Página principal

La muerte no es el final


Descargar 13.46 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño13.46 Kb.
LA MUERTE NO ES EL FINAL...
Cuando la pena nos alcanza, del compañero perdido. Cuando el adiós dolorido, busca en la fe su esperanza. En tu palabra confiamos con la certeza que Tú: ya le has devuelto a la vida, ya le has llevado a la luz.

Tenían apenas treinta años y los han matado, asesinado, segado la vida. A mí, a nivel particular, me da igual que sea un terrorista que una banda de forajidos de Europa Central. Se que a nivel político no es lo mismo, pero humanamente igual da. José Antonio Vidal era asturiano; doy por sentado que vigor, firmeza y constancia, valor en pos de la Gloria. Amor, lealtad y arrogancia, eran sus ideales. Lo de morir por la patria no está de moda, o al menos se considera poco. Es pecado decir la palabra Patria. Hay esos prejuicios lamentables. A estos dos jóvenes Guardias Civiles les impondrán medallas, les rendirán honores militares y civiles durante unos días y después posiblemente la nada. Cuando alguien defiende con su vida los intereses de una sociedad, merece tener buenas pensiones, buenas casas-cuartel, buena calidad de vida. Y me temo, por lo que veo y se, que la Guardia Civil no es precisamente un cuerpo privilegiado. Quien muere por defendernos a todos merece algo más que una medalla a la hora de su muerte. Por cierto ¿había en los funerales de Navarra algún representante del gobierno del Principado de Asturias? ¿Algún representante del Parlamento regional? Por coches seguros no dejarían de ir, supongo.

Desde este periódico quiero enviar mi más sentido y cordial sentimiento de pesar a sus padres y familia. La muerte no es el final. Es el único consuelo que nos queda, pensar eso.

LOS COCHES (una vez mas...)

Los Consejeros del gobierno de este Principado han comprado coche nuevo. Por seguridad. Menos mal que no nos dicen que por moralidad... Al parecer, la oposición no dice nada. Y quien nada dice, acepta. Lo cual demuestra la teoría -últimamente muy extendida- de que todos son iguales... A la política se ha de llegar comido, jarto, y sin necesidades materiales ni de lujos frívolos. De no ser así pasa lo que pasa: los coches que nunca han tenido deslumbran demasiado, pisar alfombras de nudo crea hábito; se llega a pensar que tienen derecho a todo... Yo he leído alguna vez que las fuerzas de seguridad del estado tienen necesidades materiales, de gasolina incluso, llegaron a decir. Que no hay medios suficientes para la seguridad ciudadana, pero a los consejeros de una provincia en estado de descomposición no les falta de nada. Ni a la oposición, incluida la comunista y la derecha. Si no ponen el grito en el cielo dan su conformidad. Pues nada, que por seguridad tendrán unos coches imponentes, unas pensiones imponentes y ¿quienes somos los plumillas para decir nada?, para criticar. Que idiotez es que en esta tierra de revolución protestemos por unos millones de más o de menos. Manías que nos dan a cuatro renegados, admiradores de rebeliones injustificadas. Espartacos, esclavos envidiosos, eso somos. ¡Cuidadin que escucho lo que estas pensando! Si, tú, sentado en el bar del Parlamento Regional, cuidadin que te escucho o me lo cuentan, no hables de lo mío: no he cobrado sueldo oficial en la vida. Así que tengo los coches que quiero a fuerza de trabajar desde muy joven. ¿Te ha quedado claro? Pues eso, chaval, a callar... Y otra cosa, esa diputada que te hace tanto la pelota es la que mas larga después, así que prudencia... La envidia es cosa mala...



DOVELAS, GABELAS Y OTROS PESARES...

Con ella llego el escándalo... ¡MAGDALENA! Los huracanes tienen nombre de mujer, ya saben ustedes el motivo, y el huracán que nos sacude no es sobre Monterrey, magnifica novela de Mallorquí, genial episodio del Coyote. El huracán es sobre Asturias -una vez más- y tiene nombre de mujer andaluza. Nos dejan sin nada, al tiempo. Ya lo verán. Andan a bofetada limpia la derecha y la izquierda por el tema de las carreteras, los túneles del puerto Pajares. Que si se licitó mal, que no era así, que no hay dinero... A los tres días resulta que nos enteramos que las obras del Principado se licitan como lo hacia el anterior Ministro de Fomento. Total que un lío. Total que la gabela, la qabala, el parne que pagamos los asturianos se irá a no se sabe donde. El diccionario da para mucho, no me dirán que no. Resulta que gabela tiene una acepción preciosa que define esto de forma precisa y exacta: espacio a donde se acudía a ver los espectáculos públicos. ¡Y esto es un circo! Ni pintada la palabra. Mejor que el circo Price de no ser tan triste. Magdalena se ha puesto rebelde y como en Asturias no existe un PARTIDO SOCIALISTA ASTURIANO, Magdalena nos desprecia. Si fuésemos catalanes, Magdalena no se pondría tan chulita. Pero aquí estamos al servicio de Madrid para lo que usted guste mandar. Hace años paseaba con un diputado, yo le decía: esto de las autonomías es una locura, vamos derechos a la desigualdad, abriremos una espita difícil de cerrar. Y si continua esta dinámica, la única solución que le queda a nuestra Asturias es refundar el partido, que cambiemos, que nos llamemos PSA. El diputado me llamo demente -mas o menos- y vocifero que de ninguna manera, que Cataluña jamás tendría mas beneficios que Asturias, que lo de las autonomías a lo bestia no tenía futuro, etc. Cambiamos de tema y le comenté que iba a publicar un libro. Dijo el diputado que como escritora no tenia ningún futuro, ninguno. Sin comentarios. Ni era vidente ni tenía idea de política nacional, eso lo tengo claro. De los libros -de los míos- no voy a comentar nada ahora. Cuento la historia para ilustrar al lector de la visión de futuro que tienen los políticos de esta tierra: ninguna. La única fuerza que teníamos, la minería, la está matando su propia gente. Me refiero por supuesto al poco aprecio que se tiene a los sindicatos mineros -los únicos que merecen llamarse sindicatos- en sus propios partidos naturales. Si yo fuese el Presidente de esta región tendría claro a quien debo enviar como fuerza de choque. Pero para que. Igual se enfadan en Madrid. Los sindicatos protestan contra la idea de ligar productividad con sueldos. Y con razón. La productividad y el pecunio han de ir unidos, pero de tal modo y manera que no exista trampa ni cartón, no es justo que gane igual quien trabaja menos y pasando de todo, pero difícil control tiene cuestión semejante. Los sindicatos han caído en la trampa del capital, se han paseado haciendo turismo en los viajes presidenciales de cualquier signo político, se han pavoneado durante años de un poder que no tenían, les dejaban tener el justo, el necesario; poco a poco el capital convirtió a los sindicatos en sus siervos; los alimentaron con los fondos de formación, con caudales públicos, hasta que sin ese capital, sin el gobierno de turno no pueden vivir. Así que siervos son y nada o poco pueden defender a los trabajadores. Aquellos horarios, aquellas jornadas laborales, aquello de que todo fuesen derechos y pocos deberes, aquellas píldoras de la felicidad que prometieron a los trabajadores eran veneno, veneno destilado por el gran capital, por la derecha económica que sonreía al ver el espectáculo. Ahora los tienen arrodillados, a sus pies, y los sindicatos tradicionales tan solo pueden hacer el papelón de protestar: si se pasan en las peticiones, las empresas se van fuera. Los ciudadanos aplauden que se privatice la empresa pública, ¿motivo?: están cansados de ver como hacían el ganso los que pensaban que un puesto de trabajo era un derecho, pero que trabajar no era un deber. Y así llegamos a donde estamos, llegamos a ver como en pocos años los sindicatos de clase tradicionales se irán a donde nunca debieron de estar: el olvido. En Francia ya hay manifestaciones de trabajadores contra las centrales sindicales, los propios trabajadores se manifiestan en contra de quienes dicen representarlos, aquí no tardaremos en verlo. Un sindicato de clase existe para defender a una clase, no para querer medrar y saltar a una escala social superior. Y eso, aquí, lo hemos visto tantas veces... Ahora los sindicalistas se lanzan a la conquista de una parcela que puede serles beneficiosa: los partidos políticos. En el próximo Congreso del PSOE en Asturias lo veremos, nuevos integrantes de la politocracia, que saltan de un barco que se hunde -el sindical- y dejan a los trabajadores tirados. ¿Será cierto que la UGT se ha lanzado a la búsqueda de votos en todas las agrupaciones? Veremos...

Cuando un país se rompe, cuando se rompen las ideologías, cuando se rompe lo tradicional en el sentido mas amplio del término, a nadie le importa la idea de una Europa unida y bien lo han demostrado los ciudadanos. Lo que las guerras, las fronteras y los hombres destruyeron durante siglos, no se une a golpe de eurodiputados. Las ideas, si no se transforman en algo mas que ideas, no sirven para comer. Claro lo han dejado los ciudadanos con su abstención.



Los Premios Príncipe de Asturias, una vez mas han votado la aldeanada, han votado lo foráneo; al parecer lo autóctono vende menos, no sale en tantas televisiones -cinco segundos-. Claro lo han dejado Sánchez Drago y otros miembros del jurado. Quiero felicitar al Doctor López Otin por su premio Jaime I, a él al doctor López Otin no le darían jamás un Príncipe de Asturias ni aun inventando una vacuna para el cáncer. No se puede vivir en Asturias. Otra felicitación es para Regina Buitrago y para Jaime Herrero. A Regina por la entrevista que le hizo a Leticia Ortiz y la repercusión que tuvo en los medios de comunicación de toda España -menos en Asturias, faltaría más-. Estabas muy guapa en Telecinco, Regina, y si no te lo dicen es por purita envidia, que de eso si que hay en esta tierra negra. A Jaime Herrero por publicar un nuevo libro de poesía, yo envidio a los poetas, jamás fui capaz de hacer un verso decente.

Alegrarse del bien del prójimo no duele, les aseguro que es bueno.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje