral, Francis Hutcheson, quien ejerció sobre él una profunda influencia comparable, lo dijo un prologuista, a la que ejerció Hegel sobre Marx, aunque posteriormente habría de disentir de sus puntos de vista filosóficos y económicos. Graduado a los 17 años, y en disfrute de una beca, cabalgó, sí cabalgó-¡oh felices tiempos libres del humo y del peligro de los autobuses!-hacia Oxford, en cuyo Balliol College se instaló.

Ahí, por considerarlo un poco herético y ateo, le confiscaron su ejemplar del Tratado de la Naturaleza Humana de David Hume. Sin desanimarse por acto tan inquisitorial, siguió cultivando y ampliando su espíritu durante seis años. De regreso a su pueblo, con ayuda familiar y el patrocinio del jurista, filósofo y esteta Lord Kames, logró abrirse campo hacia Edimburgo. En esa capital empezó a labrar su fama con una serie de conferencias sobre temas literarios, históricos y económicos que causaron buena impresión sóbre grandes intelectuales de la época y le valie­ron, a la edad de 27 años, su nombramiento para la vacante cátedra de filosofía moral de su maestro Francis Hutcheson en la Universidad de Glasgow.
Ya vamos vislumbrando algunas facetas y aris­tas de la "circunstancia" que enmarcó el "yo" de Adam Smith: Epoca histórica prerrevolucionaria en lo filosófico, lo político y lo tecnológico. Ni tan medieval que aún se disertara en latín en las universidades, práctica que ya Hutcheson había abandonado, ni tan moderna que no llevara la Inquisición todavía al cadalso o al salvaje suplicio de la rueda a criminales o inocentes, como lo denunció más de una vez el inflamado verbo de Voltaire.
Por esos años empezó para Smith el período más activo, social e intelectualmente, de su carrera, temporada que recordará después, acaso nostálgicamente, como "por mucho el período más feliz y más honorable de mi vida". El círculo de sus amigos y relacionados abarcaba a influyentes aristócratas y políticos del reino y a escritores y científicos de considerable fama, tales como James Watt y David Hume. También se extendía a los príncipes-mercaderes del tráfico colonial en que participaba activamente Escocia desde su unión política con Inglaterra en 1707, y a los socios del famoso Club de Economía Política de Glasgow. De ellos obtuvo Adam Smith información fidedigna y de primera mano para documentar con toques de realismo la celebérrima obra que apenas se incuba en su cerebro.
No fue con todo, nuestro autor un economista en el sentido moderno del vocablo. Profesionalmen­te era profesor de filosofía moral, disciplina que al­gunos podrían imaginar ser el polo opuesto de la economía. Su primer libro, la Teoría de los Senti­mientos Morales, vio la luz en 1759. Muy anterior a La Riqueza de las Naciones, contiene sin embargo los cimientos sicológicos de ese libro inmortal, pues en él Smith describe los principios de la naturaleza humana y menciona ya "la mano invisible", alegoría que tan famosa habría de hacerse a través de su obra posterior. ¿No confirma todo esto el juicio de Othmar Spann de que "la economía no es una ciencia de los negocios, sino una ciencia de la vida"?.
*lnvestigación de la naturaleza y causa de las riquezas de las naciones, Colección Clásicos de la Democracia de le Universidad Autónoma de Centro América. 1986.

La Teoría de los Sentimientos Morales causó impacto y le mereció el nombramiento de tutor del joven duque de Buccleugh, hijastro del Ministro de Hacienda Charles Townshend, el mismo que con su nefasta política tributaria colonial, desató a corto plazo la Revolución Americana. Para aceptar tan lucrativa posición, renunció Smith a su cátedra y en 1763 salió con su pupilo para Francia, radicándose en Tolosa.


Si en el Sur había de ser ¿por qué Tolosa y no Burdeos o Montpellier? Quizá por ser Tolosa el centro cultural que desde siglos mantenía la Academia de los Juegos Florales, la más antigua sociedad literaria de Europa, donde habría de laurearse entre otras celebridades Voltaire, Chateubriand y Víctor Hugo. Allí también, a orillas del Garona, podían encontrar inspiración los espíritus devotos, contemplando en una magnífica basílica románica la tumba del doctor angélico Santo Tomás de Aquino. Hoy para los alegres fanáticos del tango, Tolosa puede añadir a sus laureles haber sido la cuna de Carlos Gardel.
En esta vieja ciudad del Sur de Francia, donde sólo permaneció 18 meses, empezó Adam Smith a escribir la futura Riqueza de las Naciones. Siguieron 2 meses en Ginebra con Voltaire, a quien Smith había leído extensamente y por quien sentía hondo respeto. Finalmente París, la ciudad-luz; los grandes salones de la Ilustración Francesa, D'Alembert, Helvetius, La Rochefoucauld, y sobre todo, el Dr. Quesnay y su círculo de Economistas-Fisiócratas, Turgot, Dupont de Nemours. Mirabeau padre. De regreso a Londres y a su pueblo natal, terminó y publicó en 1776 Adam Smith la moderna Biblia de economistas y hombres de negocios.
1776, año de felices coincidencias en un siglo lleno de extraordinarios y germinales acontecimien­tos. La publicación de La Riqueza de las Naciones no fue un hecho aislado sino una manifestación del vigor revolucionario de la época que se proyectaba en múltiples campos y en las más diversas latitudes. En 1776 redactó Jefferson la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América. En 1776 James Watt ponía a funcionar comercialmente las dos primeras máquinas de vapor en Inglaterra.
¿De qué incalculables consecuencias no fueron causa, de qué insondables corrientes históricas no fueron resultado, esos tres sucesos tan disímiles acontecidos el mismo año? Políticos, científicos y hombres de negocios -estos últimos al grito de guerra de Iaissez faire-Iaissez passer- luchaban en el siglo por derribar, junto con las monarquías opresoras, las barreras al pensamiento y a la actividad económica que esos regímenes durante muchas décadas de un mal concebido Mercantilismo, habían erigido en política oficial, cerrando caminos, encareciendo granos, matando aspiraciones y colmando presidios.
Adam Smith se convirtió en el vocero y campeón de dichas reivindicaciones. Sobre esa ola oceánica de fondo, incontenible y preñada de revoluciones, izó sus velas literarias, y en su libro encontraron los capitanes industriales un evangelio económico. Sus vituperados afanes de lucro se justificaban y ennoblecían, ascendiendo a la categoría de inmutables y providenciales leyes naturales.
Y acaso lo que más autoridad concedía al mensaje de Adam Smith era el hecho de no ser él un apologista servil de los hombres de negocios, pues por lo contrario, en sus publicaciones hallamos expresiones de tan intensa crítica al "establecimiento" británico y europeo como "mezquina rapacidad, espíritu monopolizador de mercaderes y manufactureros", "gobierno civil... instituido para la defensa del rico contra el pobre", degradación del obrero especializado que comparado con el agricultor "generalmente se vuelve tan estúpido e ignorante cuanto es posible para un ser humano de llegar a serlo".
De lo que se ve que si Adam Smith era universalmente querido y respetado, no lo fue por sus reticencias con los vicios y los abusos del mundo capitalista. Tampoco es justo considerarlo el profeta del liberalismo en su forma más extrema, la misma que fustigó Carlyle apodándola "anarquía más un alguacil".
A pesar de tan severos juicios contra los intereses creados, su biógrafo John Rae refiere que "sus opiniones devinieron temas de discusión general, las ramas sobre que disertaba se pusieron de moda en la ciudad... bustos de yeso suyos aparecieron en las ventanas de las librerías, y las meras peculiaridades de su voz y pronunciación recibieron el homenaje de la imitación".
Rehusó en su vejez la pensión que su pupilo el duque de Buccleugh le había asignado como parte de su contrato de tutela, alegando que con su sueldo de Comisario de Aduanas le alcanzaba. No menos pundonoroso que su maestro, el duque insistió en pagarla, replicando que su sentido del honor nunca le permitiría dejar de hacerlo. Montesquieu, que tenía ocho años de muerto cuando se firmó el contrato, debe haber aplaudido en su sepulcro, pues fue él quien escribió que así como el principio de gobierno en la república es la virtud, y el temor en el despotismo, así en la monarquía lo es el honor.
Murió Adam Smith a los 67 años, lleno de honores y reconocimiento.
Un buen retrato moral de su persona podemos encontrarlo en el acta de aceptación de su renuncia de la Universidad de Glasgow:
"La Universidad no puede dejar de expresar su sincero sentimiento por verse privada del Dr. Smith, cuyas distinguidas y amables cualidades le habían atraído la estima y afección de sus colegas, y que honraba esta Sociedad por su genio y la extensión de sus luces".
San José, octubre de 1986.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje