Página principal

La masacre de los independientes de color


Descargar 250.99 Kb.
Página6/6
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño250.99 Kb.
1   2   3   4   5   6
PARTE DEL GENERAL MONTEAGUDO

El 11 DE JUNIO, EL general Monteagudo firmaba un parte extendiendo el plazo a los alzados para que se entregaran hasta las doce meridiano del 22 de junio. : ” los alzados quedarán exentos de pena, poniéndoseles inmediatamente en libertad, excepto los jefes o autores de la rebelión y los reincidentes en este delito. Los autores y jefes detenidos serán indultados de la pena que le corresponde en caso de rendirse en el plazo precedente.”

El 12 de junio, por una confidencia de un vecino de Río Frío se conoció que una partida de alzados capitaneada por Felipe Vera se hallaba en el lugar. Hacia allí fueron tropas del escuadrón C, de la guardia rural. Al día siguiente la rural topó con las avanzadas de los Independientes y se produjo el combate, los alzados se apoderaron de una altura y a los rurales les fue imposible avanzar. “Al parecer estaban dirigidos por antiguos mambises muy prácticos y conocedores de aquellos lugares”, según declaración del jefe de la tropa a un periodista.

El 15 de junio, en un encuentro cerca de Cacocum, la guardia rural dio muerte a Abdón Escalona, presidente del Partido Independiente de Color en la zona, también resultaron muertos Eulalio Verdecia y Fructuoso Quesada, el resto de la partida se disperso. Al día siguiente un corresponsal enviado a la zona de operaciones informaba desde Santiago de Cuba que: Ivonet y Estenoz iban camino de Sagua de Tánamo y que la guerrilla de Ramón Garriga había entrado a la ciudad con más de 30 prisioneros.

En ese momento por la zona de Songo operaban los dirigentes del partido Independiente de Color, Tito Fernández y el conocido por Baracoa. En la loma de La Caridad, en las cercanías de Santiago de Cuba, el coronel Valiente sorprendió a una partida de alzados ocupándole después del combate gran cantidad de efectos procedente de las tiendas de loma del Escandell. En ese combate resultó muerto el brigadier del Ejército Libertador, Domingo Romero, considerado el brazo derecho de Ivonet.. Otro encuentro se producía en la loma del Mamón donde se daba muerte a dos alzados, se detenían cuatro y se ocupaban dos tercerolas y un revólver. El 17 era batida una partida en Santa Rosa y ocupado el campamento rebelde, la rural ocupó 11 caballos, 7 monturas, víveres, hamacas, capas de agua, botas y documentos y detuvo a Brígido Beltran y a Alberto Vaillant. Ese mismo día en una emboscada en el lugar conocido como Aceite, los rurales dieron muerte a dos alzados, dispersando a la partida, ocupando un Remington y una escopeta.

Lo que resalta en los combates relatados y otros que no narramos para no hacer más extenso el relato es la ausencia de bajas gubernamentales, el pobre y escaso armamento de los Independientes de Color y la cantidad de muertos de estos, que siempre se atribuyen a combates, lo cual necesariamente no es verdadero.
CAPTURA DE GREGORIO SURIN PIER

Detenido en el combate de Kentucky por el escuadrón M, del Tercer regimiento, fue uno de los pocos dirigentes que escapó con vida. Surín marchaba en la tropa de Heredia que resultó muerto en combate junto con 35 de sus hombres. Esta partida estaba compuesta por 200 hombres mal armados y con poco parque.

Surín era periodista, al momento del alzamiento frisaba los 50 años. El teniente Arsenio Ortiz operando con una fuerza mixta de la guardia rural y guerrillas fue quien efectuó la captura. Teniendo noticias por un alzado que se había presentado, que Heredia se hallaba por los alrededores de Fitches, emprendió marcha hacia el lugar. Al llegar a Fitches se dio cuenta que las partidas se habían retirado del lugar y siguió sus huellas hasta la hacienda Kentucky, que se encontraba a gran altura, cerca del batey de la misma tropezaron con una avanzada la cual evadieron y sorprendieron por la retaguardia. En la escaramuza perecieron 20 Independientes entre ellos Heredia y su ayudante Despaigne, el resto logró replegarse debido a la persistente niebla del lugar.

Arsenio Ortiz y un grupo de sus hombres se dedicaron a perseguir a los fugitivos y cuando volvieron nuevamente a la hacienda Kentucky hallaron a Surín que había sido capturado junto a otros 6 Independientes, que se habían rendido a un individuo apodado Pancho Jaba, que había servido de práctico a los Independientes; posteriormente Pancho Jaba fue asesinado por Arsenio Ortiz en una disputa por apropiarse del dinero ocupado a Surín.. En un reconocimiento por los alrededores, Ortiz informó a sus superiores que habían hallado 21 cadáveres pero, dada las características de Ortiz es posible que hallan sido prisioneros asesinados.

Surín y los otros detenidos fueron conducidos a la Sigua, pequeña ensenada situada a unas 30 millas náuticas de Santiago de Cuba, donde estaba el cañonero Baire, que los condujo a esta ciudad. Allí el general Monteagudo conversó durante 15 minutos con él y después fue enviado al cuartel Moncada. Según la prensa de la época, Surín declaró que la revuelta había fracasado por la falta de armas, parque y dinero.
PARTE DEL GENERAL MONTEAGUDO

Junio 17. Mi querido presidente, en vista de los últimos acontecimientos estimo que la situación está perfectamente dominada, sin que vea posibilidad de que el enemigo pueda renacer, pues cada día que pasa se le restan al movimiento los mejores elementos; no solo en armas y caballos de los que le quedaban pocas e inútiles las primeras, sino en hombres que como usted sabe afluyen a centenares para presentarse… Además la presentación de Lacoste que era tenido por todos como el jefe y alma del movimiento en Oriente… Puede decirse que la revolución quedo acéfala, pues Estenoz e Ivonet, a estas horas buscan más su salvación que cualquier otra cosa… Ahora bien, para que renazca la tranquilidad en los campos, se hace necesario sostener la mayor parte del ejército en esta provincia por algún tiempo.
PRESENTACIONES DE ALZADOS Y CONTINUACION DE LAS OPERACIONES
A pesar del optimismo de Monteagudo las operaciones debieron continuar, varias veces se informó la captura o muerte de Ivonet o Estenoz con el objetivo de desanimar a sus partidarios; si bien es cierto que el movimiento languidecía. El 15 de junio acogiéndose al bando de indulto se presentaron 5 alzados en Holguin y 5 en El Cobre. Días más tarde con la presentación de Zenón y Planas, después de la captura de Lacoste, el movimiento estaba prácticamente liquidado en la zona de Guantánamo. El 17 la prensa se hacía eco de la gran cantidad de alzados presentados, en los diferentes diarios se leían titulares como los que siguen: “Continúan las presentaciones en gran número… Se ha ordenado la detención del alcalde del barrio Socorro, por estar complicado como confidente cuando el asalto e incendio del poblado de La Maya. Dicho alcalde es de raza blanca, pero figuraba en el comité municipal de los Independientes de Color.”

El 18 de junio el Diario de La Marina informaba de 93 nuevas presentaciones en distintos puntos de la geografía oriental, continuaba el diario del apostadero informando que: “ El comandante Martí, desde Palanquita, con fecha 13, decía haber emprendido la marcha hacia el barrio de San Andrés de Bayaderas y atravesando la loma del Cañon y Monteverde, procedió en San Andrés a organizar la guerrilla de los indios de Yateras. Posteriormente desde monte Líbano avanzó hacia San Fernando, donde su vanguardia rompió fuego contra dos grupos de alzados compuestos por alrededor de 150 hombres, que eran mandados por el coronel del Ejército Libertador Chano Martínez y Agapito Savón respectivamente….. A los alzados se le hicieron 3 muertos y se ocuparon 21 revólveres y 3 escopetas, además 18 caballos equipados, gran cantidad de cartuchos, ropa y comida cocinada.” Continuaba la información narrando otros hechos de armas, escaramuzas y tiroteos de menor envergadura.1

El 23 de junio, el mismo día que el coronel Juan Bell al frente de sus hombres sostenía una escaramuza con tropa al mando del sargento Urdaneta, en los montes de Casa de Tábala; la prensa informaba falsamente que este se había presentado a las autoridades en día anterior en el poblado de Cuatro Caminos, situado en las cercanías de Santiago de Cuba.

Juan Bell era considerado uno de los jefes del levantamiento en la zona de Santiago de Cuba y se había destacado anteriormente en la recolección de fondos para el Partido Independiente de Color, dado su ascendiente y prestigio en la zona.

Por gestiones de Teodoro Brooks, se presentaba Chano Martínez que fue trasladado a Guantánamo. A esa ciudad era enviado detenido el ciudadano español, Enrique Marín Guerrero capitán ayudante de Ivonet, que según la guardia rural se había distinguido como orador entre los alzados en armas; posteriormente sería expulsado del país en calidad de extranjero pernicioso.
PERSECUSION FINAL Y MUERTE DE EVARISTO ESTENOZ, EN MICARA.

Regresando unas semanas atrás tenemos que el 5 de junio, en un recorrido efectuado por zonas montañosas de Guantánamo, el capitán Negrete chocó en varias ocasiones con partidas al mando de Estenoz e Ivonet. El general Monteagudo decidió entonces que el teniente Sariol se le uniera pero, tomando en cuenta el conocimiento de Sariol de la zona y sus éxitos anteriores le dejó que operara en forma independiente

El 20, el comandante Figueroa con 30 hombres batió y disperso a los Independientes capitaneados por Chano Martínez, en el lugar conocido por Valparaíso. Después de varios días de marchas y contramarchas alcanzó a Estenoz e Ivonet en los montes de La Matilda y Santa Ana. Mientras tanto el teniente Sariol, presionaba a las fuerzas de Estenoz e Ivonet desde el Este, empujándolos hacia los montes Monitongos de Micará; a este empuje habían contribuido también las fuerzas del capitán Iglesias, pues en parte emitido por Monteagudo el 24 de junio a las nueve de la noche desde el cuartel Moncada se lee:

“ Capitán Iglesias, me informa lo siguiente: Fueron vistos Estenoz e Ivonet en Achotal con unos 300 hombres, entre montados y desmontados; después de haber concentrado todos sus adeptos en monte Ruz. El 21 se dirigieron hacia Calabaza para desde allí seguir a Mayarí… Su vanguardia quedó por los Quemados de Mayarí… una emboscada con 5 hombres los tiroteó y los obligo a replegarse sobre La Calabaza, rehaciendo su núcleo y acampando en los Quemados de Mayarí, a la izquierda de la Calabaza, pernoctando en este lugar la noche del 21. A eso de las doce del día siguiente, el pelotón del teniente Pineda cogió el rastro del enemigo y lo sigue desmontado, sorprendiéndolos en el momento que abandonaban el campamento; rompiendo fuego desde el monte y el enemigo huye a la desbandada, dejando caballos equipados, armamento, parque de distinto calibre, una acémila y otros elementos. El enemigo dejó sobre el campo diez muertos y numerosos heridos que por falta de asistencia murieron más tarde1 un prisionero que quedó herido y que con mucho trabajo hemos traído hasta aquí dijo que Estenoz con cerca de 50 hombres siguieron rumbo a Pinar de Mícara.”


VERSIONES SOBRE LA MUERTE DE ESTENOZ
El 26 de junio, el general Mendieta informaba que se encontraba en Bellaca con su columna y que se había unido a las fuerzas del teniente Sariol y de Machado, agregando que los hombres e Ivonet se hallaban dispersos por los montes de Mícara y Monitongos; después de haber sido batidos dos días antes por Sariol y Machado. Uno de los capturados en esta escaramuza declaró que Estenoz había quedado disperso y que Ivonet con un grupo continuaba su avance cayendo en otra emboscada dispersándose en grupos e individualmente, añadia Mendieta que los alzados huían hacia Jotural y la zona intrincada de los Monitongos.

Al día siguiente los gubernamentales invadieron el monte divididos en 15 grupos guiados por prácticos de la zona y cubriendo todos los caminos de salida con emboscadas. El 27 comenzó la carnicería, se calcula que alrededor de 300 hombres, la mayoría desarmados y el resto pobremente armados, en su mayoría con machetes, se enfrentaron a la soldadesca de Monteagudo. El propio general Monteagudo reconoció la carnicería en un parte al presidente José Miguel Gómez: “ Es imposible precisar el número de muertos, porque los combates han degenerado en una carnicería dentro el monte.”

Por su parte Sariol informaba que había muchos muertos y prisioneros, que las partidas habían sido disueltas totalmente y que se había ocupado el caballo de Ivonet con su capa y varias piezas de vestir con sus iniciales, dos escopetas, un Winchester, una tercerola Rémington, un saco de dinamita y un maletín con documentación.

El teniente Sariol fue felicitado personalmente por el general Monteagudo y la prensa dedicó homenajes a este oficial negro que había pertenecido al Ejército Libertador.

Existen varias versiones sobre la muerte de Estenoz. Una de ellas plantea que abandonado por sus hombres fue capturado por el teniente de la guardia rural Lutgardo de la Torre y que después de intimarlo a la rendición y dar respuesta negativa, optó por dispararle con su revólver de reglamento contra su cabeza, matándolo. Sus partidarios plantearon que se suicido, pues Estenoz había manifestado en varias ocasiones que haría esto antes de caer prisionero.

Los médicos que practicaron la autopsia al cadáver fueron los doctores Paredes y Montes. En el informe médico se dice que le habían apreciado una herida en la cabeza con fractura completa del occipital, indicando además la vacuidad completa del tubo digestivo; lo cual es indicativo de que hacía días que no ingería alimentos. Estenoz murió el 27 de junio de 1912; el 28 se informaba al Secretario de Gobernación que el cadáver se descomponía y que le sería inyectado alcanfor para conservarlo. Ese mismo día su cadáver fue trasladado desde Mícara a Santiago de Cuba y exhibido en el cuartel Moncada.

Muchas personas expresaron su desacuerdo con lo anterior, pues era lo que regularmente se hacía con los bandidos célebres capturados. El periódico santiaguero “El tiempo,” comentó en ese entonces, la negativa de la población de Santiago de Cuba - en especial la negra- a festejar el crimen de Mícara y acotaba. “ Se nota gran frialdad y poco aprecio e interés entre el elemento de color, en los actos que se han efectuado desde que en esta, está el cadáver del líder de los Independientes de Color. En cambio el Diario de la Marina en su edición del 29 de junio decía en su página 9 “ Se le ha enterrado y han acudido miles de personas al cementerio. “

PARTE DEL GENERAL MONTEAGUDO

JUNIO 27. - CUARTEL Moncada 11: 30 p.m.

Presidente de la República

Ampliando mi telegrama anterior le trasmito lo siguiente. Teniente Torriente, Songo informa general Mendieta dice que mañana llega cadáver Evaristo Estenoz. Mandé maquina y carro para conducir cadáver a Santiago. Pareja que trae cadáver confirma que teniente Lutgardo de la Torre le dio muerte. Se cree que Ivonet corra igual suerte, Consuegra, teniente coronel

Monteagudo, mayor general
Es de notar como Consuegra- que a veces es mencionado como teniente y otra como teniente coronel, anticipaba en su telegrama la muerte, o más bien, el asesinato del general Pedro Ivonet para cuando fuera capturado.

Con respecto a la muerte de Estenoz y bajo el título “Hubo champagne “, el Diario de la Marina escribía: “ Tan pronto se supo la noticia de la muerte de Estenoz, el general Gómez la celebró tomando champagne con los secretarios de justicia y la presidencia así como con el representante de la Asociates Press; únicas personas que se hallaban presentes en el momento.” Entre las felicitaciones recibidas por el gobierno se encontraban las de: Marcelino Díaz de Villegas, los generales Gerardo Machado y Pedro Díaz, el senador Nodarse, Carlos Marquez Sterling.

La masacre continuó en la provincia de Oriente, adquiriendo triste celebridad el puente de Platanito, entre Songo y El Cristo, donde fueron asesinados centenares de hombres desarmados. En la zona de Mícara, el ejército seguía rastros de hombres que huían en pequeños grupos y cada día aparecían decenas de cadáveres, muchos de ellos con las piernas partidas al descender por los farallones; entre los que se encontraba el de Ramón Miranda, que fue uno de los pocos enviados a Santiago para verificar su identidad.
RAMON MIRANDA

Este Había capitaneado en 1905, el asalto al cuartel de la guardia rural de Guanabacoa, en La Habana; donde resultaron muertos un cabo y un guardia del puesto. El asesino de Ramón Miranda fue el sargento Carlos Milera, que fue glorificado como un héroe por la prensa. El periódico “El Mundo” señalaba “El sargento Carlos Milera fue el matador del célebre Ramón Miranda. Este Milera es el cabo contra el cual disparara Miranda hace siete años, en el asalto al cuartel de Guanabacoa.” Es evidente que Milera aprovecho la ocasión para el ajuste de una vieja cuenta pendiente desde el asalto al cuartel de Guanabacoa.


A partir de la muerte de Estenoz, la persecución contra Ivonet se redobló; fuerzas del ejército tendieron cercos reforzados pues conocían que junto a Ivonet marchaban entre otros el coronel Luis Betancourt Cortina, el comandante Germán Lima y Justo Masó.

Mendieta suponía que se hallaban refugiados en los farallones o cavernas de las numerosas que existían en Mícara. En esa zona, según el propio Mendieta, los cientos de cadáveres en descomposición entre Vega Bellaca y Mícara, despedían un hedor terrible.

El 25 de junio, se presentaba en Jamaica el coronel Selleux; este era el jefe de la escolta de Lacoste y declaró que se presentaba a instancias de una carta enviada por Lacoste desde la prisión. También se acogía al bando de entrega, en Guantánamo, Antonio Zuñiga, ayudante de Chano Martínez y destacado propagandista de los Independientes en la zona. Hasta esa fecha se habían presentado casi 600 alzados
El 27 de junio se decía que Ivonet avanzaba por la zona de Songo rumbo a Majaguabo y se reportaba un encuentro en Hongolosongo. Ese día se iniciaban en el cuartel Moncada los consejos de guerra por rebelión y llegaban a Santiago de Cuba conducidos por la guardia rural los alzados que se habían presentado en los días anteriores. En la zona de Mayala, Palencia y Cuatro Caminos se producían escaramuzas con fuerzas de la rural; Independientes al mando del Brujito, tenían 3 bajas en las cercanías de Palma Soriano. En Cuevitas, al otro día, se producía un choque con resto de una partida dispersa ocasionándosele 6 bajas. La táctica de las columnas móviles del ejército y la rural era empujar a los alzados hacia las emboscadas; donde estos con tercerolas y machetes apenas podían enfrentar el potente barrage de fuego de las tropas gubernamentales, que no daban cuartel a pesar de la casi total indefensión de sus víctimas.

El periódico “ La Trocha,” de Ciego de Ávila, reproducía los comentarios de Orestes Ferrara; “La inmigración blanca en Cuba con familia y con la protección eficaz del gobierno; con el refuerzo que ello significa para la raza blanca, siempre, a más de servir de freno a los impulsos convulsivos y a los obsesionados negros…Es el único medio para que se salve la república en un futuro. Atraer un inmigrante de raza blanca europea y especialmente española, para que vaya la población blanca aumentando en factores dedicados más al trabajo que a la política. “

El 2 de julio, desde el cuartel Moncada, Monteagudo emitía un parte donde informaba que, en el lugar conocido por el Chivo, cerca de Songo, una patrulla de la rural daba muerte a tres alzados que se defendieron con sus machetes y que se había dispersado un grupo de alzados en boca de San Juan a los que se le hicieron 14 bajas, identificándose a uno de ellos como Catalino Tellería, secretario del titulado coronel Juan Catalayud; ocupándosele un revólver 45, una hamaca, una tercerola y objetos personales, así como cuatro latas de manteca.
ASESINATO DEL GENERAL PEDRO IVONET

Existen diferentes versiones sobre su muerte pero, de lo que no cabe duda es de que fue asesinado. Veamos primeramente la versión de la prensa de la época.


“El Mundo”, 22 de julio

A dos columnas en su primera página publicaba la foto el cadáver de Ivonet e informaba que había sido capturado por la guerrilla del capitán Amiels, cuando intentaba fugarse al ser conducido a Santiago de Cuba. En el parte oficial del capitán Emiliano Amiels, jefe del escuadrón D, de la guardia rural, dado por el teniente Consuegra a la prensa se dice: “… cuando los detenidos eran conducidos, en las cercanías del cafetal Simpatía, entre Río Negro y Baconao; ambos detenidos intentaron la huida. Eran como las siete de la noche y había obscurecido estando el tiempo lluvioso y teniendo en cuenta que pasaban por un camino pegado al monte y de densa vegetación, como medida de elemental precaución se ordenó el alto y se le dijo a la fuerza que los detenidos fueran amarrados con el ronzal de uno de los caballos. Al oír esto Ivonet y Céspedes con gran celeridad se separaron del camino, entrando a toda carrera al monte. Igual hicieron muchos de los soldados que estaban cerca de los detenidos; se le dio orden de intimarlos y de disparar sobre ellos si insistían en la huida. No obedeciendo los detenidos las repetidas voces, se ordenó que se hiciera fuego, resultando poco después ambos muertos.”

El teniente Arsenio Ortiz, en su declaración a la prensa manifestó que el día de los hechos había dividido a la fuerza para cercar a los alzados logrando escapar 17 de ellos pero, con tan mala suerte que cayeron en un flanco donde fueron tiroteados, Céspedes e Ivonet fueron muertos al intentar romper el cerco por donde se hallaba el teniente Francisco Aranda. El lugar se nombra Nueva Escocia.”

Sin embargo, el periódico “El Liberal” de Santiago de Cuba publicaba una entrevista con el teniente Francisco Aranda en que este narra lo siguiente, que está en evidente contradicción con las otras versiones

“ El día 13, me encontraba en Sofía, haciendo marcha y contramarcha para llegar a Guantánamo con dirección a cuatro caminos, pasando por La Galleta y llegando hasta las proximidades de El Cristo, acampando en Guayabal. Posteriormente tuve una confidencia de que Ivonet había cruzado por ese lugar con rumbo a Visitación y Sofía, ordené la distribución de los hombres, ocupando los altos de Siliche, Villanueva, Visitación, Sofía y Simpatía; situando en este último lugar tres emboscadas; que recorría personalmente. El día 17 salí a inspeccionar las referidas emboscadas y antes de llegar a Río Negro, la pareja que iba a la vanguardia de la caballería, se encontró dos individuos que iban a caballo, los cuales al dársele el alto, uno de ellos respondió; paisanos, trabajadores de Simpatía. Cuando la mencionada pareja los iba a dejar pasar, les di el alto nuevamente y mandé hacer luz para reconocer a los paisanos, pues era de noche; me acerqué a ellos rastrillando el arma, por lo que los paisanos creyeron que iba a hacer fuego y uno de ellos se adelantó diciendo “No hagan fuego, pues soy Pedro Ivonet. El se entregó y me felicito por tener tan buenas precauciones y me suplicó que lo llevara para la finca de sus suegros para curarse y que le avisara al capitán Aranda, para que lo impusieran con él. En ese mismo lugar pasamos la noche… por la mañana llegó el capitán Aranda, que se encontró dormido a Ivonet, quien al despertar lo abrazó y le dijo; me felicito por caer en manos de un antiguo amigo y compañero. “
De lo anterior se desprende que Ivonet creía, confiado en su jerarquía de general del Ejército Libertador y de su amistad con el capitán Aranda, uno de los jefes de operaciones; que esto sería suficiente para preservarle la vida. Evidentemente el asesinato del general Quintín Banderas, apenas seis años atrás, no le había servido de experiencia.

Portuondo Linares en su obra plantea que “ El general Ivonet y su ayudante Céspedes, fueron asesinados el 16 de julio de 1912, por Arsenio Ortiz. Existe una versión que gestionó su presentación con Aranda y otra que fue capturado en el cafetal Nueva Escocia. Aranda se lo entregó a Amiels y cuando este se dirigía al Caney, fue interceptado por Arsenio Ortiz; quien alegando órdenes superiores le ordenó que le entregara los prisioneros, a los que asesinó posteriormente. Presumiblemente la orden la dio el general Monteagudo, pues envió un telegrama a Amiels ordenándole exhibir los cadáveres de los prisioneros y al no cumplir este la orden se envío a Arsenio Ortiz.

El júbilo de las clases dominantes y de la prensa burguesa fue general, baste ver la prensa de esos días. Se eliminaba finalmente el factor disruptivo, el Partido Independiente de Color y se sumía a las masas negras en el terror, terror a reclamar sus derechos que subsistiría décadas y que solo se eliminaría con el triunfo de enero de 1959.
A principios de agosto el gobernador de Oriente informaba que el ingenio Unión, Hatillo y algunos otros de Guantánamo habían iniciado las labores de zafra y que aún se mantenían activas las partidas capitaneadas por El Brujito, Domingo León y Luis Hechevarría, a los cuales el gobernador los calificaba de ” negros criminales.”.
DERROTA DE LA PROTESTA ARMADA

Muertos los principales dirigentes, faltos de armas, parque y abastecimientos; las presentaciones se multiplicaron. El terror masivo se implantó en las áreas rurales debido a los múltiples asesinatos perpetrados por las hordas de Monteagudo.

La protesta armada, que había sido un gesto intimatorio para que el gobierno derogara la enmienda Morúa, fue la tumba del Partido Independiente de Color. Con la presentación de José Luis Echevarría, en Mayarí, uno de los pocos jefes de importancia que quedaba alzado se sabía que el movimiento estaba liquidado; el mismo declaró “Con la muerte de Ivonet se ha dado al traste con la rebeldía, era el último de los jefes de nombre que quedaba en el campo insurrecto.

Ya el 21 de julio el periódico “El Mundo” exhortaba a la población habanera “Las fuerzas armadas de la república regresan de la campaña. El pueblo debe recibir con júbilo a los soldados. Las fuerzas desembarcarán por el muelle de luz. “

En esa fecha los acusados a los que seguía causa por rebelión, sumaban 2 180 y en el vivac de Santiago de Cuba, 180 más esperaban su traslado para la cárcel, En La Habana había más de un centenar y varias decenas en Las Villas y Pinar del Río.

. A Guantánamo arribaban en esos días 105 detenidos procedentes de los pueblos cercanos que en su mayoría eran campesinos negros pero, entre ellos había dos españoles.

La causa por la rebelión en Oriente consta de 64 piezas de 200 folios cada una.
La masacre y el Partido Independiente de Color, fueron cubiertos por un manto de silencio, para borrar el hecho de la memoria colectiva1 y casi lo lograron.

Durante la república neocolonial el racismo se mantuvo vigente e institucionalizado y este tema era casi tabú. Sergio Aguirre en su artículo :2 “El cincuentenario de un gran crimen” escribe:

Es útil volverse, volverse cincuenta años después del gran crimen colectivo...Asesinar tres mil hombres de color resulto suficiente para reforzar por casi medio siglo más, la inferioridad que siempre había tocado en esta Isla a los hombres de piel obscura.


* Este trabajo es un extracto del libro La masacre de los Independientes deColor (la guerra de 1912 en Cuba), de Silvio Castro Fernández , inédito.


1 Periódico La Lucha,3 de enero de 1900

2 Los primeros partidos políticos.-Mario Averhoff

1 LLegó a Cuba en julio de 1895, desembarcando por Tayabacoa. Desde su llegada prestó servicios en el gobierno hasta el fin de la guerra, nunca tuvo mando de tropas. Según Previsión en Pine Cay, Estados Unidos “nunca formó para recibir instrucción militar como hacían los otros expedicionarios.

1 1. En 1911 había 163 extranjeros por cada 1000 habitantes

1 Sobre la propuesta de Lino D' Ou, que fuera ayudante del mayor general José Maceo y en la república defensor de los intereses de las masas negras dijo Nicolás Guillen en acto de recordación a su memoria el 20 de enero de 1944, en el club Atenas: “Su gran tema el negro cubano, eje de un drama sin término en el conflicto económico y social de nuestra isla. Cuando cerró los ojos ya los había abierto al maravilloso espectáculo de la realidad soviética, fue un criollo universal; ñañigo, masón, popular y culto.

2 Nació en Santa Clara el 28 de septiembre de 1871.En su juventud se dedicó a trabajos agrícolas. Se levantó en armas en junio de 1895,uniéndose a las fuerzas de Juan Bruno Zayas, terminó la guerra con el grado de coronel y se dedicó a organizar la guardia rural durante la primera intervención. Fue electo alcalde de Santa Clara y participo en la guerrita de agosto y en la de la Chambelona. Gobernó dictatorialmente el país de 1927 a1933

1 Las letras en negrita son nuestras

1) Mayor general, Agustín Cebreco Sánchez, al terminar la guerra se decidió a fomentar las tierras de sus padres. Electo representante a la cámara por Oriente, en la boleta del Partido Nacional Cubano; militó después en el partido Conservador. Murió, a los 69 años, el 19 de diciembre de 1924, en La Habana.

2) Mayor general, Jesús Rabí Sablón; nombrado inspector de montes al terminar la guerra, también se dedicó a la agricultura. Murió los 70 años en Bayamo, el 5 de diciembre de 1915




1 Abelardo Pacheco,hijo de Lutgarda ,cabo.Fecha de ingreso 23 de noviembre de 1895.Lobro 8Folio34.Indice del ejército Libertador de Cuba 1901.Dpto Occidental ,4to Cuerpo 2da Brigada

2 Más allá del color, conflicto y clientelismo en Cienfuegos-1912.- Alejandra Bronfman

2 Testimonio: “ después de matar a los 5 infelices, Amiels se aparteció hecho una furia y con su voz de mariquita gritó a los militars que lo acompanaban < ahora maten a las negras>.La más joven comenzó a gritar volvió a gritar a los soldadosque no sabían que hacer... dijo el capitán Curtis que a toda carrera había llegado hasta la celda donde yo estaba con las presas.”El crimen de la niña Cecilia” de Ernesto Chávez Alvarez.(página 152)

1 “Más allá del color: clientelismo y conflicto en Cienfuegos,1912”.- Alejandra Bronfman

1 Los Independientes de Color .-Serafín Portuondo Linares Habana 1951

1 Nació en Palma Soriano, sobre su pertenencia al Ejército Libertador hay dudas, ya que se plantea que era teniente en el regimiento Baconao pero, este dato no está confirmado en el Indice Alfabético y de Defunciones del Ejército Libertador. Ortiz comenzó tempranamente sus fechorías, una de ellas fue el asesinato de un trabajador de la mina Firmeza que lo sorprendió haciendo trampas cuando jugaban a las cartas; más tarde se vio complicado en el intento de asesinato al coronel Miniet. En 1904 le fue impuesta una condena de 21 años un mes y catorce días; en la causa hay de todo: robo con fuerza ejecutado en despoblado y en cuadrilla, estafas y homicidio. Tan solo cumplió unos pocos meses beneficiado por una de las amnistías que se concedían festinada y periódicamente. Unos meses después ingresa al ejército y asciende rápidamente a oficial; un gran escándalo se produce cuando enamora y rapta a una monja, Sor María. Poco después esta se convierte en Doña Lola y adquiere notoriedad como administradora de las propiedades rurales de su esposo, con tal celo, que al decir de los infelices que trabajaban para ella, era peor que un contramayoral de la época de la esclavitud. Cuando algún trabajador protestaba, ella llamaba a Ortiz que brutalmente ajustaba cuentas con el infeliz. Durante el alzamiento de los Liberales en 1917, Ortiz opero en la zona de Holguín donde repitió los crímenes de 1912, durante el alzamiento de los Independientes. Así continuo su carrera de crímenes hasta alcanzar el apodo de Chacal de Oriente en épocas de Gerardo Machado

1 En el Archivo nacional en el legajo 5, signatura 6; aparece un informe del Ejército Nacional que consta de 24 folios, donde se relacionan los presentados y los nombres y cargos de las autoridades ante quienes se presentaron. La relación comienza el 3 de junio de 1912.

1 Las negritas son nuestras

1 “El compendio de historia de Cuba” de Miguel Angel Fonseca; texto que se utilizaba en la enseñanza primaria hasta el año 1962, dedica a este tema 16 medias líneas y 12 líneas completas a este tema bajo el

tendencioso subtítulo de “La guerra de razas”.



2 Sergio Aguirre en « Cuba Socialista”,mayo de 1962



1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje